Di Stefano, leyenda y símbolo del Real Madrid

Falleció Di Stefano, un mito del deporte, el fútbol y del madridismo. Y por eso, aunque tarde, está página, que de alguna manera trata de representar las tres cosas, le rinde un pequeño homenaje.

El argentino fue el creador junto con Bernabéu del mito del Real Madrid. Dos personalidades únicas que cambiaron para siempre la historia del club y del fútbol. Es difícil entender la historia del club sin entender la historia de ambos personajes.

Di-Stefano-bernabeu

Di Stefano y Bernabeu

DI Stéfano llegó al Real Madrid con 27 años, ya consagrado como estrella en Latinoámerica pero con todo por demostrar en Europa, en una época en la que la información no fluía como ahora. Es difícil imaginarse un mundo en el que lo que pasaba a un lado del Atlántico no se conocía en el otro. Pero lo cierto es que Di Stéfano ya había hecho carrera en Argentina y más tarde en el Millonarios de Bogotá, que de alguna manera fue una especie de precursor del Real Madrid que vendría.

El equipo colombiano juntó en su plantilla a algunos de los mejores jugadores latinoamericanos de la época, aprovechando entre otras la circunstancia de la huelga de futbolistas en Argentina, que provocó el éxodo de sus mejores futbolistas. Y ahí, en el Millonarios, en un equipo que se denominó “Ballet Azul”, fue donde encandiló a los dirigentes madridistas tras un amistoso entre ambos clubes.

A partir de ahí, Bernabeu logró hacerse con la mitad de los derechos de Di Stéfano (los correspondientes al Millonarios) mientras que el Barcelona tenía los derechos de su club de origen, el River Plate. El resto de la historia llevó finalmente al jugador al Real Madrid, pero no por “maniobras franquistas” ni historias extrañas, sino por circunstancias como que el Barcelona no quiso pagar la parte de los derechos al Millonarios, la recuperación de Kubala de su tuberculosis o la intervención y mediación de Muñoz Calero (el mismo que intervino en el fichaje de Kubala).

Lo cierto es que el astro argentino fue determinante en el devenir del Real Madrid, que pasó de ser un club más, y no precisamente el mejor, tras 15 años de época franquista en la que apenas conquistó títulos, a ser el mejor club de la historia.

Evidentemente no solamente ayudó Di Stefano, sino los buenas quehaceres de Bernabéu que fichó a otros cracks como Gento, Puskas, Rial o Kopa.

Pero el nombre de Di Stéfano y sobre todo su personalidad ganadora, su actitud futbolística y su personalidad, fueron los que crearon las bases de lo que hoy es el Real Madrid,

Debate en torno al balón de oro

El debate sobre el balón de oro está más de actualidad que nunca en nuestro país, gracias al último mundial conseguido. Muchos son los que consideran que tras haber ganado un mundial es realmente difícil que uno de nuestros jugadores españoles, ya sea Villa, Iniesta o Xavi, no se haga con el prestigioso premio.

Conviene en primer lugar aclarar los criterios que según el artículo 9 del reglamento del trofeo se establecen para votar al ganador: resultados individuales y colectivos durante el año en consideración;la clase del jugador (talento más juego limpio);su carrera profesional y la personalidad y carisma que posee.

Se trata por tanto de una variada gama de características que no valoran solamente el rendimiento deportivo. Si bien es cierto que históricamente el desempeño futbolístico del jugador en cuestión es determinante, y que no deja de ser un premio al mejor futbolista. Sin embargo, se tienen en consideración aspectos como el carisma del jugador.

No es de extrañar por tanto, que la mayoría de grandes talentos de la historia hayan recibido un balón de oro o varios: Kopa, Di Stefano, Luis Suarez, Eusebio, Cruyff, Beckenbauer, Platini, Van Basten, Messi o Cristiano Ronaldo. Todos ellos jugadores que han marcado épocas en sus respectivos equipos o selecciones.

Porque si algo está claro a la hora de elegir al galardonado es que es fundamental que su equipo o su selección haya desempeñado un gran papel. Por eso, en los últimos tiempos el ganador suele ser del campeón del mundial o del campeón de Europa. Así Zidane, tras el mundial del 98, Ronaldo tras el mundial de 2002 o el curioso caso de Cannavaro, tras el de 2006 ganaron el balón de oro.

