¿Pogba sí o Pogba no?

Estamos a 20 de julio y el Real Madrid todavía no ha realizado un fichaje. Ni uno de renombre ni uno vulgar. Ninguno. Las rotativas de los periódicos lanzan a todo correr todos los fichajes posibles sabiendo que con uno es probable que acierten.

Pero para ser sinceros, los aficionados también necesitamos nuestra dosis de fichajes. Forma parte de la ilusión de cada año y es difícil de evitar. Y además, tiene que ser preferentemente alguien nuevo y si es mediático y exótico, mucho mejor.

Por ejemplo, los retornados no cuentan, y mucho menos si son excanteranos. Y lo cierto es que hay varios casos de jugadores que deberían ilusionar. Morata es un muy buen delantero, necesario para el equipo como delantero centro; Marcos Asensio es un diamante en bruto; el joven Marcos Llorente, heredero de un apellido histórico en el club, tiene una pinta excelente y luego además, vuelve Coentrao…Vuelve lesionado, por cierto, por si alguien tenía duda de que no ha cambiado en absoluta.

Así que sin fichajes realizados, con un equipo campeón de Europa, con media docentes de retornados, para reforzar sobre todo el banquillo, la pregunta es, ¿a quién fichamos?. Lleva sonando medio año la posibilidad de Paul Pogba. El mediocentro francés realizó una excelente temporada con la Juventus, aunque una Eurocopa discreta. Si en algún momento su valor fue de 120 millones, algo más que discutible, lo perdió con un mundial de que como muchísimo saldría tasado en 60 millones.

pogba

Paul Pogba

Pero claro, el error está en pensar que un jugador cuesta lo que vale y lo que alguien está dispuesto a pagar por él. Lo que es la máxima económica de oferta y demanda. Y con muchos clubes con dinero, con una hiperinflacción del coste, Paul Pogba podría valer 120 millones o 150. Da igual.

La pregunta es si el Real Madrid los debe pagar y si necesita a un jugador de ese corte. Como he comentado más arriba, es muy difícil para un equipo campeón de Europa fichar a un jugador titular. Reemplazar a la BBC parece imposible, pero quitar a dos de los mejores medio centros del mundo como Modric y Kroos, también. Y defensivamente un poco lo mismo. La cuerda se podría romper por el más débil, al menos mediáticamente, Casemiro. Ese error, que ya se cometió con Makele, es más que previsible en un club como el Real Madrid, siempre cegado por el brillo de las estrellas. Pero eso significa olvidar quien pule ese brillo, y no son otros que jugadores como el propio Casemiro, para mí, y lo dije al principio de la temporada pasada, titular indiscutible.

Paul Pogba es un jugador joven, de 23 años, con futuro por delante, experiencia ya con la Juventus, calidad innegable, dotes físicas y ambición. Nada que objetar. Ahora bien, cuando el Real Madrid ha desembolsado más de 50 millones, lo ha hecho siempre por jugadores que además de tener varias de las anteriores características, tenían una fundamental, una imagen de marca potentísima.

Los dos últimos ejemplos son James y Bale. Uno fichado por 80 millones y un icono en su país, un jugador con un impacto en marketing brutal. Y el otro, Gareth Bale, el mejor jugador de la Premier, pero sobre todo, un icono comercial. Y lo mismo jugadores como Kaká, Cristiano Ronaldo, Figo, Zidane… Los jugadores sin esos atributos comerciales han sido fichados a precios muy menores, por debajo de 40/45 millones todos.

¿Cuanto vale Pogba deportivamente? Pongamos que por su juventud y calidad cuesta 50 o 60 millones. Pero el problema es que su impacto comercial no suma 120 millones. Ni 100 ni 80.

Y hay un problema añadido, es un jugador que no tiene un hueco en la plantilla actual, sin tocar significativamente el sistema o el equilibrio. Puede ser el relevo de Modric o Kroos en algunos partidos, aunque eso nos deja a una de las tres estrellas muy descontentas. Y hay que sumar la presencia de Isco y James.

Entiendo que dentro de la estrategia de Florentino Pérez está la de traerse a los mejores y la de impactar en el mercado. ¿Pero es Pogba de los mejores? ¿E impactaría en le mercado?

