Victoria sufrida del Real Madrid en Granada

El Real Madrid ganó su segundo partido son esfuerzo y ciertas dudas, como corresponde a un partido con un resultado de 0-1 en el que el Granada apretó en los minutos finales. Como en el primer partido lo mejor es el resultado y esa debe ser la conclusión del equipo que necesito empezar a automatizar rápidamente los nuevos cambios propuestos por Anchelotti.

Por ahora, se nota demasiado la baja de Xabi Alonso, y ayer la de Khedira. Ambos jugadores formaban un excelente duo. Dos centrocampistas complementarios que daban al equipo estabilidad. A falta de ellos dos, con Illara todavía en proceso de “sahinización” y con Casemiro sumando minutos poco a poco, Ancelotti optó por una alineación atípica en la que el único medio centro era Modric. Y realmente el croata nunca ha sido un medio centro puro. Acompañado con Isco y con Di Maria,Ozil, Cristiano y Ronaldo arriba el Real Madrid sumaba a seis jugadores de carácter ofensivo, con el acompañamiento de Marcelo.

Nuevamente se echó de menos más intensidad defensiva de los arriba, ahora más liberados de la anterior exigencia de Mourinho. No obstante, no creo que Ancelotti a pesar de prometer juego ofensivo, no sea consciente de la necesidad de equilibrar al equipo. Y de hecho, en la segunda parte quitó a Marcelo por Nacho y dio entrada a Casemiro por Ozil. Es posible que esa alineación pueda resultar contra el Granada o Betis, pero ante equipos más fuertes el Real Madrid va a necesitar además de talento ofensivo, músculo defensivo. Y ahí, los mediocampistas lesionados tendrán seguro un papel importante en el futuro. Según el técnico, Illara estará para el próximo partido contra el Atlethic. Aqui puedes encontrar tus entradas para el Real Madrid para este partido.

La otra noticia del partido fue nuevamente la presencia de Diego López, en lo que parece la opción elegida por Carletto. No responde a un capricho sino a su habitual preferencia por porteros altos. Si es caprichosa sin embargo esta campaña de la prensa, empeñada en alinear a un jugador que es amigo suyo. Casillas estará de suplente mientras lo estimo el entrenador, al igual que Carvajal o Arbeloa, Kaká, Casemiro o cualquier otro.

Lo normal en estos casos para pacificar lo que “el pacificador” ha vuelto a despacificar…sería que saliese Casillas y dijese algo tan simple como que va a entrenar a tope para recuperar la titularidad y que mientras le desea toda la suerte a Diego López. Lo que haría cualquier compañero y capitán. En este caso, además con un jugador como Diego López, canterano, de gran calidad y que también paso varios años como suplente, algunos de ellos a la sombra de Casillas precisamente.

Todo lo que no sea normalizar la situación perjudicará al equipo, al entrenador pero sobre todo a Casillas. La continuación de este debate le va  a hacer a Ancelotti la temporada larguísima, sobre todo si el equipo pierde algún partido o no empieza a jugar mejor. Y el club necesita estabilidad y normalidad y mientras no se asuma que el entrenador puede sentar a cualquier jugador no se podrá lograr el objetivo de aspirar a tener un equipo de fútbol sólido y compacto.

Entra en ticketbis.com para más información de los próximos partidos

Anchelotti entrenará al Real Madrid

Llega Carlo Anchelotti al Real Madrid y como todo lo novedoso hace ilusión y crea expectativas. Huele a nuevo y todavía sin rodar parece que va a funcionar a la perfección. Casi todos los entrenadores son los adecuados cuando llegan al Real Madrid y todos son inadecuados cuando salen. La prensa se encarga de ensalzarlos para luego hundirlos. Es la historia de este club que destripará sin dudar a Carlo por las mismas virtudes que ahora alaba.

