Nadal, resurrección: tercera parte

PARIS,FRANKREICH,29.MAI.14 - TENNIS - ATP World Tour, Grand Slam, Roland Garros, French Open. Bild zeigt Dominic Thiem (AUT) und Rafael Nadal (ESP). Foto: GEPA pictures/ Matthias Hauer

PARIS,FRANKREICH,29.MAI.14 – TENNIS – ATP World Tour, Grand Slam, Roland Garros, French Open. Bild zeigt Dominic Thiem (AUT) und Rafael Nadal (ESP). Foto: GEPA pictures/ Matthias Hauer

Decía en un post hace justo un año, que  Nadal estaba de vuelta tras haber ganado en Montecarlo.  Un año después se confirma, pero no solo por la trayectoria desde que empezó la temporada, con varias finales, sino con su confirmación, con su décimo título en Montecarlo, el título en el Open de Godo y un nuevo título en el Master 1.000, el de Madrid, su quinto título

Nadal se ha vuelto a levantar. No sabemos cuantas más veces lo hará. Sí sabemos que no ha sido la primera vez. Todos recuerdan su año pletórico, ganándolo casi todo tras un año de lesiones.

Ahora, su vuelta ya le ha hecho conquistar 2 Master 1.000, pero sobre todo volver a dar la sensación de que puede competir otra vez contra cualquier jugador y superficie. Solamente Federer le ha apartado de un nuevo Gran Slam, el Open de Australia y del Master de Miami, demostrando ambos que todavía les queda carrera.

Llama la atención también la superioridad con la que Nadal ganó a Djokovic en las semifinales. Necesitaba esa victoria contra su bestia negra para seguir fortaleciéndose mentalmente. Hoy contra Thiem, su futuro relevo ha vuelto a demostrar que es el mejor en tierra y que los jóvenes lo tendrán que hacer muy bien para reemplazarle.

Queda lo más importante de la temporada de tierra, el Torneo de Nadal, el Roland Garros, en el que seguro que comparecerá como siempre, con las mismas ganas de seguir haciendo historia.

Oros que brillan entre 17 medallas: balance de Río 2016

1470428797_683923_1470445357_album_grande

Conseguir una medalla en los Juegos Olímpicos es una tarea dificilísima, que a muchos deportistas les lleva una vida entera. Conseguir un oro en cualquier deporte significa ser el mejor del mundo. Todos han trabajado duro durante cuatro años, pero hay infinidad de factores que inciden en los días de la competición.

Por eso, los oros conseguidos por España son tan importantes, porque revalidan el trabajo en esos deportes y sobre todo sirven de ejemplo para el resto de los deportistas. Los dos oros en piragüismo, por ejemplo, son fundamentales para seguir manteniendo el nivel en ese deporte. Tanto a nivel masculino como femenino, se han logrado dos oros, que hablan muy bien del trabajo realizado, aunque sean modalidades distintas.

El taekwondo sigue aportando medallas a España, como en el pasado, señal de que hay gente buena compitiendo en este deporte. Como con la halterofilia, con una Lidia Valentín además de brava y competitiva, con mucho carisma. La mountain bike aporta otro bronce, quitando el mal sabor de boca de no haber logrado una medalla en ninguna otra modalidad, en un deporte popular en España.

El caso de Carolina Marín es una anomalía mundial, en un deporte dominado por asiáticas. Ahora es la española la mejor de todas, y lo ha demostrado ya antes de las olimpiadas. Hablamos de una deportista muy joven todavía, con un talento espectacular, pero sobre todo con una capacidad competitiva y confianza en sí misma que recuerda a Nadal. España necesita muchas más deportistas como ella, sin complejos.

En contraposición a la juventud de Carolina, la veteranía de Ruth Beitia. Una atleta que lleva ya muchos años en la élite de la altura femenina, pero que hasta ahora no había sido recompensada con el premio máximo. Su medalla es la constatación de que el esfuerzo y la ilusión son también indispensables. En este caso, volvió a competir después de retirarse en Londres y lo ha hecho a lo grande, con un oro vital para que el atletismo español asome al menos la cabeza.

Los otros oros son del doble tenístico, otra anomalía, pero un gigantesco premio, en especial para Rafael Nadal, pero también para su compañero Marc López. La capacidad competitiva de Nadal le lleva a ganar incluso en disciplinas que no domina.

Y luego está Mireia Belmonte, camino de convertirse en una de las mejores deportistas de la historia de España, si es que no lo es ya. Seguramente, Mireia, con una estructura adecuada, en un país, como por ejemplo Estados Unidos, estaría ganando en los juegos 3 o 4 medallas, como sus competidores, nadadoras superlativas, tanto como la catalana. Pero habrá que conformarse con su oro y su bronce, muy meritorios también.