Del Bosque explota contra Casillas

Dice un conocido refrán español, que a todo cerdo le llega su San Martín. En el caso de Casillas, la matanza la ha provocado uno de sus defensores durante los últimos años. El técnico salmantino siempre se posicionó a favor de Casillas en su guerra contra Mourinho y contra el club, y ahora con sus declaraciones le da la puntilla a Casillas.

Del Bosque y Casillas

Del Bosque y Casillas

No quiso o no supo ver el perjuicio tan grande que le provocaba al club, pero también al propio Casillas. El portero, en una burbuja de elogios desde su temprano debut en el Real Madrid, siendo apenas un niño grande, jamás había tenido que soportar las duras críticas, reproches y reprimendas de alguien.

Y por eso cuando llegó Mourinho pasó lo que pasó. Entonces, muchos defendíamos que el técnico portugués hizo aquello por el bien del equipo y no por una vendetta personal contra un jugador. Ahora, a Del Bosque le ha pasado lo mismo. El resultado, un jugador de mucho peso, enfrentado a los técnicos, con la consecuencia que eso tiene.

La gran diferencia es que hoy Casillas ya no tiene el poder que tenía entonces, ni sus palmeros acuden raudos y veloces a su defensa. Por eso, Del Bosque también debiera reflexionar sobre el daño que le hizo al club posicionándose claramente a favor de Casillas, sin valorar si Mourinho tenía o no razón.

Y mientras, Casillas añade otro episodio gris a su triste final. Uno de los grandes jugadores de la historia de España, ve manchado su historial, por su incapaz de asumir sus limitacione y aceptar su suplencia.

Decía Iker  que él no era un galáctico sino de Móstoles. Pues bien, aquello parece que no le sirvió para demostrar una virtud que se le atribuyó mucho, pero de la que en realidad carecía, la humildad, que consiste básicamente en conocer las propias limitaciones y debilidades y actuar de acuerdo a tal conocimiento.

 

Real Madrid, campeón de la liga ACB 2015-2016

14666330152692

El Real Madrid de Pablo Laso demostró ayer que es el equipo hegemónico en España, venciendo en la final al Barcelona Lassa, superando el factor campo y remontando un 1-0 en el primer partido. El doblete de esta temporada sumado al espectacular triplete del año pasado, convierte a esta plantilla en una de las mejores de la historia de la entidad blanca.

La fórmula es clara: un núcleo de jugadores muy comprometidos, con varias temporadas en el club y con mucha calidad y carácter. Y la incorporación en la dinámica del equipo de jugadores con las mismas características.

Y además se necesitan dos o tres jugadores diferenciales. Ahora mismo este Real Madrid cuento con dos, por dentro y por fuera. Uno es Ayón, inmenso durante toda la temporada y absolutamente determinante. Ayer, su primera mala mitad lastró al equipo. Y de igual manera, su buen segundo tiempo repercutió en la mejora blanca. Su marcha a otro equipo sería un agujero enorme porque hay poquísimos pivots en el continente con sus capacidades.

El otro jugador que ha liderado al Real Madrid ha sido Sergio LLul. Otro jugador con ofertas de fuera, también de la NBA, que renunció en su día por seguir ganando títulos. El ha sido el corazón de este equipo, liderando al equipo en puntos: 14 puntos en el primer partido, 20 en el segundo, 21 en el tercero y 21 en el cuarto, pero también en asistencias, con  26 asistencias y sobre todo a nivel mental. Su fuerza se nota y su compromiso y competitividad son pegadizas.

Del resto de jugadores no entraré en detalle, siendo todos fundamentales para el equipo funcione adecuadamente. Pero para ello se necesita un entrenador que de con la tecla. Y ese ha sido Pablo Laso, que en honor a la verdad, no lo ha tenido fácil y ha luchado por imponer su estilo y buscar sus jugadores.

¿Se le puede reprochar a Pablo Laso no haber ganado más? Puede ser que en otras circunstancias este equipo tuviese una Euroliga más y otra liga. Pero hay que ver de donde viene este Real Madrid. Con Pablo Laso se han ganado más títulos en 5 años que en toda la década anterior. Una Euroliga (3 Final Four), 3 ligas y 4 Copas del Rey, más los tituillos varios como Supercopas de España (3) y una Intercontinental.

