Arbeloa, capitán de capitanes

Arbeloa, capitán del Real Madrid

Arbeloa, capitán del Real Madrid. Fuente: Diario As

No hace falta llevar el brazalete para ser el capitán de un equipo. No hace falta ni siquiera ser uno de los jugadores claves ni incluso jugar como titular. Basta solamente con comportarse como un capitán; ese es el atributo más necesario para ocupar ese puesto.

De Alvaro Arbeloa algunos se acordarán solamente de sus últimos años. Para él, como para casi todos, los peores de su carrera. Otros ilustres madridistas antes que él vivieron sus últimos años en el banquillo como Butragueño o Sanchís. Y solamente unos pocos, tan pocos, que solo se me ocurre uno, Zinedine Zidane, se retiraron como titulares y siendo todavía jugadores de primerísimo nivel.

Así que en este caso hace falta echar la vista atrás y recordar al mejor Arbeloa, pleno de juventud y velocidad: al Arbeloa indispensable para todos sus entrenadores, sin excepción. Con Benítez en el Liverpool, Pelegrini y Mourinho en el Real Madrid y Del Bosque en la selección, Arbeloa fue titular indiscutible. Y lo fue por criterios futbolísticos exclusivamente. Por su inteligencia táctica, por su capacidad de marcaje y sus cualidades defensivas en general. Arbeloa ha sido uno de los grandes defensas de los últimos tiempos.

Después llegó la relevancia de Arbeloa fuera de los terrenos de juego, y no por afán de protagonismo, sino por la necesidad de defender a su club y a sus compañeros. La época de Mourinho trajo consigo un aluvión de ataques contra un club que pretendía volver a su senda de triunfos. Y eso, en un contexto de dominio del F.C Barcelona en todos los niveles, también el futbolístico, supuso una batalla dentro y fuera del campo. Batalla por cierto que había comenzado mucho antes desde el Barcelona. Pero esa historia ya está contada.

Y ahí emergió Arbeloa como el capitán indiscutible de un club necesitado de ese liderazgo. El canterano no hizo otra cosa que tomar el relevo de otros grandes madridistas como Camacho, Santillana, Juanito o Hierro. Me imagino a todos esos jugadores haciendo el mismo uso de la palabra en redes sociales que Arbeloa, en defensa de su club y de sus compañeros.

Podríamos decir que Arbeloa no hizo nada a lo que no se viese obligado como madridista y compañero, pero desgraciadamente en los tiempos que corren, significarse como él en la defensa de unas ideas concretas pude traer muchos enemigos. Siempre es más fácil claudicar ante el enemigo y ahorrarse muchas críticas. Pero a ese tipo de futbolista nuestro protagonista nunca ha pertenecido. Y para él, siempre ha sido más importante salir en defensa del compañero, del entrenador-fuese quien fuese-, y en todo caso del club que le formó como futbolista de élite. Club al que siempre mostró su respeto y admiración.

Hay decenas de ejemplos de este comportamiento, propio de un capitán, de un gran capitán. Pero me voy a quedar solamente con dos, que para mí ejemplifican a la perfección el comportamiento de Arbeloa y su relación con compañeros y club.

El primer ejemplo se produce con la el auge de Carvajal y su titularidad en detrimento de Arbeloa. La juventud y calidad del primero relegó a un segundo plano a Alvaro. Una suplencia siempre difícil para quien como Arbeloa había sido siempre titular y ganado dos Eurocopas, un Mundial y una Copa de Europa. Y su reacción fue modélica, reconociendo públicamente el buen trabajo de su compañero y apoyándole en todo. Y no fueron meras declaraciones sino que el apoyo de Arbeloa a su compañero devino en amistad. Sin duda un ejemplo de profesionalidad.

El segundo ejemplo revela la personalidad de Arbeloa y es un claro ejemplo de como debe comportarse un capitán. Durante un partido contra el Getafe y ante las críticas de la grada a Benzema, Arbeloa pidió el apoyo para su compañero y consiguió revertir la situación. Su apoyo llegó más allá e incluso lo hizo meses más tarde con el conflicto del francés ante la justicia.

Este es el Arbeloa capitán, el compañero que echarán de menos tras su despedida. No hay muchos de su talla aunque cabe el consuelo de que más pronto que tarde le tendremos dentro del club ejerciendo su condición de madridista. No un madridista cualquiera, sino un perfil de futbolista inteligente y con criterio. Uno que defendió con honor y coraje su escudo, cuando fue titular o suplente. Cuando las cosas iban bien e iban mal. Cuando le aplaudían o le silbaban. Siempre.

Ha sido durante todos estos años el gran capitán del Real Madrid, y siempre un espartano más, siempre dispuesto a la batalla, siempre preparado.

¡Hasta siempre el espartano Arbeloa!

El Atlético de Madrid revienta el Bernabéu

El Atlético de Madrid se llevó el partido con un solitario tanto de Griezman, demostrando lo que ya sabemos hace tiempo de este Real Madrid, es un equipo poco competitivo en los escenarios complicados, ya sean duros rivales o campos difíciles.  De los últimos 8 partidos, el equipo de Zidane se ha dejado puntos en todas las salidas excepto una, con aquel golazo de Modric, y ahora ha perdido contra el Atlético de Madrid.

