El fútbol español se moderniza

nuevos_logos_copafutbol

Ayer se anunciaron cambios en el formato de la Copa del Rey y de la Supercopa. Ambas competiciones necesitaban una modificación para hacerlas más interesantes y para encajarlas dentro de un calendario sobrecargado de partidos.

Esta vez creo que Rubiales ha acertado por completo. En primer lugar, se propone una Copa del Rey a partido único en el campo del más débil, incluyendo a equipos no profesionales hasta división regional. El hecho de incluir a equipos muy modestos les da a todos esos clubes una gran oportunidad. Podrán hacer taquilla si se enfrentan a equipos de mayor categoría y avivar los sueños de sus aficionados. Es además una extraordinaria fuente de motivación para todos esos jugadores modestos que sueñan con destacar y tener una oportunidad.

Además, el formato de partido único aumenta las probabilidades de los equipos más modestos y elimina un partido a doble vuelta que no hace más que sobrecargar el calendario, especialmente para los equipos de primera división. La semifinal a doble partido tiene sentido para hacer taquilla ambos clubes y por el interés propio de esa ronda.

En cuanto a la Supercopa y su ubicación en enero al estilo de la Copa del Rey de baloncesto, lo considero también un acierto. En agosto, con la pretemporada todavía en marcha, se desluce un título al que muchos jugadores acuden fuera de forma. Y además impiden a los clubes participantes realizar una pretemporada ordenada. Su ubicación en enero garantiza que los equipos acudirán ya rodados.

El formato de Final Four trata también de copiar el formato del baloncesto y tiene sentido. Aunque hay que ver como afecta a los futbolistas jugar en tan poco tiempo. Habrá que observar como se planifica, aunque sería lógico que las semifinales se disputasen un jueves y la final en domingo, como el Mundialito de clubes.

La ubicación de la competición en países extranjeros tiene que ver con la globalización del fútbol y con la necesidad de hacer caja. Si se quiere hacer una competición que tenga sentido, ha de generar ingresos. Y disputar posibles partidos entre Real Madrid, F.C.Barcelona, Atlético de Madrid y Valencia, que serían los participantes de la próxima edición, será sin duda muy atractivo para los aficionados de otros países.

Personalmente soy partidario de llevar el fútbol español a otros países, de la misma manera que hace la NBA o la NFL con sus competiciones. Los aficionados de los principales clubes son españoles, pero también de otras muchas nacionalidades. Además del efecto económico ya mencionado.

El fútbol tiene que modernizarse y ya ha empezado a hacerlo con nuevas tecnologías como el VAR. Eso sí todavía muy mejorables y más en la liga española. Su uso casi modélico en la Champions es el espejo. Esperemos que el fútbol español no deje de seguir mejorando porque su futuro está en jugo y la Superliga Europa parece una realidad próxima. Todos estos cambios ayudarán a optimizar un deporte que ha pecado con demasiada frecuencia de conservadurismo.