El Impacto de la renovación de Messi

Ayer se anunció la renovación de Leo Messi por el F.C.Barcelona, la enésima, que será en realidad la octava una vez firmada. Ocho renovaciones en trece temporadas, que no está mal para alguien de la casa, que siente los colores. Cristiano Ronaldo ha renovado su contrato en 2 ocasiones en 8 temporadas, si sirve la comparación para valorar no solo las políticas de renovaciones de uno y otro equipo sino la actitud de ambos jugadores.

El problema para el F.C.Barcelona, en todo caso, tiene que ver con una política de renovaciones y de fichajes perjudicial desde el punto de vista económico, que no tanto deportivo, al menos si tenemos en cuenta un saldo más amplio de años que los últimos 2 o 3. Pero como bien comenta este interesantísimo artículo, dicha política acabará teniendo una gran repercusión deportiva, que ya ha empezado a mostrarse.

La renovación de Messi, la piedra filosofal sobre la que parece fluctuar el pasado, presente y futuro de este F.C.Barcelona supone simple y llanamente hipotecar económicamente al club. Sobre todo combinado con las renovaciones al alza de Neymar y Suárez.

MUNDODEPORTIVO_G_19549885172-kfFI-U422875758005fKG-980x554@MundoDeportivo-Web

El sueldo de Messi será tan elevado que ni siquiera se sabe, aunque si se ha especulado lo suficiente sobre ello como para tener varias referencias. Una cifra de 46 millones de euros, que serían netos es la que se cifra en esta información, con lo que el gasto que tendría que afrontar el F.C.Barcelona sería de entorno a un desembolso anual de casi 90 millones de euros por temporada. Este gasto unido a la denominada prima de fichaje tanto de Messi como de otras renovaciones pasadas supone una cantidad de más de 100 millones de euros anuales.

Si el presupuesto del F.C.Barcelona ha sido esta temporada de casi 700 millones, el sueldo de Leo Messi supone más de 12% del total, a lo que habría que sumar lo que el Barcelona denomina primas de fichaje, que no es más que sueldo encubierto en las renovaciones de sus jugadores. Por decirlo de otra manera, todo lo que ingresa el F.C.Barcelona por ingresos de competiciones internacionales va a parar a pagar el sueldo de Leo Messi.

Esta renovación junto con la de Suárez y Neymar, que cobrarían ambos entre 32 y 50 millones respectivamente significa que los tres jugadores más importantes del F.C.Barcelona le suponen al club un 24% de su presupuesto. Y a diferencia del Real Madrid el retorno es solamente deportivo, en tanto en cuanto no tienen cedidos partes de sus derechos de imagen. Y si bien Neymar está en una edad en la que todavía puede seguir evolucionando, Messi y Suárez (30 años ambos) no están en el apogeo de su carrera.

Esta circunstancia coincide con otra no menos importante, el límite salarial impuesto por el Fair play financiero, y que en el caso del F.C. Barcelona supone unos gastos en salarios de casi un 70% sobre los ingresos totales. Un ratio de salarios sobre ingresos que en el caso del Real Madrid apenas alcanza el 50%, y que supone que a la hora de fichar y de realizar futuras renovaciones el club blaugrana esté seriamente comprometido.

Ese ratio tan negativo explica las dificultades del F.C.Barcelona para fichar jugadores, algo que les penaliza ahora especialmente con la nueva capacidad de los equipos ingleses y de los jeques para pagar cláusulas y salarios.

El F.C Barcelona a cambio de renovar a su mejor jugador por el salario más alto del planeta hipotecará su futuro y se verá incapaz de renovar a una plantilla que ya este año ha sido menos competitiva y a la que ya le empieza a pesar la edad de muchos de sus pesos pesados. Sin noticias de la cantera y tras un pésimo año pasado a nivel de fichajes, con más de 120 millones de euros invertidos, el F.C.Barcelona necesita renovar su plantilla para seguir competiendo con los fichajes de los equipos de la Premier y con un Real Madrid que desde varios años se lleva a los mejores jóvenes de España y del planeta.

 

Mbappé, el elegido

mbi_2

Mbappé ha irrumpido en el mundo del fútbol con una fuerza y unas expectativas que no se veían en mucho tiempo. Quizá sea uno de los llamados a suceder a Messi y Cristiano Ronaldo, dos jugadores que han monopolizado todos los triunfos y premios individuales y muchos colectivos desde hace una década.

Los sucesores a ser los mejores jugadores del mundo del futuro son ahora mismo jóvenes como Mbappé, de solo 18 años o jugadores como  el delantero de la Juventus, Dybala (23 años) o el jugador del Borussia de Dormunt (19 años).

Ese es la verdadera carrera hacia la que se han lanzado los clubes más potentes de Europa desde hace un par de años, identificar el relevo entre los jóvenes de dos supercracks como Messi y Cristiano Ronaldo que con 29 y 32 años,respectivamente, dentro de poco dejarán su trono vacante, produciéndose un extraño vacío.

