La selección vuelve al punto de partida

Cesc

Cesc

La selección española cayó contra Italia, en un mal partido, demostrando que lo de hace dos años en Brasil no fue un accidente. Se llama fin de ciclo y ahora, ya sí, con dos competiciones consecutivas, cayendo en fase de grupos y en octavos, está constatado.

Del Bosque supo en aquel momento lo que era pero, o no lo quiso ver, o lo vio pero no pudo cambiarlo. Lo que necesitaba entonces la selección era una renovación profunda y valiente. Evidentemente Del Bosque no era el adecuado para ello, ni por su carácter, poco arriesgado, ni por la deuda contraída con los jugadores que le habían dado el éxito.

Aún así, se produjo una pequeña renovación, provocada por la jubilación anticipada de la selección de jugadores como Xabi o Puyol, y la posterior de otros como Xavi. Aún así, nunca se acabó de dar el paso definitivo de incorporar a 7 u 8 jugadores nuevos, jóvenes, distintos, con hambre, como titulares con peso, Y ya de paso, cambiar un estilo de juego que tenía sentido con los antiguos jugadores pero no los nuevos.

Y así, hemos visto a la selección no saber muy bien cómo atacar a Italia con un delantero centro puro como Morata, pero sin extremos que le surtiesen de balones. Y hemos visto también a una selección incapaz de defender cuando no tenían el balón, con un medio centro en el que solamente Busquets intentaba realizar una tarea indispensable, con un mediocentro italiano muy activo.

En el banquillo durante gran parte del torneo, jugadores como Thiago, Koke o Lucas Vázquez. Solamente con la entrada de estos, en vez de jugadores como Cesc o Silva, ambos muy grises durante el torneo, habría dado otro aire a la selección.

Bien es cierto que se ha dado entrada a jugadores como De Egea o Morata, ambos todavía necesitados de encontrar su sitio, con claros y oscuros. Bien es cierto que el meta ha cometido varios errores, pero sin duda es el mejor portero de España en este momento, y ya era hora de meterle como titular. Y de Morata todavía se puede esperar mucho más. Pero en todo caso, son dos jugadores que todavía tienen que acoplarse a su sitio en la selección. Y para eso es necesario que otros hagan hueco. Ha costado que lo hiciese Casillas y los delanteros, pero ahora le toca al resto.

Las revoluciones nunca se pueden hacer a medias, y en cierta manera eso ha pretendido Del Bosque, manteniendo el statuo quo a determinados jugadores. Al final, el resultado, es que una selección más joven pero con muchísima hambre, como Italia, nos ha pasado por encima. Mientras nuestros jóvenes se mordían las uñas en el banquillo viendo a los titulares sin resuello, los italianos se sabían más fuertes y rápidos.

La primera parte fue una exhibición de una y otra cosa. Los italianos parecían jugar con dos más, atacando y defendiendo. Y los españoles no sabían ni donde colocarse. En la segunda parte, la selección italiana se echó más atrás, pero haciendo mucho daño a la contra, como en el segundo gol.

Es hora de un nuevo entrenador, y de darle galones a jugadores jóvenes. Toca hacer la revolución que hizo Luis Aragonés y que tantos frutos dio más tarde. De ella se ha beneficiado Del Bosque, que apenas ha sido capaz de introducir cambios sobre aquello, ni en el sistema ni en los jugadores. Pero el tiempo es tozudo, y la fórmula que funcionaba en 2008, ya no vale 8 años después.

El drama de España es que se han desaprovechado dos años enteros, y toca empezar de nuevo. Tras caer en las primeras rondas, toca recomponer esa plantilla. La base de la plantilla, que debería haber sido la de esta Eurocopa, debería estar formada por los campeones de la sub 21 de 2011 y 2013. Especialmente en torno a jugadores como De Egea, Morata, Koke, Thiago y Carvajal. Ellos y otros jóvenes, junto con uno o dos veteranos, serían los titulares de la selección.

Habrá que dar con la tecla adecuada, con un estilo de juego que se adapte con esos jugadores, que necesitarán también confianza hasta desplegar su máxima potencia como equipo. Y eso puede llevar algún tiempo.

Hay cantera sin duda, y habrá más. Pero el tiempo perdido se me antoja crítico, porque mientras otras selecciones se rearmaban, la nuestra no se enteraba de nada, con un entrenador siempre complaciente, como la mayoría de la prensa que todavía guarda su foto con la Copa del Mundo y por supuesto una Federación, incapaz sine die, de llevar la delantera a los acontecimientos.

Cuanto antes se haga mejor. Ya hemos perdido suficiente tiempo entre el mundial de Brasil y el Europeo de Francia. Toca revolución y mejor hoy que mañana.

Cristiano Ronaldo debe ser el balón de oro

Hace ya tiempo que se abrieron las hostilidades para la campaña del balón de oro con curiosas circunstancias. Desde Barcelona ya sabemos que el elegido es unánime, Leonel Messi, mientras que los periódicos de Madrid, que también se editan en el resto de España, y hablo de marca y as, no se decantan. Así, titulaban después del pasado derby “empate técnico entre Messi y Cristiano”. De la misma manera que una victoria europea del Barceona sale en portada en estos periódicos, al contrario no se produce.

