El Real Madrid empata en el Camp Nou

0_sf5vncls

El derby de ayer dejó la misma situación que al inicio del partido, liderato del Real Madrid, comentarios de la prensa acerca del poco juego del equipo blanco, un F.C Barcelona que sigue pareciendo frágil y a Ramos nuevamente de protagonista. Nada nuevo bajo el sol, pero sí un partido más en el que el equipo de Zidane no pierde, y son ya muchos (33), y la sensación de que el equipo azulgrana seguirá dejándose más puntos que el Real Madrid.

 No hay que olvidar que el equipo blanco afrontaba un partido clave sin tres jugadores titulares, como son Bale, Kroos y Casemiro. Por parte del Barcelona solo faltaba Iniesta, pero para haber igualado las tornas tendría que haber faltado Neymar y Rakitic, que podrían ser de alguna manera el equivalente a las bajas del Real Madrid.

 Además, los tres puntos eran mucho más necesarios para el F.C Barcelona, que de perder en el Bernabeu, tendría también en contra el goal average. Pero por ahora son 6 puntos de desventaja y eso sí, muchísima liga por delante. Como madridista, no me olvido de la liga de Carlo Ancelotti, en la que el Real Madrid aventajaba después de las navidades, en 7 puntos al F.C Barcelona, habiéndole ganado además por 3-1 en el Bernabéu, con sensaciones inmejorables, con una increíble racha de victorias.

 Con todo, el partido de ayer dejó dos tiempos muy diferentes. En la primera parte el Real Madrid dominó el partido y transmitió sensación de ser mejor. Le faltó gol, pero controló el partido al ritmo de un Luka Modric que si ya lleva siendo varios años siendo el mejor centrocampista del mundo, ayer lo volvió a demostrar. Nuevamente me acuerdo de la liga de Ancelotti, en la que todo se empezó a derrumbar cuando el croata se lesionó. Ayer, dio un clinic tremendo de pase y robo, de inteligencia ofensiva y defensiva. A su lado, Kovacic e Isco no desentonaron demasiado, aprendiendo del gran maestro Luka.

 El F.C Barcelona estuvo perdido todo ese tiempo y los primeros 15 minutos de la segunda parte, hasta que llegó el gol a balón parado. Hasta entonces no daba ninguna muestra de peligro, con su tridente ofensivo desconectado, con Busquets desbordado por el medio del campo madridista, con un inoperante Andre Gómes (70 millones de euros) y con la sensación de que si Bale hubiese estado en el campo Sergi Roberto no habría salido vivo del encuentro.

 Pero los goles tienen un terrible capacidad para cambiar los partidos, y el de Suárez hundió al Real Madrid durante 20 largos minutos en los que Neymar y Messi se soltaron un poco y el equipo blanco sintió un temblor de piernas. Otro Real Madrid habría perdido el partido por tres o cuatro a cero. Y otro Barcelona habría visto sangre y habría rematado un partido que al equipo blanco se le empezó a hacer muy largo.

 Y sin embargo, el resultado fue el contrario, y en los últimos cinco minutos, casi coincidiendo con la aparición de Mariano, el partido se le empezó a hacer larguísimo al F.C Barcelona, interminable, a medida que se acercaba la zona Ramos. Y así, una tonta falta en el lateral derecho del F.C Barcelona, le daba al Real Madrid la penúltima oportunidad de un partido que hacía no tanto tenía perdido, y casi rematado con una oportunidad clarísima de Neymar y otra de Suárez. Modric centró el balón esperando que lo rematasen alguno de los habituales: Cristiano, Varanne, Casemiro o incluso el novato Mariano, pero sabiendo que sería Ramos, el que lo volvería hacer. Y así, algunos de los que hemos criticado al sevillano tenemos que tragarnos nuestras palabras, ante la enésima demostración de Ramos de que en estos partidos tiene que jugar.

El partido acababa con empate a uno, con la sensación por parte de ambos de que el resultado era relativamente justo, con un equipo pensando que había tenido al rival en la lona, y con el otro, el Real Madrid, pensando que se había perdido una oportunidad de oro para noquear al rival, en la primera parte.. Si bien, el F.C Barcelona tuva un 56% de posesión, el Real Madrid disparó más.

