La hora de Benítez

Llega Benítez al Real Madrid con la difícil misión de contentar a la prensa, aficionados y presidentes, y sobre todo con la misión de ganar títulos. Ese será su gran aval para aguantar como entrenador tras las destituciones de Ancelotti, Mourinho y Pelegrini, todos acusados del mismo delito: no ganar un título grande en su año de cese. Con un vestuario descontento por la marcha de Ancelotti, una prensa siempre en pie de guerra y una afición desconcertada con el rumbo de acontecimientos, es la hora de Rafael Benítez.

El técnico puede emular a Camacho, que sustituyó a Queiroz, la apuesta después de Del Bosque, o puede intentar parecerse a Mourinho y aguantar 3 años en el equipo blanco, hasta ahora el máximo tiempo que le han durado los entrenadores a Florentino Pérez (y al resto de presidentes del Real Madrid desde 1970). No lo tendrá fácil en ningún caso, y aunque algunos precedentes no le avalan, quién sabe si con la mejor plantilla del Real Madrid en mucho tiempo puede el técnico madrileño triunfar.

Historial de Benítez

Historial de Benítez

En sus anteriores etapas en clubes de exigencias parecidas al Real Madrid, el Inter de Milán del triplete o el Chelsea, salió mucho antes de la cuenta enfrentado con los pesados pesados. Zanetti y Materazzi y Lampard y Terry respectivamente lideraron una rebelión que dio con el técnico español en la calle. Aquí le esperan Casillas y Ramos, ambos idolatrados por la prensa y afición (gran parte), con más de un precedente de expulsión de un entrenador y de pulso al presidente y con el apoyo silente de unos y ruidoso de otros. Jugadores como Marcelo o Pepe, segundos capitanes o Cristiano Ronaldo es fácil que no acepten los corsés tácticos y las imposiciones de un técnico obsesivo y controlador.

El mejor momento de Benítez como técnico coincide precisamente con sus primeros años en un equipo de élite, el Valencia F.C al que entrenó después de lograr un ascenso con el Tenerife, con el handicap de motivar a unos jugadores que venían de perder dos finales de Champion League. En esos 3 años ganó dos ligas, siendo el resultado en eliminatorias agridulce, cayendo eliminado en 2ª ronda en la copa del rey además de una descalificación, pero compitiendo en Europa hasta conseguir la Uefa League en su último año, logrando un doblete histórico para el equipo che.

Curiosamente, de las tres temporadas, la segunda fue la peor, cayendo el equipo en una relajación, en palabras del propio técnico, siendo en ese momento incapaz de motivar a unos jugadores que venían de ganar la primera liga del Valencia en décadas.

Después se hizo con las riendas de un Liverpool sin demasiadas exigencias y sin estrellas, más allá de un imberbe Xabi Alonso, del eterno capitán Gerard y del mejor Torres. Con aquel Liverpool consiguió la Champion League, con una remontada histórica, precisamente ante el Milán de Ancelotti, pero nunca logró ganar una liga, con resultados más bien discretos.

Rafa Benítez es ante todo un estudioso del fútbol, alguien que entiende el deporte como multitud de factores donde el talento y la creatividad son solo uno más, y quizá no los más importantes. El aspecto táctico o el físico son detallados al milímetro por todo su equipo, debidamente preparado y concienciado.

La concepción del madrileño del fútbol se resume en las siguientes palabras publicadas  en ‘El País’ en 2010:

A veces, tengo la sensación de que se confunde la calidad técnica con el talento y jugar bien con tener mucha posesión del balón. Para mí, cuando un futbolista juega bien es cuando hace lo que tiene que hacer en cada momento, cuando elige la mejor opción. A veces, un despeje en una situación comprometida es la única solución y, por tanto, tomar esa decisión demuestra calidad. Dominar el balón muy bien, regatear o pasar muy bien puede resultar erróneo si se hace cuando no se debe. Evidentemente, la calidad técnica ayuda a ejecutar mejor lo que el jugador ha pensado, pero la clave está en pensar, en entender el juego, y elegir bien. Por eso me gusta hacer razonar a los jugadores para que comprendan ellos mismos por qué hacemos las cosas de una manera u otra

Conjugar esos criterios con las demandas de parte de la afición y prensa, que reclaman, por ejemplo, la presencia de jugadores ofensivos sin tener en cuenta las necesidades defensivas del equipo, va a ser una de sus grandes tareas. Sus equipos se empiezan por atrás y es un entrenador que antepone el equilibrio y la solidez por encima del resto de conceptos. Quizá por eso sorprenda que en último año en el Nápoles su equipo haya recibido 50 goles, la peor cifra encajada por todos sus equipos.

