El Real Madrid campeón de la liga ACB

727572-600-338

Ayer el Real Madrid de Pablo Laso se proclamó campeón de la liga ACB en el cuarto partido. Lo hizo ante el Baskonia en una eliminatoria muy disputada y complicada ante uno de los mejores 8 equipos de Europa.

Por eso el mérito, tras una campaña muy complicada es doble, porque el rival era de altura, y porque este Real Madrid viene de ganar la Euroliga, y habiendo perdido el primer partido de la serie, podría haber bajado los brazos. Pero a diferencia de lo que ocurrió el año pasado, este, el equipo ha apretado los dientes y ha logrado ganar los 3 partidos siguientes, dos en territorio ajeno algo muy meritorio.

Para ello, las claves de siempre, en este Madrid con identidad propia gracias al gran hacer de Pablo Laso. Juego colectivo y muchísimo talento que ha permitido que en momentos puntuales diferentes jugadores destacasen.  Jugadores como Rudy Fernández o Carrol han estado especialmente inspirados, en sustitución de otros como Llul mucho menos acertados. Pero esa es la identidad de este Madrid, con 11 o 12 jugadores que cualquiera de ellos puede anotar por encima de los 10 puntos y destacar.

Ese viene siendo el ingrediente de Laso para el éxito. Eso y una base de jugadores veteranos que siguen dando el nivel. Ayon, Llul, Rudy, Reyes, Carrol, junto con incorporaciones cada temporada de 2 o 3 jugadores para seguir mejorando. Este año fue Caseur quien dio un salto de calidad, junto al gran protagonismo de Campazzo, o al salto adelante de Doncid y Thomphinks.

Dentro de esa dinámica, jugadores como Randholp que se quedan atrás han ido abandonando el equipo, como antes hicieran otros como Boroussis o Tomic. Y otros, estrellas como Doncic o Mirotic que se van a la NBA, necesitan un reemplazo de nivel que permita sustituir el rendimiento.

Y esa ha sido la dinámica durante todos estos años, haciendo grandes temporadas como la actual o la del triplete, junto con alguna temporada más floja. Pero siempre compitiendo por todos los torneos, y aguantando una base de jugadores que no se cansan de ganar.

Los números son tan apabullantes que da vértigo pensar en un después. Pero con Laso, han sido 29 torneos oficiales, 21 finales, 17 de ellas entre Liga, Copa y Euroliga, y 15 títulos. Algunos tan relevantes como las 4 ligas ACB, 5 Copas del rey (consecutivas) y 2 Euroligas (5 de 7 final four).

Estos son los números del Real Madrid desde que Pablo Laso se hizo entrenador del club en septiembre del 2011. Un balance que para ponerse en perspectiva requiere ver las mejores épocas pasadas del Real Madrid y Barcelona

El Real Madrid recupera el factor cancha

El Real Madrid salió vivo del infierno griego y ahora tiene la oportunidad de sentenciar la eliminatoria en Madrid, en dos partidos. No va a ser sencillo y aunque el factor cancha debería ser una ventaja, con el nivel de la Euroliga no se aprecia tanto.

Algo de eso hemos percibido en estos dos primeros partidos. En el primero los de Laso salieron dormidos y ya en el minuto 5 habían perdido el partido. Recordó mucho a la final de la Copa del rey contra el Real Madrid. Una ‘pájara’ que luego es imposible de remontar, aunque contra el Barcelona casi se lograse.

Y ayer, con un Real Madrid muchísimo más combativo y centrado, mostrando su mejor versión, esa vena competitiva que ha demostrado Laso durante todos estos años. Y eso es algo que no se puede olvidar, que este Real Madrid lleva compitiendo contra los mejores y ganándolos en ocasiones. Y esa regularidad no es fácil.

Resultado de imagen de felipe reyes panathinaikos

Ayer lo hizo de la mano de Felipe Reyes, absolutamente colosal con 18 puntos y 25 de valoración, pero también dieron un pasito adelante otros veteranos como Carrol y Rudy. La baja de Campazzo se está notando mucho y Doncic tampoco pasa por su mejor momento. Por eso conviene tener una plantilla equilibrada, donde en cualquier momento un jugador pueda asumir la responsabilidad.

El próximo miércoles el equipo tendrá la oportunidad de dejar al Panathinaikos contra las cuerdas y llevar la eliminatoria al 2-1 para luego sentenciarla el viernes. Pero para eso hay que disputar esos minutos sin fallos, con plena concentración, dejándose llevar lo justo por la euforia de jugar en casa y controlando siempre el partido.