Por eso el Real Madrid se ha gastado una verdadera fortuna por un chaval brasileño de 16 años, Vinicus Junior y por ese mismo motivo el Barcelona acometió un fichaje multimillonario con Neymar varios años atrás. Ese ímpetu justifica fichajes como el de Anthony Martial, Sterling o Kevin De Bruyne, muy buenos jugadores, con un elevado precio en su momento

Se trata de predecir el futuro. Y es precisamente mirando al pasado donde quizá podamos encontrar la respuesta. Mbappé me parece el mejor proyecto de supercrack que ha aparecido en la última década. Con esa edad, no recuerdo a ningún jugador destacar tanto como este. Solamente Nazario, que reventó estadísticas en el PSV, casi a gol por partido, por encima de cualquier otro jugador en la historia con esa edad, solo quizá a excepción de Pelé.

Ronaldo Nazario fue el precursor de Messi y Cristiano Ronaldo, quizá incluso una mezcla entre ambos, con la voracidad y potencia del luso y el dribling y técnica del argentino. Fue Ronaldo quien le marcó el camino a ambos, con cifras y goles asombrosos. Su evolución pasando a ser un joven super prometedor a ser el mejor del mundo fue clara. ¿Es comparable con Mabppé?

 Mbappé tiene que demostrar lo mismo que el joven Ronaldo Nazario en el PSV, pero el camino ya lo tiene marcado. Física y técnicamente tiene algo de Ronaldo y algo de Henry, como bien dice Anelka. Y su futuro puede ser uno y otro, siendo interesante la reflexión de Anelka sobre el camino que puede tomar. Antes de entrar en la comparativa estadística definitiva, dejo un par de vídeos, uno de Mbappé y otro maravilloso del joven Ronaldo Nazario:

 

https://www.youtube.com/watch?v=J10M9D-OxjU

 

Hay varios vídeos en Youtube con el desempeño de Mbappé durante sus partidos, pero dejo este por su definición en el gol, con una asombrosa facilidad (minuto 2), al más puro estilo Ronaldo Nazario.

Si comparamos la evolución de Mbappé con otros cracks precoces del fútbol, podemos entender porque el francés ha suscitado tantas expectativas. Cristiano Ronaldo con esa edad marcó 4 goles en 29 partidos en 1.500 minutos y Messi  6 goles en 1.000 minutos en 17 partidos.

Henry, con quien se le compara, no había llegado todavía y  jugadores precoces como por ejemplo Raul, con 18 años marcó 9 goles en 28 partidos para un total de 1.666 minutos. Rooney, otro jugador precoz, con 19 años marcó  9 goles en 34 partidos durante 2.442 minutos. Neymar marcó 17 goles en 31 partidos en más de 2.000 minutos., en la liga brasileña.

Mbappé ya había debutado con 17 años en primera división, el año pasado, con apenas 300 minutos en liga, repartidos entre una decena de partidos.  Ha sido durante la presente temporada cuando ha dado el salto, y especialmente desde enero del 2017, su progresión en goles y participación ha sido gigantesca (24 goles y 12 asistencias en 2.280 minutos)

Sus números se acrecientan cuando se observa su rendimiento en la máxima competición, ya contra los mejores equipos y jugadores: 5 goles en 8 partidos de Champion League (446 minutos jugados) . 

Datos que hay que complementar con su participación en el resto de competiciones, en las que deja también una gran impacto: en la liga francesa, 14 goles y 9 asistencia en  26 partidos, para un total de 1.236 (compárese con los jugadores arriba mencionados) y 5 goles y 3 asistencias, en 6 partidos en la Copa de Francia y la Copa francesa.

Captura de pantalla 2017-05-09 a las 12.39.14

Me parecen números más que relevantes, pero sobre todo es la calidad que se le observa en todas las acciones y su velocidad, desborde e inteligencia. Es verdad que solamente ha jugado unos pocos partidos, pero su calidad y capacidad goleada es real, ya testada ante jugadores profesionales de primer nivel, y no en ligas inferiores, como se ha visto en la Champion League.

Captura de pantalla 2017-04-20 a las 23.19.46

Y vuelvo a preguntar, ¿es Mbappé comparable a Ronaldo Nazario? Y me refiero a la comparación entre el joven Mbappe de 18 años con el joven Ronaldo de 18, porque no sabemos cómo va a evolucionar el francés. Pero ahora mismo me atrevería a decir que numéricamente desde luego que son comparables, teniendo en cuenta que el brasileño debutó en Europa con el PSV y Mbappe con el Mónaco, dos ligas y equipos equiparables.

  • RONALDO NAZARIO : 18 /19 años 94-95: 3.090 min / 33 goles: 1 gol cada 93,63 minutos. Ninguna asistencia.
  • MBAPPE: 18/19 años: 16-17: 2.280 min / 24 goles: 1 gol cada 95 minutos. Si sumamos las 12 asistencias, su incidencia en el juego del Mónaco es de una intervención de gol cada 63,33 minutos.*A falta de 2 partidos en Liga más el partido pendiente de Champion League.