Desde el punto de vista de manejo de vestuario y relación con los jugadores se parecería más a Mourinho que a Ancelotti aunque no tiene la mano izquierda del primero con los jugadores. Mientras que Mou era para muchos una especie de padre-líder-amigo, Benítez mantiene la distancia siempre como entrenador, siendo quizá ese su principal defecto. Si Ancelotti ha sido un entrenador condescendiente en exceso, Benítez es rígido en exceso.

Para Benítez los jugadores son como soldados, que tienen que cumplir un papel y un guión. Y eso, es algo factible en clubes sin estrellas como eran el Valencia o el Liverpool, sus dos mejores equipos, pero difícil en el Real Madrid. En el equipo blanco son más las estrellas que los gregarios. Y existe además cierta tendencia a la autogestión y autocomplacencia. Algo que se ha visto por ejemplo este año con jugadores acostumbrados a jugar lesionados si lo consideraban, a no cuidar su peso, a reprochar a un compañero que marque un gol, a desórdenes tácticos…Nada de eso lo va a tolerar Benítez. Y tampoco las imposiciones de un presidente al que le gustan demasiado los mediapuntas y fichar a la estrella de turno.

Esa cuádruple gestión de vestuario, presidente, prensa y afición es el gran reto de Benítez. Avalado por el todopoderoso Jose Ángel Sánchez (JAS), auténtica mano derecha de Florentino Pérez, tiene ante sí conseguir rentabilizar deportivamente una plantilla de ensueño, más todos los fichajes que pueda pedir. Ahora bien, en el momento en que la balanza se desconfigure y alguno de esos 4 elementos se descompense, Rafael Benítez puede seguir el mismo destino que el resto de entrenadores: salir por la puerta de atrás del mejor club del mundo.

Lo cierto es que es la oportunidad deseada para un entrenador que empezó su carrera en el Real Madrid B. Quizá por eso y ya curtido con las experiencias de Inter y Chelsea; conocedor de las exigencias propias del Real Madrid , sobre todo a nivel de juego y con el apoyo total de un presidente al que no le quedan más cartuchos, sea capaz de adaptar sus múltiples conocimientos futbolísticos y lograr muchos títulos.

 

 

El ocaso del mejor equipo del mundo

Después del triplete y del triunfo engañoso en el mundialito de clubes, el mejor equipo del mundo parece definitivamente abocado a no repetir este año varios de su triunfo. Su posiciónen la liga, lejos del A.C Milán y del Napoles y su diferencia de solidez defensiva con respecto al año pasado hace pensar que estamos ante un equipo totalmente diferente. En realidad son las mismas caras pero con distinto entrenador.

Lo que si ha cambiado en la liga italiana es la tendencia, ahora por primera vez en mucho tiempo retomando el viejo duelo de la época de Maradona entre A.C Milán y Napoles. Entre medias se cuela el Lazio y el propio Inter que a última hora puede dar una sorpresa. Jugadores y calidad no le falta.

Es curioso en todo caso, recordar la presencia europea, hace no tanto, de colosos como el Parma, el propio Lazio o la Fiorentina. Aquellos tiempos de equipos italianos derrochando dinero han cambiado y ese dinero se ha movido a las ligas española e inglesa. La primera con la presencia de Real Madrid y Barcelona y la incipiente llegada de grandes jeques y millonarios.

Y todo, para disputarse el título de mejor equipo de Europa, y del mundo. Hasta ahora todavía lo es el Inter de Milán, no solamente por ganar la Copa de Europa sino por ganar también la liga de su país y su respectiva Copa del Rey. A algunos les gustará mas o menos su juego pero los títulos están para algo.

Mientras tanto, en la liga española, el mejor equipo del universo y de la historia (un título por encima de campeón de Europa) ha pinchazo mucho tiempo después contra el Sporting de Gijón. Sea por un bajón físico o por un mal partido, lo cierto es que el Barcelona le ha demostrado al resto del mundo que a veces son humanos. El año pasado lo fueron en la semifinal de la Copa de Europa y en la Copa del Rey contra el Sevilla, aunque algunos olviden estos partidos. El año anterior, directamente no tuvieron esa pizca de humanidad pero si esa pizca de suerte necesaria para ganarlo todo. Y mérito que tuvieron, tanto, que el Barcelona es el único equipo que ha ganado en un solo año nueve títulos. Primero el sextete y el año pasado el triplete…

Pero retomando, ahora mismo es el Milán de Robihno, Ibra-apestado y Cassano el que lidera la liga italiano. Y lo hace a pesar de que muchos decían que el equipo italiano era poco menos que una panda, tras no ser capaces de ganar al Real Madrid en ninguno de los dos partidos. Ahora resulta que es un equipo peligroso, temible incluso, y con serias posibilidades de obtener un título.

