El Atlético de Madrid revienta el Bernabéu

El Atlético de Madrid se llevó el partido con un solitario tanto de Griezman, demostrando lo que ya sabemos hace tiempo de este Real Madrid, es un equipo poco competitivo en los escenarios complicados, ya sean duros rivales o campos difíciles.  De los últimos 8 partidos, el equipo de Zidane se ha dejado puntos en todas las salidas excepto una, con aquel golazo de Modric, y ahora ha perdido contra el Atlético de Madrid.

El balance no difiere sustancialmente del de Rafa Benítez que también perdió en casa contra el Barcelona y se dejó puntos en las visitas más difíciles. Una dinámica que, por cierto, tampoco es exclusiva de este año y se viene repitiendo en las últimas temporadas. Como dato, el Atlético de Madrid es el primer equipo que ha ganado tres veces consecutivas en el Bernabéu. Y otro dato, el Real Madrid ha ganado 1 de  los últimos 11 partidos contra el Atlético de Madrid y el Barcelona.

Por tanto, hablar del penalty no pitado a Danilo o de detalles concretos del partido, no tiene mucho sentido. Hay que analizar una falta de competitividad que se remonta por lo menos a hace tres años, que ha tenido el paréntesis del doblete de Ancelotti, con el que curiosamente se empezaron a perder este tipo de partidos en liga, algunos de manera flagrante como aquel 4-0 del propio Atlético de Madrid

La causa por tanto está en un núcleo amplio de jugadores que no son competitivos ni son capaces de trasladar su competitividad al resto de jugadores. Ponía hace poco el ejemplo del baloncesto, que nos obliga a mirar a aquellos jugadores más antiguos del Real Madrid, que una y otra vez han sido protagonistas de este tipo de derrotas. Con 1 liga en 7 años encontramos a Sergio Ramos, Marcelo, Pepe, Benzema o Cristiano Ronaldo.

Cristiano Ronaldo se lamenta

Cristiano Ronaldo se lamenta

Precisamente este último dijo ayer: «si todos estuviesen a mi nivel, estábamos primeros a lo mejor». En sus declaraciones, Cristiano deja claro que a él le gusta jugar con Marcelo y con Pepe y Benzema, sus amigos. Lo que Cristiano olvida es que con sus amigos el Real Madrid apenas se ha llevado 4  títulos importantes en 7 años.

Y en esas declaraciones también se olvida que los mejores jugadores que el reclama también estaban en el 0-4 del Barcelona, en el que el Real Madrid bajó los brazos desde el primer momento, demostrando una falta de competitividad, nunca vista. Y por cierto, también olvida que su propio nivel es impropio, atendiendo a su sueldo de megaestrella y a su rendimiento anterior. Cristiano solamente ha marcado en un partido importante, el de la Roma. Ayer mismo, apareció pero sin gol ni precisión, que es lo que él mismo reclama en público a algunos de sus compañeros demostrando una falta absoluta de compañerismo. Quizá si en vez de Cristiano Ronaldo jugase Lucas Vázquez, Borja Mayoral o Kovacic se jugaría más en equipo, se defendería más y se jugaría con más ilusión e intensidad.

Este Real Madrid se ha convertido en un equipo sin alma, sin fuerza para levantar resultados adversos y sin recursos desde el banquillo para ello. Primero Benítez y luego Zidane. Y todo ello porque su libreto es el marcado desde arriba, por Florentino Pérez. Es el mismo libreto que se resistió a cumplir Benítez y que acabó con su dimisión y la contratación de Zidane, del que no espero nada. Si fuese el gran entrenador que esperaban muchos, el próximo partido lo jugarían por lo menos 6 o 7 actuales suplentes, empezando por Casemiro, castigado por defender, y continuando por el resto.

Pero en vez de eso, contra el Atlético de Madrid tuvimos que soportar 60 minutos infames de jugadores como James. El colombiano es el paradigma de lo que pasa en el Real Madrid. Un jugador que llegó nuevo el año pasado: joven, con ganas e ilusión, curtido por varias experiencias internacionales. Su rendimiento fue espectacular a pesar de una inoportuna lesión. Era un jugador con gol, asistencias y entrega. Parecía incluso un jugador modélico en todos los sentidos. Pues solamente un año después, no es que su rendimiento haya caído hasta convertirle en un jugador mediocre, sino que su actitud ha dejado muchísimo que desear.

