Cristiano Ronaldo, ¿el mejor de la historia?

Cristiano Ronaldo ganó ayer su quinto balón de oro. No parece un logro menor. En la denominada era Messi, el portugués ha levantado tantos títulos individuales como el argentino y las mismas Champion League. Y desde luego ha sido tan determinante para el Real Madrid como Messi para el Barcelona.

Por eso, cuesta tanto entender cierta corriente entre prensa y aficionados por infravalorar al portugués y no ponerlo a la altura de los mejores. ¿Quién es el mejor de la historia? Miren, desde hace muchos años se discutía entre Maradona y Pelé. Comparaciones imposibles porque jugaron en épocas distintas, y con diferentes equipos. Uno, Pelé, ganó 3 mundiales y acumuló records de goles, pero nunca salió de Brasil. El otro, Maradona, ganó dos mundiales pero levantó el solo a un equipo que no era de élite como el Nápoles. Uno era un regateador nato, el otro un goleador. Imposible valorar sin tener criterios claros.

Pero es que por el camino se olvidaron de Alfredo Di Stefano, que por diversas circunstancias nunca ganó un mundial, fundamentalmente porque nunca participó en uno, pero a cambio fue decisivo para cambiar la historia del Real Madrid. Lo hizo participando en el triunfo en 5 Copas de Europa consecutivas y otros tanto títulos individuales, modificando para siempre la historia del Real Madrid.

Algunos metieron en esa terna a Cruyff, protagonista del Ajax de las tres Copas de Europa seguidas, pero que tampoco ganó nunca un mundial. Un jugador extraordinario que estuvo rodeado tanto en Holanda como en el Ajax de grandes jugadores. Y podríamos incluir a Zidane en ese grupo, que lideró a Francia a una Eurocopa y a un Mundial y fue también el artífice de la novena Copa de Europa del Real Madrid, con aquel gol inolvidable.

Por el camino, muchos más jugadores míticos como Ronaldo Nazario, Bobby Charlton, Eusebio, Van Basten, Puskas, Beckehbauer, Platini… Son muchos y es muy difícil colocarlos en una lista según sus méritos individuales y colectivos.

H1y-5MPWf_930x525

Pero si está claro que los datos objetivos es que Cristiano Ronaldo ha levantado 4 Champion League, siendo protagonista en todas ellas y ha acumulado 5 balones de oro y otros tantos premios FIFA, trofeos votados entre periodistas y futbolistas, que tienen algo de subjetivo pero que evidentemente no se conceden a cualquiera.

Se hace mucho hincapié en valorar a Cristiano Ronaldo por sus gestos y por su imagen extradeportiva, criticando su altanería y su manera de ser, como si eso influyese en su catalogación como un gran futbolista, y como si otros jugadores como por ejemplo Maradona, hubiesen sido un ejemplo de ello. Lo cierto es que Cristiano Ronaldo si algo es, es un modelo de jugador profesional. Alguien capaz de seguir competiendo con 32 años al máximo nivel, machacándose cada día sin descanso.

Para mí ese es el gran mérito de Cristiano Ronaldo, no rendirse nunca, mejorar constantemente desde sus inicios. Desde que tuvo que salir de su isla natal Madeira, solo, huyendo de la pobreza familiar y de un historial difícil con un padre alcohólico, Cristiano Ronaldo con 12 años empezó su periplo en el Sporting de Lisboa. Logró destacar lo suficiente en un entorno distinto, como para captar la atención del Manchester United, que lo fichó como promesa estrella.

n_real_madrid_cristiano_ronaldo-1393001

Hasta ahí, la historia ya difiere por ejemplo de la de Messi. Es necesario comparar ambas historias para entender un poco mejor la obsesión de Cristiano Ronaldo por ser considerado el mejor.

Si Messi lo tuvo difícil, lo de Cristiano Ronaldo es una historia de superación constante. Aunque ambos pertenecen a ambientes humildes -como casi todos los futbolistas, por otro lado-, Messi se fue al F.C.Barcelona acompañado por su familia con 14 años, fichado ya como joven promesa.

Mientras Messi era tratado convenientemente, entre otras cosas con la hormona del crecimiento, para facilitarle al máximo su desarrollo, Cristiano Ronaldo se operaba del corazón con 15 años.  Messi creció arropado siempre en el F.C. Barcelona hasta entrar en el primer equipo, Cristiano Ronaldo tuvo que ganarse la titularidad primero en el Sporting y después en el Manchester United y el cariño ahí y en el Real Madrid.

1475866048_085145_1475867019_sumario_normal

En el Manchester United, Cristiano United tuvo que enfrentarse a la presión de ser un fichaje caro y un joven ambicioso.