El equipo que veremos del técnico italiano según su desempeño en el club más parecido al Real Madrid, el Milán, será un equipo irregular. En su segundo año logró un meritorio doblete, de la Copa de Europa y la Copa italiana, quedando eso sí tercero en liga a 11 puntos del primero, con 7 derrotas y 9 empates. La siguiente temporada,fue la única en la que Anchelotti logró un liga doméstica, aunque la 2003/2004 será recordada por los aficionados deportivistas por aquella remontada en cuartos de final de la Champion League. Tras caer 4-1 en San Siro, los de Anchelotti vieron como el Deportivo les ganaba la eliminatoria en casa tras un aplastante baño por 4-0. Ese partido y la final perdida al año siguiente contra el Liverpool tas remontar este un 3-0 son las mayores manchas en el curriculum de Anchelotti.

A partir de aquí no es posible valorar en su justa medida la labor del técnico puesto que se vivió el Moggigate y el Milán sufrió la penalización de -30 puntos en liga y después al año siguiente de 8 puntos. Logró eso sí, otra Champion League en 2006/2007, con aquella actuación mítica de Kaká en Old Traford.

Por los números de partidos ganados y perdidos veo a Anchelotti como un técnico con un perfil parecido al de Del Bosque. Serán por tanto al final los jugadores los que determinarán que títulos quieren o no disputar. Volveremos a ver múltiples derrotas contra equipos menores en liga  y en Copa del Rey, y en la Champion League será difícil ver la autoridad del equipo de estos años anteriores.

Los jugadores sin un entrenador que les apriete cada partido estarán más relajados y seguramente más contentos, pero el equipo será menos competitivo y tendrá muy difícil luchar por los tres títulos. Después de tres años de tensión verán a Anchelotti como un técnico más permisivo. Y eso se reflejará en todos los aspectos sobre todo en el aspecto defensivo con un equipo menos comprometido defensivo. Veremos, como ya vimos en la época de Del Bosque, a un equipo partido en dos en muchas ocasiones, aunque a cambio varios jugadores estarán solo centrados en labores ofensivas.

Su reto, para algunos fácil, es superar a Mourinho. Para eso, debe lograr lo mismo que Mourinho en sus tres años de media:

-Llegar a Semifinales en Champions.

- Vencer los enfrentamientos directos con el Barcelona.

- Quedar en liga segundo con más de cien goles y más de 85 puntos.

- Ser finalista en la Copa del rey.

_______

Entrevista a Anchelotti, perfil personal

Antecentes: perfil futbolístico.

Análisis del fichaje de Neymar por el Barcelona

Tras muchos meses de especulaciones sobre todo con los dos principales clubes mundiales, Real Madrid y Barcelona, el fichaje de la mayor estrella mediática de Brasil se ha resuelto con su próxima incorporación al F.C Barcelona. Hasta ahí, tenemos información real, lo que desconocemos son los números de la operación.

Las cifras del traspaso

Las cifras que se han planteado en algunos medios de Barcelona ante la falta de información oficial no cuadran con otras informaciones que se manejan sobre todo ante  la actitud hasta ahora del Santos, dispuesto a no vender a ningún precio.  El Sport cifra el fichaje en 58 millones de euros, de los cuáles solamente 28 irían para el club y las empresas propietarias del resto de derechos. Desde Brasil, las cifras son algo distintas. Y sobre todo sorprende que el presidente del Real Madrid hablase de un coste cercano a los 150 millones de euros.

“Neymar me parece un magnífico jugador. Si hubiera podido ficharle en condiciones que no alteraran el ecosistema del club, lo habría hecho. Los cálculos que hemos hecho, entre todo nos salía por más de 150 millones de euros, lo habría alterado todo”

 

No parece lógico que tanto el club como el jugador y su codicioso padre hayan renunciado a tanto dinero. El Confidencial da otras cifras, parecidas a las que da el director de la Sexta, César González informaba de cifras distintas:

  • 32 millones de euros al Santos por su 55%.
  • 23 millones de euors al grupo de empresas propietario del 40%.
  • 50 millones de euros al padre, propietario del 5%, y como prima de fichaje de los que ya habían adelantado 10.