Decía un entrenador portugués que tenía 3 manzanas podridas para completar el refrán diciendo que una manzana podrida pudre el resto del cesto. El Real Madrid lleva con 5 o 6 manzanas podridas tanto tiempo que aunque se renueve el cesto cada temporada la podredumbre no tarda en extenderse.

El problema es que para solucionarlo hay que echar no solamente a esas estrellas sino al presidente que las ha mimado, fichar a un entrenador apropiado -que no hay tantos-, y volver a tener un cesto limpio, sin manzanas podridas, y lo que es más difícil, inculcarles de nuevo los valores que hicieron grande a este Real Madrid.

Las declaraciones de Benítez

Rafael Benítez dando instrucciones

Rafael Benítez dando instrucciones

Benítez ha provocado un pequeño terremoto realizando unas declaraciones en la prensa inglesa que no dejan a nadie en buen lugar. El primero a él, que pocas semanas después de ser destituido carga contra el presidente del Real Madrid, tenga o no razón. Y en segundo lugar al propio presidente si es cierto lo que comenta Benítez, que todos sabemos que es así.

«No es fácil ser el entrenador del Real Madrid. La presión es muy grande, y si analizas, por ahí han pasado Camacho, Del Bosque, Pellegrini, Mourinho o Ancelotti. Cuando hay una mal resultado la directiva se pone muy nerviosa y siempre exigen responsabilidades sin analizar la situación, no miran lo que ha ocurrido en el pasado».

«Lo lógico es esperar un tiempo y ver si se consigue evolucionar, pero no hay paciencia, entonces los aficionados se ponen nerviosos y deciden cambiar al entrenador».

Los jugadores, los eternos inocentes, deberían haber quedado retratados hace mucho pero curiosamente siempre se libran. Parecen solamente responsables de las  las victorias pero no de las derrotas. Desde hace mucho tiempo, los jugadores son los verdaderos dueños del club. Se ha perdido el concepto de antaño que bien representaron jugadores como Santillana, que dice en una entrevista reciente cosas como esta:

«El jugador que se saltaba alguna de sus normas, deportiva o personal, sabía que iba a ser sancionado con una multa o se le apartaba del equipo»

Lo cierto es que lo que plantea Benítez ha intentado mantener esa disciplina y espíritu, sin éxito, y además apunta  la necesidad de estabilidad en un club como el Real Madrid. Si analizamos como dice Benítez al Real Madrid y al Barcelona de los últimos 12 años la diferencia es muy grande.

A nivel de entrenadores, por ejemplo, el Barcelona ha tenido 3 entrenadores del mismo corte en 12 años: Rijkaard, Guardiola y Luis Enrique, con el inefable Tata y Tito entre medias. El Real Madrid 12 en 12 años, Camacho,García Remon, Luxemburgo, López Caro, Capello, Shuster, Juande Ramos, Pelegrini, Mourinho, Ancelotti, Benítez y Zidane.

El punto de inflexión para Florentino lo supuso el año de Queiroz. El 17 de marzo el Real Madrid perdió su segunda final consecutiva de la Copa del Rey. El año anterior había sido el centenariazo contra el Deportivo de la Coruña y ese se perdió en la prórroga contra el Zaragoza. Luego ya llegaría la derrota contra el Mónaco y a partir de ahí se fraguó el despedido de Queiroz y una larga sucesión de entrenadores que todavía hoy continua.

Lo de Queiroz, que por cierto practicó en la primera mitad del año el mejor fútbol del Real Madrid que recuerdo (como el Madrid de las 26 victorias), fue en la temporada 2003-2004. Eso coincide, si no me equivoco con la llegada de Laporta y Rijkaard. Uno puso los mimbres institucionales, apoyando a la Federación, mejorando relaciones y presionando a los árbitros, y el otro puso las bases de este Barcelona, deportivamente hablando.

El Real Madrid es hoy un impresionante galeón, equipado con la mejor artillería, a la deriva, sin capitán y dependiente de como sople el viento. Florentino Pérez bien haría en repasar su pasado y sus errores, en ver los aciertos de su gran rival y en mirar en su sección de baloncesto.

La FIFA sanciona al Real Madrid

La sanción de la FIFA al Real Madrid llega en un momento inesperado aunque no es del todo novedosa porque ya había varias informaciones al respecto y porque una sanción parecida se comunicó al F.C Barcelona.

