Sufrir para ganar: Kiev espera al Real Madrid

IMG_20180501_231634

Para ganar la Champion League hay que ganar solamente 7 partidos (mas los 6 de grupo),es el nuevo mantra para deslegitimar lo logrado por el Madrid y valorar así más una liga de 38 partidos. Y efectivamente, son “solo” 7 partidos, pero algunos como el disputado contra el Bayern de Munich ayer, equivalen a toda una vuelta de la liga, como mínimo.

El Real Madrid sacó adelante una eliminatoria dificilísima, siempre con la sensación de que el Bayern de Munich se impondría de una u otra manera. Por el centro, por la izquierda, por la derecha, de córner. El gran mérito del Madrid ha sido salir vivo contra un equipo que puso absolutamente todo lo necesario para ganar.

Pero el Real Madrid puso también lo necesario para defender la eliminatoria, suerte incluida, necesaria pero insuficiente sin el partido en defensa de Ramos y Varane y sobre todo Keylor Navas. Tres jugadores hoy colosales que han solventado los muchos problemas defensivos ofrecidos por el equipo.

Empezaba el Real Madrid el partido con una apuesta de Zidane: sacrificar a Casemiro, que sufrió como el resto del equipo en Munich, especialmente en la salida de balón, y con Lucas en la derecha, una solución supongo que de emergencia, entendiendo que Nacho no debía estar al 100% ni Achraf preparado. Pues bien, el planteamiento no logró solventar los errores de la ida y más aún, se incrementaron.

A la espalda de Kovacic se colaron absolutamente todos los jugadores del equipo alemán. Mientras Modric trataba de ayudar en la derecha con las embestidas de dos jugadores de la talla de Alaba y Ribery. Con Kroos también especialmente perdido, el centro del campo del Real Madrid naufragó muchos minutos. James hizo estragos y Thiago también jugó a placer.

Ese naufragio afectó al control de la pelota, que no ha sido del Madrid en prácticamente ningún momento de la eliminatoria. Y sin el balón al Madrid solo le quedaban contras peligrosas o grandes destellos, como el de primer gol de Benzema, que viene de una jugada del Real Madrid con más de 20 toques. Fue el francés de los pocos que sostuvo el frente ofensivo del equipo. Un partido maravilloso, muy del francés, asociándose muy bien y rematando con dos goles, uno de gran remate y otro de oportunista. Eso es precisamente lo que se le ha pedido al galo, añadir goles a su rendimiento, y actitud, algo que sí ha tenido en este partido, con 7 recuperaciones.

Supongo que la presencia de Benzema va en el debe de Zidane, como el resto de la alineación va en el haber. Pero lo más sorprendente es que con todo, con un Bayern que parecía un rodillo, un Real Madrid que no ha tenido su mejor eliminatoria, se ha pasado a la final. Influyen en este tipo de partidos todos los detalles y los fallos se penalizan especialmente. El fallo del portero alemán pero también los fallos contra la portería de Keylor. Pero no hay ni pizca de deshonor en pasar a la final achicando agua hasta el minuto 96 como el Real Madrid, ayer. Al revés, que un equipo como el Real Madrid, diseñado para controlar el balón y atacar, defendiese con el cuchillo entre los dientes como ayer, le añade aún más mérito. Incorpora un registro más a este equipo capaz de jugar de distintas maneras, en función de los escenarios y circunstancias.

Hay una diferencia gigante entre este Real Madrid y el de Mourinho, que en el 2012 cayó precisamente en penaltis contra los bávaros. En aquella eliminatoria el equipo no supo defender el resultado y tanto en ese partido como en la eliminatoria contra el Borussia de Dormund el año siguiente, el equipo no supo materializar las oportunidades de gol, y cometió errores que le penalizaron. Lo mismo que al Bayern ayer.

A eso se le llama competir, y esa manera de defender y de aprovechar las oportunidades ha sido el sello de muchos equipos italianos durante años, y lo fue del Atlético de Madrid, que era un equipo letal en ataque, con un gran portero y un equipo defendiendo. El mismo mérito concedido a ellos debería concedérsele hoy al Real Madrid.