Del resto de medallas, especialmente significativa la plata en 110 metros vallas de Orlando Ortega. Siempre hay dudas respecto a los nacionalizados, suspicacias y a veces injusticias, en todos los sentidos. Pero las palabras de Orlando, su agradecimiento, su sentimiento hacia un país que le ha ayudado a competir en lo que más le gusta, han sido de lo más bonito de las Olimpiadas.

También es importante la medalla de plata de las chicas en rítmica. España siempre ha tenido tradición en este deporte, y a falta de medallas en la gimnasia artística, buena es esta medalla, en una disciplina más elegante y bonita.

Y acabo con el baloncesto, con los chicos y las chicas, dos equipazos, dos grupos de jugadores parecidos. Uno el de los hombres se despide, en su recta final, después de más de una década ganándolo casi todo. La generación del 99, la mejor de la historia del baloncesto español, se despide con una medalla de bronce. La mitad de la selección parece haber cumplido ciclo, ya muy veteranos, con todo ganado. A las mujeres, en cambio, les sobra carrete. Llevan varios años en la élite, pero estas olimpiadas las consolidan como un equipo de máximo nivel, solamente por debajo de un equipo de leyenda, como Estados Unidos.

El balance es bueno aunque creo que se le puede pedir más al deporte español. Y eso requiere más inversión. No se trata de invertir en deporte para ver a unos señores en unos podios, sino para extender el deporte como un bien fundamental para la sociedad. Esa percepción traerá a su vez deportistas más competitivos.

 

 

El Open Mutua y la polémica de la tierra azul

Ayer perdió Rafa Nadal en la segunda ronda ante un gran Verdasco. Por primera vez en mucho tiempo el madrileño conseguía imponerse a su auténtica bestia negra. Bueno, en realidad, Nadal es la bestia negra de todos los españoles, especialmente en tierra. Muchos de ellos como Ferrer, Almagro o el propio Verdasco, especialistas en tierra que han visto como un super especialista les ha arrebatado un gran número de títulos.

 La noticia no es aún así la derrota de Nadal sino sus quejas ante la nueva pista. Unas quejas que ya venían de antes pero que han aumentado tras la derrota. Nadal se queja de que se trata de una superficie peligrosa para los tenistas, además de no gustarle el color. Curiosamente, su máximo rival Djokovic también dice lo mismo tras sufrir en la primera ronda ante su rival.

Pista de tierra azul del Open Mutua de tenis

Pista de tierra azul del Open Mutua de tenis

 ¿Son quejas rabiosas por haber perdido?¿Existe algún fundamento? Hasta donde yo se y teniendo en cuenta lo que han dicho los organizadores esta pista de tierra batida de color azul es exactamente igual que la roja. En teoría solamente cambiaría el color al que efectivamente habría que acostumbrarse. Los jugadores sin embargo dicen lo contrario y exponen que hay más resbalones de lo normal y que no se parece en absoluto al deslizamiento habitual de la tierra batida roja.

 Personalmente creo que se trata de una justificación no solo por las derrotas o malos partidos también por un miedo habitual al cambio. Los grandes cambios siempre traen muchas resistencias. Pero sin ellos ni el tenis ni otros deportes evolucionarían.

 Es posible que la tierra azul no mejore lo que había antes. De hecho en mi opinión para el espectador se pierde visión de la pelota y se trata de un color poco amable a la vista. Pero no puede dejar de felicitar a tipos como el organizador del Mutua por intentar tratar constantemente de evolucionar los deportes.

 Algo por ejemplo que vengo reclamando hace tiempo con el fútbol. El deporte rey, el más tradicional y conservador del mundo se opone de lleno a las nuevas tecnologías, apenas innova e introduce cambios y lo deja todo en manos de un reglamente que con el tiempo de los años se ha mostrado obsoleto.

 En definitiva, los cambios deberían tomarse como mejoras o como mínimo como debates abiertos para seguir mejorando los deportes, en el tenis pero también en el resto. Al final se trata de conseguir las mejores condiciones para crear un espectáculo.

¿Qué pasa con Rafael Nadal?

A sus 23 años, Nadal parece que empieza a mostrar signos de agotamiento físico y en menor medida mental. Muchos son los debates sobre su estado físico y pocas las conclusiones. Lo único cierto es que Nadal lleva enlazando lesión tras lesión, y eso, en un deporte tan exigente como el tenis supone la diferencia entre ganar un torneo o llegar a cuartos o semifinales.