Un dato vital sobre este fichaje es la cesión del Barcelona del 100% de los derechos de imagen. Si algún atractivo tenía Neymar por encima de todo era su impacto económico como icono comercial y publicitario.  Algo así como lo que ocurrió en el Real Madrid con Beckham, Kaka o Cristiano Ronaldo, jugadores que al margen de su desempeño deportivo estaba generando valor económico a sus clubes con cada aparición publicitaria. La cesión de esos derechos también formar parte del pago a Neymar, teniendo en cuenta que sus ingresos por publicidad se acercan a los 30 milones de euros.

El Salario

Viendo las cifras sorprende que Tito hable de la elección de “un proyecto deportivo sobre un proyecto económico”. Y más teniendo en cuenta que el salario según un periódico brasileño será parecido al de Kaká, aunque las cifras que se han trasladado han sido de 7 millones netos (alrededor de 14 millones brutos). El Real Madrid es probable que hubiese ofrecido un salario más alto aunque Florentino Pérez tenía claro que Neymar tendría que ceder el 50% de los derechos de imagen, es decir, alrededor de 15 millones de euros al año, habida cuenta de que el brasileño cuenta ahora mismo con 12 patrocinadores. Esa cantidad económica la dejará de cobrar el Barcelona en beneficio de Neymar que no habría recibido esa cantidad en el Real Madrid.

La imagen del jugador

De donde acabase Neymar dependía la imagen que se proyectase de él en toda España de ese jugador. Si era en el Real Madrid sería recibido como Cristiano Ronaldo, como ese jugador gambitero, chulo y díscolo (muy alejado por cierto de la profesionalidad del portugués). De hacerlo en el Barcelona, veríamos lo que estamos viendo. Es la diferencia entre unos medios de comunicación abiertamente barcelonistas y otros, la supuesta central lechera, que se supone neutro.

La prueba de ello es que siendo un fichaje de gran coste económico en una época de brutal crisis en España, no se han escuchado declaraciones como las que se produjeron con el fichaje de Cristiano Ronaldo:

  • El Arzobispo de Barcelona dijo: “es un dispendio descomunal”, “debe primar la solidaridad y la austeridad”, “esta crisis lo es también de valores”.
  • Joan Laporta, : “es un modelo imperialista y prepotente”.
  • Michel Platini, presidente de la UEFA: “…se plantea de nuevo y de forma muy aguda la cuestión del juego limpio financiero…”.
  • Gianluigi Buffon, portero de la Juventus: “es inmoral y absurdo que el Madrid haya pagado 94 millones por Ronaldo”.
  • José Montilla, ex-presidente de la Generalitat: “…no es precisamente ejemplarizante que haya demasiadas facilidades para obtener créditos para estos fines cuando hay muchas personas en paro”.
  • Pelé, ex-futbolista: “ese gasto no es justo ni democrático”, “es peligroso para el fútbol”.
  • José Antonio Duran y Lleida, CIU: “es un montante escandaloso”.
  • Sir Bobby Charlton: “el comportamiento del Real Madrid es deshonesto”.

La conflictividad del jugador

Desde el punto de vista futbolístico, Neymar es un jugador con una impresionante capacidad goleadora. Su su dribiling, su velocidad y su calidad creo que son válidas en Brasil y en España. Habrá que esperar a su adapatación a Europa. Hay dos factores que, no obstante, puede ser conflictivos: la inteligencia emocional de Neymar y la convivencia con Messi.

En cuanto al primer factor, el éxito tan temprano del brasileño, estrella absoluta de país con 21 años parece que no ha ayudado al jugador a tener los pies en el suelo. Su actitud en el campo demuestra que como mínimo puede tratarse de un jugador conflictivo, en 220 partidos con el Santos le han sacado 69 tarjetas amarillas y 5 Rojas.

