Camino a Kiev (III): análisis futbolístico

noticia-real-madrid-vs-liverpool-champions-leagueEl análisis futbolístico lo he dejado para el final porque es lo más complicado y lo más impredecible. No deja de ser una final, el fútbol un juego, con sus componentes de azar, y algo muy difícil de predecir.

En todo caso, partiendo de lo visto este año, el Liverpool se presenta como un equipo muy capaz de aprovechar los espacios. Una seña de identidad de Klopp que practicaba un juego similar en el Borussia de Domund. Un juego vertiginoso, de transiciones rápidas, en el que jugadores como Mané, Salah y Firmino se adaptan a la perfección. En campo abierto y con espacios, los tres en un gran estado de forma, son uno de los tríos atacantes más temibles. Tienen velocidad y gol y es el arma principal y más peligrosa para el Real Madrid

noticia-liverpool

Pero el Liverpool es mucho más que eso, y ya demostró por ejemplo en la ida contra el Manchester City, capacidad defensiva para cerrar huecos y jugar cerrados. No es esa su seña de identidad y si pueden plantean partidos que resuelven al KO, como los combates entre dos púgiles muy atrevidos, mucho mejor.

Por el contrario, el Real Madrid presenta un equipo que se adapta a varios registros. Quizá esa sea una de las grandes cualidades de este equipo, muy poco ponderada por prensa y aficionados. Los de Zidane pueden hacer daño tanto al contraataque, como controlar el juego y dominar la posesión, e incluso, como hemos visto en los partidos de vuelta de la Champion, son capaces de sufrir sin la pelota, encerrarse y defender.

Estilos de juego muy diferentes que se acentúan en función de si juegan unos u otros. Desde Benzema, Bale, Isco, hasta Lucas y Asensio, cada combinación junto con los habituales cambia las opciones de ataque del Real Madrid.

No obstante, hay tres factores que son permanentes y determinantes sobre el resto, y con los que me aventuro en una más que segura alineación de Zidane:

-La presencia de Kroos y Modric como catalizadores del ataque del Real Madrid. Tampoco es consciente el madridismo del nivel de estos dos jugadores, que han hecho que el equipo blanco sea el gran dominador del medio del campo en la mayoría de los partidos. Son los culpables de que el Madrid pueda adaptar el ritmo, de la salida del balón y de muchas de las virtudes del equipo.

Carvajal y Marcelo. Es otro factor inalterable en el juego del Real Madrid. Son dos laterales con gran capacidad de ataque, y en el caso del brasileño absolutamente determinante en la salida del balón y en el juego por la banda izquierda. Ambos serán también claves, puesto que el Liverpool genera mucho peligro por bandas, especialmente por la de Salah.

Pero en este punto es donde el Real Madrid tiene que ser solidario y estar más preparado que el rival. Hemos visto en eliminatorias anteriores el peligro de un jugador como Salah. Física y mentalmente mejor que nunca, con gran velocidad, regate y gol; ningún lateral en el mundo es capaz de salir airoso en el 1 contra 1. Y menos durante 90 minutos. Por eso, como gestionen los de Zidane la pérdida de balón y la protección de las bandas, así como la capacidad para cerrar espacios y recuperar el balón.

-Cristiano Ronaldo y Ramos. Dos innegociables. Dos de los más veteranos del equipo y absolutamente relevantes para el devenir del equipo. Capitán ofensivo y defensivo respectivamente. De como afronten ambos el partido dependerá en gran parte el resultado.

Con Cristiano, su voracidad y consumo del ataque es tal, que sin él viendo puerta, el Madrid tiene el doble de dificultades. En la medida en que el Real Madrid le encuentre y le surta de balones, más intervendrán a su vez el resto de atacantes, porque Cristiano es un generador de oportunidades.

Y Ramos, que independientemente de que pueda intervenir con un gol de cabeza, es el líder defensivo y el encargado de cubrirle las espaldas a Marcelo. El de Camas ha perdido algo de su exuberancia física y velocidad, pero lo suple con mayor sobriedad y lectura del juego. Es un central veterano en este tipo de partidos que tendrá que lidiar con 3 delanteros rapidísimos y con un equipo preparado expresamente para hacerle daño al Madrid. Será responsable de colocar bien a la defensa y a los medios y de minimizar el daño.