Contra la Juventus en la ida, en Mónaco, su incidencia en el juego fue muy pequeña, apenas media docena de balones tocados. Pero en todos ellos creó peligro y dejó la sensación de que era algo más que una joven promesa y si un peligro para la mejor del mundo en la actualidad. Veremos como evoluciona y si incluso esta noche, en Turín puede demostrar su calidad y gol,  pero si tuviese que apostar, diría que será el próximo gran crack del futuro.

El año en que remontamos peligrosamente

Alves consuela a Neymar

Alves consuela a Neymar

Las remontadas normalmente son sinónimo de que, o bien se ha hecho un partido muy malo en la ida, o bien el equipo contrario ha hecho un partido malo o flojo en la vuelta. Así pasó contra el PSG con un partido muy malo culé en París, y con uno aún peor de los de Emery en la vuelta. Por no hablar de las famosas remontadas del Real Madrid, precedidas casi siempre de desastrosos resultados a domicilio.

Así pues, «el remontadismo» no deja de ser una muestra de decadencia, tan lejos de épocas anteriores de neta superioridad. Es más, cuando el Barcelona de Pep tuvo que acudir a las remontadas empezó su decadencia.  Y  lo hizo, tras perder con el Inter de Mourinho 3-1, siendo incapaz, por cierto de remontar, para acabar ganando 1-0, resultado insuficiente.

El propio Pep Guardiola tuvo un papel similar en la Champion con el Bayern de Munich, con varias remontadas que acabaron con una derrota contra el F.C. Barcelona.

Captura de pantalla 2017-04-20 a las 0.43.21

Así pues, visto lo visto, mejor le habría venido al F.C. Barcelona no haber remontado al PSG. Aquel resultado le ha perjudicado porque ha ocultado durante algún tiempo sus múltiples carencias. Muchas de ellas defensivas pero sobre todo de configuración de la plantilla, con una inversión en una serie de fichajes con los que apenas ha contado Luis Enrique. Más allá de los tres de arriba, este F.C Barcelona no ha encontrado soluciones. Solamente con el 6-1, con un PSG previamente doblegado.

Y así, contra la Juventus, el equipo de Luis Enrique se ha encontrado con su propia realidad, previamente negada en negadas como la de La Coruña o Málaga. Contra toda una Juventus las carencias se acentúan. El F.C Barcelona cayó eliminado en cuartos contra un rival netamente superior. El equipo italiano eliminó todo el rastro de la remontada vergonzosa acontecida semanas antes.

Bufon apenas realizó un par parada, con dos tiros a puerta solamente y el peligro no fue significativo en ninguna de las dos áreas. La MSN para que funcione necesite el mejor medio del campo y espacios, y ayer no tuvo ninguna de ls dos. Y por el otro lado, la Juventus  no necesitaba crear demasiado peligro, solo evitarlo con tres goles de renta.

Los italianos se convierten en un serio aspirante, con un un equipo italiano al uso: una defensa muy sólida y dos o tres atacantes arriba peligrosos, que además aportan trabajo defensivo. Una fórmula que me recuerda mucho al Atlético de Madrid.

En el caso del F.C.Barcelona, el domingo podría recibir la puntilla, si el Real Madrid aprovecha su bajo nivel anímico. Es una oportunidad perfecta para rematar la liga, aprovechando el distinto estado psicológico. Los de Luis Enrique llegan además con la sensible baja de Neymar, irremplazable desde el banquillo.

Esa derrota dejaría al club culé en una situación muy precaria. Son dos años consecutivos cayendo en cuartos, primero con el Atlético de Madrid el año pasado y este contra la Juventus. Y entre medias varias goleados significativas como las de Paris y Turín. Resultados que hablan de un equipo mucho más frágil de lo que parece y que está lejos de ser el mejor equipo del mundo, como muchos repiten.

Un mercado de fichajes inflaccionista

 fichajes más caros de la historia

Algunos de los fichajes más caros de la historia

El mercado de fichajes en el fútbol está pasando por un periodo tremendamente inflacionista. Todo empezó el año pasado con la inyección monetaria en la Premier League inglesa  Un chorro de dinero que permitió que los clubes ingleses reventasen el mercado y que a su vez, los clubes vendedores pidiesen precios por sus jugadores, hasta antes impensables. Con la culminación final de Martial como fichaje estrella, con un posible coste total de cerca 80 millones de euros.

Hasta entonces se pagaban grandes cantidades de dinero pero por jugadores que reunían varias características específicas como su talento, su juventud, su experiencia o su capacidad comercial. Normalmente aquellos jugadores cuyo precio se situaba por encima de los 30 millones respondía a dos o tres de estos criterios juntos, siendo jugadores o contrastados o super promesas. Ya el año pasado, se situaron por encima de este precio jugadores como Otamendi (45 Millones) O Danilo(31) y varios otros.

Por ejemplo, el Real Madrid fichó a James por casi 85 millones. Una cantidad elevadísima, pero algo menos si se tenía en cuenta que había sido bota de oro del mundial, con algún gol espectacular, su juventud y sobre todo su impacto comercial en todo Latinoamérica. Ese mismo año, el Barcelona fichó a Suárez por una cantidad similar, sin duda, un jugador que garantizaba goles, con muchísima experiencia y uno de los tres mejores futbolistas del momento. Y antes, el Real Madrid había fichado por ejemplo a Cristiano, todo un balón de oro, robado al Manchester United por casi 100 millones de euros. Hablamos del mejor jugador del mundo del momento y toda una realidad.