 Además, se cuela en el debate un tercer elemento, Iker Casillas, con algunos desmarques de exmadridistas y algún que otro personaje. Se le suma tímidamente la propuesta de los que optarían por Iniesta.

 Pues bien, resolvamos la primera incógnita, Cristiano o Casillas. La respuesta es tan fácil como imaginarse al Real Madrid sin Cr7 o sin Iker. Sin el portugués directamente se  borraría de un plumazo no solamente la cantidad ingente de goles conseguidos sino su importancia. A bote pronto el segundo del Camp Nou o cualquier otro que cerró o abrió partidos. Simplemente no concibo al Real Madrid ganándole al Barcelona la Copa del Rey, Liga y Supercopa sin Cristiano.

 Sin Iker, el Real Madrid habría dejado de ganar algunos partidos, puntos que ha salvado el mostoleño. Paradas como el partido de la final de la Supercopa o la de Sevilla, aunque en su debe su mala temporada del año pasado y su inicio de campaña de esta.

 Yo lo veo claro en cuanto a rendimiento en el Real Madrid incluyendo el año natural. Es cierto que entre medias está la Eurocopa. Seis partidos con al diferencia de que Cristiano fue eliminado en la semifinal, liderando a su equipo e Iker ganó la Eurocopa, también siendo clave.

 Como no me parece sensato evaluar el rendimiento de un jugador por 6 partidos voy a dejarlo de lado en el caso entre Messi y Cristiano. Es cierto que el portugués hizo una muy buena Eurocopa, no habiendo disputado el argentino una competición respectiva, pero insisto son unos pocos partidos.

 Hablemos de lo que ha pasado desde el pasado 1 de enero hasta hoy 10 de octubre, de lo que ambos jugadores han logrado. Siempre se ha dicho que el balón de oro valora logros individuales y colectivos.

 En el primer aspecto, a nivel puramente cuantitativo, Messi ha logrado más goles. Pocos más es cierto con el premio de la bota de oro, pero los ha logrado. Pero a nivel cualitativo Cristiano Ronaldo fue el que pidió calma en el Camp Nou tras el 1-2 y el que ha marcado en los últimos 6 derbys de manera consecutiva.

 Como indicaba arriba, la participación de Ronaldo ha sido más que clave para el logro del título de liga y también para la Supercopa. El portugués ha logrado 2 de los 4 títulos en juego mientras que Messi logró 1 de 4. Y nuevamente si valoramos aspectos cualitativos, la liga, que son 38 partidos al año, en ningún caso puede ser comparable con la Copa del Rey.

 La ecuación es sencilla, Messi en su mejor temporada individualmente no ha podido guiar a su equipo a los títulos importantes mientras que Cristiano sí lo a hecho. Habida cuenta de que ambos fueron eliminados en similares circunstancias en Champion League la ecuación es aún más sencilla.

 Mi voto es para Cristiano Ronaldo, sin duda, el mejor jugador del mundo durante el año natural de 2012, hasta la fecha.

Rápido análisis a la Eurocopa

Llega una nueva edición de la Eurocopa, con España de campeona y máxima favorita para muchos, con la incógnita de saber si el resto de favoritos serán capaces de evitar un triplete histórico de la selección española.

 Como pretendo realizar un análisis no excesivamente minucioso de las opciones de los favoritos, me voy a centrar en las principales selecciones en función de siete nombres. Siete futbolistas que llegan a la Euro en un estado de forma espectacular y que deben ser claves en el devenir de sus equipos y de la competición. Los jugadores que a mi juicio destacan actualmente por rendimiento durante la temporada y especialmente los últimos partidos son: Silva,Iniesta, Ozil, Benzema, Ribery, Van Persie y Cristiano Ronaldo.

 Curiosamente de esos dos son franceses. Ambos han pasado malos momentos a raíz precisamente de una polémica en común con aquella historia de las prostitutas y ambos han estado lejos de su mejor versión. Y de la misma manera, los dos llegan a la Eurocopa en un estado de forma excepcional y plenos de confianza. Funcionando a su mejor nivel, con la ayuda creativa de  jugadores como Nasri y la potencia de MVilla o Malouda, Francia es sin duda una de las favoritas. Le ha costado a la selección gala renovarse, pero parece que de la mano de Blanc ha conseguido un equipo equilibrado. Ribery y Benzema lideran a una selección que ahora misma presenta un estado de forma espectacular.

 El otro gran favorito junto con Francia, es Alemania. Con Ozil como mejor jugador pero con un puñado de jugadores también en gran estado como los alemanes del Bayern, Tony Kross y Mario Gómez y Khedira tiene un centro del campo que aúna calidad, gol y recuperación. La irregularidad de Ozil ha sido mucho menor este año en el Real Madrid y en Alemania debe mostrar sus galones y dirigir el juego.

