El Dopaje en el Fútbol, primera parte

“Hay deportes contra los que se puede ir y otros contra los que no, ya que disponen de una maquinaria legal muy potente para defenderse y eso podría costar también su puesto al que gobierna el deporte actualmente”.

Eso decía Eufemiano Fuentes en una entrevista a ‘Le Monde’ e iba más lejos, al afirmar: “tienen menos defensa que otros”. Entre sus clientes, según Fuentes, no había sólo ciclistas, sino también “atletas, tenistas, futbolistas, jugadores de baloncesto y boxeadores”.

“También los he hecho en otros deportes. He aconsejado tratamientos para la ayuda a la recuperación a equipos de fútbol, atletas y tenistas, por decir algunos deportes. Y no te puedo dar nombres, porque estoy sujeto al secreto profesional. Lo que pasa es que sólo han salido nombres de ciclistas. Ha habido una filtración selectiva, que es lo que me tiene indignado”.

Luego más tarde, el propio Fuentes suavizaba sus primeras declaraciones, quizá presionado por esa maquinaria legal que más tarde denunciaría a Le Monde obligándole a pagar sendas indemnizaciones a Real Madrid y Barcelona.

A veces pensamos que el dopaje es cosa de esos deportes individuales, y que únicamente existe un doctor, el ya tristemente famoso Eufemiano Fuentes. Nos conformamos con saber que colaboraba con equipos ciclistas sin preguntarnos más allá. Sabemos que en su clínica se encontraron más de doscientas bolsas de sangre y sabemos que según él colaboraba en variados deportes, incluido el fútbol. Queramos o no la sospecha está ahí, diferente es que se trate de un asunto demasiado gordo como para destaparlo.

Si ya es traumático para el país que una atleta referente o un ciclista estén relacionados con el dopaje, imaginaos lo que sería ver al Real Madrid o al Barcelona en las portadas de todo el mundo por este asunto. Y sin embargo, tenemos las pruebas delante de nuestras narices y no las queremos ver.

En la temporada 2000-01 Eufemiano Fuentes colaboraba con la UD Las Palmas. Ascendieron ese año y lograron una temporada espectacular, terminando en el puesto undécimo. Eufemiano llegó avalado por Zósimo San Román, preparador físico del equipo técnico comandado por Sergio Kresic, y su estancia en el club amarillo estuvo salpicada por la polémica.

Tras una visita al Rayo Vallecano, el 20 de enero de 2001, la Cadena SER desveló que en el vestuario utilizado por la UD Las Palmas, en el estadio Teresa Rivero se habían encontrado un elevado número de jeringuillas. Eufemiano Fuentes, poco después, dio una rueda de prensa en la que se defendió de las acusaciones. Meses después, con la marcha de Sergio Kresic y su grupo de colaboradores del club, Eufemiano Fuentes abandonó la UD Las Palmas donde su contratación no había contado con el visto bueno de Arturo Gómez, responsable en esos momentos del equipo médico de la entidad amarilla:

“Fuentes nunca fue un médico de mi equipo. Llegó como una imposición del presidente. En lo personal siempre tuvimos una buena relación. Pero jamás, jamás, aprobé sus métodos de trabajo”

Aunque todo aquello salió a la luz pública no adquirió la suficiente relevancia. A nadie le interesaba ni le interesa ensuciar el fútbol. Todo lo que no se repite en distintos medios de comunicación o no sale a la luz pública no existe. Da igual que cientos de personas tengan conocimiento de ello o que todos sospechemos lo que pasa. Si no está en los periodicos no existe. Y eso es lo que pasa con el dopaje en el fútbol, no existe.

Existe en el ciclismo y nos sorprendemos cuando nos dicen que Alberto Contador previsiblemente se dopó. Pero entonces atamos unos cuantos cabos y empezamos a contemplar tal posibilidad. Lo mismo ocurre en el atletismo. De repente todo estalla. Lo que antes eran medallas ganadas con esfuerzo y sudor, ahora tienen también un componente alto de dopaje. Y entonces atamos cabos de nuevo y entendemos que era difícil que una atleta con una edad y en una disciplina nueva destacase tanto o que un ciclista subiese un puerto como el Tourmalet tan rápidamente.

Lo que se demuestra con esto es que visto con retrospectiva es fácil buscar indicios. El problema en el fútbol es que somos incapaces si quiera de ver unos indicios que están delante de nuestros ojos, pero que sin embargo nos obligamos a no mirar.

Porque el dopaje no es propio de deportes como el ciclismo y el atletismo por ser deportes individuales. El dopaje es parte inherente del deporte de élite y también del fútbol. Dirán algunos que el fútbol tiene un alto componente técnico y que no tiene sentido doparse, ignorando la esencia del deporte de élite que es la capacidad física. Sin ella, ningún futbolista o deportista es capaz de reaccionar con rapidez.

