Maldición 8, Benfica 0

Cuando tu equipo juega contra una maldición seguramente da todo igual. Si eres mejor o peor, si el árbitro está bien o mal o si llegas o no a los penaltis. Al final pierdes, o al menos eso debe pensar toda la afición del Benfica, que ha visto como en 52 años su equipo ha llegado a 8 finales europeas y las ha perdido todas.

Ayer perdió la octava contra el Sevilla. 0 de 8 es un record difícil de superar que no creo que tenga ningún otro equipo de cualquier deporte en la historia. Son ocho oportunidades diferentes de llevarse por delante la maldición y ocho oportunidades desperdiciadas por H o por B.

Confieso que me ha resultado triste contemplar la desolación del Benfica, un equipo histórico, con un puñado de muy buenos jugadores, que haciendo bien las cosas han llegado a la final para volver a perderla. Si el año pasado perdió la final por 2-1 ante el Chelsea, este la ha perdido en los penaltis ante un Sevilla que no fue mejor.

Son ya 5 finales de Copa de Europa perdidas y tres UEFAS, y lo que no sabemos es si el número irá en aumento hasta completar los 100 años que pronosticó el entrenador Bela Guttmann.

Lo que es evidente es que luchar contra ese estigma que tiene el club de perdedor en las finales europeas es un condicionamiento mental muy fuerte. Es factor y el puro azar han hecho que este Benfica no pueda saborear el gusto de la victoria.