 En mi opinión estos son los dos grandes candidatos por delante del resto. También de España. El equipo español llega sin las ideas claras, con media docena de jugadores lejos de su mejor nivel y sobre todo sin un 11 que haya jugado los suficientes partidos juntos. Y ahí la clave se llama Silva. El jugador del City es ahora mismo el jugador más en forma de la selección y junto con Iniesta uno de los pocos que aporta esa necesaria verticalidad que no tienen ni Alonso ni Busquets ni que alcanza Xavi.  Se ha visto en partidos previos que España necesita a Silva y a Iniesta y cuando no aparecen no hay fluidez en el juego. El blagurana llega después de una temporada irregular aunque en un gran momento de forma.

El gran problema español es el gol. Después de haber ganado el mundial más rácano en goles de la historia del fútbol, la selección ha seguido demostrando dificultad contra defensas cerradas. A ello contribuye un esquema de juego con un solo delantero centro, no siendo precisamente ni Torres ni Negredo especialistas contra ese tipo de defensas. Llorente aparece como solución puntual y no como recurso fijo. Y yo que sigo echando de menos a Soldado…

 Mi pronóstico con España es reservado, pero no descarto  que pase dificultades ya en la fase de grupo. Algo hay en el ambiente que no me convence y no veo al equipo fino, aunque esas sensaciones me las trasmitía ya durante el mundial.

 El quinto jugador que puede decidir el Europeo es Cristiano Ronaldo. Por sí solo es capaz de llevar a su equipo a lo más alto. Aunque se me antoja difícil que lidere una selección como la portuguesa durante tantos partidos seguidos. A Portugal le faltan muchas cosas pero principalmente le falta una solidez como equipo que no se logra aunque muchas de las piezas sean óptimas. Tiene grandes defensas como Pepe y Coentrao, jugadores desequilibrantes como Nani, otros de gran nivel como Moutinho y por supuesto a Cristiano Ronaldo. Pero nada de eso parece suficiente sin un sentido de juego colectivo. Además está encuadrada en el grupo de Alemania y Holanda sin olvidar a la siempre peligrosa Dinamarca. En todo caso, con Cristiano todo es posible.

 Del resto de selecciones destacaría a Holanda que llega con Robben como máximo culpable de la derrota del Bayern en la fina,l aunque con un jugador como Van Persie como estrella del equipo. Esos dos junto con Sneijder forman un triplete lo suficientemente bueno como para ganar a cualquiera. Tiene Holanda la oportunidad de revancha con España si se cruzan y a buen seguro que nos tendrán ganas.

 Del resto de selecciones, creo que Inglaterra mostrará como de costumbre en los últimos torneos poca solidez. Italia se clasificará por lo civil o lo criminal, con o sin apuestas mediantes aunque quede cuarta porque los italianos siempre están y quizá haya alguna grata sorpresa como Polonia que tiene un grupo asequible y el público a favor.

Inteligencia futbolística

Tanto en el fútbol como en el resto de deportes colectivos, lo que diferencia a un buen jugador de un jugador excepcional es su inteligencia en el terreno de juego. Mas allá de las necesarias cualidades físicas y técnicas, indispensables para llegar a lo más alto, el criterio diferencial por el cuál un jugador de fútbol asciende a la categoría de crack mundial es su inteligencia futbolística. Puede haber desde luego jugadores pululando en segunda o segunda B con esta cualidad pero si no va acompañado de las anteriores resulta imposible para alcanzar un nivel superior.

Pero, ¿qué es la inteligencia futbolística? Por supuesto no se puede aplicar este criterio de la misma manera a un defensa que a un delantero o un mediocampista. Sin embargo, si tiene en común este rasgo una definición, que es hacer lo mejor posible dada una situación determinada. Elegir siempre la mejor opción es lo que puede diferenciar a un buen jugador de un gran jugador.

La inteligencia futbolística se puede ir adquiriendo con el transcurso de los años, aprendiendo de otros compañeros o por el simple paso del tiempo. Por eso, los jugadores más veteranos responden mejor a las situaciones críticas. Desde luego, el jugador que con corta edad es capaz de tener esta inteligencia logrará una ventaja significativa respecto a otros. Sin embargo, como he dicho el problema de la veteranía es que va acompañada también de un decaimiento físico que influye en los reflejos, la velocidad o la capacidad física.

 Así por tanto, se dice que el mejor momento de un jugador es en torno a los 27 años, cuando todavía se  mantienen las cualidades físicas aunque no en su total plenitud y cuando su madurez también es significativa. Digamos que estos jugadores están al 85% tanto de su madurez como de su plenitud física. Una combinación perfecta para aplicar su calidad al juego. Ejemplos de esto fueron sin duda Rivaldo o Mijatovic, dos jugadores que explotaron a esta edad. Pero hay muchos más.

Paolo Maldini

Paolo Maldini

Hay otros casos de jugadores que logran cuidar tanto su físico que con 30 0 32 años alcanzan un rendimiento tan bueno como en años anteriores gracias a una mayor inteligencia futbolística. Jugadores como Maldini o Zaneti han seguido rendiendo a tope con estas edades. Otros jugadores sin embargo muestran un ciclo inverso y con 27 años su bajón físico es tan grande que su rendimiento baja, como fue el caso de Raúl o Butragueño, ambos con una trayectoria parecida, debutando muy jóvenes y con un nivel de exigencia muy alto desde el primer instante. En todo caso, lo importante para los equipos es tener a jugadores de este tipo, capaces de entender el juego y de adoptar siempre las mejores decisiones.

