Camino a Kiev (I): la revancha

el-real-madrid-siempre-perdio-con-el-liverpool-en-partido-oficial

Han pasado 38 años desde la última final perdida por el Real Madrid en la Champion League. Fue contra el Liverpool, en el año 1981, y algunos no lo vimos. Pero aquello debió ser duro para el madridismo, que buscaba volver a ser el rey de Europa. Habría que esperar 17 años, hasta 1998 para encontrar la ansiada séptima, y reencontrarse con un camino que hoy perdura, y que está más álgido que nunca.

Por el camino entre aquel 1998 y este 2018, los que no vivimos la final de 1981 sí vivimos el “el chorreo”, pero del Liverpool al Real Madrid: un 4-0 en Anfield, dolorosísimo. Fue en el año 2009 en plena crisis del club, especialmente en Europa, quedándose por 5º año consecutivo en la ronda de cuartos.

De aquel equipo del Real Madrid solo quedan Ramos y Marcelo, todavía jugadores jóvenes entonces, con un grupo que si bien ganaría alguna liga, no tiene ni muchísimo menos el potencial actual ni la actual capacidad competitiva.

Así pues, otro de los incentivos, además de la propia final, es consumar la venganza de ambos ultrajes. Un momento perfecto para saldar esa cuenta, y sumarla a las saldadas contra PSG, Juventus y Bayern.

Durante este ciclo ganador el Real Madrid ha cerrado sus cuentas con todos sus fantasmas: el del Bayern, que ahora ya no es coco y la situación es a la inversa. Con la Juventus y las eliminatorias perdidas, más que saldado con la final del año pasado y la eliminación en este. Y con PSG, que eliminó al Real Madrid en una UEFA, en aquel equipo de Ginola y Weah. Otra cuenta saldada que le ha hecho especial daño al equipo parisino del jeque.

Ya quedan menos, como Ayra en juego de tronos, esperemos que se cumpla con el Liverpool.

El Real Madrid es el rey

Comenzó la eliminatoria un equipo que se paseaba por Europa, con 19 victorias en 19 partidos en casa; con 2 derrotas y dos empates en 28 partidos en liga; un equipo que en la fase previa que había marcado 21 goles  a favor y recibido solo 4 en contra en 6 partidos y un equipo que en el partido determinante había goleado y aplastado al Bayern de Múnich en el Parque de los Príncipes por 3-0.

Este era el mismo equipo que el año pasado goleó al F.C.Barcelona por 4-0 y se dejó remontar, atraco mediante, pero mejorado con uno de los mejores jugadores del mundo, Neymar, y con otro supercrack como Mbappé.

Y al otro lado el Real Madrid, el viejo campeón, con cicatrices, golpeado por una pésima liga doméstica (también adulterada) y una fase de grupos mediocre, sin haber gastado apenas dinero mientras otros grandes de Europa se reforzaban gastando cientos de millones.

Uno era gran favorito y el gran coco del torneo, y el Real Madrid, a pesar de ser bicampeón consecutivo de Europa y contar con una generación excepcional de jugadores no lo era, mientras acechaba el antimadridismo deseoso de que acabe este idilio con la Champion.

imagen-sin-titulo

Esa es la historia previa de una eliminatoria, que hoy, muchas semanas después ha convertido al PSG en un equipo del montón, un equipo que (escuchado en radio) no sabe competir porque la liga francesa es floja. Un equipo que bien es cierto que ayer pareció un muñeco en manos del Madrid. ¿Pero acaso no lo pareció también la Juventus el año pasado? ¿O el Bayern de Múnich de Guardiola? Entonces, el técnico independentista catalán decía básicamente que el Real Madrid había ganado porque eran atletas. Así se justificaba el 0-4.

Hoy se necesitan otros recursos para devaluar a un equipo que en 5 años solo ha perdido una eliminatoria de Champion, en semifinales contra la Juventus por un gol, y que ahora mismo va camino de otra Champion League si nadie lo evita.

Y lo hizo, jugando ayer sin dos piezas claves como Kroos y Modric. Zidane hizo una alineación arriesgada, valiente, que algunos pensábamos, apostando por la velocidad en banda con Lucas y Asensio y por un medio del campo que combinase a Kovacic y Casemiro. Y no le pudo salir mejor la jugaba porque brillaron los 4. Y por supuesto también los habituales como Ramos, Carvajal o Varanne.

