Pepe, el traidor, el ingrediente para acabar un guión perfecto

En toda buena novela hay un amigo traidor que te apuñala por la espalda. El menos esperado, al que más has ayudado y protegido, del que nunca te esperarías un gesto en tu contra. Mourinho ayer resolvió esa incógnita con las declaraciones de Pepe, posicioándose a favor de Iker Casillas, quien nunca le defendió, recriminando a Mourinho su trato con el portero.

 Las declaraciones de Pepe justifican todas y cada de las declaraciones anteriores de Mourinho y su guerra particular con la prensa y demuestran como funciona un vestuario como el del Real Madrid. Al final, todo se traduce en ser leal, no con el club o el entrenador sino con el capo de turno, en este caso Casillas. Por eso, Pepe ha salido a la palestra, intuyendo que Mourinho estará fuera dentro de poco y que su concurso depende de lo afin o no que sea con Casillas y toda la prensa que hay detrás que vende o compra jugadores.

 Eso es al final lo que hay detrás de todo esto, una prensa todopoderosa  y unos pocos jugadores que se sientan por encima del club. El sonido de sables es ensordecedor y ya solamente queda ver el desenlace aunque al menos ahora sabemos quienes están detrás de las caretas. Nunca se vio tan clara la traición de parte del vestuario contra su entrenador como ahora.

 Justamente ha sido con Mourinho, el único entrenador que ha combatido desde el primer momento esa nefasta tradición por la cuál no jugaban los que el mister entendía más aptos sino aquellos con más poder. Una tradición que debió comenzar muchos años atrás con gente como la quinta, Hierro o Raúl pero que se ha enquistado con Casillas y su suplencia sobrevenida. Una guerra abierta que por desgracia va a traer como perdedor a un exhausto Mourinho.

 El portugués ha perdido la batalla pero morirá matando y al menos, ya sabemos que Casillas, el topo, el traidor, el mierda de Casillas ha torpedeado el vestuario del Real Madrid con filtraciones, revanchismos y otras actitudes. Mourinho ha señalado a su Brutus, Pepe ,pero sabe que hay varios conspiraciones y cabecillas. Todos ellos, ya van teniendo nombres y apellidos y para los que no estamos ciegos serán para siempre jugadores malditos, traidores en algo que debía ser tan noble como el deporte y la asunción de que hay jugadores que son mejores que tu y merecen la titularidad.

 Eso ha pasado con Iker y con Pepe, relegados respectivamente por Diego López y Varanne, mejores o simplemente en mejor estado de forma. Nadie podrá reprocharle al luso que se haya plegado a los deseos de sus jugadores o de la prensa. Con sus aciertos y sus errores siempre ha puesto al jugador que el consideraba que era mejor para cada partido. Mourinho ha aplicado la meritocracia con todos: españoles, extranjeros, canteranos, veteranos…Ni sus compratiotas, Carvalho, Pepe o Coentrao, ni sus fichajes Ozil, Khedira o Di María, ni los fichajes del presidente Kaká o Benzema, ni su fiel escudero Arbeloa, ni los veteranísimos Casillas y Ramos, ni tampoco el joven Varanne han quedado excluidos de esta meritocracia. El que lo ha jugado casi todo como Xabi Alonso o Cristiano Ronaldo lo ha hecho simplemente por tener un mejor rendimiento.

Ese pecado capital es entre otros el que va a llevar a Mourinho fuera del Real Madrid y al vestuario a su equilibro natural de los últimos 20 años, el caciquismo del vestuario, el control de unos pocos de todo un club de fútbol con decensa de millones de presupuesto. Siempre y cuando Florentino Pérez no lo remedie y vea con la claridad meridiana de nuestros ojos que si en un cesto de 25 manzanas hay varias podridas hay que eliminarlas antes de que se pudran las 25. Todavía se pueden salvar la mitad pero el mal está hecho.

El fin de los alcorconazos

Hace tres años el Real Madrid perdía en Copa del Rey contra un segunda B en lo que se daría a conocer el ‘Alcorconozo’. Una goleada por 4 a goles a 0 que hizo temblar los cimientos de la entidad. Pero antes, en otras eliminatorias con otros entrenadores igualmente ilustres que hoy se ponen de ejemplo al igual que Pelegrini, el Real Madrid perdía contra el Toledo o el Real Irún.

Ayer el Madrid goleó a domicilio, como tenía que hacer, demostrando que este sí es un equipo serio con un entrenador serio. Algunos dicen que es un mercenario, que solo le interesa ganar títulos y su gloria personal. ¡Bienvenido sea! Si a este solamente le interesa ganar entonces su espíritu está de acuerdo con los intereses del club. A otros les interesaba quedar bien con la prensa, el buenismo, la fama, la buena vida…

Con Mourinho todo es diferente y este Real Madrid durante dos años y medio ha demostrado una trayectoria muy sólida. En Copa de Rey ha ganado un año y el otro ha sido eliminado en semifinales por el campeón. Mientras, en Champion League ha sido eliminado en  las semifinales dos años consecutivos.

Es un equipo reconocible, que sale cada partido a ganar y que lo hace casi siempre.  El Madrid ha perdido pocos partidos, algunos jugando mal y esta temporada rematadamente mal, pero este equipo nunca ha perdido la dignidad,  la cara al partido como pasaba otras temporadas con derrotas humillantes posibles en casi cualquier campo contra cualquier rival: Valencia, Celta, Deportivo, Osasuna…

Sí, ha habido una excepción a todo esto, la derrota por 5-0 ante el Barcelona. Una excepción que justifica la regla y que si bien fue durísima para cualquier madridista sirvió para que el equipo se inmunizase.