Este análisis meramente futbolístico no puede esconder otras variables, alguna de ellas ya señaladas, como el factor experiencia y nervios o cualquier otra variable como puede ser un gol tempranero de alguno de los dos equipos. Creo que analizando experiencia, edad, etc… un factor adverso afectaría muchísimo más al Liverpool. El Real Madrid se ha visto este año muchas veces contra las cuerdas y tiene además ese plus de veteranía.

En todo caso, creo que Klopp es un fantástico entrenador que tendrá más que analizadas estas variables, así como Zidane. Así pues, será más que probable que esto lo determine el talento de los jugadores. Y ahí tiene mucho más el Real Madrid, pero siempre y cuando pongan exactamente la misma ilusión, esfuerzo e intensidad del Liverpool.

Que viene el coco

Recuerdo perfectamente la sensación previa a la conquista de la séptima contra aquella Juventus de Zidane y Del Piero. Era una sensación individual, pero creo que también colectiva, de respeto y miedo ante el equipo más competitivo de los últimos años en Europa.

Un equipo sólido, fuerte que sin duda era el coco de la competición y el gran favorito para levantar la Champion League. Mijatovic y su gol acabaron transformando al coco en un equipo más y a medida que transcurrieron los años y las victorias blancas en la Copa de Europa, todos los equipos que aparecían en los análisis previos como cocos se acababan convirtiendo casi por arte de magia en equipos normales, casi incluso vulgares.

El Valencia, el Bayern Leverkusen, quizá en algunos años el muy rocoso Atlético de Madrid. Las 6 Champion League conquistadas por el Real Madrid desde 1998 ya no fueron en blanco y negro, pero algunos

Lo cierto y real es que para levantar una Copa de Europa hay que ganar a todos los rivales, sea la Sampdoria o sea la Juventus. En el caso del Real Madrid, el año pasado tuvo un rally con los rivales más complicados posibles: Atlético de Madrid, Bayern de Munich y Juventus. Todos ellos cocos antes de pasar por el tamiz de Zidane.

Y llegamos al 2018, a la ronda de octavos de final de la Champion League, con un Real Madrid dubitativo enfrentado contra el equipo más poderoso económicamente del continente, el PSG, reforzado con dos estrellas como Neymar y Mbappé, y que lleva una trayectoria brillante. Es el coco de este año.Visto el desempeño de uno y otro equipo el favorito.

Una condición habitualmente atribuida a muchos de los rivales del Real Madrid, y que a la postre acaba jugando en su contra. Lo hemos visto en muchas ocasiones en estas últimas Champion. En un proceso casi mágico, el Real Madrid pasa de enfrentarse a cocos,  equipos superiores que le van a barrer, a convertirlos en equipos mediocres, para quitar todo el mérito posible.

Y así, mientras el Real Madrid pierde siempre su condición de favorito va al mismo tiempo levantando trofeos hasta convertir la rutina e incluso en un factor positivo su no condición de favorito. Ahora que llega el PSG parece que el Real Madrid comienza a acelerar, o al menos eso pareció el domingo pasado, mientras a los franceses se les descubren algunas costuras, como vimos contra el Lyon.

Y yo me pregunto si el coco no será el Real Madrid, bicampeón consecutivo de la Champion League y con una nómina de jugadores experimentados que lo han ganado todo. No se si los hinchas de la Juventus consideraban al Real Madrid el año pasado un verdadero coco, un equipo a temer, con una historia repleta de triunfos, o lo preferían a cualquier otro equipo. Y la misma pregunta sirve para los hinchas franceses.

En todo caso, veremos si el Real Madrid siempre vuelve y siempre está, como casi siempre, o si finalmente el PSG se convierte en el coco.

Zidane, en busca de la excelencia perdida

Hace poco más de dos años, Zidane recogía un equipo mentalmente hundido, con todos sus jugadores muy por debajo de su nivel y con una afición descreída tras un inicio de liga desolador con Benítez, y un desempeño en la Champion por debajo del nivel habitual del Real Madrid. Era un equipo que tras la crisis de la alineación indebida en Cádiz había desconectado con su afición, que entendía que el club no tenía un proyecto ni una plantilla capaz de competir por todos los títulos.