El segundo factor supone manejar la convivencia de Messi, el futbolista del mundo mas protegido dentro de un vestuario y el mas consentido con Neymar, que ha tenido idénticas características. Si la convivencia con Eto, Ibrahimovic o Villa no ha sido la ideal cuesta imaginar que de pronto sea perfecta con Neymar.

La conclusión es que con las necesidades de plantilla del Barcelona, sin portero en un año, con escasez de defensas y delanteros y sobre todo con una economía poco solvente (deuda de 50 millones con Hacienda) el fichaje de Neymar puede no resultar excesivamente coherente.

Morir luchando: el Real Madrid roza la remontada

Como los 300 que perecieron en una batalla, así perdió El Real Madrid la eliminatoria de ayer, haciendo sufrir al Borussia  hasta el último segundo y haciendo creer a miles de madridistas que era posible una remontada que se antojaba dificilísima después del partido de ida. Lo cierto es que el Real Madrid ha perdido una batalla y quizá también una guerra si de esta derrota sale Mourinho del banquillo. Pero eso es análisis para otro día.

Lo de ayer, para cualquier amante del fútbol, fue simplemente maravilloso, un partido repleto de euforia, tensión y entrega entre dos grandes equipos. No me cabe duda de que la eliminatoria la ha ganado el mejor. Este Borussia ha demostrado en 4 partidos contra el Real Madrid que es más equipo colectivamente, con grandes individualidades, media docena de jugadores que son jugadores Top.

El comienzo del partido pudo haber marcado el resto del partido y esa fue la intención de Mourinho alineando un 11 super ofensivo, con Modric en el medio centro y con Huguain arriba. La presencia del croata fue justificada por su gran juego. Uno de los mejores del equipo, vertical, dinámico, muy luchador y clave para que el Real Madrid crease juego en la primera parte. La presencia del argentino se entendía desde el punto de vista de su capacidad defensiva y de su presión aunque el resultado demuestra que Benzema, aún peor mentalmente y físicamente es mucho más jugador. Aunque eso es ventajismo, no sabremos nunca que habría pasado con el francés de inicio o si Higuain hubiese marcado de inicio esa oportunidad que tuvo en el minuto 4.

Su oportunidad, una menos clara de Ronaldo y la más clara, la de Ozil, pudieron abrir el marcador e iniciar una remontada que tardó 82 minutos en iniciarse. De los tres el fallo de Ozil es el más clamoroso, solo ante el portero, con pase a Ronaldo y con tiempo para pensar. El alemán no es goleador pero si quiere ser el mejor del mundo tendrá que aprender a serlo.

Sabiendo el resultado a posteriori, esos tres fallos se antojan como mortales de necesidad aunque la realidad es que sin los paradones de Diego López tampoco habría estado vivo el equipo merengue hasta el minuto 95. El canterano(sí, igual de madridista que Casillas) demostró que a día de hoy es un portero tan válido o más para el Real Madrid como Casillas. Su desempeño a lo largo de toda esta Champion ha sido excelente.

De todas maneras, el roce de la épica no puede ocultar que el partido estuvo roto casi desde la primera media hora del partido. El Borussia no remató pero tampoco lo hizo el Real Madrid que lleva echando de menos a un delantero centro rematador todas estas eliminatorias. Con dos jugadores como Cristiano Ronaldo y Di Maria, hace falta un 9 rematador pero además el equipo necesita la solución de recurrir a un delantero que sepa guardar la pelota entre tres contrarios. Eso y un lateral ofensivo ha echado de menos el Real Madrid. A pesar de que el desempeño de Coentrao y Essien fue bueno, este equipo echa de menos al mejor Marcelo, capaz de abrir defensas pero en un constante estado de irregularidad física y mental.