A los que nos gusta Mourinho nos sorprende ver que no se valore esta solidez y esta trayectoria. Podemos dar importancia a temas en mi opinión secundarios como la cantera o los fichajes. Pero incluso ahí, la historia no desvela nada mejor qu Mourinho. Que el Real Madrid tiene pocos canteranos es una evidencia, pero tampoco tenía muchos cuando ganó las Copas de Europa. Que Coentrao es simplemente un buen jugador super caro, también lo es, así como que el fichaje de Antintop no salió bien.

Pero frente a esas evidencias hay muchísimas más que hablan de un equipo que compite de tu a tu contra el Barcelona, arrebatándole la liga, un equipo que pierde muy pocos partidos(12%), un equipo joven con jugadores prometidos, plagado de fichajes acertados: Ozil, Varanne, Di Maria, Khedira…

Si la victoria de ayer sirve para calmar los ánimos y de paso para que el futuro algunos de los jóvenes como el gitano José Rodriguez, Alex Fernández o Morata se asienten en el primer equipo, mejor que mejor.

Que no pare la fábrica

A comienzo de año y cuando llegan nuevos fichajes, generalmente extranjeros, se aprovecha para criticar y hacer un poco de demagogia. Se habla de la cantera y de su importancia, de la calidad que hay y de lo injustos que son los entrenadores. Este argumento se ha aprovechado durante dos años para atizar a Mourihno. Un entrenador que se distingue por su apuesta ganadora un concepto en la mayoría de las veces enemigo con el concepto de apuesta clara por la cantera.

 Pues bien, veamos con un poco de perspectiva algunos de los descartes de Mourihno y sobre todo sus muy injustas decisiones.

 El año pasado estuvo en la primera plantilla Mateos, un central de 23 años que este año ha recalado en el Zaragoza. A cambio se fichó a Varanne, un francés de 18 años recomendado por Zidane. El coste de fichaje, en torno a los 10 millones de euros y sobre todo su nacionalidad no tardaron en provocar dudas sobre su fichaje. Hoy, tras unos pocos partidos del francés parece que quedan dudas tras jugar los dos casi el mismo número de partidos.

 Mucho más contundente es la diferencia entre un jugador como DI Maria y un niño como Sarabia. El extremo canterano, que era uno de los que más destacaba, ha sido este año el suplente del suplente Pedro León, en el Getafe. Muy pocos minutos para un jugador que como mínimo está muy verde para jugar en el Real Madrid. Lo mismo podríamos decir de otro canterano, Juan Carlos, que ha descendido con el Zaragoza.

En cuanto al Castilla, ayer vimos como ganaba con claridad al Castilla demostrando que muchos jugadores están preparados para jugar en segunda división. Muy distinto es dar el paso al primer equipo y aportar minutos de calidad. Sin ir más lejos, se ha hablado mucho de Morata y durante toda la temporada ha demostrado lo que ya adelantaba Mourinho, es un jugador al le queda un trecho largo. Mucho menos parece quedarle a Juanlu, un jugador más hecho, de 22 años, máximo goleador de la competición y al que Mou ha preferido sobre Morata.

Tanto Juanlu como algún otro, quizá Carvajal o incluso Nacho podrían formar parte de la plantilla de primera , pero una vez que el equipo ya ha ganado la liga y el equipo tiene una dinámica positiva. Entonces si, es conveniente empezar a dar minutos a estos chavales que si han demostrado calidad para dar minutos aceptables de relevo, además claro de su menor coste.

Todo lo demás es demagógico porque en demasiadas ocasiones los canteranos del Real Madrid tardan 4 o 5 años en madurar en sus respectivos equipos. Casos como el de Soldado o Negredo o incluso otros que nunca acaban de hacerlo como las “perlas” Jurado, Corona o Parejo.

Es muy fácil hablar de cantera desde fuera, pero un entrenador del Real Madrid sabe que su primera exigencia es ganar títulos. La segunda es jugar de una manera atractiva y la tercera contar con la cantera. Todo ello claro dentro de una estrategia coherente de salarios y marketing.

Este año si creo que Mourinho subirá a uno o dos canteranos seguros. Juanlu es mi candidato número 1.

 

Sarabia o Di Maria

Una derrota que bien vale un proyecto

Ayer el Real Madrid perdió un partido pero ganó un proyecto.  Ganó el proyecto que nunca se debió poner en duda. Un proyecto gestionado por Mourinho que en solo año y medio le ha devuelto al Real Madrid la grandeza perdida. Una grandeza que se ha recuperado a pasos agigantados  ganando allí donde antes se perdía con estrépito como en las eliminatorias de la Copa del Rey, o en octavos de la Champion League. En su segundo año además el equipo ha mostrado la regularidad y madurez necesaria para liderar la liga con 5 puntos de ventaja.

 Solamente queda acortar la distancia con el Barcelona, pero a la vista de lo sucedido ayer se va logrando poco a poco, con pasitos pequeños. A veces hay que retroceder tres para avanzar uno, pero estoy convencido de que Mourinho tiene claro el objetivo. Este es ni más ni menos que competir contra un Barcelona ya hecho, sin miedos, con madurez y sin complejos, en todos los ambientes y competiciones.

 Y para ello, es necesario encontrar un equipo y un sistema con los 14 jugadores que salgan al 110% mental y físicamente. El equipo solamente ha mostrado esta actitud durante parte de la Supercopa, la final de la Copa del rey y durante el partido de ayer. Estos partidos solamente se ganan si el equipo está totalmente concentrado, sin errores y acertando claro.