Y me paro aquí en Cristiano Ronaldo. El portugués lucha contra todo y todos. Contra Messi, contra sus aduladores, contra sus haters, contra la afición que está en su contra y contra sí mismo. Cristiano es un luchador desde que tenía 12 años y salió de Madeira y lo sigue siendo y con 33 años, con 5 balones de oro, n trofeos individuales y colectivos a la espalda y jugando en el mejor equipo del mundo. De otra manera no se explican sus números.

Screenshot_2018-03-06-22-56-48
Goles en los últimos partidos de Champion. Fuente: @laligaennumeros. Twitter

Estos son los números de Cristiano Ronaldo en los partidos importantes. Un hat, 3 al trick al Atlético de Madrid, 5 goles al Bayern de Múnich, 2 al Totemham, 3 al PSG y 2 a la Juventus. Partidos grandes, eliminatorias de Champion, rivales de gran nivel. Son 19 goles más que Messi- que también ha marcado sus goles y marcará aún más- a partir de las fases KO(1/8,1/4,semiginales y final).Pero sirva el dato para evaluar el desempeño de Cristiano Ronaldo. Un total de 57 goles, cuando jugadores como Raúl, Henry o Kaka hicieron 18,12 y 11 respectivamente.

Ayer marcó un importantísimo gol de cabeza tras una jugada espectacular entre Asensio y Lucas. No fue un gol individual, fue coral, pero había que estar al otro lado para rematar ese balón, y para eso antes había que ejecutar el desmarque y adelantarse al defensa.

Ese es el “único”  mérito de Cristiano Ronaldo, marcar goles, de todo tipo. De cabeza, derecha, izquierda, penalty o falta. Sus goles son tan importantes como los de Messi y muchos igual o más espectaculares (como la famosa falta por debajo la barrera, ejecutada por el portugués hace varios años contra el Bayern), pero recibe siempre algo menos de atención que el argentino, al que algunos llaman d10s.

Da igual que lleve marcando los últimos 9 partidos consecutivos de Champios League, siempre habrá más foco para un gol contra el Girona o el español. Da igual que sean 22 goles en 13 partidos contra los mejores rivales de Europa, siempre parece que el determinante es Messi, que para poner de relieve el dato, necesitó 23 partidos para marcar 21 goles en los últimos 3 años. Quizá por eso un equipo no haya alcanzando semifinales y otro haya logrado los títulos

Pero mi afán no es devaluar a Messi, a quien solo un tonto pondría en duda. Messi es absolutamente determinante, genial. Pero también lo es Cristiano porque si en algunas comparaciones el argentino sale perdiendo quiere decir que Cristiano a la fuerza tiene que ser tan bueno o mejor que Messi. Y aún así, de Cristiano se sigue dudando y él sigue luchando, sigue ambicionando ser el mejor, aunque tenga enfrente a un ser divino, pitado por la grada ajena o amado por la propia( no fue así siempre).

Sin Cristiano Ronaldo no se puede entender este ciclo del Real Madrid. Y tampoco este ciclo reciente ni lo de ayer tiene sentido sin Zidane ni otros jugadores. Por eso el Real Madrid ha ganado 3 Championes en 4 años, con jugadores como Carvajal que no ha perdido en 24 partidos consecutivos de Champions.

Este Real Madrid podrá perder en la siguiente fase o no, y seguir haciendo una temporada doméstica lamentable, pero se le debe el debido respeto por su desempeño extraordinario en Champion y por supuesto, se le debe tener miedo si no se quiere acabar como una banda como aquellos que eran favoritos a ganar y al título desde la Juventus del 98 hasta el PSG de ayer.

¿Volará el PSG o el Real Madrid?

Mbappe y Marcelo

Mbappé y Marcelo disputan un balón dividido

Esta noche el Real Madrid se juega su prestigio europeo y gran parte del proyecto deportivo construido en torno a Zidane y a esta magnífica hornada de jugadores, protagonistas de 3 Champions de 4.

El PSG por su parte se juega la justificación de toda su inversión, más de 400 millones de euros, solamente en dos jugadores, Mbappé y Neymar. Una apuesta, que de caer eliminados en octavos, sería claramente un fracaso, puesto que el PSG ha dominado en los últimos años la liga francesa, y lo que buscaba era precisamente un salto de calidad para dominar también en Europa.

Afrontan el partido ambos equipos con bajas relevantes. Del lado del PSG, Neymar no estará, su mejor futbolista, llamado precisamente a liderar al equipo en este tipo de partidos. Una lesión le hará perderse el tramo final, el más importante de la temporada. Del lado del Real Madrid las bajas de Modric y Kroos. Aunque ambos jugadores ya han entrenado con el primer equipo, su estado físico está muy lejos de su mejor versión tras un parón de más de 10 días. Es dudoso que jueguen y más aún que lo hagan todo el partido.

