Francia elimina a España de su mundial

España cayó eliminado ante el mismo equipo al que ganó en la fase de grupos de manera muy holgada, transmitiendo la sensación no de ser peor sino de estar menos preparado y motivado que un rival que hizo su partido, y lo hizo muy bien.

 Los responsables son siempre los jugadores, pero el entrenador también debe asumir su parte de responsabilidad. Y en el caso de ayer se vio claramente que la aportación de Ibaka y Marc Gasol no fue óptima, mientas que Felipe Reyes esperaba en el banquillo. De alguna manera ha sido esa la tónica general del campeonato, con el entrenador gestionando a los 12 jugadores como si solamente tuviese 8.

 En el caso de ayer, se vio claramente al contar una y otra vez con Marc e Ibaka ,tremendamente desacertados. Muy poquitos jugadores deben jugar en caso de no estar al 100%. Solamente super estrellas mundiales y dependiendo de su estado y condicion. La realidad es que Marc no estaba centrado y debió jugar muchos menos minutos.

 El caso contrario es el de su hermano, tocado físicamente, pero como en todos estos partidos a un nivel alto, siendo el mejor del equipo. Tampoco ayudó el porcentaje en triples del equipo español, con un 2/19 ni el pésimo cierre en los rebotes, 28 contra 50 de Francia.

 España queda eliminada en su propio mundial, como  perdió aquella final contra Rusia en su propio Europeo. Siempre es duro perder, pero sabe mucho peor cuando el rival no es mejor que tú. Porque esta España estaba destinada a llegar a la final y ganar o perder ante la todopoderosa Estados Unidos.

 El hecho de caer ante una Francia que no ha acudido con sus mejores estrellas habla claramente del fin de ciclo de una generación única. Por el camino títulos y la mejor selección de la historia, con un plantel que ya no será igual. Una triste despedida para un conjunto de jugadores irrepetibles, la generación de oro.