 Un año y medio no es suficiente para cambiar la mentalidad de un equipo repleto de jóvenes y de jugadores nuevos, aunque si lo es para ir viendo a lo que puede llegar este equipo. Creo que este Real Madrid se ha ganado el crédito suficiente para apostar por un proyecto sólido, a 4 años, con el mejor entrenador posible y con una plantilla repleta de jóvenes por explotar. No me pregunten porqué Mourinho utilizó un sistema u otro. Lo hizo porque lo creyó necesario. El portugués sabe que la temporada es muy larga y que al final se juega los títulos contra el Barcelona. Es una carrera de largo plazo. Y yo, convertido en un hombre de fe, creo que lo que ha hecho Mourinho en los derbys tenía una intención concreta y una explicación. Lo fácil sin embargo es el ventajismo, los palos sin ton ni son, ya sea por sacar ayer a Higuain y no a Benzema, a Coentrao antes, a Antintop, etc…Lo difícil es ver en todo ello un sentido porque Mourihno no ha venido al Madrid para ganar estos partidos. Mou ha llegado al Madrid para hacer ganarlo todo dentro de tres años, para construir un proyecto. Y para eso se requiere una labor mental con los jugadores que irá dando sus frutos.

 Ayer vimos lo que puede ser la mejor versión de este Real Madrid. Con un Ozil espléndido, que por fin realizó 90 minutos de balón de oro; Cristiano que parece haber entendido que es tan importante atacar como defender o con Karim que es ahora mismo el mejor delantero de Europa. Pero no podemos olvidar a los que faltaron, jugadores como Di María o Khedira que como los anteriores todavía han de disputar sus mejores 10 partidos como profesionales. Cada uno de ellos va evolucionando poco a poco al amparo de un proyecto que necesita tiempo para ser un proyecto hegemónico, pero que va por el buen camino. Y si no veamos al Barcelona, el mejor Xavi llegó con 28 años y no con 23, o Iniesta o Puyol.

 En el fútbol la madurez deportiva pero también el sentimiento de equipo, la madurez colectiva son fundamentales. Todas las piezas tienen que encajar y lo van haciendo poco a poco. Ayer por ejemplo se vio la importancia de Arbeloa en el lateral, dominando su banda tácticamente. De la misma manera no podemos obviar el partido del siempre denostado Coentrao. Será por su pelo oxigenado o por su excesivo coste, las críticas siempre se ceban con él. Ayer el portugués hizo un gran partido superando la versión de Marcelo contra el Barsa. La lucha entre los dos por el puesto va a ser productiva para ambos jugadores. Y no podemos olvidar la pareja de centrales Ramos y Pepe. El sevillano por fin mostró su versión habitual contra el Barcelona y el portugués demostró porqué ningún barcelonista quiera que juegue, porque es muy bueno.

 Mención aparte para el “affair Pepe”. Creo que es la primera vez en la historia que se realiza una campaña de este tipo para echar a un jugador. En este caso desde el entorno barcelonista, políticos catalanes y el propio entorno madridista. Y sin embargo, jugadores como Pepe, centrales duros, aparatosos y sí, también sucios han existido siempre. Hierro era un ejemplo de ello, Alfaro,  López, el propio Koeman y hoy en día a Ballesteros

 Pepe representa desde hace algún tiempo el pim-pam-pum de la prensa, el flanco débil del Madrid porque hasta ahora ni su propio club lo defendía. Sin embargo ayer, Mourihno lo alineó a pesar de la presión brutal para que no jugase, perjudicando así al Real Madrid. Lo alineó y Pepe hizo un partidazo demostrando además que es más madridista que la mayoría.

 Aguantar lo que ha aguantado Pepe sin perder el nivel no es fácil. Primero tuvo que superar una grave lesión, después la sanción por lo de Casquero y el escarnio público, y el año pasado y este una campaña masiva para que el Madrid lo echase. A pesar de eso Pepe ha rendido a alto nivel. Ni los gritos de “Asesino, asesino” ni las pancartas ofensivas que no se retiraron como si ocurrió en el Bernabeu, descentraron a Pepe. El Barcelona demostró su seny con esto y su cinismo con las palabras de su vicepresidente Bartomeu: “No hubo nada censurable del público”.

 Ayer, además el Real Madrid ganó la batalla de la propaganda con un Barcelona que demostró que cuando las cosas van mal son tan mortales y humanos como el resto. Con los recogepelotas escondiendo el balón, con Guardiola, el adalid del fútbol ofensivo, cambiando a Alexis por Mascherano y con unos jugadores miedosos ante la ofensiva madridista. Jugadores como Granero mostraron las miserias de los barcelonistas. Así el canterano le recriminó a Piqué su teatro pero también hizo unas afortunadas declaraciones fuera del campo:

“Nosotros no vamos dando lecciones de fútbol ni de vida”

 El partido dejó la sensación de que el Real Madrid le va comiendo el terreno poco a poco al Barcelona. El mejor ejemplo, el gol de Benzema, en el que por fin se vieron las carencias de Puyol. El catalán es la piedra filosofal de la defensa del Barcelona y fue precisamente la piedra filosofal del futuro del Real Madrid quien reveló sus miserias. Como siempre digo es una cuestión de ciclos y el de este Madrid está por llegar. Ayer el Madrid estuvo a un gol de poder disfrutar de los aspersores del Camp Nou.

