Cateto Ramos releva a Casillas en la sublevación

Los técnicos van y vienen, es cierto, pero los jugadores también. La diferencia es que el entrenador tiene una visión de conjunto, el interés de que su equipo sea lo mejor posible y gane lo más posibles sin importarle egos ni enfados. Los jugadores en cambio suelen ser egoístas y lo que quieren es jugar ellos siempre.

 Esto por regla general, porque claro, en el caso de Mourinho y Ramos la prensa nos vende lo contrario. Ramos vela por el interés general y el portugués en su egoísmo y ego ilimitado solamente quiere que jueguen los suyos, los de Mendes o sus enchufados. Eso explicaría por qué Coentrao no ha jugado estos días, por qué Carvalho está defenestrado o las muchas broncas que ha dedicado Mourinho a la práctica totalidad de la plantilla.

 No se trata pues de que salga Ramos a defender a nadie. Los jugadores muchas veces no hacen lo que dice su entrenador y la misión de éste es corregirles. Sea Ozil, Ramos o cualquier otro. Lo que hace «cateto» Ramos es un pulso a su entrenador que junto con la ya consabida nefasta actitud de Casillas empiezan a plantear un conflicto que solamente tiene dos vías de resolución. O Mourinho fuera o los jugadores. Mi opinión es clara.

 Todo jugador que se rebele contra su entrenador por intereses propios, y por tanto bastardos, no merece estar en ese vestuario. El entrenador es el general del equipo, el máximo responsable si va bien o si va mal  y los jugadores no pueden cuestionar las decisiones, ya lleven 8 años o 25. Y ello, por la sencilla razón de que la antiguedad solamente es garantía de un buen desempeño previo, de un pasado de esfuerzo y lucha por el Real Madrid pero nada más. El día a día hay que ganárselo y Ramos en un par de años empezará a bajar sus prestaciones tal y como ha hecho Casillas

Si por algo admiré a Guardiola fue por su capacidad de acabar con los cánceres del vestuario. Ronaldihno, Deco y Etoo abandonaron Can Barsa por expreso deseo del técnico catalán. Y es muy posible que su retirada obedezca a una necesidad de limpia similar que no se ha atrevido o no ha querido hacer. Porque es evidente que se genera un importante conflicto.

 Pero si algo tengo claro es que en el vestuario manda el entrenador, es decir, Mourinho, y cuando decide que alguien sea suplente lo hace porque cree que es lo mejor para su equipo. En el club manda el presidente, Florentino , y será él quien tenga que decidir.

Goleada del Real Madrid, solidez del Atlético y el bocazas de Ramos

La jornada futbolística d eayer dio para ver de nuevo a un Real Madrid enchufado en liga y sobre todo, para comprobar que el Atlético de Madrid es de los más fiables de los últimos 10 años. También sirvió para comprobar que Ramos ha decidido hacer la guerra por su cuenta e incorporarse al selecto club de jugadores que piensan que son más importantes que el entrenadr y que por antiguedad merecen un trato mejor.

 Respecto al Real Madrid, señalar a 4 grandes protagonistas blancos: Di Maria, Marcelo, Khedira y Cristiano. Cuatro piezas especialmente desconectadas a principio de temporada que ayer empezaron a mostrar su mejor versión. Destacable el alemán Khedira, un «tronco» ahora mismo el mejor de Europa en su puesto, ofreciendo al equipo robo, pases fáciles, llegadas, juego por alto, colocación  y remate. Todo un lujo.

 Del resto del equipo la ya de costumbre buena actuación de Pepe, la también acostumbrada mala de Higuaín, un jugador que parece haber perdido ya la confianza de gran parte de la afición y el papel de Ozil, ya también habitual, ofreciendo mucho menos de lo que debería.

 Para acabar con el Real Madrid, las palabras de Ramos, demostrando que se empieza a creer la cantinela que vende la prensa de que debe jugar siempre. Parece que Casillas tiene un digno heredero como cacique del vestuario en el sevillano Ramos. Un jugador que hasta que no fue colocado por Mourinho como central destacaba más por su involución que por su evolución. Un tipo de futbolista con unas características físicas tan espectaculares que puede permitirse el lujo de no jugar concentrado. Sin embargo, este Real Madrid no admite jugadores que no den el 100% en el campo por la simple de razón de ser el mejor en cuanto a calidad y cantidad de buenos jugadores. Y por eso, Ramos fue al banquillo. Y si sigue queriendo estar a la par del entrenador es posible que lo pise muchas más veces. Ramos por su escasa formación académica e intelectual quizá no sepa el refrán que dice que «donde manda capitán no manda marinero».

 En cuanto al Atlético, es sin duda el más fiable, de la mano del ‘Cholo’. Un equipo aguerrido, bueno tácticamente y motivado por los buenos resultados. Y ayer demostró que puede ganar sin su estrella, Falcao. Una estrella que cuando juega marca la diferencia y que le puede llevar al Atlético a una regularidad que necesita. Por supuesto, le quedan a los rojiblancos los partidos de verdad: los partidos contra Real Madrid y Barcelona. Pero mientras tanto marcha segundo casi al paso del Barcelona, con 2 puntos de diferencia en contra.