Mourinho, el mejor entrenador del mundo

Jose Mourinho

Jose Mourinho

Sí amigos, Mourinho is the one, concretamente the special one. Lo dijo él en su presentación con el Chelsea, y lo repito yo aquí en este, mi humilde blog. Si le preguntas a un aficionado sobre Mourihno te puede responder 3 cosas: es el mejor, es un chulo o es defensivo. De estas 3 posibles respuestas dos son verdad, aunque una matizable y la otra es mentira. Empecemos por la mentira que dice que Mourinho es un técnico defensivo.

El aficionado medio tiene en su cabeza el Inter de Milán, y sobre todo el partido contra el Barcelona en el Camp Nou y se olvida de todo lo demás. Se olvida de que en la ida el Inter le metió 3 goles al Barcelona, se olvida de que el Chelsea de Mourinho era una máquina de jugar al fútbol, y demuestra también que no ha seguido lo suficiente a Mou como para emitir este juicio de valor.

Mourinho es ante todo un entrenador pragmático que se adapta a las distintas situaciones. Tiene la etiqueta de defensivo porque sus equipos defienden muy juntos y muy bien. ¿Pero no defiende bien acaso el Barcelona del tiqui-taca? ¿Y que es el tiqui-taca? ¿Sería capaz Guardiola de hacer este juego con centrales sin capacidad de sacar el balón limpiamente como Lucio y Samuel?¿Y sin Xavi? ¿Acaso no es éste una pieza clave? Y digo lo contrario, ¿que haría Mou en el Barsa?¿Le diría a Pique que diese pelotazos y a Xavi que hiciese lo propio o por el contrario les dejaría jugar?. Esta es la realidad del fútbol, depende de los jugadores y de los equipos y por eso los entrenadores parecen a veces buenos y otras mediocres.Y el ejemplo más claro es Del Bosque, campeón de Europa y luego fracasado en Turquía.

El buen entrenador es el que es capaz de adaptarse a las situaciones y a los equipos. Mourinho vio claramente como el Inter tanto por la edad de sus defensas como por la no demasiada calidad de medio del campo, tenía que tener un juego basado en el contragolpe. Aprovechando el juego de espaldas de Milito, la velocidad de Etoo y la calidad de Sneijder.  Aún así, en Italia el Inter tiene etiqueta de equipo ofensivo porque utiliza a jugadores ofensivos. En el Chelsea el juego estaba basado en la presión al rival y en el ritmo que imponía. Jugó muchos partidos con extremos, utilizando a Duff y A Robben y llegó a alinear a 5 delanteros  por ejemplo cuando le ganó al Barça 4-2 en marzo de 2005, salió con Lampard, Duff, Joe Cole, Gudjohnsen y Kezman como bien explica Maldini que de fútbol internacional sabe bastante.

Mourinho en su primera etapa en el Chelsea

Mourinho en su primera etapa en el Chelsea

Así pues, la imagen de defensivo de Mourihno es en realidad la virtud de tener una tremenda capacidad de adaptación. No olvidemos que se formó como segundo entrenador de Van Gaal y de Boby Robson (ambos podrían ser definidos como «ofensivos»). Además se tituló en INEF y se sacó el título de entrenador con la intención de conocer el juego al milímetro, teniendo en cuenta no solo los aspectos del juego sino también los aspectos psicológicos como la motivación o el manejo de la presión.

Lo que me gusta de Mourinho es que es capaz de formar equipos competitivos.Porque ese es finalmente el objetivo. Ganar títulos depende de tener un equipo competitivo. Así que el objetivo nunca puede ser ganar una Champion si no ser capaz de competir contra los mejores.

Y eso es lo que ha hecho Mourihno con 3 equipos muy distintos. Con el Oporto ganó un triplete (liga, UEFA y copa) y después la liga y la Champion League. Dirán algunos que tenía muy buenos jugadores, pero en realidad esos jugadores era buenos gracias en gran parte a la dirección de Mourinho. Gracias al portugués, Europa descrubrió a un jugador como Deco que de no haber estado en el Oporto hoy estaría en cualquier equipo de medio pelo. Destacaron también en ese equipo Maniche, Carvalho o Costihna, ninguno considerado un crack mundial. Y aún con todo, Mou fue capaz de plantarse en la final de Champion y ganar 3-0.

