Análisis del Real Madrid de baloncesto y de Laso

El Real Madrid perdió ayer la liga contra un Valencia Basket muy superior, como durante toda la serie, a excepción del primer partido. El 3-1 es reflejo de esa superioridad y el partido de ayer lo es del estado psicológico de uno y otro equipo. Unos, los naranjas, en su mejor momento de la temporada, sintiéndose muy superiores y acertados, y otros, el equipo blanco, exhausto física y mentalmente, afrontando un final de temporada pésimo que deja muchas dudas.

Decía en mi análisis anterior que el equipo de Laso transmitía sensaciones parecidas a las de 2014, cuando tras perder la Euroliga se cayó contra el F.C.Barcelona en la final de la liga. Aquel equipo tuvo un rendimiento parecido a este, campeón de la Copa del Rey, con una trayectoria intermedia hasta la Euroliga, muy positiva, y descendente desde ese momento, para acabar perdiendo Euroliga y liga.

Al año siguiente se logró el triplete. Quizá ese dato sirva para contextualizar este mal final de temporada. No es sencillo analizar lo ocurrido porque la plantilla del Real Madrid es tan buena ahora como hace un par de meses cuando el equipo se proclamó campeón de la liga regular ACB y de la Euroliga, con grandes partidos ante los mejores rivales. No se puede hablar por tanto de calidad de la plantilla, y quizá si de planificación, siendo un equipo veterano que  ha acusado el terrible esfuerzo de una Euroliga absolutamente cargada de partidos.

Analizando en frío la temporada del Real Madrid, solo los datos, sin tener en cuenta como se pierde ayer y contra el Fenerbahce el balance del Real Madrid esta temporada es el siguiente:

  • Campeón Copa del Rey
  • Semifinalista de la Euroliga (Final Four)
  • Subcampeón de la liga

Eso quiere decir que el equipo ha competido en todos los torneos. La pregunta es si había plantilla para más, para lograr un doblete o un triplete. Dejo al final del artículo el balance de la plantilla que hacía a comienzo de la temporada, sin saber lo que acontecería, sí consideraba que se tenía una plantilla muy completa, y lo sigo pensando.

Hay que preguntarse si Laso sigue siendo la persona óptima para ese puesto o si su ciclo se ha acabado. Desde que llegó en 2011, se ha levantado al menos un título todos los años. El equipo ha recuperado su prestigio en Europa y su dominio en España y se ha fichado con cabeza, manteniendo un bloque sólido, que ahora acusa cierto envejecimiento. Pero con todo, este equipo ha estado literalmente a 4 partidos del triplete. Para ello, se tenían que jugar dos partidos perfectos( y los 2 siguientes) y no fue así, y el equipo mostró su peor versión en los momentos clave.

¿Es suficiente para el madridismo? ¿Se deben realizar cambios sustanciales, incluido el de entrenador? Bueno, evidentemente algo se ha hecho mal para no llegar con toda la frescura necesaria a la parte final de la temporada y no competir como durante el resto del año. El equipo este año incorporó nuevos jugadores que todos considerábamos óptimos (Randohpl y Hunter) más la aportación de Luka Doncic, pero la línea entre el éxito y el fracaso es finísima en baloncesto y está hecha de momentos.

Por eso, el mismo Madrid perdedor de la Euroliga y liga, levantó al año siguiente el triplete, con algún fichaje y el equipo mejor preparado física y mentalmente. Este año ha faltado ese plus y la dosificación necesaria con una Euroliga ganada en fase de grupos que no aporta demasiado.

¿Se le puede pedir a Pablo Laso responsabilidad por no ganar el doblete y el triplete? Teniendo en cuenta que otros años se ha logrado esto (doblete el año pasado y triplete el anterior), evidentemente el técnico tiene parte de responsabilidad. Pero para mí no la suficiente como para poner en su debe las derrotas en Euroliga. El equipo está obligado a llegar a las rondas finales, pero nadie puede asegurar las victorias, quizá solo el Real Madrid en las finales de Champion League, pero eso es una anomalía matemática.

La realidad es que este equipo ha llegado a 4 semifinales en 6 años, a 3 finales, y se ha ganado un título. Todo ello con Laso, en 6 años. No está tan mal, comparándolo con el propio Real Madrid en sus años anteriores, y más aún, al compararlo con los mejores equipos europeos en los 10 últimos años.

