El Real Madrid gana la Copa del Rey, otra vez.

Por tercera edición consecutiva el Real Madrid se ha proclamado campeón de la Copa del rey. Una gesta no lograda hasta ahora y que demuestra la competitividad de este equipo. Son 5 años desde que Laso cogió el mando como entrenador. Cinco temporadas en las que se ha ido ajustando el equipo, pero que han tenido el denominador común de contar con un equipo que prácticamente ha competido en todas las competiciones. Se necesitaron 3 finales para ganar la Euroliga, pero se llegó a las finales, y en la Copa del Rey, el nivel también ha sido siempre altísimo como en la liga. En total 11 títulos.

Captura de pantalla 2016-02-21 a las 21.34.45

 La clave del éxito es un proyecto sólido, con un mismo entrenador, un director deportivo que hace fichajes y sobre todo un núcleo de jugadores hiper competitivos, los españoles Llul, Sergio Rodríguez, Rudy Fernández, Felipe Reyes y el americano Carrol. Cinco jugadores de talento y carácter a los que el año pasado se unieron 4 refuerzos claves: Ayon, Noccioni, Maciulis y Rivers. Cuatro jugadores con las mismas características que los anteriores: mucho talento, garra, concentración e inteligencia. Esas fueron las claves que permitieron ganar el año pasado el triplete y las mismas que han propiciado este año este primer título de la temporada.

 Y eso que este equipo lleva toda la temporada con mucha irregularidad y sin su jugador estrella, Rudy Fernández. Pero nada de eso ha impedido que sea el mejor equipo de esta edición de la Copa del Rey. Primero ganando claramente al Fuenlabrada, después controlando al Laboral y hoy en un partido dificilísimo en la final ante un meritorio Gran Canaria.

 Un partido de altura, que el Real Madrid ya lo ha jugado otras veces y que ha tenido la respuesta habitual de los principales jugadores del Real Madrid. Especialmente Ayon, el MVP, un coloso ofensivamente con 15 puntos, pero también en defensa con 3 robos y 2 tapones más todas las intimidaciones y provocaciones de robos y pérdidas. Y acompañándole el habitual Maciulius, siempre silencioso, otro que defiende y ataca, al igual que Rivers, Noccioni o Felipe Reyes. Y por supuesto Carrol, un seguro en ataque con 13 puntos, después de una gran copa del Rey.

 Esta es la grandeza de un equipo tan competitivo como este Real Madrid, que aunque tenga bajas y este en un momento de irregularidad es capaz de llegar a casi todas las finales. Las claves, arriba expuestas: un proyecto sólido, jugadores de talento y comprometidos y un director de fichajes con autonomía, sin las interferencias del presidente.

 Ahora que el Real Madrid de fútbol se ha vuelto a dejar 2 puntos fuera de casa, como con Benítez por cierto, es bueno recordar la importancia de un proyecto de largo plazo. No hacen faltan los mejores jugadores, ni los más caros, ni tampoco entrenadores cada año. Solamente jugadores de talento y carácter y 2 o 3 estrellas, y un entrenador inteligente con un proyecto que poco a poco se vaya consolidando, sin prisas.

 Con Zidane pasará como con Benítez. Llegarán las prisas, se impondrá la titularidad de algunos jugadores y no se analizarán a las causas del problema original.

 Que Florentino Pérez, que ha acudido a la final, tome nota de por qué en el baloncesto, después de una etapa larguísima de dominio azulgrana y malos momentos madridistas, ahora sea justo al contrario. Igual encuentra la solución para el fútbol.

El Real Madrid gana la ACB y logra el triplete

Los aficionados al baloncesto del Real Madrid han visto en esta temporada algo inédito, a su equipo ganándolo todo con una autoridad impresionante y un juego excelso. Si en los últimos años había la sensación de que al equipo le faltaba un peldaño para ganar varios títulos, siempre a las puertas, bien por falta de competitividad o cansancio, este año definitivamente Laso ha dado con la tecla maestra.

El equipo se ha mostrado durante toda la temporada y especialmente en las finales, como un equipo completo, equilibrado, con todas sus piezas perfectamente ajustadas. Los tres partidos han servido para ver como en cada momento distintos jugadores daban un paso al frente. Si en el tercer partido Rudy, clave, en los dos partidos anteriores con 17 puntos no aparecía por baja forma física, lo hacía Carrol con 19 puntos. Mientras que en el segundo partido fue Llul quien dinamitó el partido con 24 puntos, en el primero fueron varios los jugadores con 8 o más puntos.