Estadísticas del partido

Estadísticas del partido

 En todo este análisis he dejado fuera, intencionadamente, la labor del árbitro. Porque si analizó su actuación es un partido tan diferente que necesitaría otra entrada para analizarla. Lo de ayer fue un esperpento arbitral de dimensiones siderales. Es cierto que el madridismo ha claudicado viendo como la prensa, una jornada sí y otra también, juzga con un rasero absolutamente distinto un caso y otro. El Real Madrid se ha convertido en el malo de las películas, que aún cuando hace las cosas bien es criticado.

 Pero lo de ayer debería denunciarse desde el club de manera rotunda y no permitir ni la equidistancia ni el buenismo. Lo contrario puede provocar una suerte de síndrome de Estocolmo donde las tonterías de alguna prensa catalana al final nos parezcan hasta bien.

 Ayer se dejaron de señalar dos penaltys clarísimos, de manual, uno a Lucas Vázquez en el minuto 2 y otro a Cristiano Ronaldo varios minutos más tarde. Ambos provocados por el mismo, Mascherano. Ambas situaciones habrían cambiado el partido radicalmente. También lo cambió en cierta manera, una amarilla injustísima a Isco, en un piscinazo de Neymar, que luego provocó su cambio por parte de Zidane.

 Además de esos penaltys clarísimos hubo otras tres jugadas muy polémicas: una mano de Carvajal y dos manos en el área del Barcelona de Rakitic y otra de Piqué en los minutos finales. Como la producción del partido estaba claramente sesgada, solo vimos repetida una y otra vez la del lateral madridista, desde todos los puntos de vista, en 360, 180, a cámara lenta y rápida. Las otras dos manos no. También vimos repetido el gol de Suárez, en fuera de juego y precedido de una falta más que dudosa de Varane a Neymar.

 Como digo, demasiadas acciones, demasiada incidencia arbitral de un árbitro, Clos Gómez, que ya sabíamos que siempre favorece al F.C Barcelona.

 

 

Atlético de Madrid -Real Madrid: ¿un derby más?

Atlético de Madrid vs Real Madrid

Atlético de Madrid vs Real Madrid

No hay derby que no sea especial ni partido que no sea importante, pero el duelo entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid se ha convertido en los últimos tres años en un verdadero choque de trenes. Especialmente por el plus de competitividad de un equipo que entrenado por el Cholo ha alcanzado sus más altas cotas de la historia.

El partido de mañana servirá para calibrar al equipo de Zidane durante esta nueva temporada. A pesar del liderato, se alzan muchas voces sobre el juego del equipo y siempre están las dudas sobre la capacidad del equipo contra un equipo potente. Pues bien, el reto del Atlético de Madrid en su propio campo, seguramente sea el más exigente posible.

Un mes y medio después de su debut en liga, Zidane sufrió su primera derrota ante el Atlético de Madrid, la única en toda la temporada pasada en la competición liguera, y la primera de solamente dos derrotas desde entonces. La otra fue contra el Wolsburgo, en un partido espantoso, para el olvido, pero que casi deja al Real Madrid fuera de la Champion League.

Y entre medias la final de la Champion League, también contra el Atlético de Madrid, en un partido muy duro, que se llevaron los de Zidane por penaltys y que fue realmente igualado.

Entre ambos partidos hay una gran diferencia entre las alineaciones, especialmente en el Real Madrid, que no contó en el primer partido, con jugadores como Bale o Casemiro. Pero esas diferencias también se mostrarán en este duelo, habiéndose reforzado el Atlético y con el Real Madrid sin la plantilla al completo y con bajas importantes como el propio Casemiro o Tony Kroos.

El Real Madrid necesita ganar el duelo para revertir una pésima estadística en liga: no ha ganado en ninguno de los últimos 7 partidos, la última victoria en liga se remonta al 27 de abril del 2013. Eso sí, la estadística es bien distinta en el resto de competiciones, particularmente en la Champion League donde el Real Madrid ganó sus últimos encuentros, mientras que en la Copa del Rey y Supercopa el Atlético de Madrid tiene mejores números.

Y el Atlético de Madrid necesita la victoria para no perder el tren del liderato y mostrarle a sus principales rivales, Barcelona y Real Madrid, que sigue aspirando al título de liga. El gran  reto de Zidane es romper la dinámica ganadora que ha logrado el Cholo contra el Real Madrid, desde aquella final de la Copa del Rey entre Simeone y Mourinho.