Así pues, tanto Emery como Zidane deberán mover con inteligencia sus fichas. El francés dijo ayer que estaban acostumbrados a este tipo de partidos cuando se le preguntó por la presión. Y es cierto. Esa es la gran ventaja de este Real Madrid sobre cualquier otro rival. Cualquier jugador que salga hoy al campo llevará ya en su mochila varias Champions, alguna final y por lo menos media docena de partidos similares a los de hoy.

En el PSG, a nivel individual tiene sin duda muchos jugadores experimentados, pero como bloque, como PSG apenas han jugado un puñado de partidos de una importancia parecida al de hoy. Y cuando lo han hecho, el recuerdo juega además en contra.

Tienen los franceses también el hándicap del 3-1 de la ida. Es un resultado que les obliga a dejar la portería a cero y si no están obligados a marcar 4 goles para clasificarse.

Sin saber las alineaciones me imagino el típico partido de vuelta de una Champions, con el PSG muy volcado en los primeros 20 minutos y con el Real Madrid achicando balones. Con Cavani, Mbappé y presumiblemente Di Maria, más quizá Draxler, el PSG tendrá un equipo ofensivo, dispuestos a marcar pronto el 1-0, quizá el 2-0 y jugar con la ansiedad del Real Madrid.

El Real Madrid por su parte, sabrá que en esos minutos tocará aguantar la embestida blue, sabiendo adicionalmente que se dejarán huecos en su defensa, y quizá por ello aprovechando la velocidad de jugadores como Bale, Lucas o Asensio. A falta de Kroos y Modric que permitirían al Real Madrid jugar a lo que quieran, sin ellos, el equipo puede realizar una apuesta por la defensa y el contragolpe.

En todo caso va a depender mucho de las alineaciones y de las actitudes del equipo. Son 90 minutos y se hacen muy largos y los errores se pagan muy caros. Puedo imaginar un 2-1 e incluso un 2-2.

 

El PSG cae ante el campeón

Cuando el Real Madrid marcó el 3-1, con dos goles en apenas 5 minutos, lo primero que pensé es: “el puto Madrid”. Ese equipo capaz de ir en liga a 19 puntos del líder, perder o empatar contra casi cualquier rival vulgar y a la vez remontarle hasta al que hasta hoy era el mejor equipo de Europa.

La remontada del 0-1 al 3-1 convierte al PSG nuevamente en un equipo débil, otra víctima más del Real Madrid que convierte a los grandes en pequeños. Pero lo cierto es que el equipo francés dio mucho miedo con Neymar y Mbappé y tuvo buenas oportunidades para romper el partido y encarrilar la eliminatoria. El primer gol de Rabiot toque llegó al área madridista solo (repitiendo errores de otros partidos) dejó durante muchos minutos al equipo de Zidane KO. Se parecía algo al partido contra el F.C.Barcelona, con el 0-2 planeando en el ambiente.

Fue el 1-1 con un penalti -claro pero tonto-, el que volvió a meter al Real Madrid en la eliminatoria. Y aún así, nuevamente en la segunda parte se mascaba en el ambiente la tragedia. El tridente ofensivo del PSG necesitaba muy pocos toques para generar peligro y en muchos minutos el Real Madrid sufrió para recuperar el balón y armar incluso el ataque. En ese momento, era un empate en el marcador, pero a los puntos habría ganado claramente el PSG.

Fueron los cambios los que cambiaron completamente el partido. Zidane introdujo primero a Bale por Benzema en un cambio lógico que daba velocidad y verticalidad al equipo, y a15 minutos del final cambió al ancla defensiva, Casemiro, y a Isco remozando el equipo con Asensio y Lucas. Los tres fueron decisivos, especialmente el balear, que se comió el césped y que pareció buscar el protagonismo perdido en los últimos meses. Por su parte, Emery quitó a su delantero centro para poner a un lateral y ahí empezó a perder el partido. Con el 1-1, cada una de esas decisiones te cambia un partido. Son los cambios en sí mismos pero también el mensaje que trasladas. El de Zidane fue muy claro: arriesgar sin medio centro defensivo puro, con jugadores rápidos y ofensivos. El de Emery fue el mensaje contrario.