El Real Madrid murió con las botas puestas, en el área rival, defendiendo con 2 o 3, con toda la artillería pesada arriba, creyendo hasta el último suspiro. Pero en la Copa de Europa hace falta más que suerte. Hace falta juego, madurez para los momentos claves y constancia. El nivel de este equipo da para llegar a las semifinales de Champion League y competir, que no es poco. Pero todavía este equipo no tiene ni en lo colectivo ni en lo individual las piezas necesarias para ganar toda una final de Copa de Europa.

El camino para hacerlo lo tienen que dilucidar sus responsables. Yo seguiría apostando por el mismo entrenador y mejoraría la plantilla, sabiendo que a veces son necesarias varias derrotas para aprender. El mejor ejemplo es este Bayern de Munich, con pie y medio en la final y máximo favorito. Ha perdido ya dos finales de la Champion League y hace no tanto (el año pasado), el Borussia de Dormundt le barrió de las competiciones alemanas.

Puede parecer difícil apostar por un equipo que ha hecho una temporada mediocre a falta de un título en un partido que no será nada fácil. Pero más difícil es apostar por un nuevo técnico y acoplarle a la locura que supone dirigir una entidad como el Real Madrid, que pide a su equipo la Copa de Europa cada año, a pesar de que han sido el cuádruple de veces las que no se ha ganado de las que sí.

Cuesta reflexionar en medio de la derrota pero que nadie olvide que este Real Madrid ha caído en semifinales ante el mejor Barcelona que ha existido, el Bayern de Munich y este Borussia de Dormunt ultra competitivo. Solamente una vista al pasado nos da una pista de un futuro distinto de lo que tenemos. Pero eso, como digo al principio se analizará en otro momento, ahora toca lamerse las heridas, enorgullecerse de este partido de vuelta y lamentar el pésimo partido de ida.

El Borussia de Dormundt aplasta el sueño de la décima

Perder o ganar no es siempre el problema. Y menos en una eliminatoria de Champion League con 90 minutos por disputar. El problema llega cuando sientes que tu equipo es netamente inferior al rival. Si esa inferioridad se traduce en un resultado tan abultado como un 4 a 1 resulta difícil pensar siquiera en ganar el partido de vuelta.

La derrota del Real Madrid en Dormundt no es un accidente ni un mal día de los jugadores, es un síntoma de inferioridad ante un equipo que es la criptonita de este Real Madrid. Un equipo, el alemán, que parece un espejo inverso del Real Madrid pero funcionando como un reloj. Defiende con las líneas apretadas sin ofrecer casi huecos y ataca de manera fulgurante en tres toques, pudiendo además asociarse sus jugadores y elaborar más las jugadas. Gotze es lo que debería ser Ozil, Reus tiene trazas del primer Cristiano Ronaldo, Gundogan es el Xabi Alonso del Dormunt y Hummels el central sobresaliente que sabe sacar el balón jugado. Y todo eso con una guinda al pastel que no tiene el Real Madrid, un delantero centro. Uno de esos delanteros que cubren y bajan el balón a la perfección, que se pega con los defensas, que remata todo lo que le llega pero que es igualmente letal al contraataque. Ese es el mejor Lewansdoswi; el que vimos ayer que destrozó literamente a Pepe, machacó a Ramos y sonrojó a Varanne.

El resultado del partido de ayer es un equipo, el Real Madrid, inferior al Dormundt en todos los aspectos. Lo fue ayer durante los 90 minutos pero también lo ha sido durante los dos partidos anteriores en muchos minutos.

Los puntos fuertes del Borussia parecen repercutir sobre los puntos débiles del Real Madrid y los puntos fuertes del equipo blanco se chocan con estrépito con las fortalezas alemanas.