El resultado del partido y el desenlace me resulta una incógnita total. Hay demasiadas bajas y demasiadas variables como para anticipar que va a pasar, pero seguro que una derrota de uno u otro condicionará a ambos equipos y provocará una mini crisis. Y evidentemente la victoria surtirá el efecto contrario.

El Real Madrid se deja dos puntos en Las Palmas

Nacho contra un jugador de Las Palmas

Nacho contra un jugador de Las Palmas

El Real Madrid de Zidane ya vive su primera mini crisis. Tras dos empates consecutivos en liga y algunas dudas, ya se abre la veda para pegar palos a diestro y siniestro.

La verdad es que el partido de ayer me recordó mucho al de Bernabéu contra el Villareal: en la segunda parte: mucho ataque pero sin premio final. Le está faltando al equipo la famosa pegada y los datos de tiros a puerta lo demuestran. Ayer fueron 19 tiros a puerta, algunas jugadas claras de gol.

Yo, personalmente también he echado de menos a Casemiro, y creo que en general el equipo también. Seguramente el brasileño sea la única pieza sin recambio y su ausencia se nota mucho. No solo por la capacidad de robar el balón, algo que hizo sufrir al equipo en el primer tiempo, sino porque a su vez libera a Modric y a Kroos, y estos multiplican su capacidad ofensiva.

También seguimos viendo una versión mala de Cristiano Ronaldo aunque al menos también lo vio Zidane, que por primera vez en mucho tiempo le cambió sin estar lesionado, por motivos estrictamente futbolísticos. Creo que el francés estuvo acertado con los cambios y con la alineación titular.

Sigue apostando por involucrar a todos los jugadores y repartir minutos y no creo que ayer se perdiese porque jugasen Nacho, Morata y Asensio y no otros. El papel de los tres fue positivo, de hecho. Nacho bien en el lateral izquierdo, llegando incluso arriba, a pesar de no ser zurdo, y provocando indirectamente el primer gol del Real Madrid, que remató Asensio. El chaval de 19 no firmó su mejor partido pero tuvo premio con el gol. Y Morata le da al equipo una movilidad y un trabajo que no dan el resto de delanteros.

El Real Madrid sigue líder, aunque un poco menos cada vez y con la sensación de que ya toca demostrar la mejor versión del equipo. Es cierto que ha habido lesiones y rotaciones pero Zidane tiene una oportunidad perfecta contra el Borussia de Dormund de apostar por su mejor 11. Enfrente espera un rival mucho mejor que Villareal y las Palmas.

 

La liga se la llevó el F.C Barcelona

Han pasado ya casi 4 días y no había escrito anda hasta ahora del final de la liga. Son varias las conclusiones, que son independientes de si el Real Madrid gana la Champion League o el F.C Barcelona hace doblete.

  1. El Real Madrid ha ganado 1 de las últimas 8 ligas. El Barcelona ganó 6 y el Atlético de Madrid se coló entre medias para poner su nombre. Son números ciertamente pobres para un club como el blanco. El ciclo ha coincidido con los mejores años del Barcelona y con un Real Madrid en constante estado de agitación y de cambio. La estabilidad no garantiza títulos per se, pero la inestabilidad constante no es la mejor de las garantías para lograr un trofeo a la regularidad, como es la liga.
  2. Como en los años de Ancelotti o el tercer año de Mourinho, el equipo se dejó la liga en determinados tramos de temporada. Bien por desconcentración, desmotivación, lesiones u otros factores. Lo que han demostrado los jugadores con Zidane no lo hicieron con Benítez. Y son ellos, por tanto, los principales culpables. El Real Madrid tiene que tener una plantilla capaz de competir en todas las competiciones durante 365 días al año.
  3. A la hora de ganar un trofeo que supone 38 partidos al año, los detalles cuentan y mucho. Al final, el Barcelona ha ganado por 1 solo punto, aunque pudo haberlo hecho empatado a puntos por el goalaverage.
  4. Y entre los detalles, sin duda, el factor arbitral es también determinante. Es verdad que si el Real Madrid no hubiese perdido partidos tontos, eso sería un detalle menor, pero también es verdad que si el Barcelona no hubiese tenido esas ayudas arbitrales, los partidos tontos del Madrid habrían sido meras anécdotas. Esa liga 2015/2016 queda como la liga de los records…arbitrales. Al F.C Barcelona le han pitado 19 penaltys y 9 expulsiones a favor. 
  5. Captura de pantalla 2016-05-18 a las 11.23.42