Sus comienzos no fueron sencillos como queda claro tras las declaraciones de Neville:

Cristiano fue machacado durante dos o tres años en el Manchester United. Él te podrá decir que ahí se hizo un hombre»

Lo cierto es que fichado con 19 años fue capaz de convertirse en titular indiscutible primero, en la estrella después y posteriormente en el mejor jugador del mundo, llevando al United a ser campeón de la Champion League. En esa época Cristiano Ronaldo ya fue balón de oro.

cristiano-ronaldo-manchester-united-champions-league-trophy_35cb6w5825fn1o5is05nuu2na

Al otro lado, en el continente, Messi se incorporó a un F.C.Barcelona liderado por Ronaldihno y Etoo, con Rijkaard incorporándolo paulatinamente. De esa fecha data la primera Champion del argentino, en la que participó poco. Se incorporó a un F.C.Barcelona campeón y fue asumiendo galones poco a poco hasta que entró en escena Guardiola. El de Sant Pedor tuvo claro que el equipo debía girar en torno a Messi construyó un F.C.Barcelona a su medida. Fue un acierto a raíz de los resultados, y Messi siempre tuvo el apoyo de su entrenador y de su club para estar acompañado siempre de los jugadores que mejorasen sus prestaciones. De esa época es el Messi más determinante con el triplete y el doblete.

Mientras tanto, Cristiano Ronaldo decidió renunciar al equipo que había apostado por él, al todopoderoso Manchester United e ídolo en aquella ciudad, para embarcarse en un proyecto retador pero lleno de certidumbres. Había llevado a su equipo a dos finales de Champion League consecutivas y era el equipo dominante en Inglaterra con tres Premier consecutivas.

Se marchaba al Real Madrid que en esos momentos pasaba por momentos de máxima dificultad. Fuera de las rondas claves de la Champion durante varias temporadas seguidas, con la hegemonía del Barcelona, Cristiano llegaba a un equipo en plena reconstrucción. Al otro lado, el F.C.Barcelona del triplete.

595e63fe043a9

No fueron unos primeros años sencillos, con la eliminación en octavos de Champion por el Lyon y ningún título en el primer año de Pelegrini y la llegada de Mou. A Cristiano Ronaldo no le pusieron precisamente una alfombra roja en España. Cierta xenofobia anti portugués se despertó, más la envidia natural de mucha parte de la afición española, igual que cuando se fichara a Beckham. El resultado, Cristiano Ronaldo era criticado por cualquier cosa, también entre el madridismo.

En esos años, con Mourinho especialmente, Cristiano Ronaldo creció aún más como futbolista, aumentando sus goles y convirtiéndose en un jugador total. Una potencia ofensiva por sí misma, logrando a partir de la temporada 2010/2011 casi una media de un gol por partido. Pero no llegaron todos los títulos deseados. Cristiano Ronaldo lideraba al Real Madrid en estadísticas y sus números eran mejores que antes, tan espectaculares como los de Messi. Pero sin títulos no era suficiente.

En esta época en el Real Madrid, Cristiano Ronaldo a pesar de convertirse en mejor jugador, solo ve como Messi domina el fútbol mundial con cuatro balones de oro consecutivos. En títulos, la liga de los records no parece suficiente ante el dominio blaugrana. Y aunque al final de este periodo se logró romper la hegemonía del F.C.Barcelona, a nivel individual la apuesta de Cristiano Ronaldo de irse al Real Madrid para convertirse en el mejor del mundo no le había salido nada bien.

Mientras tanto Messi renovaba año tras año, prácticamente, mimado y cuidado hasta el infinito.  Cada nuevo entrenador y el club configuraba el equipo en torno al astro. Con el mejor F.C Barcelona de la historia, Messi disfrutaba con una hornada de futbolistas que incluían varias generaciones de canteranos y grandes jugadores internacionales. Cristiano Ronaldo siempre dentro de la máxima exigencia en el Real Madrid veía como el proyecto de reconstrucción de Florentino Pérez no alcanzaba su cenit con Mourinho.

Durante esta época se llegó a poner en duda el rendimiento de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid. Se dijo que no marcaba en los partidos importantes, y se le achacaba al equipo que no hubiese ganado ninguna Champions con él. A pesar de que los goles y los datos estaban ahí:

Fue ahí cuando llegó Ancelotti primero y después Zidane. Tres Champions en cuatro años, dos de ellas consecutivas y dos dobletes liga y Champion y copa y Champion, con la participación casi siempre de Cristiano Ronaldo como jugador clave. En ese periodo, su mejor temporada, la  2014-2015 registró sus mejores números, con 1.13 goles por partido aunque fue precisamente la única en la que el club no logró ninguno de los títulos importantes. Pero fue Cristiano Ronaldo el jugador clave en la Champion League.

ronaldo-decima

De hecho, para entender los últimos 4 balones de oro a Cristiano hay que analizar sus estadísticas en Champion League, la competición en la que verdaderamente se mide a los grandes jugadores, junto con el mundial. En la comparativa, Cristiano Ronaldo marca casi el doble de goles que Messi en rondas finales

Captura de pantalla 2017-12-08 a las 18.31.53

Los números de Cristiano Ronaldo se confirman con Portugal, con logros sorprendentes, habiendo sido capaz de llevar a su selección a una Eurocopa. Primer jugador que disputa dos finales con doce años de diferencia, máximo goleador de las fases finales empatado con Platini, primer jugador en marcar en cuatro Eurocopas y jugador con más partidos en las fases finales son parte de sus registros.