El 3-1 no es ni mucho menos definitivo pero sí demuestra como mínimo que el Real Madrid como club, y este Real Madrid en particular, con los jugadores de las dos Champion consecutivas, y las 3 en 4 años, merece siempre respeto y temor. Y hoy precisamente vimos al gran Marcelo, que todo lo que no da en defensa lo duplica en ataque, al Modric de siempre porque es casi imposible mejorarle, a un Ramos concentrado, a Kroos como termómetro y como no a Cristiano Ronaldo.

cristiano-ronaldo-gol-psg_15_970x597

Sí, Cristiano Ronaldo, el tipo que ha marcado en todos los partidos de esta Champion League, que lleva 11 goles y 21 goles en los últimos 14 partidos de Champion League, y otra decena de records absolutamente extraterrestres Cristiano es el tipo que hoy marca el penalty  y que luego con la rodilla orienta un rebote hacia el 2-1. Un jugador que está cuando tiene que estar, ya sea con grandes goles, goles de rechace o de cualquier otro tipo. Un jugador superlativo, de otra galaxia.

Son todos ellos jugadores de gran experiencia, leyendas de fútbol y del Real Madrid que independientemente del futuro merecen un respeto por su pasado y su presente.

El resultado supone ir a París con la motivación de haber bajado los humos al PSG, que sin saber muy bien oómo se marcha con más goles que los encajados en la mayoría de sus partidos, con un único precedente del partido ante el Bayern. No difiere tanto del Real Madrid, siendo un equipo con gran capacidad en ataque pero frágil defensivamente. Y no obstante, hoy el equipo blanco pareció más frágil que el equipo de París pero no dice eso el resultado, ese gran impostor.

El Madrid ya ha ganado 1 de 7 partidos, la primera de las finales. Necesita ganar la segunda en París, para “solo” pasar a cuartos. El PSG aguarda con la esperanza de demostrar esta vez que son los grandes favoritos, pero el rey no se dejará destronar tan fácilmente.

La hora de la verdad

real-madrid-vs-psg

Llega la Champion League y es el momento para determinar si este Real Madrid acabó su temporada en agosto cuando ganó las Supercopas o reservó sus fuerzas y su calidad para esta competición y concretamente este partido.

Pareciera que todo estuviese preparado para que se enfrentase el campeón y el mayor aspirante. El equipo que aglutina 12 Copas de Europa, 5 más que el segundo, tantas como el Bayern, Barcelona y Juventus juntos o 12 más que los nuevos aspirantes como el PSG y el Manchester City.

Pero ese dato, que no es del pasado, se junta con otro como ser el primer equipo que gana dos Champions consecutivas en ese formato -que no de manera global puesto que equipos como Ajax, o Bayern levantaron dos copas de Europa consecutivas. También es el único equipo que ha alcanzado 21 rondas eliminatoria de manera consecutiva y lleva además alcanzando las semifinales en los últimos 7 años.

¿Se atrevería alguien a afirmar que el Real Madrid no es el favorito? Pues a tenor de lo leído y de los propios resultados durante la presente temporada, lo cierto es que el PSG es el gran favorito no solo para ganar esta eliminatoria sino para levantar su primera Champion League. Y ello a pesar de que el año capaz vio como le endosaban un 6-1, que remontaba el 4-0 de la ida. Esa falta de carácter competitivo parece haber cambiado con la llegada de Mbappé y Neymar, dos superestrellas. Aunque lo cierto es que todavía no sabemos si este es un nuevo PSG o el mismo del año pasado.

Sí sabemos que el Real Madrid se crece en estas grandes citas, de manera colectiva pero también individual. Ahí están los números de Cristiano Ronaldo, con un rendimiento superlativo en Champion. Algo que se extiende al resto de jugadores, que siempre muestran su mejor versión en este tipo de partidos.

Este es el gran interrogante, si veremos al PSG del año pasado o de este, o al mejor Madrid o al de este año. Y de ello evidentemente dependerá el resultado. Son eliminatorias a 180 minutos, donde cualquier error te puede eliminar.

Para el PSG parece factible hacer 1 o 2 goles. De hecho lo llevan haciendo prácticamente todos los equipos que pisan el Bernabéu. Llevar a París la eliminatoria con empate a goles o una victoria pudiera ser una losa para este frágil Real Madrid. Por eso los de Zidane deben concentrarse en mantener el ritmo los 90 minutos, algo que no ha sucedido en toda la temporada más que en las Supercopas. Ante un equipo con el talento del PSG cualquier despiste equivale a un gol seguro. Y por tanto, si importante es marcar, mucho más lo es mantener la portería a cero.

