Otro título para Zidane

0004634996

Con la Supercopa de Europa de ayer son 6 de 8 los títulos logrados por Zinedine Zidane al frente del Real Madrid desde que se hizo con el equipo hace apenas 19 meses. En realidad esa estadística no le hace justicia puesto que la primera liga ya venía perdida con una diferencia de puntos que casi logra remontar. Podríamos decir que solamente ha perdido la Copa del Rey, cuando todavía no estaba suficientemente afinada la política de rotaciones.

 Ayer el equipo no rotó, y jugó la alineación titular menos Cristiano, que es mucho decir, aunque no tanto cuando se cuenta con un medio del campo como el que mostró ayer el Real Madrid. A día de hoy el mejor del mundo con mucha diferencia. Si rinden 2 o 3 de los 4 ya el equipo funciona muy bien, pero si ocurre como ayer con Modric, Kroos y especialmente Isco y Casemiro enchufados, entonces el resultado es un control del juego casi total. Una fuerza que permite que incluso la delantera no sea tan protagonista ni tan necesaria una gran defensa.

casemiro-festejo-gol-real_madrid-manchester_united-supercopa-2017-milenio_MILIMA20170808_0225_30

 Lo más llamativo es que ese medio del campo presenta adcionalmente suplentes de lujo, que seguramente no lo mejoren, algo imposible a día de hoy, pero si lo complemente y no le haga perder calidad. Kovacic, Ceballos o Llorente esperan su oportunidad. Ayer la tuvieron Asensio y Lucas Vázquez con buenos minutos especialmente el segundo.

 Enfrente, el Real Madrid se enfrentó a un clásico equipo de Mourinho en sus etapas iniciales. Un equipo ordenado, muy rocoso, intenso y físico, que tal y como está compuesta su plantilla puede imponerse por fuerza y físico a cualquier rival. Jugadores como Lukaku, Rasford o Pogba bien adaptados al equipo y con los automatismo que pueda crear Mourinho, pueden ayudar a un equipo que será en el futuro sin duda peligroso. Ayer no lo fue tanto aunque si apretó en los minutos finales en los que al Real Madrid se le vio más justo de fuerza.

 Pero a día de hoy, este Madrid que si bien se dejó meter el 2-1, es un equipo con un oficio y una experiencia sin igual en ningún otro equipo del mundo. No en vano se han ganado 3 de las últimas 4 años, lo mismo aplicable para las Supercopas, con otros trofeos varios entre medias. El Real Madrid ha ganado las últimas 11 finales disputadas y en este momento no parece que el ciclo se vaya a acabar. Ni en el corto plazo ni en el medio, y para eso Florentino Pérez y Zidane han creado una plantilla suplente muy joven y de gran futuro.

 Así pues, el doble supercampeón de manera consecutiva de Champion League y de Europa tiene próximamente al F.C.Barcelona en el camino para iniciar el camino del sextete o concluir el quintete. Esto depende de si se considera el año natural o la temporada. Aunque en realidad da igual y lo que importa es la Champion League y la liga, y en menor medida la Copa del Rey. Aunque para algunos pueda importar el Gamper y la Champion del Verano, lo cierto es que el prestigio se gana a partir del mes de abril.

 Y mientras veremos si de verdad la plantilla blanca se queda tal y como está o si por el contrario se incorpora a última hora Mbappé (never,never, never), debate que será objeto en otro post. Lo que se seguro es que ni Neymar ni Mbappé estarán el próximo domingo.

La rebelión de los campeones del mundo

Tanto tiempo sin ganar una competición importante ha creado en el país una nueva casta de seres intocables, los campeones del mundo. Campeones además de Europa por partida doble, los jugadores españoles han visto como cu caché subía hasta alcanzar el máximo rango.

Cada uno de ellos en sus clubes se ha convertido en un referente. Muchos ya lo eran, todos jugadores importantes, pero ahora además de patrimonio de sus clubes se han convertido en patrimonio de toda España, que les jalea y apoya aún cuando son los rivales de su equipo.