Parece ser que lo de la campaña pasada el fútbol inglés se va a quedar corta y y en esta ya hemos visto algún fichaje de precio estrambótico como el de André Gómes por el Barcelona. Puede ascender a un total de 70 millones, un jugador que ni siquiera es titular indiscutible en su selección y tampoco en su club. Apenas 5 millones menos que James, ya un jugador relevante en el Mónaco y santo y seña de la selección colombiana. Pero sin duda lo de Higuain va a superar todo lo anterior.

No es que el argentino no sea un buen delantero, que lo es, pero ni por edad (ya 28) ni por rendimiento sostenido en el tiempo y tampoco por impacto comercial, es un jugador que vale ese precio. El mismo precio que pagó el Real Madrid por Cristiano Ronaldo, que contaba entonces con 24 años, y fue nombrado balón de oro, siendo el jugador más mediático del mundo.

La venta de Higuaín significa la posible salida de Pogba por 120 millones, otro precio absurdo teniendo en cuento los baremos presentados, que hasta entonces si presentaban varios de los fichajes más caros de la historia. Neymar, Cristiano Ronaldo, Bale, Zidane o Kaká presentan esas cualidades.

Veremos donde nos lleva este mercado, pero no tengo dudas de que esos precios que antes se pagaban por jugadores que sí garantizan ese retorno, tanto deportivo como comercial, ahora mismo es desproporcionado.

 

Lluvia de valores

En el tercer año del post-guardiolismo, el Barcelona vive una de las crisis de imagen más fuerte que se le recuerda. Sus principales estrellas, Neymar y Messi se hallan en plenos procesos judiciales por falta de transparencia con Hacienda, el club ha sido suspendido sin fichar durante un año por la FIFA, máximo organismo deportivo, y su fichaje más caro del año y segundo en la historia, Luis Suárez, no puede jugar por la sanción impuesta tras su mordisco a un rival durante un mundial.

Este Barcelona parece que a medida que ha comenzado a perder títulos y a no ser el club dominante, ha olvidado con rapidez su discurso predominante de los valores y la humildad. Un discurso que motivó que el Barcelona no pareciese solamente superior a nivel deportivo sino también a nivel ético y moral. Con numerosos jugadores provenientes de la Masía, el patrocinio de UNICEF, la figura de Messi como máximo exponente de la humildad y el ascendente de Guardiola como gurú del fútbol y persona dotada de un áurea especial, como si su capacidad deportiva estuviese supeditada a sus valores personales, el Barcelona fue el equipo al que todos querían parecerse.

Tanto fue así, que desde la Ciudad Condal se daban constantes lecciones de cómo perder, cómo ganar, como comportarse. Aunque a veces no concordasen con la realidad, lo cierto es que la campaña propagandística fue excepcional. Incluso el año pasado, todavía jugadores como Piqué o el recién fichado Tata Martino, se atrevían a criticar el fichaje de Bale, por ser un gasto excesivo. Sin atender a aquello de ver la paja en ojo ajeno y no la viga en el ojo propio, esa actitud ha caracterizado a este Barcelona durante los últimos años.

 Ahora que el escándalo se cierne de manera inexorable sobre el club, de todas las maneras posibles, no parece no obstante tan grande el impacto como debería. Es como si el club hubiese logrado establecer un escudo defensivo por el cuál todos los escándalos que ocurren no están directamente relacionados con su gestión, y tuviese que ver con las acciones injustas o perversas de terceros, llámense Hacienda, Fifa o incluso hasta Florentino Pérez. Todo vale para justificar lo injustificable.

 Recuerda en cierta manera al caso de políticos corruptos, que se aferran a su cargo y a su imagen de inocentes hasta el último suspiro, aunque existen pruebas suficientes para demostrar lo contrario. En este caso, también hay ciudadanos dispuestos a jalear a sus ídolos, aunque estos hayan defraudado a la misma Hacienda a la que ellos tienen que pagar religiosamente año a año

 Tras confirmarse la imputación de Leo Messi, no tardará la prensa enemiga en cargar contra las estrellas del Real Madrid y contra el club. Se tratará de buscar una brecha a través de la cuál igualar las culpas, para poder meter en el mismo saco a “los dos grandes” y así mitigar las culpas o sino esparcir la mierda.

 Lo cierto es que si esto hubiese sido al revés y Cristiano, ese odioso portugués, hubiese dejado de pagar a Hacienda 4 millones; Bale,en vez de costar los 96 que se dijeron, hubiese costado casi el doble, James no hubiese podido debutar por morder a un rival durante un mundial y el Real Madrid estuviese durante un año sin fichar por fichar de manera irregular a menores, el impacto habría sido no del doble sino del triple. Faltarían periodistas para pedir la dimisión de todos los directivos y pedir la expulsión del club de los jugadores faltos de los valores madridistas. También habría estado el club en permanente revisión y escrutinio por los aficionados de otros equipos, escandalizados con el robo a Hacienda de las estrellas del Real Madrid.