Poco tiempo después, aquel mismo equipo levantó la undécima Copa de Europa con una sucesión de victorias y un juego espectacular, para a la temporada siguiente completar el mejor año en la historia reciente del club, con un doblete Liga y Champion, y una final de Champion memorable, en la que se borró a la poderosa Juventus ,con un contudente 4-1, y un juego que lograba la excelencia.

Aquello, que ahora parece tan lejos, fue hace algo más de 7 meses, concretamente 221 días, y parece tan alejado como  el día que Zidane accedió al cargo, con el equipo roto, sin transmitir confianza, sin juego… Tras lo visto ayer contra el Numancia, el partido del Celta y el 0-3 del F.C.Barcelona cabría pensar que el equipo se parece mucho más al que vimos con Benítez que al que convirtió Zidane en una máquina de jugar al fútbol y batir récords.

No quedan claras las causas de esa transformación. De la misma manera que Zidane fue capaz de transformar a los mismos jugadores que daban pena con Benítez en un equipo campeón, ha sido capaz de realizar la transformación contraria y convertir a una plantilla legendaria, seguramente la mejor dela historia del Real Madrid, en un equipo vulgar.

Si el año pasado era difícil escoger entre la unidad A y B, por estar todos los jugadores a un nivel espectacular, ahora resulta difícil hacer lo mismo pero por las causas contrarias.

Visto el desempeño de la unidad B y el empate contra el Celta, en una segunda parte muy mala, ya no sirve como razón para justificar todo los males la presencia de Benzema. Por peor que esté el francés, su mera presencia no promovía todo lo demás, como ha quedado al descubierto con los últimos partidos. Tampoco la presencia o no de algunos suplentes en el equipo titular porque ayer con todos ellos el equipo tuvo los mismos desajustes que los teóricos titulares.

Y tampoco me ha servido desde el principio como razón para motivar este gran bajón la ausencia de James, Pepe, Mariano, Danilo, Coentrao y Morata puesto que ninguno de ellos participó en la final contra la Juventus, cuando el equipo desplegó el mejor juego que mis ojos han visto.

Así pues, ¿que provocó en primera instancia un cambio tan radical como para olvidar la melancolía con Benítez y ganar todos los partidos? ¿Y que ha provocado esa nueva melancolía y mal juego? Las piezas del puzle son esencia las mismas. Mismos jugadores, mismo entrenador y el recambio de las piezas suplentes de unos jugadores internacionales con experiencia, a otros con menos experiencia pero gran talento.

El gran precedente de esta transformación frankestiana fueron los años de Ancelotti en los que se pasó de otro doblete a un año en blanco. El equipo pasó del record de victorias a perder todos los títulos en 5 meses. Con los mismos jugadores y el mismo juego teóricamente. La solución fue  echar al italiano y traer a Benítez para repetir después un ciclo que por ahora tiene todos los visos de repetirse. Al menos con la actual sensación que transmite el equipo.

¿Cuál es la solución? Decía un tuitero que habría que mirar volver a contratar a Benítez, echarle y volver a fichar a Zidane…Mi humilde opinión pasa por reconocer el trabajo de Zidane y por mirar en el espejo de la sección de baloncesto. Con Pablo Laso en el cargo los últimos 5 años el equipo ha ganado más títulos que en las últimas décadas. Ha habido alguna temporada mala y la sensación de que se podría haber ganado más pero al final el equipo siempre ha respondido, siendo siempre competitivo y manteniendo la estabilidad de jugadores, entrenador y juego.

Y creo que para el fútbol la solución es la misma, independientemente de como acabe este año, del que no descartó que el Real Madrid pueda incluso levantar la 13ª orejona e incluso un doblete Copa del Rey y Champion. Pero más allá de los títulos, el club necesita un entrenador que este varios años, un lustro entero, con la estabilidad actual de fichajes, apostando por jóvenes a largo plazo y manteniendo a los que hasta ahora han respondido en las victorias.

Lo otro, la trituradora de entrenadores y jugadores tras ganar incluso una Champion como la 7ª o la locura de años atrás con entrenadores cada año, no tiene ningún sentido. El equipo perfecto no existe, ni el que lo gane todo, ni lo ha hecho el Real Madrid en su historia jamás, ni ningún otro equipo. Lo más cerca que ha estado este club de la excelencia han sido las dos temporadas de Zidane.