  • Fenerbahce: 3 semifinales, 2 finales y 1 títulos.
  • CSKA: 9 semifinales, 5 finales, 2 títulos.
  • Olympiakos: 6 semifinales, 5 finales y 2 títulos
  • Macababi: 3 semifinales, 3 finales, 1 título

No debe ser tan sencillo cuando equipos con tanto presupuesto o más que el Real Madrid y tan competitivos como este, han logrado resultados similares o peores.

Y luego está el desempeño en liga, donde el Valencia Basket ha dado la campanada. No solo al equipo de Laso, ojo, también al F.C.Barcelona y al Baskonia. Podríamos decir que por estado de forma ahora mismo es el mejor equipo de España. Y su título lo demuestra. No era mejor que el Real Madrid hace varios meses, durante la liga regular, cuando perdió contra los blancos. Pero lo cierto es que los títulos se ganan a final de temporada y ahí hay que llegar en el mejor momento.

Ese debería ser el gran aprendizaje de la plantilla y de Pablo Laso. Ya lo aprendió en 2015, y podría volver hacerlo en 2018. Para ello tiene que mantenerse en el cargo, optimizar la plantilla y seguir haciendo lo que ha hecho desde que llegó, ganar títulos.

 

______________________________

ANÁLISIS DE LA PLANTILLA REAL MADRID 2016-2017

El Real Madrid de baloncesto ha cerrado para esta temporada una de las mejores plantillas que se le recuerdan. Hablamos de un equipo que viene de ser campeón de la liga y de la Copa del rey, y un año antes campeón de todo. Y aún así, las nuevas incorporaciones, pero sobre todo la configuración de la plantilla invitan a pensar en la posibilidad de volver a realizar un triplete, aspirantes a todo.

El equipo sufrió a principios de verano la baja de Sergio Rodríguez, uno de los mejores anotadores del equipo y parte de la seña de identidad de este equipo campeón.  Los promedios del canario de 11 puntos y 6 asistencias por partido (en ACB), los tendrán que suplir otros jugadores. También es cierto que a nivel defensivo, la presencia del Chacho ha sido un problema para el equipo.

Adicionalmente, la otra baja ha sido la de Hernángomez, un jugador joven, que promete, pero que ha tenido muy pocos minutos, prefiriendo Pablo Laso, la experiencia y veteranía de jugadores como Felipe y Noccioni.

Y así, el relevo este año del Chacho será Luka Doncic y Draper. Cada uno en su papel. El del jovencísimo Luka Doncic es el de consolidarse como un jugador de primerísimo nivel y asumir más galones. Le hemos visto menos de lo que nos habría gustado, pero ha promediado casi 13 minutos por partido, con 5 puntos, 3 rebotes y 2 asistencia de media. Doblando sus minutos es probable que doble sus números porque su talento es indudable. El americano Draper llega como tercer base, como el especialista defensivo que es, para aportar tranquilidad y madurez al puesto de base. Y por supuesto, como primer e indiscutible base queda Llul.

Donde todavía no hay movimientos es en los puestos exteriores. El Real Madrid confía en que Rudy Fernández tenga un buen año. Sin lesiones, es un jugador superlativo, que ataca y defiende. Un complemento perfecto para él es el anotador Carrol, mientras que en el puesto de 3 deberían seguir Maciulius y Taylor. Es cierto que son ya cuatro jugadores veteranos, pero todos ellos han demostrado competitividad. El caso de Taylor, más joven y con más dudas, su buen final de temporada hace mantener la esperanza de que podamos ver una mejor versión suya.

Y finalmente tenemos los puesto en el interior, en la pintura, tremendamente reforzada, y me atrevería a decir que la mejor de Europa. La prioridad era renovar al mexicano Gustavo Ayon, el mejor del equipo junto con Llul. Con la NBA con la chequera en la mesa ha sido difícil pero se ha logrado. Con el, el Real Madrid tiene al mejor 5 en Europa. Hay que sumarle el fichaje de Ranldolh, un bombazo para reforzar el puesto de 4. Un jugador que ha promediado más de 14 puntos en al Euroleague y que ha sido determinante para su equipo. Ambos, deberían ser los titulares.

