Final de la Champion League: Real Madrid- Atlético de Madrid

En unas pocas horas comienza el evento futbolístico más importante del año, la final de la Champion League, para mí la Copa de Europa, pero el nombre da igual porque todos sabemos lo que representa que nuestros equipos puedan jugar esa final.

Para unos pocos, poquísimos aficionados blancos será la final número 14 (incluyendo las que no deberían contar según los más estultos), con 10 victorias más la posibilidad que ofrece el partido de esta noche para superar la decena. Mientras que los atléticos están ante su tercera final, la segunda en tres años, una oportunidad, por tanto, que se les presenta cada muchísimos años.

Una vez realizado el análisis futbolístico, toca pensar en las repercusiones que tiene ganar o no la final. Hay un gran componente económico, además de la repercusión mediática que lleva incluido múltiples ingresos por publicidad. El máximo escaparate europeo, hoy en Milán, permite además atraer a los mejores jugadores. Para el Atlético de Madrid sería sin duda un gran reclamo su consagración definitiva como uno de los grandes de Europa. Para el Real Madrid, supone el seguir siendo el auténtico rey de reyes y seguir aumentado la diferencia con sus perseguidores.

Y curiosamente, este último Real Madrid, a la sombra del Barcelona, habría logrado en este siglo tantas Copas de Europa como el equipo culé, en los que han sido sin duda los mejores años de su historia.

Y luego está el aficionado y la rivalidad histórica entre dos clubes de la misma ciudad. Esa rivalidad que durante unos años se perdió, ha ido en aumento en los últimos años, merced a la recuperación de competitividad rojiblanca. Por eso, esta final puede suponer un punto de inflexión, si los de SImeone logran vencer, o un punto de no retorno, si vuelven a caer por segunda vez consecutiva.

En todo caso, seguirá siendo fútbol, y una derrota o una victoria, más allá de las emociones del día e incluso de los días posteriores, para el aficionado de a pie poco le va a solucionar la vida. Por eso, aquí dejo mi catálogo para superar la derrota. Para celebrar la victoria no creo que nadie necesite consejos.

Goleada del Real Madrid al Wolsfburgo

El Real Madrid ganó, remontó y pasó una eliminatoria que de ser la más fácil de las cuatro se ha convertido al final en todo una gesta. Se rompieron las estadísticas que hablaban de la dificultad de remontar un 2-0, aunque claro, esas estadísticas no tienen en cuenta factores como la debilidad del Wolsfburgo (solo 3 remates a puerta

En todo caso, el 3-0 deja al Real Madrid en las semifinales, pleno de moral, y con el mejor Cristiano Ronaldo de la temporada. Por haber, hay incluso posibilidades en liga tras los recientes pinchazos del Barcelona, y cabe incluso la posibilidad de encontrarse en semifinales a al Manchester City.

Será el factor Zidane, el factor suerte o simplemente fútbol. El análisis puede ser doble, y se puede tanta alabar al equipo por ganar 3-0 ayer como criticarlo duramente por perder 2-0 en Alemania. Y una de las conclusiones es que este Wolfsburgo es uno de los equipos más flojos que he visto en esta ronda de la Champion League. Apenas se salvaba Draxler, que ayer además salió lesionado del terreno de juego, durante la primera parte.

Varias pruebas del bajo nivel de los alemanes se constatan al comprobar las facilidades defensivas. El primer gol de Cristiano Ronaldo es una sucesión de errores, mientras que en el tercero se abre la barrera.

El partido de ayer me deja la sensación de que el equipo blanco no habría aguantado contra otro rival. A pesar del buen resultado y de la inactividad alemana, en muchos momentos del juego, los blancos se vieron como superados. Cumplieron al 100% Carvajal, excelente, Casemiro, impecable robando balones y Cristiano Ronaldo, en su papel de goleador para las citas importantes.

Lo positivo es que el Real Madrid está en semifinales por 6º año consecutivo, a solo tres partidos de volver a levantar la orejona y en un momento de moral óptimo tras esta victoria y la del Barcelona.

Ahora toca que Zidane actúe inteligentemente, rotando lo justo en la liga para ser competitivos y que algunos jugadores tengan descanso, y esperar lo que hacen los rivales y lo que depara el bombo.