Durante los años en los que no hay mundial se valora como trofeo clave la Champion League, aunque no pueden pasar desapercibidos otros torneos como la Eurocopa.

Con la excepción del ya citado Cannavaro y de Matias Sammer (en el 96) el resto de galardonados durante los últimos 20 años han sido jugadores dominantes. Jugadores absolutamente determinantes por goles, asistencias e influencia en el equipo. En los últimos años con Messi, Cristiano y Kaká cuando sus equipos ganaron sus respectivas copas de Europa, pero en años anteriores con jugadores como Ronaldihno, Rivaldo, Ronaldo, Zidane, Stoickvoc o Baggio.

Por el camino se dieron balones de oro a jugadores menos glamourosos y en mi opinión con menos influencia mundial que los citados cracks, como Owen, Schvechenko o Weah. Grandes jugadores sí, pero menos importantes.

Y ahora nos encontramos con un amplio abanico de jugadores sin tener uno predominante. Quitando a Messi que es el más dominante pero que al no haber ganado ni Copa de Europa ni Mundial quedaría descartado, el resto de jugadores seleccionables y posibles candidatos son grandes jugadores pero no el tipo de cracks mundiales que habitualmente representan el balón de oro. Los españoles Xavi, Villa o Iniesta y los holandeses Robben o Sneijder deberían ser candidatos ,al menos por triunfos colectivos y por rendimiento individual. Paradigmático es el caso de Sneijder que lo ganó todo con el Inter de Milán siendo él el motor, llegando también a la final del Mundial. De Robben se podría decir lo mismo, aunque le ha faltado levantar un gran título.

En el caso de los españoles, su desempeño colectivo se basa sobre todo en un gran mundial. Como pilares de la selección española, se podría decir que sin su concurso habría sido muy difícil levantar la copa. Y sin embargo, son solamente 7 partidos, ¿se puede otorgar un balón de oro por 7 grandes partidos?

En el caso de Iniesta por ejemplo, su desempeño a lo largo del año, con el Barcelona, ha sido más bien pobre. En liga marcó un gol y dio apenas 5 asistencias. En la champion aportó una asistencia y en al Copa del Rey solamente 2. Números sin duda pobres para el que debería ser un crack mundial. Sin ir mas lejos, el criticado Kaká ha logrado en total más de 9 goles y otras tantas asistencias. Es cierto que la influencia de un jugador va más allá de los goles y asistencias, pero si hablamos de un balón de oro su desempeño tiene que abarcar este campo, sin duda. Marcó en el mundial eso si dos goles, uno de ellos clave.

Con Xavi es distinto, hablamos de un jugador que es motor en todos sus equipos. En el Barcelona es el jugador clave, habiendo repartido este año 14 asistencias y marcado 3 goles.Pero más allá de los números, Xavi ha jugado prácticamente todos los partidos, siendo en muchos de ellos el mejor del equipo. En el mundial su rendimiento ha sido similar.

Y si hablamos de Villa, hablamos de un goleador, clave para que España alcanzase la final del mundial. En la liga, hizo del Valencia un equipo competitivo gracias a sus goles.

Así pues, descartaría de pleno a Iniesta puesto que solamente ha destacado en el mundial. La última vez que ocurrió algo parecido fue con Ronaldo. Este se presentó en el mundial después de un año lesionado, con un claro sobrepeso. Y sin embargo marcó siete goles para convertir a su Brasil en campeona. Aqui está claro que se valoró el carisma de Ronaldo y su carrera. Algo que por desgracia no tiene Iniesta.

En definitiva, si ha de haber un balón de oro con los criterios actuales, debería ser uno de los holandeses o Xavi. También metería en el cuarteto a Messi, por su rendimiento antes del mundial y después. Pero claro, si nos ceñimos a los criterios del trofeo, por cierto, ahora fusionado con el Fifa World player, quizá no deberíamos incluirle.

Como toda valoración con cierta subjetividad es difícil decidir uno. ¿Mi valoración? Yo lo dejaría en blanco…