El Real Madrid es líder pese a la prensa y la afición

Un club en que la afición pita a su equipo en determinadas ocasiones no está sano. Si ese mismo club pita a un entrenador cuando su equipo es campeón de invierno, con 5 puntos de ventajas sobre el mejor equipo del universo, y con el récord de goles, estando ganando 4-1 a un difícil Athetic de Bilbao, entonces podríamos decir que ese club está absolutamente enfermo. La enfermedad del Real Madrid viene de largo, con un club sin proyectos ni estructura, solamente pendiente de la inmediatez de los resultados, al amparo siempre de una prensa carroñera con mil ojos y mis oídos, con vestuarios que no conocen el término lealtad.

 Las filtraciones como la de ayer sobre la bronca de Ramos y Mourihno se han repetido desde hace tiempo y muestran una connivencia entre determinados jugadores y la prensa, que supone por un lado un trato de favor hacia esos futbolistas a cambio de jugosas informaciones sobre las interioridades del Madrid. Al final, el perjudicado es el club que tiene que ver como vive en un terremoto a pesar de ser líder, mucho tiempo después y de haber logrado ser el mejor equipo de la Champion.

 A ello se le suma una afición totalmente expuesta a esa misma prensa intoxicadora. Una afición incapaz de distinguir la valía de un entrenador u otro o el futuro de un jugador (véase caso Benzema, caso Marcelo o caso Higuain).

 La misma afición que lleva 15 años aguantando impasible las derrotas en la Copa del Rey, ahora de pronto la considera sagrada, proclamando el cataclismo si no se logra el pase ante un gran Barcelona. Nada importa que quede toda la temporada por disputar y que el equipo haya dado muestras de sobra de haber evolucionado. Al final se va a juzgar a una plantilla y a un entrenador por tres partidos contra el máximo rival. Esa misma afición repite como borreguillos las mentiras de la prensa, incapaces de distinguir la verdad de la mentira, la manipulación del interés.

La primera que ahora vuelve a repetirse con fuerza es que Mourihno un técnico defensivo. Veamos algunos datos: El Real Madrid el año pasado fue el mejor ataque con 102 goles a favor. Este temporada también es el equipo más goleador con 66 goles a favor.  También es el equipo que más remata: 337 veces. Es el equipo que mas asistencias da 12.94, y el que mas asistencias con gol tiene, 2,39.

 La segunda tiene que ver con la posesión. Es e segundo equipo que más pases da, solamente por detrás del Barcelona. Por el contrario, los blancos, con una posesión media del 63,8% , que crece hasta el 64,5% en casa (datos hasta diciembre). El año pasado en abril antes de los clásicos de Champion el Real Madrid también era el segundo equipo con más posesión:

 Cuando se critica a este entrenador se hace hincapié en que no tiene estilo, tomando solamente como ejemplo los partidos contra el Barcelona. Pues bien, este Real Madrid tiene un estilo y un sistema que es el que le llevó a perder 5-0 contra el Barcelona. El Real Madrid apuesta por ataques rápidos y directos, con jugadores verticales.Es un equipo que tiene la posesión del balón, que es letal también al contragolpe y que golea a sus rivales por axfisia.

 Son tantas las manipulaciones de la prensa que es difícil que elegir. De alguna manera se ha identificado al Madrid con un equipo violento, Pepe incluido. Es Madrid es el séptimo equipo que menos faltas comete y el cuarto que menos tarjetas amarillas ha recibido. Precisamente en el caso de Pepe, un jugador como Ramos, un protegido de la prensa, comete más faltas y le sacan más amarillas que a Pepe.

 Pero es que aquí está una de las raíces del problema, la sobreprotección de la prensa de los campeones del mundo. Jugadores intocables que en lo que va de año no han recibido ni una crítica. Quizá porque sean los filtradores o quizá por un racismo latente hacia los portugueses que roza la vergüenza. Se habla con frecuencia del enchufismo de los portugueses pero realmente no se da ningún dato real. Los jugadores con más minutos son por este orden Casillas, Ramos y Cristiano Ronaldo. Después también están incluidos Xabi Alonso, Marcelo y Pepe. Un ejemplo que se repite mucho es el caso de Coentrao, que  ha disputado muchos menos minutos que Marcelo pero también que otros jugadores como Arbeloa.

 Precisamente jugadores como Arbeloa o Granero, jugadores españoles son algunos de los que han dado la cara por el técnico portugués. En repetidas veces, especialmente ayer con asombrosas y valientes declaraciones, ambos han demostrando que su españolidad no riñe con la defensa sin fisuras de su técnico. Algo que otros nacionales, endiosados por la prensa, no han entendido. Sin embargo, nada se dice de esto cuando se confrontan españoles con portugueses.

 Las mentiras y manipulaciones son tantas que mientras que el año pasado se repetía sin cesar que Ronaldo era un egoísta, nadie dice este lo que sus números avalan. El año pasado fue el séptimo máximo asistente de la liga con 9 asistencias y este año es el quinto máximo asistente con 5 asistencias.

 Con una prensa amiga dispuesta a dar o inventar noticias que perjudiquen al club se necesita precisamente un entrenador y un vestuario como el que ha pretendido imponer Mourihno. Por desgracia, algunos capitanes del Real Madrid todavía no lo han entendido y siguen dándole carnaza a una prensa que después de encarga de aborregar convenientemente a una afición incapaz de entender la necesidad de respetar un proyecto a largo plazo.