 Fíjense si sería así, que el Real Madrid actual recibe críticas de todos lados, por fichar a los jugadores con su dinero,acorde con la legalidad,  por la cantidad que le parece adecuada, pagando a Hacienda y con acuerdo con los clubes de origen.

 Así que imagínense por un instante a Cristiano Ronaldo y a Bale entrando a la vez en un juzgado, con Florentino Pérez imputado en el proceso también. Eso sería un escándalo gigantesco, el mismo que ahora vivimos con este Barcelona.

El club de los valores

Siempre me resistí a comprar la idea de un modelo de club como el Barcelona basado en unos valores especiales, en la tan cacareada humildad y en la tan demagógica frase, cantera versus cantera.

 En realidad, el Barcelona lo que implantó fue un modelo de juego reconocible que después de muchos años y con la coincidencia de varias generaciones de futbolistas excepcionales consiguió imponer un ciclo de hegemonía mundial. Eso fue el Barcelona de Guardiola, un equipo que dominó una pequeña etapa futbolística como antes lo hizo el Madrid de los galácticos, el Manchester o el Milán.

 El Barcelona, no obstante, por su marcado carácter político y reivindicador y también propagandístico, consiguió imponer la idea de un modelo de club idílico. Jugadores canteranos, buenos chicos, un entrenador atractivo para la prensa y medio santo como Guardiola y un estilo de juego que replicaba la selección española también con éxito.

 Por el camino, el Real Madrid no solo no lograba ganar la partida futbolística sino que perdía con estrépito la propagandística con críticas a sus fichajes desde varios sectores de la sociedad y con constantes alusiones a la diferencia entre la “cantera y la cartera”. La realidad era que ni el Barcelona era solo cantera ni el Real Madrid era el único que gastaba los ingresos que como club privado obtenía en jugadores.

 Y son muchas aquí las evidencias de que el Barcelona lo único que tenía de distinto era que había tenido la suerte de encontrar a Messi y a jugadores como Valdes, Xavi, Iniesta y Puyol, canteranos de distintas épocas. Del resto, sus jugadores ganaban tanto como en otros clubes, siendo el club con mayor masa salarial del mundo del deporte y gastando en fichajes auténticas millonadas, como los 50 millones más Etoo que costó Ibraimovic, o los gastos por excanteranos, algunos hasta los 40 millones de Cesc, pasando por despilfarros como los de Chigrinski, un central desconocido que costó 25 millones.

 Pero mientras duraban los éxitos deportivas se lograba ocultar que el Barcelona dependía tanto de la cartera como el resto de clubes y se ocultaba también que sus jugadores daban las mismas patadas que el resto y tenían a veces los mismos comportamientos. La historia contada por los vencedores, como en las guerras.

 Hasta que llegó Rosell y sobre todo llegó un ciclo menos exitoso. Y ahí fue, pese a quien le pese, Mourinho el primero que empezó a desmantelar muchas de las mentiras del Barcelona pero también su hegemonía deportiva. Lo que comenzó siendo un humillante 5-0 siguió con una liga de 100 puntos pasando por encima de su rival y provocando la marcha del estandarte Guardiola y acabó con una serie de victorias consecutivas que  a la postre debilitó a un Barcelona que acabó de rematar el Bayern de Munich, en una humillación insuficientemente narrada, como corresponde a un club con un potente aparato propagandístico. Llegamos incluso a escuchar a Xavi diciendo que su equipo había controlado el partido. Si ahí fue capaz de decir eso, tras un humillante 7-0 en el global de la eliminatoria, sin que nadie le dijese tres verdades, imaginen lo que influiría antes con la victoria de cara.

 Y ese ciclo acabado que no obstante mantiene los coletazos propios de un equipo que sigue teniendo en sus filas a Messi y que sigue comprando nuevos jugadores, parece que ahora toca a su fin. Lo viene haciendo lentamente, incluso con ligas ganadas, pero ahora ese final va acompañado, en una suerte de justicia divina, de un final también a nivel de imagen.

 Toda esa propaganda buenista, falaz y con altas dosis de falsedad parece ahora volverse en contra de un club que ha pasado del ámbito deportivo al ámbito judicial. Y en un país con una crisis galopante, con los ciudadanos con dificultades para llegar a fin de mes, cuesta digerir que un club defraude a hacienda de la manera en la que lo ha hecho con el caso Neymar. Una defraudación que ya protagonizó Messi el año pasado pero que por la importancia del jugador y su especial idiosincracia se consiguió relativizar. La multa que tuvo que pagar el astro argentino llegó a la prensa pero fue interpretada , como algo aislado, sin malicia por tratarse de alguien como Messi, ajeno a lo que no sea deportivo.