Esos números cobran importancia cuando se observa el rendimiento del equipo en los años previos. El Real Madrid venía de perder en semifinales en la ACB, con un equipo roto, sin estilo, con los jugadores desmotivados. Y sin entrenador tras la dimisión de Messina.

Ahora mismo, este Real Madrid tiene una identidad clara y se sabe que pase lo que pase va a ser capaz de competir. Se puede perder un partido en la Final Four o caer ante el Fenerbahce, pero el equipo siempre encuentra los caminos para ser competitivos. Y ello es gracias al entrenador y a la plantilla, ambas comunicadas.

El Real Madrid ha logrado tres de los cuatro últimos títulos de Liga, 2013, 2015 y 2016, y mientras que el Barcelona Lassa volverá a cambiar de entrenador y jugadores, los blancos tienen ya un núcleo claro y entrenador. Eso sí, habrá que ver que pasa con jugadores como Ayón, altas y bajas. Pero este equipo seguirá siendo competitivo mientras jugadores como Llul, Reyes, Rudy, Noccioni o Ayón sigan aptos para el primer nivel.

Play-offs liga ACB

161avid

Las semifinales de los Play-offs de baloncesto están siendo enormemente atractivas con dos eliminatorias muy parejas y que por ahora siguen el mismo ritmo: victorias locales y un tercer partido con prórroga y con dos canastones finales imposibles.

Ante la previsible final de un Barcelona Lassa-Real Madrid, el Laboral y el Valencia quieren poner un poco de emoción y han conseguido ganar el tercer partido, aunque sea a base de un gran sufrimiento.

Ahora mismo hablamos de los cuatro mejores equipos de la liga con una enorme diferencia. Cuatro equipos entre los que hay pocas diferencias y ello se ha visto en sus enfrentamientos personales y en su trayectoria en las competiciones.

El Valencia empezó el curso intratable, con una racha de victorias impresionantes para al final de curso empezar a desinflarse. Por su parte, el Laboral fue el único capaz de meterse en la Final Four, demostrando su altísima capacidad competitiva. El Real Madrid ha tenido un empujón final en liga, mientras que el Barcelona ha mantenido cierta regularidad.

Hasta ahora el nivel de los cuatro equipos es muy alto y su baloncesto está siendo de lo mejor de la temporada. Veremos como acaba todo esto y si la final la juegan el primero y el segundo, o si se cuela algún invitado.

Santiago Bernabéu, presente 38 años después

Hoy, 2 de junio, hace 38 años que falleció Santiago Bernabéu, el auténtico creador del Real Madrid como club ganador y moderno, y el impulsor de la competición de fútbol anual más importante del mundo, la Champion League.

Santiago Bernabéu en la sala de trofeos

Santiago Bernabéu en la sala de trofeos

Ahora que el Real Madrid ha ganado su undécima Copa de Europa, podemos decir con tranquilidad que su legado sigue vivo. Aún así, con él de presidente el club blanco ganó una Copa de Europa más. Hasta seis. Las de blanco y negro. Las cinco siguientes se han jugado con todos los colores y calidad posibles.

Muchas gente y algunos madridistas no saben hasta qué punto la figura de Santiago Bernabéu fue gigantesca. Mucha propanganda en su contra ha podido dejar una idea diferente a la realidad.

Lo primero de todo que hay que decir es que Bernabéu fue jugador y entrenador antes de presidente. Y siempre entregado al club. Ese fue su común denominador durante muchos años; la defensa del club. Y lo hizo también por cierto contra la dictadura franquista, a la que se enfrentó en varias ocasiones.

Y luego está su capacidad visionaria. Esa con la que revolucionó el fútbol creando primero una competición intraclubes, y después fichando a los mejores jugadores y permitirles jugar en un gran estadio. Su visión iba más allá, y ya varias décadas antes que el actual presidente, Bernabéu pretendía la construcción de un nuevo estadio.

Su legado sigue muy vivo y hoy más que nunca.

La historia y la undécima es del Real Madrid

El Real Madrid celebrando el título

El Real Madrid celebrando el título

El Real Madrid se convirtió ayer por la noche en el equipo con más Champion League de la historia (5), y con 11 trofeos ya nadie puede decir que sus Copas de Europa son en blanco y negro. La undécima deja al Real Madrid con más Champion que dos equipos como el Bayer de Munich o el Barcelona, y cuatro más que un Milán que pasará mucho tiempo antes de que vuelta a la élite.