A 90 minutos de ganar una liga perdida hace meses

Quedan solamente 90 minutos para dirimir quien será el campeón de liga de la temporada 2015-2016. A última hora se ha descolgado el Atlético de Madrid que pinchó frente a un Levante que no se jugaba nada; quizá solo las primas. Ahora que el cholismo es un movimiento de masas y que todo el mundo idolatra el bello juego del Atlético de Madrid, que hunde sus raíces más profundas en el catenaccio más puro, es buen momento para recordar que el presupuesto del Levante es de 40 millones de euros. Casi el coste del fichaje de Griezman, y cinco veces menos que el presupuesto de todo el Atlético de Madrid. Habría que preguntarse cuál es el equipo del pueblo y quien es David y quien Goliat.

Pero esos debates parece que solo interesan cuando el Real Madrid es el protagonista. Pues bien, ahora lo es porque contra todo pronóstico (el mío, en particular) sigue vivo y le separan de levantar la liga solo 90 minutos. Los mismos que al Barcelona, que haciendo lo mismo que el Real Madrid sería campeón.

Los de Zidane necesitan su duodécima victoria consecutiva ante el Deportivo de la Coruña y que el Barcelona pinche ante un Granada salvado. Los pronósticos parecen claros, pero esto es fútbol, y muchos madridistas tenemos muy vivos en el recuerdo las dos ligas perdidas ante el Tenerife. Como está ahora de moda, el fútbol le debe dos ligas al Real Madrid. Sería un buen momento para cobrárselas de vuelta.

Mientras, el equipo ha recuperado la ilusión perdida y el equipo parece haber cogido ritmo en el último tramo de la temporada. A ello han ayudado las rotaciones de Zidane, y el mejor estado físico de muchos jugadores, especialmente de Cristiano Ronaldo, que llega a tope.

Son 90 minutos de fe en liga y otros 90 en Champion League para levantar uno, dos o ningún título. Sí parece, que pase lo que pase, el madridismo ha recuperado parte de su ser. Eso mismo que representa como nadie Arbeloa, al que ayer se le tributó una merecidísima despedida. Otros no la tuvieron porque no la quisieron o no la merecieron. Arbeloa sí la quiso y sí la merecía y el resultado fue uno de los momentos más emotivos que he vivido en el Bernabéu.

Arbeloa arbeloa-manteo

Aquí dejo el  vídeo de despedida de Arbeloa que hizo el Real Madrid

La liga se lucha entre tres

El Real Madrid mantiene sus opciones de ganar la liga aunque ayer hizo méritos durante 30 minutos para lo contrario. Recordó mucho a otros partidos en los que el equipo se dejó llevar.  Esa relajación tan nefasta que ha provocado que a estas alturas el equipo depende de otros para el triunfo liguero.

La apuesta de Zidane con varias rotaciones fue arriesgada. A la baja de Cristiano Ronaldo y Casemiro, dos jugadores muy importantes ofensiva y defensivamentente, de manera respectivo, se sumó la de Carvajal, a años luz de Danilo, y la de Ramos. Y adicionalmente, con la lesión de Benzema, otra más. Así que jugaron 4 o 5 no habituales.

Pero los salvadores fueron Bale, que es un habitual, y que ha sido tan cuestionado como Cristiano Ronaldo en sus primeros años, y Lucas Vázquez, un canterano al que le debe faltar glamour, pero le sobra coraje, madridismo y también calidad. El galés lideró al Real Madrid con dos goles. Justo lo que se le pide. Un testarazo soberbio que dio esperanzas al equipo con el 2-1 y el definitivo 2-3, robando un balón y definiendo por el costado izquierdo, su mejor perfil.

Y luego está lo de Lucas, que salió en la segunda parte pero que fue un jugador importantísimo. No solamente por su gol, de pura fuerza y ganas, porque debía ser el más bajito del campo como para rematar ese balón. También ayudó en defensa y puso inteligencia a la hora de resguardar el balón.

