Victorias del Real Madrid en fútbol y baloncesto

Es poco habitual ver al Real Madrid en el tercer puesto tanto de la liga BBVA como de la liga ACB, pero más curioso aún es observar la trayectoria de uno y otro equipo y sus respectivas posibilidades.

Mientras que el equipo de fútbol gana (a veces) sin pena ni gloria, más pendiente de la próxima temporada que otra cosa, cayendo contra los rivales más fuertes, el equipo de baloncesto gana en las plazas más difíciles, mostrando cada vez su mejor versión, siendo temido por todos los mejores equipos.

Es la diferencia entre un equipo que cree en sí mismo, que lleva varios años compitiendo al máximo nivel en todas las competiciones, y otro equipo, sin planificación deportiva de ningún tipo, con sus mejores jugadores instalados en un perpetuo estado de comodidad.

Ese es el drama de un equipo de fútbol que juega igual con unos y con otros, ya sean entrenadores o jugadores. Cada jornada se salvan muy pocos por actitud y calidad, dos parámetros que en ocasiones parecen contrapuestos.

A ambos les queda la máxima competición europea y la liga está difícil para ambos, aunque en el baloncesto los Play-offs garantizan la lucha por el título. Pero nadie apostaría por el doblete en fútbol y algunos si lo haríamos por el de baloncesto. Los mismos que el año pasado lograron un triplete.

Y como hablar de fútbol en este Real Madrid equivale a un sufrimiento excesivo, lo mejor es leer la entrevista de Arbeloa, y pensar que con él en algún puesto de responsabilidad en el club, quizá el futuro sea diferente.

¿Quien quiere esta liga?

El fútbol es tan sorprende e impredecible porque es capaz de lograr cosas como lo que está ocurriendo en la liga española. Todo parece un guión de suspense para decidir en el último partido, seguramente en el último minuto quien será el campeón.

 Hasta esa fecha hemos visto como en esta penúltima jornada el Atlético del Madrid ha desperdiciado la oportunidad de proclamarse campeón ante su público ante el empate del Barcelona. El Málaga, un rival que no se jugaba nada fue capaz de sacar un empate en el Calderón. Aunque quizá más que el rival pesó en el equipo rojiblanco la responsabilidad de tener que ganar, el miedo a ganar.

 Ese miedo se multiplicará por cinco pero cambiará en el Camp Nou y será el miedo a perder. El pánico a perder una liga ganada durante todo el curso para en el último suspiro ver como un rival que parecía defenestrado una jornadas revive cuál muerto viviente.

 Este Barcelona, inoperante ante el Elche, una sombra de lo que fue, otro equipo que no quiere ganar la liga, tiene la oportunidad de hacerlo en su estadio, ante su público, en lo que será una terrible encerronada a Atlético de Madrid.

 El último candidato que ya se ha descolgado definitivamente ha sido el Real Madrid, haciendo un partido horrible contra el Celta de Vigo. Con muchos suplentes y dando la liga por perdida hace varias jornadas, se han perdido 7 de 9 puntos posibles que ahora mismo estarían dando la liga al equipo blanco. Suponen los madridistas que es el precio que hay que pagar para la llegar a la final de Champion y ganarla. Lo que no sabemos será el precio que pagaremos en caso de no hacerlo porque pocas veces ha tenido el Real Madrid una oportunidad tan grande de dejar la liga casi sentenciada. Sendos empates ante Valladolid y Valencia y derrota ante un Celta, y todo con el equipo a medio gas, sin ser consciente de que estaban ante una oportunidad histórica.

 Ahora, le queda al Real Madrid ver como el Barcelona y el Atlético de Madrid ‘se matan’ en el último partido. A una semana de la final le puede interesar que el equipo rojiblanco se desgaste. Física y mentalmente tras 90 minutos muy intensos. El resultado dictará como se presentan los del Cholo a la final de Champion, pero es muy posible que perder el título les haga dudar de sus posibilidades.

 Pero no adelantamos acontecimientos. Quedan 90 minutos para decidir al campeón de liga y otros 90 para decidir al campeón de la Copa de Europa. Y son esos 180 minutos los que pueden determinar que las temporadas de uno y otro sean un éxito o un fracaso.

¡Esta liga es una mierda!

A raiz de las goleadas protagonizadas por Real Madrid y Barcelona ha sido de nuevo Del Nido el que se ha desmarcado declarando que la liga española es una mierda. Me resulta chocante que lo diga ahora y no cuando el Sevilla era declarado por él mismo como “er mehor equipo der mundo”.Entonces no escuchábamos al bueno de Del Nido decir esto sino todo lo contrario. También me llama algo la atención que este debate se cree sobre todo cuando el Real Madrid golea a domicilio y no cuando lo hace el Barcelona. Nada escuchamos sobre esto cuando el Almería fue vapuleado 0-8 por el Barcelona. Al contrario, se habló de un equipo espacial y superdotado sin recabar en las evidentes diferencias presupuestarias.

Diferencias presupuestarias que existir existen, que duda cabe. Y son unas diferencias abismales entre el Real Madrid y el Barcelona, concretamente de más del triple con Valencia y Atlético de Madrid( 120 frente a 40 millones). Ahora bien, puestos a hablar de diferencias también estos dos equipos ganan el triple que los que están más abajo(40 frente a 12). En el caso de clubes como el Sevilla con unos ingresos en torno a los 24 millones también ganan el doble que muchos clubes.

