Murray se consolida como número 1

Murray con la Copa de Maestros

Murray con la Copa de Maestros

Coincidiendo con el fin de la temporada tenística, hemos asistido a la coronación de Andy Murray como número 1. Lo ha hecho además a lo grande, ganando en la final de la Copa de Maestros a Novak Djokovic, con un claro resultado de 6-3 y 6-4

El resultado confirma dos cosas: la actual superioridad de Murray y el paulatino descenso de Djokovic. Ambas cosas resultan normales. En primer lugar, desde hace varias temporadas se viene observando el ascenso del escocés. El talento de Murray se ha visto complementado por un mejor dominio de las emociones y de los tiempos. Su temporada actual, con el oro olímpico, Wilmbledom y un balance de 78-9, con 24 victorias seguidas, le convierten en el mejor del momento. Y en cuanto a Djokovic, su dominio del tenis en las últimas 4 temporadas ha sido abrumador, pero tantos meses en la élite desgasta a cualquiera.

Así pues, asistimos al cuarto número 1 de los últimos 12 años. Hasta hace poco eran solo tres los elegidos como los mejores del mundo: Federer, Nadal y Djokovic. Con 5, 3 y 4 acabando los años como números 1 respectivamente.

El suizo sigue demostrando su calidad pero ya muy lejos de su mejor nivel. Su edad ya no le permite competir con otros tenistas que llegan con más fuerza. Y Nadal parece vivir su declive en lenta agonía, luchando siempre hasta el final, contra las lesiones múltiples y contra su innata capacidad competitiva. Y así, Djokovic ha llegado hasta aquí, con cierto relajo, viendo como el escocés ambicionaba su puesto.

Empieza a llegar la hora de buscar relevos, tenistas más jóvenes que quieran un trono que hasta ahora estaba reservado a estos 3 tenistas, ganadores entre ellos de prácticamente todos los Grand Slam de la última década. Solo 9 de los últimos 52 Grand Slam no fueron ganados por estos 3, en los últimos 13 años.

Campeones de Gran Slam

Campeones de Grand Slam (últimos 13 años)

Wawrinka (3) y Murray (2) son los tenistas en activo mejor posicionados para ese relevo, pero ambos tienen ya una edad, con 31 y 29 años respectivamente. Por cierto, el serbio y el escocés tienen la misma edad, y Nadal tiene solamente un año más. Pero su llegada a la élite y su evolución han sido muy distintas. De igual manera, Federer, ya con 36 años, se aleja incluso del Top 10.

Así pues, el relevo tendrá que llegar de otros jugadores más jóvenes del circuito. Los mejores colocados son: Raonic, con 25 años, y actual número 3; el japonés Nishikori, 25 años y número 5;  el austriaco Dominic Thiem, con 23 años y actual número 8; el australiano Kyrgios, número 13 y 21 años y el francés Lucas Poille, 22 años y número 15. Ellos son los jugadores con 25 años o más jóvenes, dentro del ranking del top 20,  a la espera de alguna super promesa que con menos edad esté ya en ciernes, como podría ser el alemán Alexander Zverev, que con 19 años ya es el número 24.

Cualquier de ellos, en todo caso, lo va a tener francamente difícil para superar en títulos y récords a tres leyendas como Federer, Nadal o Djokovic. Para hacerse una idea, Nadal con 19 años ya era número dos a finales de 2005, habiendo ganado ese año 11 títulos y nada menos que un Roland Garros. A Roger Federer le costó un poco más, y con 22 años era el número 6. Tardó un año completo en alcanzar el número 1 y luego ya sabemos lo que pasó. Y Novak Djokovic ya era con 20 años número 3 del mundo.

No parece que ninguno de estos jugadores vayan a superar a tres tenistas de época, que han coincidido en el tiempo. Aunque todos ellos tendrán que dar un paso al frente el año que viene y quitarle el reinado a Murray y al número 2, Djokovic.

Djokovic: el año perfecto

Djokovic lo ha vuelto a hacer. Ha completado el año perfecto (casi), superando incluso aquel 2011 cuando ganó también 3 Gran Slam , 5 Master Series y 10 títulos en total. Este año ha sumado 3 Gran Slam, 5 Master Series y la Copa de Maestros para un total de 11 títulos.

Novak Djokovic

Djokovic levantando la Copa de Maestros. Fuente: Abc.com

Con un récord de 82 victorias y 6 derrotas, Djokovic ha ganado prácticamente todo lo que ha jugado. En los Gran Slam, sus 27 victorias y 1 sola derrota,  le han permitido levantar el Open de Australia, Wilbledon y el Open Usa. La honrosa excepción, la sorprendente final de Rolando Garros perdida ante Wakrinka. Su tercera final perdida en 4 años en París, un tarea pendiente que seguramente tendrá en mente y que intentará lograr el año que viene, Nadal mediante.

Sus 82 victorias han sido empañadas solamente por 5 derrotas, casi todas ellas en finales de torneos ante rivales importantes: contra Federer en el Master 1000 de Cincinatt y en el Torneo de Dubay (Atp 500)i;  Murray en el Master 1000 de Canadá y en Doha (Atp 500) a principios de año en cuartos de final contra Karlovic. Pero sobre todo la derrota contra en Roland Garros le ha impedido el año perfecto.