Mourinho ganando su primera Champion en el Oporto

Mourinho ganando su primera Champion en el Oporto

Lejos de ser un entrenador conformista, Mourihno que como el mismo dice podría haber vivido a cuerpo de rey en el Oporto con el sueldo que el quisiese,  prefiero tomar la vía difícil y se fue a un equipo que por entonces no era nada. Es cierto que el Chelsea tenía los millones de Abramovic, pero también lo es que llevaba 50 años sin ganar nada. Era con muchas similitudes como el Machester City de hoy en día. Mou lo cogió, ganó dos premiers consecutivas y logró hacer un equipo competitivo, capaz de llegar a dos semifinales de Champion, eliminado al campeón y cayendo con el futuro campeón. Concretamente cayó contra el Liverpool las dos veces, una por penaltys y después por un solo gol. Además fue eliminado en octavos por el Barcelona campeón de Rijkaard, plantando cara ,eso si.

No sabemos muy bien si se fue o le echaron, pero parece claro que su relación con el magnate ruso se fue deteriorando, en gran parte porque Mou no pidió a Shevchenko entre otros fichajes. Lo único cierto es que se fue al Inter. Un equipo ya formado por Mancini pero al que ha llevado a un triplete histórico y a ganar el año anterior la liga.

Pero si hablamos de un entrenador ganador tenemos que hablar no sólo de sus títulos si no de los números de sus equipos que son los que realmente demuestran que estamos ante un entrenador netamente ganador.

En toda su carrera Mourinho solamente ha perdido 16 partidos por 2 o más goles. Sobre 432 encuentros, es decir, un 3.7% ,la cifra es cuanto menos impactante. Otro dato igualmente espectacular es el que dice que Mou lleva sin perder en casa desde 2002. Más de 8 años con 3 equipos distintos habla de un entrenador capaz de hacer que sus jugadores suden hasta la última gota de sudor y sangre.

Podemos decir después de todo este arsenal de números, que incluirían más de 18 títulos con 3 equipos distintos, que Mourinho es un tipo chulo y arrogante. Seguramente tendría motivos para ello, aunque nos estaríamos quedando en la superficie. Mou en realidad muestra una cara muy distinta de la suya real. Digamos que interpreta un papel para protegerse.

Es algo parecido a lo que hace Cristiano Ronaldo, que llegó al Real Madrid con fama de tipo chuleta y mimado, y ha acabado demostrando que es tan humilde y trabajador como los demás. De hecho así lo han dicho todos los jugadores del Real Madrid que hablan de un tipo cercano, divertido y normal. Justamente lo mismo que Mourinho, que sin embargo interpreta ese papel de tipo malo y arrogante para entre otras cosas centrar todas las críticas. No es tan distinto de lo que hace Guardiola, aunque este le da un toque de falsa humildad. Mourihno es en realidad un entrenador sincero y directo, como bien muestra esta entrevista. Es el Cristiano de los entrenadores.

Pero sería realmente muy triste quedarse en la cáscara de este personaje y no ver a un tipo simplemente genial, capaz de acercarse a los aficionados tras perder un título y obligar a sus jugadores a irse del campo con la cabeza alta. Todo ello mientras la afición corea su nombre y el del equipo. La misma afición que echa de menos al entrenador. Justo igual que la afición del Inter que seguramente le echará de menos después de ver como todos los jugadores se abrazaban a Mourinho diciéndole seguramente no te vayas por favor Mister, eres el mejor.El mismo entrenador que entre lágrimas se despide de su afición. De hecho Zaneti le dijo varias veces «eres un grande». Que diga eso un tipo de 36 años con mucho fútbol a sus espaldas es cuanto menos sorprendente.

Mourinho despidiéndose de Zanetti, entre lágrimas

Mourinho despidiéndose de Zanetti, entre lágrimas

Sí, es posible que este tipo se muestre en ocasiones chuleta y prepotente pero en realidad la mitad de las veces solamente lo hace por el bien de su club. Igual que cuando defiende a sus jugadores y dice que son los mejores del mundo. Igual que cuando contesta a críticas de otros entrenadores. Si ese es el precio que un equipo tiene que pagar por tener al mejor, me parece poco. Unas pocas perlas verbales, con bastante gracia y mucho sentido que siempre están dichas en defensa de ataques que le han lanzado. Mou no se queda callado, es claro y directo. Un tipo seguro de si mismo, que es como leía por ahí humilde con los pequeños y arrogante con los grandes.