Y este es precisamente el rasgo diferencial del Real Madrid, que independientemente de las circunstancias, siempre acaba ganando. Tras un comienzo de temporada malo, en el final de la misma, ZIdane ha conseguido revertir lo que parecía un fracaso. Con sufrimiento, como el partido de ayer, del que el Real Madrid es merecedor de la gloria.  La bilis antimadridista aparece como nunca en mil formas posibles, de gente incluso de otros equipos; lo que vuelve a demostrar la grandeza blanca.

No fue una victoria fácil, pero sí merecida. Fueron 120 minutos y una tanda de penaltys pero en el global del partido el Real Madrid atacó más y mejor. En la primera parte, los de Zidane salieron dominantes, combinado bien el balón, con un gran Kroos y un espectacular Bale. La llegada del gol de Ramos (otra vez Ramos) en el minuto 14 no creó una clara reacción atlética, y el Real Madrid siguió controlando la pelota, con huecos excepcionales en la defensa rojiblanca, pero sin saber aprovecharlos.

Tardó mucho el Atlético de Madrid en reaccionar y solo lo hizo a través de varios  disparos lejanos de Griezman. Y así finalizó una primera parte en la que el Real Madrid debió ir a por el 2-0, pero que no lo hizo. Esa relajación o sentimiento de superioridad es el gran problema de este equipo.

Y así, en la segunda parte, el Atlético de Madrid atacó con una poco más de fe. No llegaron las ocasiones claras, pero sí la sensación de que el Real Madrid había bajado el nivel de intensidad. La salida de Carrasco fue determinante: primero contra Carvajal y después contra Danilo. El belga fue el mejor atlético en esos 45 minutos, y suyo sería el gol. Pero antes, el Real Madrid tuvo dos ocasiones clarísimas de gol: un mano a mano de Benzema y una ocasión doble de Cristiano Ronaldo y Bale.

A partir del gol rojiblanco al Real Madrid le sostuvieron los 3 cambios: Danilo, Isco y Lucas Vázquez y un Casemiro absolutamente imperial. El brasileño se graduó en el mejor escenario como un mediocampista gigante. Aportó 22 recuperaciones, pero sobre todo fue su constante presencia física con un Real Madrid roto. Los cambios de Zidane llegaron por una vez demasiado pronto. El francés quiso ir a por el partido con el cambio de Isco por Kroos y de Lucas por Benzema pero se encontró minutos después con el gol. Y además no tuve en cuenta el mal estado físico de Cristiano Ronaldo.

Lo de Cristiano Ronaldo merece un análisis aparte. Durante casi 120 minutos apenas apareció y prácticamente jugó la segunda parte y toda la prórroga andando. Claramente no podía físicamente. Aún así, no fue cambiado. Una irresponsabilidad por su parte, jugar una final lesionado y no poder aportar al equipo. También de Zidane, que además de alinearlo no lo cambió. Es cierto que después marcó el penalty decisivo, pero si no hubiese jugado y sí otro jugador fresco, es probable que no se hubiese tenido que llegar a esa prórroga.

Pero si por el lado blanco los cambios se hicieron mal, también por el lado rojiblanco. Simeone no debe confiar mucho en sus suplentes, porque con el Real Madrid fundido, con 8 y medio, con Bale cojo y Cristiano sin moverse y Modric fundido, Simeone hizo los dos cambios que le quedaban muy tarde. Dos jugadores frescos al inicio de la prórroga podrían haber cambiado el partido.

Y por momentos, con el equipo de Zidane exhausto, con 9 jugadores, fue el equipo que más y mejor atacó y remató 6 veces por solo 2 del Atlético. Pero el cansancio de ambos se notó demasiado y ambos equipos se conformaron con los penaltys.

En la ronda de penalty tengo que destacar sobre todo la valentía de Lucas Vázquez. Un canterano de los buenos, humilde y valiente. Tiró su primer penalty sin titubeo. Y el resto es historia.

Arbeloa deja el equipo de su vida con una Champion y con un bonito homenaje a un madridista fallecido, y Simeone insunúa su marcha en una rueda de prensa elegante.