Sigamos probando ese modelo aunque haya cosas que ajustar y haya incluso que tragarse las derrotas o partidos como el de ayer. El modelo tiene que ser el largo plazo y ni el ansia por fichar ni la histeria, ni siquiera las duras derrotas, deberían cambiar un equipo que es en esencia el mismo que ha logrado dos Champion League consecutivas.

Mbappé el monstruo que viene

1490741841_062673_1490773635_noticia_normal

Parece que finalmente la guerra por fichar al próximo crack del futuro se ha resuelto a favor del PSG. En la puja entró con fuerza el Real Madrid que pese al acuerdo con el Mónaco no quiso rebasar su política salarial. Hay una gran diferencia entre pagarle a un jugador 7 millones de euros netos o 14. Tanta como romper la política salarial y hacer que ese jugador gane más que el resto, a excepción de Cristiano Ronaldo.

De la misma manera que se descartó el fichaje de Pogba se ha hecho con Mbappé, a pesar de que el francés siempre fue seguidor del equipo blanco desde pequeño, como atestiguan sus fotos y su admiración por Cristiano Ronaldo.

La pregunta es si el Real Madrid ha hecho bien o no. Para mí, sin ninguna duda, Mbappé es el próximo crack del futuro. Lo que ha demostrado con 18 años no lo ha demostrado ningún otro jugador. Deportivamente es un jugador con unas cualidades únicas. Su nivel deportivo no va a bajar por el mero hecho de que haya hecho solamente media gran temporada debido a su edad. Más bien al contrario, su tendencia será alcista hasta explotar como crack mundial.

Queda por tanto la duda de si el Real Madrid ha hecho bien no trayendo al jugador francés, sobre todo sabiendo que la BBC, por edad está más próxima a su final que a su mejor rendimiento. 

La otra reflexión es que este equipo sin Mbappé logró el año pasado un doblete histórico, un hecho en el que seguro que tiene gran influencia el equilibrio que existe en el vestuario. Sin el mismo habría sido imposible mantener la política de rotaciones de Zidane y el rendimiento de prácticamente toda la plantilla.

También es cierto que el club debe ser capaz de planificar tanto el corto como el medio y largo plazo, y en el mercado no había un jugador con más futuro y proyección que Mbappé.

Evidentemente el jugador ha optado por un destino más apetecible económicamente, quizá ignorando que a largo plazo el mero hecho de jugar en el Real Madrid genera unos ingresos por derechos de imagen que pueden equiparar al salario, en el caso de los grandes cracks, como es el caso de Cristiano Ronaldo. Y evidentemente la repercución mediática, a todos los niveles, tanto deportiva como económica, siempre será mucho mayor en el Real Madrid que en cualquier otro equipo.

Aún así, hay otro factor que ha podido decantar la balanza y es el requerimiento del chico de jugar el máximo minutos. Se entiende que tanto Mbappé como Neymar parten como titulares indiscutibles, mientras que en el Real Madrid el francés habría tenido que compartir su rol con la BBC más Asensio e Isco. Ni siquiera el factor Zidane ha servido como aliciente.

En todo caso, veremos el rendimiento de Mbappé, si es que no acaba fichando por el Real Madrid en 6 años, cuando ya sea una estrella consolidada, y esperaremos a la próxima gran estrella.

 

 

¿Qué debería hacer el F.C.Barcelona con 222 millones?

Decía en mi último artículo sobre la importancia de la marcha de Neymar en la planificación deportiva del F.C.Barcelona. Se marcha su segundo mejor jugador y el futuro del club, tanto deportiva como comercialmente.

El PSG ficha a una estrella de presente que junto con la plantilla actual configura un equipo aspirante a todo, que seguramente le arrebatará la Ligue a un Mónaco desmantelado, con el objetivo de lograr la Champion League.

Pero, ¿y el F.C.Barcelona? No olvidemos que el club azulgrana viene de dos años consecutivos cayendo en cuartos de final de la Champion League, la competición que verdaderamente determina el nivel de un equipo. Además, el equipo ha perdido parte de su identidad de juego en los últimos años, coincidiendo con la retirada de varios jugadores clave como Xavi o Puyol y o la veteranía de puntales como Iniesta, e incluso el propio Messi. Del probable 11 inicial actual, solamente Ter Stegen (25) y Umiti (23) bajan de los 27 años. El Barsa ha envejecido de golpe con la baja de Neymar (25).