Los casos de conflictos entre jugadores de la selección española y sus entrenadores se han multiplicado en los últimos años. Como si fuesen pulsos entre dos partes iguales muchos jugadores se han atribuido un poder especial retando a sus respectivos técnicos.

El conflicto público entre Ramos y Mourinho que sucede a otro más soterrado entre Casillas y el propio Mourinho no es más que un ejemplo más de los numerosos conflictos producidos.

El año pasado se produjo un conflicto similar en la acera contraria, entre Guardiola y su central titular Gerard Piqué, que supuso que el central no fuese convocado en varios partidos. También este año Cesc ha levantado la voz ante su suplencia, esta vez con Tito de entrenador.

Pero quizá el caso del que más tiempo se ha hablado y que ha provocado más desgaste en su club ha sido el pulso entre Javi Martinez y Llorente. El primero lo resolvió poniendo rumbo a Munich mientras que el segundo todavía lidia con una situación en la que parte como perdedor ante el apoyo casi unánime de afición y directiva a su entrenador, Marcelo Bielsa.

También es llamativo el caso de los dos delanteros habituales de la selección española, Fernando Torres y David Villa, piezas claves en el europeo y el mundial, respectivamente. Ambos mostraron el año pasado su descontento con su situación por distintos motivos. En el caso de Torres no obtuvo la confianza de su técnico en muchos partidos importantes, mientras que Villa sufrió la omnipotencia de Messi desplazandole a un sector del campo donde no se encuentra a gusto.

La excepción la confirmaron los habituales en sus equipos como Alonso en el Real Madrid o Iniesta y Xavi en el Barcelona. Otros como Arbeloa llevaron su suplencia sin mayores aspavimientos.

Detalles del España-Inglaterra

Como son varios los aspectos que quiero comentar del partido España-Inglaterra empezaré por lo malo:

1) He podido escuchar silbidos durante el himno inglés, cosa que también oi en el Bernabéu y seguramente casi siempre. Es lamentable que no se respete el himno del rival. Porque no representa a un equipo sino a todo un país.De la misma manera que Zapatero no se levantó con la bandera estadounidense y cometió un error de bulto, todos los que pitan el himno rival muestran un nulo respeto a  los países y a todos sus ciudadanos.

2) A nivel deportivo, España por fin tiene un estilo y es el mejor posible. Toque y velocidad, con las líneas juntas y primando siempre el juego de ataque con control en el medio del campo. Del Bosque es lo suficientemente listo para saber que tiene muy poco que tocar.

3) Mi reconocimiento desde este blog a dos jugadores. El primero Iniesta, ninguneado por algún motivo en todos los premios internacionales. Quizá no es lo suficientemente mediático, pero lo que está claro es que es lo suficientemente bueno para ser considerado uno de los 5 mejores del mundo. Básicamente porque solamente Messi es capaz de llevar el balón tan pegado al pie y muy pocos son capaces de hacer esos cambios de ritmo y esos pases increíbles. El otro, Xavi, si ha sido recocido, tarde en mi opinión. Juega como jugaba en el mundial sub 20 que ganó España en Japón. Domina el juego,no pierde balones y siempre juega la mejor opción, parece que juega en el patio de su casa.

4) Villa es hoy en día el mejor delantero español y uno de los mejores del mundo.Voraz como pocos, no falla en el área. Me da la sensación sin embargo de que faltan delanteros de garantías, porque ademas de Torres falta un tercer delantero de nivel consagrado.

5) Me ha alegrado sobremanera escuchar opiniones como la de Raúl que dice que España está por encima del Real Madrid, o a debutantes como Llorente que dicen que marcar un gol y jugar en España es lo máximo. Hace tiempo que la selección debería ser lo mas importante, porque es lo que nos une finalmente a todos los españoles. En Inglaterra, Brasil o Argentina los jugadores son antes de nada de su selección y el resto es secundario. A ver si aquí también se cumple y no sólo ahora que las cosas van de cara. También es cierto que no nos habían dado muchas alegrías pero países que apenas pasaban fases de clasificación estaban más identificados con su selección. Por fin podemos cantar el himno extraoficial puesto de moda en Austria. Todos conmigo: “Yo soy,español,español, español….”