Como suplentes de lujo, a rotar, dado el altísimo número de partidos de este año, tenemos a los meritorios de siempre, Felipe Reyes y Noccioni. Son dos jugadores parecidos en cuanto a garra, entrega y competitividad. Aparentemente al final de sus carreras desde hace varios años, pero que año tras año tienen mucho que aportar al equipo. Para aportar frescura Thompkins, renovado, y con perspectivas de seguir la senda del final de temporada del año pasado. Se trata de un anotador, un jugador que demostró en la final contra el F.C Barcelona su inmensa calidad. Y como fichaje para aportar intensidad, un jugador estilo Slaughter, Otello Hunter, un saltarín, taponador, un jugador excelente para seguir mejorando en defensa.

Final Four para el Real Madrid de Laso

Final Four, es decir, semifinales de la máxima competición continental de baloncesto, es una expresión inglesa a la que nos hemos habituado los madridistas en los últimos años. Concretamente con esta participación, el Real Madrid la habrá jugado en 4 ocasiones de las últimas 6.

Debería ser un dato normal para un club de la fuerza del Real Madrid (en fútbol son 7 semifinales consecutivas), pero lo cierto es que no hace tanto el club nadaba en el más absoluto caos, sin rumbo, con constantes cambios de jugadores y de entrenadores, subyugado por el poderío del F.C. Barcelona, con una participación en la Final Four en 16 años, para salir doblemente apaleado por 19 y 18 puntos, en las semifinales y en la lucha por el 3º y 4º puesto.

Ese era el Real Madrid antes de la llegada de Pablo Laso, que ha sido capaz de transformar completamente la sección y convertirla en una sección ganadora, con una nada despreciable cifra de títulos de 5 Copas del Rey, 3 Ligas ACB, 3 Supercopas de España, 1 Euroliga y 1 Copa Intercontinental. Un lustro de títulos a los que he incluido la Copa del Rey de este año y se podría sumar Euroliga y Liga ACB. En la primera el equipo está a dos partidos, y en la segunda queda algo más de mecha.

Captura de pantalla 2017-04-29 a las 13.35.58

El camino no es fácil y los retos son constantes como se vio durante el partido de ayer. El Darussafaka es un equipo rocoso, con jugadores de gran talento individual y con un entrenador top de Europa. Con la eliminatoria 1-1, tras un segundo mal partido muchos volvieron a criticar al equipo, especialmente a Pablo Laso. Injustamente como casi siempre, porque si suyos son los fracasos del equipo, también lo son los méritos. Uno de ellos el de lograr que su equipo gane dos partidos consecutivos en Turquía, para cerrar las series y enfrentarse a otro equipo turco.

Captura de pantalla 2017-04-29 a las 13.47.13

Espera esta vez el Fenerbahce de Obradovic, un equipo durísimo, que ya el año pasado apeó al Real Madrid de la Final Four por un contundente 3-0. Pero en aquellos encuentros el equipo blanco no estaba en su mejor momento, y como se ha visto en los duelos recientes, este equipo es tan bueno o mejor que el de Obradovic. Los precedentes hablan de una victoria en casa por 9 puntos y una derrota en Estambul por 1 punto. Pero eso son justamente precedentes, en partidos además de temporada regular, alejados de la inmensa tensión de una Final Four.

Por fortuna, este Real Madrid ya no es el equipo bisoño de antaño, aquel conjunto de jugadores en su mayoría jóvenes que cogió Laso en los primeros años. Este es un equipo curtido en mil batallas, concretamente en 3 finales de Euroliga, que ha levantado muchos títulos, y que cuenta, para bien y para mal, con jugadores de gran veteranía. Esa falta de energía la ha sabido suplir Pablo Laso rotando mucho al equipo e incorporando a prácticamente todos los jugadores, demostrando gran profundidad de banquillo.

Hablamos de un equipo con una media de edad de 30 años, en el que solamente Luka Doncic desentona con sus 18 años, aunque su comportamiento en la cancha sea el de todo un veterano. Quizá esa pueda ser la gran baza contra el equipo turco, algo más joven, aunque suplido eso por la veteranía y conocimiento del gran Obradovic.

Real Madrid, campeón de la Copa del Rey

1487510633_115403_1487534763_noticia_normal

Por cuarto año consecutivo el equipo de Pablo Laso se proclamó campeón de la Copa del Rey. Sin duda, la más sufrida de todas ellas, con 3 verdaderas finales, dos de ellas resueltas en la prórroga y el último partido en los últimos segundos.