Para un delantero esta inteligencia se refleja en sus movimientos de desmarque o ruptura, en su manera de caer a banda o de fijarse a los centrales y también en su capacidad de definir con sangre fría. Van Nistelrroy, Van Basten, Ronaldo o Hugo Sanchez eran jugadores inteligentes.

Para un centrocampista es necesario el posicionamiento en el campo, elegir los momentos de incorporarse al ataque, de mantener la posición, de pasar en largo o en corto o de jugar con velocidad o con pausa. En la memoria siempre tengo a Redondo pero otros jugadores que lo encarnan a la perfección son Xavi o Iniesta.

Y para un defensa, quizá el puesto que más inteligencia requiere puesto que el defensa es siempre el último hombre, el que más cerca vive del área y por tanto del gol contrario, son muchas las tareas. Deben ser jugadores capaces de leer el juego pero de leer sobre todo  a los delanteros rivales. Deben saber si anticiparse o no, si tirar o no el fuera de juego, saber cuando provocar una falta, cuando realizar la cobertura… Si de defensas inteligentes hablamos los italianos podrían dar un clinic. Baressi o Madini son los mejores ejemplos aunque Hierro o Puyol también estarían a su altura.

 Esta inteligencia que va en realidad asociada a la madurez en el juego es la que permite ganar títulos. Sin muchos jugadores capaces de entender este concepto es difícil ganar los grandes campeonatos. Si pensamos en los equipos dominadores de Europa vemos como en sus filas predominaban estos jugadores. El Barcelona actual ha logrado esa madurez, también la tenía el Real Madrid de los galácticos con una pléyade de jugadores de este tipo como Raúl, Redondo, Mcmanaman, Hierro, Salgado, Makele, Zidane… o el Milán de los holandeses. Un ejemplo curioso es el Inter de Mourinho, un equipo físicamente frágil con muchos veteranos y con una plantilla muy corta y que sin embargo logró un meritorio triplete. Aquí, la veteranía y madurez de prácticamente todo el 11 titular jugó un papel relevante.

Inter Milan

Inter Milan

Es precisamente este factor diferencial el que tiene el Barcelona actual y del que adolece en Madrid en demasía. Son demasiados los jugadores que bien por juventud o bien por falta innata de esta característica no son capaces de mostrar su mejor versión en los partidos importantes. De los habituales, apenas se libra Xabi Alonso y Benzema, con la excepción también de Khedira y de Arbeloa cuando juega. El resto de jugadores del perfil “alocado” no saben leer los partidos. Demasiados jugadores importantes como Di Maria, Cristiano, Pepe, Marcelo, Lass o Ramos.

En el otro lado, en cambio la mayoría de sus jugadores si demuestran esta inteligencia en el campo, fruto también de jugar sin presión sabiéndose un equipo consolidado y con recursos. Me recuerda mucho en su manera de jugar este Barcelona al Real Madrid galáctico, que sabía perfectamente que ritmo aplicar al partido, cuando apretar y cuando pausar. Un equipo que en Europa dominó pero que no tuvo el mismo rendimiento en el resto de competiciones. A aquel equipo quizá le faltase hambre y también un entrenador exigente.

En definitiva, la inteligencia futbolística es clave en un futbolista para aspirar a ser un grande de verdad. Quizá esa también sea la gran diferencia entre Messi y Ronaldo, que al segundo le falta esa tranquilidad y pausa, ese saber tomar las decisiones correctas en determinados momentos

La tangana de la paz

Hay tanganas buenas y otras malas. Hay tanganas que algunos pronuncian como tánganas y otros como tangánas. Ciertamenta nadie dice tanganás, pero al tiempo. Lo importante en todo caso es diferenciar la tangana de la paz de la tangana de la violencia. No es lo mismo un empujón en un amistoso contra Chile que uno en un derby precedido de todo un año de rivalidades. No es lo mismo que lo haga la selección nacional a que lo haga otro equipo. Lo importante es calificar dos hechos idénticos de manera distinta, buscando las excusas necesarias para ello. Si hay que culpabilizar a un hombre se hace. Se puede apelar a su extenso historial como hombre conflictivo o a su nacionalidad portuguesa, que al fin y al cabo, siempre queda bien culpabilizar al vecino extranjero.

Lo que está claro es que ayer en la tángana (el acento le da exotismo al término) Mourinho no estuvo presente en cuerpo pero sí en alma. Primero insufló su macarrismo a Iniesta que se encaró con el contrario innecesariamente. Hacerlo ganando y en el minuto 93 no tiene demasiado sentido pero como no es la primera vez que lo hace el manchego nos parece habitual e incluso simpático. Eso si, siempre desde la humildad.