A partir de ahora, el Real Madrid volverá a buscar la siguiente, la duocécima, en un incesante intento por ser siempre protagonista en la Copa de Europa. Y el Atlético de Madrid quizá vuelva el año que viene o tenga que esperar muchos más años, como aquel Valencia que perdió también dos finales consecutivas.

Final de la Champion League: Real Madrid- Atlético de Madrid

En unas pocas horas comienza el evento futbolístico más importante del año, la final de la Champion League, para mí la Copa de Europa, pero el nombre da igual porque todos sabemos lo que representa que nuestros equipos puedan jugar esa final.

Para unos pocos, poquísimos aficionados blancos será la final número 14 (incluyendo las que no deberían contar según los más estultos), con 10 victorias más la posibilidad que ofrece el partido de esta noche para superar la decena. Mientras que los atléticos están ante su tercera final, la segunda en tres años, una oportunidad, por tanto, que se les presenta cada muchísimos años.

Una vez realizado el análisis futbolístico, toca pensar en las repercusiones que tiene ganar o no la final. Hay un gran componente económico, además de la repercusión mediática que lleva incluido múltiples ingresos por publicidad. El máximo escaparate europeo, hoy en Milán, permite además atraer a los mejores jugadores. Para el Atlético de Madrid sería sin duda un gran reclamo su consagración definitiva como uno de los grandes de Europa. Para el Real Madrid, supone el seguir siendo el auténtico rey de reyes y seguir aumentado la diferencia con sus perseguidores.

Y curiosamente, este último Real Madrid, a la sombra del Barcelona, habría logrado en este siglo tantas Copas de Europa como el equipo culé, en los que han sido sin duda los mejores años de su historia.

Y luego está el aficionado y la rivalidad histórica entre dos clubes de la misma ciudad. Esa rivalidad que durante unos años se perdió, ha ido en aumento en los últimos años, merced a la recuperación de competitividad rojiblanca. Por eso, esta final puede suponer un punto de inflexión, si los de SImeone logran vencer, o un punto de no retorno, si vuelven a caer por segunda vez consecutiva.

En todo caso, seguirá siendo fútbol, y una derrota o una victoria, más allá de las emociones del día e incluso de los días posteriores, para el aficionado de a pie poco le va a solucionar la vida. Por eso, aquí dejo mi catálogo para superar la derrota. Para celebrar la victoria no creo que nadie necesite consejos.

Análisis de la Final de Champion 2015/2016: Real Madrid – Atlético de Madrid

Final Champion League

Final Champion League entre Real Madrid y Atlético de Madrid

La final de la Champion League de mañana verá de nuevo frente a frente a los dos principales equipos de Madrid, en un duelo que viene repitiéndose en los últimos años con mucha intensidad. Desde luego, el referente fue la final hace dos años, pero antes y después ambos equipos han tenido diversos enfrentamientos. A primera vista, la conclusión sería que en la Champion League el Real Madrid ha salido vencedor, contando el otro precedente en cuartos de final del año pasado. Mientras que el la liga, el Atlético de Madrid se ha convertido en el gran dominador.

Este mismo año, el equipo del ‘Cholo’ se llevó una importante victoria del Bernabéu, otra más, dejando casi siempre la sensación de que el Real Madrid tenía serios problemas contra el entramado defensivo atlético y con la velocidad de sus delanteros.

Pero tanto lo uno como lo otro pertenece al pasado, al mundo de las estadísticas, y por eso es tan difícil apostar por uno u otro. Por una parte, ambos equipos distan mucho de sus respectivas versiones de hace dos años.  De los jugadores que protagonizaron ese duelo, un buen puñado se han marchado: Casillas, Courtois, Coentrao, Alderweireld, Miranda, Khedira, Raúl García, Sosa, Di Maria, Villa, Adrian, Morata, Costa y Xabi Alonso que no jugó. Es llamativo el hecho de que ambos equipos tengan a dos nuevos porteros. En el caso atlético, Oblak ha demostrado casi tanta seguridad como el belga, y en el caso del Real Madrid, Keylor está mejor que la última versión que vimos de Iker.