Captura de pantalla 2017-08-04 a las 19.28.24

Así pues, la cuestión acerca de cómo utilizar los 222 millones de euros no es menor, puesto que el Barcelona se juega su futuro en el próximo lustro y parte de la próxima década. Mientras que el Real Madrid ha llenado su equipo de jóvenes prometedores, el PSG y el Milán han renovado su proyecto deportivo y los clubes ingleses cuentan con millones de euros para gastar, el F.C.Barcelona todvaía no ha fichado a nadie.

Bartomeu tiene el precedente de Gaspar para evitar dilapidar los 222 millones de euros. Una tentación enorme a la vista de los recientes fracasos deportivos, porque por más que se repita el Barsa lleva al menos dos años sin ser el mejor club del mundo. Y además que una tentación, existirá una enorme presión de aficionados y prensa por fichar e ilusionar a un club que no olvidemos que ha sufrido un duro golpe.

Ahora bien, ¿es el mejor momento para fichar? La respuesta es no. Con dinero fresco bajo el brazo, el F.C.Barcelona verá como los clubes querrán una parte importante de los 222 millones. A lo que se suma la inflación actual del mercado.

when-neymar-leaves-for-psg-who-should-barcelona-sign-to-26664700

Como dice este artículo, el F.C.Barcelona puede intentar  sustituir a Neymar por una cantidad muy elevada, con jugadores como Dybala, Mbappé o Dembelé si sus clubes acceden a venderlos, o puede optar por reforzar varias líneas líneas del equipo con jugadores de menor perfil y ahorrar parte de ese dinero y destinarlos tanto a pagar parte de la deuda como a su proyecto de Espai Barsa.

Jugadores como Iñigo Martínez, que ya ha sonado, que cuestan cantidades “moderadas” como 30 millones, y otros que busque su secretaría técnica, para reforzar sus líneas más débiles como al defensa y el medio del campo y buscar un proyecto de medio plazo haciendo lo que ha hecho el Real Madrid estos años, captando a las jóvenes perlas.

Ese planteamiento supone seguir siendo un equipo no competitivo en una apuesta por el futuro más que por el presente. Pero es la apuesta necesaria en un club en los que jugadores como Iniesta (33), Messi (30), Suárez (30), Pique (30) o Busquets (29), ya han pasado la treintena.

El F.C.Barcelona se enfrenta ni más ni menos que al paso del tiempo de un equipo pivotado en torno a Messi y a varias generaciones excepcionales de canteranos. Recuerdo el ocaso de los galácticos y los duros años del Real Madrid cayendo en octavos de final de la Champion League. El club blanco tardó 12 años en volver a ganar otra Champion y 7 años en volver a semifinales (con Mourinho) y seguir siendo competitivos. Por el camino muchos fichajes malos, estrellas erradas como Robinho y la vuelta de Florentino Pérez, que tardó varios años en dar con la tecla ideal.

Esa es la reflexión que tienen que hacer desde los despachos del F.C.Barcelona y no es algo sencillo, y más viendo como tu máximo rival gana títulos y se fortalece. Pero la realidad deportiva y económica del club catalán no se arregla solamente con 222 millones y sí con varios años de buena gestión y paciencia. Los ciclos no son eternos, ni los ganadores ni los perdedores, y los seguidores del F.C.Barcelona pronto entenderán el valor de todo lo ganado en años anteriores.

 

Vuelve la liga para el Real Madrid

maxresdefault

El fútbol no se para y el Real Madrid tiene que demostrar esta noche contra el Deportivo de la Coruña, que quiere ganar la liga y que está dispuesto a sufrir hasta el último partido. Eso es lo que tendrá que hacer después de la derrota del pasado domingo contra el F.C. Barcelona. Quedan 6 y 5 partidos respectivamente a uno y otro, con la gran diferencia de que los culés estarán centrados solamente en la liga.

Son necesarias 5 victorias y un empate en lo que resta de liga, contando con que los de Luis Enrique no van a pinchar. No lo hicieron el año pasado en los últimos 5 partidos, después de perder ellos también contra el Real Madrid en el Camp Nou. Aquel 1-2 sirvió para recortar 13 puntos, pero fue insuficiente para los de Zidane. Ahora, toca hacerlo a la inversa y no pinchar hasta el final.

