El F.C.Barcelona se adhiere al referéndum

Durante el fin de semana el Real Madrid y el F.C. Barcelona continuaron con su lucha para lograr la liga española de fútbol, y lo hicieron ganando sus respectivos partidos contra rivales españoles de la liga española.

Hago hincapié en lo de españoles porque poco antes de que los de Luis Enrique goleasen al Villarreal, su club, el F.C Barcelona, emitía el siguiente comunicado, adhiriéndose al pacto para solicitar un referéndum. No voy a entrar en temas políticos sobre el derecho a decidir, pero evidentemente quien quiere que Cataluña siga manteniéndose español, no necesita ningún referéndum ni apoya una hoja de ruta para la independencia, como hicieron todos los candidatos en las pasadas elecciones. Y eso es aplicable también a los clubes, empresas o instituciones que han suscrito dicho acuerdo, entre los que, por ejemplo, no se incluye por ahora al RCD Español.

Captura de pantalla 2017-05-07 a las 14.07.36

Se habrán sentido desorientados todos los aficionados culés que no son independentistas, que son muchos. Como mínimo la mitad en Cataluña, si extrapolamos los resultados políticos, y como máximo casi todos los de fuera de aquella región. En cualquier otra región de España, un aficionado culé se sentirá español y se verá apoyando a un club que manifiesta su intención de no serlo. Desde luego es respetable ser aficionado de un club extranjero, como a quién le gusta el Liverpool o el Ajax, aunque supongo que será más difícil hacerlo por un club antiespañol.

Esa lógica política no aplica al Real Madrid. Da igual si se es extremeño, asturiano, andaluz, canario o catalán, el Real Madrid es un club español con proyección internacional. Está radicado en Madrid que es donde se fundó, pero se enorgullece de tener cientos de peñas en otras provincias de España y en múltiples sitios del orbe mundial.

El Real Madrid no tiene ideología política. Sus aficionados comparten la pasión por un club de fútbol por su historia y por sus jugadores y una manera de entender el fútbol. Pero no va unido a un carnet político ni de otra índole. Da igual si se es apolítico, de izquierda o derechas.

Ni tiene ideología ahora ni la tuvo. No cuando Rubalcaba, reconocido madridista, era responsable del PSOE ni cuando Aznar, también madridista, era presidente del gobierno. Tampoco tuvo ningún problema en que Zapatero- aficionado culé- fuese presidente del gobierno ni tampoco en que el actual rey se haya declarado seguidor del Atlético de Madrid. Y eso, porque el Real Madrid es un club deportivo, sin ninguna vinculación con la política.

Y siempre lo fue, incluso en los momentos más complicados de la dictadura franquista. En contra de lo que se ha querido vender una y otra vez, el Real Madrid nunca se posicionó políticamente durante el periodo franquista. Pero lo hizo respetando sus valores como club deportivo. Y seguramente yendo más allá, porque son conocidos varios episodios que tuvo Santiago Bernabéu contra declarados prebostes del régimen. Bernabéu, la figura que más y mejor ha representado al club era de hecho monárquico, como las raíces del club, con su corona y su título de «real». Pero nada de ello influyó en un club abierto a toda la sociedad.

Como cualquier otro club de la época, tuvo que adaptarse a las circunstancias de vivir en una España dictatorial. Pero también lo hizo el F.C.Barcelona, que ha hurtado de la memoria colectiva la entrega de una insignia de oro y brillante y dos medallas al dictador.

Aguntín Godal, presidente del F.C. Barcelona entrega la Medalla de oro a Franco

Aguntín Godal, presidente del F.C. Barcelona entrega la Medalla de oro a Franco

Como el Real Madrid y el F.C.Barcelona suelen ir juntos en cualquier comparación, conviene reseñar que el club blanco no se ha posicionado políticamente durante todos estos últimos años. Ha sido especialmente prudente en todo lo concerniente a la política española. Ni sus jugadores, ni dirigentes ni aficionados se han postulado sobre temas políticos.