El balance no difiere sustancialmente del de Rafa Benítez que también perdió en casa contra el Barcelona y se dejó puntos en las visitas más difíciles. Una dinámica que, por cierto, tampoco es exclusiva de este año y se viene repitiendo en las últimas temporadas. Como dato, el Atlético de Madrid es el primer equipo que ha ganado tres veces consecutivas en el Bernabéu. Y otro dato, el Real Madrid ha ganado 1 de  los últimos 11 partidos contra el Atlético de Madrid y el Barcelona.

Por tanto, hablar del penalty no pitado a Danilo o de detalles concretos del partido, no tiene mucho sentido. Hay que analizar una falta de competitividad que se remonta por lo menos a hace tres años, que ha tenido el paréntesis del doblete de Ancelotti, con el que curiosamente se empezaron a perder este tipo de partidos en liga, algunos de manera flagrante como aquel 4-0 del propio Atlético de Madrid

La causa por tanto está en un núcleo amplio de jugadores que no son competitivos ni son capaces de trasladar su competitividad al resto de jugadores. Ponía hace poco el ejemplo del baloncesto, que nos obliga a mirar a aquellos jugadores más antiguos del Real Madrid, que una y otra vez han sido protagonistas de este tipo de derrotas. Con 1 liga en 7 años encontramos a Sergio Ramos, Marcelo, Pepe, Benzema o Cristiano Ronaldo.

Cristiano Ronaldo se lamenta

Cristiano Ronaldo se lamenta

Precisamente este último dijo ayer: “si todos estuviesen a mi nivel, estábamos primeros a lo mejor”. En sus declaraciones, Cristiano deja claro que a él le gusta jugar con Marcelo y con Pepe y Benzema, sus amigos. Lo que Cristiano olvida es que con sus amigos el Real Madrid apenas se ha llevado 4  títulos importantes en 7 años.

Y en esas declaraciones también se olvida que los mejores jugadores que el reclama también estaban en el 0-4 del Barcelona, en el que el Real Madrid bajó los brazos desde el primer momento, demostrando una falta de competitividad, nunca vista. Y por cierto, también olvida que su propio nivel es impropio, atendiendo a su sueldo de megaestrella y a su rendimiento anterior. Cristiano solamente ha marcado en un partido importante, el de la Roma. Ayer mismo, apareció pero sin gol ni precisión, que es lo que él mismo reclama en público a algunos de sus compañeros demostrando una falta absoluta de compañerismo. Quizá si en vez de Cristiano Ronaldo jugase Lucas Vázquez, Borja Mayoral o Kovacic se jugaría más en equipo, se defendería más y se jugaría con más ilusión e intensidad.

Este Real Madrid se ha convertido en un equipo sin alma, sin fuerza para levantar resultados adversos y sin recursos desde el banquillo para ello. Primero Benítez y luego Zidane. Y todo ello porque su libreto es el marcado desde arriba, por Florentino Pérez. Es el mismo libreto que se resistió a cumplir Benítez y que acabó con su dimisión y la contratación de Zidane, del que no espero nada. Si fuese el gran entrenador que esperaban muchos, el próximo partido lo jugarían por lo menos 6 o 7 actuales suplentes, empezando por Casemiro, castigado por defender, y continuando por el resto.

Pero en vez de eso, contra el Atlético de Madrid tuvimos que soportar 60 minutos infames de jugadores como James. El colombiano es el paradigma de lo que pasa en el Real Madrid. Un jugador que llegó nuevo el año pasado: joven, con ganas e ilusión, curtido por varias experiencias internacionales. Su rendimiento fue espectacular a pesar de una inoportuna lesión. Era un jugador con gol, asistencias y entrega. Parecía incluso un jugador modélico en todos los sentidos. Pues solamente un año después, no es que su rendimiento haya caído hasta convertirle en un jugador mediocre, sino que su actitud ha dejado muchísimo que desear.

Decía un entrenador portugués que tenía 3 manzanas podridas para completar el refrán diciendo que una manzana podrida pudre el resto del cesto. El Real Madrid lleva con 5 o 6 manzanas podridas tanto tiempo que aunque se renueve el cesto cada temporada la podredumbre no tarda en extenderse.

El problema es que para solucionarlo hay que echar no solamente a esas estrellas sino al presidente que las ha mimado, fichar a un entrenador apropiado -que no hay tantos-, y volver a tener un cesto limpio, sin manzanas podridas, y lo que es más difícil, inculcarles de nuevo los valores que hicieron grande a este Real Madrid.

Iker Casillas se marcha al Oporto

Se marcha Iker Casillas del Real Madrid de forma similar a como lo hizo Raúl unos pocos años atrás, con la sensación por parte de muchos madridistas de que se ha estirado la cuerda al máximo, incapaz el jugador de adoptar una actitud semejante a la que adoptaron Xavi o Puyol en el Barcelona.

Iker Casillas en su rueda de prensa de despedida

Iker Casillas en su rueda de prensa de despedida

No era fácil, nunca lo es para los grandes futbolistas. Pero por eso deberían ser especialmente grandes, para ser capaces de echarse a un lado y beneficiar al club de su vida, al club que les dio la oportunidad de triunfar. El haber intentado permanecer a toda costa, en contra de su propio rendimiento futbolístico y promoviendo campañas de la siempre dañina prensa  es algo que muchos pensamos que es uno de los grandes errores de Iker Casillas.

