El Open Mutua y la polémica de la tierra azul

Ayer perdió Rafa Nadal en la segunda ronda ante un gran Verdasco. Por primera vez en mucho tiempo el madrileño conseguía imponerse a su auténtica bestia negra. Bueno, en realidad, Nadal es la bestia negra de todos los españoles, especialmente en tierra. Muchos de ellos como Ferrer, Almagro o el propio Verdasco, especialistas en tierra que han visto como un super especialista les ha arrebatado un gran número de títulos.

 La noticia no es aún así la derrota de Nadal sino sus quejas ante la nueva pista. Unas quejas que ya venían de antes pero que han aumentado tras la derrota. Nadal se queja de que se trata de una superficie peligrosa para los tenistas, además de no gustarle el color. Curiosamente, su máximo rival Djokovic también dice lo mismo tras sufrir en la primera ronda ante su rival.

Pista de tierra azul del Open Mutua de tenis

Pista de tierra azul del Open Mutua de tenis

 ¿Son quejas rabiosas por haber perdido?¿Existe algún fundamento? Hasta donde yo se y teniendo en cuenta lo que han dicho los organizadores esta pista de tierra batida de color azul es exactamente igual que la roja. En teoría solamente cambiaría el color al que efectivamente habría que acostumbrarse. Los jugadores sin embargo dicen lo contrario y exponen que hay más resbalones de lo normal y que no se parece en absoluto al deslizamiento habitual de la tierra batida roja.

 Personalmente creo que se trata de una justificación no solo por las derrotas o malos partidos también por un miedo habitual al cambio. Los grandes cambios siempre traen muchas resistencias. Pero sin ellos ni el tenis ni otros deportes evolucionarían.

 Es posible que la tierra azul no mejore lo que había antes. De hecho en mi opinión para el espectador se pierde visión de la pelota y se trata de un color poco amable a la vista. Pero no puede dejar de felicitar a tipos como el organizador del Mutua por intentar tratar constantemente de evolucionar los deportes.

 Algo por ejemplo que vengo reclamando hace tiempo con el fútbol. El deporte rey, el más tradicional y conservador del mundo se opone de lleno a las nuevas tecnologías, apenas innova e introduce cambios y lo deja todo en manos de un reglamente que con el tiempo de los años se ha mostrado obsoleto.

 En definitiva, los cambios deberían tomarse como mejoras o como mínimo como debates abiertos para seguir mejorando los deportes, en el tenis pero también en el resto. Al final se trata de conseguir las mejores condiciones para crear un espectáculo.