 

Los cuartos de final de la Champion League

Captura de pantalla 2016-03-18 a las 12.50.22

Se ha producido el sorteo de los cuartos de final de la Champion League y aparentemente el Real Madrid y el Bayern de Munich han sido los más beneficiados. Barcelona y Atlético de Madrid y PSG y Manchester City se tendrán que pegar entre ellos para pasar.

Aunque después de ver los octavos ya no veo favoritismos claros. Los que más fácil lo tuvieron fueron el Real Madrid y el Barcelona, ante dos rivales como Roma y Arsenal que no son especialmente fuertes. El Atlético de Madrid tuvo que pasar en penaltys y el Bayern tras un gol a 2 minutos del final y una larga prórroga.

Del resto, el Manchester City ha pasado después de muchos años a la siguiente fase y el PSG viene presentándose como favorito desde hace un par de años pero no acaba de culminar. Y luego está el Wolsfburgo, un buen equipo alemán, pero que no deja de ser un acorazado entre portaaviones. Y lo mismo le pasa al Benfica.

Nada de eso impide que cualquiera puede ser el resultado. A excepción del Barcelona, que ahora mismo lo veo un peldaño por encima de todos, y el PSG , que ha ganado sus dos partidos al Chelsea, el resto ha mostrado cierta fragilidad.

El 5 y el 6 de abril veremos los primeros partidos y luego la vuelta, una semana después, decidirá a los semifinalistas. Tanto al Benfica como al Atlético de Madrid les puede beneficiar el factor campo, y jugar la vuelta ante su público. Si salen vivos del Camp Nou y del Allianz Arena, respectivamente, pueden tener opciones.

El partido del Real Madrid dependerá como siempre del desempeño de los madridistas en Alemania. Hace tiempo era un país maldito, pero tras el año de la décima se ha perdido el miedo a los alemanes, tras eliminar a tres equipos en el mismo año. Y con respecto al City, PSG, la incógnita es grandes. Si creo que será la eliminatoria más abierta y entretenida.

El libreto de Zidane funciona contra el Athletic de Bilbao

Zidane en la línea de banda

Zidane en la línea de banda

Zinedine Zidane sigue aplicando el libreto que consiste en poner a los pesos pesados y en hacer, si acaso, algún cambio de algún meritorio. Ayer le tocó a Kovacic que tuvo muy buenos minutos en el último partido, sustituyendo a Isco. El resto no se tocaba más que para las urgencias de lesiones o sanciones.

Con ese libreto el Real Madrid sufrió en una primera parte en la que el Athletic de Bilbao presionó muy arriba. Con la línea defensiva prácticamente en el medio del campo, en muchos momentos el Real Madrid fue incapaz de sacar la pelota jugada, como marca el libreto del entrenador. Con un Danilo incapaz, Varanne más despistado ayer que de costumbre, con Ramos ejerciciendo de Ramos y sin Marcelo, la salida a través de la defensa fue problemática.

Además, el rival llegó 3 o 4 veces con mucho peligro. Fruto de ese escenario se vio una primera parte muy entretenida que acabó con el 3-1 en el marcador. Resultado bueno que no ocultaba la fragilidad defensiva del Real Madrid.

En ataque lo más destacado fue la mejor versión de Cristiano Ronaldo. Más regateador, más rápido, más participativo; goles aparte. Son los coletazos de este gran jugador, al que no podemos obviar su capacidad goleadora y su tremenda ambición, incluso ahora cuando se le intuye el “viejazo”. Y luego por supuesto Benzema, que está en el mejor momento de su carrera. Si la cárcel no lo evita claro.

Cristiando Ronaldo tras marcar un gol

Cristiando Ronaldo tras marcar un gol. El estadio lo gritó: “Auuuuu”

Del resto me quedo también con Carvajal, ahora mismo el mejor lateral derecho del mundo y con Modric y Kovacic. Este último fue determinante para sacar muchos balones jugados. Zidane atento a su libreto le cambió por Isco a pesar de que había otros candidatos, como por ejemplo James. El colombiano marcó un golazo y es un jugadorazo, pero ha entrado en modo estrella y juega a ratos. Baja poco a defender, pierde muchos balones y enseña su talento solo cuando quiere.