Bien es cierto que el calendario no es sencillo, con solo dos partidos en casa: Valencia y Sevilla, don rivales siempre difíciles, y 4 salidas. Pero el Real Madrid tiene algo que no tiene el F.C. Barcelona, que depende de sí mismo. Estoy convencido de que nadie se cambiaría por el rival. Y mucho más si tenemos en cuenta que el Real Madrid está a dos partidos de la final de la Champion League.

Así pues, toca ser positivos, acordarse de la victoria sufrida contra el Bayern de Munich y pensar que lo del Bernabeu fue un accidente. Bien es cierto que ambos partidos se parecen demasiados, con el equipo de Zidane permitiendo que se conviertan en un peligroso correcalles, en vez de dominar el ritmo del encuentro, aprovechando el resultado. Eso es oficio y madurez futbolística, y parece mentira que a estar alturas y con los jugadores que tiene el equipo, no se hiciese. Pero el fútbol es un espectáculo impredecible, que vive de los aciertos y de los errores-

Ahora toca ver la mejor versión del equipo y de Zidane, con 17 o 18 jugadores involucrados, necesarios todos ellos para el reto de jugar 7 partidos en tres semanas. El equipo tiene que jugar cada partido super motivado, como si fuese la final de Champion. Quizá ese sea el único momento en el que los jugadores madridistas juegan concentrados y al 110%.

Se puede lograr un doblete histórico, Champion League y liga, algo que no le ocurre al club desde 1957, o se puede lograr un “nadaplete”, en este caso, no histórico, por desgracia, y dejar al club sin ningún título. Ambos escenarios son posibles, también para el club rival, que puede lograr otro doblete Liga y Copa del Rey o la nada.

La diferencia es que el Real Madrid depende de sí mismo para lograrlo. ¿Algún aficionado o jugador del Real Madrid se cambiaría en este momento por los del F.C. Barcelona? Yo desde luego que no, a pesar de que espera un super rocoso Atlético de Madrid en Champion League, y 6 partidos en liga donde cada rival va a jugar como si fuese el Milán de Sacchi.

 

 

Benzema y Casemiro asaltan la Catedral

Casemiro marcando el segundo gol

Casemiro marcando el segundo gol

El Real Madrid logró una victoria en uno de los campos más complicados de España, contra un equipo que no perdía en su casa desde las primeras jornadas. El duelo contra el Atlethic de Bilbao deja la sensación de que el Real Madrid supo competir a pesar de que está lejos de su mejor momento de la temporada.

Y sin embargo, el sábado se vislumbraron algunas detalles más que interesantes para el futuro del equipo. Benzema demostró que tiene ganas, algo que ya habíamos observado en partidos anteriores. Esa energía junto a su calidad, que nunca nadie ha discutido, provocaron una actuación espectacular. Participó en los dos goles, uno de ellos dando la asistencia, pero sobre todo no dejó de moverse por todo el campo con actuaciones positivas.

Recuperado Benzema, el Real Madrid necesita recuperar a otros dos jugados claves, Bale y Modric, lejos ambos de su mejor nivel, algo que se notó en San Mamés. Lo de Bale parece lógico después de la lesión. No deja de ser una lesión de larga duración y se tarda tiempo en volver a tener sensaciones positivas, y más aún tras la sanción de las dos últimas jornadas. Bale es imprescindible en este Real Madrid para desbordar y dar salida al contragolpe.

Y luego está lo de Modric, que nos ha acostumbrado a la excelencia en cada partido y al que se le ve incómodo. Puede ser un bajón físico, o cansancio, pero lo cierto es que hace ya varios partidos que su juego no es tan fluido como debería. Y el Real Madrid lo sufre muchísimo.

En la otra cara se encuentra Casemiro que se encargó él solito de barrer todo el frente defensivo y además se permitió el lujo de marcar el gol del triunfo y también de dar la asistencia a Cristiano Ronaldo para que éste asistiese a su vez a Benzema. En la NHL de Hockey americana contabilizaría como asistencia; así lo hacen los pases previos de una asistencia. Aquí no, pero lo que está claro es que el brasileño es un jugador fundamental, que da equilibrio en el medio del campo y que desde luego con la pelota ofrece garantías. Desde hace tiempo me recuerda a Mauro Silva, y es ahora mismo uno de los mejores medios centros del mundo.