Nadal

Nadal

Hay otra certeza que nadie puede discutir ,y es que Nadal y el resto del circuito se han topado con el mejor tenista de todos los tiempos. Por juego, variedad de golpes, clase, elegancia y sobre por títulos, Roger Federer es el indiscutible número 1 del tenis mundial.  Solamente Rafa Nadal ha logrado hacerle sombra arrebatándole un buen puñado de torneos, algunos tan importantes como los Gran Slam de Wimbledon,Roland Garros o el Abierto de Australia.

De hecho, cuando Federer juega contra cualquier jugador que no sea Nadal parece simplemente invencible. Acaba los partidos en 3 sets sin despeinarse y juega con los rivales como si fuesen juveniles. Da igual que éstos se llamen Murray o Djokovic, lo único cierto es que sucumben ante el excelso juego del suizo.

Tanto el británico como el serbio aparecen como alternativas a Nadal, aunque lo cierto es que teniendo solamente 1 año menos han ganado muchísimo menos que el de Manacor.Nadal tiene ni mas ni menos que 6 títulos de Gran Slam y 15 Masters Series, mientras que  entre los otros dos suman 1 Gran Slam y 9 Masters Series.

El desgaste de Nadal viene provocado en gran medida por la cantidad de partidos que ha tenido que jugar para arrebatarle el número 1 a Federer.El precio a pagar ha sido altísimo, porque mientras Federer tiene un juego basado en acabar rápidamente los puntos, Nadal necesita mucho más peloteo para ganarlos.

Así que ahora mismo Nadal debe saber que el objetivo no es luchar contra Federer sino contra su propia manera de jugar. Si Nadal quiere marcar una época (más aún) tiene que empezar a aprender de Roger. Reducir partidos de su calendario(entre ellos la Copa Davis), y sobre todo centrarse en acabar rápidamente los puntos.

Es difícil, pero conviene recordar que Federer con la edad de Nadal había ganado apenas media docena de títulos y un Wimbledom. Así pues, Nadal está a tiempo y confiamos en que sea capaz de sobreponese a las adversidades.

Nadal se topa con la dura realidad

El otro día asistimos atónitos a la eliminaciónde Nadal .Y no fue en una final ni en una semifinal ante un número 3 o un número 4, sino ante el número 23 del mundo, el sueco Soderling en octavos. Tampoco ocurrió tal hecho en un torneo de pista rápida o de hierba, sino en el mismísimo templo de la tierra batida, Roland Garros. El mismo torneo donde Nadal no había perdido ni un partido y donde apenas había cedido unos pocos sets.

Lo curioso del caso es que a pesar de entrar dentro e la lógica  que después de 5 años ganándolo prácticamente todo en tierra batida Nadal también pierda, ninguno nos esperabamos una derrota justo ahora, cuando Nadal es número 1, y después del espectacular inicio de temporada.

Lo cierto es que el peso del número 1 es muy grande y para mantenerlo hay que ganar muchos partidos, y a más partidos más probabilidad de perder.

En todo caso, como bien decía Toni Nadal, su entrenador, es necesario perder para aprender. Con solamente 23 años Rafa está tan acostumbrado a ganarlo casi todo que pudiera perder por un momento la perspectiva, es decir, lo difícil que es ganar un torneo sea o no Gram Slam.

Estoy convencido que esta eliminación le valdrá para mejorar aún más y hacerse más fuerte mentalmente.Veremos el resultado en Wimbledon, donde yo personalmente espero al mejor Nadal

El Open de Australia habla español

Es el único Grand Slam que le queda a España por conquistar y parece que este año hay mas posibilidades que nunca. Hacía 12 años que no había un español en la final(Moyá) y aunque suponga la eliminación de Nadal o Verdasco es una excelente noticia.

Es peor noticia que el rival será o Rodick o Federer, y yo apuesto por el segundo, pero nadie dijo que ganar un grande fuese fácil.

Para Rafa Nadal supone ganar un gran slam de pista rápida, su tarea pendiente para consagrarse como un jugador todoterreno y para Verdasco significa su primer Gran Slam y entrar por la puerta grande en el Top Ten.

Son dos jugadores muy diferentes, aunque los dos zurdos, Rafa es todo fuerza mental y regularidad y Verdasco destaca por grandes golpes pero mas irregulares. Lo curioso es que ambos han mejorado sus carencias y así Nadal está consiguiendo mejores saques y más golpes ganadores.

Para Verdasco la Copa Davis ha significado el empujón definitivo, y la confianza que necesitaba para creerse un top ten y un jugador que puede ganar a cualquiera.Condiciones tiene y aunque ha explotado tarde a sus 25 años, tiene tiempo de sobrar para ganar unos cuántos títulos y hacerse un hueco en la historia.

Los seguiremos a ambos sabiendo que sólo puede quedar uno, como en los inmortales.