En todo caso, se le de o no el mérito por el partido de ayer, los hechos son que el club blanco disputará su tercera final consecutiva, la cuarta en cinco años, casi nada, algo para lo que habría que remontarse precisamente a la época de Di Stefano. Por eso no se puede hablar de nada más que de una generación legendaria y maravillosa de este Madrid. Con sus partidos difíciles, sus baches, pero su indudable superioridad demostrada en esta Champion, eliminando a los campeones de Francia, Italia y Alemania.

No hay más difícil todavía, no hay rivales más complicados que los eliminados, pero menospreciar a cualquier posible rival entre la Roma o el Liverpool sería un error colosal. Y supongo que los jugadores, tras el sufrimiento contra la Juventus y el Bayern lo sabrán.

Ahora toca esperar rival y desear que todos lleguen sanos. Solo quedan 90 minutos para la gloria eterna. Solamente 90 minutos de una final de Champion League que para los titulares del Real Madrid y algunos suplentes viene siendo lo habitual el último mes de mayo. También para los aficionados del Real Madrid. Que nadie olvide que después de ganar las 6 primeras copas de Europa, lo habitual fue ver caer al Real Madrid antes de final. Y durante 32 años lo habitual fue no ganar una Copa de Europa.

Y ese es el gran mérito de ese equipo que han hecho  de lo excepcional algo habitual, ganar la Champion League.

Victoria en Cornellá y liderato para el Real Madrid

El partido de ayer del Real Madrid en Cornellá no pasará a la historia por su belleza. Ni falta que hace. A lo largo de toda una liga hay infinidad de partidos que un campeón tiene que ganar, sin necesidad de adornos ni de jugar bien. Se le puede llamar pegada, efectividad o competitividad.

La realidad es que el Real Madrid ganó porque el Español falló las dos que tuvo, una clarísima en la primera parte, mientras que los blancos sacaron petróleo de sus oportunidades. Una de ellas fue un golazo de James desde fuera del área. Era una jugada sin peligro, con el colombiana rodeado de dos jugadores. De la nada, sin aparente peligro, James se sacó un zurdazo que significó el 0-1, y casi el fin del partido. Tampoco había hecho nada especial hasta entonces el colombiano, ni el resto del equipo. Pero por esto el Real Madrid es el Real Madrid y James un jugadorazo.

James

James celebrando su gol en Cornellá

No me canso de decir lo bueno que es el colombiano. A nivel resolución en momentos claves está incluso a la altura e Cristiano y de Bale. Lo demostró la primera temporada, pero incluso durante la pasada, en la que a pesar de estar fuera de forma y con pocos minutos siempre tuvo recursos para sacar asistencias o goles. Me alegro que esté recuperado para la causa. Quizá no pueda ser titular indiscutible con la BBC, pero es importante que sea el jugador número 12, y que apriete a los titulares, o que incluso sea un recurso para cambiar los partidos.

El resto del partido fue una sucesión de incidentes e interrupciones hasta casi el segundo gol del Real Madrid, con una jugada maravillosa, en una combinación entre Carvajal y Lucas Vázquez, para acabar en el gol de Benzema. Nuevamente un actor secundario, como el canterano Vázquez, siempre activo, siempre peligroso.

No olvidemos que el Real Madrid compareció sin Bale y Cristiano Ronaldo  y sin Casemiro durante gran parte del partido. Pero el fondo de armario es casi ilimitado y se vieron buenas acciones de Asensio y los aportes habituales de los Modric, Kroos y compañía.

Para el olvido, por cierto, el partido de Ramos y Pepe. El portugués se contagió del de Camas. Lo de Ramos, primero con una pérdida que le supuso una temprana amarilla y después con una mano, absurda, es para analizarlo. Por suerte, el árbitro no lo vio, pero fue una mano clara, expulsión merecida, y complicaciones futuras para el equipo. Ni es la primera vez ni será la última. Y sí, Ramos es Ramos, pero también para hacer este tipo de cosas que complican más de un partido.

Bien Casilla, por cierto, que le va a poner las cosas difíciles a Keylor. Ese es el mérito de Zidane, lograr que estén todos enchufados. Hasta 11 jugadores han marcado gol y prácticamente ya han jugado todos. Ese, y la racha de victorias, que empieza a ser llamativa. Aunque está el precedente de Ancelotti, ósea que ya sabemos que lo importante no es como se empieza sino como se acaba. Pero mientras disfrutemos del liderato y de la ventaja de 3 puntos al segundo.