Creo sinceramente que el Real Madrid tiene jugadores y equipo para ello. De ser se conseguiría llegar a la Final Four. Ese debería ser el objetivo. Ojalá se consiga

Laso y RMB al borde de la eliminación

El Real Madrid de Laso está en la cuerda floja tras la derrota de ayer en la Fonteta. El Valencia BC, no solo fue mejor, como durante el segundo partido, sino que además esta vez, el equipo blanco transmitió la misma incapacidad que en la final de la Euroliga. La sensación de que el equipo es incapaz de reaccionar y de que va a caer irremediablemente.

Justo la gran virtud de los de Laso, la capacidad de competir hasta el final y de mostrar múltiples recursos, es lo que parece estar en juego. Por eso, las dudas van más allá de una derrota. Las dudas se ciernen ahora mismo sobre toda la plantilla, incluyendo a entrenador y estrellas.

Ayer, el Real Madrid completó un partido para olvidar, con un pésimo 7/30 en triples, un pobre 16/33 en tiros de 2 y 11/14 en tiros libres. Son solo porcentajes, 48%, 23% y 79%, pero que puestos en el contexto de un partido de máxima exigencia, con el rival muy por encima: 59%, 46% y 100%, indican que el equipo está sufriendo mucho en este final de temporada. Son de largo los peores porcentaje de la serie, aunque el Madrid tampoco estuvo fino en el anterior, con un 6/21 en triples (29%), lejos del 39% del primer partido(12 /31).

Pareciera como si la derrota contra el Fenerbahce hubiese activado el mismo mecanismo que hizo que el Real Madrid perdiese la liga como en 2014, cuando el equipo de Laso venía de perder la final de Milán. Como en aquella ocasión, el equipo parece psicológicamente hundido, incapaz de reaccionar ante el estímulo de lograr una nueva ACB. Si en aquella ocasión fue el efecto mental de la dura la prórroga contra el Maccabi, ahora parece que el efecto es similar con la durísima derrota contra un Fenerbahce que no dio opciones al campeón de la liguilla previa.

parte-del-vestuario-del-madrid-de-baloncesto-molesto-por-el-trato-de-real-madrid-tv

El Real Madrid se dejó remontar un 2-1 con aquel triple de Marcelihno, después de haberse mostrado superior. Y en esta ocasión las sensaciones son parecidas aunque en el contexto es el contrario, con el equipo jugándose el 4 partido a domicilio.

Pero no seré yo quien de por muerto a este equipo. A diferencia de 2014, ahora, es un equipo con una Euroliga, que domina España hace varios años, que ha demostrado a lo largo del año su competitividad, y que tiene en la plantilla un inmenso talento individual.

Si el Real Madrid es capaz de ser el mejor Real Madrid de la Euroliga, no tengo dudas de que podrá empatar la eliminatoria y sentenciarla en Madrid. Si no reacciona, contra un Valencia Basket, en su mejor momento, e hipermotivado, será muy difícil, por no decir imposible.

Es la hora de ver si esta plantilla es capaz de superarse aún más o si hay que dar este magnífico ciclo por acabado. Yo, sigo apostando por Laso y por este equipo que ha resucitado la sección de baloncesto del Real Madrid. Espero no equivocarme.

El Fenerbahce paró al Real Madrid

La Final Four volvió a demostrar ayer que es un torneo durísimo, en ocasiones impredecible. Ayer, los dos primeros de la liga regular, los dos mejores equipos del torneo, el Real Madrid y el CSKA de Moscú, cayeron eliminados frente al Fenerbahce y el Olympyakos, respectivamente.

Para los blancos es la tercera Final Four perdida en cuatro años, y de nuevo la sensación de que el Fenerbahce es un hueso demasiado duro para Laso, casi la antítesis del juego que tantos títulos le ha dado al Real Madrid.