Iker fue un gran portero hasta hace 3 o 4 años cuando su propio rendimiento decayó, fruto quizá de la edad, de la autocomplacencia o simplemente de factores mentales provocados por la falta de confianza. Y en eso, evidentemente influyó Mourinho, que en su segunda temporada vio esa bajada de rendimiento y trató de buscarle solución. Lo que se hizo con Iker no ha sido distinto a lo que se ha hecho con el resto de jugadores: traer competencia y exigirlo lo máximo al jugador, ni más ni menos. Pero desde algunos sectores se habló de manías, campañas…, cuando la realidad ha demostrado que Iker Casillas hace tiempo que dejó de ser un portero top.

El Real Madrid siempre ha sido el lugar del mundo más difícil para ser titular, porque  37 partidos buenos no justifican uno malo. Han pasado tantos buenos jugadores que el nivel de exigencia es altísimo. Y ahí Iker no supo estar a la altura y la mejor prueba de ello fue la final de la Champion League que se ganó a pesar suyo.

Atrás queda también una muy dudosa gestión de su capitanía y su labor como compañero. Pero también queda su magnífico rendimiento en sus mejores años, durante los cuáles llegó a ser el mejor portero del mundo. Lo comido por lo servido, más unos pocas decenas de millones de euros que se lleva el portero, incluyendo sus dos años de contrato.

El Real Madrid ha pagado sobradamente los servicios prestados por Iker y ha hecho mucho por un portero que se ha tenido que ir al Oporto con la carta de libertad, cobrando más de la mitad de su club de origen porque ningún otro club le quería. ¿Se imaginan que Courtois o Neur estuviesen en el mercado? En 2 días tendrían sus clubes encima de la mesa una docena de ofertas de los mejores clubes de Europa.

El ocaso deportivo de Iker es también el ocaso de su imagen, degradada a pasos agigantados a medida que íbamos viendo su comportamiento, su falta de entereza aguantando la suplencia, su falta de compañerismo sin salir a dar la cara por Diego López o su falta de escrúpulos al pedir cada céntimo de su contrato como condición a su salida. Todos esos que asimilan canterano y español con madridismo olvidan que jugadores como Zidane se fueron del club con la cabeza alta, perdonando el último año de contrato, mientras otros aguantaron hasta que la situación fue insostenible, sin perdonar un euro.

Quizá haya que redefinir el concepto de madridismo. O quizá haya que empezar a dejar ser indulgente con algunos jugadores por el simple hecho de ser canteranos y españoles y valorar la profesionalidad pura y dura de los jugadores, ya sean brasileños, alemanes, croatas o argentinos.

Con Casillas se ha repetido lo de Raúl, y quién sabe si se repetirá con Ramos si ahora se le renueva. Puede ser que el Real Madrid sea la institución deportiva más grande del mundo pero eso no parece impedir que se sigan cometiendo los mismos errores una y otra vez.

Ojalá Florentino aprenda. Y ojalá también lo haga Iker y algún día entienda lo importante que fue todo lo que le dio al Real Madrid pero también lo que le quitó en esos últimos años. Dicen que lo que se recuerda de los grandes viajes son los últimos días. Ese es el recuerdo que suele quedar. Con Iker pasará algo parecido, al menos ahora. Luego el tiempo nos hará recordar sus comienzos, al mejor Casillas, al de las paradas antológicas y grandes reflejos. Al jugador que representó en algún momento de verdad con su actitud luchadora  al madridismo.

Como el recuerdo es caprichoso y volátil quiero quedarme con esos sus mejores años:


Adiós Iker.

Mourinho, Guardiola y el estrés del fútbol

El fútbol es un deporte y una afición para muchos, pero para unos pocos (afortunados), es una profesión. Y una profesión de millones de euros que conlleva la responsabilidad de ver como miles de aficionados se alegran o decepcionan con tus actos.

Los que llegan a la élite son unos pocos elegidos que han reunido todas las condiciones, incluyendo la necesaria dosis de suerte. Los futbolistas son sin duda las estrellas de este deporte, pero excepto unas pocas excepciones no parecen vivir el estrés que viven algunos entrenadores.

Seguramente de todos los cargos el más estresante sea el de entrenador. Con sus decisiones puede contribuir a la victoria o derrota de su equipo, pero siempre desde un plano indirecto. Es cierto que los jugadores soportan la presión de ser quienes ganan o pierden, los que fallan o aciertan, pero eso solamente depende de ellos mismos. Quizá por su incapacidad de influir directamente en el resultado los entrenadores se pongan tan nerviosos y sean a la postre los que más sufren.

En el caso de los técnicos de dos de los clubes más prestigiosos del mundo, la exigencia es máxima. No valen las excusas y solo vale ganar. Seguramente por eso su pelo se ha blanqueado o se ha caído después de un par temporadas. Y es que el puesto va asociado al estrés máximo. Las imágenes hablan por sí mismas (a la izquierda el antes y a la derecha el después).

Mourinho

Antes:sdasd 

 

 

 

 

 

Sorteo de las semifinales de la Champion League: hagan juego!

Se presenta un sorteo de semifinales de Champion League apasionante, morboso en todo caso, con 4 equipos con perfiles distintos pero con un mismo objetivo, ganar la Champion League. Para todos ellos quedan 3 partidos para lograrlo, con un máximo favorito, el campeón del año pasado, el Bayern de Munich, un eterno aspirante, el 4 veces semifinalista, el Real Madrid y dos invitados especiales a la fiesta, el Chelsea y el Atlético de Madrid. Ambos, clasificados en detrimento de los otros dos favoritos, PSG y Barcelona, eliminados respectivamente.

Lo que pueda ofrecer el sorteo lo analizaré desde el punto de vista del Real Madrid, de los rivales que le puedan interesar más o menos.