Solo cabe preguntarse si hay siquiera opciones de pensar en el partido de vuelta en el Bernabeu y si remotamente es posible el milagro de remontar la eliminatoria. Para que eso se produjera sería prácticamente conditione sine qua non dejar la portería a cero. Algo difícil con la calidad del Borussia. Y además ,las teclas tendrían que funcionar a la perfección en ataque, cosa que no se vio ayer. Apenas fue Cristiano el único arma de ataque. Con Ozil desaparecido como en la semifinal en Alemania del año pasado, con Higuain en versión Champion y Modric sin peso suficiente, el único que acompañó algo al portugués fue el otro portugués, Coentrao. Con todo, las soluciones que ofrece Marcelo mejoran sustancialmente las prestaciones ofensivas del voluntarioso portugués.

¿Cuál es la respuesta pues a una posible remontada? Se responde solo con la palabra fútbol, un deporte impredecible donde dos de los mejores equipos de Europa pueden caer en dos días por cuatro goles, con casi idéntica sensación de inferioridad.

Para que el Real Madrid haga lo que hizo antaño en las ya muy manidas noches europeas, se necesita un equipo en su mejor versión, con los once jugadores al 110%. Se necesita una afición capaz de intimidar al rival y llevar en volandas al equipo y se necesita al mejor Mourinho en la planificación de todas y cada una de las fases del partido y en la motivación. Y con todo, sería necesario que el Borussia de Dormunt desapareciese del partido o al menos gran parte. El ejemplo del escenario ideal sería el que obtuvo el Barcelona ante el Milán en la pasada eliminatoria. Por desgracia para los blancos este Dormunt está muy alejado de aquel Milán.

Mi pronóstico es reservado aunque un madridista nunca deja de creer en su equipo y yo tampoco lo haré, al menos hasta que se cumplan los 90 minuti que siempre reclamó Juanito.

La inteligencia de Ramos

El partido de ayer del Real Madrid trajo además de la victoria la enésima constatación de lo difícil que lo tiene José Mourinho en este Real Madrid. Después de un partido jugado con 10 jugadores gracias a la labor conjunta del árbitro y de Sergio Ramos, la prensa recoge el cambio de un delantero por un defensa y numerosas críticas contra el equipo. Pocas críticas se han leído contra el sevillano.

 Ese es el podrido funcionamiento de la prensa, que cuando puede ensalza al sevillano pero que pocas veces carga las tintas contra un jugador que ha dejado al equipo en inferioridad en numerosas ocasiones.

 Pero más allá de la evidencia que dice que Ramos no es un jugador inteligente dentro del campo, está otra que dice que tampoco es inteligente fuera del campo. Las declaraciones de Ramos poniéndose a la altura del entrenador son lamentables. Un entrenador puede y debe señalar a los jugadores porque forma parte de su función. Un jugador no puede hacer eso y si se siente señalado se siente que aguantar.

 Ramos ya demostró su nula inteligencia con el “afair” de la camiseta de Ozil y lo vuelve a hacer en un mal momento. Otro como Casillas y otro que debería irse fuera a final de temporada. A Mourinho se lo han puesto muy fácil en caso de seguir. Los dos deben ver la calle al final de la temporada por insubordinación conjunta y por mal rendimiento en el campo. Cualquier otra decisión sería un error.

Mourinho, solo ante el peligro

Como en la película, José Mourinho se presentó 40 minutos antes ante el Bernabeu solo. Como Gary Cooper, abandonado por el pueblo, el luso no contaba con el apoyo del presidente, derrumbado e inactivo ante el fallecimiento de su mujer ni con el de los capitanes, demasiado pendientes de sus deudas patrias por sus logros con la selección. En frente se presentaba un enemigo cruel e implacable, la prensa. Eran la mayoría de los periodistas deportivos los que esperaban desafiantes que el pueblo madridista no apoyase a su héroe para poder cargar contra él y hacerse con las riendas.

 A las 21:20, el héroe madridista, villano para los villanos, se presentaba solo, adentrándose en un césped fresco y húmedo, que era testigo de un reto excepcional de un solo hombre contra casi todo el cuarto poder. Gary Cooper habría huido con su pistola y con Grace Kelly sin dudarlo, ante la avalancha de críticas y palos que ha recibido el portugués.