Mourinho es en definitiva el entrenador del siglo XXI, capaz de adaptarse a distintos estilos, sin una libreta fija; capaz de hacerse respetar hasta por la estrella más indolente; conocedor como pocos del juego y de todos los aspectos tácticos; con un manejo de la psicología que se demuestra cuando se ve a sus equipos entregados; capaz de manejar la presión y la prensa, y capaz de convertir los clubes en estructuras profesionalizadas y serias que tienen como norma fija el trabajo, la seriedad, el rigor, la calidad y la profesionalidad.

Por todo ello es el mejor entrenador del mundo.

Ronaldo, el último gran depredador

«Ronaldo es gol y espero que sea así siempre para ayudar al fútbol. Por eso arriesgo y no tengo miedo de errar.” Ronaldo hablando en primera persona después de su primer gol tras el calvario de lesiones.

Esto dice de si mismo Ronaldo, el que fuera el mejor futbolista del mundo, con infinidad de distinciones individuales, desde balones de oro, Fifa World Player hasta máximo goleador.

Ronaldo ha representado como pocos el gol, quizá junto con Pelé los dos auténticos goleadores de la historia del fútbol. Como ha demostrado con su reciente tanto, Ronaldo es el gol en estado puro, independientemente de la edad, peso, equipo. Después de una lesión o justo antes siempre ha marcado. Y no lo ha hecho de cualquier manera sino que algunos de los goles mas espectaculares que se recuerdan son de Ronaldo. Sobre todo de su época del Barcelona cuando estaba fino y musculoso. Pero también recuerdo aquella bicicleta imposible en la final de la UEFA o varios goles con el Real Madrid.

Ronaldo Nazario

Ronaldo en la final de la UEFA

Ronaldo ha aunado al mismo tiempo dos características que por si solas son determinantes pero que juntas son sencillamente letales: potencia y velocidad junto con calidad y técnica. Porque no debemos olvidar que Ronaldo después de su grave lesión con el Inter tuvo que reinventarse. Pero aún asi, seguía siendo veloz y sobre todo mantuvo la calidad para hacer controles imposibles en velocidad, para colocar el balón fuera del alcance del portero o para romper al defensa en mil pedazos.

Para mi Ronaldo es uno de los 5 mejores jugadores de la historia sin duda. Y no sólo por lo que hizo sino por lo que pudo haber hecho sino hubiese sido por las lesiones y por su «vida disoluta». Porque lo que determina para mi que un jugador entre en el olimpo de los dioses es precisamente que se vuelva a dar uno igual.Y sinceramente veo difícil volver a ver a un jugador con ese instinto depredador delante del portero, un jugador tan diabólicamente letal.

Y si de números hablamos, sencillamente no hay comparación posible. En una sóla temporada en el Barcelona hizo 47 goles en 49 partidos. Con el Real Madrid marcó 104 goles en 177 partidos. En total ha marcado 279 goles en  423 partidos, es decir, un promedio de 0.65 goles por partido, ¿alguién da más? Y lo poco que le quedan en su nueva etapa.

En fin, Ronaldo merecería un Blog el sólo con todos sus goles, pero aquí sólo pretendo poner de manifiesto mi admiración por el mejor delantero que he visto jamás, y que mucho me temo veré. Admiración que independientemente de los últimos sucesos y pequeños escandalos sigue intacta por lo mucho que representa para el deporte un jugador que ha visto su carrera truncada en varias ocasiones. Porque Ronaldo no representa sólo la calidad pura y también porque no decirlo la fiesta brasileña, sino también el afán de superación, las ganas de luchar contra lesiones de muchos meses, el esfuerzo diario en el gimnasio o el combate con la mente que se muestra temerosa de la vuelta a los terrenos

Hoy intuyo en la figura de Ronaldo, aquel chico larguirucho y veloz como el viento, y pienso en lo mucho que le debe gustar el fútbol para volver a los 32 años después de tantas lesiones. Por eso Ronaldo es tan grande, porque siempre volverá, porque decir Ronaldo es decir gol, y decir gol es hablar de fútbol. Ronaldo es simplemente la quintaesencia del fútbol.

Enlaces relacionados:

Pegado al palo