De lo que no tengo ninguna duda es que el peor rival posible para los intereses del Real Madrid es el Chelsea. Mourinho conoce los defectos y virtudes del equipo blanco como nadie, pero sobre todo, es experto en sacar ventaja de cualquier situación en una eliminatoria a 180 minutos. En una eliminatoria con una ida  o vuelta en Stanford Bridge, este Real Madrid es capaz de perder la eliminatoria en 20 minutos como casi lo hizo en Alemania.

Mourinho ha cogido un equipo sin alma y lo ha metido en la Champion League contra pronóstico. Con un equipo mezcla de una vieja guardia compuesta por los siempre fieles Terry, Lampard y Cech y una serie de jóvenes talentosos como Oscar, Hazard, Schurrle y William, permeables a sus enseñanzas, ha creado un equipo que no regala nada. Ha eliminado a los jugadores desafectos con la causa como Mata, algo que no pudo hacer por ejemplo en el Real Madrid. Como dice Simeone sus jugadores nunca traicionan la idea del equipo. Y eso es justamente lo que intenta transmitir un Mourinho que aspira a conseguir que por fin que su Chelsea gane una Champion League con él en el banquillo. Porque este Chelsea es en esencia el mismo que el empezó a construir hace ya casi una década. Su esencia es la misma y no tengo dudas de que de aquí a cinco años logrará una orejona y quizá en esta edición a costa del Real Madrid.

El segundo peor rival posible es el Bayern de Munich, un equipo con delanteros con gol, extremos desequilibrantes, grandes mediocampistas, buenos defensas y un gran entrenador. Y sobre todo alemán, sinónimo para el R. Madrid de sufrimiento y de derrota en tierras germanas. No veo al equipo de Ancelotti sacando un resultado positivo en el Allianz Arena, y veo complicado que obtenga una ventaja clara en el Bernabeu, ante un equipo con muchísima calidad, que puede aprovechar las debilidades blancas.

El Bayern de Munich me resulta infinitamente más complicado a doble partido que en una hipotética final, en además de la máxima de esta Champion League de que un equipo no repite campeonato, hay un elemento de tiempo. Es más fácil que el Madrid se despiste en 180 minutos que en 90. Me puedo imaginar a los siempre sobreexcitados Pepe y Ramos, con su conocido I.Q disputando 90 minutos perfectos, pero no 180. Ese mismo factor emocional creo que sería igualmente determinante contra los de Mourinho. Los mencionados, más Marcelo, Di Maria, Cr7… no creo que lograsen controlar su inteligencia emocional. Algo en lo que también es experto Guardiola.

El tercer candidato, el Atlético de Madrid, es en mi opinión y a pesar de su actual liderato y de su clasificación a semifinales, el rival más débil para el R. Madrid. Es un equipo exprimido hasta el límite, que aprovecha cualquier error y que tiene en su intensidad y concentración durante todo el partido su máxima virtud. La diferencia con los anteriores es que tienen que mantener esa cualidad durante 180 minutos porque calidad tienen menos, pudiendo sucumbir en cualquier momento a la muchísima calidad del equipo blanco. Algo parecido a lo que pasó en semifinales de la Copa del Rey.

El equipo del Cholo tendrá que lidiar con la ardua tarea de jugar Champion League y defender el liderato, algo de por sí difícil para los equipos con largas plantillas y mucho más para un equipo ajustado al límite, con una plantilla corta y que en algún momento perderá fuelle.

De los tres emparejamientos posibles solo veo favorito al Real Madrid en el tercero. Contemplando otras hipotéticas combinaciones, creo que el Atlético de Madrid tendría más opciones contra el Chelsea, mientras que el Bayern de Munich podría sufrir contra el equipo inglés.

Un sinfín de posibilidades en eliminatorias a 2 partidos, con grandes técnicos, campos difíciles y sobre todo mucha tensión. Unas auténticas semifinales de Copa de Europa

Anchelotti pone su futuro en manos de Cristiano Ronaldo

“Tiene que ser Cristiano quien elija su posición en el campo”. Esta frase dicha por Anchelotti durante esta semana me crea cierta interdidumbre. Junto a otras referidas al portugués, en las que se habla de un menor trabajo defensivo de CR7, creo que en realidad ni acabarán beneficiando al jugador ni al equipo.

Me recuerda mucho a lo que pasó en el Real Madrid de los galácticos, en el que demasiados jugadores estaban eximidos de las labores defensivas. Se empieza por Cristiano Ronaldo porque en él descansa gran parte del juego ofensivo, se continúa por Benzema y se acaba por tener a la mitad del equipo solo pendiente de jugar cuando el equipo tiene el balón.

El fútbol de hoy en día es ultracompetitivo y requiere equipos que puedan defender y atacar. El éxito de los equipos en los últimos años muestran la necesidad de tener jugadores capaces de defender durante casi todo el partido y también de atacar.

Fue ese en realidad el modelo que planteó Mourinho y que logró un equipo sólido, conjuntado y ordenado que también tenía una tremenda capacidad de atacar. El Barcelona de Guardiola fue un ejemplo en la presión en campo rival, con un esfuerzo constante de sus mejores jugadores en la recuperación de la pelota. De hecho, cuando desapareció esa intensidad, el Barcelona perdió una de sus armas más potentes.