 Pero Mourinho es un héroe moderno y sus pistolas son su trabajo y resultados y su capacidad para humillar al enemigo repetidas veces. Un enemigo que no consiguió su propósito de poner a Mou contra las cuerdas y provocar una pitada que nunca llegó ,y lo que es más importante, que nunca ha llegado. Los silbidos de una pequeña parte del madridismo son como los rumores del pueblo de Gary Cooper mientras paseaba con su placa de sheriff impartiendo justicia. A los pocos que les molesta cuando las cosas se hacen con profesionalidad se les oye más que al resto, que están cómodamente instalados en una realidad que pocos madridistas han vivido en las dos últimas décadas. Este Real Madrid es más sólido que casi todos los anteriores y más competitivo que todos ellos en varias décadas.

 Es, no obstante, un Real Madrid cuyo Sheriff no es de la casa y por eso los matones de la prensa quieren llevárselo por delante para en el futuro controlar al pueblo y sus recursos.

 Pero con Mourinho van a necesitar mucho más que eso porque no hay pistolero ni más rápido ni más acertado que él.

La mentira de la posesión

Nos han machacado tanto la cabeza con este término que hoy en día es el dato más valorado de las estadísticas. A veces incluso (cuando juega el Barcelona) se valora más este dato que el propio marcador. Ya conocemos de memoria aquello de “jugamos mejor”, “controlamos el partido”, y un largo etcétera.

El Atlethic de Bilbao es uno de esos equipos cuya propuesta futbolística de la mano del, a mi juicio, demasiado loado, Bielsa, es la posesión y el juego de toque. Con ese estilo llegó el año a dos finales y con ese estilo este año marcha duocécimo y el año pasado acabó décimo a 6 puntos de la Europa League, por detrás de equipos como Osasuna o Mallorca.

Pues bien, ayer el Bilbao jugó en el Bernabeu y ganó, en posesión claro. Un 50.76% de posesión frente al 49.24% del Real Madrid, según marca. Puedo entender que en estos momentos algunos sabios del fútbol se esten llevando las manos a la cabeza. Que un equipo con la historia y el señorío del Real Madrid no controle la posesión puede resultar desconcertante. Todo por supuesto obra de Mourihno, para algunos técnico defensivo y destructor del fútbol.

El resto de amantes del fútbol, que no somos sabios  lo queremos ser, lo que vimos ayer fue un baño total del Real Madrid al Bilbao. De los mejores partidos de los blancos esta temporada. Si acudimos nuevamente a las estadísticas, los vascos tiraron una vez a puerta(100% de efectividad) frente a los 20 tiros del Real Madrid. Su portero intervino 15 veces y Casillas solamente 2 y el Real Madrid sacó 11 corners fernte a 4 del Atlethic.

Finalmente, el dato más concluyente e importante, el resultado, muestra un 5-1 a favor del Real Madrid. Del resto de partido solo señalaré un nombre: Benzema.

Esto es la falsa humildad

Durante la etapa de Guardiola he criticado sin descanso, casi desde el primer momento, esa falsa humildad que demostraba día a día. La humildad que consiste en no presumir de los logros y reconocer fracasos y debilidades, se torna falsa cuando detrás esconde el propósito de que sean otros los que lo hagan, siendo en realidad conscienten de esos logros y demostrando con hechos lo contrario a las palabras.

Pues bien, esta semana hemos tenido un ejemplo con las declaraciones de Iker Casillas, otro que se ha pasado al bando de la falsa humildad. El portero blanco dice que el “no se votaría a sí mismo, por ética personal” en contraposición de Cristiano Ronaldo que dice lo contrario, que “si se votaría a sí mismo”.