Zidane solventó la papeleta pero a estas alturas debería saber de la importancia de Casemiro, de la necesidad de apostar siempre por Lucas Vázquez antes que por Jesé, o de Carvajal en vez de por Danilo.

Cada partido de los restantes van a ser así de sufridos y al Real Madrid no le van a regalar 3 penaltys y 2 goles ilegales. Si fuese así de sencillo nos habríamos evitado el sufrimiento de ayer. Tiene más mérito, es cierto, pero la injusticia luego no se recuerda y solamente queda quien levantó el título de liga. Y si finalmente lo hacen los azulgrana, nadie recordará la liga de los 19 penaltys (por ahora), uno cada dos jornadas, el récord de la liga en toda su historia.

Solamente por eso, este F.C Barcelona no merece ganar la liga. Una liga que según Simeone estaba peligrosamente preparada para el Real Madrid. Se equivocó el argentino de club, y si no acaba levantando el la liga, seguramente se acuerde de su error. Mientras, el Atlético de Madrid seguirá luchando sus victorias, casi siempre por la mínima, y no con el fútbol más espectacular. Pero el estilo tampoco se recuerda cuando se ganan las ligas.

El Real Madrid sigue en la carrera de la liga

El Real Madrid hizo uno de sus mejores partidos ante el Villareal y a falta de 4 partidos para el final de la liga todo sigue abierto. Una derrota o un empate dejaría a cualquiera de los equipos fuera de la carrera para el título de liga. Y en los últimos 5 años solamente una vez han encadenado las 5 victorias el Real Madrid y el F.C Barcelona.

Parece que finalmente este Real Madrid ha encontrado su ritmo, aunque pudiera ser tarde porque el equipo ya no depende de sí mismo. Se nota en todo caso que el equipo está fresco y se aprecia en jugadores como Modric o Cristiano Ronaldo. Al final, el caso Cheryschev ha aliviado la carga física del equipo, aunque a cambio el club se ha quedado sin disputar una competición.

También influye en el juego del equipo la ilusión reciente tras los pinchazos sucesivos del F.C Barcelona, y el tener por fin a toda la plantilla disponible-casi-(lesión de Bale). Y hablando de lesiones, no sabremos hasta el medio día si finalmente Cristiano Ronaldo tiene una lesión o no. Lo que sí tengo claro es que un equipo como el Real Madrid no puede depender de la felicidad personal de un jugador para tomar sus decisiones. Y me explico.

Cristiano Ronaldo se retira lesionado

Cristiano Ronaldo se retira lesionado

Le preguntaron ayer en rueda de prensa a Zidane si se arrepentía de no haber cambiado a Cristiano Ronaldo antes, y dijo que sí. Y es algo que muchos nos llevamos preguntando mucho tiempo. Si la necesidad de tener a Cristiano Ronaldo es la de que pueda marcar su gol para que siga sumando de cara a la bota de oro, y así arriesgarse a su lesión, entonces los objetivos del club son erróneos. El objetivo del club y de sus jugadores son los títulos colectivos. Y por eso, cuando un jugador es suplente, debe entender que lo es porque hay otro jugador más capacitado.

Desde hace ya demasiado tiempo se vive por y para la felicidad de Cristiano Ronaldo y no al revés. El luso debería estar al servicio del Real Madrid, no lo contrario. Y así hemos visto como este año levantaba ufano su bota de oro, cuando el club no logró ningún título el año pasado.

Y en el caos que nos ocupa, si ahora, en el tramo final de temporada, se lesionase Cristiano Ronaldo por jugar minutos de más, minutos innecesarias, sería una gran irresponsabilidad.

También hay que preguntarse si el equipo puede afrontar partidos sin el portugués en el campo. Para algo hay una plantilla valorada en miles de millones, con algunos de los mejores jugadores del mundo. El equipo puede sobrevivir 30 minutos sin Cristiano Ronaldo y seguramente también 90 minutos. Lo contrario ha supuesto crear una dependencia hacia un jugador que condiciona a todo el equipo. Se juego por y para la felicidad del portugués.

Y eso hay que cambiarlo, porque como decía Santiago Bernabéu, por encima del club no puede estar nadie. Tampoco Cristiano Ronaldo.