Esos números y el hecho de haber ganado  sus balones de oro en dos equipos distintos, en un periodo comprendido entre 2008 (el primero con el Manchester United) y 2017 (el quinto), hablan de un jugador que ha mantenido su competitividad durante todo este tiempo. Messi por ejemplo, ganó 4 consecutivos del 2009 al 2012, coincidiendo con el mejor Barcelona de su historia.

¿Quien es el mejor de la historia? Como el debate entre Maradona o Pelé NO se sabrá porque nunca habrá criterios objetivos. Pero desde luego Cristiano Ronaldo se ha ganado el derecho a formar parte de ese debate. Es imposible entender a Cristiano Ronaldo sin Messi, y viceversa; ambos se han hecho mejores gracias a la exigencia del otro. Pero desde luego, Cristiano está a la altura de Messi y sus títulos individuales, colectivos y sus números así lo atestiguan.

Di Stefano, leyenda y símbolo del Real Madrid

Falleció Di Stefano, un mito del deporte, el fútbol y del madridismo. Y por eso, aunque tarde, está página, que de alguna manera trata de representar las tres cosas, le rinde un pequeño homenaje.

El argentino fue el creador junto con Bernabéu del mito del Real Madrid. Dos personalidades únicas que cambiaron para siempre la historia del club y del fútbol. Es difícil entender la historia del club sin entender la historia de ambos personajes.

Di-Stefano-bernabeu

Di Stefano y Bernabeu

DI Stéfano llegó al Real Madrid con 27 años, ya consagrado como estrella en Latinoámerica pero con todo por demostrar en Europa, en una época en la que la información no fluía como ahora. Es difícil imaginarse un mundo en el que lo que pasaba a un lado del Atlántico no se conocía en el otro. Pero lo cierto es que Di Stéfano ya había hecho carrera en Argentina y más tarde en el Millonarios de Bogotá, que de alguna manera fue una especie de precursor del Real Madrid que vendría.

El equipo colombiano juntó en su plantilla a algunos de los mejores jugadores latinoamericanos de la época, aprovechando entre otras la circunstancia de la huelga de futbolistas en Argentina, que provocó el éxodo de sus mejores futbolistas. Y ahí, en el Millonarios, en un equipo que se denominó “Ballet Azul”, fue donde encandiló a los dirigentes madridistas tras un amistoso entre ambos clubes.

A partir de ahí, Bernabeu logró hacerse con la mitad de los derechos de Di Stéfano (los correspondientes al Millonarios) mientras que el Barcelona tenía los derechos de su club de origen, el River Plate. El resto de la historia llevó finalmente al jugador al Real Madrid, pero no por “maniobras franquistas” ni historias extrañas, sino por circunstancias como que el Barcelona no quiso pagar la parte de los derechos al Millonarios, la recuperación de Kubala de su tuberculosis o la intervención y mediación de Muñoz Calero (el mismo que intervino en el fichaje de Kubala).

Lo cierto es que el astro argentino fue determinante en el devenir del Real Madrid, que pasó de ser un club más, y no precisamente el mejor, tras 15 años de época franquista en la que apenas conquistó títulos, a ser el mejor club de la historia.

Evidentemente no solamente ayudó Di Stefano, sino los buenas quehaceres de Bernabéu que fichó a otros cracks como Gento, Puskas, Rial o Kopa.

Pero el nombre de Di Stéfano y sobre todo su personalidad ganadora, su actitud futbolística y su personalidad, fueron los que crearon las bases de lo que hoy es el Real Madrid,

Lo único que importa es ganar

Si me preguntan qué equipo quedó tercero en el mundial de Italia o de Estados Unidos no me acordaría. Es más, apenas me acordaría del segundo si no fuese porque son los perdedores de una final. Y con el tiempo, solo me acordaré de los ganadores, de los equipos que ganaron y levantaron la Copa.

Incluso ahora, si me preguntan por el segundo de los 100 metros de las pasadas olimpiadas o de los 1500 o de cualquier otra prueba, tendría que realizar un esfuerzo por acordarme. A mi mente solamente llega la imagen de Usain Bolt llegando a meta y haciendo después su mítica flecha.