Entiendo que Anchelotti le quiere dar libertad y tranquilidad a Cristiano, pero finalmente él es un jugador, no uno más, porque es el mejor, pero sí un jugador sujeto igualmente a la disciplina del equipo, al juego colectivo y a las órdenes del entrenador. Mandar mensajes en una línea que le permita a Cristiano ser demasiado independiente puede conducir a la larga a problemas.

Siempre he defendido y defenderé la meritrocacia en los fútbol de clubes. Hasta la fecha Cristiano se ha ganado cada minuto en el terreno de juego y toda la confianza del mundo, pero convendría no perder de vista que el mejor CR7 ha sido el de los dos últimos años, comprometido al máximo con el equipo, también en tareas defensivas, con un rol en una zona del campo determinada y con la conciencia clara de que es necesario jugar teniendo en cuenta al resto de compañeros.

Espero que el técnico italiano sepa lo que está haciendo, pero no quisiera que su proyecto se le empezara a resquebrajar por el mismo punto en el que lo hizo el Real Madrid de Florentino. Aquella frase del presidente de “los he mimado demasiado” me viene ahora a  la cabeza.

Mourinho se marcha: la muerte tenía un precio

Mourihno se marchá. Vendrá otro entrenador y se ganarán algunos títulos:  ligas como antes de Mourinho cuando no haya un Barcelona potente, o quizá alguna Copa del Rey y es posible que incluso la décima. Y el Real Madrid seguirá siendo el mismo club vetusto en pleno Siglo XXI, incapaz de acometer los cambios profundos que una vez le distinguieron como el mejor club del Siglo XX.

Esa visión que tuvo Bernabeu, esa visión frente a los cambios, creando primero una competición europea, levantando después un estadio ejemplar y no permitiendo por último que ningún jugador, entrenador o empleado estuviese por encima del club, es lo que hizo grande al Real Madrid.

Se podrán seguir ganando títulos sin cumplir esa necesaria y vital transformación pero difícilmente veremos un club moderno, explotando al máximo sus gigantescas capacidades. Y así, el Real Madrid algún día será un Benfica más, un equipo que vivirá con el recuerdo de épocas pasadas, de grandes títulos. El Real Madrid como cualquier gigante empresarial no ha sabido entender la necesidad de seguir adaptándose a los cambios. Cuando menos te lo esperas llega otro que te sustituye y que te reemplaza como número 1. La historia está llena de googles pujantes que se convirtieron en dueños y de empresas como Nokia que murieron lentamente hasta ser una simple compañía más. Ese proceso se está produciendo también con el Real Madrid pero lentamente.

El Real Madrid fue ideado no para ser un equipo más, sino para liderar constantemente el cambio, para ser siempre el número uno. Y para eso hacía falta una estructura moderna y sobre todo un presidente que entendiese que los futbolistas a pesar de ser millonarios e ídolos de masas, son solamente empleados. Y como tales hay que tratarles, sometidos a la necesaria jerarquía de cualquier entidad. Esa meritocracia que quiso imponer Mourinho luchando contra todo y todos, hasta contra su propio presidente ha sido  el detonante que ha hecho que el mejor entrenador del mundo y el mejor líder que ha tenido el Real Madrid en muchos años, se vaya por la puerta de atrás, abandonado por el club y traicionado por los jugadores. El entrenador del que mejor han hablado en todos los clubes en los que ha estado, el tipo por el que sus plantillas matarían, se va del Real Madrid con la plantilla dividida por un veletismo incentivado por la prensa.

Otros llegarán que harán mejor a Mourinho. Veremos los partidos de antaño en los que el Real Madrid era goleado en plazas de equipos pequeños, humillado por rivales inferiores, sometido al capricho de sus futbolistas, secuestrado por una prensa todopoderosa. Eso, que es lo que habíamos visto antes de Mourinho, lo veremos también después porque el entrenador que venga será necesariamente un pelele y un cobarde en el momento que acepte el puesto sin pedir antes el despido inmediato de Casillas, justamente lo que ha querido evitar Florentino Pérez.

Su cobardía es su propia sentencia de muerte, incapaz de entender que el señorío no es permitir que la prensa influya en el club ni que los pesos pesados influyan en las decisiones del entrenador.

Quizá venga un entrenador que no le meta el dedo en el ojo a nadie, que no se enfade ni se queje cuando su equipo pierde, que no se enfrente con la prensa, que no diga las verdades que nadie quiere escuchar. Ese, será el mismo entrenador que a cambio de esa paz permitirá que sean los jugadores los que le hagan las alineaciones. Y ese será el precio que Florentino tendrá que pagar a cambio de la muerte del único que intentó evitar lo inevitable, el secuestro del club.

Análisis por trienios de los últimos 15 años del Real Madrid (I)

Olvidémonos de Casillas y de Mourinho y centremos el análisis en la labor deportiva, puramente, pero analizando números y títulos como muchos hacen, aún sin valorar el contexto y las circunstancias de esos equipos. Y vamos a analizar el Real Madrid por trienios, el tiempo que ha estado el portugués en el Real Madrid.

