Ultimo fin de semana olímpico

El último fin de semana olímpico trajo las últimas finales por equipos y sobre todo otro oro español. En vela,no podía faltar, en la categoría Elitot 6m que ya no estará dentro de 4 años y en la que vimos a tres chicas jóvenes tripulando y consiguiendo el tercer y último oro español

 Se podría haber conseguido el último ayer, en la final de baloncesto masculina aunque si había uno realmente difícil era ese. España hizo su mejor partido en todo el campeonato y Estados Unidos no logró en ningún momento despegarse de verdad. Se perdió la final por 7 puntos pero a apenas 3 minutos España estaba solamente dos canastas por debajo.

 Faltaría un tercer Gasol para ganar a un equipo liderado por tres mitos del baloncesto: Kobe Bryant, Lebron James y Durant. Con dos, especialmente con Pau, España logró hacer muchísimo daño en el juego interior. Pau Gasol fue simplemente el mejor español, como de costumbre. Un jugador descomunal, el mejor jugador español de baloncesto de la historia de largo y uno de los top 5 de la historia de Europa. El junto con Navarro, que por fin apareció lideraron a España para intentar conseguir lo que nunca se ha logrado, el oro olímpico.

 España fue plata en baloncesto por tercera vez en su historia,. Antes fue en 1984 en los angeles, y hace 4 años en Pekin. Eso debería poner en perspectiva lo logrado. Es cierto que España podía aspirar y de hecho me gustó ver al equipo español enfadado por no ganar. Un inconformismo que habla de un equipo ganador, que solamente se conforma con el oro incluso aunque pierdan contra un elenco de estrellas como el americano.

 Otro equipo inconformista y ganador fueron las chicas guerreras, el equipo femenino de balonmano que después de dos prórrogas de infarto se llevaron la medalla de bronce. Contra Corea del Sur, la selección que nos gano en la fase de grupos, en el primer partido, con mucho cansancio con un equipo veloz en los movimientos y con un dinamismo difícil de defender

 En realidad España cedió las dos prórrogas. Antes de la primera y a falta de minuto y medio  se tenía una ventaja de un gol después de desperdiciar varias ventajas de más de tres goles. El mismo guión se siguió en la primera prórroga para finalmente imponerse gracias a a portera suplente española que paró 4 penaltys  de 5 lanzamientos.

 Se jugaron el resto de finales donde no participaba España con la mención especial de la derrota de Brasil ante México. El oro de México, una selección que fue mucho mejor que Brasil a pesar de no tener a ningún jugador conocido, es el premio a un equipo que llevaba destacando mucho tiempos en las categoráis inferiores.

 Mientras los cariocas tenían a Rafael y Marcelo,  al lateral derecho e izquierdo titular del Manchester y del Real Madrid respctivamente, a Thiago, central titular del Milan y fichado recientemente por el PSG, al igual que Lucas Moura, a Hulk, delantero titular del Oporto y a Neymar, un jugador del que dicen que es el uno de los mejores jugadores del mundo, de México apenas sonaban un par de nombres.

Un bonito fin de fiesta con los deportes colectivos.

Mireia Belmonte logra su segunda plata

Mentiría si dijese que yo siempre crei en Mireia Belmonte aunque hace dos años apostaba por ella como nueva estrella española. Es más hasta la inesperada plata lograda en los 200 mariposa pensaba que iba a ir de fracaso en fracaso. La realidad es que aquella medalla con la que no contaba, después de la decepción de sus mejoras pruebas anteriores, lo que en realidad rovocó en la nadadora española fue el efecto contrario.

 De pronto Mireia ha perdido el miedo a ganar, en dos pruebas, los 200 mariposa y los 800 libres en las que ni mucho menos estaba entre las favoritas para el podio. De ahora en adelante es posible que compita en el futuro sin esa presión que evita que saque lo mejor de sí misma, que es mucho.

 Que esta chica tiene un talento sobrenatural es claro, pero que a la vez tiene un problema mental, que le ha obligado a tener un psicólogo para mejorar su competitividad es también un hecho.

 Mireia Blemonte por edad y calidad podría haber ganado tres o cuatro medallas, alguna de oro, tal y como hacen otras super nadadoras o nadadores. Competidores natos que no se conforman con un diploma, entrar una final o un bronce. Nadadores, decepcionados cuando no logran un record o cuando nadan por debajo de sus mejores marcas.

 A los españoles y a Mireia en particular les falta ese hambre por ser los mejores. Esa punto de arrogancia para pensar que eres capaz de ganar al resto. En definitiva la competitivad propia de los estadounidensas.

 En todo caso, bienvenidas sean todas las medallas.