Los mejores del Real Madrid durante la competición fueron Sergio Llul, Anthony Randolph y Luka Doncic, también con la colaboración de Gustavo Ayon. Esta es la columna vertebral de este año, que ha visto como jugadores como Rudy Fernández o Felipe Reyes dan un pasito atrás. Pero aunque cambien los jugadores, el espíritu del equipo se mantiene, y eso se demuestra en victorias como la de este fin de semana.

El Real Madrid ha recuperado con Pablo Laso su espíritu ganador y la garra, que complementada con inmensas dosis de calidad, hacen de este equipo uno de los favoritos para todas las competiciones. Líder en liga y en la Euroliga, este año aspira al doblete o al triplete, aunque tendrá que sudar sangre para ello.

Y luego ya, vendrá el momento de reestructura un equipo que puede que en 1 o 2 años vea como cambia por completo. Algunos irán en dirección a la NBA y a otros, muy veteranos, les tocará retirarse. En ese punto, se hará balance y se observará el tremendo impacto de estos jugadores y del entrenador. Un equipo dominador, que ha ganado en 5 años más que en los 15 años anteriores, y que ha devuelto al equipo a la élite.

 

Luka Doncic vuela hacia el estrellato

1516_dbb-rmb-17-620x349

No hay muchos jugadores capaces de anotar 23 puntos y repartir 11 asistencias, y muchos menos capaces de hacerlo con tan solo 17 años. Seguramente, apenas un puñado en la historia, entre los que está Luka Doncic. Y en concreto apenas siete jugadores en toda la historia de la liga española.

Entre ellos se cuela un nombre, el de Drazen Petrovic, uno de los pocos nombres que se puede nombrar si queremos buscar una comparativa razonable de Doncic con cualquier otro talento europeo. Bien es cierto, que hace no tanto tenemos el caso de Ricky Rubio, tan precoz como Doncic, y que luego por diversas razones no fue el super crack anunciado. Y algo antes, habría que remontarse en España a Pau Gasol. El blaugrana hizo su aparición, ya como jugador importante, con 20 años. Con un año más emprendió el vuelo hacia la NBA, tras una última temporada espectacular en la ACB.

Pero claro, es que Doncic se ha convertido con 17 años ya en ese jugador que fue Gasol. O al menos, podríamos decir que está cerca, dominando los partidos. Es solamente cuestión de minutos, en una posición como la de base, en la que el joven esloveno compite nada más y nada menos con Llul, uno de los mejores jugadores de Europa ahora mismo.

Los números de hoy de Doncic dejan un partido casi perfecto: 8 de 10 en tiros de dos, 2 de 4 en tiros de 3, 11 asistencias,1 de 1 en tiros libres y 4 rebotes, para un total de 34 de valoración. Números de crack total.

Hasta la fecha, el Real Madrid y su técnico, Pablo Laso, han gestionado la evolución de Luka Doncic con calma, sabiendo lo importante que es en esas edades la formación y un crecimiento sostenible. Pero es que ahora mismo, es ya imposible seguir conteniendo a este fenómeno, que pide no solo minutos, sino casi todos ellos, para destacar y liderar a todo un Real Madrid. Le hemos visto hacer grandes partidos en Euroliga, contra los mejores rivales posibles, demostrando su enorme madurez personal.

No sabemos hasta donde puede llegar este jugador. Es imposible de predecir, aunque si sabemos que de joven dominaba de una manera tan abrumadora el juego, que parece que eso se vaya a consolidar en edad adulta, al menos en Europa. La NBA ya es otro cantar, aunque Doncic no es elegible hasta el draft del año 2018. Y a este paso, cuando llegue ese momento quizá hablemos ya de otro jugador, vista su evolución meteórica.

Por no saberse, no sabemos todavía siquiera cuál será la altura de este fenómeno. Ha crecido varios centímetros durante el último año, hasta el 2,01, pero quizá pueda crecer algo más. El hecho de jugar de base con esa altura y ese talento tiene una explicación formativa y será, como dice el artículo, determinante para su evolución como jugador. Magic Johnson era un base de 2,06 y Bodiroga de 2,05, por trazar una comparación en altura.

El futuro de Doncic pasará por su ambición personal y su madurez, que es ejemplar. A ello quizá contribuyan sus padres, ambos antiguos deportistas, y desde luego el Real Madrid, que hasta la fecha ha realizado un trabajo espectacular.