PARTIDOS PERDIDOS Y TÍTULOS LOGRADOS POR TRIENIOS

Con Mourinho: 1 Liga, 1 Copa del Rey, 1 Supercopa de España y 3 semifinales Champion. 13 partidos perdidos y 14 empatados

 -Temporada 2012/2013: Campeón Supercopa. Liga: 2º puesto.(Campeón Barcelona) 25 partidos ganados, 6 perdidos, 5 empatados. Finalistas Copa dey Rey. Semifinalista Champion League (Borussia de Dormundt)

 – Temporada 2011/2012: Finalista Supercopa. Liga: 1º puesto (Liga de los records) 32 partidos ganados, 2 perdidos, 4 empatados. Cuartos de Final Copa dey Rey (Barcelona). Semifinalista Champion League (Bayern de Munich)

 – Temporada 2010/2011.Liga: 2º puesto.( Campeón Barcelona con 96 puntos, a 4 el RM con 92) 29 partidos ganados, 4 perdidos, 5 empatados. Campeón Copa dey Rey (Barcelona). Semifinalista Champion League (Barcelona)

 Trienio Anterior: 1 Liga y una Supercopa de España.  19 partidos perdidos y 11 empatados

 – (Pelegrini) Temporada 2009/2010. Liga: 2º puesto (Campeón el Barcelona  con 99 puntos, a 3 ptos en Real Madrid) 31 partidos ganados, 2 perdidos, 4 empatados. Dieciseisavos de Final Copa del Rey (Alcorcón). Octavos de Final Champion League (Olympique de Lion).

 – (Shuster y Juande) Temporada 2008/2009. Campeón Supercopa. Liga: 2º puesto: 25 partidos ganados, 10 perdidos, 3 empatados. Previa a Dieciseisavos de Final Copa dey Rey (Real Unión). Octavos de Final Champion League (Liverpool)

 –(Shuster) Temporada 2007/2008:.Finalista Supercopa (Sevilla) Liga: 1º puesto (segundo el Villareal con 77 puntos  a 8 del Madrid) 27 partidos ganados, 4 perdidos,  7 empatados. Dieciseisavos de Final Copa dey Rey (Mallorca). Octavos de Final Champion League (Roma)

Trienio Anterior:1 Liga, 26 partidos perdidos y 20 empatados

(Capello) Temporada 2006/2007. Liga: 1º puesto (2 el Barcelona con 76 ptos, igualado) 23 partidos ganados, 8 perdidos,  7 empatados. Dieciseisavos de Final Copa dey Rey (Betis). Octavos de Final Champion League (Bayern de Munich).

-(Luxemburgo y López Caro) Temporada 2005/2006. Liga: 2º puesto. 20 partidos ganados, 10 perdidos,  8 empatados. Semifinales de Final Copa dey Rey (Real Zaragoza). Octavos de Final Champion League (Arsenal).

(Camacho, Remon y Luxemburgo ) Temporada 2004/2005. Liga: 2º puesto. 25 partidos ganados, 8 perdidos,  5 empatados. Octaod de Final Copa dey Rey (Valladolid). Octavos de Final Champion League (Juventus).

 Año fuera de los trienios para que el resto coincida con ciclos de entrenadores (Del Bosque y Shuster)

 – (Queiroz) Temporada 2003/2004:.Campeón Supercopa .Liga: 4º puesto. 21 partidos ganados, 10 perdidos,  7 empatados. Finalista Copa dey Rey (Deportivo de la Coruña). Cuartos de Final Champion League (Monaco).

 Trienio Anterior: 2 Ligas, 1 Champion League y dos semifinales, 1 Supercopa de Europa, 1 Supercopa de España  y una final de Copa del rey. 30 partidos perdidos y 18 empatados

 – (Del Bosque) Temporada 2002/2003: Campeón Supercopa de Europa (Feyernoor) e Intercontinental (Olimpia de Asunción) Liga: 1º puesto (segundo la real Sociedad con 76 ptos, a 2) 21 partidos ganados, 12 perdidos,  4 empatados. Copa dey Rey (Deportivo dela Coruña). Semifinales Champion League (Juventus).

 – (Del Bosque) Temporada 2001/2002: Campeón Supercopa de España (Zaragoza) Liga: 3º puesto. (Campeón Valencia con  75 puntos, a 9 el RM) 19 partidos ganados, 10 perdidos,  9 empatados. Finalista Copa dey Rey (Deportivo de la Coruña). Campeón Champion League (Bayern Leverkusen).

 – (Del Bosque ) Temporada 2000/2001: Finalista  Supercopa de Europa (Galatasaray)  y Finalista Intercontinental (Boca Junior) Liga: 1º puesto (2º el deportivo con 73 ptos, a 7) 24 partidos ganados, 8 perdidos,  6 empatados. Finalista Copa dey Rey (Deportivo de la Coruña). Semifinalista Champion League (Bayern de Munich).

 Trienio Anterior: 2 Champion League, Campeón Supercopa de España y Campeón Intercontinental. Finalista Copa del Rey. 38 partidos perdidos y 22 empatados

 – (…Del Bosque ) Temporada 1999/2000: Mundialito de Clubes (3 puesto) Liga: 5º puesto (Campeón deportivo Coruña a 7 puntos, con 69) 16 partidos ganados, 14 perdidos,  8 empatados. Finalista Copa dey Rey (Deportivo de la Coruña). Campeón Champion League (Valencia).

 –(Hidink) Temporada 1998/1999. Campeón Intercontinental (Vasco de Gama) Finalista Supercopa de Europa (Chelsea). Liga: 2º puesto (Campeón Barcelona a 11 puntos con 79 ptos) 21 partidos ganados, 12 perdidos,  5 empatados.  Semifinales de Copa dey Rey (Valencia: Ida 6-0). Cuartos de Final Champion League (Dynamo de Kiev).