Pero es que, si nos vamos al último duelo en liga, este Real Madrid, solo con la llegada de Zidane, ha cambiado por completo su estado anímico. El equipo viene de una impresionante racha de victorias, y tiene además a toda la plantilla a su disposición. Esta vez, a diferencia del año pasado, la BBC está al mejor nivel físico, y no hay bajas entre los titulares. Con respecto al partido que el pasado febrero acabó en 0-1, previsiblemente el Real Madrid presentará a Casemiro y a Marcelo y al resto de los titulares habituales.

Por parte rojiblanca, el equipo ha mejorado respecto a su versión de hace dos años. Principalmente con un jugador como Griezman, ahora mismo uno de los mejores delanteros de Europa, y un jugador en un estado de forma y confianza espectacular. Giménez sustituye a Miranda con garantías y Saúl ha demostrado más calidad que sus compañeros de hace dos años. Y además, Fernando Torres está en un momento de madurez excepcional.

Así pues, será un duelo sin excusas por parte de ambos equipos, con 90 minutos por delante y con diferentes visiones del partido. Para el Atlético es una revancha, la oportunidad de resarcirse de la durísima derrota de hace dos años. Tendrán por un lado, la motivación que da la revancha, esa nueva oportunidad y por otro lado, el miedo a volver a perder una oportunidad que no sabemos si se volverá a dar. Y ahí está el precedente del Valencia F.C.

Por parte del Real Madrid, el equipo afronta la oportunidad de ganar dos copas de Europa en tres años. Y enfrente está un rival al que ya se ganó en parecidas circunstancias, con la posible confianza que eso otorga. Creerse superior al rival es un arma de doble final, y mucho más cuando la realidad dice lo contrario. Esa posible relajación o al menos no concentración e intensidad al 120% (la que tendrá el Atlético de Madrid) puede conducir a que el Real Madrid se encuentre con un partido que no se esperaba.

Un enigma, y así lo dicen las casas de apuestas, que dan mejor ratio al Real Madrid, pero por muy poco.

A 90 minutos de ganar una liga perdida hace meses

Quedan solamente 90 minutos para dirimir quien será el campeón de liga de la temporada 2015-2016. A última hora se ha descolgado el Atlético de Madrid que pinchó frente a un Levante que no se jugaba nada; quizá solo las primas. Ahora que el cholismo es un movimiento de masas y que todo el mundo idolatra el bello juego del Atlético de Madrid, que hunde sus raíces más profundas en el catenaccio más puro, es buen momento para recordar que el presupuesto del Levante es de 40 millones de euros. Casi el coste del fichaje de Griezman, y cinco veces menos que el presupuesto de todo el Atlético de Madrid. Habría que preguntarse cuál es el equipo del pueblo y quien es David y quien Goliat.

Pero esos debates parece que solo interesan cuando el Real Madrid es el protagonista. Pues bien, ahora lo es porque contra todo pronóstico (el mío, en particular) sigue vivo y le separan de levantar la liga solo 90 minutos. Los mismos que al Barcelona, que haciendo lo mismo que el Real Madrid sería campeón.

Los de Zidane necesitan su duodécima victoria consecutiva ante el Deportivo de la Coruña y que el Barcelona pinche ante un Granada salvado. Los pronósticos parecen claros, pero esto es fútbol, y muchos madridistas tenemos muy vivos en el recuerdo las dos ligas perdidas ante el Tenerife. Como está ahora de moda, el fútbol le debe dos ligas al Real Madrid. Sería un buen momento para cobrárselas de vuelta.

Mientras, el equipo ha recuperado la ilusión perdida y el equipo parece haber cogido ritmo en el último tramo de la temporada. A ello han ayudado las rotaciones de Zidane, y el mejor estado físico de muchos jugadores, especialmente de Cristiano Ronaldo, que llega a tope.

Son 90 minutos de fe en liga y otros 90 en Champion League para levantar uno, dos o ningún título. Sí parece, que pase lo que pase, el madridismo ha recuperado parte de su ser. Eso mismo que representa como nadie Arbeloa, al que ayer se le tributó una merecidísima despedida. Otros no la tuvieron porque no la quisieron o no la merecieron. Arbeloa sí la quiso y sí la merecía y el resultado fue uno de los momentos más emotivos que he vivido en el Bernabéu.