 El partido también dejó la eterna sensación de que en los detalles se pierden estos duelos. Con dos equipos tan igualados cualquier mínima concesión decanta el marcador. No voy a hablar de los dos penaltis por manos de jugadores del Barcelona, ni de las cinco faltas de Alves sin tarjeta, ni de la tarjeta perdonada a Messi ni tampoco de la curiosa manera del árbitro de considerar los descuentos. No, no voy a decir que por h o por b el Real Madrid siempre ha salido perjudicado de estos duelos. No seré yo quien lo diga.

Si diré que si algún madridista duda de este proyecto que revise las hemerotecas en la gloriosa época en la que ganábamos Copas de Europa. Que mire cuántos partidos se perdían en liga o en Copa del Rey, y sobre todo cómo se hacía. Que se acuerden de las humillaciones no contra un Barcelona imperial, un equipo que atemoriza a Europa entera, sino contra segundas B, o equipos menores como el Mallorca o el Zaragoza. Que se acuerden del miedo que sentían cuando su Madrid visitaba La Coruña, Sevilla o Valencia, feudos ahora conquistados y sometidos al equipo de Mourihno.

Y si hablamos de valores, entonces habrá que recordar que el principal y más importante valor de este club ha sido, es y será su carácter ganador, su competitivad y su inconformismo. Y esos valores han estado ausentes demasiado tiempo y ahora han vuelto con más fuerza que nunca.

Breve relato de la historia arbitral del Barcelona y Real Madrid

El año pasado Mourinho en una memorable rueda de prensa que respondía precisamente a las quejas de Guardiola por la posibilidad de que pitase un árbitro portugués, definió a 3 tipos de entrenadores: los que se quejan cuando se sienten perjudicados, los que no se quejan y aquellos que se habían quejado aún acertando el árbitro. Hacia referencia así a las declaraciones de Guardiola hablando de la buena vista del linier acertando por 2 centímetros.

 Pues bien, en ese mismo grupo podemos también meter a los que dicen que no se quejan pero que en realidad si lo hacen. En este bloque seguiría estando Guardiola acompañado de toda su plantilla. Una filosofía, la del Barcelona consistente en no quejarse nunca, excepto cuando lo hacen o cuando les perjudican como hemos visto ayer mismo con las declaraciones de Xavi. Este incomparable amante del fupbol del tiki-taka, fascista del mismo por no permitir ni reconocer otra expresión futbolística, respondió ayer que este año si les estaban perjudicando los árbitros, pero que otros años les habían beneficiado. Lo curioso es que otros años no le oímos decirlo y ahora en cambio si vamos escuchando este tipo de comentarios que de manera sutil dejan caer al primer agravio producido.

 La política del Barcelona de no criticar supuestamente a los árbitros tiene básicamente dos pilares. Por un lado, la no necesidad puesto que durante esta etapa de Guardiola se pueden contar con los dedos de una mano los partidos en los que ha sido perjudicado, siendo en cambio multitud las veces que ha sido favorecido. Y por otro, una labor de zapa interna, entre despachos, heredada de Laporta.

 La historia pone a cada uno en su sitio y si examinamos a uno y a otro, el Barcelona lleva cincuenta años quejándose. Sus quejas han llegado tan lejos que se han convertido de actos de fe a hechos contrastados gracias a una magnífica labor de propaganda. La minusvaloración de las copas de Europa en blanco y negro pero no de los títulos en blanco y negro del Barcelona, el supuesto favoritismo de Franco, el “robo de Di Stefano” y un largo etc…

 La historia en cambio revela como el Real Madrid perdió dos ligas en Tenerife, gracias a su propia incompetencia pero sobre todo gracias a la nefasta labor arbitral. Uno de ellos en una de las actuaciones más bochornosas de un árbitro que se recuerda en la historia de la liga española. Aquello tenía un tufo tan grande que más tarde salió incluso Milla, ex jugador del Barcelona  entonces medio centro del Madrid, hablando de una llamada telefónica de un antiguo compañero ofreciéndole un soborno. Está todo grabado, no me invento nada.

Sigue leyendo

Es la hora de entonar el Mea Culpa

El Real Madrid ha jugado hoy su peor partido de la temporada y uno de los peores en la era Mourinho. Sin apenas crear ocasiones en ataque, con muchas dudas organitivas y con cierta sensación de dudas en defensa, de pronto el equipo parece derrumbado. En nada se parece al equipo que tuteo al Barcelona en la Supercopa con un planteamiento altamento físico y con calidad y claridad en su juego. Tampoco se parece al equipo que el año pasado goleaba en liga y en Champion League.

Si observamos el 11 titular vemos que la estructura del equipo no ha cambiado sustancialmente. Apenas el cambio de Benzema por Higuain y la sutitución de Khedira primero por Coentrao y hoy por Lass. Cambios que no se deberían notar en exceso y que incluso deberían mejorar al equipo. Tampoco parece que el cambio de algunas piezas como la incorporación de Arbeloa o Callejón deba empeorar sustancialmente al equipo.

En todo caso, ni los cambios obligados por las lesiones o sancionados ni los cambios efectuados por Mourinho parecen solucionar los problemas de juego del Real Madrid. El equipo parece haber caido en la histeria que debería evitar precisamente Mourinho pero que en este caso ha avivado con sus declaraciones, en los últimos tiempos excesivamente torpes. Lejos de alejar los focos y la presión sobre los jugadores, parece haber avivado la llama del ansia y del nerviosismo.