La fuerza mental en el Tenis, ¿el factor mas importante?

Como respuesta previa a todo pensamiento que estéis teniendo al leer el título, la fuerza mental es vital en cualquier deporte y como no también en la vida. Ahora bien, es indudable que en los deportes de equipo hay un importante sentimiento colectivo que diluye las responsabilidades, que se trasladan incluso al entrenador (nadie achacaría una derrota de un tenista o golfista a su entrenador)

Es cierto que en el fútbol, hockey hielo o balonmano existe la figura del penalty, que enfrenta a un jugador contra el portero. Y también es cierto que ahí se ve a grandes jugadores enpequeñecerse y fallar, y se ve a otros jugadores comportarse de manera asombrosamente tranquila. En todo caso es el único momento que esto ocurre en los deportes colectivos (en el baloncesto están los tiros libres o los minutos finales, y en el volleyball los saques)

Dicho lo cuál, creo que hay pocos deportes con un contenido tan alto de intensidad mental como el tenis.De hecho los partidos los pierden normalmente los más débiles mentales, a igualdad de condiciones obviamente. Lo cierto es que hay jugadores con unas condiciones objetivas, tanto físicas como técnicas que no han llegado a lo más alto por falta de fuerza mental.Se me ocurre el ejemplo de Safin, tenista realmente talentoso que no ha acabado de alcanzar la cima. También recuerdo como Ferrero barría a sus rivales en la pista, alcanzando incluso el número 1, y como de repente se hundió inexplicablemente.Empezó a perder partidos que antes ganaba. ¿Los rivales se hicieron mas fuertes? ¿perdió calidad? Pues nada de eso, mentalmente se agotó, y entró en un círculo vicioso de falta de confianza que nunca ha vuelto a recuperar. Incluso llegué a leer que el mismo decía que en los momentos claves notaba como no estiraba el brazo como antes, como no golpeaba la bola con la fuerza que lo hacía cuando era número 1.

Hablamos de confianza, de saber jugar los puntos claves y en definitiva de ser fuerte mentalmente. No se en quien estaréís pensando, pero yo tengo muy claro mi ejemplo, Rafael Nadal, es el elegido. Todavía habrá alguno que piense que Nadal es el físico y poco más.Yo creo que si no tuviese esa fuerza mental quizá sería un aceptable número 25, llegando incluso al top 20. Podría enumerar puntos y partidos pero creo que ya todos hemos visto suficientes partidos de Nadal. Y la verdad, puedo afirmar sin miedo a equivocarme que cuando le pega más seguro a la bola es en los puntos claves. Realmente es un prodigio, si analizásemos su porcentaje de éxito en puntos claves sería seguramente de los más altos de la historia. Eso si, compartiría el honor con otros fenómenos como Borg, otra máquina de hielo implacable.

Para dar más fuerza aún a mi argumento pondré de ejemplo a Federer.Para muchos el mejor jugador de la historia. Pues bien, Federer con 21 años era un talentoso jugador con una cabeza tan inestable como la de Safin. Desde luego que técnicamente Federer era mucho mejor pero a nivel mental eran igualmente débiles. Lo que hizo a Federer campeón no fue su saque y volea, ni su elegante reves a una mano, ni su derecha plana, ni siquiera el compendio de todo.Fue su cabeza. Federer es como Nadal, gana los puntos claves y sabe mantenerse frío y mentalmente fuerte siempre. Menos con Nadal claro, que es cuando intuimos al Federer más débil mentalmente, al Roger de jóven que todavía no tiene la cabeza en su sitio.

En los partidos Nadal-Federer no se enfrentan los dos mejores jugadores, sino las dos mejores cabezas, o las dos personas con la mentalidad más fuerte.

La fuerza mental,es sin duda la clave en el tenis, y en los deportes individuales, cuantos hoyos 18 no embocados por centímetros, o maratonianos retirados en el km 30, o saltadores de longitud incapaces de alcanzar marcas que saltan con una facilidad en los entrenamientos.

Todos ellos lo saben, a esos niveles, cuando tienes las condiciones técnicas y físicas es todo una cuestión de fuerza mental.

¡¡LA ENSALADERA ES NUESTRA, LA DOBLE F POR FIN DESPEGA!!

aperturaportada

La primera Copa Davis lograda por el equipo español a domicilio tiene un sabor especialmente dulce, y es que, ganar en Argentina con una afición de las más ruidosas, contra jugadores de la talla de Nalbandian(11) o Del potro (09) y con la ausencia del indiscutible número 1 español y mundial,Rafael Nadal, es sin duda una gesta colosal, y algo con lo que práticamente nadie contaba.
Sigue leyendo