El Atlético de Madrid revienta el Bernabéu

El Atlético de Madrid se llevó el partido con un solitario tanto de Griezman, demostrando lo que ya sabemos hace tiempo de este Real Madrid, es un equipo poco competitivo en los escenarios complicados, ya sean duros rivales o campos difíciles.  De los últimos 8 partidos, el equipo de Zidane se ha dejado puntos en todas las salidas excepto una, con aquel golazo de Modric, y ahora ha perdido contra el Atlético de Madrid.

El balance no difiere sustancialmente del de Rafa Benítez que también perdió en casa contra el Barcelona y se dejó puntos en las visitas más difíciles. Una dinámica que, por cierto, tampoco es exclusiva de este año y se viene repitiendo en las últimas temporadas. Como dato, el Atlético de Madrid es el primer equipo que ha ganado tres veces consecutivas en el Bernabéu. Y otro dato, el Real Madrid ha ganado 1 de  los últimos 11 partidos contra el Atlético de Madrid y el Barcelona.

Por tanto, hablar del penalty no pitado a Danilo o de detalles concretos del partido, no tiene mucho sentido. Hay que analizar una falta de competitividad que se remonta por lo menos a hace tres años, que ha tenido el paréntesis del doblete de Ancelotti, con el que curiosamente se empezaron a perder este tipo de partidos en liga, algunos de manera flagrante como aquel 4-0 del propio Atlético de Madrid

La causa por tanto está en un núcleo amplio de jugadores que no son competitivos ni son capaces de trasladar su competitividad al resto de jugadores. Ponía hace poco el ejemplo del baloncesto, que nos obliga a mirar a aquellos jugadores más antiguos del Real Madrid, que una y otra vez han sido protagonistas de este tipo de derrotas. Con 1 liga en 7 años encontramos a Sergio Ramos, Marcelo, Pepe, Benzema o Cristiano Ronaldo.

Cristiano Ronaldo se lamenta

Cristiano Ronaldo se lamenta

Precisamente este último dijo ayer: “si todos estuviesen a mi nivel, estábamos primeros a lo mejor”. En sus declaraciones, Cristiano deja claro que a él le gusta jugar con Marcelo y con Pepe y Benzema, sus amigos. Lo que Cristiano olvida es que con sus amigos el Real Madrid apenas se ha llevado 4  títulos importantes en 7 años.

Y en esas declaraciones también se olvida que los mejores jugadores que el reclama también estaban en el 0-4 del Barcelona, en el que el Real Madrid bajó los brazos desde el primer momento, demostrando una falta de competitividad, nunca vista. Y por cierto, también olvida que su propio nivel es impropio, atendiendo a su sueldo de megaestrella y a su rendimiento anterior. Cristiano solamente ha marcado en un partido importante, el de la Roma. Ayer mismo, apareció pero sin gol ni precisión, que es lo que él mismo reclama en público a algunos de sus compañeros demostrando una falta absoluta de compañerismo. Quizá si en vez de Cristiano Ronaldo jugase Lucas Vázquez, Borja Mayoral o Kovacic se jugaría más en equipo, se defendería más y se jugaría con más ilusión e intensidad.

Este Real Madrid se ha convertido en un equipo sin alma, sin fuerza para levantar resultados adversos y sin recursos desde el banquillo para ello. Primero Benítez y luego Zidane. Y todo ello porque su libreto es el marcado desde arriba, por Florentino Pérez. Es el mismo libreto que se resistió a cumplir Benítez y que acabó con su dimisión y la contratación de Zidane, del que no espero nada. Si fuese el gran entrenador que esperaban muchos, el próximo partido lo jugarían por lo menos 6 o 7 actuales suplentes, empezando por Casemiro, castigado por defender, y continuando por el resto.

Pero en vez de eso, contra el Atlético de Madrid tuvimos que soportar 60 minutos infames de jugadores como James. El colombiano es el paradigma de lo que pasa en el Real Madrid. Un jugador que llegó nuevo el año pasado: joven, con ganas e ilusión, curtido por varias experiencias internacionales. Su rendimiento fue espectacular a pesar de una inoportuna lesión. Era un jugador con gol, asistencias y entrega. Parecía incluso un jugador modélico en todos los sentidos. Pues solamente un año después, no es que su rendimiento haya caído hasta convertirle en un jugador mediocre, sino que su actitud ha dejado muchísimo que desear.