A todo ello habría que sumar un estado físico que no acompaña. Pareciera como si el equipo blanco se hubiese desfondado tras la Supercopa y tras el primer partido de liga. Un desgaste físico que debería encontrar solución con la incorporación de nuevos jugadores más frescos psicológicamente y físicamente.

Por esto y por la interpretación de Mourinho en los últimos partidos convendría que el técnico portugues rebajase la presión sobre su equipo y la centrase en si mismo entonando un mea culpa necesario. Como no hay entrenador perfecto se entendería positivamente que Mourinho aceptase su cuota de culpa. Ello ayudaría a rebajar la presión también con gran parte de la prensa e incluso con parte de la afición contraria a Mourinho, deseosa de lanzarse contra el técnico merengue.

Si había importantes críticas tras lograr un título de Copa del Rey después de muchos años y tras luchar hasta el último segundo contra el Barcelona con unos números espectaculares, no debería sorprender que lluevan las críticas ahora que se pierde y se empata, y sobre todo, ahora que el juego no transmite más que dudas.

Por eso, las excusas de Mourinho lejos de ayudar al equipo avivan el fuego de la crítica que puede extenderse peligrosamente hasta provocar un incendio. Muchas críticas se trasladan a los aficionados que otrora consideraban a Mourinho un gran entrenador. Ahora que las cosas no van de cara todo se ve desde el lado negativo. Se ven con preocupación a los portugueses como si la nacionalidad fuese garantía del éxito, se envidia el juego de Canales cuando el año pasado Ozil fue determinante y en general se duda de todo lo construido durante el año pasado.

Aquellos cimientos siguen firmes y fuertes, lo que se tambalea es un tejado que no está bien fijado todavía y que igual pasa por modificar algunos otros elementos estructurales del equipo. Pero lo que no tiene ningún sentido es pretender de golpe cambiar todo lo logrado en un año por tres partidos mal jugados. A veces es bueno dar dos pasos atrás para dar tres adelantes. Estos dos útlimos partidos deberían ayudar al equipo y a su entrenador a comprender sus puntos débiles y a fortalecerse del cara al futuro.

Además, los dos pinchazos del Barcelona deberían ayudar a no caer en una histeria que no beneficia a nadie. La temporada es muy larga, Mourinho ya ha acreditado sobradamente su capacidad de modificar y mejorar a sus equipos y los jugadores son los mismos que golearon al Zaragoza y que hicieron dos soberbios partidos en la Supercopa

Así, lo que resta es pedirle a Mourinho una autocrítica necesaria que a buen seguro se estará formulando en este momento. Son varios sus errores de los últimos partidos y es también grande su responsabilidad en los malos resultados. Un poco de calma y reflexión.

Guardiola persigue sombras

De todo lo que dijo ayer Guardiola en una rueda de prensa memorable porque por fin saca su verdadera personalidad, además de con el tono y con el contenido, me quedo sobre todo con su frase acerca de la central lechera. Alusión a la que precede una mención a Florentino. En respuesta a Mourinho lo que hace Guardiola es lo que en realidad viene haciendo el barcelonismo históricamente, hablar de franquismos, favoritismos, prensas y cavernas mediáticas. Lo de la central lechera es una expresión utilizada por un tal Carles Torras para referirse a un conjunto al servicio de Florentino Pérez para desestabilizar al Barcelona. Un término que conoce Guardiola porque la jefa de prensa del Barcelona es íntima amiga del tal Carles.

Una alusión muy oportuna ahora que las cosas van algo peor en Can Farsa. Aunque una alusión que como bien sabemos los que leemos la prensa deportiva habitual se sostiene con dificultad. Algunos de los principales medios generales como El Pais, la Ser o la Cope tienen periodistas abiertamente antimadridistas. En el caso del primero, la campaña es tan feroz que a diario salen artículos que van en dirección a la línea de flotación de Mourinho. En el caso de los famosos periódicos de Madrid, con As y Marca a la cabeza, hemos visto como Alfredo Relaño, periodista veleta por antonomasia, ha defendido tanto el modelo del Barcelona, que se han visto más portadas con Messi y con el Barcelona que nunca. El segundo, dirigido por el inefable Inda, se encargó el año pasado de protagonizar una campaña sin precedentes contra un entrenador del Real Madrid.

Pero siempre es más fácil dirigir una afirmación de este tipo a un ente desconocido, Madrid, que a alguien en particular, como si en Madrid hubiese una corriente de pensamiento única, o justamente lo que se quería insinuar, una conspiración contra el Barcelona. Si a eso le unimos sus últimas palabras referidas, de nuevo a su pequeño país, entonces entendemos un poco más la intención de su rueda de prensa. Nada es casual, como unir la lucha del Barcelona y de su país, diciendo que se han levantado muchas veces y que en realidad ellos son un pequeño país donde se puede ver desde un campanario el otro…Alusiones políticas que sobran, y más en una rueda de prensa internacional.

Se suele decir que cuando se conoce de verdad a las personas es en los malos momentos. Ahí es cuando se observa la verdadera personalidad de las personas, sus miedos, sus temores y sus virtudes. Y algo de eso ahí en las declaraciones de ayer de Guardiola.

Hasta ahora, durante prácticamente tres años, Guardiola lo ha tenido todo de cara. Empezó con un sextete histórico con favores arbitrales incluidos (el escándalo de Stamford Brigde)de los que nunca se habló, y continuó con una liga y unos buenos resultados en Champion League. Y sin embargo, entonces ya empezamos a ver algo poco habitual, como la proverbial humildad y buen perder del Barcelona perdía todo su sentido cuando se activaban los aspersores o cuando veíamos a Valdés corriendo hacia Mourinho para evitar que este celebrase la consecución de una final histórica para su club.