La actitud de Casillas esconde en realidad un terrorífico deseo de ser Balón de oro y una demagogia importante al hablar de ética personal como si el hecho de considerarse mejor que otros estuviese reñido con un tema como la ética. La ética personal es por ejemplo votar a un amigo como Ramos y Xavi por la amistad y no por su verdadero mérito futbolístico. Eso es ética.

A sensu contrario, Cristiano Ronaldo demuestra su ambición y sus ganas al declararse a sí mismo apto para ganar el balón de oro y decir algo que yo al menos he dicho, que es votarse a uno mismo, considerarse bueno en algunas cosas y decirlo.

En España tenemos esa absurda costumbre de no destacar, de intentar parecer en la media para evitar envidias. Cuando se le pregunta a alguien sobre alguna habilidad se suele decir aquello de “me defiendo”, en vez de, “soy bueno”. Está mal visto como si al ser preguntado Pau Gasol por su altura dijese “no soy bajo”, en vez de “soy un tipo muy alto”, para no parecer distinto.

Pues bien, yo me declaro profundamente en contra de esta actitud, bien lejos de la verdadera humildad pero también de la realidad. Esta actitud es la que históricamente nos ha convertido como españoles en un país mediocre. Un país sin emprendedores, un país en el que la palabra ambición está proscrita y la palabra éxito se mira recelo. Un país plagada de mediocres, con un buenismo galopante que impide que un estudiante diga algo tan común en Estados Unidos (y tan bien visto) como “quiero ser rico”, “quiero montar una gran empresa” o “quiero triunfar”.

Aqui en cambio valoramos más al que aspira a ser funcionario y vivir con tranquilidad y no al que arriesga. Valoramos al que no se esfuerza por ser el mejor porque eso le “hace más humilde”, en vez de a aquellos que demuestran con su ambición y sus ganas mejorar continuamente.

Cualquier que se haya pasado por Estados Unidos o conozca algo de aquel gran país (con sus grandes defectos también), sabe que allí un tipo como Cristiano Ronaldo con su ambición eterna, con sus records, con su actitud ganadora, sería un una persona increíblemente valorada. Como lo son, por otra parte, todos esos deportistas, con ese grado de arrogancia y chulería que tan poco nos gusta, pero que es tan necesario a veces para demostrar valor.

Los lamentables pitos al himno francés

No se si la crisis nos ha hecho más estúpidos e ignorantes o siempre lo hemos sido. Me temo que las dos opciones son correctas, al menos a la vista de lo acontecido ayer durante el partido de España contra Francia en la que algunos (no pocos) pitaron el himno francés.

 Los himnos de los equipos rivales no se pitan, esto es algo que debería entenderse como algo evidente aunque fuese por simple educación, sin ni siquiera entender el porqué. Pero la razón es porque los himnos representan a todo un país. En este caso a varias decenas de millones de franceses. Se puede pitar a un jugador si te cae mal, a un entrenador o varios jugadores pero nunca un himno. Es algo que debería estar prohibido, sancionado para que quizá así los paletos que lo hacen lo entiendan mejor.

 En el caso francés, además de tener un himno infinitamente más bonito y significativo que el nuestro, se trata de un país vecino, un país que por ejemplo nos apoya desde hace tiempo en la lucha contra el terrorismo y un país que como pilar europeo nos ha dado mucho.

 Es posible que muchos de los que acudiesen al estadio se sientan españoles y se indignasen con los pitidos al himno español durante la final antipatriótica del año pasado entre el Barcelona y el Bilbao. A mi me indignó más que lo de ayer, aunque la actitud es la misma. Es la falta de respeto por un himno, que puedes o no sentir.

 Hasta que no inventen una tecnología que sea quemar los dedos de los que pitan los himnos, seguiremos viendo en este país devastado por la ignorancia, la incompetencia y la miseria educacional a cientos o miles de patanes pensando que por pitar un himno apoyan a su país.

 Triste destino nos espera.