Los de Zidane afrontan lo que le queda de marzo, sabiendo que el F.C Barcelona sigue al acecho, y con un mes de abril que va a obligar al equipo su mejor disposición. Durante ese mes se jugará la liga y la Champion League contra el rival más duro posible. El Atlético de Madrid, la ida y vuelta contra el Bayern del Munich y el F.C Barcelona esperan, en un mes de abril en el que Zidane necesita recuperar la mejor versión de su equipo

 

La FIFA se moderniza: el VAR a debate

árbitro consulta un monitor, para el VAR

árbitro consulta un monitor, para el VAR

Por primera vez en mucho tiempo hay un responsable de la FIFA con las ideas claras respecto a la tecnología y su aplicación al fútbol, y parece que sus intenciones van en serio. Así lo muestra la prueba piloto del VAR, o video arbitraje, que se está realizando en el mundialito.

Lo que propone Gianni Infantino no es ni más ni menos que lo que hacen otros deportes altamente profesionalizados como el baloncesto NBA o el fútbol americano. La correcta aplicación de la tecnología evita que un deporte que mueve millones de euros y la pasión de miles y miles de seguidores, esté condicionada a la capacidad de un árbitro de ver a 20 o 30 metros una situación en la que varios jugadores están involucrados.

¿Quien querría que el fútbol no fuese lo más justo posible? La demanda de este seguidor nos pone en la pista adecuada: el fútbol tiene que ser un espectáculo en el que no se vulneren los derechos de sus consumidores. Y eso pasa por la correcta toma de decisiones de los árbitros.

Lo que algunos consideran como la esencia del fútbol no es más que la vulneración de esos derechos que cualquier seguidor tiene, es decir, que se apliquen los reglamentos arbitrales correctamente.

Y a eso sin duda ayudarán elementos como el videoarbitraje o el GPS aplicado al fuera de juego. También ayuda algo introducido recientemente en Europa, que era tan sencillo como utilizar un spray para marcar la línea de las barreras. Lo que antes se hacía, que era permitir a los jugadors adelantarse era algo tan absurdo como que un jugador de baloncesto avanzase un metro en el tiro libre mientras  el árbitro permanecía impasible.

Pues lo mismo aplicado a los penaltys, fueras de juego, amarillas o rojas injustas. ¿Que sentido tiene permanecer atónitos ante un error flagrante de un árbitro? ¿La esencia del fútbol? ¿La pérdida de tiempo?

No, la esencia del fútbol son los goles, los pases, los tackles o las paradas pero no las malas decisiones arbitrales que además en la actualidad suponen una tremenda pérdida de tiempo. Se pierde más tiempo en las protestas al árbitro que en mirar un monitor.

Detecto un gran rechazo por parte de algunos estamentos del fútbol y por parte de la prensa. Quizá quieran seguir cubriendo minutos y horas con las polémicas arbitrales. Pero la realidad es que la tecnología y los cambios tienen que llegar a un deporte como el fútbol, prácticamente el único que hasta recientemente no se beneficiaba de ella.

El mundialito es el campo de pruebas de una tecnología que requiere afinarse tanto en su aplicación como en su interpretación. Y por el camino se cometerán errores, que duda cabe. Hasta que los árbitros sepan utilizar bien dicha ayuda y los futbolistas se adaptan a ella pasará algo de tiempo. Pero no es nada nuevo, todo cambio conlleva un proceso de aprendizaje. Yo me resisto a pensar que el error de un árbitro leyendo una jugada en un monitor, que podría ser el mismo error del árbitro sin monitor, invalide toda una tecnología.

El cambio pasa por la aplicación de todos estos cambios y por la aceptación de los mismos por parte de jugadores, aficionados y prensa. Cuando eso llegue, que llegará, el fútbol habrá dado un paso de gigante.

 

 

El Real Madrid vuelve a la Copa del Rey

El Real Madrid ganó con contundencia a un segunda b, con una goleada por 1-7 protagonizada por los jugadores menos habituales. A pesar de la debilidad del rival, es un resultado a celebrar porque demuestra que el equipo afronta esta competición con ganas y sobre todo demuestra que Zidane ha logrado activar a prácticamente toda la plantilla.