Aquí empezamos a ver que el mensaje del Barcelona valía en los buenos momentos pero no en los malos momentos. Ayer comprobamos que efectivamente en las derrotas es cuando vemos la verdadera personalidad. Porque no nos equivoquemos, lo de ayer no lo provoca Mourinho con su rueda de prensa, lo provoca el propio Guardiola dos días después de la final. Si justo después de la misma todo eran buenas palabras, de repente, poniéndose la venda antes de la herida habló en una misma rueda de prensa del césped, del árbitro portugués, del fuera de juego por 2 centímetros y de otros aspectos. Son estas sus declaraciones, para refrescar la memoria de los olvidadizos:

Pero a este Madrid tan fuerte le sacamos ocho puntos en la Liga y la Copa se nos fue porque un línea con muy buena vista le anuló un gol de Pedro por un fuera de juego de dos centímetros.

Todo el mundo da por favorito al Madrid y lo entiendo, porque han ganado la Copa y su plantilla tiene muchísimo nivel.

“La fortaleza del Madrid está clara. Sus suplentes son Benzema, Higuaín y Kaká”

El entrenador del Madrid estará muy contento. Ya lo estuvo el año pasado (en referencia al colegiado que dirigió el Inter-Barcelona de la campaña pasada, Benquerença, muy criticado por el Barça)”.

Después de estas declaraciones que tenían la clara intención de crear un discurso victimista, se escondía en realidad una estrategia para preparar a su equipo de cara a la eliminatoria más difícil del Barcelona en tres años. Se trataba de trasladar el favoritismo al Madrid y de empezar a hablar del gasto económico que habían supuesto los suplentes del Real Madrid, mientras ellos solamente tenían cantera. Pero sobre todo, se lanzaban dos dardos venenosos: uno sobre el árbitro portugues y otro sobre la buena vista del linier. Obviamente Mourinho no se iba a quedar callado, lo que ha aprovechado Guardiola para de pronto saltar. Como si fuese algo repentino escudado en una reacción natural por parte de la prensa, lo que se trataba en realidad era de crear un ambiente ideal para la vuelta en el Camp Nou. No fueron palabras casuales por parte de Guardiola, sino una clara estrategia para movilizar a su entorno.

Justamente lo mismo que ha realizado Mourinho y ha sido tan criticado, ahora es alabado por todos los periodistas del entorno barcelonista. Pero claro, si antes has repetido que no hablabas de los árbitros en las victorias, tiene poco sentido ahora después de una dura derrota hablar de repente de centímetros o de cespedes. ¿O si lo tiene?

Si es así, todo el discurso de humildad se derrumba de repente. Porque no nos engañemos, Guardiola cuando lo ha necesitado ha utilizado las mismas armas que le hicieron el jugador más expulsado del Barcelona. Las armas de presión al árbitro y al resto. No fue casual por tanto lo de Copenhague, ni lo que pasó con Garrido, ni aquel comentario a un linier, ni tampoco el acto en el cuál le quitó la pelota a Cristiano Ronaldo ni otros muchos que han pasado desapercibidos. Tampoco lo de ayer fue casual, como se vió en sus declaraciones ya preconcebidas.

Por tanto, el discurso de que no se habla de los árbitros y que de repente ahora Guardiola se ha hartado no se sostiene. En realidad solamente se harta cuando las cosas no van de cara. Desde luego es una estrategia y es tan válida como cualquier otra, pero que no nos vendan lo contrario.

A partir de ahora están las cartas sobre la mesa, cada cuál con sus declaraciones intentando realizar su juego, ya sea presionar a los árbitros, asumir la presión, movilizar el entorno o influir en decisiones arbitrales. Todo ello forma y formará parte del fútbol, aunque finalmente serán los jugadores los que deban decidir en el terreno de juego.

Análisis del Real Madrid tras la primera vuelta

Como siempre en la vida y en el deporte, la virtud está en el término medio. El Real Madrid no se ni será el equipo que avasalló al Ajax en la Champion, pero tampoco el equipo de ayer ni el que hemos visto a partir del 5-0. Hay dos versiones claras, con ese partido como punto de inflexión. Desde luego ta,bién ha influido la baja de Higuain en la dinámica del juego, pero hay que pedirle a Mourinho y a cualquier otro que utilicen la amplia plantilla que tienen. En ese sentido no puede haber excusas

Ni siquiera sabemos que será el Real Madrid porque es un equipo en construcción. Con 4 piezas nuevas en la alineación titular y un concepto de juego totalmente diferente al Real Madrid se le intuyen cosas pero no las suficientes para juzgar como va a ser el resto de la temporada. Apenas llevamos medio año, con altibajos como digo sin embargo si atendemos a la versión positiva,que es el madrid de las primeras jornadas, podemos sacar algunas conclusiones a la vista del desempeño del equipo:

Mourihno pretende empezar por los cimientos y quiere que su equipo sea muy sólido defensivamente. Siguiendo aquella frase de que las delanteras ganan partidos y las defensas campeonatos, hemos visto que el Real Madrid recibió al principio muy pocas ocasiones en contra. Al menos hasta el partido del Barcelona. A partir del 5-0 el Real Madrid recibe muchas más ocasiones y más goles, como si hubiese perdido la seguridad. Al Madrid se le dan muy mal esos partidos rotos en campo hostil donde el rival suele salir los primeros 20 minutos a avasallar.