ISTANBUL, TURKEY - MAY 19: Bobby Dixon (35) and Bogdan Bogdanovic (13) of Fenerbahce in action against Sergio Llull (23) of Real Madrid during the Turkish Airlines Euroleague Final Four basketball match between Fenerbahce and Real Madrid at Sinan Erdem Dome in Istanbul, Turkey on May 19, 2017.  (Photo by Salih Zeki Fazlioglu/Anadolu Agency/Getty Images)

ISTANBUL, TURKEY – MAY 19: Bobby Dixon (35) and Bogdan Bogdanovic (13) of Fenerbahce in action against Sergio Llull (23) of Real Madrid during the Turkish Airlines Euroleague Final Four basketball match between Fenerbahce and Real Madrid at Sinan Erdem Dome in Istanbul, Turkey on May 19, 2017.
(Photo by Salih Zeki Fazlioglu/Anadolu Agency/Getty Images)

Lo peor de ayer no fue la derrota, sino la sensación de que el Real Madrid no fue capaz de desplegar su mejor juego ni de meterse nunca en el partido. Casi desde el principio, el equipo de Laso fue por detrás. Siempre con la barrera de los 10 puntos, pero a diferencia de la eliminatoria anterior, en la que Olympiakos fue capaz de remontar, en este caso nunca dio la sensación de que los de Laso fuesen capaces de remontar en ningún momento.

Enfrente estaba el ogro Obradovic, el mejor técnico de Europa, especialista en neutralizar al contrario y potenciar las virtudes de su equipo. Ayer lo volvió a hacer y es un firme candidato al título. Laso, en cambio, no fue capaz de sacar lo mejor de sus jugadores. Jugadores destacados como Randolph, Ayón o Doncic no comparecieron ayer, y el equipo lo notó.

La derrota es dolorosa sin duda, casi tanto como ver a Noccioni en el banquillo, no convocado, ante la última oportunidad de su vida de una Euroliga. No se si la presencia del argentino habría cambiado la dinámica del partido. Sí es de esos jugadores, con tanta personalidad y carácter, capaz de eso. En todo caso, lo difícil sería decidir a quién dejar en cambio.

El Real Madrid acaba así su andadura en Europa, tras una muy buena temporada que ha tenido, sin embargo, este final. Tras el título de la Copa del Rey queda la liga, en la que el equipo vuelve a partir como favorito. A Laso como al Real Madrid se le pide la excelencia, y como se suele decir que las finales no se juegan, sino se ganan. Bien es cierto que hay que valorar la temporada completa.

Asalto a la Euroliga: victoria contra Olympiakos

446420-944-627El Real Madrid dio ayer un puñetazo encima de la mesa, en el feudo del tercer clasificado, el Olympiakos, y en un escenario siempre difícil, Grecia, en el pabellón de la Paz y la Amistad, que ayer vivió una batalla baloncestística entre dos aspirantes al título, con permiso del siempre temible CSKA de Moscú de Teodosic y de Colo.

 Se jugaban ayer seguir en la lucha por el primer puesto, puesto que ambos equipos tenían ya asegurados el factor campo. Pero además, ayer se jugaban mucho más, el factor anímico de cara a un posible coche entre amos equipos en la Final Four. Para El Real Madrid, saber que son capaces de ganar al Olympiakos en su casa, en un partido durísimo físicamente es sin duda la confirmación de que este equipo va a por otra nueva Euroliga con determinación.

 Ayer lo hizo de la mano de Anthony Randolph, como viene siendo habitual en los partidos importantes, en los que lejos de esconderse, el americano se crece. Hablamos de un absolutamente dominante en Europa, tanto ofensiva como defensivamente. Se trata de un jugador de 2,13, la misma altura que Romay, que en su día apenas era capaz de coger el balón en la zona y lanzarlo directamente, sin mayores alardes. Lo que Randolph hace, que también hacen otros muchos jugadores de su altura, es subir la bola como un base, tirar de 3 como cualquier alero, postear como un 4, y por supuesto, jugar como el pivot que es. Y además está el componente defensivo, siendo un jugador más que intimidatorio en defensa, con tapones de época.

 La mala noticia es que este jugador no va a aguantar un año más en el Real Madrid, sin recibir cantos de sirena de la NBA, que es donde debería estar un jugador de su nivel. Lo mismo que pasa con Llul, que ayer también volvió a aparecer. Ambos jugadores son los sospechosos habituales, frecuentemente acompañados por un tercero, normalmente Ayon o Doncic, ayer Otello Hunter, otro gran fichaje del Real Madrid de este año, que ayer fue imprescindible para combatir la fortaleza física de los pivots del equipo griego.

 El Real Madrid fue capaz ayer de ganar sin su recurso más habitual, el triple, a pesar de que anotó 7 de 18. Fue a base de aguantar con cabeza y criterio, en los momentos en los que iba por detrás del marcador y también de administrar bien la ventaja del último cuarto. Con Draper y Taylor defendiendo acertadamente a Spanoulis, un jugador que ya no es lo que era, y que se notó mucho ayer. El base griego me recuerda algo a Navarro en la decadencia. Han sido jugadores absolutamente letales, que ahora con la edad ya no pueden tirar de sus equipos como antes. A pesar de sus 9 puntos, sus estadísticas: 1 de 7 en tiros de dos y 2/5 en tiros de 3 no ayudaron a su equipo.