Que jugadores que no parten como titulares fijos como Asensio, Morata, Lucas Vázquez o Nacho rindiesen ayer, demuestra que la estrategia de Zidane es acertada. Cualquier de esos 4 y de otros como Isco o James es tan titular como los teóricos titulares, e incluso más en algún caso, al menos por rendimiento.

Los jugadores del Real Madrid celebran un gol

Los jugadores del Real Madrid celebran un gol

Pasados ya los 4 empates y ese mini ciclo de crisis, es tiempo de que el Real Madrid vaya cogiendo velocidad de crucero, y lo hará sobre todo cuando vuelvan jugadores como Modric o Casemiro pero también enlazando victorias como las anteriores en Champion y en liga.

Poco importa ahora mismo la brillantez. Lo que importa es involucrar a toda la plantilla, ir enlazando victorias y prepararse para marzo y abril. Siempre digo lo mismo, pero es que son esos meses los verdaderamente importantes, pero para llegar en plena forma, hay que hacer un trabajo previo.

Y ahora, ¿qué hacemos con Sergio Ramos?

Sergio Ramos

Sergio Ramos

Tenía escrito este artículo sobre Ramos hace un par de días, coincidiendo con la publicación del Diario As, por medio del siempre sibilino Relaño sobre el central madridista. Es curioso que estas cosas pasen solamente cuando los jugadores madridistas fallan en la selección y no en su club. Mientras juegan en el Real Madrid sus fallos se perdonan y son ídolos nacionales, pero al revés no parece ocurrir.

Ahora la lesión de varias semanas solamente pospone este debate, y quizá incluso lo agrava porque en ausencia del de Camas se afianzará otro central, previsiblemente será Varane junto con Pepe, o Nacho, si el portugués no está al 100%. La vuelta de Ramos será una prueba de fuego para Zidane.

En todo caso, lo que muchos madridistas no ciegos llevamos viendo ya muchos años, ahora lo ven también el resto de españoles: Ramos es un lastre. Son palabras gruesas lo se, y preferiría no pronunciarlas, pero ahora mismo Sergio Ramos atendiendo al desempeño de los últimos años, e incluyo el año de la décimo, no ha hecho más que una decena de buenos partidos.

 Y luego están sus goles, algunos de ellos providenciales. Pero también lo fueron el de Mijatovic en la séptima o Zidane en la novena y no por eso siguienron siendo titulares indiscutibles los siguientes 4 años.

 La hora de Ramos parece que llegó hace tiempo, y es que el central de Camas, en vez de aprender y mejorar con el tiempo, parece haber empeorado, tomando decisiones cada vez peores. Recuerda demasiado al caso Casillas y ya sabemos como acabó aquel…

 Ramos es ahora mismo uno de los 3 o 4 jugadores mejor pagados de la plantilla. Un sueldo que no está acorde a su nivel en el campo. Pero es el capitán y un jugador que ha sido muy importante para el equipo en el pasado. ¿Qué se hace con Ramos?

 La solución más obvia que es buscar a uno o dos centrales jóvenes (a Pepe le queda ya poco también) y que Ramos figure como tercer o cuarto central, parece una utopía. Así lo marcan los precedentes con la gestión de Casillas, Raúl y Hierro, previamente. Cada uno de ellos, por cierto, ha ido empeorando al siguiente. Parece que la selección natural es inversa en el Real Madrid y en vez de interpretar adecuadamente los fallos de sus predecesores en la gestión de su suplencia, los siguientes capitanes han hecho lo contrario.

 El problema no es menor, porque el Real Madrid no se puede permitir un central que cueste a penalty por cada dos partidos y a tarjeta por encuentro, más uno o dos errores graves. Bueno ni el Real Madrid ni ningún equipo.

 Ramos que fue un portento físico como pocos, suplía su falta de inteligencia táctica con muchísima velocidad y potencia, y también agresividad. Ahora, perdida la velocidad y potencia, solo queda agresividad, y eso, sin el timing adecuado da lugar a múltiples errores.

 La gestión del ocaso de Sergio Ramos como la de Cristiano Ronaldo, determinará el futuro a corto plazo de este Real Madrid. Dos jugadores con demasiado peso, taponando el liderazgo de otros jugadores ahora mismo más capaces defensivamente, y lastre tanto económico como deportivo. Pero esa pésima gestión no es nueva y lo más probable es que se resuelva igual de mal que las otras.