Pero ya es insostenible, como decía más arriba, y Doncic tiene que volar antes de que se vaya a la NBA. Los aficionados queremos disfrutar de su gigantesco talento antes de tener que verlo por la televisión a kilómetros de distancia.

 

 

 

Real Madrid, campeón de la liga ACB 2015-2016

14666330152692

El Real Madrid de Pablo Laso demostró ayer que es el equipo hegemónico en España, venciendo en la final al Barcelona Lassa, superando el factor campo y remontando un 1-0 en el primer partido. El doblete de esta temporada sumado al espectacular triplete del año pasado, convierte a esta plantilla en una de las mejores de la historia de la entidad blanca.

La fórmula es clara: un núcleo de jugadores muy comprometidos, con varias temporadas en el club y con mucha calidad y carácter. Y la incorporación en la dinámica del equipo de jugadores con las mismas características.

Y además se necesitan dos o tres jugadores diferenciales. Ahora mismo este Real Madrid cuento con dos, por dentro y por fuera. Uno es Ayón, inmenso durante toda la temporada y absolutamente determinante. Ayer, su primera mala mitad lastró al equipo. Y de igual manera, su buen segundo tiempo repercutió en la mejora blanca. Su marcha a otro equipo sería un agujero enorme porque hay poquísimos pivots en el continente con sus capacidades.

El otro jugador que ha liderado al Real Madrid ha sido Sergio LLul. Otro jugador con ofertas de fuera, también de la NBA, que renunció en su día por seguir ganando títulos. El ha sido el corazón de este equipo, liderando al equipo en puntos: 14 puntos en el primer partido, 20 en el segundo, 21 en el tercero y 21 en el cuarto, pero también en asistencias, con  26 asistencias y sobre todo a nivel mental. Su fuerza se nota y su compromiso y competitividad son pegadizas.

Del resto de jugadores no entraré en detalle, siendo todos fundamentales para el equipo funcione adecuadamente. Pero para ello se necesita un entrenador que de con la tecla. Y ese ha sido Pablo Laso, que en honor a la verdad, no lo ha tenido fácil y ha luchado por imponer su estilo y buscar sus jugadores.

¿Se le puede reprochar a Pablo Laso no haber ganado más? Puede ser que en otras circunstancias este equipo tuviese una Euroliga más y otra liga. Pero hay que ver de donde viene este Real Madrid. Con Pablo Laso se han ganado más títulos en 5 años que en toda la década anterior. Una Euroliga (3 Final Four), 3 ligas y 4 Copas del Rey, más los tituillos varios como Supercopas de España (3) y una Intercontinental.

Esos números cobran importancia cuando se observa el rendimiento del equipo en los años previos. El Real Madrid venía de perder en semifinales en la ACB, con un equipo roto, sin estilo, con los jugadores desmotivados. Y sin entrenador tras la dimisión de Messina.

Ahora mismo, este Real Madrid tiene una identidad clara y se sabe que pase lo que pase va a ser capaz de competir. Se puede perder un partido en la Final Four o caer ante el Fenerbahce, pero el equipo siempre encuentra los caminos para ser competitivos. Y ello es gracias al entrenador y a la plantilla, ambas comunicadas.

El Real Madrid ha logrado tres de los cuatro últimos títulos de Liga, 2013, 2015 y 2016, y mientras que el Barcelona Lassa volverá a cambiar de entrenador y jugadores, los blancos tienen ya un núcleo claro y entrenador. Eso sí, habrá que ver que pasa con jugadores como Ayón, altas y bajas. Pero este equipo seguirá siendo competitivo mientras jugadores como Llul, Reyes, Rudy, Noccioni o Ayón sigan aptos para el primer nivel.

El Real Madrid a las puertas de la liga ACB

Marcha la eliminatoria 1-2, y mañana tiene el Real Madrid la oportunidad perfecta para rematarla. En su pabellón y con la sensación clara de haber sido muy superiores durante los dos últimos partidos.

Ayer, el equipo de Pablo Laso volvió a endosarle a los blaugranas una diferencia considerable: 17 puntos. Con 55 puntos recibidos en la primera parte, el Real Madrid empezó a despegarse, con actuaciones estelares de LLul y de Rudy especialmente. Ayudaron también en puntuación Thompinks y Ayón. El mexicano se está convirtiendo en un auténtico baluarte para este equipo. Ofensiva y defensivamente, su aporte es imprescindible. Ahora mismo es uno de los grandes pivots que juega en el continente europeo.