No voy a entrar en el fondo jurídico del asunto porque carezco de la información necesaria y entiendo que cada cuál hace su papel. El Real Madrid se defiende y la FIFA habrá realizado su labor investigadora. Si llama la atención que la sanción sea después de la del Barcelona. Pero esos detalles de denuncias anónimas e investigaciones de la FIFA me parecen como la institución, oscuros.

Comparencia de José Angel Sánchez

Comparencia de José Angel Sánchez

En todo caso, se trata de una sanción que perjudica y mucha a la imagen del Real Madrid. Se une a demasiados errores del club, como el fax «fantasma» de De Egea o la sanción de Cheryshev. En todos los casos anteriores y en este hablamos de actuaciones que deberían haber sido evitadas. Para eso el Real Madrid se jacta de ser una institución que funciona como una multinacional. O debería hacerlo.

Desde hace ya demasiado tiempo da la sensación de que se agota el Real Madrid de Florentino Pérez, con este tipo de cosas y con la deriva deportiva. Sería bueno sanear el club y que entre sangre fresca.

En lo que respecta al impacto de la sanción a nivel deportivo considero que con la plantilla actual del Real Madrid es mínimo. Mucho menos si le dan la cautelar como lo hicieron con el Barcelona, que le permitió fichar a Suárez, Rakitic y otros 6 jugadores más. Pero incluso aunque el Real Madrid no pudiese fichar este verano ni el siguiente invierno, el drama no es tanto.

Por ejemplo el Real Madrid tiene cedido a Coentrao para que en su vuelta cubra el lateral izquierdo, y jugadores de calidad como Asensio (otro media punta) e incluso Vallejo para el puesto de central. El de delantero, que es una vieja demanda de parte del madridismo, tendrá que seguir siendo cubierto por Benzema si finalmente no le consideran un extorsionador.

El problema deportivo del Real Madrid no está a nivel de jugadores sino de planificación y proyecto deportivo, y por eso, que Florentino Pérez tenga que tener la cartera quieta durante un año no es malo para el club. No podemos olvidar que el Real Madrid ha fichado en los últimos años a muchos jugadores jóvenes y con talento.

Lo que tienen que hacer los responsables del Real Madrid es defender al club de ataques externos pero a la vez resolver sus propias incompetencias internas. La defensa de lo uno no excluyo lo otro. Un poco de autocrítica y a empezar a construir de nuevo un Real Madrid moderno y puntero es lo que toca.

Zidane, nuevo entrenador, nuevo «elegido»

Zidane es el nuevo entrenador del Real Madrid. El anterior duró 7 meses y de los últimos 10 entrenadores el que más tiempo duró fueron 3 años, todo un récord. Desde el momento en que una persona asume el cargo todo lo anterior no cuenta para nada porque el Real Madrid todo lo devora. El ecosistema entre vestuario, presidente, prensa, afición y entrenador es tan complicado que lleva en crisis varias décadas.

 Por eso conviene no perder de vista que Zidane no es el jugador que lideró a Francia al mundial o al Europeo; o el 10 que metió aquella volea en la novena absolutamente histórica. No, Zidane es el ser mortal elegido para llevar a buen puerto ese portaaviones que se llama Real Madrid. Y para eso tiene poco menos de 6 meses hasta el verano.

Zidane dando instrucciones como segundo de Ancelotti

Zidane dando instrucciones como segundo de Ancelotti

El pasado de Zidane todos los conocemos, el presente como entrenador muy pocos, y siendo sinceros poco sirve para calibrar su competencia o no en un equipo de niños como el Castilla. Y el futuro es una incógnita tan grande que podemos hacer todo tipo de especulaciones. Zidane puede ser un Maradona o un Guardiola. Fracaso absoluto o éxito brutal. Y puede ser otro Carletto, condescendiente con los jugadores o un Benítez, incapaz de comunicarse.

La incógnita apenas resuelve nada aunque a favor de Zidane está el factor de que ningún jugador podrá llamarle de manera irónica «el crack» como hicieron con su antecesor. Ni ningún futbolista del vestuario podrá poner en duda el conocimiento futbolístico de Zidane ni su prestigio internacional.