Toca la Roma, que no ni el Bayer de Munich ni el Barcelona pero tampoco el Betis o el Athletic de Bilbao. Y si este Madrid sufre a domicilio, más lo hará en Roma, que presentará seguro su mejor ambiente y a un equipo que querrá salir a por todas en su estadio. Zidane aplicará su libreto, el mismo que el de Ancelotti. Ojalá los resultados sean los mismos que la primera temporada.

Momentos épicos en la Historia del deporte (I): Milán-Liverpool

Comienzo aquí una breve serie de cinco artículos con algunos de los momentos más épicos de la historia del deporte.

Uno de los partidos más espectaculares que jamás se hayan jugado se disputó ni más ni menos que en una final de la Champion League, el mejor escenario posible para lograr algo épico. Se conoce a aquel partido como el Milagro de Estambul, y los votantes del Daily Telegraph lo votaron como el mejor momento de la década.

Gerard y Benítez con la Copa de Europa

Gerard y Benítez con la Copa de Europa

Se enfrentaban el Liverpool y el A.C Milán, dos grandes de Europa y dos equipos con estilo propio que en aquella ocasión se jugaban gran parte de su prestigio en un solo partido. Recuerdo perfectamente aquel partido porque no lo vi…Quizá de los pocos partidos de fútbol importantes que me he perdido en la última década. Sin embargo, aquella noche tocaba estudiar y ni siquiera una final de la Champion League lo podía evitar.

Recuerdo en un momento dado preguntar por el resultado. Alguien me dijo que iban 3-0 y que el Milán le estaba dando un repaso al Liverpool. Como otros millones de espectadores jamás pensé lo que ocurriría después. De hecho me lo dijeron al final del partido y pensaba que era una broma.

Lo que ocurrió en esa segunda parte es sin duda historia viva del fútbol. En seis minutos gloriosos, Steven Gerrard, Smicer y Xabi Alonso, que remató un penalti que le había parado Dida, igualaban los tres goles de Paolo Maldini y ‘Valdanito’ Crespo.

El empate se había consumado y ningún sentido habría tenido todo aquello si el Liverpool no era capaz de completar la hazaña. Lo hizo en los penaltis y el Liverpool se llevó el triunfo.

Celebración de los jugadores del Liverpool

Celebración de los jugadores del Liverpool

Aquella final fue el mejor momento de Rafael Benítez y el peor de Ancelotti como entrenador, aunque luego la vida ha tratado de manera diferente a ambos técnicos y mientras que el primero no ha tenido éxito, el italiano ha tenido la oportunidad de levantar otra Copa de Europa.

Se puede interpretar el partido como el gran error del Milán o el gran acierto del Liverpool. Ambos equipos dominaron cada medio tiempo. EL Milán lo hizo barriendo al equipo inglés en la primera parte y viceversa.

Curiosamente, me recuerda también a la histórica eliminatoria entre el Milán, también de Ancelotti y el Deportivo de la Coruña. En la ida los italianos arrasaron y en la vuelta fue al revés.

Modric salva al Real Madrid de Zidane

Modric salvó con un golazo a falta de 4 minutos a Zidane, a Florentino Pérez y al Real Madrid, porque el empate a uno habría abierto una crisis difícil de cerrar, una vez expulsado al entrenador, aparentemente el origen de todos los males.

Modric celebrando su gol ante el Granada

Modric celebrando su gol ante el Granada

Jugó el Real Madrid como muchos otros partidos fuera de casa, sin la concentración necesaria durante los 90 minutos; el único arma infalible para sacar adelante los partidos fuera de casa, casi todos ellos complicados. Desde noviembre no ganaba el Real Madrid a domicilio, y ayer pareció por momentos que ocurriría lo mismo.

Estoy harto de ver al Real Madrid barrer a los rivales fáciles en casa y pasar muchísimas dificultades fuera. Evidentemente es un problema de actitud, motivación y concentración y no tiene nada que ver el entrenador.

Este Real Madrid arrastra además vicios de otros años, como el de que determinados jugadores jueguen por decreto. Es triste que año tras año siempre veamos un jugador falto de forma que por su caché, su precio de traspaso o su historial tenga que jugar minutos que le quita a otro compañero. Desde el último Hierro, ya viejo, pasando por la peor versión de Raúl hasta las infames actuaciones de Casillas, hemos llegado ahora a Cristiano Ronaldo.