Decía un entrenador portugués que tenía 3 manzanas podridas para completar el refrán diciendo que una manzana podrida pudre el resto del cesto. El Real Madrid lleva con 5 o 6 manzanas podridas tanto tiempo que aunque se renueve el cesto cada temporada la podredumbre no tarda en extenderse.

El problema es que para solucionarlo hay que echar no solamente a esas estrellas sino al presidente que las ha mimado, fichar a un entrenador apropiado -que no hay tantos-, y volver a tener un cesto limpio, sin manzanas podridas, y lo que es más difícil, inculcarles de nuevo los valores que hicieron grande a este Real Madrid.

James, a la deriva

James aterrizó en Madrid como un chico humilde,con la cabeza bien amueblada, demostrando además en el terreno de juego que era un jugador que valía los 80 millones que se había gastado el Real Madrid en él.

Con talento, joven y con inteligencia parecía que sobre él se construiría el Real Madrid de los próximos años. Pero, de pronto, hemos perdido a aquel James y tenemos una versión “benzemesca”.

El jugador francés empezó también con problemas de circulación de tráfico, como James, y ha acabado como posible extorsionador de un compañero de selección. Esperemos que el colombiana no se tuerza tanto pero lo cierto es que los indicios no son buenos.

James en un acto de Audi

James en un acto de Audi

Comenzó el año con lesiones varias y recados impropios al entrenador. Mensajes que seguramente había aprendido de otros futbolistas más veteranos. Desde entonces ha seguido dando la impresión de que discutía demasiado la autoridad del entrenador. Un entrenador, Benítez, que es cierto que no le ha considerado tan indiscutible como Carlo Ancelotti. Pero eso va en el contrato de cualquier futbolista, y mucho más en el Real Madrid, plagado de estrellas. O al menos, así debería ser te llames Cristiano, James o Sergio.

Futbolísticamente considero a James un jugador excepcional y así me lo pareció desde el primer minuto. Tiene gol, lo hace todo muy sencillo, es trabajador y le da al fútbol del Real Madrid otra fluidez.

Pero a nivel personal parece que ha empezado a adoptar actitudes que no son buenas para el equipo. La realidad es que este chico parece haberse torcido. Ahora recuerdo la frase de un sabio entrenador portugués que pasó no hace tanto por el Real Madrid:

“Si en un cesto hay 25 manzanas y una de ellas está podrida, al poco, el resto también se pudrirán”

James se apunta a la rebelión de la plantilla

James, seguramente el mejor jugador de la plantilla del Real Madrid y uno de los jugadores con más futuro, se ha unido a la moda de las declaraciones poniendo en duda al entrenador, iniciada por Ramos.

James Rodríguez con la selección de Colombia

james tras marcar un gol durante el mundial de Brasil

A eso hay que añadir que Cristiano Ronaldo ha decidido realizar una serie de declaraciones poniendo en duda su futuro, con la inestabilidad que este tipo de afirmaciones suele provocar en un club como el Real Madrid.

Y si James, Ramos y Cristiano Ronaldo no están contentos con el devenir del equipo, es fácil que otros les sigan los pasos. Es lo que ocurre cuando los capitanes en vez de liderar el equipo con declaraciones correctas lo hacen al revés.

Hasta hace poco considera a James uno de los “listos” del equipo; uno de esos jugadores de equipo, que acataban las decisiones del entrenador y luchaban por ser mejores y por ganarse al entrenador, respetando las normas. Con estas declaraciones, James demuestra ser lo suficientemente listo como para haber aprendido como funciona el vestuario del Real Madrid y sus resortes para presionar, y lo suficientemente tonto como para ayudar a arruinar un nuevo proyecto del equipo

El entrenador del Real Madrid, Rafa Benítez es quien manda sobre la alineación, el máximo responsable de sus resultados y la máxima autoridad, nos guste o no. Y por tanto, poner en duda sus decisiones equivale a poner en duda lo más básico del club.