 Los otros factores a favor son la magnífica imagen que tiene el francés en toda la afición madridista, unánime, y también entre la prensa. Y sobre todo con el presidente, auténtico valedor de Zidane en su vuelta al fútbol, primero como asesor y luego como entrenador, y la persona que le fichó y le adoptó como al resto de galácticos.

 En contra de Zidane está el tiempo y el momento del actual Real Madrid, pero sobre todo su falta de experiencia como entrenador en un equipo de super élite como el Real Madrid, sin duda alguna el equipo más complicado del mundo

 Es un cara o cruz tan variable que no puedo pronosticar nada y solamente añadir lo que dije en el artículo anterior, el problema no era Benítez y Zidane tampoco es la solución por sí solo. Mantendré el discurso ya gane los 10 primeros partidos o ya los pierda, e incluso si se logra la undécima, algo a lo que me atrevería a apostar unos pocos dólares. Será en este junio o en el próximo, o durante el invierno que viene o dentro de 3 años, pero el problema del Real Madrid volverá a flote y alguien tendrá que resolverlo. Mientras tanto, Zidane tendrá mi apoyo y ojalá sirva al menos para ganar títulos.

Jaque a Florentino Pérez

Después del 8-0 contra el poderoso Malmoe y del 4-1 contra el increíble Getafe, algunos todavía no hemos olvidado el 4-0 y otros tampoco van a perder la oportunidad de aprovechar su momento. La reciente expulsión del Real Madrid de la Copa del Rey ha dejado en muy mal lugar al club pero también muy debilitado a su presidente, Florentino Pérez, que ya ha perdido mucha credibilidad entre la afición tras los movimientos de banquillo de los últimos años.

Ahora mismo, en el escenario actual, Florentino Pérez necesitaría con urgencia que el equipo ganase este año un título, que a falta de la Copa del Rey, debería ser la liga o la Champion League. Ello le daría aire para mantenerse en el cargo e incluso mantener al entrenador contra viento y marea.

Por ello, la posibilidad de seguir jugando la Copa del Rey es muy importante, porque le da más opciones al Real Madrid de conseguir un título que es relativamente más sencillo que los otros dos. Y ahí, las posibilidades de poder recurrir la eliminación parecen altas a la vista del análisis jurídico.

Más allá del resultado, lo que parece claro es que se están produciendo movimientos subterráneos y no tan subterráneos, entre posibles candidatos a la presidencia del Real Madrid en unas hipotéticas elecciones anticipadas. Y algunos candidatos realizan movimientos no poco sospechosos, lo cuál no anticipa precisamente buenos tiempos al club. Si a eso, se le suman ciertas especulaciones el panorama es inquietante.

Florentino Pérez y Boluda

Florentino Pérez y Boluda

En ningún caso el club sale favorecido. Florentino Pérez ha agotado ya su capacidad de cambio y regeneración en el club. Ha caído en errores del pasado y no ha sabido ajustar la política deportiva a los intereses económicos. Pero opciones como la señalada, con personas como Boluda, capaz de perjudicar al Real Madrid por sus intereses personales, son aún más temibles.

Urge encontrar un candidato presidenciable solvente, competente y que reúna los requisitos establecidos por los estatutos. Y ese es realmente el gran problema en este momento, la imposibilidad de encontrar a candidatos con un preaval personal equivalente al 15% del presupuesto del Real Madrid.

Florentino Pérez ha sido en mi opinión un presidencia que le ha permitido al Real Madrid dar un tremendo impulso y modernizarse, logrando un club solvente y líder económicamente. Pero ha llegado la hora de dar paso a savia nueva.

 

Florentino Pérez llega tarde a la batalla

Florentino Pérez ha decidido librar la batalla en el peor momento, en el punto álgido de su debilidad como presidente y del Real Madrid como institución quebrada. Su comparecencia de ayer ,como el resto de las acontecidas, y los comunicados de prensa emitidos por el Real Madrid, buscan defenderse de los ataques y protegerse de lo que se interpreta muchas veces como ataques interesados.

Florentino Pérez en rueda de prensa

Florentino Pérez en rueda de prensa

 Y no le falta razón al señor Florentino Pérez, cuando se observa por ejemplo el tratamiento impuesto en uno u otro caso, llamándose uno Real Madrid y otro F.C Barcelona. Mientras uno, tiene a un jugador, Mascherano sentenciado a un año de cárcel por fraude fiscal y no se le da relevancia; el otro, con Benzema todavía pendiente de sentencia aparece cada mañana en una portada.