 Y ahí el Real Madrid supo defender perfectamente las acometidas de los griegos, teniendo que darle esta vez gran mérito a Pablo Laso, tantas veces criticado.

El Real Madrid gana la Copa del Rey, otra vez.

Por tercera edición consecutiva el Real Madrid se ha proclamado campeón de la Copa del rey. Una gesta no lograda hasta ahora y que demuestra la competitividad de este equipo. Son 5 años desde que Laso cogió el mando como entrenador. Cinco temporadas en las que se ha ido ajustando el equipo, pero que han tenido el denominador común de contar con un equipo que prácticamente ha competido en todas las competiciones. Se necesitaron 3 finales para ganar la Euroliga, pero se llegó a las finales, y en la Copa del Rey, el nivel también ha sido siempre altísimo como en la liga. En total 11 títulos.

Captura de pantalla 2016-02-21 a las 21.34.45

 La clave del éxito es un proyecto sólido, con un mismo entrenador, un director deportivo que hace fichajes y sobre todo un núcleo de jugadores hiper competitivos, los españoles Llul, Sergio Rodríguez, Rudy Fernández, Felipe Reyes y el americano Carrol. Cinco jugadores de talento y carácter a los que el año pasado se unieron 4 refuerzos claves: Ayon, Noccioni, Maciulis y Rivers. Cuatro jugadores con las mismas características que los anteriores: mucho talento, garra, concentración e inteligencia. Esas fueron las claves que permitieron ganar el año pasado el triplete y las mismas que han propiciado este año este primer título de la temporada.

 Y eso que este equipo lleva toda la temporada con mucha irregularidad y sin su jugador estrella, Rudy Fernández. Pero nada de eso ha impedido que sea el mejor equipo de esta edición de la Copa del Rey. Primero ganando claramente al Fuenlabrada, después controlando al Laboral y hoy en un partido dificilísimo en la final ante un meritorio Gran Canaria.

 Un partido de altura, que el Real Madrid ya lo ha jugado otras veces y que ha tenido la respuesta habitual de los principales jugadores del Real Madrid. Especialmente Ayon, el MVP, un coloso ofensivamente con 15 puntos, pero también en defensa con 3 robos y 2 tapones más todas las intimidaciones y provocaciones de robos y pérdidas. Y acompañándole el habitual Maciulius, siempre silencioso, otro que defiende y ataca, al igual que Rivers, Noccioni o Felipe Reyes. Y por supuesto Carrol, un seguro en ataque con 13 puntos, después de una gran copa del Rey.

 Esta es la grandeza de un equipo tan competitivo como este Real Madrid, que aunque tenga bajas y este en un momento de irregularidad es capaz de llegar a casi todas las finales. Las claves, arriba expuestas: un proyecto sólido, jugadores de talento y comprometidos y un director de fichajes con autonomía, sin las interferencias del presidente.

 Ahora que el Real Madrid de fútbol se ha vuelto a dejar 2 puntos fuera de casa, como con Benítez por cierto, es bueno recordar la importancia de un proyecto de largo plazo. No hacen faltan los mejores jugadores, ni los más caros, ni tampoco entrenadores cada año. Solamente jugadores de talento y carácter y 2 o 3 estrellas, y un entrenador inteligente con un proyecto que poco a poco se vaya consolidando, sin prisas.

 Con Zidane pasará como con Benítez. Llegarán las prisas, se impondrá la titularidad de algunos jugadores y no se analizarán a las causas del problema original.

 Que Florentino Pérez, que ha acudido a la final, tome nota de por qué en el baloncesto, después de una etapa larguísima de dominio azulgrana y malos momentos madridistas, ahora sea justo al contrario. Igual encuentra la solución para el fútbol.

Derrota del Real Madrid en Moscú

El Real Madrid perdió 95-81 contra el CSKA de Moscú, demostrando nuevamente su debilidad ante los equipos más potentes del continente. Si ya antes perdió en la ronda de la Euroliga, ahora recientemente ha vuelto a esa senda con la derrota de ayer y con la del Barcelona hace unos días.