Después se encaró Arbeloa, este sí,absolutamente abducido por la personalidad violenta y agresiva de Mourinho. Nada importa que el canterano del Madrid se haya curtido en las ligas inglesas y traiga de fábrica ese instinto chulesco y algo macarra a veces tan necesario para no dejarse pisotear. Lo importante es obviar lo obvio y culpar a Mourinho de todo. ¿Y del Bosque? Este se hallaba en el banquillo pensando en lo que diría en la rueda de prensa de esa manera tan natural y espontánea. En todo caso, al amable salmantino nada se le puede reprochar porque los jugadores protagonistas de la tángana, principalmente madridistas y barcelonistas, estaban influenciados por el derby anterior y por Mourinho y su rictus violento.

Da igual que Busquets reaccionase o que lo hiciese Pedrito más tarde, o toda el combinado nacional en bloque.Todas acciones equivalentes a las que vimos unos días atrás y que sin embargo tienen la comparecencia de algunos periodistas como el muy neutral Luis Martin, miembro del equipo de demolición y destrucción mouriñista de la sección de deportes del país, que finaliza su artículo resumen de ayer con las siguientes frases:

Arbeloa se encaró con la zaga chilena y a su rescate acudió Busquets. Azulgranas y madridistas, con Iniesta de maestro de ceremonias en la trifulca y en la cancha, confirmaron en un inistante que ciertamente la paz ha vuelto a La Roja. Unos se parten la cara por los otros.

Obsérvese que en este texto es Arbeloa el que empieza la tángana y es Busquets el que le salva de las malvadas hordas chilenas y no al revés como ciertamente sucedió. Arbeloa salvó a Iniesta, Busquets a Arbeloa, Pedrito a Bsuquets y todo el bloque a estos revoltosos con la aquiescencia de un Del Bosquets congratulado viendo que la paz había vuelto a la selección. Aquí sí, unos se parten la cara por otros en un bella escena de hermandad y sintonía. Esta violencia gratuita tiene el sentido de otorgar al equipo una identidad y una unidad necesaria. A diferencia de lo ocurrido días atrás, esta tángana tiene ni más ni menos que como objetivo la unidad del combinado nacional, mientras que aquella pretendía justamente lo contrario, esto es,  romper el fútbol español nada más y nada menos que durante todo un clásico donde nunca se vió un grado tan alto de violencia.

Como prueba gráfica de que la selección española es un bloque unido dejo el vídeo de la tangana que demuestra que Mourinho ha traído al fútbol español la violencia.

La elección del Balón de Oro

Hay cierto revuelo acerca de la elección del Balón de Oro. Y no me extraña, aunque hace tiempo sabemos que estas votaciones, ya sean las antiguas del Fifa World Player o las actuales en las que se fusiona con el Balón de oro siempre han sido muy confusas.

balón-de-oro-fifa

Para empezar no se puede comparar el desempeño de un portero con el de un delantero, ni con un defensa o centrocampista porque los goles siempre han vendido mucho más. Sería por tanto más lógico establecer un premio a cada una de las posiciones en función de su rendimiento durante una temporada, es decir, de septiembre a junio, y a julio aunque se disputen torneos internacionales.

Para continuar es necesario establecer que méritos se valoran más: si los goles, las asistencias, los títulos individuales, los colectivos o el impacto mediático del jugador. Estableciendo criterios numéricos podríamos saber porque Messi ha sido este año mejor jugador que Xavi habiendo disputado un mundial sin marcar goles. O podríamos saber si el gol de Iniesta en la final vale más que toda una temporada con un rendimiento realmente pobre. También sabríamos porque los goles y asistencias de Sneijder apenas cuentan habiendo ganado asimismo el triplete y llevado a su equipo a la final del mundial

Son simplemente criterios que desconocemos y desconocen también los futbolistas, entrenadores y corresponsales de France Football que votan. Lo hacen por tanto en función de sus propios criterios subjetivos sin la necesidad de justificarlo con hechos objetivos. Por ejemplo, Capello en su votación consideraba a Maicon el tercer mejor jugador.

El origen de la polémica suscitada en España se centra en denunciar que en otras ocasiones siempre se ha votado a un jugador campeón del mundial, como sucedió con Cannavaro. Por la misma regla de tres jugadores como Iniesta o Xavi deberían estar sí o sí como campeones. La cuestión no es que este año se hayan cambiado las reglas, a pesar de haberse fusionado ambos premios, sino que nuevamente se ha dejado a la subjetividad de los votantes que han votado la mayoría no al mejor jugador de una temporada sino al que consideran mejor jugador del mundo.

Los mal pensados dirán que los franceses son malvados y que nos odian. Yo más bien creo que es al revés porque lo cierto es que de más de 600 votos solamente 3 eran franceses…

Otro año más sin balón de oro para los españoles y ya van muchos…demasiados. Lo cierto es que a pesar del gran rendimiento colectivo todavía no ha aparecido el típico jugón español que con goles y asistencias lidere al equipo desde la delantera o la mediapunta. Jugadores tipo Cr7 o Messi, o Zidane o Ronaldo que todo el mundo pueda identificar como el mejor del mundo sin discusión. Un jugador que si fue Luis Suárez o al menos eso parece porque le dieron el Balón de Oro, y que pudo haber sido Raúl González aunque lo cierto es que siempre le falto un peldaño para alcanzar el nivel de crack histórico.