 Mientras en un caso, se es indulgente ante la normativa por llegar tarde a un partido de la Copa del Rey, contra el Osasuna, en el otro, se abren portadas para que el Cádiz denuncie al Real Madrid.

 Mientras a unos se les critica públicamente por gastar fortunas en fichajes como Cristiano Ronaldo y Bale, incluso por obispos, otros, se libran de las críticas ante dispendios multimillonarios como el de Neymar, con profundas ilegalidades de por medio.

 Pero el problema viene de largo y el momento no es el apropiado. Y no lo es porque un club como el Real Madrid no puede permitirse un caso como el de Cheryshev, ya sea culpa de la Federación, del jugador, del Villareal o del Cádiz. Simplemente, un club con un presupuesto de 600 millones no puede permitirse errores administrativos ni burocráticos, pero tampoco deportivos como no planificar las temporadas, realizar fichajes extremadamente caros y no rentables.

 Pero sobre todo, un club como el Real Madrid no puede tener una política de comunicación basada en una absurda manera de entender el señorío. El Real Madrid y su presidente, Florentino Pérez, tienen que ser implacables ante cualquier ataque proveniente del exterior o del interior. Ningún club, amigo o enemigo; institución, española o extranjera; jugador, propio o ajeno, canterano o no canterano pueden permitirse realizar ataques al Real Madrid sin que el club permanezca impasible.

 Y así, ante casos como este, el Real Madrid debe hacer crítica interna, severísima, cortando las cabezas sin dudar ni un instante de quienes sean los responsables. Pero al mismo tiempo, debe mostrar una imagen fuerte de unidad y ser implacable contra quienes consideren que pueden desgastar al club o contra quienes pretendan menoscabar sus derechos, ya sea el Villareal por no comunicar adecuadamente, el Cádiz por tratar de ganar en los despachos lo perdido, la federación por mostrar su indiferencia o un jugador como Alves por mofarse públicamente.

El mejor ejemplo lo tiene el Real Madrid precisamente en su mayor rival, el F.C Barcelona, que no tolera ataque en su contra ya sea o no justificado. Utilizan su maquinaria mediática, bien sea para denunciar a Sanchís por un comentario contra un jugador de su club; o bien para defender los intereses de sus jugadores y buscar el apoyo público, aunque sus jugadores sean tan manifiestamente culpables ante el delito como Messi, Neymar o Mascherano.

 Y así debe ser porque el fútbol, en el plano en el que está el Real Madrid, no es un juego, es una amalgama de intereses en el que están en juego millones de euros. Y el equipo blanco, como uno de los grandes protagonistas, no puede ser percibido como un enemigo ni débil ni pusilánime. Y eso lo tenía muy claro Don Santiago Bernabéu. Y Florentino Pérez se acaba de enterar cuando ya la batalla se ha perdido, y valiosos soldados como Mourinho han perecido en el intento. Ahora quizá entienda porqué muchos querían ver al portugués fuera del Real Madrid.

El Real Madrid virtualmente eliminado por alineación indebida

El Real Madrid está a punto de cerrar un fin de año esperpéntico, con un caso de alineación indebida, propio de clubes de segunda B o de tercera. No voy a cargar las tintas contra nadie en concreto. En cierta manera son todos un poco responsables, como con el ridículo del fax a De Egea. Desde el presidente hasta el entrenador pasando por el delegado.

Denis Cheryshev

Denis Cheryshev durante el partido contra el Cádiz

La alineación indebida de Cheryschev en Copa, un jugador que apenas había jugado un total de 54 minutos en toda la temporada, supone con prácticamente toda seguridad, la eliminación del Real Madrid en la competición.

No solamente es curioso que se haya producido con un jugador con el que no ha contado Benítez en toda la temporada y que fácilmente se habría marchado en el mercado de invierno, sino que no es algo nuevo ni para Benítez ni para el Real Madrid.

En el caso del entrenador, es la segunda vez que le ha pasado esto. La otra vez, en el Valencia, el delegado Del Sol pagó los platos rotos y fue despedido. En el Real Madrid fue Valdano el que cometió también una alineación indebida, colocando esta vez un jugador extranjero más de lo permitido.

