Pau Gasol: líder de una España de leyenda

Pau-Gasol-España

Hoy se juega la España de Gasol el pase a las semifinales contra Alemania, en lo que podría ser el último torneo de la mejor generación de la historia del baloncesto español. Dos exponentes brillan por encima de todo: Pau Gasol y Juan Carlos Navarro. Difícil encontrar en el panorama europeo dos jugadores más determinadas. Ambos ya al final de sus carreras, especialmente Navarro al que ya no se le caen los puntos de las manos, pero también Gasol aunque sea capaz de mantener su brutal capacidad competitiva.

Es Gasol, ahora que Nadal ha ganado su 16º Gran Slam, el otro gran deportista español de los últimos tiempos. Ambos en el podio de los mejores 5 deportistas españoles de siempre. Ambos con los mismos rasgos determinados de competitividad, coraje, determinación, humildad, trabajo…

Con Gasol hemos vivido en la cresta de la ola siempre y nos hemos malacostumbrado a ganar medallas como quien alcanza los cuartos de final. Pero la realidad es que en un mundo tan competitivo es realmente difícil hacer lo que ha hecho esta selección. De hecho esta España ha estado a la altura de las mejores de siempre, algo que algunos ni podían imaginar cuando la URSS y Yugoslavia nos vapuleaban y dominaban con mano de hierro los campeonatos.

El valor de lo realizado, evidentemente no corresponde exclusivamente a Gasol, y en todos estos años han pasado por la selección jugadores de increíble talento: Felipe Reyes, Rudy Fernández, Chacho Rodríguez, Garbajosa, Ricky Rubio, Jiménez, Raúl López, Llul… Pero sí resulta evidente que la presencia del hermano mayor de los Gasol los ha hecho a todos mejores, exigiendo siempre el máximo asimismo y a sus compañeros.

Hoy Gasol se reencuentra con su pasado, con la Alemania de de un Nowitzki que ya no está pero que ha marcado igualmente una época. España es favorita y es probable que venza y aspire a medalla, pero lo cierto es que deberíamos disfrutar cada minuto de un jugador único e irrepetible y de una selección que algún día dejará de ganar.

 

Nadal, la leyenda continúa

img.rtve

Nadal se coronó ayer como campeón del Open de Estados Unidos, su segundo Gran Slam esta temporada, logrado tras un espectacular torneo, que aunque no ha tenido rivales del top 20 si ha mostrado al mejor Nadal, como se vio en las semifinales contra Del Potro.

 El tenista balear ha revivido una vez más y muchos años después logra dos Gran Slam en una de sus mejores temporadas de la historia. A sus 31 años ya hace tiempo que entró en el olimpo de los dioses, y sin embargo, aún tiene el coraje y la mentalidad necesaria para seguir jugando al máximo nivel. Si se hubiese retirado hace algunos años habría seguido teniendo mucho mejor palmarés que algunos de los mejores de la historia, y sin embargo, ahí sigue.

 Al igual que su némesis tenística, Federer, rival y amigo, ambos han vuelto en este 2017 con fuerza, copando como antaño casi todos los títulos posibles. Uno maravillosa entre los dos mejores tenistas de la historia y dos de los más grandes tenistas de siempre. Una rivalidad aún más meritoria si tenemos en cuenta que al mismo tiempo ha coincidido Novak Djokovic. El serbio tiene a día de hoy más Gran Slam que tenistas como Borg, Agassi o McEnroe.

Captura de pantalla 2017-09-11 a las 9.12.31

 En el caso de Nadal, sigue siendo llamativa su evolución. En este caso en pista dura, donde no ganaba desde 2014. Ya demostró al principio de este año su nivel en el Open de Australia, a pesar de ser detenido a última hora por un gran Roger Federer. Luego llgó la temporada de tierra y el hito histórico de lograr 10 Roland Garros y ahora corona el año con este triunfo a la espera de algún otro torneo para cerrar el año.

 El balance es inmejorable y demuestra que cuando Nadal está a tope físicamente es prácticamente imbatible. Duras lesiones le han apartado durante muchos meses de su mejor nivel y nos han privado de disfrutar de un deportista único en la historia del deporte español y mundial.

 No sabemos cuando decidirá colgar la raqueta pero cuando lo haga se habrá ganado un cielo tenístico que ya es suyo.

Raúl González Blanco: el fin de una era (II)

Raúl, Raúl González Blanco se retira. Aquel que en mi memoria es el chaval que debutó contra el Zaragoza, fallando dos goles clamorosos pero presentando credenciales del auténtico crack que después sería.

Raúl González Blanco en su debut

Raúl encarando a Cedrún en su debut (no marcaría ese gol)

Quiero pensar que ese es el Raúl que permanece vivo en mi memoria y no aquel otro que usurpó su identidad al primero y ya buscó solamente su gloria personal por encima del club. Una historia en realidad similar a la de Casillas e incluso con alguna traza similar a la de Di Stefano (aunque con resultados muy diferentes).

La maldición de los grandes mitos es envejecer y no poder seguir siendo el mismo jugador competitivo de antes. Envejecer y perder peso en el equipo y liderazgo. Y ese mal, no ha sido ajeno al Real Madrid, plagado de mitos y estrellas. Y quizá por eso mismo nunca ha sabido gestionar el ocaso de todos ellos: unas veces frustrados por no jugar, otras sobrevalorados por su pasado o en ocasiones hiperpagados. Pero casi siempre creando un problema para el club que les vio crecer y que adicionalmente les dio la oportunidad de triunfar. Esa es la asignatura pendiente del Real Madrid.