Es absolutamente impensable alguna de estas declaraciones en tiempos de Don Santiago Bernabeu. Y en caso de haberse producido, el resultado habría sido muy distinto,como se observa en este artículo.  Ninguno de estos jugadores, ni de otros que anteriormente osaron levantar la voz contra su club, presidente, afición o entrenador, seguiría en el equipo.

Dicho esto, para mí James tiene que ser titular siempre. Me parece desde el primer día que llegó un jugador espectacular. Pero ese error de Benítez no lo puede juzgar ni el propio jugador ni ningún otro de la plantilla. Lo juzgará en todo caso el presidente o los resultados.

De lo contrario, el equipo se convierte en lo que ya es, una jaula de grillos donde todos opinan en público, poniendo en duda al entrenador, al médico o a quien sea.

Benítez ya golea: el Real Madrid ganó 5-0 al Betis

El Real Madrid empezó la segunda jornada con dudas, casi sumido en una crisis irreversible tras el empate a cero contra el Sporting, y la acabó como el mejor equipo del mundo, con un 5-0 maravilloso, con el público entregado y la confianza ciega en un entrenador al que todos le dábamos palos 5 minutos antes. El fútbol es así y el Real Madrid aún más.

Ayer el técnico madrileño presentó un equipo muy parecido a los de Ancelotti, a excepción de jugar con Keylor y Danilo, y el resultado fue también muy similar: cinco goles, calidad a raudales y buen juego. Y es que es difícil que James juegue mal aunque cambie de entrenador o que Bale deje de tener velocidad, gol y potencia juegue en la izquierda, derecha o en el centro. Fueron los dos los destacados en un partido con cinco auténticos golazos, obras de arte, alguna de las cuáles, como el primero de James (debería tirar todas las faltas) o el segundo de Bale (gran asistencia de Casemiro) no se ven en temporadas completas.

Gol de chilena de James durante el Real Madrid Betis

Gol de chilena de James

Además de los goles se vio al público disfrutar con el marcador de su equipo con el casillero en cero, como si nos hubiésemos imbuido del espíritu cerocerista de Benítez. Aunque más que por el gusto de ver un resultado redondo como un 5-0, fue por valorar a Keylor Navas, un muy buen portero pero sobre todo, un tipo que ha pasado un último año difícil, sin levantar la voz, aguantando carros y carretas, para demostrar muchos meses después que sus cualidades siguen intactas. Una parada pura de reflejos, al más puro estilo del mejor Casillas, y un penalty parado con intuición y concentración describen al mejor Navas. No sabemos si llegará De Egea por 20, 40 o 50 o gratis el año que viene, pero lo que si sabemos es que ahora mismo la portería del Real Madrid después de varios años, no es un problema, y no se si la mejor opción es abrir ese melón con un fichaje.

Notas de los jugadores:

-Keylor Navas: 8. Dos paradones, muy solvente con el pie y transmitiendo seguridad. Bien podríamos referirmos al portero del Oporto.

-Sergio Ramos: 6. Quizá no a la altura de sus 8.3 millones netos de sueldo, no tuvo demasiado trabajo el de Camas pero lo solventó bien.

-Varanne :5. Estuvo bien durante el partido pero el penalty le penaliza. Pudo haber sido el 2-1 y fue innecesario. De los pocos errores que le he visto al francés.

-Marcelo: 5. Al brasileño o se le odia o se le quiere. Impreciso en la primera parte, luego incrementó sus prestaciones.

-Danilo: 5.5. Su titularidad en detrimento de Carvajal le pone en el punto de mira pero no se puede decir que hiciese mal partido. Los 30 millones pagados por él le van a pesar.

-Modric: 7. El croata funciona bien casi siempre. Aseguró la salida del balón y demostró que pese a ser nombrado en su día por el experto periodismo deportivo el peor fichaje del verano, puede aportar alguna cosa al Real Madrid.

-Kroos: 6. El alemán parece estar todavía carburando su precisa sala de máquinas. Con menos relevancia que el año pasado, está lejos de su mejor versión.

-James: 9.5. El mejor del partido con 2 goles, una asistencia, trabajo defensivo y varios pases filtrados con mucha calidad. Habría que pagar otros 80 millones al Mónaco.

