El Mundialito, un Torneo trampa

Copa-Mundial-de-Clubes-2014

Juega esta tarde el Real Madrid la final del Mundialito de Clubes contra el Gremio. Lo que vendría a ser la Copa Intercontinental de toda la vida contra un equipo sudamericano es ahora un torneo de varios partidos. Pero su planteamiento en los últimos lustros es parecido: si se gana es un título menor y si se pierde es un fracaso.

La realidad es que tanto el Mundialito como las Supercopas son trofeos menores en comparación con la Champion, Liga y Copa del Rey, por motivos obvios de número de partidos. Pero de la misma manera, ganar cualquier título internacional o nacional contra rivales de entidad, y Manchester United, Barcelona y Gremio lo son, es un logro, que no es menor.

Y mucho menos si es en el mismo. Si así fuere y el Real Madrid logra ganar hoy, se habrá completado un año casi perfecto. Un quintete en año natural, con el único borrón de la Copa de Rey. Independientemente de la distancia actual en liga con el Barsa y del juego dubitativo del Real Madrid, ahora mismo Zidane está a 90 minutos de otro título más, y serían ya muchos.

Para ello hay que ganar al equipo brasileño, que no es un equipo menor, campeón de la Copa Libertadores, que es muy costoso ganar, con multitud de partidos y rivales de todo el continente. Las figuras del Gremio no son conocidas porque evidentemente todo el talento se concentra en los principales equipos de Europa, pero no se trata de un equipo cualquiera que vaya a regalar el partido. Al revés, normalmente para los equipos sudamericanos es un trofeo muy importante.

Veremos el planteamiento de Zidane que nada tendrá que ver con el partido contra el Al Jazira. Aquello fue un partido muy abierto, con cierto relajo del equipo, más propia de una primera ronda de la Copa del Rey. Pero lo importante es que el equipo de la talla en los partidos de entidad, y este lo es.

Por desgracia, el Mundialito ha perdido cierto brillo con las absurdas polémicas del VAR. El videoarbitraje es necesario. Punto. Es un proceso de implantación con errores debido a la falta de costumbre y a cierta incompetencia de los organismos para fijar bien los mecanismos. Pero el concepto de arbitrar las jugadas más polémicas y evitar injusticias a través de la tecnología es fundamental para hacer evolucionar el fútbol.

Se tardará un tiempo para que todos, jugadores, aficionados, entrenadores y árbitros se acostumbren, pero al final será algo tan lógico y necesario como la existencia de 3 cambios por equipos, la prohibición de ceder el balón al portero con el pie, o los 5 segundos del portero.

El fútbol es arcaico por naturaleza y así han querido que se quede, pero las mejoras al final se acaban imponiendo. El VAR mejoraría la justicia del resultado, y todas las polémicas actuales vienen por un mal uso y mala implementación. El día que el VAR tenga el modelo de la NFL no habrá ningún problema. Y es además muy sencillo:

1) El árbitro puede revisar cualquier jugada que considere.

2) Los equipos tienen una serie de revisiones por parte y si no pierden un tiempo muerto. En el fútbol podría ser un cambio.

3) El árbitro comunica con un micrófono la decisión que ha tomado.

Es sencillo, pero es que el fútbol necesita muchos más cambios. Lo de las pérdidas de tiempo es algo inadmisible y sería tan sencillo como cronometrar los últimos 10 minutos de tiempo jugado; las dobles amarillas deberían ser sanciones económicas y no que un jugador se pierda un partido y merme el espectáculo; un jugador con cinco faltas debería ser expulsado 5 minutos, y un equipo con más de 15 penalizado con un tiro libre. Por citar algunas posibles medidas que mejorarían la velocidad y justicia del juego. Algunas de estas medidas y otras más revolucionarias fueron propuestas por Van Basten. Lo que no puede ser es que el deporte más popular del mundo se quede atrasado en el siglo XX