Desde ese punto de visto, la presencia de Nacho en el lateral derecho es una ventaja. Obligará a que el Real Madrid solo suba con Marcelo, y dará más tiempo a los centrales y a Casemiro para bloquear cualquier otro frente de ataque. Evidentemente sin la ayuda de los otros medios va a ser complicado frenar al PSG porque tanto Neymar como Mbappé son muy superiores a sus pares en un duelo individual. Se necesita hacer una ayuda.

Por su parte el PSG va a necesitar controlar el medio del campo, la parte más fuerte del Madrid y la verdadera prueba de fuego. No puede limitarse a contragolpear y tiene que demostrar que dispone de calidad suficiente para controlar el juego y el balón. La baja de Thiago Motta permitiría alinear un centro del campo más ofensivo aunque con un triplete atacante tan ofensivo sería demasiado peligroso. Seguramente ese sea el rol de un Lass Diarra al que le falta ritmo competitivo.

No me imagino a Emery alineando a 6 jugadores y que ninguno tenga un corte netamente defensivo, aunque quizá la lección del año pasado en el Camp Nou le haga ser más valiente. En todo caso, de cómo plantee el técnico español el partido dependerá mucho la eliminatoria. Y ello porque para bien o para mal, Zidane difícilmente cambiará de libreto. Este Madrid es fácilmente reconocible, quizá por ello no haya sido capaz este año de sorprender tanto a sus rivales. Aunque si el 11 titular del Real Madrid está 100% concentrado es sin duda el mejor equipo del mundo. O lo era, eso lo veremos esta noche.

Que viene el coco

Recuerdo perfectamente la sensación previa a la conquista de la séptima contra aquella Juventus de Zidane y Del Piero. Era una sensación individual, pero creo que también colectiva, de respeto y miedo ante el equipo más competitivo de los últimos años en Europa.

Un equipo sólido, fuerte que sin duda era el coco de la competición y el gran favorito para levantar la Champion League. Mijatovic y su gol acabaron transformando al coco en un equipo más y a medida que transcurrieron los años y las victorias blancas en la Copa de Europa, todos los equipos que aparecían en los análisis previos como cocos se acababan convirtiendo casi por arte de magia en equipos normales, casi incluso vulgares.

El Valencia, el Bayern Leverkusen, quizá en algunos años el muy rocoso Atlético de Madrid. Las 6 Champion League conquistadas por el Real Madrid desde 1998 ya no fueron en blanco y negro, pero algunos

Lo cierto y real es que para levantar una Copa de Europa hay que ganar a todos los rivales, sea la Sampdoria o sea la Juventus. En el caso del Real Madrid, el año pasado tuvo un rally con los rivales más complicados posibles: Atlético de Madrid, Bayern de Munich y Juventus. Todos ellos cocos antes de pasar por el tamiz de Zidane.

Y llegamos al 2018, a la ronda de octavos de final de la Champion League, con un Real Madrid dubitativo enfrentado contra el equipo más poderoso económicamente del continente, el PSG, reforzado con dos estrellas como Neymar y Mbappé, y que lleva una trayectoria brillante. Es el coco de este año.Visto el desempeño de uno y otro equipo el favorito.

Una condición habitualmente atribuida a muchos de los rivales del Real Madrid, y que a la postre acaba jugando en su contra. Lo hemos visto en muchas ocasiones en estas últimas Champion. En un proceso casi mágico, el Real Madrid pasa de enfrentarse a cocos,  equipos superiores que le van a barrer, a convertirlos en equipos mediocres, para quitar todo el mérito posible.

Y así, mientras el Real Madrid pierde siempre su condición de favorito va al mismo tiempo levantando trofeos hasta convertir la rutina e incluso en un factor positivo su no condición de favorito. Ahora que llega el PSG parece que el Real Madrid comienza a acelerar, o al menos eso pareció el domingo pasado, mientras a los franceses se les descubren algunas costuras, como vimos contra el Lyon.

Y yo me pregunto si el coco no será el Real Madrid, bicampeón consecutivo de la Champion League y con una nómina de jugadores experimentados que lo han ganado todo. No se si los hinchas de la Juventus consideraban al Real Madrid el año pasado un verdadero coco, un equipo a temer, con una historia repleta de triunfos, o lo preferían a cualquier otro equipo. Y la misma pregunta sirve para los hinchas franceses.

En todo caso, veremos si el Real Madrid siempre vuelve y siempre está, como casi siempre, o si finalmente el PSG se convierte en el coco.