 Ese caso sirve como ejemplo de la gestión del Barcelona de sus errores y escándalos, siempre utilizando todos sus resortes y recursos para edulcorar y justificar situaciones injustificables. Justo lo mismo que se ha intentado con el caso Neymar, pero que ha sido imposible controlar. Y ello, porque Rosell, además de tener enemigos dentro del club, ha hecho las cosas tan mal, que ha permitido que un propio socio denuncie a su club y fiscalice a nivel nacional un problema que de otra manera y desgraciadamente nunca habría salido a la luz.

 Y así “el caso Ney” con sus múltiples contratos ocultos, la dimisión de Rosell, las bochornosas declaraciones del presidente sustituto, Bartomeu, y las nuevas informaciones sobre los pagos a unos y a otros, le ha reventado al Barcelona con tanta fuerza, que va a ser difícil que esta vez su imagen salga indemne como en otras ocasiones. Y además, en este caso, no será solamente la imagen, sino las cuentas, porque el gasto del fichaje de Neymar es inasumible para un club que a pesar de los exitosos pasados no tiene un poder económico tan grande.

 El pago “preventivo” de los 13 millones a Hacienda eleva el fichaje de Neymar a 100 millones, una cantidad similar a la de Bale, pero con la diferencia de que en uno y otro caso el Real Madrid si tiene los derechos de imagen y el Barcelona no. Veremos el rendimiento deportivo de uno y otro, aunque en este caso la gran diferencia es el impacto de un fichaje que es ahora mismo una ruina, a nivel de imagen, para el Barcelona poniendo en duda una institución investigada judicialmente.

Neymar: el fichaje que hundió a Rosell

Neymar y Rosell

Neymar y Rosell

El día que Florentino Pérez dijo que el fichaje de Neymar  se salía del ecosistema del Real Madrid no sabíamos que pocos meses reventaría el ecosistema del Barcelona. El fichaje del brasileño por Rosell, su gran valedor, ha acabado con la dimisión de este y con un futuro incierto a nivel de dirección. Ahora mismo, tanto los vicepresidentes como el dimitido Rosell están en el ojo del huracán por una querella que parece que pondrá en tela del juicio cómo se ha hecho el fichaje del brasileño.

Se ha necesitado la denuncia de un socio y no la investigación de los periodistas, para desvelar lo que muchos intuíamos y lo que comentó el propio presidente del Real Madrid, que el fichaje de Neymar suponía una inversión mayor a los 100 millones de euros. Seguramente si Florentino, experto en fichajes, no pudo traerse a Neymar, después de haber fichado en circunstancias más difíciles a Figo, Ronaldo, Zidane o Beckam, fue porque simplemente el fichaje no era viable económicamente.

Por eso extrañaba tanto que se hablase de 57 millones “solamente”, cifra absolutamente asumible para el Real Madrid. Entre medias se habló de que Neymar prefería al Barcelona, aunque ya sabemos que lo que realmente prefería era el dinero. Una cantidad que en distintos conceptos pagó el Barcelona de manera opaca, aumentando considerablemente el coste del fichaje y acercándolo a uno de los fichajes más caros de la historia.

Se pretende ahora comparar ese fichaje con el de Bale, cuando hay una gran diferencia, el Real Madrid y el Totemham han cerrado un acuerdo entre clubes, sin la cantidad de intermediarios y claúsulas ocultas que han intervenido en el fichaje de Neymar.

Seguramente a igualdad de condiciones, Florentino Pérez, amante de los fichajes mediáticos, habría optado por el brasileño. Aunque vista la propiedad al 100% de sus derechos de imagen en el Barcelona es dudoso que l Real Madrid lo hubiese negociado de esa manera. Y es que el amortizar los fichajes a través de la mitad de los derechos de imagen es uno de los pilares en los que se fundamentan los fichajes de Florentino Pérez.

Lo de Neymar ha supuesto el final de Rosell y no el principio como él pensaba. Mediante el fichaje del brasileño pensaba el exmandatario dar un golpe en la mesa y dejar su huella en el Barcelona. Y sin duda lo ha hecho pero para mal. Queda ahora el club en estado de turbulencia, habida cuenta de que el nuevo presidente, antes vicepresidente, tendría que conocer necesariamente los costes reales del fichaje de Neymar

Para la historia queda por cierto nuevamente la labor de la prensa. La de Barcelona, servil y cobarde, alabando a Rosell y atacando al Real Madrid, y la de Madrid, incapaz e incompente. Muy en la línea con la prensa generalista, solo se dan cuenta de las cosas cuando estallan, pero mientras reman a favor de corriente.

Una jornada perfecta para el Real Madrid

A los dos empates de Barcelona y Atlético de Madrid se suma no solo la contudente victoria del Real Madrid, sino las buenas sensaciones que dejó el equipo.

Conviene en todo caso tener perspectiva, habida cuenta de que el Betis fue un rival muy flojo. El Real Madrid debe confirmar ese juego en sus próximos tres partidos para que empecemos a pensar que ese será el juego en los momentos claves.

Lo que si parece claro es que este equipo, con las piezas actuales, parece diseñado para jugar con un 4-3-3. Algo que ya se confirmo en los primeros partidos con la presencia de Khedira. La lesi´´on del alemán y la incorporación de Isco obligó a Carlo a cambiar el esquema, con buenos resultados pero con un juego dudoso.