Rudy y Llul

Rudy y Llul

Si al partido de ayer se le suma la victoria a domicilio del segundo partido, por 20 puntos, cabría concluir que mañana el Real Madrid puede sentenciar la eliminatoria. Lo contrario supone jugársela al quinto partido, algo ciertamente difícil.

Aunque no podemos olvidar que enfrente hay un equipo con muchísimo potencial, que sin embargo, desde hace años viene siendo avasallado por el Real Madrid. Seguramente el equipo de Laso sea uno de los mejores de los últimos tiempos. Esta temporada solamente el cansancio y las lesiones de han evitado jugar la Final Four.

La liga sería el colofón fantástico a una temporada difícil, y otro título más para un equipo, comandado por Pablo Laso, al que cada vez le queda menos. Tiene una plantilla muy veterana y tarde o temprano habrá que renovarla. Mientras tanto, sigamos disfrutando de ella.

Partidazo del Real Madrid y pase a cuartos de la Euroliga

El Real Madrid de Pablo Laso ha pasado a cuartos después de superar una durísima liguilla en el grupo de la muerte. Ha necesitado llegar al último partido contra el potente Khimki Ruso. Por el camino, varias derrotas en casa, algunas derrotas en la última canasta y varias situaciones adversas con árbitros y lesiones.

Pero nada de eso ha impedido que el Real Madrid haya hecho uno de sus mejores partidos. Primero con una primera parte extraordinariamente ofensiva por parte de ambos equipos. El Real Madrid se marchaba al descanso con unos pocos puntos de diferencia pero con la sensación de que quedaba pendiente la defensa.

Y así, en la segunda parte con un quintento formado por Llul, Maciulis, Rudy Fernández, Reyes y Ayon, se secó al Khimki y especialmente a Rice. El base americano había destrozado al Real Madrid con más de 20 puntos. Y su participación en el segundo tiempo se diluyó absolutamente, y a partir de ahí el equipo blanco construyó su victoria.

Antes, la capacidad anotadora del Real Madrid de jugadores como Carrol o de Reyes, mantuvo a todo el equipo. Pero hay que señalar el esfuerzo colectivo de absolutamente todos los jugadores.

No cabe duda de que estamos ante un equipo con mayúsculas, digno de llevar el nombre del Real Madrid. Un equipo que la pasado temporada demostró su hambre de victoria con un triplete, y que en esta, en los momentos más adversos ha sacado su inmensa casta. Un auténtico equipo de guerreros.

Cuando se mira el listado de jugadores, prácticamente todos responden al mismo perfil. Todos jugadores con carácter, batalladores, todavía con hambre de victoria. Un perfil maduro, pero que transmite a otros jóvenes como Hernángomez o Doncic ese afán de victoria.

Los aficionados del Real Madrid nos reencontramos en la sección de baloncesto con la manera de entender a nuestro club. Tampoco ha sido fácil y en su día la travesía en el desierto fue larga. Pero ahora, cuando uno ve a jugadores como Reyes, Noccioni, Ayon, Llul o Rudy dejarse el resto en cada partido, se llena de orgullo.

Ahora toca el más difícil todavía, eliminar al equipo mas solido de la Euroliga, el Fenerbahce turco de Obradovic, un equipo que tendrá ganas de revancha tras morder el polvo contra el Real Madrid en la final Four. Una eliminatoria a 5 partidos en la que estoy seguro de que el equipo blanco dará la talla y competirá hasta el último momento, como en la Copa del Rey y como en la Euroliga.

Captura de pantalla 2016-04-07 a las 23.00.34

El Real Madrid de Laso gana y Doncic ya empieza a despegar

Laso ya tiene su primera victoria oficial de la temporada y la tranquilidad de saber que sus dos próximos partidos serán en casa y que tarde o temprano sus jugadores podrán ir cogiendo poco a poco la forma y recuperarse del cansancio.

Ayer, ante uno de los rivales más flojos de la liga, pude rotar ampliamente al banquillo y disfrutar de uno de esos partidos que sirven de bálsamo para que los jugadores se diviertan y anoten con facilidad. Ahí estuvo Carrol con sus 19 puntos o el Chacho con 17 puntos para liderar al equipo.