Real Madrid -PSG: duelo Champion

PSG-vs-Real-MAdris-e1512993175566

El sorteo de la Champion League de octavos de final ha traído el emparejamiento más espectacular posible, una final anticipada entre el actual Bicampeón de Europa, el Real Madrid, y el mejor equipo del mundo por juego y resultados, en este momento, el PSG.

Y aclaro el detalle de en este momento porque de aquí a mediados de febrero pueden suceder muchas cosas. Lesiones o bajas inesperadas o un bajón físico puede ser determinante para calibrar una eliminatoria a 180 minutos.

Sin entrar a analizar el detalle deportivo todavía, hasta que no se acerque la fecha hay varios factores claves. El primero de ellos es analizar como responderá el PSG ante su mayor reto. Es un club que ha invertido solo este año 400 millones de euros en dos jugadores y casi 800 millones en los últimos 5 años. Una cifra que pondrá mucha presión en ese partido. Para el proyecto del jeque caer en octavos es un fracaso después de semejante inversión.

En el otro lado, el Real Madrid tampoco se puede permitir una temprana eliminación en Champion. Es una plantilla repleta de talento que aspira siempre a lo máximo. La gran diferencia con el PSG es que este equipo está acostumbrado a manejar esa presión. En ese Zidane es un maestro y la nómina de jugadores del Real Madrid incluye a jugadores que han jugado decenas de partidos y muchos de ellos levantado ya 3 finales.

Esa experiencia siempre cuenta, aunque desde luego no se puede despreciar la veteranía de muchos de los jugadores del PSG, todos del primer nivel. Pero en cuanto a eliminatorias directas de Champion League, la diferencia es abismal. Ahí estará uno de los factores.

El otro factor será el comportamiento de Unai Emery. Es un técnico conocido por ciertos planteamientos conservadores. Esas modificaciones estructurales a veces salen bien, pero Emery no ha sido capaz de dar la talla en muchos enfrentamiento de nivel. Sabemos la apuesta de Zidane. Si el Real Madrid dispone de todos sus jugadores en forma, la única duda será si opta por Bale o por Isco, mas el reemplazo de Carvajal en el primer partido.

Y es esa alineación titular blanca la que hace que me decante por el Real Madrid como favorito. Ningún equipo del mundo presenta una medio compuesta por tres futbolistas tan complementarios y complementados como Casemiro, Kroos y Modric. También es difícil encontrar una defensa de la veteranía y solvencia de Carvajal, Ramos, Varanne y Marcelo. Ellos junto con la delantera, donde sabemos que Cristiano Ronaldo comparecerá como siempre, sea acompañado de Isco, Benzema o Bale, hace del Real Madrid la máquina futbolística que vimos en la final contra la Juventus.

En el otro lado, el PSG, dos argumentos por encima de todo: Neymar y Mbappé. Su inmenso talento junto con el gol de Cavani le confieren al equipo parisino la mejor delantera del mundo. Son jugadores, especialmente los dos primeros, que necesitan dos jugadores para ser defendidos. Tienen regate, velocidad y gol y ante una defensa que no se aplique al 150% pueden generar el pánico. Cuando el PSG reciba la pelota en transición y le llegue a sus atacantes, el Real Madrid se va a enfrentar a una delantera tan buena como la del Barcelona en su mejor época: Neymar-Suárez y Messi.

0_7u0an2ur

La diferencia, nos obstante, estará en la medular parisina. Verrati y Rabiot son fijos. Ambos hicieron la diferencia el año pasado en la eliminatoria contra el Barcelona. En el primer partido para bien, y en el segundo naufragando, como el resto del equipo. Ahora tendrán enfrente a los tres mejores mediocampistas del mundo. Y son 180 minutos.

La defensa parisina hasta el último partido contra el Bayern de Munich no ofrecía muchas dudas, pero los 3 goles encajados en el Allianz Arena pone en entredicho el engranaje defensivo. también ofrece alguna duda. Alves, Silva, Marquiños y Kurzawa, los titulares ante el Bayern, sufrirán ante el ataque madridista.

En definitiva un duelo apasionante entre el campeón y el aspirante

Los 16 mejores de Europa

Captura de pantalla 2017-12-07 a las 11.15.35

La fase de grupos se acabó ayer, como cada año antes de la llegada del invierno, para dar paso en febrero y marzo a la fase realmente divertida, las eliminatorias. La fase de grupos es un trámite necesario para conocer a los 16 mejores equipos de Europa, aunque ello conlleve a veces enfrentamientos tan dispares como los que hemos visto. Demasiados equipos que suelen acabar cuartos, que son las auténticas cenicientas del grupo.