No es que Isco sea mal jugador o sea el culpable, es simplemente que un equipo que apuesta arriba por Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema, necesita armarse atrás de una manera determinada para evitar que el equipo se rompa en dos. Y si algo parece claro, ya con la mitad de la temporada jugada, es que esos tres jugadores tienen que jugar juntos. La cantidad de goles que los tres garantizan no la tiene ahora mismo ningún equipo en el mundo. Si Isco es capaz de adaptarse al rol de interior, perfecto, pero sino tiene que dejar su hueco a otros, como Di María el sábado o cualquier otro jugador con capacidad no solamente para defender sino también para llegar arriba con peligro.

Con Xabi Alonso como ancla del equipo, ahora mismo el jugador que mejor encarna esa posición es Luka Modric. Los mismo que se cansaron de decir que era el peor fichaje del año y que solamente era un caro suplente ahora mismo debería pedir disculpas por demostrar una vez más su ignorancia. El rendimiento de Modric ahora mismo es espectacular. Es un jugador que reparte juego, defiende, roba balones y además se permite asistencias como la del tercer gol a Benzema. Es un todocampista que el año pasado no pudo demostrar todas sus virtudes porque llegó tarde al equipo y porque como muchos futbolistas necesita un periodo de adaptación.

La defensa, que era hasta ahora uno de los puntos débiles parece funcionar algo mejor. Carvajal es un jugador que va a seguir creciendo, los centrales cuando juegan concentrados son una muy buena pareja, y Marcelo, aunque está lejos de su mejor forma, sigue siendo ese lateral con una infinita capacidad ofensiva. Con la entrada de Varanne y la mejora de los dos laterales, junto con un mayor apoyo en mediocampo, este Real Madrid será algo más rocoso.

Por último, creo que es necesario hacerse eco de la noticia publicada por el Mundo acerca del coste del fichaje de Neymar. La noticia no es nueva, y ya adelantó Florentino Pérez que el fichaje del brasileño suponía más de 100 millones. Parecía ilógico por tanto lo declarado por Rosell. Ahora, con la entrada en escena del juez y la solicitud de información, parece claro que hubo un sobrecoste en forma de múltiples comisiones. Habrá que ver si además Hacienda interviene reclamando su parte. Parece que los valores y la humildad han vuelto a triunfar en Can Barsa.

Movimiento de mercado de fichajes

El dinero fresco proveniente de los petrodólares de los ricos jeques ha removido el mercado europeo de fichajes como pocas veces. El City, PSG y el Mónaco junto con las habituales inversiones de los clubes grandes: Real Madrid, Barcelona o Bayern de Munich ha movido las fichas de tal manera que se está produciendo una concentración de talento en unos pocos equipos.

La anticipación de una futura Superliga Europea, donde solamente unos pocos clubes son capaces de pagar las cláusulas de los mejores jugadores, cubrir sus expectativas futbolistas y sobre todo salariales. Los clubes grandes porque tienen detrás una gran masa social, prestigio y dinero y los nuevos clubes porque sus dueños tienen dinero de sobra y mucha necesidad de gastarlo para cumplir sus sueños de la infancia.

El baile de jugadores ha provocado que otros clubes con menos dinero a su vez gasten lo ingresado en nuevas incorporaciones. Así,  lo ingresado por el Nápoles por Cavani se invertirá en Higuain, Callejon o Albiol, mientras que el Real Madrid ha aprovechado a su vez para acometer varios fichajes.

Los equipos franceces del PSG y el Mónaco son los que más se han reforzado, al igual que el Manchester City.  Curiosamente, de los 20 fichajes más caros, 5 son españoles (Isco, Illara, Negredo, Thiago y Navas), aunque muchos otros jugadores han dado el salto a otras ligas como Yago Aspas, los madridistas con dirección a Nápoles o Llorente a la Juventus.

A falta de la posible bomba del verano, el fichaje de Bale por el Real Madrid, todavía quedan fichajes y movimientos por realizar. Esta es la lista de los fichajes más caros:

 

Análisis del fichaje de Neymar por el F.C Barcelona

Tras muchos meses de especulaciones sobre todo con los dos principales clubes mundiales, Real Madrid y Barcelona, el fichaje de la mayor estrella mediática de Brasil se ha resuelto con su próxima incorporación al F.C Barcelona. Hasta ahí, tenemos información real, lo que desconocemos son los números de la operación.

Neymar posando por el escudo del F.C Barcelona

Las cifras del traspaso

Las cifras que se han planteado en algunos medios de Barcelona ante la falta de información oficial no cuadran con otras informaciones que se manejan sobre todo ante  la actitud hasta ahora del Santos, dispuesto a no vender a ningún precio.  El Sport cifra el fichaje en 58 millones de euros, de los cuáles solamente 28 irían para el club y las empresas propietarias del resto de derechos. Desde Brasil, las cifras son algo distintas. Y sobre todo sorprende que el presidente del Real Madrid hablase de un coste cercano a los 150 millones de euros.