En todo caso, el ridículo es grande y la evidencia de que el club está a la deriva también. No se cuanto queda para una nueva marcha de Florentino Pérez y ni siquiera se si eso es bueno o malo para el Real Madrid. Pero sí tengo la sensación de que el club necesita un cambio, un nuevo giro de estrategia que conlleve ilusión y sobre todo gente nueva en el club.

Y la temporada actual del Real Madrid  no parece que vaya a mejorar, con el equipo a 6+1 puntos del Barcelona en liga, eliminado de la Copa y con una Champion League que se antoja muy difícil ante grandes equipos, ya cuajados como Bayern de Munich, el propio Barcelona, el PSG y casi cualquier equipo que llegue a octavos.

Solo una temporada y media después de la décima, uno de los momentos de mayor ilusión del madridismo, el Real Madrid vive uno de los peores momentos de los últimos años, y lo que es peor, no se adivinan soluciones. Si se tienen a los mejores jugadores, si han entrenado en los últimos años entrenadores tan dispares como Pellegrini, Mourinho, Ancelotti y Benítez, el problema tiene que ser de mayor calado.

Es el momento de no huir hacia adelante y hacer una profunda reflexión. Tocan tiempos de cambio.

El Real Madrid declara unos beneficios de 42 millones de euros

Con un beneficio neto de 42 millones, el Real Madrid sigue consolidándose como un club con una inmensa capacidad de generar ingresos, incrementándolos año a año; esta vez con cerca de un 9%.

Sin duda, esa sostenibilidad financiera y el radical cambio que ha transformado al Real Madrid hasta convertirlo en el club deportivo más rico del mundo, es la gran herencia de Florentino Pérez.

Captura de pantalla 2015-09-03 a las 12.43.21

Pero en el éxito lleva este Real Madrid de Florentino Pérez la penitencia y esa superioridad económica no se ha traducido en superioridad deportiva. Algo que muchos detractores le echan en cara al mandatario blanco, no sin razón.

Analizando de donde viene este Real Madrid y donde venía, la estrategia de Florentino Pérez pasaba por una clara apuesta por los denominados galácticos, es decir, fichajes de jugadores mediáticos, tanto por su impacto deportivo como económico a través de un incremento de la imagen de marca.

El fichaje de Figo fue el que puso a Florentino Pérez en el mapa mundial. Después seguiría una larga lista: Zidane, Ronaldo, Bechkam, Owen o Cristiano Ronaldo, Kaká y Bale en una segunda etapa. Todos ellos cracks mundiales con una inmensa repercusión mundial. El objetivo era fortalecer el equipo deportivamente con jugadores de indudable calidad, y al misma tiempo fichar a jugadores que incrementarían los beneficios en las arcas del club.

galc3a1cticos

A fe, que el presidente ha logrado el segundo objetivo. No hace tanto tiempo, el Madrid tenía que mirar hacia arriba para observar al Manchester United y como dominaba el mercado asiático, liderando los ingresos en todas las categorías.

El problema, es que junto con ese logro, el Real Madrid no ha aprovechado para tener una clara etapa de dominio deportivo. Tampoco nos engañemos en este campo, dado que comparativamente los resultados deportivos de Florentino en sus respectivas etapas no son peores que los de Calderón o Lorenzo Sanz. Y si en la comparativa sale perdiendo con Mendoza y sus ligas ganadas, no olvidemos que su Real Madrid estuvo hasta 32 años sin ganar la Copa de Europa.

Si en la primera etapa de Florentino Pérez, el equipo no fue capaz de marcar una época con un dominio apabullante, fue por alguno de los mismos factores que ha propiciado que en la segunda etapa no se exprima la calidad de las plantillas. Quizá  Florentino a veces haya obviado algunos factores intangibles del fútbol: determinados liderazgos, la estabilidad del vestuario, entrenadores…Los cromos que sobre el papel son netamente mejores a veces no funcionan igual en otro contexto. El mejor ejemplo es la comparativa con el baloncesto, donde la estabilidad y fichajes críticos han acabado dando títulos importantes y ese predominio buscado.

En la sección de fútbol, sin duda han existido otros factores, como la irrupción del mejor Barcelona y del mejor Messi.  La indudable influencia del argentino tiene un reflejo parecido al impacto de Di Stefano.