El portugués no está para los partidos difíciles. En todos los partidos de liga que ha empatado o perdido el equipo, Cristiano Ronaldo no marcó un gol (5 empates y 3 derrotas). Sus 19 goles en 23 partidos son una cifra a tener en cuenta, aunque algo menos si tenemos en cuenta que ha marcado 8 de ellos al Español (5 en la ida y 3 en la vuelta). Presente en casi todas las goleadas, su intervención en goles se ha producido en 10 partidos, menos de la mitad.

Comparándole por ejemplo con Benzema, en este que está siendo su mejor año como delantero, el francés ha marcado los mismos 19 goles, pero en 5 partidos menos, que estuvo lesionado. Mientras que Ronaldo marcó en 10 de los 23 partidos, Benzema lo hizo en 13 de 18. Apareciendo por cierto en varios partidos difíciles como el Calderón o en Mestalla. Además, Cristiano Ronaldo ha jugado más de 700 minutos que Benzema (2070 minutos frente a 1340 minutos)

Se que es un examen muy exigente, acorde con su rol en el equipo y con su estratosférico sueldo. Si fuese el propio Benzema o por supuesto Lucas Vázquez o Jesé no podría ser así de exigente. Va en el sueldo y en el cargo, como se suele decir. Pero voy incluso más lejos y es que Cristiano Ronaldo ha jugado todos los minutos de todos los partidos, de liga y de Champion League. A pesar de haber marcado en menos de la mitad de los partidos, el concurso del portugués parece absolutamente imprescindible, dan igual las circunstancias del partido, su estado, su acierto o su cansancio. Juega por decreto.

Y es aquí donde empiezan y acaban los problemas del Real Madrid. Unos jugadores tienen más derechos que otros, por su nombre, su prestigio pasado,etc… Aquello de se entrena como se juega no vale porque da igual como algunos entrenen, siempre van a jugar. Y aquí se pueden poner muchos nombres.

Ayer el partido lo ganó Modric, uno de los pocos, por cierto que se lleva salvando de la quema año tras año. Él, y este año un extraordinario Benzema y poco más que sumar. Jugadores espectaculares como Varanne parecen “mediocrizados”, Keylor Navas parece inseguro, Isco y James no son lo que deberían, Kroos parece que pasa por ahí, Marcelo deja los mismo agujeros en defensa que siempre y así con todos, con la mención especial ya realizada para Cristiano y para Ramos, desafortunadísimo ayer. Otro que tiene todavía que justificar su ficha.

Ni siquiera Zidane estuvo acertado con los cambios, lento y predecible, casi congelado ante un empate que le ponía a 9 puntos virtuales del Barcelona, pero sobre todo, le quitaba la magia a su venida como redentor.

Ya ni siquiera creo en el milagro de la undécima, algo tan probable en un club caótico como el Real Madrid.

Zidane debuta en el Real Madrid con goleada

Zidane llegó, creo ilusión y venció. Ya es leyenda. Así será recordado el partido de ayer, más ilusionante que los últimos con Benítez pero en realidad no tan distinto. La mayoría quiere olvidar que desde septiembre del 2014 hasta hoy, las alienaciones de Ancelotti, Benítez y Zidane no han sido tan distintas. Salvo pequeñas modificaciones como el lateral derecho o la portería, el grueso, lesiones mediante, ha sido el mismo.

Real Madrid's new French coach Zinedine Zidane gestures during the Spanish league football match Real Madrid CF vs RC Deportivo La Coruna at the Santiago Bernabeu stadium in Madrid on January 9, 2016.  AFP PHOTO / GERARD JULIEN / AFP / GERARD JULIEN

Real Madrid’s new French coach Zinedine Zidane gestures during the Spanish league football match Real Madrid CF vs RC Deportivo La Coruna at the Santiago Bernabeu stadium in Madrid on January 9, 2016. AFP PHOTO / GERARD JULIEN / AFP / GERARD JULIEN

 Al final los entrenadores tratan de decidir si ponen a Isco o James, si la BBC juega de una manera o de otra y si Varanne hace méritos para entrar en la rotación de los dos centrales oficiales, Pepe y Ramos. Y ya. Ese ha sido el margen de todos los entrenadores. El margen teórico de “buenas y fáciles decisiones”, porque luego alguno podía apostar por Ramos de medio centro o por Casemiro.