, Un acierto total de la dirección que ha incorporado a especialistas: Macioulis en su faceta defensiva, Nocioni aportando liderazdo e intensidad, Rivers tiro exterior y Ayon juego interior y defensa. Esos jugadores junto con el núcleo español más Carrol han sido determinantes.

Celebración de la liga ACB, tras el triplete

Celebración de la liga ACB, tras el triplete

El triplete llega esta temporada tras una temporada anterior en la que el equipo logró la Copa del Rey pero se quedó a las puertas de los otros dos títulos, perdiendo una dolorosa final de Euroliga y la final contra el Barcelona, con el equipo mentalmente derrotado. Anteriormente el equipo logró la liga pero cayó también en la final de la Euroliga y en la Copa del Rey en en un intensísimo partido contra el Barcelona en cuartos de final.

Un recorrido que tiene como común denominador la capacidad del equipo para competir siempre y llegar a prácticamente todas las finales. Las finales se pueden perder o ganar pero un equipo como el Real Madrid ha de aspirar a estar siempre entre los mejores. Eso es lo que al final acaba dando títulos. Es posible que en un año no tan bueno solo se logre un título, pero en uno excelente, donde todos los elementos confluyan se puede lograr incluso in triplete.

Para ello ha sido fundamental la estabilidad en la sección, apostando por un mismo entrenador, manteniendo a los jugadores claves pero reforzando sabiamente cada temporada.

Quizá esa sea la solución para el fútbol, apostar por una mayor estabilidad. Aunque evidentemente ambas secciones nada tienen que ver. Mientras que una es el foco diario de la prensa y aficionados, con toda la presión que ello conlleva, la otra vive más aislada, más ajena a esa presión infernal, que raya a veces en el fanatismo. Pero sin duda, Florentino debería plantearse un entrenador para 4 años, una plantilla base con jugadores ya hechos, y 2 o 3 fichajes cada año, evitando grandes terremotos.

De lo contrario podría vivir lo que lleva viviendo y lo que ha vivido la sección de baloncesto durante todos estos años, inestabilidad. Hasta la llegada de Laso, el Real Madrid no era siempre el favorito, ganando títulos de vez en cuando, pero sin dominar claramente las competiciones. Es ahora cuando hay que aprovechar el ciclo ganador. Queda algo de pólvora por gastar aunque es cierto que el equipo es muy veterano y que en algún momento habrá que realizar una importante reestructuración para rejuvenecerlo.

Mientras, a disfrutar de un equipo histórico.

El corazón del Real Madrid trae la novena Euroliga a casa

Campeones de la novena Euroliga del Real Madrid

Felipe Reyes levantado la Copa de campeón de la Euroliga

Habían pasado 20 años desde la octava, también en España, en Zaragoza, precisamente contra el Olympiakos. Y era también la tercera final de los chicos de Laso, y ya se sabe que a la tercera va la vencida, nunca tan real como esta vez.

 Llegar a una final de Euroliga es difícil, ganarlo más aún; pero llegar una vez, perder, levantarte, volver a llegar siendo el claro favorito, perder, y al año siguiente, sin el mayor presupuesto, repetir hazaña para ganar esa vez; eso si es meritorio. Y eso, quizá identifique el espíritu del Real Madrid, luchar siempre, creer en la victoria.

 El espíritu no es ganar siempre porque en deporte eso no es posible. Y en el baloncesto en 1 minuto puedes perder un partido ganado. Por eso la victoria del Real Madrid, en un grandísimo partido ayuda a que la sección de baloncesto siga teniendo sentido.

 Mucho mérito lo tiene Pablo Laso que ha construido un equipo que después de muchos años ha vuelto a la élite para ser competitivo. Ha jugado prácticamente todas las finales(de 12 de 15 y 8 títulos) y sí es cierto que se han desaprovechado algunas finales, y otras como la de liga del año pasado en la que el Real Madrid se dejó llevar han sido responsabilidad del equipo técnico por no saber motivar. Y de igual manera, esta victoria es mérito suyo por ser capaz de levantar el ánimo a una plantilla y de mantener la intensidad durante toda la competición.

 Han sido claves los fichajes que le han dado al Real Madrid el corazón que no tenían y mucha veteranía. El MVP Nocioni, determinante en la final de la copa del rey, lo ha sido también en esta. Siempre hay que tener a un argentino en el equipo y más si son de la talla de Nocioni, jugador de 36 años, que ha aportado de todo en estas semifinales. Hoy le ha acompañado  el lituano Maciulis y ayer, Rivers y Ayón.