Por el lado del club catalán, no ya solo con este comunicado, sino en más de una ocasión, permitiendo pancartas con el «Catalonia is not Spain» en un partido de máxima visibilidad mundial como un F.C.Barcelona vs Real Madrid.  O con otras medidas controvertidas como la retirada de la bandera de España de la Masía, manteniendo al principio cierta ambigüedad,  pero destapándose claramente años más tarde con la polémica de las esteladas.  Durante años también numerosos jugadores, ex-jugadores y miembros de la directiva se han pronunciado al respecto, siendo algo más que una opinión personal como han demostrado numerosas personas con representación institucional como Laporta o el resto de presidentes.

Catalonia_Is_Not_Spain-e1334133003101

El F.C. Barcelona ha sido incluso presentado como el ejército desarmado de Cataluña en un terrible delirio que trata de justificar una historia que nunca existió. Como la relación que une los éxitos  del Real Madrid a Franco, tan veces narrada que se ha convertido en realidad. 

Ahora, el F.C. Barcelona es utilizado para favorecer la causa independentista, ignorando a miles de aficionados españoles, que a su pesar, siguen profesando un sentimiento culé.

 El F.C.Barcelona debe preguntarse si quiere seguir disputándole la liga a los equipos españoles o si quiere en un futuro,  jugar su propia liga catalana. Pero mientras tanto, espero que seamos muy conscientes de que no hay lucha política Real Madrid vs F.C.Barcelona, pero sí una actitud unidireccional de aquel club de seguir mezclando fútbol y política.

Y los directivos y los propios aficionados deben preguntarse si tiene sentido querer  ganar y disputar la liga de un país del que no quiere formar parte.

El Real Madrid en blanco y negro: el equipo del régimen

Forma parte del manual de la propaganda la famosa frase dicha por Goebles: «una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una realidad». También el mundo del fútbol está sujeto a esta premisa y así lo vemos diario. Sin embargo, hay dos afirmaciones que se dicen sin rubor referidas al Real Madrid que no por repetirse más adquieren carácter de verdad. Una afirma que el Real Madrid fue el equipo del régimen y la otra trata de negar el mérito del equipo blanco por haber ganado sobre todo títulos «en blanco y negro».

Voy a refutar ambas teorías con datos, contrastando los títulos con los de su gran rival, el Barcelona, para comprobar como estas dos afirmaciones por más que se repitan no se sostienen. Para ello voy a considerar dos tiempos históricos: el primero del 39 al 75 por motivos obvios, un periodo de 36 años y el resto del 75 a la actualidad, es decir otros 36 años.

De los años previos simplemente diré que el Real Madrid había logrado dos ligas (31-32 y 32-33) y 7 Copas del Rey (1904-05, 05-06, 06-07, 07-08, 16-17, 33-34, 35-36) mientras que el Barcelona había logrado una liga (28-29) y 8 copas del Rey (1909-10, 1911-12, 1912-13, 1919-20, 1921-22, 1924-25, 1925-26, 1927-28). Es decir, al comienzo de las fechas que vamos a analizar ambos equipos tenían el mismo numero de títulos.

Del primer periodo, la primera liga se disputó en el 39-40 y su primer ganador fue el Atlético de Madrid (Atlético Aviación por entonces). En  estos primeros años de dictadura el Barcelona ganaría 5 ligas, el Atlético de Madrid ganaría 4 títulos, el Valencia 2 y el Sevilla y el Atlethic de Bilbao una cada una. Durante estos años de gobierno franquista el Real Madrid ganaría solamente un título de liga, precisamente 15 años después de la llegada de Franco al poder, en el año 1953/1954.

Copa-Generalísimo-barcelona

Franco con el capitán del Barcelona tras levantar la Copa del Generalísimo

En la otra competición, la Copa del Generalísimo por entonces, el reparto no cambia demasiado y fue el Barcelona el equipo que logró más títulos (4), seguido del Athletic de Bilbao y Valencia con 3, Real Madrid con dos y finalmente Español y Sevilla con un título cada uno.

Así pues, si la intención de Franco o de cualquier otro miembro del gobierno era darle preponderancia al Real Madrid podemos decir que fracasaron estrepitosamente tras 15 años de gobierno. Y es aquí, justamente en el año 1953 cuando la llegada de Di Stéfano al Real Madrid cambia la historia del club. Son muchos lo que utilizan este fichaje para justificar la teoría del Real Madrid como equipo del régimen. Parece nuevamente un pobre argumento basarlo todo en un fichaje, polémico ciertamente más por su complejidad que otra cosa. Pero nuevamente lo que ha llegado a nuestros días se parece más bien a la fábula del robo de Zeus que a una situación muchísimo más compleja, con clubes con distintos derechos, huelgas y dinero de por medio. Recomiendo pues la lectura del siguiente artículo para conocer realmente que sucedió con este fichaje.