Pero no quiero desviarme demasiado porque el título de esta entrada tiene en su primera palabra el nombre de Raúl. El 7 blanco fue un digno heredero de ese número y sus goles y títulos se echan hoy de menos, sobre todo estos últimos. Porque si algo fue Raúl fue un animal competitivo, un ganador que hacía que sus compañeros ganasen.

Por eso mismo ayer se despidió con su última liga y antes pululó por otros campos del mundo también ganando partidos. En ligas menores, con menos exigencia colectiva pero no propia. Porque Raúl es y será un ganador.

 

Poli Díaz, una leyenda “muerta en vida”

El reciente apuñalamiento del Poli Díaz me llevó por casualidad a ver uno de sus mejores combates emitido por MarcaTv. Reconozco que conocía al “Poli” más sensacionalista, al que por desgracia ha cubierto muchas noticias, no precisamente agradables. Quizá sea mi edad o la falta del boxeo en los canales de televisión lo que me ha llevado a no conocer al Poli Díaz deportista.

1236064695_extras_noticia_foton_7_0

Poli Díaz en una imagen de archivo, boxeando

Pues bien, el joven Policarpio se convirtió en una sensación deportiva al ganar 8 campeonatos de Europa de los pesos ligeros. Fue, según dicen, la derrota contra uno de los grandes del boxeo mundial de esa década y de la historia, Whitaker, lo que llevó a Poli a su autodestrucción. Una destrucción que ya había comenzado antes y que de no haberse producido, por esa mezcla terrible que la fama y el dinero provoca en muchas personas, hablaríamos de una auténtico mito de ese deporte.

El combate que incluyo más abajo muestra a un Poli Díaz que se movía por la pista con una agilidad de pies impresionante. Luchaba por revalidar el título europeo ante el italiano  Stefano Cassi, y se le veía finísimo y realmente contundente. Algo que no tuvo por desgracia cuando viajó a Estados Unidos a enfrentarse con una bestia del boxeo como Whitaker. Lo cierto es que no sabemos que habría pasado, aunque si sabemos que el futuro de Poli se fue truncando poco a poco hasta convertirse hoy en un personaje que lo ha pasado francamente mal y que está a años luz de aquel exitoso deportista que llenaba portadas y espectáculos.

El boxeo quizá sea el paradigma de los deportistas que ven el cielo y el infierno. Conocemos muchos casos en ese deporte y también en otros. El de Poli Díaz fue uno más, pero no deja de ser triste que alguien que representó a España con esa clase, sea hoy alguien olvidado. La culpa es  de muchos, de él principlemente que no supo leer lo que estaba pasando alrededor de su vida, aunque como dice en una buena entrevista, a otros deportistas como por ejemplo Maradona les han ayudado mucho más que a él. Es cierto que el tuvo casi desde el primer momento el apoyo de Sarasola pero no supo medir su fama.

En mi caso, Poli me ha ayudado a conocer un poco mejor este deporte, aunque sea tarde y a través de vídeos de otras épocas. Es un deporte muy duro, demasiado desprestigiado en España pero que tiene un fuerte componente táctico y que tiene algunos momentos verdaderamente espectaculares. Es cierto que concebir cualquier deporte como una agresión del tipo que ocurre en boxeo resultado algo incoherente. El castigo físico que sufren los boxeadores no tiene igual y lo más parecido con los jugadores de fútbol americano que acaban con muchos problemas el resto de sus vidas. Aunque en ese misma agresividad está la espectacularidad del deporte.

En todo caso, desde aquí le deseo lo mejor a ‘Poli’ Díaz, un increíble boxeador que hoy en día intenta ganarse la vida como puede, ofreciendo por supuesto, clases de boxeo, que es sin duda lo que realmente sabe hacer

Adios a una leyenda: Adios Seve

Hubo una época en la que España apenas conocía el deporte profesional y solamente unos pocos lograban competir contra los deportistas europeos. Una época completamente distinta a la actual en la que el gen español se ha vuelto competitivo. Este proceso que hoy parece normal viendo a los Gasol, Nada, Alonso, Pedrosa, Lorenzo y compañía, fue en su día un auténtico logro. Si hoy es difícil destacar en un deporte teniendo a todo un país detrás y muchísimos medios, antes era mucho más difícil en deportes sin tradición y sin el apoyo entero de un país.

Este es el contexto necesario para entender quien es Severiano Ballesteros y por qué su pérdida es tan grande. Hablamos no solo de una gran deportista por sus títulos conseguidos, sino de un deportista capaz de abrir todo un deporte como el golf a los españoles y a los europeos. Un español, que se ganó el cariño de los aficionados ingleses y americanos por su carisma y su creatividad.

Después de él llegaron grandes golfitas y sobre todo grandes deportistas que aprovecharon el camino abierto por un Severiano Ballesteros que logró revolucionar el golf y el deporte español. Fue su gen competitivo uno de los primeros de nuestro deporte con otros como Santana o el esquiador Ochoa. Deportistas que tuvieron que combatir en su día contra la tradición.

Hoy es sin duda un día triste para el deporte español, aunque yo prefiero pensar que hace 54 años nació el uno de los hombres que ayudaría a cambiar el destino de nuestro deporte. Con su recuerdo, con sus tres Open Británicos y sus dos Master de Augusta Severiano quedará por siempre en nuestra memoria.

Seve Ballesteros celebrando un golpe

Seve Ballesteros celebrando un golpe