Pero si hay que destacar a algún jugador, ese es Luka Doncic, el jovencísimo esloveno que con 16 años ya tiene soltura suficiente para jugar en todo un Real Madrid, compitiendo en la liga ACB y en la Euroliga. Ayer cuajó su mejor partido como miembro de la primera plantilla, con 10 puntos (2/2 en tiros de dos y 2/4 en tiros de tres), 4 rebotes y 1 asistencias en más de 22 minutos.

1430429907_extras_noticia_foton_7_1

Son números corrientes para un jugador del Real Madrid, pero extraordinarios si tenemos en cuenta el rol de Doncic en el equipo, rodeado de grandes jugadores y todavía demasiado tímido para asumir el rol de superestrella que tenía en el resto de categorías.

Hablamos de un jugador increíblemente precoz, que ha batido todos los records en las categorías inferiores. Desde que llegó al Real Madrid infantil, hasta el año pasado en el Real Madrid Junior ha ganado prácticamente todo lo que ha jugado, siendo MVP de casi todos los torneos en los que jugaba con jugadores 1 o 2 años mayores que él:

  • Torneo Infantil Ciutat de l’Hospitalet: MVP: 39 puntos y 10 rebotes contra el Manresa, 26 puntos, 9 rebotes, 7 recuperaciones y 5 asistencias frente al Joventut y 25 puntos, 13 rebotes y 5 asistencias en la final contra el Catalana Occident.
  • Minicopa ACB de Vitoria-Gasteiz 2013: MVP del torneo con unos promedios de 24,3 puntos, 12 rebotes, 4,3 asistencias, 6,3 robos.
  • MVP del Torneo Internacional Cadete de Budapest.
  • Campeonato de España Infantil de Selecciones Autonómicas, promedió más de 23 puntos y 9 rebotes.
  • Campeón del Campeonato de España Infantil 2013 con 36 de valoración en los cuartos frente al Unicaja Málaga; 45 en la semifinal frente al Barcelona y 19 puntos y 14 rebotes en la final frente al Canterbury Idecnet.
  • Torneo EA7 Emporio Armani MVP. En la final, el Real Madrid se impuso al Montepaschi Siena con 36 puntos, 11 rebotes, 10 asistencias y 6 recuperaciones para 65 de valoración de Doncic.
  • Campeonato de España Cadete de Selecciones Autonómicas, tras imponerse en la final al Pais Vasco (51-69). Doncic fue el mejor jugador del partido, con 21 puntos y 19 rebotes.
  • Campeonato de Madrid Júnior. Doncic fue elegido MVP del torneo, logrando 20 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias.
  • Campeonato de España Júnior 2015, Doncic fue elegido MVP de la final..
  • Campeonato de Europa Júnior fue de nuevo MVP del campeonato.

Con estas credenciales es difícil pensar que no será tarde o temprano un jugador igual de dominante en la categoría absoluta. Seguirá el curso de otros jugadores dominantes en las categorías inferiores como Juan Carlos Navarro, Ricky Rubio o Nikola Mirotic, al que ya le veíamos ese futuro, como dice el artículo,

Y es muy posible que los rebase a todos ellos porque sus condiciones son espectaculares. Con 1,98 con 16 años todavía le quedan algunos centímetros por crecer pero sobre tiene esa capacidad de las estrellas de aprender muy rápido y adaptarse a los nuevos retos.

Estén atentos porque este chico marcará época como los grandes del baloncesto europeo.

El Real Madrid de Pablo Laso hace historia

Cuando un equipo se nombra después de un entrenador, como este Real Madrid de Pablo Laso suele significar que ese equipo tiene un sello propio, normalmente con un cierto éxito.

 Este Real Madrid lleva camino de hacerse un pequeño hueco en la historia si sigue la progresión de este año. Son ya 25 las victorias consecutivas pero sobre todo una sensación de que el equipo tiene infinidad de recursos.

 Hasta la llegada de Pablo Laso el Real Madrid  ha vivido la primera década del siglo 21 con solamente dos títulos, dos ligas, la de 2004/2005 y 2006/2007 en un contexto con el Barcelona como máximo dominador nacional. A nivel internacional el equipo tampoco logró grandes éxitos.