La llegada de Di Stéfano pero también de jugadores como Gento, Puskas o Rial lanzó al Real Madrid, que logró quince años después de la llegada de Franco al poder, convertir al equipo blanco en el auténtico dominador de la liga. El Real Madrid logró 15 ligas y 6 Copas del Rey mientras que su rival logró 8 ligas y 9 copas del Rey. Pero la gran diferencia fue precisamente el torneo que ayudó a crear el Real Madrid, la Copa de Europa, con el resultado que ya conocemos de 6 Copas de Europa y una Intercontinental a favor del Real Madrid. Durante este periodo, sin embargo, el Barcelona logró 3 Copas de Feria y 2 Copas Latinas (se enfrentaban equipos de Francia, Italia, Portugal y España)

Real-Madrid-blanco-y-negro

Raymond Kopa, Héctor ‘Pibe’ Rial, Alfredo Di Stéfano, Ferenc Puskas y Gento

Si tenemos en cuenta el balance de los primeros 36 años, los que he calificado como «blanco y negro»,  el Barcelona logró un total de 9 ligas, 17 Copas del Rey y 5 trofeos europeos mientras que el Real Madrid logró 17 ligas, 13 Copas del Rey y 9 trofeos europeos(contando dos Copas Latinas).

Si confrontamos estos datos con los siguientes 36 años, es decir de 1975 hasta la actualidad nos encontramos con que el Real Madrid ha ganado 15 ligas, 4 Copas del Rey, 5 títulos europeos (3 Champion League y 2 UEFA). El Barcelona por el contrario ha logrado 13 ligas, 8 Copas del Rey, 7 títulos europeos (3 Champion League y 4 Recopas).

Lo que arrojan los datos son unos números parejos en cuanto a número de títulos, sin tener en cuenta el rendimiento de ambos equipos en la Copa de Europa. Es llamativo también que el Barcelona, el equipo récord en Copas del Rey haya logrado casi el doble en los años de blanco y negro, así como de igual manera el 40% de sus ligas son logradas en esta misma época. Lo mismo se puede aplicar al Real Madrid sin duda.

En resumen, el Real Madrid ha ganado más títulos en liga en ambos periodos, menos Copas del Rey en ambos periodos y en cuanto a los títulos europeos mucho más en el primer periodo pero los mismos en el segundo. Eso sí, el Barcelona tiene 4 Recopas y el Real Madrid dos Copas UEFA. Considerando que este torneo lo jugaban antes los mismos que ahora juegan la Champion League (menos el primero obviamente) parecen a mi entender títulos más relevantes.

Del resto de títulos, el Barcelona ha levantado 9 Supercopas de España por 7 del Real Madrid y 3 Supercopas de Europa por solamente una del equipo blanco. Por el contrario el equipo blanco ganó 2 Intercontinentales y el Barcelona un Mundialito de clubes. Conviene señalar como conclusión al artículo que como es lógico no he contabilizado los torneos regionales como Copas de Cataluña o trofeos amistosos.

Así pues, los datos desmontan esta teoría que responde en realidad a un intento de propaganda para minimizar los éxitos del Real Madrid. Lo cierto es que ni el régimen ayudó al equipo blanco a ganar más títulos ni el color ha impedido que el Real Madrid siguiese siendo uno de los mejores del mundo.

Lo único verídico es que los éxitos europeos del Real Madrid en Europa fueron utilizados por el régimen para crear un sentimiento de euforia y unidad en España. Pero más allá de la utilización política de estos éxitos (como de cualquier otro éxito en otra modalidad), lo cierto es que el Real Madrid no obtuvo un trato de favor, distinto al de cualquier otro club grande.

La otra gran verdad es que el Real Madrid ha vivido sus años más gloriosos gracias a la visión única de Santiago Bernabeu y a la llegada de Di Stéfano junto con un grupo de jugadores irrepetibles. Hasta la fecha se han visto grandes equipos y delanteras pero difícilmente se volverá a repetir un ataque como aquel formado por Di Stefano, Puskas, Rial, Kopa y Gento