Empate en en el Bernabeu contra el Villarreal

El Real Madrid pinchó su primer partido contra el Villarreal, un partido trampa, contra un rival no sencillo y tras varios partidos en los que el juego había ofrecido dudas. Es curioso que el equipo de Zidane hizo de los mejores partidos de la temporada, pero hay jugadores que todavía no están a punto y eso se nota mucho en este tipo de partidos.

Ramos rematando

Ramos remantando

Es el riesgo de rotar con tantos jugadores para que toda la plantilla esté enchufada, que se tarda en poner el equipo a punto. Ahora mismo, la segunda unidad ofensiva, con Lucas, Morata y Asensio, está más en forma que la primera, la siempre titular BBC. Vienen de lesiones o del Europeo y la labor de Zidane es ponerlos a punto para empezar a competir.

Por otra parte, este equipo es peor sin duda sin Casemiro y sin Modric, dos jugadores prácticamente irreemplazables, especialmente el brasileño.

Con todo, el Real Madrid jugó una primera parte floja, mientras que  ya en la segunda apretó. Lo hizo mucho y bien por momentos, pero no fue suficiente. El asedio al que sometió al Villarreal contrasta con la pasividad de la primera parte en la que sendos errores de Varane y de Ramos provocaron un penalty que puso al equipo por detrás. Lo de Varanne ya preocupa porque ha perdido su sobriedad y lo de Ramos ya es simplemente costumbre. Lo que Ramos te quita, Ramos te da. Pero sus goles no justifican sus errores, ni tampoco tiene sentido que sea el único jugador junto al portero, que no ha rotado.

Analizando el partido con el resultado del Camp Nou, podría decirse que son dos puntos perdidos de posible ventaja contra rivales directos como el F.C Barcelona y el Atlético de Madrid. O se podría pensar al revés, y el Barcelona no está a solo 1 punto. La liga, ya se sabe, se pierde o gana en este tipo de partidos. Aunque por otro lado, la liga es muy larga y apenas estamos al inicio y no hemos visto la mejor versión blanca.

Como nota positiva el partido de James, el mejor de los 11. El colombiano es el de la primera temporada, Corre hacia adelante y hacia atrás, y luego su calidad hace el resto. Ahora mismo es un jugador que tiene que tener minutos. Sigo pensando que esta plantilla es muy completa y que el objetivo debe ser ganar el máximo de puntos posibles, rotando, para que allá por enero o febrero, todos los jugadores puedan ser usados y no haya una excesiva carga de minutos para ninguno. Y esa labor, con 17 o 18 jugadores disponibles, es la que está haciendo Zidane. Paradójicamente, solo faltan por incluir Cristiano Ronaldo y Benzema. Recordemos el comienzo del luso el año pasado, bajísimo de forma. Al francés se le ve también todavía muy pesado.

Para acabar, señalar la mala actuación del árbitro, que se comió penalty y medio por lo menos y estuvo pésimo en los minutos finales. Bien es cierto que el otro día en el partido del Español le regalaron a los blancos la no expulsión de Ramos. Lo comido por lo servido, pero espero que no se acostumbren.

 

Real Madrid versión 2.0

Un Real Madrid absolutamente perfecto destrozó al Villareal en tan sólo 15 minutos. En una avalancha como nunca antes había visto, el equipo blanco creó tal cantidad de ocasiones que con media hora el partido estaba finiquitado, por KO técnico del rival, incapaz de contener la furia madridista.

Si hace algunas semanas se hablaba de que el Real Madrid parecía un equipo sin fuerza y sin chispa, ayer vimos la mejor versión posible, que ya había aparecido anteriormente contra el Lyon primero y contra el Málaga después.

El Real Madrid se pareció a ese primer equipo de Mourihno que dominaba los partidos durante la primera parte de la temporada pasada, aunque en su versión mejorada. Un Real Madrid 2.0 gracias también a la evolución de muchos de sus jugadores. Estamos viendo la versión mejorada de Di Maria, capaz de hacer lo mismo de antes, es decir, regatear y defender, pero además asistir y aportar algo de pausa. Lo mismo ha ocurrido con Benzema e Higuain, ambos capaces de ser letales cuando es necesario. Igualmente vemos al mejor Kaká posible desde que llegó al Real Madrid.

Al factor ofensivo se le ha unido el defensivo, habiendo encontrado el equipo blanco, gracias a las lesiones, a la mejor defensa posible. El cuarteto formado por Arbeloa, Ramos, Pepe y Marcelo se está demostrando como el mejor posible, y no solo por la mejora que aporta Ramos, sino por la que ofrece Arbeloa, jugador insuficientemente reconocido, y en mi opinión clave en la configuración táctica del equipo.

Se parece este equipo un poco al Chelsea de Mourinho, con una solidez en todas sus líneas que jamás le había visto al Real Madrid. Con una línea ofensiva presionante y una velocidad y precisión en el pase espectacular, el Real Madrid impresionó de tal manera que ya a nadie le importó la segunda parte. Con las ocasiones y juego del primer tiempo se podrían haber rellenado casi todos los resúmenes de primera división.

Un torrente de oportunidades culminadas con tres golazos, cada uno de ellos logrado de distinta manera: en estático, de contragolpe o tras un robo de balón. Con un equipo capaz de jugar también al (aburrido) toque, toque, como se vió en la segunda parte. Se demuestra que el equipo va cogiendo templanza y capacidad de dominar los partidos. A medida que el equipo siga creciendo y sus jugadores confiando en un proyecto ilusionante podremos pensar que este Madrid está llamado a grandes logros. Por ahora conviene disfrutar de lo logrado y esperar que se repita cada fin de semana.