 Pero en todo este tiempo, incluido el partido de ayer, los entrenadores parecen limitados a alinear y tomar “esas buenas decisiones”. Ancelotti lo hizo el primer año y le salió muy bien la jugada con el doblete. El segundo año mantuvo el mismo esquema aunque la lesión de Modric trastocó sus planes. El resultado fue malo y le echaron. Benítez, a pesar de tener otro librillo y otro estilo apostó también por los mismos y por un sistema similar, en la medida, por cierto, que le permitieron las lesiones constantes. A pesar de ello, habiendo tomando casi “todas las buenas decisiones” acabó fuera del equipo. Y eso que apostó por las buenas decisiones en el partido que le quitó la confianza, el 0-4

 Y si miramos atrás, a Pelegrini le pasó algo similar, fue destituido por tomar esas “buenas decisiones”, mientras que Mourinho ha sido el único que ha intentado tomar “malas decisiones” con el resultado ya sabido: la prensa encima, vestuario roto y destituido por el mismo presidente que apostó por él a muerte.

 ¿Y que son esas buenas decisiones? En realidad es lo que hizo ayer Zidane, lo fácil, lo que pensaría Florentino Pérez, cualquier aficionado medio y por supuesto la prensa. La alineación “de los buenos”, el respeto a las vacas sagradas, el juego ofensivo y ese largo etcétera tan manido.

 ¿Tiene margen de maniobra Zidane? Aparentemente sí mirando al banquillo y viendo a jugadores como Casemiro, Lucas Vázquez, Kovacic, Varanne, Nacho incluso o incluso alguien del filial. Pero la realidad es que el 11 del Real Madrid está prediseñado y no caben experimentos ni modificaciones. Y se acepta el cargo del Real Madrid sabiendo eso. Y sabiendo además que si no funciona, la culpa es del entrenador que lo ha alineado y no del creador de la alineación, reconocido incluso por los propios jugadores como ayer Modric, en unas declaraciones dignas de análisis.

 Así que señores, no esperen ni más ni menos de Zidane ni de ningún otro que venga, ya que estará dispuesto a plegarse a ese 11 tipo. Y el que no lo haga y pretenda hacer cosas extrañas como Benítez, ya sabe lo que va a durar.

 Bienvenidos al Real Madrid

El Real Madrid se deja dos puntos en Valencia

El Real Madrid empató a dos en Mestalla perdiendo de nuevo la oportunidad de recortarle puntos al Barcelona. Los azulgrana se han dejado 6 puntos en sus últimos 5 partidos (tres empates y uno aplazado), mientras que el Real Madrid se ha dejado 5, coincidiendo ambos partidos con visitas difíciles.

 Primero fue la derrota por 1-0 contra el Villareal y ayer un empate que deja sensaciones agridulces. Empezó el Real Madrid serio, presionante, jugando mucho mejor que el Valencia. El gran gol de Benzema con una preciosa jugada parecía el comienzo de un partido cómodo.

Benzema celebrando el 0-1 ante el Valencia

Benzema celebrando el 0-1 ante el Valencia

 Pero a partir de ahí llegó la siesta, primero con el Valencia apretando, después con el empate en el último minuto de la primera parte y finalmente con la justa expulsión de Kovacic que dejaba al Real Madrid ante el reto de ganar con 10 jugadores. Casi lo logra con el gol de Bale, pero solo 1 minuto después la defensa del Real Madrid permitió un gol demasiado fácil. No es la primera vez que Ramos, Pepe y Marcelo conceden este tipo de situaciones. Y tampoco será la primera vez que nos olvidamos de ello.

 Lo cierto es que el Real Madrid pudo perder tras un mano a mano de Negredo con Navas. El empate deja la sensación de que el equipo no puede contra los grandes. Ayer tampoco marcó Cristiano Ronaldo y ya son muchos partidos exigentes en los que no aparece. Sirven de excusa los dos claros penaltis no pitados y el jugar con 10 jugadores, pero la realidad es que al equipo le falta empaque. Benítez pareció no encontrar soluciones y solo movió una vez el banquillo dejando sin jugar a Isco y James.

 Si la liga estuviese realmente preparada como dijo Simeone al comienzo de año, entendería la táctica de Benítez. Se trata solamente de esperar…Pero mucho me temo que la espera solamente llevará al técnico madrileño al paro. Algunos cuentan los minutos y las horas, entre ellos varios jugadores. La verdad está ahí fuera, pero no se cuál es y siento que Florentino tampoco la sabe.