 -(Heynckes) Temporada 1997/1998. Campeón Supercopa de España (Barcelona) Liga: 4º puesto ( a  11 puntos del Barcelona con 74 ptos): 17 partidos ganados, 12 perdidos,  9 empatados. Octavos de Final Copa dey Rey (Alavés). Campeón Champion League (Juventus).

 Trienio Anterior: 2 Ligas. 29 partidos perdidos y 23 empatados

 – (Capello) Temporada 1996/1997. Liga: 1º puesto (segundo el Deportivo Coruña a 7 puntos, con 69) 27 partidos ganados, 11 perdidos,  4 empatados. Octavos de Final Copa dey Rey (Barcelona). Sin competiciones europeas

 -(Valdano, del Bosque y Arsenio) Temporada 1995/1996. Finalista Supercopa de España (Deportivo de la Coruña) Liga: 6º puesto (Campeón Atlético de Madrid a 17 puntos, con 87) 20 partidos ganados, 12 perdidos,  10 empatados. Octavos de Final Copa del Rey (Español). Cuartos de Final Champion League (Juventus)

(Valdano ) Temporada 1994/1995. Liga: 1º puesto: 23 partidos ganados, 6 perdidos,  9 empatados. Octavos de Final Copa dey Rey (Valencia). Uefa: Octavos de Final (Odesse)

Trienio Anterior: 1 Copa del Rey y semifinales en Recopa. 24 partidos perdidos y 24 partidos empatados

 – ( Floro, Del Bosque) Temporada 1993/1994. Liga: 4º puesto: 19 partidos ganados, 12 perdidos,  7 empatados. Cuartos de Final Copa dey Rey (Tenerife). Recopa: Cuartos de Final (PSG)

 – (Floro) Temporada 1992/1993 Campeón Supercopa de España (Barcelona)Liga: 2º puesto: 24 partidos ganados, 5 perdidos,  9 empatados. Campeón Copa del Rey (Zaragoza). Recopa: Cuartos de Final (PSG)

 – (Floro) Temporada 1991/1992. Campeón Supercopa de España (Barcelona)Liga: 2º puesto: 24 partidos ganados, 7 perdidos,  8 empatados. Finalista Copa del Rey (Atlético de Madrid). Recopa: Semifinales (Torino)

Segunda parte

Morir luchando: el Real Madrid roza la remontada

Como los 300 que perecieron en una batalla, así perdió El Real Madrid la eliminatoria de ayer, haciendo sufrir al Borussia  hasta el último segundo y haciendo creer a miles de madridistas que era posible una remontada que se antojaba dificilísima después del partido de ida. Lo cierto es que el Real Madrid ha perdido una batalla y quizá también una guerra si de esta derrota sale Mourinho del banquillo. Pero eso es análisis para otro día.

Lo de ayer, para cualquier amante del fútbol, fue simplemente maravilloso, un partido repleto de euforia, tensión y entrega entre dos grandes equipos. No me cabe duda de que la eliminatoria la ha ganado el mejor. Este Borussia ha demostrado en 4 partidos contra el Real Madrid que es más equipo colectivamente, con grandes individualidades, media docena de jugadores que son jugadores Top.

El comienzo del partido pudo haber marcado el resto del partido y esa fue la intención de Mourinho alineando un 11 super ofensivo, con Modric en el medio centro y con Higuain arriba. La presencia del croata fue justificada por su gran juego. Uno de los mejores del equipo, vertical, dinámico, muy luchador y clave para que el Real Madrid crease juego en la primera parte. La presencia del argentino se entendía desde el punto de vista de su capacidad defensiva y de su presión aunque el resultado demuestra que Benzema, aún peor mentalmente y físicamente es mucho más jugador. Aunque eso es ventajismo, no sabremos nunca que habría pasado con el francés de inicio o si Higuain hubiese marcado de inicio esa oportunidad que tuvo en el minuto 4.

Su oportunidad, una menos clara de Ronaldo y la más clara, la de Ozil, pudieron abrir el marcador e iniciar una remontada que tardó 82 minutos en iniciarse. De los tres el fallo de Ozil es el más clamoroso, solo ante el portero, con pase a Ronaldo y con tiempo para pensar. El alemán no es goleador pero si quiere ser el mejor del mundo tendrá que aprender a serlo.

Sabiendo el resultado a posteriori, esos tres fallos se antojan como mortales de necesidad aunque la realidad es que sin los paradones de Diego López tampoco habría estado vivo el equipo merengue hasta el minuto 95. El canterano (sí, igual de madridista que Casillas) demostró que a día de hoy es un portero tan válido o más para el Real Madrid como Casillas. Su desempeño a lo largo de toda esta Champion ha sido excelente.

De todas maneras, el roce de la épica no puede ocultar que el partido estuvo roto casi desde la primera media hora del partido. El Borussia no remató pero tampoco lo hizo el Real Madrid que lleva echando de menos a un delantero centro rematador todas estas eliminatorias. Con dos jugadores como Cristiano Ronaldo y Di Maria, hace falta un 9 rematador pero además el equipo necesita la solución de recurrir a un delantero que sepa guardar la pelota entre tres contrarios. Eso y un lateral ofensivo ha echado de menos el Real Madrid. A pesar de que el desempeño de Coentrao y Essien fue bueno, este equipo echa de menos al mejor Marcelo, capaz de abrir defensas pero en un constante estado de irregularidad física y mental.