Y evidentemente, también la competitividad de otros clubes que ahora mismo están a un nivel económico similar al del Real Madrid. Podemos afirmar que si el Real Madrid no hubiese hecho esa transformación económica desde un club centrado únicamente en los aspectos deportivos hasta lo que es hoy, ahora mismo no sería competitivo. No podría competir con clubes como el City o el PSG a la hora de fichar a los mejores jugadores. Justamente lo que hemos visto ahora con el mercado, con fichajes de jugadores  con sueldos y traspasos desorbitados.

La gran asignatura de Florentino Pérez es lograr varios años de dominio deportivo, y eso es difícil lograrlo sin estabilidad en el vestuario. A veces es mejor no tener al mejor portero posible a cambio de tener a otro que ya se ha adaptado al club como Navas. No siempre los fichajes rinden al momento y el coste de adaptación influye en el equipo. Por eso, este Real Madrid, con pocos retoques respecto al año pasado, excepto portero, entrenador y más banquillo, tiene opciones de ser ese equipo dominante.

Crónica de un no fichaje anunciado: la venta de David De Egea

Dicen en la carrera de derecho que no hay verano sin romano. En el Real Madrid, no hay temporada sin floperada. Siendo Floper, Florentino Pérez, y las ‘floperadas’ los fichajes de cada verano que impactan en el mercado, en la afición y en el vestuario.

El no fichaje de David De Egea ha debido ser el primer gran rechazo de Florentino Pérez. Acostumbrado a fichar a los jugadores más difíciles, señas de identidad de clubes rivales unos; balones de oro otros o jugadores franquicias. Daba igual si se llamaba Zidane, Ronaldo, Beckham, Bale o Figo. Y llega el Manchester y en el último minuto impide una operación cerrada. Bueno, el Manchester o el agente de Keylor o quien fuese, en una serie de despropósitos tras comenzar las negociaciones justamente el último día de plazo para fichar en la liga española.

El puesto de la portería ha sido en los últimos tres años motivo de debate. Tras los mejores años de Casillas, que llevaba una década en la titularidad, comenzó su declive y una serie de malas decisiones que han acabado con el despropósito de David De Egea. La cronología es la siguiente:

  • Mourinho sentó finalmente a Casillas. Se fichó a un canterano y buen portero, Diego López, que lo hizo bien ganándose la titularidad.
  • Al año siguiente, con otro entrenador se optó nuevamente por Casillas, con el casidesastre conocido en la final de la Champion League y con Diego López en el banquillo.
  • El pésimo mundial de Iker Casillas y la salida de Diego López obligaron al Real Madrid a fichar a Keylor Navas, el mejor del mundial y destacado en la liga español. Sus 10 millones de coste no bastaron para darle una oportunidad y estuve todo el año a la sombra de Casillas
  • Casillas decide marcharse finalmente, dejando vía libre a otro portero.

Y es ahí cuando alguien decide que Keylor Navas no tiene el nivel y aprovechando que David De Egea quiere volver a Madrid y le queda un año de contrato, ficharle. Las preguntas que aquí me hago son dos: ¿Se necesitaba reforzar el equipo en ese puesto? ¿Era bueno para el Real Madrid el fichaje?

Keylor Navas y David de Egea

Keylor Navas y David de Egea

Con la llegada de Kiko Casilla en una sana competencia, el Real Madrid se aseguraba dos buenos porteros. Es posible que De Egea sea un top5 mundial, pero al menos el costarricense ha demostrado nivel para ser considerado un top10 o top15. Y la ventaja era que ambos porteros partían a priori en condiciones de igualdad sin tener que jugar uno u otro por decreto debido al coste de su fichaje. Uno costó 10 millones y el otro 6. Le tocaba a Benítez decidir.

Quizá Florentino Pérez pensase que para ganar los títulos se necesitan los mejores en cada puestos. Y al igual que el Bayern de Munich pagó 30 millones por Neur o la Juventus, más de 50 en su día por Buffon, pensase que la mejor opción era De Egea.

El Real Madrid pensó que De Egea su Buffon, con un portero de 24 años, ya en la élite como uno de los mejores porteros de la Premier, para toda una década. Se comprometió tanto con De Egea que ya luego fue incapaz de parar una operación que no era claramente ventajosa en lo deportivo ni desde luego en lo económico. Y eso, a pesar de que el Manchester United se negó a negociar ese fichaje.

El problema, como muchos fichajes impulsados por Florentino, es que son fichajes que no son estrictamente necesarios. Mientras que se pretendía gastar 30 millones en un portero, el Real Madrid no tiene un lateral izquierdo suplente ni un delantero centro con características distintas a Benzema.