Desilusión blanca: victoria del Real Madrid

El Real Madrid venció a la Real Sociedad con doblete de Cristiano Ronaldo y Benítez puede respirar una semana más. La sensación es de precariedad, tanto en del entrenador como en el campo de juego.

Cristiano Ronaldo celebra uno de los goles contra la Real Sociedad

Cristiano Ronaldo celebra uno de los goles contra la Real Sociedad

Me recuerda demasiado este Real Madrid al de Juande Ramos, que ganaba, mal que bien, hasta que el Barcelona le vapuleó por 2-6. Bueno, en realidad, el vapuleó del Barcelona ya llegó con el 0-4, pero ahora lo que toca es saber si el equipo podrá o querrá competir en la Champion League.

Y sí, también queda la liga, que aunque es muy larga, sigo teniendo la sensación de que más se le hará al Real Madrid que al Barcelona. No me olvido del año pasado y del bajón blanco y del repunte azulgrana, pero creo que aquello fue una anomalía que no creo que se vuelva a repetir. Para ello, harían falta dos factores: que este Real Madrid diese sensación de dominio y superioridad y que el Barcelona empezase a perder muchos puntos.

Hay también dos cuestiones indudables. La primera es que el Real Madrid es uno de los 5 equipos del mundo con mejor plantilla, sino el primero. Y la segunda cuestión es que la mayoría de esos jugadores parecen o desmotivados o fuera de forma. Simplemente se ve al equipo demasiado incómodo durante demasiados momentos.

Pero como siempre digo, las competiciones se juegan en marzo y abril y en tres meses  quizá pasemos de que Benítez no se coma al turrón a que sea incluso renovado. Esto es el Real Madrid y todo es provisional.

Real Madrid – Roma: retorno al pasado

El sorteo de Champion League de los octavos de final ha deparado un Real Madrid -Roma, con ciertos tintes de un pasado ya superado; un pasado en el que el Real Madrid no se clasificaba para los cuartos de final.

Real Madrid -Roma

Real Madrid -Roma en la Champion League

El antepenúltimo equipo (Juventus, Arsenal, Bayern de Munich) que eliminó al Real Madrid en octavos por cuarto año consecutivo fue la Roma de Totti y De Rossi. Un 2-1 en el Olímpico y un 1-2 en el Bernabéu sentenciaron definitivamente al Real Madrid de  Shuster.

Al año siguiente sería “el chorreo”, luego llegaría Pelegrini que caería con el Olympique de Lyon y solamente con el advenimiento de Mourinho se pasaría de ronda y se volvería a las semifinales, y desde entonces el Real Madrid ha llegado durante 5 años consecutivos a dicha ronda.

La historia, no obstante, es caprichosa y a pesar de ser la Roma un rival débil, quinto en su liga y con números pobrísimos en la fase de grupos de la Champion League (goleado 6-1 por el Barcelona), no deja de ser un partido difícil para un Real Madrid inestable.

La ida en el Olímpico de Roma será sin ninguna duda el primer test para este Real Madrid de Benítez (si llega todavía en el cargo). Lo poco que pueda ofrecer el equipo romano, con Dzeko y Gervinho arriba, más la calidad de Pjanic y el empuje de De Rossi, puede ser suficiente para atacar al Real Madrid. Y mucho más si el equipo se cree superior que el rival, mucho más débil teóricamente.

La actitud pasota demostrada tantas veces en los últimos años y reconocida por Pepe y Ramos, entre otros, en partidos como el Villareal o el Borussia de Dormund, puede ser la mejor arma de una Roma que saldrá a hacer los mejores 180 minutos de su temporada.

Como ya llevo mucho fútbol visto y mucho Real Madrid encima, no espero nada. Me puedo imaginar desde un 0-4 con el equipo realmente concentrado y demostrado su clara superioridad, hasta un 3-0, como en Dormund, con el equipo superado por una Roma en la que todos los jugadores parecen Zidanes y Maradonas.

Por eso, quizá habría preferido a un equipo más potente, sabiendo que los jugadores del Real Madrid quizá no tenderían a ese relajo ya demostrado, que nos ha hecho perder muchos títulos.