Jamaica's Usain Bolt reacts after winning the men's 100-meter during the athletics in the Olympic Stadium at the 2012 Summer Olympics, London, Sunday, Aug. 5, 2012. (AP Photo/Matt Slocum)

Jamaica’s Usain Bolt reacts after winning the men’s 100-meter during the athletics in the Olympic Stadium at the 2012 Summer Olympics, London, Sunday, Aug. 5, 2012. (AP Photo/Matt Slocum)

Por eso, lo único que importa al final en el fútbol es ganar. Son las victorias las que se recuerdan y las que ayudan incluso a cambiar ciclos. Fue la victoria de España contra Italia en penalties en la Eurocopa, lo que propició que se crease el embrión de un equipo ganador. Antes de eso, muchas generaciones de futbolistas españoles habían realizado grandes partidos pero ninguna pasó a la historia.

O aquel gol de Mijatovic en fuera de juego pasará a la historia como el gol que permitió al Real Madrid conquistar muchos años después la séptima. Poco importa que enfrente estuviese la Juventus. Sin irnos tan lejos fue el gol de Iniesta en Stanfort Brigde la clave para que el Barcelona se sacudiese su complejo europeo. Ya dan igual los varios penalties no pitados o las rondas previas o el juego desplegado aquella noche. Solo se recuerda que gracias a aquello el Barcelona levantó su segunda copa de Europa.

Son estas victorias claves las que ayudan muchas veces a fabricar equipos ganadores. Victorias que dan moral y que contribuyen a comenzar un nuevo ciclo. Al igual que estas victorias, existen en el fútbol derrotas claves que dejaron a los equipos hundidos. Me viene en este momento a la cabeza las dos eliminatorias perdidas por la quinta del Buitre ante el Milán. Primero el 5-0 y después el 2-0, ambos en la vuelta eliminaron a un Real Madrid maravilloso, que no se mereció esa desgracia. Y sin embargo, aquel Real Madrid nunca levantó una Copa de Europa a pesar de estar muy cerca. Tuvieron que esperar más de diez años hasta que el último de la quinta, Manolo Sanchis, levantase la Copa de Europa.

Pero si hablamos de derrotas claves en partidos concretos tenemos que mencionar las dos ligas perdidas por el Real Madrid en su último partido contra el Tenerife. Dos derrotas que ayudaron a crear un ciclo ganador del Barcelona. El famoso Dream Team, ganó en el último segundo aquellas dos ligas, gracias a dos derrotas del equipo blanco sin las cuáles la historia habría cambiado radicalmente. Como habría cambiado si Djukic no hubiese fallado aquel penalty que Bebeto no se atrevió a tirar. El Barcelona se endosó nuevamente otra liga. Pero ahí no acabaron las derrotas claves del Deportivo de la Coruña, y muchos años después un equipo liderado por Valerón caía contra el Oporto de un desconocido técnico portugués que antes había sido segundo entrenador del Barcelona. Un equipo, el deportivo, que venía de ganar ni más ni menos que al Milán tras remontar un 5-1. Aquel equipo compuesto entre otros por Makaay se merecía llegar a la final y seguramente ganarla. Pero no fue capaz y perdió en la vuelta, en su casa, 0-1 contra el Oporto.

Son derrotas históricas que se recuerdan por su desgracia pero que no ayudan a los equipos a sumar títulos. A nadie le importa ya aquel juego maravilloso del Deportivo. Esa parte de la historia queda oculta entre los perdedores.

Solamente algunos equipos perdedores se salvan de la quema gracias a su gran juego. Quedan quizá como ganadores morales, un concepto que nadie querría tener. El ganador moral no levanta la copa, ni se de un baño de gloria y fama, ni pasa al registro de los ganadores. Equipos como la Holanda de Cruyff o la Hungría de Puskas pasan no a la historia de los ganadores morales, sino a la historia de los perdedores.

Por todo eso, este debate en torno al juego de Real Madrid y al planteamiento de Mourinho poco importa. E importa poco porque si el Real Madrid gana habrá logrado un título que se le resiste desde hace demasiado tiempo. Además se habrá sacudido la presión de jugar contra el Barcelona. Y por si fuera poco contribuirá a que el equipo comience un ciclo de victorias. De la misma manera que se hablaba del sextete  sin tener en cuenta  el sufrimiento agónico azulgrana con un gol en el minuto 115 de Pedrito en la Supercopa o el sufrimiento también en la prórroga del mundialito de clubes o incluso de la Supercopa de España. Aquellos partidos se ganaron, y es lo único que importa.

Por eso hoy, lo único que debe importar es ganar. Como dijo un madridista ejemplar en un vídeo mítico y que me pone los pelos de punta: hay que ganar cueste lo que cueste.