Arbeloa arbeloa-manteo

Aquí dejo el  vídeo de despedida de Arbeloa que hizo el Real Madrid

El Real Madrid buscará la Undécima en Milán

El Real Madrid parece siempre volver a su lugar de origen, casi por inercia. Desde luego no por casualidad ni por suerte porque son ya 14 finales de la Copa Europa, 10 de ellas se cuentan por victorias. Y esa racha junto con las 6 semifinales consecutivas demuestran que algo tiene el club que incluso en momentos aparentemente revueltos, es capaz de alcanzar algo que muy pocos clubes logran.

La campaña del Real Madrid ha sido tan atípica como irregular, con un pésimo comienzo de año, un cambio de entrenador a mitad de temporada y un final fulgurante donde prácticamente todos los partidos se cuentan por victorias, los más fáciles y los menos.

Mosaico del bernabeu

Mosaico del bernabeu

Y así, ganando primero a la Roma en una eliminatoria aparentemente fácil, remontando al Wolsfburgo tras un partido de ida desastroso y después venciendo al City en una semifinal no demasiado apasionante, se planta en su segunda final en dos años. Lo mismo que el Atlético de Madrid, por cierto, que es verdad que ha tenido  un camino con más obstáculos, especialmente en su tramo final, contra Bayern de Munich y Barcelona.

Pero lo que cuenta al final y lo que recoge la historia es quien levanta la orejona. Y para ello hay que llegar a la final. Lo está el Real Madrid tras disputar 180 minutos de un fútbol propio de un equipo que ha hecho cierto fútbol-control. Sin arriesgar demasiado, midiendo mucho los tiempos. No en vano, muchos de sus jugadores tienen ya muchos partidos a las espaldas. Y no en vano tampoco, el equipo ha afrontado ambos partidos sin dos de sus mejores atacantes al 100%, Benzema y Cristiano Ronaldo.

Por fortuna, si ha aparecido el tercero en discordia Gareth Bale. Del galés parece que muchos olvidaron rápidamente su contribución al equipo en una primera temporada excelsa y se quedaron solo con el recuerdo de un segundo año mediocre. De él y de todo el equipo. Pero la realidad es que este tercer año es un jugador determinante y ahora mismo está en un momento de forma espectacular. Es cierto que no le ayudan las lesiones intermitentes, pero nadie puede negar su aportación vital para el equipo.

Bale celebra su gol

Bale celebra su gol

Por lo demás, la seguridad de Keylor Navas es básica, la presencia de Casemiro imperativa para el mejor rendimiento de Kroos y Modric y la aportación también de Carvajal. La mejor noticia para el equipo es que el banquillo ha respondido durante todo este tramo final.

Seguramente Zidane recuerde la debacle con Ancelotti, con el equipo fundido en su tramo final, con 11 jugadores exhaustos y 11 suplentes fuera de ritmo de competición. Ahora este Real Madrid puede permitirse el lujo de contar en momentos tan difíciles como una semifinal con buenas versiones de sus teóricos suplentes. Hoy, la primera parte de Isco ha sido excelente; Lucas Vázquez viene demostrando su rendimiento en otros partidos y en cuanto a Jesé y James parecen decisiones personales de Zidane. El francés detecta algo en Jesé, quizá su antiguo yo, aquel chaval que deslumbró en su primera temporada. Y de la misma manera nota la desidia en James, lo mismo, por cierto, que Benítez. Bien, son sus decisiones, y por ahora no podemos decir que se haya equivocado.

La final será ya otra cosa, 90 largos minutos para ambos equipos, quizá incluso 93. Lo que está claro es que el Real Madrid es siempre el más peligroso. También para el Atlético de Madrid que fue derrotado hace tres años en una final y eliminado por los madridistas el año pasado. Es cierto que este año y repetidamente en liga, los resultados son muy diferentes. Y esto es la Copa de Europa y aunque muchas veces no vaya de favorito o pueda mostrar dudas, casi siempre gana. Ahí están los números, con prácticamente 5 finales ganadas por cada una perdida, y sobra una derrota, o si se quiere, 1 por cada 4, y falta una victoria.

Y si alguien quiere dar al Atlético de Madrid como favorito, como aquel Valencia, el Bayern Leverkusen o la Juventus, que lo haga. El Real Madrid si gana será su obligación y si pierde será un fracaso. A ningún otro equipo le ocurre esto, porque ningún otro tiene la obligación de ganar la Copa de Europa como el Real Madrid.