«Neymar me parece un magnífico jugador. Si hubiera podido ficharle en condiciones que no alteraran el ecosistema del club, lo habría hecho. Los cálculos que hemos hecho, entre todo nos salía por más de 150 millones de euros, lo habría alterado todo»

No parece lógico que tanto el club como el jugador y su codicioso padre hayan renunciado a tanto dinero. El Confidencial da otras cifras, parecidas a las que da el director de la Sexta, César González informaba de cifras distintas:

  • 32 millones de euros al Santos por su 55%.
  • 23 millones de euros al grupo de empresas propietario del 40%.
  • 50 millones de euros al padre, propietario del 5%, y como prima de fichaje de los que ya habían adelantado 10.

Un dato vital sobre este fichaje es la cesión del Barcelona del 100% de los derechos de imagen. Si algún atractivo tenía Neymar por encima de todo era su impacto económico como icono comercial y publicitario.  Algo así como lo que ocurrió en el Real Madrid con Beckham, Kaka o Cristiano Ronaldo, jugadores que al margen de su desempeño deportivo estaba generando valor económico a sus clubes con cada aparición publicitaria. La cesión de esos derechos también formar parte del pago a Neymar, teniendo en cuenta que sus ingresos por publicidad se acercan a los 30 milones de euros.

El Salario

Viendo las cifras sorprende que Tito hable de la elección de «un proyecto deportivo sobre un proyecto económico». Y más teniendo en cuenta que el salario según un periódico brasileño será parecido al de Kaká, aunque las cifras que se han trasladado han sido de 7 millones netos (alrededor de 14 millones brutos). El Real Madrid es probable que hubiese ofrecido un salario más alto aunque Florentino Pérez tenía claro que Neymar tendría que ceder el 50% de los derechos de imagen, es decir, alrededor de 15 millones de euros al año, habida cuenta de que el brasileño cuenta ahora mismo con 12 patrocinadores. Esa cantidad económica la dejará de cobrar el Barcelona en beneficio de Neymar que no habría recibido esa cantidad en el Real Madrid.

La imagen del jugador

De donde acabase Neymar dependía la imagen que se proyectase de él en toda España de ese jugador. Si era en el Real Madrid sería recibido como Cristiano Ronaldo, como ese jugador gambitero, chulo y díscolo (muy alejado por cierto de la profesionalidad del portugués). De hacerlo en el Barcelona, veríamos lo que estamos viendo. Es la diferencia entre unos medios de comunicación abiertamente barcelonistas y otros, la supuesta central lechera, que se supone neutro.

La prueba de ello es que siendo un fichaje de gran coste económico en una época de brutal crisis en España, no se han escuchado declaraciones como las que se produjeron con el fichaje de Cristiano Ronaldo:

  • El Arzobispo de Barcelona dijo: «es un dispendio descomunal», «debe primar la solidaridad y la austeridad», «esta crisis lo es también de valores».
  • Joan Laporta, : «es un modelo imperialista y prepotente».
  • Michel Platini, presidente de la UEFA: «…se plantea de nuevo y de forma muy aguda la cuestión del juego limpio financiero…».
  • Gianluigi Buffon, portero de la Juventus: «es inmoral y absurdo que el Madrid haya pagado 94 millones por Ronaldo».
  • José Montilla, ex-presidente de la Generalitat: «…no es precisamente ejemplarizante que haya demasiadas facilidades para obtener créditos para estos fines cuando hay muchas personas en paro».
  • Pelé, ex-futbolista: «ese gasto no es justo ni democrático», «es peligroso para el fútbol».
  • José Antonio Duran y Lleida, CIU: «es un montante escandaloso».
  • Sir Bobby Charlton: «el comportamiento del Real Madrid es deshonesto».

La conflictividad del jugador

Desde el punto de vista futbolístico, Neymar es un jugador con una impresionante capacidad goleadora. Su dribiling, su velocidad y su calidad creo que son válidas en Brasil y en España. Habrá que esperar a su adaptación a Europa. Hay dos factores que, no obstante, puede ser conflictivos: la inteligencia emocional de Neymar y la convivencia con Messi.

En cuanto al primer factor, el éxito tan temprano del brasileño, estrella absoluta de país con 21 años parece que no ha ayudado al jugador a tener los pies en el suelo. Su actitud en el campo demuestra que como mínimo puede tratarse de un jugador conflictivo, en 220 partidos con el Santos le han sacado 69 tarjetas amarillas y 5 Rojas.

El segundo factor supone manejar la convivencia de Messi, el futbolista del mundo mas protegido dentro de un vestuario y el mas consentido con Neymar, que ha tenido idénticas características. Si la convivencia con Etoo, Ibrahimovic o Villa no ha sido la ideal cuesta imaginar que de pronto sea perfecta con Neymar.

La conclusión es que con las necesidades de plantilla del Barcelona, sin portero en un año, con escasez de defensas y delanteros y sobre todo con una economía poco solvente (deuda de 50 millones con Hacienda) el fichaje de Neymar puede no resultar excesivamente coherente.