Pero esta fase también sirve para distinguir la paja de la hierba, quedándose fuera de las siguientes rondas los equipos menos fuertes. Esta temporada ha traído como sorpresas la eliminación de dos equipos que en los últimos años han sido protagonistas. El Atlético de Madrid y el Borussia de Dormund se han quedado fuera de sus respectivos grupos.

En el caso rojiblanco no  se podrá alegar esta vez el presupuesto como excusa, puesto que lo tienen muy superior a equipos como la Roma, de su propio grupo, o el Besitkas. Simplemente, el modelo del Cholo se ha agrietado con el paso del tiempo. Suele pasar.

Algo similar le ha pasado al Borussia de Dormund, incapaz de superar el revés en el primer partido de grupos con una derrota frente a los ingleses, ha ido cayendo en picado. Y eso a pesar de que tiene mucha calidad en su equipo, como demostró ayer en el Bernabéu.

Así pues, pasan 8 primeros y 8 segundos, con alguna sorpresa en el segundo bombo. Sin duda, el auténtico “coco” es el Real Madrid, un segundo que es ni más ni menos que el bicampeón de Europa, y que en febrero no estará como ahora en noviembre. Ningún primero querrá al Madrid como premio. Pero hay otros segundos sorprendentes, como la Juventus, subcampeón de Europa; el Bayern de Munich, que se ha recuperado con Heynckes o el Chelsea, que ha visto como la Roma le quita el primer puesto.

Y luego están los primeros, entre los que destacan dos equipos por encima de todos: el PSG y el Manchester City. Ambos se dejaron llevar en su último partido, con sendas derrotas. Pero son por juego y calidad los dos favoritos en esta Champion. El Manchester United será un rival durísimo y el F.C.Barcelona también será peligroso.

Y luego hay una terna de 4 equipos de calidad diferente, como son Liverpool, Tottenham, Roma y Besitkas. A priori los turcos son los más flojos, pero en esta ronda cualquier equipo es peligroso. Los dos equipos ingleses han demostrado argumentos de sobra para complicarle la eliminatoria a cualquiera y por eso son primeros de grupo. Y la Roma lleva varios años compitiendo a gran nivel

Mbappé, a game changer

kylian-mbappe-psg-lyon-ligue-1-17092017_1js743c5hhamm1p4krlcfe906u

Mbappé ya es hoy uno de los 5 mejores del mundo. Su rendimiento a día de hoy no ofrece dudas tanto por generación de fútbol como por números, habiendo intervenido en 11 goles en total ( 6 goles y 5 asistencias). Algo que se veía venir casi desde el primer momento que este jugador apareció.

Solo queda por determinar su influencia en el fútbol en la próxima década. Para mí es lo que en inglés se denomina ungame changer”, un factor diferencial, un jugador que supondrá un gran cambio dentro del fútbol. Es su fichaje, más que el de Neymar, el que va a poner al PSG entre los mejores, sin ninguna duda.

Y esto es así porque lo que vemos ahora mismo de Mbappé es solo el inicio de lo que puede ofrecer un chico de 18 años que el próximo diciembre cumplirá 19. Su impacto en el fútbol tan joven solamente es comparable al de Ronaldo Nazario y en otro deporte sería algo parecido al impacto de Luka Doncic. Son ya jugadores considerados entre los mejores habiendo apenas cumplido la mayoría de edad y con toda una carrera por desarrollar.

Cuando hablo de game changer, me refiero a un concepto más concreto no como un cambio en la evolución del deporte o del juego sino como un factor que cambia los equilibrios futbolísticos entre los principales equipos.

Uno de los mejores ejemplos fue Ronaldihno. El brasileño lo tenía casi firmado con el Real Madrid, pero Florentino optó por Beckham y acabó recalando en el F.C.Barcelona, que construyó en torno al astro su equipo. Se convirtió en la estrella de ese equipo mientras el Real Madrid pasó por un periodo de crisis. Bien es cierto que el inglés Beckham fue un game changer a nivel de marketing, algo que todavía hoy beneficia al Real Madrid, pero deportivamente fue la presencia de Ronaldiho la que comenzó a transformar la situación.