En todo caso, la vida continua y seguro que ahora mismo algún chaval indignado y con mucho talento está trabajando en alguna cantera de España para ser el próximo Messi o Cristiano. Es lo que único que el falta al fútbol español, un balón de oro.

¿A quien le daría yo el balón de oro?

Sabemos que todo juicio relacionado con el fútbol tiene elementos subjetivos. A unos nos gustan unos jugadores distintos que a otros. Por eso, las votaciones sobre el balón de oro son particulares de cada entrenador, dentro de una nómina de candidatos muy amplia. A pesar de eso, me queda una sensación de que no se sabe lo que se premia realmente. Se habla en las bases del concurso de repercusión futbolística, títulos colectivos e individuales, todo ello dentro del año natural y sin establecer límites ni porcentajes concretos.

Vaya por delante que para mi el balón de oro es simplemente el futbolista más determinante en el futbol, dentro del año natural. Y lo es en forma de goles, asistencias y repercusión sobre el juego de su equipo. Son buenos ejemplos de balones de oro Zidane, Cristiano Ronaldo, Messi, el primer balón de oro a Ronaldo y muchos más. Son para mi malos ejemplos Cannavaro, Matías Sammer e incluso el segundo Ronaldo que “solamente” ganó un mundial. Aunque, en este último caso es imposible pensar en Ronaldo limitándolo a su desempeño en ese año, que es lo que pasa con estos premios, que se premia también la trayectoria.

1

Por eso, yo separaría tres momentos a analizar:

-Los cinco o seis meses antes de los mundiales o eurocopas. En estos meses hay que valorar las competiciones domésticas(Copa y Liga) y la Champion League. Y para mi este año hay tres candidatos claros:

*Sneijder, que hizo el triplete y fue el líder de su equipo, marcando goles y asistiendo

*Robben, que logró el doblete con el Bayern de Munich y llegó a la final de la Champion League siendo el jugador determinante

*Messi, que ganó la liga con el Barcelona, fue bota de oro y el mejor jugador de su equipo

Estoy teniendo en cuenta para seleccionar a estos tres criterios individuales y colectivos. Podría incluir a Xavi, pero para mí es menos determinante que Messi y podría incluir a Cristiano Ronaldo pero no ganó nada. En mi opinión este desempeño es el más importante, tanto por tiempo (5 meses) como por momentos claves y lo valoro al 50%.

El Mundial. Este torneo es importante por su repercusión mundial, pero a nivel de tiempo no dejan de ser siete partidos y en realidad no tiene más calidad que la Champion League. Por eso lo valoro al 30%. No creo que nadie pueda ser el mejor jugador del mundial por siete partidos, a no ser que sea un jugador de una selección tipo Nicaragua o Arabia Saudi y lleve a su equipo a la victoria con dos goles por partido. Mis candidatos aquí serían:

*Sneijder: nuevamente el holandes porque llevó “casi el solo” a su selección a la final.Con un gol en la fase previa, marcó además en semifinales un gol,  en cuartos los dos goles que echaron a Brasil  y en octavos un gol y una asistencia.

*Iniesta: además de su gol que es importante, fue clave en la selección por su verticalidad.

*Casillas: lo aplicable al de Fuentealbilla vale también para el de Móstoles. Un jugador clave para España. Salvó un penalti, fue determinante contra Alemania y le paró un balón imposible a Robben

En esta terna podría estar también Villa, Muller o Forlán, pero no caben todos.

Después del Mundial. En realidad estamos hablando de tres meses(de septiembre a principios de diciembre), y son meses poco importantes, sin partidos clave. Por eso lo valoro un 20%. Y los candidatos serían:

*Messi: por sus goles

*Cristiano Ronaldo, por el mismo motivo.

*Xavi: por liderar a su equipo

Una vez ponderados los tres candidatos por periodo tendría que elegir entre Messi, Sneijder o Xavi que serían mis tres candidatos finales. Podría elegir a Xavi por español pero en realidad me quedaría con Sneijder y no por ser exmadridista que sería un criterio muy absurdo sino por su incidencia en sus equipos.

Si hablamos estrictamente de números, Sneijder metió 16 goles y dio 18 asistencias mientras que Iniesta por ejemplo apenas marcó 3 goles y dio 13 asistencias. Dirán algunos que son sólo números, y es cierto, pero es que si vemos como se produjeron nos damos cuenta de la influencia de este jugador.

En los cuartos de finales, en los partidos Inter -CSKA que ganó el equipo italiano por 1-0 y 0-1 respectivamente, Sneijder dio la asistencia del gol en uno y marcó el otro gol. En las semifinales contra el Barcelona marcó un gol y dió una asistencia en el partido de ida. Además dió una de las asistencias de la final. Un papel más que relevante que llevó a su equipo al triplete por primera ves en la historia.

Si hablamos de títulos en total Sneijder ha ganado el triplete y el subcampeonato del mundial y lo ha hecho con el Inter que no es precisamente el Real Madrid ni el Barcelona y con Holanda que hacía tiempo también que no estaba en una final de mundial. Es cierto que su rendimiento de estos tres meses no es el mismo que a principio de año, pero también lo es que son meses con poco valor futbolístico.