 La incorporación del exbase le ha dado al equipo una identidad propia, pero sobre todo este equipo de la temporada 2013/2014 responde a una perfecta planificación de los recursos disponibles y las necesidades del equipo. Desde que se logró la Copa del Rey en el 2012, parando la supremacía del Barcelona, el equipo ha ido creciendo poco a poco hasta adquirir en esta tercera temporada del técnico, una calidad que no se recuerda desde hace mucho tiempo.

 Los pilares de este Real Madrid se asientan sobre una rotación muy equitativa, en la que todos los jugadores aportan intensidad defensiva y calidad en ataque, y sobre todo, en la aportación de 3 jugadores que forman ahora mismo el top 3 en sus puestos en Europa. Rudy Fernández, Sergio Rodríguez y Nikola Mirotic lideran a este Real Madrid cuando es necesario.

 Pero además, este equipo tiene un gran equilibrio juego interior/juego exterior, maximizada con la llegada de Borussis. También hay un equilibrio entre los titulares y los suplentes, en un sistema en el que jugadores como Sergio Rodríguez o Carrol a pesar de partir desde el banquillo pueden sentirse titulares. Y luego está la aportación silenciosa de hombres como Darden, Draper o Slaughter.

 Un equipo, en definitiva, que parece diseñado para lograr grandes logros. Todo ello, a pesar de que en el baloncesto un partido malo te puede apartar con facilidad de una final o de un título. Por eso es importante que este equipo demuestre su solvencia, como se vio ayer contra el Barcelona. Llegarán más partidos difíciles y evidentemente también las derrotas, porque ningún equipo es imbatible. También llegarán malos minutos del equipo y aciertos del rival. Y ahí es cuando este equipo tiene que desmostrar toda su madurez y calidad para sobreponerse y aspirar a ganarlo todo.

Extra

Laso, la política de fichajes y Jeremy Lin

La diferencia entre un profesional y un aficionado es que el primero se dedica a ello y el segundo dedica solamente su tiempo de ocio. A veces sin embargo, en demasiados equipos deportivos el profesional se comporta como un aficionado. Lanzo esta reflexión a colación de las palabras que dijo ayer Pablo Laso refiriéndose a la sensación de la temporada en la NBA, Jeremy Lin. El entrenador madridista afirmó en una muestra de sinceridad excesiva que le habían ofrecido a Lin a él y a Herreros pero que no lo habían ni valorado.

 Está claro que nadie podía imaginar que un tipo como Lin destacase de esa manera en la NBA. Desde luego ni los propios entrenadores americanos confiaron en él, pero supongo que al menos habrán tenido la inteligencia de no reconocer en público que ni siquiera le valoraron en su momento. Si tenían otras opciones de bases con mejores promedios puedo entenderlo. El problema es que el Real Madrid no valoró la posibilidad de incorporar a un jugador que por su estilo de juego hoy sería fundamental para el equipo. El equipo blanco tiene un agujero en el puesto de base con un escolta incapaz de marca el ritmo de partido, como Llul y con un Sergio Rodriguez con muy poca capacidad anotadora.

 En el caso de Lin, aunque sea un desconocido para el gran público, la labor de un profesional es analizar con detalle todas y cada de las oportunidades que se le presentan. Para mi ,como aficionado los recursos se limitan a mirar en la Wikipedia o bucear por internet, pero un club como el Real Madrid debería haber como mínimo valorado esa posibilidad estudiando el pasado del jugador.

 La historia de Jeremy Lin no es la de un paquete que se convierte en un gran jugador. La historia de Lin no es diferente a la de cientos de jugadores universitarios americanos con buenos números en su Universidad y que no obstante no tienen ese plus de calidad para dar el salto o bien esa suerte necesaria. El hecho de no acceder a un equipo de NBA o de no jugar muchos minutos no significa más que eso y tenemos varios ejemplos con el rendimiento de Arlauckas en su día o el de Carrol en la actualidad

 Pero más aún, si indagamos en el pasado de Lin vemos como  en su última campaña promedió más de 16 puntos, casi 5 asistencias y más de dos robos. De hecho fue nominado para al premio Wooden que premia a los mejores baloncestistas universitarios. El formaba parte de los 30 nominados de un premio que han recibido jugadores como Durant o Griffin.

 No creo que ni Laso ni Herreros ni nadie pudiesen pronosticar esa explosión de un jugador. De hecho ni siquiera sabemos si será flor de un día o aguantará al máximo nivel varias temporadas. Lo que si sé es que un entrenador y un director deportivo tienen la obligación de valorar todos los ofrecimientos.