Ahora mismo es un tenista absolutamente dominante como se demostró el domingo en la final ante Federer y días antes en las semifinales ante Nadal, que vio impotente como Djokovic le barría de la pista.

Este año ha sido su confirmación total como número 1 y máximo dominador del torneo, algo que lleva haciendo desde su explosión en el 2011. Con Federer fuera de combate y Nadal intentando alcanzar su nivel anterior no se ven a grandes figuras emergentes capaces de disputarle el cetro mundial a Djokovic.

El año que viene tendrá que defender todos esos puntos, suponemos que ya con un Nadal más competitivo después de un muy buen final de año, y con él mismo más relajado, como le pasase en 2012 donde bajó a 6 títulos con un solo Gran Slam.

 

La película de Tiger Woods

La vida del «tigre» debería sin duda ser llevada al cine. Si todavía no hay un guión yo lo creo. Dudo que exista algo más sencillo que escribir un buen guión sobre una película de Tiger Woods.

Tiger Woods

Tiger Woods

La historia del golfista norteamericano lo tiene todo para ser un éxito total. Es la historia de una persona negra que triunfa en un deporte de blancos. Y lo hace no ganando un par de torneos, sino instalándose en la élite durante casi 13 años. Porque si bien es cierto que le han arrebatado el número 1 tras estar cinco años consecutivos, la cifra total de semanas que ha sido número 1 ha sido de 623 semanas, casi 11 años en lo más alto de la clasificación.

No sé si existe algún deporte con un dominio tan aplastante. Tiger Woods tiene ahora 35 años y todavía muchos años por delante para seguir ganando trofeos y torneos y para por supuesto recuperar un número 1 que ha sido arrebatado con poca brillantez por un Weeswod que lejos de haberle arrebatado con claridad el puesto lo ha hecho más por accidente que otra cosa. De hecho no ha conseguido todavía ganar un grande, y su mejor puesto son dos segundos puestos, precisamente en este 2010.Por eso, Tiger tiene en google alrededor de 49 millones de entradas y Lee Weeswood apenas 1 millón.

Pero estaba hablando de una película con Tiger de protagonista. Un deportista que además de ser el mejor en su deporte ha sido un icono para las empresas, especialmente Accenture que identificaba sus valores con los de Tiger Woods.

Para amenizar la película, Tiger, extasiado por el éxito perdió el rumbo de su vida familiar y se dedicó a acostarse con toda mujer que se le cruzaba. Un hecho que por desgracia para él salió a la luz pública uniendo su nombre al del escándalo y la vergüenza.

Quizá este giro forma parte incluso del guión, y es posible que veamos en los próximos años un Tiger redimido que quiere volver al puesto de donde nunca debió salir. O quizá, el resto del guión nos enseñe a un deportista cansado de jugar y de aparentar una vida que no quiere llevar, para dedicarse a malgastar su fortuna.

No lo sabemos, solamente estamos a mitad de la película y ya se nos ha colado algún extra como Lee Weeswood.

La soledad del número 1

Wimbledon ya ha comenzado y por primera vez desde que Nadal es número 1 hay una cierta sensación de miedo su alrededor . Hasta ahora, Nadal jugaba con la ventaja de no tener que defender el número 1 y por tanto siempre podía darse de favorito a Roger Federer. En los últimos partidos Nadal no ha jugado en su condición de aspirante y quizá por eso o por la maldita lesión ha visto como se le escapaba primero la final de Madrid y luego Roland Garros

Sin embargo tras la gran temporada pasada (y actual) de Nadal, ahora es el mallorquin el máximo favorito en cada torneo que disputa. Y los que le disputan cada torneo no son precisamente jugadores de segundo nivel. Comandados por un Federer que superado su bajo mental sigue teniendo la misma calidad que cuando era número uno, el resto de candidatos son el siempre competitivo Dkovic que ya asustó a Nadal en Madrid y el peligroso Murray que como tenga un día bueno es casi imposible pararle. Se podría decir que ahora mismo la presión la tiene Federer que si quiere arrebatarle el número 1 a Nadal deberá ganar Wimbledon contra el resto de aspirantes.

Curiosamente tras la final  del Master Series de Madrid y Roland Garros se ha producido un doble efecto:por un lado, Nadal ya parece más humano y además ha perdido en tierra después de mucho tiempo, y por otro, Federer ha superado en tierra por fin a Nadal y ha recuperado al fortaleza mental.

Mas preocupante que todo esto es la lesión de Nadal, ni mas ni menos que en la rodilla, una articulación clave para poder desplazarse adecuadamente en la pista. El movimiento de piernas en el tenis lo es todo, más importante que un golpeo fuerte o una gran precisión. Sin unas «piernas frescas» y rápidas es imposible ganar partidos a ese nivel.

Para mantener en número 1 y es más para seguir siendo competitivo Nadal necesita curarse de las lesiones y empezar a dosificar esfuerzos planificando adecuadamente los torneos y también los partidos. Es muy meritoriio jugar todos los puntos al 100% pero cuando de ello depende el resto de tu carrera profesional hay que empezar a pensar en optimizar esfuerzos.

Estoy convencido de que Nadal lo hará y le volveremos a ver al máximo nivel en el Open Usa.