Mi ganador del Balón de Oro: Sneijder.

Estadisticas de Sneijder

Debate en torno al balón de oro

El debate sobre el balón de oro está más de actualidad que nunca en nuestro país, gracias al último mundial conseguido. Muchos son los que consideran que tras haber ganado un mundial es realmente difícil que uno de nuestros jugadores españoles, ya sea Villa, Iniesta o Xavi, no se haga con el prestigioso premio.

Conviene en primer lugar aclarar los criterios que según el artículo 9 del reglamento del trofeo se establecen para votar al ganador: resultados individuales y colectivos durante el año en consideración;la clase del jugador (talento más juego limpio);su carrera profesional y la personalidad y carisma que posee.

Se trata por tanto de una variada gama de características que no valoran solamente el rendimiento deportivo. Si bien es cierto que históricamente el desempeño futbolístico del jugador en cuestión es determinante, y que no deja de ser un premio al mejor futbolista. Sin embargo, se tienen en consideración aspectos como el carisma del jugador.

No es de extrañar por tanto, que la mayoría de grandes talentos de la historia hayan recibido un balón de oro o varios: Kopa, Di Stefano, Luis Suarez, Eusebio, Cruyff, Beckenbauer, Platini, Van Basten, Messi o Cristiano Ronaldo. Todos ellos jugadores que han marcado épocas en sus respectivos equipos o selecciones.

Porque si algo está claro a la hora de elegir al galardonado es que es fundamental que su equipo o su selección haya desempeñado un gran papel. Por eso, en los últimos tiempos el ganador suele ser del campeón del mundial o del campeón de Europa. Así Zidane, tras el mundial del 98, Ronaldo tras el mundial de 2002 o el curioso caso de Cannavaro, tras el de 2006 ganaron el balón de oro.

Durante los años en los que no hay mundial se valora como trofeo clave la Champion League, aunque no pueden pasar desapercibidos otros torneos como la Eurocopa.

Con la excepción del ya citado Cannavaro y de Matias Sammer (en el 96) el resto de galardonados durante los últimos 20 años han sido jugadores dominantes. Jugadores absolutamente determinantes por goles, asistencias e influencia en el equipo. En los últimos años con Messi, Cristiano y Kaká cuando sus equipos ganaron sus respectivas copas de Europa, pero en años anteriores con jugadores como Ronaldihno, Rivaldo, Ronaldo, Zidane, Stoickvoc o Baggio.

Por el camino se dieron balones de oro a jugadores menos glamourosos y en mi opinión con menos influencia mundial que los citados cracks, como Owen, Schvechenko o Weah. Grandes jugadores sí, pero menos importantes.

Y ahora nos encontramos con un amplio abanico de jugadores sin tener uno predominante. Quitando a Messi que es el más dominante pero que al no haber ganado ni Copa de Europa ni Mundial quedaría descartado, el resto de jugadores seleccionables y posibles candidatos son grandes jugadores pero no el tipo de cracks mundiales que habitualmente representan el balón de oro. Los españoles Xavi, Villa o Iniesta y los holandeses Robben o Sneijder deberían ser candidatos ,al menos por triunfos colectivos y por rendimiento individual. Paradigmático es el caso de Sneijder que lo ganó todo con el Inter de Milán siendo él el motor, llegando también a la final del Mundial. De Robben se podría decir lo mismo, aunque le ha faltado levantar un gran título.

En el caso de los españoles, su desempeño colectivo se basa sobre todo en un gran mundial. Como pilares de la selección española, se podría decir que sin su concurso habría sido muy difícil levantar la copa. Y sin embargo, son solamente 7 partidos, ¿se puede otorgar un balón de oro por 7 grandes partidos?

En el caso de Iniesta por ejemplo, su desempeño a lo largo del año, con el Barcelona, ha sido más bien pobre. En liga marcó un gol y dio apenas 5 asistencias. En la champion aportó una asistencia y en al Copa del Rey solamente 2. Números sin duda pobres para el que debería ser un crack mundial. Sin ir mas lejos, el criticado Kaká ha logrado en total más de 9 goles y otras tantas asistencias. Es cierto que la influencia de un jugador va más allá de los goles y asistencias, pero si hablamos de un balón de oro su desempeño tiene que abarcar este campo, sin duda. Marcó en el mundial eso si dos goles, uno de ellos clave.

Con Xavi es distinto, hablamos de un jugador que es motor en todos sus equipos. En el Barcelona es el jugador clave, habiendo repartido este año 14 asistencias y marcado 3 goles.Pero más allá de los números, Xavi ha jugado prácticamente todos los partidos, siendo en muchos de ellos el mejor del equipo. En el mundial su rendimiento ha sido similar.

Y si hablamos de Villa, hablamos de un goleador, clave para que España alcanzase la final del mundial. En la liga, hizo del Valencia un equipo competitivo gracias a sus goles.

Así pues, descartaría de pleno a Iniesta puesto que solamente ha destacado en el mundial. La última vez que ocurrió algo parecido fue con Ronaldo. Este se presentó en el mundial después de un año lesionado, con un claro sobrepeso. Y sin embargo marcó siete goles para convertir a su Brasil en campeona. Aqui está claro que se valoró el carisma de Ronaldo y su carrera. Algo que por desgracia no tiene Iniesta.