La defensa será sólida gracias a una excelsa pareja de centrales: Pepe y Calvarhlo y a la ayuda constante de Xabi y Khedira. El alemán, de perfil bajo, es un jugador que va a más y poco a poco irá mostrando su mejor versión sin duda. Los laterales on el gran problema del Madrid. Sin la ayuda de mediocampistas puros a veces tienen que soportar dos contra uno o directamente el regate de extremos habilidosos. Marcelo está lejos de saber defender y Ramos tiene lagunas asombrosas para un jugador de su calidad.

Se supone que esta defensa comienza en la delantera con una fuerte presión sobre la salida del balón rival.Está claro que ni Higuain (ni mucho menos Benzema) ni Cristiano ni Ozil están acostumbrados a este tipo de trabajo. Necesitarán muchos partidos para acostumbrarse físicamente y tácticamente. En la peor versión del equipo blanco no se comienza la línea de presión en el área contraria, y más bien al contrario el equipo rival superar rápidamente las líneas de presión.

Son precisamente los jugadores de arriba los que más están tardando en adaptarse al nuevo sistema de Mou. Siempre habla el portugués de 1 o 2 toques, muy lejos de lo que plantean jugadores como Higuan,CR7 o DI María. Son todos ellos conductores de balón, jugadores de desborde y disparo. Solamente Ozil y algunos de los suplentes como Leon,Granero o Benzema cumplen con esta premisa. Esta actitud está dificultando la circulación que en demasiadas ocasiones no es fluida. A ello contribuye la pesadez de Khedira que no es un distribuidor y el papel de Alonso.Si el tolosarra no está fino el Madrid lo nota, demasiado. Sobre sus espaldas está gran parte del juego ofensivo.

La buena noticia para el Real Madrid es la ejecución de los contraataques. Con la calidad de los de arriba, la llegada de Khedira y la incorporación de los laterales, el Real Madrid es capaz de plantarse en 3 toques en el área contraria. Y sin embargo, dudo mucho que ese sea el juego que plantea Mou. Cuando el Real Madrid ha jugado como quería ha dominado los partidos tanto por posesión como por oportunidades.

Tienen los jugadores la premisa clara de acabar las jugadas, un aspecto en mi opinión fundamental. Acabando las jugadas con un tiro se logra un doble efecto: dar sensación de peligro y buscar segundas oportunidad y por otro, dar la oportunidad al equipo a replegarse sin peligro. Puede parecer que son tiros precipitados, pero en el fútbol sino tiras a puertas no marcas.Le ha pasado en muchos partidos de otras temporadas y ahora estamos viendo como los jugadores en cuanto pisan área tiran. Es un buena noticia, y lo que ahora son tiros sin peligro deberían ser buenos disparos en cuanto el equipo se asiente.

Queda mucho por hacer, y dudo que veamos lo que Mou quiere hasta dentro de un tiempo. Mientras lo importante es no perder demasiados puntos, asimilar los conceptos y recuperar a algunos jugadores como Kaká o Benzemá. No hay que olvidar que el Barcelona tiene que visitar el Bernabeu y que queda la mitad de la liga, donde pueden pasar muchísimas cosas. Conviene por tanto no caer en dramatismos. El equipo ha logrado una cantidad de puntos espectacular, está muy cerca de las semifinales de Copa del Rey y su desempeño en la Champion hasta ahora ha sido ejemplar.

Después del 5-0

El Madrid da un paso de gigante

El de ayer fue uno de esos partidos que marcan a un equipo. Un partido que vale mucho más que los tres puntos. Un partido que supone un crédito muy importante para el Real Madrid. La victoria contra el Milán supone la confirmación de un modelo en el que el equipo es capaz de defender pero también de atacar.

Comenzaba el partido atento a todos los detalles después de observar como un vecino de asiento escuchaba el himno de Madrid y de la Champion con lágrimas en los ojos. Demasiado para un mero partido de liguilla pensaría alguien, aunque yo creo que las lágrimas venían por ver como por fin el Real Madrid se ha convertido en un equipo serio.

El Real Madrid es un equipo serio con un once definido pero que cuenta también con un banquillo que está pendiente de explotar, con los Benzema, Pedro León y Kaká. Mientras estos esperan los titulares se asientan. Especialmente sobresaliente en el partido de hoy Marcelo, Ozil y también Khedira. Si en ataque los lideres deben ser Ozil y Alonso, en defensa son Khedira y Carvalho. Los goles, los regates y la velocidad la ponen Di Maria, Higuain y sobre todo Cristiano.

En definitiva un Madrid que ha ganado con bastante solidez a un Milán que podría parecer menor de lo que es. Un equipo con ese ataque tan peligroso no creado más de tres ocasiones de verdadero peligro. Y sin embargo el Madrid ha neutralizado el ataque del Milán. Marcelo a Pato, Carvalho y Pepe a Ibra y Khedira se ha merendado a Seedorf y Pirlo. En definitiva un planteamiento táctico impecable ayudado por dos goles tempraneros y por un ritmo vertigonoso. Este ritmo lo ponía Di Madria y Cristiano de manera constante.

El Milán, un equipo veterano, se enfrentaba a la juventud y dinamismo de un jovencísimo Real Madrid, confirmando un cambio de ciclo.

Se trata de un paso de gigante que va a permitir al Real Madrid seguir evolucionando con la tranquilidad que da el verse ya prácticamente en la siguiente ronda con nueve puntos.

Quien golpea primero golpea dos veces:Mou al ataque.

Ayer se abrió la veda para la caza de Mourihno, y lo hizo el propio entrenador portugués lanzándose al ruedo sin complejos, a las claras, iniciando él mismo una batalla que sabía que tarde o temprano tenía que iniciarse.