¿Hay liga?

La liga dio ayer un pequeño vuelco con la derrota del Barcelona contra la Real Sociedad. Decían las estadísticas que el equipo blaugrana históricamente sufre en Anoeta y así fue, con un Barcelona incapaz de marcar un gol, quizá lastrado por el cansancio de la Champion League.

Clasificación de la liga

Clasificación de la liga

Con una diferencia de 3 y 4 puntos del Barcelona contra el Atlético de Madrid y Real Madrid, respectivamente, los de Luis Enrique siguen siendo favoritos, puesto que no se debe olvidar el goalaverage particular. En ambos sale beneficiado el Barcelona que ganó ambos partidos contra los rojiblancos por 2-1 y que con el 0-4 en el Bernabéu eliminó toda opción a favor del Real Madrid.

Y luego está el calendario, que añado abajo, pero que en realidad a estas alturas de liga es menos importante que la verdadera actitud de los jugadores. Se ha demostrado otros años que los equipos pueden perder en cualquier campo. El Real Madrid de Ancelotti se dejó una liga cuando menos se esperaba. La cuestión es si el Barcelona afrontará el miedo a perder y sobre todo sí Atlético y Real Madrid lo harán también o se mantendrán sólidos.

Es una carrera en la que perdiendo un partido los equipos de Madrid se pueden quedar fuera, y en la que haciéndolo el Barcelona pueden entrar los nervios.

Entre medias creo que hay un factor crítico, la disputa de la Champion League. La competición más importante, por excelencia, es absolutamente demandando, y para cualquier equipo es un esfuerzo muy elevado. Así pues, va a depender mucho de si el Real Madrid es capaz de remontar y de si pasa el Barcelona o el Atlético de Madrid.

Si tuviese que apostar, no lo haría por el Real Madrid. Durante los últimos años ha demostrado su extraordinaria irregularidad, siendo incapaz de mantener la exigencia, precisamente en estos momentos críticos. Ningún rival de los blancos, pero tampoco de los azulgrana, me parece realmente difícil. Lo verdaderamente difícil es salir concentrado en los 7 partidos que quedan, más lo de Champion League, si se clasifican. Y lo mismo aplica para el Atlético de Madiris, que tiene un partido más en casa.

FC Barcelona
J.33 – 17/4: FC Barcelona – Valencia
J.34 – 20/4: Deportivo de La Coruña – FC Barcelona
J.35 – 23/4: FC Barcelona – Sporting de Gijón
J.36 – 30/4: Real Betis – FC Barcelona
J.37 – 8/5  FC Barcelona – Espanyol
J.38 – 15/5 Granada – FC Barcelona

 Atlético de Madrid
J.33 – 17/4: Atlético – Granada
J.34 – 20/4: Athletic Club – Atlético
J.35 – 23/4: Atlético – Málaga
J.36 – 30/4: Atlético – Rayo Vallecano
J.37 – 8/5 Levante – Atlético
J.38 – 15/5 Atlético – Celta

 Real Madrid
J.33 – 16/4: Getafe – Real Madrid
J.34 – 20/4: Real Madrid – Villarreal
J.35 – 23/4: Rayo Vallecano – Real Madrid
J.36 – 30/4: Real Sociedad – Real Madrid
J.37 – 8/5  Real Madrid – Valencia
J.38 – 15/5 Deportivo – Real Madrid

Goleada rutinaria en el Bernabéu al Sevilla

Celebración de los jugadores del Real Madrid

Celebración de los jugadores del Real Madrid

El Real Madrid ganó en su feudo al Sevilla, con una goleada casi rutinaria, casi tanto como el sufrimiento que soportamos los aficionados a domicilio o contra un rival de los duros. No es que el Sevilla no fuese duro, que no lo fue, es que contribuyó a las goleadas de Zidane (y de Benítez) en el Bernabéu, sabiendo que antes o después ellos mismos u otros le harán pagar al equipo blanco su juego alegre y vistoso en campo ajeno.

Esta versión del Real Madrid me recuerda mucho a esos equipos ingleses blanditos, tipo Arsenal, que juegan y dejan jugar. Pura contribución al espectáculo, con continuos ataques y contraataques. El Real Madrid, digámoslo, nunca ha sido un equipo defensivo. Se fichó a un entrenador supuestamente defensivo como Benítez y el equipo no paró de recibir ocasiones en contra, casi todas desbaratadas por el único jugador del equipo que no ha bajado su rendimiento en toda la temporada, Keylor Navas.

