Real Madrid, Pentacampeón

1513452900_602897_1513453296_noticia_normal

El Real Madrid volvió a acudir una vez más a su cita con las finales. Es la duodécima final internacional que gana de manera consecutiva desde que en el 2000 cayese ante Boca Juniors.

Y en este presente, es el quinto título del año logrado, lo que sería el clásico “quintete”, que habla de un ciclo dominante del Real Madrid Zidane. Porque a esos 5 títulos hay que sumar otros tres de la temporada pasada. Logra así el técnico francés, del que decían en su día que no había sido capaz de ganar a la Roda, convertirse en el segundo entrenador  con más títulos en la historia del club, solo por detrás de Miguel Muñoz que necesitó 14 temporadas para lograr 14 títulos.

Quiero recalcar el mérito de Zidane porque día sí y día también se cuestionan sus planteamientos. Que si Isco, Benzema, Bale, las ventas, las compras, las ventas…Siempre hay algo que cuestionar a un entrenador que ha ganado prácticamente todo desde que llegó. Eso no fue ni hace dos años, concretamente 23 meses, mas lo que le queda.

Es cierto que el técnico francés dispone de una plantilla repleta de talento, pero no lo es menos que cuando cogió a este mismo equipo parecía una pandilla de jugadores mediocres, tras un mal comienzo con Benítez, y no el equipo de élite actual, invencible en los momentos claves.

El partido de hoy tiene el sello del Madrid de Zidane, intratable en los momentos cruciales de la temporada. Y ese sello viene avalado por un rendimiento muy alto de casi todos los componentes. Hoy, la mayoría en su mejor versión, destacando por encima de todos al verdadero motor del equipo, Luka Modric. El croata fue el mejor en la semifinal y hoy, y cuando juega así cada giro suyo, pase, movimiento y amago son de película, y es indefendible. A su ritmo, el resto del equipo se acopla con extrema facilidad porque lo hace todo extremadamente sencillo.

Pero el mérito es siempre colectivo y en cada momento acuden unos u otro al rescate. Hoy fue de nuevo Cristiano Ronaldo con un gol, y con la sensación de que siempre quiere más. El portugués es el mejor del mundo, lo sabe, lo siente, y lo demuestra en cada final y partido.

Resulta injusto no mencionar al resto, aunque hoy han sido los señalados más Varane, los jugadores más relevantes. Es esa gestión del grupo, apostando por los jugadores que considera válidos en ese momento lo que hace de Zidane el técnico ideal. No se deja influir por la prensa y simplemente alinea a los que considera mejores, y hasta ahora acierta casi todas las veces.

 Primero fue la Champion League, que seguía a la undécima, en un hito histórico, con un equipo repitiendo este trofeo en formato Champion por primera vez, después la liga , que costó ganar hasta el último partido y luego las dos Supercopas, primero contra el Manchester United en un partido muy complicado, y después contra el F.C. Barcelona, en una eliminatoria con un resultado global de 5-1, con una superioridad frente a este rival pocas veces vista. Un quintuplete o ‘quintete’ en año natural, solo lo había logrado antes el Ajax 1972/1973):

A la espera de la presente temporada donde queda todo por disputar. Llega el Barcelona y lo hará con miedo, porque sabe que el Madrid campeón ha vuelto, o mejor dicho, que sigue ahí, porque nunca se fue.

 

La flor de Zidane

El fútbol es un deporte tan sencillo que solo es necesario un poco de suerte para mantenerte invicto durante 37 partidos, liderar la liga española, ganar una Champion League, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes. Y eso en el club más difícil del mundo, inestable y exigente por naturaleza, el Real Madrid.

Flor lo llaman algunos que lo más redondo que han visto es su cabeza y que seguramente serían los mismos que decían que Zidane no encajaba como futbolista en el Real Madrid, y que no tenía sitio. Los mismos que ladraban aquellas barbaridades, ladran hoy otras, (audio muy recomendable) siempre con el mismo objetivo, minusvalorar los logros del Real Madrid.

Un mismo mantra repetido como una consigna: El Real Madrid no juega a nada. Lo he escuchado desde que tengo uso de razón. En los últimos 30 años se ha repetido hasta la saciedad, ganase o perdiese el equipo.

Ahora el club gana casi siempre y no pierde casi nunca. En una racha prácticamente sin precedentes a nivel mundial, Zidane ha logrado algo casi imposible, que el club no tenga sobresaltos, que el 95% de los futbolistas estén contentos y que la afición esté relajada.

Zidane

Zidane

Pero claro, ese remanso de paz no basta a muchos periodistas que creen que el Real Madrid debería ganar 5-0 todos los partidos, con un juego brillante. Se decía que el equipo se estrellaría contra los grandes y ahí apareció el mejor Real Madrid de la temporada con un 0-3 en el Calderón y un empate en el Camp Nou, con un partido en el que mereció más. Por si fuese poco, durante esta racha, Zidane ganó también 1-2 el año pasado en el feudo del Barcelona. Pero claro, el Real Madrid no juega nada.

