Se puede ganar a Estados Unidos

selección de baloncesto de España

selección de baloncesto de España

Esta noche España se enfrenta a su pasado y a su historia olímpica. Y ambas constatan que ha sido Estados Unidos la única selección capaz de apartar al baloncesto español de un oro olímpico.

 Y sin embargo, esos mismos hechos sirven para ser optimistas. En las dos últimas Olimpiadas, el equipo español compitió durante todo el partido contra selecciones americanas superiores a la de Rio. En Pekín y en Londres, Estados Unidos tenía prácticamente a sus mejores 12 jugadores. Esta vez faltan algunos de los mejores, como Lebron o Curry, aunque lleva a jugadores como Durant, Carmelo Anthony o Thompson, sin duda entre los 10 mejores de aquel país.

 Los partidos contra Lituania y Francia han demostrado cierta debilidad del equipo que lidera Durant. Victorias por la mínima y en la última semifinal Argentina llegó a ganar hasta por 10 puntos. Eso significa que si el equipo español muestra su mejor versión se puede ganar a Estados Unidos.

 La clave es estar concentrado todo el partido, porque en uno o dos minutos de despiste, los americanos, de juego rápido y vertiginoso, pueden romper el partido. Y ahí es cuando se requiere la experiencia de esta selección. Llega España en su mejor versión del campeonato, tras haber aplastado a Francia y Argentina. Se ha visto a un gran Mirotic y Rudy, Ricky ha mejorado su rendimiento y el equipo ha sido capaz de funcionar sin la dependencia de Gasol. Aunque contra Estados Unidos todos deberán defender y atacar al máximo.

 El partido puede ser el mejor colofón a una generación espléndida, la mejor del deporte español, con un grupo de jugadores que llevan 15 años subiendo al podio en casi todos los torneos que han disputado. Comenzando con aquel Mundial Junior en Lisboa, la generación del 99, con Juan Carlos Navarro como líder. El, Reyes, Gasol y Calderón son los únicos que quedan de aquel equipo capaz de ganar la final a Estados Unidos.

 Con los años se fueron añadiendo jugadores, y cambio el rol de jugadores, especialmente el de Gasol, que pasó de suplente a líder. Pero en esencia, el espíritu ganador de aquel equipo es el mismo que nos ha permitido ver a España ganando mundiales y europeos.

 Por eso, se puede aspirar a ganar a Estados Unidos, en lo que sería un espléndido final, casi de película, que habría que rematar después con el oro.

Hasta el final, vamos Nadal

Nadal perdió ayer la medalla de bronce y el día anterior la opción del oro o la plata ante Del Potro. Para él es un fracaso perder, siempre. Da igual que llevase varios meses sin competir, que llegase de una lesión, que hubiese tenido un mal año o que llevase acumuladas más horas que cualquier otro tenista. Da igual que ya se hubiese colgado la medalla de oro en doble. El balear siempre sale a la pista a ganar. Pero aunque no ganó, las sensaciones fueron que Nadal había vencido. No en el resultado, que importa y mucho, sino en recuperar al joven Nadal. Se venció a sí mismo y volvió a mostrar su mejor versión, esa que le permite ser competitivo en momentos dificilísimos.

2016 Rio Olympics - Tennis - Victory Ceremony - Men s Doubles Victory Ceremony - Olympic Tennis Centre - Rio de Janeiro  Brazil - 12 08 2016  Rafael Nadal  ESP  of Spain and Marc Lopez  ESP  of Spain pose with their gold medals    REUTERS Kevin Lamarque  TPX IMAGES OF THE DAY  FOR EDITORIAL USE ONLY  NOT FOR SALE FOR MARKETING OR ADVERTISING CAMPAIGNS

2016 Rio Olympics – Tennis – Victory Ceremony – Men s Doubles Victory Ceremony – Olympic Tennis Centre – Rio de Janeiro Brazil – 12 08 2016 Rafael Nadal ESP of Spain and Marc Lopez ESP of Spain pose with their gold medals REUTERS Kevin Lamarque TPX IMAGES OF THE DAY FOR EDITORIAL USE ONLY NOT FOR SALE FOR MARKETING OR ADVERTISING CAMPAIGNS

Nadal siempre compite, casi siempre vence y nunca se rinde. Ese es el común denominador de su carrera, que ya es dilatada e incluye todos los títulos posibles. Su palmarés asusta porque incluye absolutamente todos los logros. Ese es también el gran mérito de Nadal, superar sus propias limitaciones y ser capaz de competir en las circunstancias más variadas.

Cuando se decía que Nadal era un gran especialista de tierra batida, llegó y ganó varios Gran Slam en pista rápida, y después ganó al mejor especialista del mundo en hierba, Federer, en su templo favorito, en Wimbledon. Cuando se lesionó y volvió pareciendo menos competitivo, hizo casi el año perfecto. Y ahora, cuando su presencia era duda, llegó y ganó la medalla de oros en doble, especialidad que no es para nada su punto fuerte.

Si, este es Nadal, el tenista de los 14 Gran Slam, 4 Copas Davis, 2 oros olímpicos y 28 Master 1.000 para un total de 68 títulos individuales. El mejor tenista de la historia de España, además del mejor deportista de nuestra amplia historia, y sin duda uno de los mejores de la historia de siempre.

Habría que descifrar el ADN de Rafa Nadal y clonar su gen competitivo, ese que le obliga a sobreponerse en las circunstancias más difíciles. Porque Nadal ha ganado muchos partidos sin ser el más talentoso, ni estar físicamente. Pero ha ganado. Esa es la gran diferencia entre los super top, los top, y los jugadores de élite normales. Nadal cuando tenía que ganar por ser favorito ganaba, pero cuando no lo era también. Casi siempre, en casi todas las circunstancias.

Es verdad es que estos dos últimos años han sido malos para Nadal. Pero eso da aún más lustre a su medalla en las Olimpiadas. Nadal competía sabiéndose físicamente débil, y mentalmente con las dudas que hay que afrontar tras un año malo.