El Real Madrid murió con las botas puestas, en el área rival, defendiendo con 2 o 3, con toda la artillería pesada arriba, creyendo hasta el último suspiro. Pero en la Copa de Europa hace falta más que suerte. Hace falta juego, madurez para los momentos claves y constancia. El nivel de este equipo da para llegar a las semifinales de Champion League y competir, que no es poco. Pero todavía este equipo no tiene ni en lo colectivo ni en lo individual las piezas necesarias para ganar toda una final de Copa de Europa.

El camino para hacerlo lo tienen que dilucidar sus responsables. Yo seguiría apostando por el mismo entrenador y mejoraría la plantilla, sabiendo que a veces son necesarias varias derrotas para aprender. El mejor ejemplo es este Bayern de Munich, con pie y medio en la final y máximo favorito. Ha perdido ya dos finales de la Champion League y hace no tanto (el año pasado), el Borussia de Dormundt le barrió de las competiciones alemanas.

Puede parecer difícil apostar por un equipo que ha hecho una temporada mediocre a falta de un título en un partido que no será nada fácil. Pero más difícil es apostar por un nuevo técnico y acoplarle a la locura que supone dirigir una entidad como el Real Madrid, que pide a su equipo la Copa de Europa cada año, a pesar de que han sido el cuádruple de veces las que no se ha ganado de las que sí.

Cuesta reflexionar en medio de la derrota pero que nadie olvide que este Real Madrid ha caído en semifinales ante el mejor Barcelona que ha existido, el Bayern de Munich y este Borussia de Dormunt ultra competitivo. Solamente una vista al pasado nos da una pista de un futuro distinto de lo que tenemos. Pero eso, como digo al principio se analizará en otro momento, ahora toca lamerse las heridas, enorgullecerse de este partido de vuelta y lamentar el pésimo partido de ida.

El Borussia de Dormund aplasta el sueño de la décima

Perder o ganar no es siempre el problema. Y menos en una eliminatoria de Champion League con 90 minutos por disputar. El problema llega cuando sientes que tu equipo es netamente inferior al rival. Si esa inferioridad se traduce en un resultado tan abultado como un 4 a 1 resulta difícil pensar siquiera en ganar el partido de vuelta.

La derrota del Real Madrid en Dormund no es un accidente ni un mal día de los jugadores, es un síntoma de inferioridad ante un equipo que es la criptonita de este Real Madrid. Un equipo, el alemán, que parece un espejo inverso del Real Madrid, pero funcionando como un reloj. Defiende con las líneas apretadas sin ofrecer casi huecos y ataca de manera fulgurante en tres toques, pudiendo además asociarse sus jugadores y elaborar más las jugadas.

Gotze es lo que debería ser Ozil, Reus tiene trazas del primer Cristiano Ronaldo, Gundogan es el Xabi Alonso del Dormund y Hummels el central sobresaliente que sabe sacar el balón jugado. Y todo eso con una guinda al pastel que no tiene el Real Madrid, un delantero centro. Uno de esos delanteros que cubren y bajan el balón a la perfección, que se pega con los defensas, que remata todo lo que le llega pero que es igualmente letal al contraataque. Ese es el mejor Lewansdowski; el que vimos ayer que destrozó literamente a Pepe, machacó a Ramos y sonrojó a Varanne.

Lewansdowski celebrando su cuarto gol contra el Real Madrid

Lewansdowski celebrando su cuarto gol contra el Real Madrid. Fuente: AFP

El resultado del partido de ayer es un equipo, el Real Madrid, inferior al Dormund en todos los aspectos. Lo fue ayer durante los 90 minutos pero también lo ha sido durante los dos partidos anteriores en muchos minutos. Los puntos fuertes del Borussia parecen repercutir sobre los puntos débiles del Real Madrid y los puntos fuertes del equipo blanco se chocan con estrépito con las fortalezas alemanas.

Solo cabe preguntarse si hay siquiera opciones de pensar en el partido de vuelta en el Bernabéu y si remotamente es posible el milagro de remontar la eliminatoria. Para que eso se produjera sería prácticamente conditione sine qua non dejar la portería a cero. Algo difícil con la calidad del Borussia. Y además, las teclas tendrían que funcionar a la perfección en ataque, cosa que no se vio ayer. Apenas fue Cristiano el único arma de ataque. Con Ozil desaparecido como en la semifinal en Alemania del año pasado, con Higuain en versión Champion y Modric sin peso suficiente, el único que acompañó algo al portugués fue el otro portugués, Coentrao. Con todo, las soluciones que ofrece Marcelo mejoran sustancialmente las prestaciones ofensivas del voluntarioso portugués.

¿Cuál es la respuesta pues a una posible remontada? Se responde solo con la palabra: fútbol, un deporte impredecible donde dos de los mejores equipos de Europa pueden caer en dos días por cuatro goles, con casi idéntica sensación de inferioridad.

Para que el Real Madrid haga lo que hizo antaño en las ya muy manidas noches europeas, se necesita un equipo en su mejor versión, con los once jugadores al 110%. Se necesita una afición capaz de intimidar al rival y llevar en volandas al equipo y se necesita al mejor Mourinho en la planificación de todas y cada una de las fases del partido y en la motivación. Y con todo, sería necesario que el Borussia de Dormund desapareciese del partido o al menos gran parte. El ejemplo del escenario ideal sería el que obtuvo el Barcelona ante el Milán en la pasada eliminatoria. Por desgracia para los blancos este Dormund está muy alejado de aquel Milán.

Mi pronóstico es reservado aunque un madridista nunca deja de creer en su equipo y yo tampoco lo haré, al menos hasta que se cumplan los 90 minuti que siempre reclamó Juanito.