Noccioni  en la final de la Euroliga

Noccioni tapona un balón

 Todos ellos importantes junto con el resto de la plantilla. Los Sergios dominando el juego, Rudy aportando a pesar de la lesión, Felipe batallador y un Carrol entonadímo al que le tocaba un partido así en una final. El americano es un tirador, un jugador de rachas pero además es un profesional espectacular. Le tocaba ser el revulsivo en un momento complicado tras un parcial de los griegos de 10-0. Y ahí, esos 3 triples de Carrol, con esa mecánica perfecta, han dado alas a los blancos hasta el final.

Además de la faceta ofensiva, especial mención a la defensa blanca que dejó en 3 puntos a su líder Spanoilus. Con varios defensores siempre encima, cambios rápidos y mucha concentración en ningún momento el Olympiakos tuvo facilidades.

 Esta victoria es un premio para el equipo y los aficionados que justifica los últimos años y que permite mantener la confianza en un proyecto que desde el inicio ha devuelvo la ilusión a la gente. El baloncesto del equipo de Laso es bonito de ver, pero sin resultados difícil de justificar. Bueno, pues aquí está la novena.

El Real Madrid doblega a Obradovic: revancha contra Spanolius

El Real Madrid afronta su tercera final consecutiva con la oportunidad de cobrarse la revancha contra el mismo Olimpyakos que le hizo pagar la novatada hace dos años. Ese partido el Real Madrid permitió 39 puntos en el último cuarto, para perderlo 100 a 88. Aquel equipo tenía en común con este el liderazgo avasallador de Spanoulis, el único jugador que se mantiene. El y solo él decide el destino de un equipo con corazón, que nunca da un partido por perdido. Ese será el gran peligro, gestionar las emociones y permitir a los griegos entrar en el partido.

Jugadores del Real Madrid celebrando la victoria

Jugadores del Real Madrid celebrando la victoria

 Como ha demostrado en semifinales , el Real Madrid tiene recursos de sobra para hacer daño al rival y también capacidad para defender. El tridente formado por Rivers, Nocionni y Ayon noqueó en un cuarto al Fenerbahce, machacándolo a triples e intimidándolo en defensa. Ahí se nota la veteranía, pero también el corazón, de jugadores como el argentino. El del mexicano Ayón justifica su fichaje con un partido antológico. Con 27 de valoración, marcó 18 puntos pero aportó también 7 rebotes, 3 robos de balón, 6 asistencias y un tapón colosal.

 Ambos, como en la final de la Copa del Rey han sido claves en la victoria. También el americano Rivers, que ha sustituido la habitual producción ofensvia de Rudy, con un espectacular 5 de 6 en triples. Los de siempre, Llul, Rudy y Rodríguez conformaron esta vez la segunda línea pero aportando también en ataque, con 12 puntos y 13 respectivamente.

 Los de Laso están a 40 minutos de otra tortura psicológica, si pierden, o de una victoria merecida tras alcanzar tres finales como máximo favorito, con temporadas muy buenas. Pero esto es baloncesto, y en un minuto se puede perder un partido y más si delante están los griegos de Spanolius, algo así como los 300 de Sparta.

 Seguro que la plantilla del Real Madrid, los que jugaron aquella final especialmente (los españoles más Carrol y Slaughter), pero también los veteranos, saben que esos partidos se ganan con mucha cabeza y con mucho corazón. Este es un equipo ya muy veterano, con todos los jugadores menos Campazzo por encima de los 27 años.

 Ese factor, más el factor cancha y las ganas de revancha deben ser relevantes para lograr por fin la Final Four.

El Caja Laboral se queda sin Euroliga

Ayer se quedó fuera por primera vez en los últimos años el Caja Laboral, el Tau Baskonia de toda la vida, el equipo español con más relevancia en Europa en la última década. Un equipo que ha llegado a la Final Four 5 veces desde el 2000, 4 de ellas de manera consecutiva, siempre con una presencia importante en Europa.

Ayer, sin embargo, sufrió la amarga experiencia de quedarse fuera de Europa y no formar parte de los 16 mejores equipos, a costa además de su vecino y rival, el Vizcaia, un equipo sólido que tambén se jugaba el pase a la siguiente ronda, y que está haciendo una campaña espectacular.