-Bale: 9. Convaleciente todavía por la hernia desvelada por Marca, solo pudo marcar 2 goles y dar una asistencia. Parece que en la media punta no lo hace tan mal.

-Benzemá: 7.5. El francés siempre suma en ataque y ayer además sumó goles. “Empané” sigue siendo imprescindible para las asociaciones cerca del área.

-Cristiano Ronaldo: 5.5. Tuvo dos mano a mano que falló y parece falto de ritmo. El año pasado marcó un gol en las 2 primeras jornadas y en las dos anteriores 0 goles. Pese a eso, la prensa nos dirá que es la gran crisis. Nada nuevo.

El Real Madrid salvó su primer Match Point en Vallecas

El Real Madrid salvó su primer match point, de manera similar al Barcelona el fin de semana pasado en Balaídos: jugando regular pero sacando el partido adelante.

 Eso hizo el Real Madrid gracias a una gran jugada de Carvajal y gol de Cristiano Ronaldo y gracias a James, que cuajó un gran partido. Parece claro que el colombiano y el croata Modric son piezas claves en este equipo. Ahí es labor de Ancelotti incluir a Isco de vez en cuando en el 11 titular, y rotar a los jugadores. Ahora que se jugará cada tres días es importante que esto suceda.

 Partidos como el de Vallecas van a ser habituales hasta el final de liga. El gol y algo de suerte pero también el arbitraje van a ser relevantes. Ayer hubo una jugada le habría facilitado el partido al Real Madrid, un clamoroso penalti a Cristiano Ronaldo. Fue tan llamativo que hasta Ancelotti, siempre moderado, lo reclamo.

 Dejo el vídeo del penalti que en directo me pareció clarísimo y que viendo en vídeo es posible que sea uno de los penaltis más claros que he visto nunca. No se si el árbitro estaba lejos, si influyó el hecho de que fuese Ronaldo, si la caída fue rara o que pasó. Pero penaltis así no pitados no se pueden permitir. Ni con el Real Madrid ni con el Rayo Vallecano, ni en cualquier partido de primera división

Los latinos del Real Madrid

 Observando la plantilla del Real Madrid no se ven ni argentinos ni brasileños. Cuesta recordar un año en el que no estuviesen representadas ambas nacionalidades. Dos países que representan como pocos el fútbol en el continente latinoamericano.

 En cambio, el conjunto blanco ha incorporado a sus filas a James, Chicharito y Keylor Navas, un colombiano, un mexicano y un costarricense. A excepción de Hugo Sánchez, aquel maravilloso delantero que rompió estadísticas y uno de los tres mejores rematadores de la historia, no se conocen futbolistas de estas nacionalidades que hayan triunfado con el Real Madrid. Quizá sea un cambio de paradigma en esos países, con nuevos competidores, con países en alza.

 En todo caso, considero acertada sus contrataciones. Tras unas pocas semanas en el Real Madrid, los tres han demostrado algo muy importante, estabilidad emocional e ideas claras. Como se suele decir, parecen personas con la cabeza muy bien amueblada. Y eso, en un club tan exigente como el Real Madrid es importante. Son personas que llegan al Real Madrid como llegaría cualquier aficionado, ante la oportunidad de sus vidas.

 Evidentemente, su éxito dependerá no de cómo se comporten fuera o dentro del campo, sino de su capacidad futbolística. Pero en un club con tantos egos es importante tener a tres chicos sin ínfulas, que conocen la importancia del Real Madrid y que tienen claro que para jugar en el 11 titular van a tener que hacerlo muy bien. De lo contrario, tendrán que esperar en el banquillo, compitiendo por el puesto, pero sabiendo acatar la decisión del entrenador.

 Este último punto es clave. Basta con leer las declaraciones de ayer de Chicharito para entender esto. Uno no es que se resigne a ser suplente, es que acepta la decisión del entrenador pero sigue compitiendo (en buena lid) por un puesto en el 11 titular. Algo parecido a lo que transmitió Diego López en su emotiva carta de despedida.

 Ojalá estos tres jugadores puedan triunfar en el Real Madrid y hacer que sus países de origen se sientan orgullosos. Para empezar, el mero hecho de que los tres estén en la plantilla creo que es positivo para el ambiente del vestuario.