Adios a una leyenda: Adios Seve

Hubo una época en la que España apenas conocía el deporte profesional y solamente unos pocos lograban competir contra los deportistas europeos. Una época completamente distinta a la actual en la que el gen español se ha vuelto competitivo. Este proceso que hoy parece normal viendo a los Gasol, Nada, Alonso, Pedrosa, Lorenzo y compañía, fue en su día un auténtico logro. Si hoy es difícil destacar en un deporte teniendo a todo un país detrás y muchísimos medios, antes era mucho más difícil en deportes sin tradición y sin el apoyo entero de un país.

Este es el contexto necesario para entender quien es Severiano Ballesteros y por qué su pérdida es tan grande. Hablamos no solo de una gran deportista por sus títulos conseguidos, sino de un deportista capaz de abrir todo un deporte como el golf a los españoles y a los europeos. Un español, que se ganó el cariño de los aficionados ingleses y americanos por su carisma y su creatividad.

Después de él llegaron grandes golfitas y sobre todo grandes deportistas que aprovecharon el camino abierto por un Severiano Ballesteros que logró revolucionar el golf y el deporte español. Fue su gen competitivo uno de los primeros de nuestro deporte con otros como Santana o el esquiador Ochoa. Deportistas que tuvieron que combatir en su día contra la tradición.

Hoy es sin duda un día triste para el deporte español, aunque yo prefiero pensar que hace 54 años nació el uno de los hombres que ayudaría a cambiar el destino de nuestro deporte. Con su recuerdo, con sus tres Open Británicos y sus dos Master de Augusta Severiano quedará por siempre en nuestra memoria.

Seve Ballesteros celebrando un golpe

Seve Ballesteros celebrando un golpe

La película de Tiger Woods

La vida del «tigre» debería sin duda ser llevada al cine. Si todavía no hay un guión yo lo creo. Dudo que exista algo más sencillo que escribir un buen guión sobre una película de Tiger Woods.

Tiger Woods

Tiger Woods

La historia del golfista norteamericano lo tiene todo para ser un éxito total. Es la historia de una persona negra que triunfa en un deporte de blancos. Y lo hace no ganando un par de torneos, sino instalándose en la élite durante casi 13 años. Porque si bien es cierto que le han arrebatado el número 1 tras estar cinco años consecutivos, la cifra total de semanas que ha sido número 1 ha sido de 623 semanas, casi 11 años en lo más alto de la clasificación.

No sé si existe algún deporte con un dominio tan aplastante. Tiger Woods tiene ahora 35 años y todavía muchos años por delante para seguir ganando trofeos y torneos y para por supuesto recuperar un número 1 que ha sido arrebatado con poca brillantez por un Weeswod que lejos de haberle arrebatado con claridad el puesto lo ha hecho más por accidente que otra cosa. De hecho no ha conseguido todavía ganar un grande, y su mejor puesto son dos segundos puestos, precisamente en este 2010.Por eso, Tiger tiene en google alrededor de 49 millones de entradas y Lee Weeswood apenas 1 millón.

Pero estaba hablando de una película con Tiger de protagonista. Un deportista que además de ser el mejor en su deporte ha sido un icono para las empresas, especialmente Accenture que identificaba sus valores con los de Tiger Woods.

Para amenizar la película, Tiger, extasiado por el éxito perdió el rumbo de su vida familiar y se dedicó a acostarse con toda mujer que se le cruzaba. Un hecho que por desgracia para él salió a la luz pública uniendo su nombre al del escándalo y la vergüenza.

Quizá este giro forma parte incluso del guión, y es posible que veamos en los próximos años un Tiger redimido que quiere volver al puesto de donde nunca debió salir. O quizá, el resto del guión nos enseñe a un deportista cansado de jugar y de aparentar una vida que no quiere llevar, para dedicarse a malgastar su fortuna.

No lo sabemos, solamente estamos a mitad de la película y ya se nos ha colado algún extra como Lee Weeswood.

Tiger Woods: El tigre cazado

Como si de un tigre de bengala se tratase, el mejor golfista del mundo y posiblemente de la historia, ha sido cazado en plena jungla.  Hasta ahora había conseguido mantenerse siempre alerta y evitar los ataques, pero finalmente en un pequeño momento de debilidad se han destapado todas sus vergüenzas.

Tiger Woods (USA) speaking after round 2 of the Hero World Challenge, Isleworth Golf & Country Club, Windermere, Orlando Florida, USA. 05/12/2014 Picture Fran Caffrey, www.golffile.ie

Tiger Woods (USA) speaking after round 2 of the Hero World Challenge, Isleworth Golf & Country Club, Windermere, Orlando Florida, USA. 05/12/2014
Picture Fran Caffrey, www.golffile.ie

Aquel que hace nada aparecía como la imagen perfecta del deportista y marido se ha destapado como un mujeriego sin límites, hasta el punto de simultanear mas de una y de dos relaciones a la vez. Todo un prodigio de gestión del tiempo sino fuese porque se suponía que estaba felizmente casado.

Más allá de la dimensión amarillista de la historia, que sin duda la tiene, y bien se está aprovechando la prensa de ello, me gustaría enfocarme en la dimensión publicitaria de la noticia. A Tiger Woods le van a salir realmente caras sus aventuras, no ya sólo por el previsible divorcio, sino por dejar de ingresar unos suculentos ingresos en publicidad.

Pudiera parecer que Tiger representa solamente su imagen de deportista de élite, cuando en realidad representaba el modelo de persona hecha a si misma, honesta y respetable. Al destaparse todos sus escándalos extramatrimoniales también se devalúa su imagen y por eso inmediatamente todos sus patrocinadores pliegan velas y buscan un modelo mejor. ¿Acaso no sigue siendo Tiger el mejor golfista del mundo? Lo es, sin duda, pero su imagen ya no se asocia con la excelencia deportiva sino con la infidelidad y la mentira. Y ciertamente resulta muy perjudicial para una marca que su logo e imagen se asocien con estos valores tan poco familiares, y más en un país como Estados Unidos-

Algo similar le pasó a otro gran deportista y mito viviente de la natación, Michael Phelps. Sus imágenes fumando dieron la vuelta al mundo, y rápidamente repercutieron en sus ingresos por publicidad. También, al igual que en el caso de Tiger afectó a su rendimiento y puso en entredicho toda su carrera.

Phelps-fumando

Michael Phelps fumando en una fiesta

Ya no se trata por tanto de ser el mejor en tu disciplina sino que cuando representas a marcas multinacionales debes aparecer además como un modelo de persona. Lo cuál no es más que una gran hipocresía.¿O es que acaso el común de los mortales no comete o ha cometido errores iguales o peores que estos dos grandes deportistas? Cuando se entremezcla la vida privada con la vida deportiva o política como en el caso de Bill Clinton entramos en un peligroso terreno en el que nadie está a salvo.

Aunque lo cierto es que las marcas que pagan pueden exigir unos determinados comportamientos que sin duda Tiger y Phelps no han cumplido. Quizá como exigió en su día Julio Cesar a su joven esposa, la mujer del César no sólo debe ser casta sino parecerlo.