Captura de pantalla 2016-01-08 a las 10.37.01

Ese tipo de partidos será el que determine los títulos, en las tres competiciones ante justo esos mismos rivales. El CSKA de Moscú tiene sobre todo un ingrediente que es letal para este Real Madrid, el puesto de base muy bien cubierto. Teodosic y especialmente el francés De Colo, destrozaron literalmente al Real Madrid, con 23 y 28 puntos respectivamente y 14 asistencias entre los dos.

Esos números y la fragilidad defensiva de los de Laso que volvieron a conceder casi 100 puntos, lastraron todas las posibilidades de ganar un partido ya de por sí difícil. Eso sí, durante gran parte del partido el escolta americano Rivers y Ayón intentaron mantener ese barco a flote, con destellos del futuro megacrack Doncic, que con 3/5 en triples y 12 puntos demuestra que está a pocos meses de dar el salto definitivo.

Pero mientras tanto es Sergio Rodríguez el encargado de llevar el timón del equipo. Y en ocasiones lo hace de manera soberbia, en especial en ataque. Pero muchas otras veces naufraga y con él normalmente el equipo. Con el añadido de que el canario es especialmente frágil defensivamente, y en partidos como el de ayer directamente supone un agujero para el equipo.

No diré que Sergio Rodríguez sea el problema defensivo del equipo. No, el problema es más profundo y tiene que ver con múltiples factores. A estas alturas de la temporada las piernas no deberían pesar tanto como al principio, cuando este Real Madrid tenía excusa. Faltan centímetros y kilos en el interior, aunque lo cierto es que el año pasado se tenían con Boroussis, Mejri y Slaughter pero tampoco se utilizan tanto a esos jugadores. En el exterior, Taylor es un buen jugador defensivo pero todavía no tiene esa integración total. Y el resto de jugadores no tienen la chispa del año pasado y es que los años también suman.

Y bueno con respecto al año pasado la mayor diferencia es la aportación global de los 4 internacionales españoles, campeones de Europa con la selección y determinantes el año pasado. Ya hemos hablado de Sergio Rodríguez, irregular al igual que Felipe Reyes, que ahora sí cada vez le cuesta más, algo evidente con su edad. Lo ha dado absolutamente todo en sus últimos años. Los otros dos, Sergio Llul y Rudy Fernández pueden ser considerados dos de los mejores jugadores de Europa en su posición. Ambos empezaron flojos la campaña y los dos están lesionados. Y aportan al juego, además de su experiencia y ofensiva, una gran capacidad defensiva.

Todas estas razones llevan al Real Madrid al estado actual, siendo un equipo tremendamente irregular y sin la autoridad del año pasado. En todo caso, quedan 5 meses y eso es mucho tiempo en deporte.

Estoy convencido de que Laso está trabajando en ello aunque cada vez tiene menos tiempo y la Copa del Rey está a la vuelta de la esquina y la Euroliga dará poco respiro en un grupo ciertamente complicado.

Derrota del Real Madrid ante el F.C Barcelona Lassa

El RMB perdió ante el F.C. Barcelona Lassa un partido que se puso complicado desde el minuto 1. La primera posesión del equipo blaugrana fue aprovechada por su base Satoransky para postear contra Sergio Rodríguez, 10 centímetros más bajo. Canasta y primera ventaja que duraría prácticamente todo el partido. Esa superioridad del base y la superioridad en el juego interior, en el que el Barcelona logró 11 canastas más que el Real Madrid, fueron las claves de la derrota del Real Madrid.

Estadísticas. Fuente: acb.com

Estadísticas. Fuente: acb.com

 En partidos como el de ayer, el equipo de Laso lo fia a veces demasiado a los triples. El buen porcentaje, 39%, no fue suficiente sin la defensa del rebote y del juego en la pintura en la que tanto Tomic en el primer cuarto como después Samardo, hicieron mucho daño.

 El partido pudo haber cambiado tras la primera parte. En esos últimos minutos, el joven Doncic defendió con acierto al base checo Satoransky. Ambos jugadores de 2 metros de altura se enfrentaron en el puesto de base, una anomalía en el baloncesto que seguramente acabe siendo más habitual en el futuro. Y sin embargo, el joven Doncic apenas jugó 4 minutos para volver a dejar paso a Segio Rodríguez, que siguió sufriendo defensivamente.

 El resto del partido fue un constante tira y afloja del Barcelona, de la mano de jugadores como Dolman, Ribas e incluso Navarro.