Casi una década antes, el F.C.Barcelona había fichado a Ronaldo Nazario, que solo estuvo un año en el club culé y que no pudo convertirse en el facto diferencial por sus lesiones y su irregularidad. Si fue absolutamente diferencial a nivel de selecciones y tuvo un evidente impacto en los clubes en los que jugó.

Mbappé, de haber fichado por el Real Madrid habría supuesto un game changer gigantesco, puesto que se sumaría a un equipo que es ahora mismo el equipo predominante. La apuesta de Florentino Pérez por jóvenes de gran futuro como Asensio, Vinicius Junior u Odergaard no pudo completarse con Mbappé, ya una estrella con un coste de 200 millones. Pero quizá aquel era el movimiento acertado, como lo fue en su día el de Zidane. El francés fue otro fichaje game changer, que propulsó al Real Madrid hacia su novena Copa de Europa y hacia un prestigio internacional como marca comercial.

Hay jugadores que cambian para siempre un club. Uno de los ejemplos históricos es Di Stéfano, algo que Messi ha replicado en cierta medida. Es imposible entender al actual F.C.Barcelona sin la concurrencia del argentino. Y de manera parecida, el impacto de Cristiano Ronaldo ha minimizado el impacto de Messi, desde luego en títulos, con las últimas 3 de 4 Champion League ganadas, pero también compitiendo a nivel individual con Messi en títulos colectivos, individuales, goles y records..

Ambos astros que ahora mismo se siguen retroalimentando dejarán tarde o temprano su lugar a otro genio. En la casilla de salida parecía Neymar, pero ahora es Mbappé el que parece que será el gran sustituto. No sabemos lo que puede ofrecer este jugador con 24 años que es la edad en la que por ejemplo Messi empezó a dar su mejor rendimiento.

Análisis de la Champion League

PrImg_4659

Con la mitad de la fase de grupos concluida ya se aprecia en estos 3 primeros partidos un grupo de favoritos. Y hay sorpresas, al menos con respecto al año pasado.

 Para empezar el PSG se confirma como uno de los claros favoritos para el título. El jeque le ha proporcionado a Emery lo que le faltaba el año pasado, el talento y genialidad de dos jugadores como Neymar y Mbappé, absolutamente determinantes. En mi opinión el equipo más potente, con permiso de un Real Madrid que seguro mostrará su mejor versión en marzo y en abril, y que tiene respecto al conjunto parisino y al resto de equipos la ventaja de la experiencia de  un bloque ya muy consolidado, doble campeón de Champion.

 En un segundo peldaño van el resto de favoritos. Forman parte de este segundo grupo tanto el Manchester United como el Manchester City. Mourinho y Guardiola han elevado el nivel de sus equipos y ambos con 9 puntos y firmes en su liga, parecen equipos muy competitivos. Tienen talento en todas sus filas, un buen entrenador y si no están en el primer nivel es por la falta de ese plus de experiencia. En mi opinión, el F.C.Barcelona, a pesar del pleno de victorias no está al nivel de los Manchester ni de los equipos del primer peldaño y va a sufrir en los cruces, aunque Messi es su factor diferencial, veremos si llega a marzo/abril fresco, habiendo acumulado ya tantos minutos.

 En un tercer peldaño de favoritos incluyo al Bayern de Munich, que intenta retomar el pulso con Heynckes y a la Juventus, que parece que se ha deshinchado con respecto al año pasado. También forma este tercer nivel el Chelsea, un buen equipo, al que sin embargo le faltan elementos para ser considerado un firme candidato a alzarse con la Champion League.

 Se caen de manera estrepitosa del grupo de favoritos el Atlético de Madrid, uno de los mejores equipos Champion de los últimos años, y también el Borussia de Dormund. Ambos equipos están teniendo enormes dificultades en esta fase y tienen ciertamente complicado el meterse en la ronda de octavos de final. Tampoco lo tendrá sencillo el Mónaco, muy debilitado en el mercado de fichajes y que difícilmente volverá a alcanzar este año las semifinales.

 Los equipos sustitutos en las rondas finales podrían ser el Tottenham, que sorprendió favorablemente en el Bernabéu y que es muy competitivo, con gol arriba y buena capacidad defensiva y la Roma que depende de sí misma para clasificarse. Los alemanes del R.B Leipzig buscan una plaza junto con el Oporto en el grupo G, mientras que el grupo F tiene como rivales por el segundo puesto al Nápoles y al Shakhtar Donesh.

 Y por último está el grupo más igualada, con el Sparta de Moscú, Sevilla y Liverpool luchando tanto por el primer puesto como el segundo, sin que parezca claro cuál es el favorito.