En el deporte de alta competición, el físico lo es casi todo. Un gran equipo que está mal físicamente no gana partidos, y que decir de un jugador: ni controla el balón, ni regatea, ni da buenos pases, ni se anticipa al contrario… El físico es esencial. Ser más rápido, más fuerte, tener más reflejos, es fundamental. El mejor ejemplo que puedo poner es Zidane, el jugador más técnico que yo he visto. Pues bien, el mago frances parecía otro jugador cuando estaba mal físicamente. Lento, impreciso, fallaba controles y pases que en buenas condiciones jamás habría fallado. Y eso es aplicable a todos.

Y hablando del francés, seguramente vivió en la Juventus algún caso relacionado con el dopaje. Aunque solamente se habla de creatina, un buen numero de positivos tuvo lugar en Italia en los años 2000 y 2001..Hay sin embargo pocos casos de dopaje en general (al final del documento).

¿Cual es el motivo por el cuál en ciclismo los casos de dopaje afectan a todos los países de manera evidente y en el fútbol, a nivel mundial solamente se han detectado 10 casos el ultimo año?

En esos deportes los controles son infinitamente más rigurosos que en el fútbol, tanto en calidad como en cantidad. La diferencia principal estriba en el número de controles. Por poner un ejemplo, los controles en el fútbol son análisis de orina mientras que en otros deportes además de la orina te sacan sangre. Por si fuera poco, hace tiempo José Ramón de la Morena demostró que esos controles se conocían de antemano.  Existían irregularidades en los controles y se sabía con antelación.

No se trata por tanto de que haya menos casos de dopaje en el fútbol, sino de que los controles no son igual de exigentes. Señala un un médico francés que cada año en Francia uno de cada 10 ciclistas pasan por controles antidopaje, mientras que en el fútbol es uno de cada dos mil jugadores, por lo que consideró que, para que se pueda disuadir a los tramposos, se tiene que controlar al menos al 10% de los jugadores, como pasa con el ciclismo.

El numero de controles, 30.000 en todo el mundo,  es mucho menor comparativamente que en el ciclismo, teniendo en cuenta que solamente es España hay unos 800 futbolistas entre suplentes y titulares en primera y segunda división.

Los controles de dopaje son caros, según la propia FIFA contarían unos 1.000 $ pero solamente los casos más sencillos. Al final, como todo en la vida, el dinero es importante y así lo dice un representante de la propia FIFA:

«Si se tratara de su propia empresa, estoy seguro de que se lo pensaría dos veces antes de gastarse tres millones para descubrir a un tramposo. Tenemos otros muchos problemas».

Hace eso sí la propia  FIFA informes muy optimistas vendiendo que el el fútbol hay pocos casos y que se combate

Visto por tanto que hay una clara diferencia entre los deportes a la hora de realizar los controles, veremos como no hay tanta diferencia cuando se trata de compartir médicos y doctores. Muchos de los médicos acusados de dopar a ciclistas han colaborado con equipos de fútbol. Curiosamente algunos son herederos de Fuentes:

Uno de ellos Jesus Losa, especializado en medicina deportiva era el médico del Euskaltel y de David Millar hasta julio de 2004, cuando fue descubierto el dopaje sistemático del británico y el galeno huyó de todos sus cargos oficiales. David Millar reconoció que se había dopado inducido por este médico. Se empezó a investigar y acabó siendo apartado del Euskaltel. También trató Maribel Moreno, otra ciclista que fue tratada por este médico y que confeso que se había dopado con EPO.

Lo curioso del caso es que se filtró que también asesoró a la Real Sociedad en la temporada 2002/2003. No oficialmente y por eso no hay constancia pero si se filtró a los medios. La Real hizo una temporada espectacular disputándole la liga al Real Madrid de los galácticos hasta el último partido. Su entrenador, el francés Delanoueix fue el entrenador de moda. Parecía un entrenador espectacular. Hoy anda desaparecido. Al año siguiente desaparecieron todos, entre sospechas de dopaje sistemático, se filtró en algún periódico el nombre de Jesús Losa.

Marcos Maynar, otro de los herederos de Fuentes también asesoró a equipos de fútbol en segunda divisón B y particularmente fue el encargado de  demostrar que el organismo del futbolista Gurpegui, del Athletic, producía de manera espontánea nandrolona. Su curriculum no ofrece dudas acerca de sus muchas vinculaciones con el dopaje, en ciclismo y en disciplinas varias. Recientemente se le ha vinculado con la Operación Galgo y parece cuestión de tiempo.

Pero aquí no acaban los nombres ni las sospechas…hay mucho más y solo estoy a mitad del camino.