 La derrota del Real Madrid le coloca en tercera posición en la tabla de clasificación general, todavía con muchos partidos de fase regular pero con dudas de cara a la próxima competición importante, la Copa del Rey. En ella estará sin duda el Valencia, ahora mismo intratable y también este Barcelona, repleto de recursos y con hambre de títulos.

Paliza del RMB al Estrasburgo y pase a la siguiente ronda

El Real Madrid vapuleó ayer al Estrasburgo y se clasifica a la siguiente ronda de la Euroliga tras recuperar su mejor versión. En los últimos tres partidos ha ganado al Fenerbahce, al Bayern de Munich y la victoria de ayer, todas con holgura y mostrando la mejor versión de un equipo que comenzó el año dubitativo.

Carrol entrando a canasta

Carrol entrando a canasta. Fuente: Real Madrid.com

Ya se intuía que el largo verano (Europeo, Intercontinental…) afectaría al rendimiento de la plantilla pero nadie se imaginaba que el Real Madrid necesitaría esperar hasta el último partido para confirmar su plaza en la siguiente ronda. Ese esfuerzo extra ha llevado al equipo a volver a confiar en sí mismo, a recuperar la frescura y a enseñarnos el potencial de una plantilla que puede ser mejor aún con la vuelta de Rivers y el fichaje de Lima.

Nada es poco para un equipo que aspira a ganarlo todo y que sobre todo tiene ya varios miembros del equipo con edades por encima de los 30 y en algunos casos con lesiones como Rudy.

Lo que vimos ayer fue la apisonadora blanca a la que estábamos habituados el año pasado. Intensidad defensiva y acierto atacante de casi todos los miembros de la plantilla. Seis jugadores con 10 puntos o más, sin ser ninguno de ellos ni Ayon ni Llul, dos de los pilares blancos de los últimos partidos. Es bueno que Laso siga confiando en todos los jugadores y que tengan minutos para dar frescura al equipo. Y así ayer vimos a un muy buen Taylor, cada vez más confiado y aportando mucho y a Thompkins, siempre con la muñeca caliente.

Captura de pantalla 2015-12-18 a las 10.18.29

Queda todo lo importante por disputar y ya con el Real Madrid de vuelta más las posibles incorporaciones podemos decir que el equipo está condiciones de luchar por todo. En la ACB tendrá que vérselas con un Valencia intratable, al igual que en la Copa del Rey, añadiendo también, por supuesto al Barcelona y a algún invitado de última hora. Y en la Euroliga son varios los cocos y la competitividad es extrema.

Doncic explota y el RMB vence

Doncic se consagró como la promesa y futuro supercrack que ya anunciábamos. Por si alguien tenía alguna duda, ayer, este “niño” de 16 años demostró que está llamado para las más altas cotas.  Sus 15 puntos y 22 de valoración, con 2/3 en triples, 4/7 en tiros de 2, 1 de 1 en libres y 6 rebotes y 4 asistencias son datos suficientes a su edad como para pensar en que debe de tener muchos más minutos.

Luka Doncic

Luka Doncic machacando el aro. Fuente: ACB Photo / Arrizabalaga

Ayer tuvo 22 minutos e hizo esos números, pero más allá transmite una sensación de poderío que se recuerda a muy pocos, no ya a su edad sino con varios años más. Pablo Laso tiene en sus manos a una joya por pulir, un auténtico diamante en bruto, que lo tiene todo para marcar época como los más grandes jugadores de baloncesto del continente europeo, algunos precisamente de su tierra natal (Eslovenia), la extinta Yugoslavia.

Si antes fueron Mirotic y Rubio quienes batieron records a edades tempranos y mucho antes un Pau Gasol colosal, ahora podremos ver a Luka Doncic explotando en un Real Madrid que necesita de su talento y de su frescura. Jugadas como las vividas ayer, algunas al límite y otras propias de jugadores consagrados son las que necesita este Real Madrid, casi eliminado en Euroliga y sufriendo más de la cuenta en la liga regular.

Este debe ser su año de consagración al máximo nivel, promediando por lo menos 15 minutos o más y demostrando su valía y capacidad. Y seguramente más si otros jugadores dan un paso hacia atrás. Y seguramente el año que viene deberíamos verlo ya confirmado como titular para dar desgraciadamente el salto a la NBA más pronto que tarde.

Ojalá que nada se tuerza por el camino, ya sea en forma de lesiones o de cualquier otro infortunio, pero sí algo tengo claro es que por talento este chaval está llamado a las más altas cotas del baloncesto.