Y yo niego la mayor, porque si he visto algún año al Real Madrid jugar a nada, de verdad, y no ganar. Y lo que veo ahora es un equipo con 17 o 18 jugadores con muchas rotaciones, por voluntad de Zidane, pero también por lesiones. Es más difícil que exista un mismo tipo de juego con 11 jugadores fijos que con 18 rotando. Pero con Zidane se juega con un 4-3-3 que a veces se modifica al 4-2-3-1 o al 4-4-2. Es un equipo capaz de jugar por bandas y dar profundidad con jugadores como Lucas y Bale o entre líneas con interiores como Isco o James.

El equipo es capaz de jugar al toque, dominando la posesión o realizar contragolpes fulgurantes, siempre al ritmo de Modric y Kroos. Por lo general suele realizar una presión alta, con las líneas muy adelantadas y la defensa cerca del centro del campo. Es un equipo ofensivo que a veces junta hasta 7 u 8 jugadores al ataque, dando mayor amplitud ambos laterales. Ese juego provoca que el equipo marque muchos goles pero también que reciba muchos.

El Real Madrid juega los primeros veinte minutos normalmente con gran intensidad aunque a lo largo del partido se muestra irregular, manejando mal los tiempos en ocasiones, siendo demasiadas veces incapaz de cerrar el marcador.  Pocas veces el equipo ha sido capaz de realizar 90 minutos de manera uniforme, aunque siendo honrados, ¿que equipo lo logra siempre?

El equipo de Zidane tiene en las jugadas a balón parado una de sus fortalezas y ello gracias a sacadores excelsos como Modric, James o Kroos, pero también gracias a una serie de jugadores que van muy bien por alto.

Y finalmente es un equipo ganador, ultra competitivo que no da un partido por perdido y que lucha hasta el último instante aunque el equipo esté fundido o vaya perdiendo.

Ese es el estilo del Real Madrid de Zidane, que por el camino ha traído grandes goleadas, partidos espectaculares como el pasado ante el Borussia de Dormund, encuentros de una solidez y seriedad impresionantes como el 0-3 en el Calderón, partidos malos como el de la final del Mundial de clubes, el Sporting y épicos como la final de Champion, de la Supercopa de europa o el último derby del Camp Nou.

Eso ha logrado el técnico francés, que tarde o temprano perderá un partido e incluso dos, y seguramente un título, e incluso dos o tres. Pero hasta la fecha, ha logrado que un equipo en el que prácticamente sus 15 jugadores habituales se han lesionado en el último año, sea capaz de sacar los partidos adelante. Y sí, en algún partido ha llamado la suerte a la puerta, porque si no sería imposible mantener esa racha. Suerte tuvo el Manchester cuando ganó la Champion League en 3 minutos, o el F.C Barcelona con su triplete, con aquellos goles de Pedrito o el gol de Iniesta. Porque la suerte forma parte del deporte, pero apenas representa un 5% si no se da lo demás.

Así que para los que dicen que el equipo no juega nada o que Zidane tiene flor, que busquen un equipo que tenga un estilo definido, y que logre ganar sin parar.

El mejor equipo del mundo

El Real Madrid se coronó nominalmente como mejor equipo del mundo, aunque ya lo era por el mero hecho de ganar el torneo más prestigioso e importante del fútbol, la Champion League. Este Mundial de Clubes no deja de ser un invento de la FIFA con mucha más importancia para aquellos países no europeos, que tienen la oportunidad de reivindicarse.

 Como se ha visto durante el torneo, la diferencia entre el Real Madrid y cualquier de los 8 cuartofinalistas de la Champion League es grande con respecto a todos estos campeones de continente.

 En todo caso, el partido contra el San Lorenzo sirvió de nueva prueba para constatar la solvencia de este Real Madrid. Sin jugar brillantemente, como en los últimos 3 o 4 partidos, es capaz no obstante de sacar los partidos adelante sin demasiado esfuerzo.

 Con Kroos el Real Madrid ha incorporado su mejor fichaje en lo que va de década, comprando no solamente a un mediocampista, que ha mejorado enormente la circulación del balón e igualado casi todas las prestaciones de Xabi Alonso, sino también a un excelso sacador de corner. Con los rematadores actuales, a saber, todos los centrales más Bale y Cristiano Ronaldo y el saque de Kroos se generan en importantes oportunidades. Los corner son medio goles como en Inglaterra y como tal los empieza a percibir el rival.

 Este equipo de Ancelotti maneja el contragolpe con 3 delanteros como Bale, Cr7 y Benzema, el control de juego con jugadores como Kroos, James e Isco(y Modric cuando juega) y tiene además armas como el tiro a distancia o el corner. Si a eso se le suma voluntad para defender en equipo y motivación, el resultado son 22 victorias consecutivas , dos títulos en esta segunda temporada y un muy buen panorama por delante.

 Queda por ver si el equipo aguantará el ritmo y si Ancelotti será capaz de introducir cambios significativos sin que se note en demasía la baja de los titulares, como sí ha pasado en el caso de Modric. Jugadores como Jesé, Chicharito, Khedira, Coentrao o Illarra deberían restar minutos a los titulares.

 Lo que toca ahora es disfrutar del “campeonato mundial” y esperar que el equipo vuelva a tope en el 2015, con dos enfrentamientos difíciles contra el Valencia en liga y contra el Atlético de Madrid en Copa del rey.