Así que si la pregunta es si hay una clara diferencia la respuesta es sí. Habría que preguntarse eso sí por el origen de esta diferencia tan abismal. Se trata de una diferencia que ha existido siempre en una liga polarizada desde casi sus primeros tiempos por Real Madrid y Barcelona. Antes, la diferencia era de seguidores, tamaño del campo o seguimiento por televisión o radio y ahora esa diferencia también lo es en el terreno de los derechos de televisión.

Hay que decir, sin embargo que con el boom de las televisiones todos los clubes recibieron unas importantes cantidades de dinero. Por aquel entonces, el dinero fluía por el fútbol español a manos llenas y clubes como el Betis se permitían el lujo de robarle a los grandes jugadores como Denilson, pagando 5000 millones de las antiguas pesetas, hoy casi 30 millones de euros. De aquellos dineros poco queda y la mayoría de los clubes están o en números rojos o en situación concursal. Pocos son los que tienen una estructura económica saneada y profesionalizada.

Así que sí, esta liga es una mierda pero no por el reparto televisivo que se podría igualar sino por la gestión global de la liga. Porque puesto a mejorar aspectos de la liga habría que comenzar primero por imponer a las televisiones un sistema de horarios como el de Inglaterra donde se conocen las horas de todos los partidos del año. Partidos que se disputan en un horario óptimo para el mercado asiático, ese que estña de moda denostar. Un mercado necesario para favorecer la llegada de nuevos ingresos y un horario necesario para que los aficionados llenen los campos.

También se debería exigir una liga con un comite arbitral coherente y una federación limpia, transparente y responsable y no la panda de gañanes que tenemos actualmente. Todo esto ayudaría a evitar las injusticias arbitrales, a tomar las medidas adecuadas de organización y a generar en definitiva una situación de limpieza y saneamiento.

Son, en fin, muchas las medidas que se podrían tomar para mejorar nuestra liga, y queda la última sería la relativa a los derechos televisivos porque al fin y al cabo la liga española es lo que es por el Real Madrid sobre todo y por el Barcelona. Una liga sin estos dos clubes tendría tanto seguimiento internacional como la liga griega donde no habría ningún campeón de Europa ni ningún equipo al que seguir por su historia y por sus estrellas. Sería una liga anodina desprovista de interés.

Son estos mismos clubes que reclaman un nuevo reparto los que no se preocuparon cuando el dinero fluía de realizar todos estos profundos cambios estructurales. Entonces era er mehor equipo der mundo en la mehor liga del mundo y hoy sin embargo la liga es una mierda.

Quizá alguien debería fijarse en todo el modelo inglés y no solamente en su sistema de ingresos. Quizá todos estos que farfullan y murmuran deberían observar con detenimiento el funcionamiento de la liga inglesa y plantearse este tipo de medidas.Cuando lo hagan yo estaré de acuerdo en fijar un nuevo sistema de reparto basado en variables como la clasificación o los pinchazos o el seguimiento de otros equipos o cualquier otra variable.

Aún queda mucha liga

A muchos les parecerá sorprendente el título de este post y sin embargo es el único título posible que podría escribir ante lo que muchos consideran el final de una liga, aún faltando exactamente una vuelta entera menos un partido. Es cierto que si esta vuelta fuese como la primera el Real Madrid tendría exactamente cero posibilidades de ganar la liga. Pero por fortuna para el Real Madrid y también para el fútbol son muchos los condicionantes que se pueden dar que obliguen el Barcelona a bajar el pistón.

Al igual que el equipo blanco ha bajado el nivel físico lo mismo le puede pasar al Barcelona o incluso alguna lesión clave que no le permita jugar al nivel que lo está haciendo ahora mismo, que es sinceramente fuera de toda lógica. Pero claro, para que esto pase es necesario que el Real Madrid no baje los brazos y siga apretando. Y eso, sabemos, al menos por historia que jamás lo ha hecho el Real Madrid. No lo hizo en la etapa de Capello y ni siquiera el año pasado.

Conviene sin embargo analizar la evolución de los muchachos de Mourihno. El Real Madrid comenzó la liga a un nivel muy alto, con un ritmo de juego altísimo, presionando en campo contrario y con todos los jugadores atacantes con una chispa de la que ahora carecen. La derrota ante el Barcelona y la acumulación de partidos ha hecho aflorar muchos de los defectos de este Real Madrid. Uno de ellos es la dependencia de Xabi Alonso, cuyo sustituto natural debería ser Granero. El otro boquete, mal que le pese a muchos, es Marcelo, un jugador insustituible que no tiene recambio por lo mucho que aporta en ataque.

Por el camino, jugadores como Canales o Pedro León han dejado de contar para el mister portugues. Con otros jugadores como Kaká o Gago se ha contado a pesar de su llamativa poca influencia en el juego. Son decisiones que quizá tengan un sentido en el futuro, a medida pasen los meses, pero que ahora mismo son difíciles de comprender.

Es importante sin embargo no perder la perspectiva y contemplar el desempeño de este Real Madrid de manera global. Se trata de un equipo que tiene muchas probabilidades de estar por primera vez en muchos años en una final de la Copa del Rey, y además ha sido el equipo que más puntos ha logrado en la Champion League. Si bien los resultados en liga son desilusionantes, lo son más por culpa del excelente rendimiento del Barcelona que por culpa del mal desempeño del Real Madrid, a pesar, de que el equipo blanco lleva un mes y medio jugando muchísimo peor de lo que lo hacía en el principio.

En conclusión mis estimados contertulios futboleros, mi veredicto es que queda mucho, el fútbol da muchas sorpresas y los que hemos vivido unos pocos años siguiendo esto sabemos que todo puede pasar. Aún queda mucha liga.