En las derrotas todo se ve de manera negativa, y en este caso, los aficionados del Baskonia estarán preguntándose con amargura porqués sin respuesta. Ese es el problema de acostumbrarse a tener un equipo excepcional. Y este año, el baskonia ha bajado un peldaño a pesar de tener a buenos jugadores como Teletovic o Bljica. Faltan más jugadores de calidad sobre todo comparado a los grandes.

No podemos olvidar que el Baskonia, de Vitoria que es su ciudad, no deja de ser el equipo de una ciudad pequeña, con unos aficionados fieles pero escasos y con un éxito que hasta ahora se había basado en varias premisas: el acierto con fichajes buenos, bonitos y baratos, la buena gestión económica y el prestigio basado en sus éxitos deportivos, que le han permitido seguir incorporando buenos jugadores y generar dinero. En cuanto una de estas premisas se rompe, resulta difícil tirar de otros recursos.

Y el Baskonia, este año a diferencia de otros años, no ha tenido aciertos en los fichajes como otros años. Porque ese es el gran mérito del Baskonia, haber peinado Europa y el mundo para traer a jugadores, muchos de los cuales han llegado a la NBA y han sido considerados claves en Europa o Argentina. Así, se podría formar un equipo espectacular de los jugadores que han pasado en la última década con bases como Calderón o Prioni, aleros como Macijauskas o Noccioni y pivots como Scola, Tomasevic, Splitter u Oberto. Jugadores que dieron un gran rendimiento tanto deportivo como económico.

Lo que les toca a sus bravos aficionados es esperar a otros títulos y confiar en que el modelo de gestión de mantengan, aunque sabiendo que no siempre se puede estar arriba y que llegarán malos momentos.

El Tau Cerámica, un ejemplo de gestión deportiva

Aprovechando el liderato del Tau, quisiera alabar su modelo de gestión, y comentar para mi alguna de las claves de su éxito. Desde hace unos años el Tau es un fijo en las final four y un aspirante muy sólido a las ligas ACB. Está a la altura del Real Madrid y Barcelona, si no por encima en muchos casos.

En los últimos años ha destacado tanto a nivel nacional como internacional, habiendo llegado a las últimas 4 final four, todo un logro, además de conseguir la liga ACB en el 2007-2008 y 2001-2002, con varios subcampeonatos de por medio. También es un fijo en la Copa del rey con 5 títulos.

Por tanto, estamos hablando de un equipo que durante la última década ha brillado más que nunca, y casi más que ningún otro equipo del baloncesto español. Lo curioso además, es que ha sabido renovar constantemente la plantilla y conseguir, si no a los mejores jugadores, si a los más competitivos. Podriamos hacer practicamente un quinteto ideal con jugadores como Calderón,Noccioni,Maijauskas,Scola y Oberto, que han pasado por la NBA. Algunos de ellos como los dos primeros y Scola son fijos en los quintetos y parte fundamental de sus respectivos equipos.

Todos estos jugadores ,y muchos otros como Bennet o Tomasevic han pasado por el Tau con éxito. Sin duda es sorprendente la capacidad de renovación de este equipo, que ha ido perdiendo de uno en uno o de dos o dos jugadores claves, pero siempre ha sabido reinventarse.

Apostando en muchos casos por los jugadores argentinos (el siguiente en la lista será Matias Nocedal, un base argentino con gran futuro y cedido por el Tau), garantía de competitividad ,y buscando en el mercado europeo han encontrado casi siempre  la solución a sus problemas. Hoy en día jugadores como Splitter están a las puertas de la NBA.

Por buscar un símil futbolístico, en el aspecto de los fichajes, el Tau viene a ser como el Sevilla. Siempre encuentra jugadores buenos,bonitos y baratos. De hecho, además del mencionado Matias Nocedal tiene un par de jugadores de la antigua Yugoslavia cedidos.

Fruto del continuo cambio del equipo solamente quedan como baluartes Prioni y el canterano Vidal, jugador poco valorado en mi opinión, a pesar de la gran calidad que atesora.

Queda mucha liga por jugar y ya sabemos por experiencias pasadas como la del año pasado del Real Madrid, que ganar la liga regular no garantiza nada. Pero desde luego el Tau va camino de ello y también de otra final four.

A buen seguro, el año que viene se irán muchos y vendrán otros tantos. En todo caso, el Tau seguirá siendo competitivo. Veremos eso si, si el año que viene lo hace ya por fin en calidad de campeón de Europa.

MENCIÓN ESPECIAL:

A Juanra que ha contribuido a hacer ese club un poquito mas grande con su aportación desde la cantera allá en el siglo pasado, y que lo sige haciendo grande con su apoyo incondicional.