En definitiva, si ha de haber un balón de oro con los criterios actuales, debería ser uno de los holandeses o Xavi. También metería en el cuarteto a Messi, por su rendimiento antes del mundial y después. Pero claro, si nos ceñimos a los criterios del trofeo, por cierto, ahora fusionado con el Fifa World player, quizá no deberíamos incluirle.

Como toda valoración con cierta subjetividad es difícil decidir uno. ¿Mi valoración? Yo lo dejaría en blanco…

España pierde el toque

La selección española cayó en ayer en las semifinales de la Copa Federación por 2-0 en un mal partido. Bien es cierto que los americanos defendieron como si fuesen italianos, pero aún así, se espera más de la campeona de Europa y más si aspira a ganar el próximo mundial.

Aquí van algunos detalles que para son claves:

1)La ausencia de Iniesta: Andrés Iniesta es a España lo mismo que al Barcelona, un jugador tremendamente vertical capaz de abrir defensas.La gran diferencia es que el equipo azulgrana cuenta también con Messi. Se le ha echado mucho de menos y su titularidad es clave en España para lograr ganar a equipos tan cerrados.

2)La ausencia de Silva: el canario es otro de los jugadores claves que propiciaron que España no perdiese nunca el balón.Sus asociaciones con Xavi e Iniesta fueron de lo mejorcito de España. Para mi otro titular indiscutible.

3)Xabi Alonso no es Senna: me parece buena la apuesta porque Senna ya ha dado muestras de cansancio de no poder rendir a la altura. Desgraciadamente se nota bastante la diferencia, y de hecho ayer le falto a Xabi la sencillaz de Senna.Además falló demasiados pases.

4)Se abusó de los centros: fueron muchos los centros al área, sobre todo de Sergio Ramos y de Riera y ni Villa ni Torres consiguieron rematar ninguno. Si a del Bosque le gusta jugar por bandas y el equipo rival es especialista en balones aéreos quizá debió sacar a un especialista rematando como LLorente.

5) Cambios poco acertados: la entrada de Cazorla no aportó realmente nada, aunque si lo hizo la de Mata.Eché de menos tomar más riesgos como quitar a un defensa, o quitar a Xabi Alonso y meter más pólvora.Además Del Bosque sólo hizo dos cambias cuando el equipo estaba claro que le faltaba frescura.

En definitiva, la nueva España me crea dudas, sobre todo en lo que concierne a su entrenador. La apuesta por Cesc no me gusta, y la falta la clarividencia y los riesgos que tomó Luis. Siempre he dicho que Del Bosque no es un entrenador sino un alineador, y ayer ni siquiera.

A la primera dificultad seria, España no ha dado la talla, y le ha faltado cintura, la misma que si tuvo Luis. Veremos como evoluciona esto, pero yo siempre lo he dicho y aqui lo repito a falta de un post sobre ello, no me gusta Del Bosque

Paradojas del Fútbol

Hace un año el Barcelona era goleado por 4-1 por un Real Madrid que iba a conseguir su segundo triunfo consecutivo en liga. Por el contrario , el Barcelona se hallaba en una crisis tal que parecía que incluso Laporta iba a tener que dimitir.Afortunadamente para él, la moción de censura no prosperó y hoy la situación es justamente la contraria.

 Tras el aplastante 2-6 del sábado pasado ( una de las mayores goleadas recibidas por el Real Madrid en su campo) parece que un brujo haya realizado un conjuro para cambiar las personalidades de ambos equipos.

 El Real Madrid ha sufrido tanto con la derrota que parece que hubiera que echar a los 24 jugadores,entrenadores,presidentes,utilleros y todo lo relacionado con la ominosa derrota.

 El Barcelona, por el contrario, vive en un mar de paz, con la liga ya en el bolsillo tiene a tiro la final de la Champion y la Copa del Rey. El otrora fracasado Henry es este año un ídolo y uno de los artífices del éxito blaugrana. Los dudosos se han convertido en piezas básicas y los nuevos Alves y Piqué parece que llevaran toda la vida en el equipo.

 El aficionado inexperto pensará que el Barcelona dominará durante los próximos 4 años mientras el Real Madrid se hunde. Pero los que llevamos un buen tiempo en esto, sabemos que el fútbol es sobre todo un estado de ánimo.Y lo que hoy es excelente mañana es espantoso. Incluso una lesión de un jugador clave, llámese Iniesta o Xavi, o la recuperación milagrosa del mejor Sneijder o un fichaje crack, pueden cambiar absolutamente la dinámica de uno y otro equipo.

 Asi que, lo que toca es disfrutar del gran juego del Barcelona y aplaudir la apuesta de Guardiola por la cantera y el juego de ataque, pero sin olvidar que el Real Madrid siempre estará ahí.Quien sabe si será de manera inmediata con la más que probable llegada de Florentino y algún crack, o dentro de dos años, o tres o cuatro.

 Lo que está claro es que queda mucho partido por jugar, el partido de toda una historia de rivalidades.