Veremos lo que sucede ahora con los dos porteros involucrados. No tengo duda de que Keylor Navas rendirá como titular al máximo nivel. Para De Egea será más difícil renunciar a este año sin jugar para llegar el año que viene al Real Madrid con una prima por su fichaje incluida. Este culebrón todavía no ha acabado.

La renovación de Sergio Ramos

Si algo debía haber aprendido el Real Madrid y Florentino Pérez es que las renovaciones millonarias a jugadores ya veteranos son malos negocios. La experiencia de Guti y Raùl con sus contratos vitalicios y la reciente de Casillas demuestra que lo que se gana al principio a nivel social y de favor de la prensa, se pierde a nivel de estabilidad institucional cuando esos jugadores ya no tienen un nivel élite y hay que buscar soluciones para ellos.

La renovación de Ramos, innecesaria puesto que su contrato expira dentro de dos años todavía, en 2017, pone de manifiesto que Florentino Pérez es muy permeable a la presión de la prensa. La decisión de renovar al central, que ahora tiene 29 años, hasta 2020, supone tener a Ramos sí o sí hasta que cumpla los 34 años, independientemente de su rendimiento.

Investido como gran capitán y héroe de la décima, y con un salario desorbitado como central de un equipo de fútbol, la figura de Ramos ya proyecta la misma sombra que la de Casillas. Además ha ganado el pulso al Real Madrid tras ofrecerse al Manchester United y coquetear con el Barcelona, con el único fin de satisfacer su ego y de paso ganar unos buenos millones.

Sergio Ramos celebrando el gol de la décima

Sergio Ramos celebrando el gol de la décima

Ramos le va a costar al Real Madrid algo menos de 20 millones de euros cada año (cobrará entre 8 y 10 millones según diversas fuentes), 100 hasta su jubilación si por el camino no pasa nada extraño. Una cantidad que habría que preguntarse si tiene un retorno año a año con el rendimiento del central. ¿Lo ha tenido durante la temporada 2014-2015?

La política salarial de Florentino tenía hasta ahora un sentido pragmático en el cuál los jugadores que más generaban a nivel deportivo y publicitario eran los que tenían un sueldo más alto. En lo más alto de la cadena estaba indiscutiblemente Cristiano Ronaldo y un peldaño por debajo Bale. Y de la misma manera, desembolsos como el de James se justifican con la oportunidad que ese tipo de jugadores ofrecía en mercados como el propio de Colombia, o incluso el chino, donde hemos visto como se volvían locos con James.

Ningún jugador vale deportivamente 20 millones netos a excepción quizá de Messi o Cristiano Ronaldo. Jugadores que por sí solos te ganaban títulos. Y desde luego, en ningún caso un portero o un defensa. Pero si desde el Real Madrid se han pagado esos sueldos y esas claúsulas vertiginosas se ha hecho desde la doble perspectiva deportiva y económica. Incorporar a los jugadores citados es lo que ha hecho que el Real Madrid sea el club más rico del mundo.

Así pues, Ramos, que seguramente no venda muchas más camisetas que Illarramendi, tendrá que demostrar cada partido y cada año que vale esos 20 millones al año. Si ya hasta ahora, su sueldo, no pequeño precisamente, justifica a duras penas su rendimiento absolutamente irregular, ahora tendrá que ser durante todos los partidos el héroe de la décima. No más expulsiones (es el jugador de la historia del Madrid con más expulsiones), ni tarjetas tontas ni fallos defensivos ni por supuesto gestos en contra del entrenador ni motines a bordo. Ramos deberá ser el central perfecto y por ese dinero deberá dedicarse en cuerpo y alma al Real Madrid y olvidar otros placeres rutinarios. Deberá ser en definitiva el otro Cristiano Ronaldo del equipo, es decir, un tipo que cuida cada detalle de su cuerpo, cada detalle de su preparación física.

Como hasta ahora es sabido que no lo ha hecho, tengo mis dudas de que lo haga ahora, precisamente que sabe que su futuro está más que resuelto. Veremos si Ramos, con sus 29 años y con la cuesta abajo física a la vuelta de la esquina, es capaz de reconvertirse como central inteligente. Nunca ha sido su fuerte la inteligencia, y así lo atestigua su récord de tarjetas rojas.