Todo comenzó con la portada de los periódicos anunciando la titularidad de Pedro León y Benzema. Teniendo en cuenta que los entrenamientos de Mourihno son a puerta cerrada  y que el portugués todavía no había dado una rueda de prensa puede ocurrir que existiese alguna filtración desde dentro del vestuario.

No es que la titularidad de estos dos jugadores deba ser un secreto de estado pero el hecho de que se filtren datos a la prensa va en contra de la norma no escrita que dice que lo que pasa en los vestuarios se quedan en el vestuario (o en el campo).Y eso, más que nada, porque el vestuario debe ser el espacio en el que el entrenador maneje a su antojo al equipo. Todo lo que sea por tanto desvelar información, supone intentar quebrantar la autoridad del entrenador.

Y esto es justamente lo que viene pasando en el Real Madrid durante muchos años. Hemos vivido épocas de filtraciones en las que la prensa sabía al minuto todo lo que acontecía en el vestuario, desde alineaciones por supuesto hasta broncas y conflictos. Provocando de esta manera una clara desestabilización en el vestuario. Podía así la prensa disponer de información y manejarla a su antojo, teniendo después la influencia y el poder que da expresarse libremente todos los días ante millones de lectores ingenuos e incautos.

Hemos vivido de esta manera los madridistas, pero también el resto de equipos, la dictadura de la prensa que ha quitado y puesto entrenadores, casi literalmente. Apoyadada eso sí por determinados jugadores dentro del vestuario. Y eso desde la propia prensa de Madrid, que se supone afín al equipo. Nada más lejos de la realidad, es esta prensa, por su poder centralista y mediático tan dañina para el equipo blanco como la más antimadridista.

Dicho esto, el momento clave se produjo en la rueda de prensa del luso, obligatoria por normativa Champion. En ella le preguntaron insistenmente por Pedro León a lo que el luso alegó motivos técnicos. Una excusa bastante rara porque hasta ahora Pedro León había ido siempre convocado e incluso el pasado sábado jugó 25 minutos. Además va en su lugar un canterano que juega en la misma posición, Juan Carlos. Por tanto, a no ser que tuviese una seria lesión repentina o que el domingo o el lunes Pedro León llegase al entrenamiento borracho o sin ganas, resulta difícil de comprender el cambio de opinión del luso. Sin embargo Mourihno no quiso airear los trapos sucios, ciñéndose a motivos personales.

Puede resultar por tanto bastante probable, que esté relacionado con la filtración de la titularidad de Pedro León a la prensa. Es una especulación pero es razonable, sobre todo a la vista de la insistencia de la prensa en el tema, como si Pedro León fuese la pieza clave del Real Madrid.

Mourihno quiso ayer con su desplante y con la gestión del “tema Pedro León” mandar dos mensajes claros: no se filtra a la prensa ni el color de las botas, y el que manda es él y no la prena. Vimos como el año pasado Eduardo Inda marcó el ritmo del Madrid, desquiciando a Pelegrini, que confesó cuando se iba que no había puesto a Mahamoudu Diarrá en un partido por “miedo a la prensa” (no es literal pero parecido).

Este año Mourihno tiene la fortuna de contar con el apoyo de Inda, aunque ya sabemos que será un apoyo interesado hasta que deje de vender periódicos e interese adoptar otra actitud. Por el camino, Relaño y el diario As, para contrarestar la postura de Marca han adoptado desde el primer día una posición contraria, atacando a Mourihno. Hoy sin ir más lejos titula la rueda de prensa como “desplante de Mou”, con columna al canto de Relaño, ese personaje con cara de entrañable y cuerpo seboso que en realidad se caracteriza por cambiar de opinión cada dos días. Continúa así el ataque a Mourihno desde prensa y radio hasta programas televisivos como “futboleros” o “punto pelota”, donde solamente unos pocos defienden la labor de Mourihno.

Y sí, digo atacando, porque por más millones que gane Mourihno y por más equipo que tenga, lo lógico es darle a un entrenador nuevo un mínimo de 10 partidos antes de valorar si el equipo ganará o no ganará algo, o si jugará defensivo u ofensivo. Y ello por el simple hecho de que Mourihno lo ha ganado todo allí donde ha estado. Tanto es así, que sus crítico aducen que Mourihno no es tan bueno porque no ganó una Champion con el Chelsea, como si las Copas de Europa creciesen en los árboles. Llegó a dos semifinales y las perdió, pero lo mismo podríamos decir del Barcelona del año pasado, al que por algún motivo la prensa denomina el mejor equipo del mundo. Juraría que fue el Inter el que logró el triplete y el Bayern el doblete, pero claro, las mentiras repetidas mil veces se convierten en verdad.

Así pues, ya están las cartas encima de la mesa. Mourihno ha dejado claro que aquí manda él, y hasta que alguien no le quite la autoridad, ya sea Valdano interponiéndose o directamente Florentino, el luso llegará hasta al final para demostrar que es el mejor. El As y gran parte del lumpen mediático seguirán alabando a Guardiola sine die, y masacrando a Mou independientemente de sus resultados. Mientras Marca con Inda a la cabeza, dará la nota discordante apoyando al portugués, hasta que encuentren algo que les permita vender más periódicos.

Y a todo esto,  ¿los jugadores del Real Madrid? Bien gracias, ajenos a todo juegan hoy la Champion. ¿alguien sigue pensando que Mourihno no es un genio quitándole la presión a sus jugadores?