Pero claro, tratar de ser defensivo jugando con tres delanteros como Cristiano Ronaldo, Benzema y Bale, con dos laterales como Marcelo y Danilo y con un medio del campo con dos ex-mediapunstas como Kroos y Modric, suena a chiste. Al menos Zidane ha caído en la cuenta, como Benítez antes, que Casemiro sí es un jugador de ese corte, y que sus robos, sus cuerpeos y sus tackles sirven al menos para evitar que el equipo se desangre completamente en defensa. Y luego está el tema de los centrales, que da igual si son los titulares o los suplentes, que casi siempre las pasan canutas.

El brasileño también permite que los de arriba se tomen aún más alegrías e igualmente sus compañeros en la medular, Modric y Kroos. Y así, se vio ayer una buena versión del croata y un par de llegadas al área del alemán. Es lo que tiene el equilibrio.

Y luego está el tridente. Benzema en su mejor año con el Real Madrid sigue prácticamente marcando a gol por partido, aportando su habitual temple y buen hacer con el balón. Parece que lo de ser chantajista le viene de perlas. Y Cristiano Ronaldo a lo suyo, marcando goles, normalmente no tan importantes como antes, y tras demasiados intentos. Y Bale demostrando que el equipo necesita de sus diagonales y de su velocidad.

 Como la liga es un entrenamiento para la Champion League, la conclusión es la misma de siempre, se ataca bien pero se defiende muy mal y en los partidos contra grandes rivales no será tan fácil. Pero mientras llegue el ajusticiamiento final, seguiremos cebando el sueño de la undécima, obviando incluso arbitrajes tan penosos como el de ayer. Sí, son 10 puntos de diferencia, que bien podrían ser un par de penalties no pitados a un lado y a otro y alguna roja de más o de menos. Poco que reclamar por parte de un equipo que tiene que pedir perdón por tener buena suerte en los sorteos y que definitivamente perdió la batalla de la propaganda el día que su presidente decidió anteponer su popularidad personal a la defensa de su club.

 

La goleada del Real Madrid y el futuro

El Real Madrid goleó, Cristiano Ronaldo marcó 4 goles y el estadio disfrutó. Todo eso sería como un cuento de hadas, si la realidad no mostrase a un equipo a 12 puntos del primero, que marcha tercero en la tabla y que ha contado por derrotas o empates casi todos sus partidos difíciles.

Cristiano Ronaldo, celebrando su cuarto gol

Cristiano Ronaldo, celebrando su cuarto gol

 Goleadas como la del sábado y excelentes actuaciones individuales, no hacen más que ratificar que este equipo no es competitivo y solamente es capaz de desplegar su mejor fútbol, bien sin presión o bien contra rivales flojos en campo propio.

 Vi los dos golazos de Cristiano Ronaldo, el buen gol de Jesé y de Bale, alguna parada de Keylor y un equipo ofensivamente imparable. Pero por desgracia, esa visión se esfuma rápidamente.

 Desconozco los planes de Zidane y del Real Madrid, pero ya tengo pocas dudas de la idoneidad de jugar con jugadores como Casemiro o Lucas Vázquez, o incluso con el joven delantero Mayoral. Sus ganas y compromiso superan el de muchos titulares, algo que ya sabía Benítez pero que no se atrevió a instaurarlo como algo definitivo.

 Por tanto, juzgaré positivamente a Zidane cuando le veo alineando a esos jugadores en los próximos partidos de Champion League, y sentando a los niños mimados. Y entonces sí, creeré algo en este equipo que no ha demostrado absolutamente nada, durante la temporada, con Cristiano Ronaldo a la cabeza. No me valen sus hatricks, con la liga perdida, ni sus botas de oro ni sus pichichis, si eso no trae además títulos colectivos. Y de estos, con el portugués, más bien pocos.

 La Roma es el último partido no difícil de la Champion League, y luego esperarán los ocho mejores equipos del mundo. Pero que no se relajen porque la Roma contra una versión ramplona del equipo blanco, se puede llevar un botín.