No diga baloncesto, diga Doncic

Doncic-2-680x393

No es ni la primera ni será la última vez que escriba acerca de Luka Doncic. De hecho, llevo haciéndolo desde hace varios años, antes de su explosión en el primer equipo y antes de que fuese obvio que estábamos ante un jugador histórico, de esos que aparecen cada 30 o 40 años. Es cierto que ya se vislumbraba un dominio sin igual en categorías inferiores. Con 1 o 2 años menos dominaba los partidos con números espectaculares.

Justamente lo mismo que hace ahora. Son solo 18 años y con menos años que cualquier otro jugador en cancha domina los partidos como vimos ayer contra el Valencia. Previamente habíamos visto su mejor actuación anotadora de siempre ante el Efes Pilsen, con 27 puntos.

Pero lo de ayer fue una exhibición global porque estuvo cerca del triple doble y dejó varias jugadas sensacionales. Jugadas que en algún caso me recordaron a Magic Johnson, cogiendo su propio rebote y llevando la pelota hasta el otro extremo para conseguir bien una canasta sensacional o bien una asistencia. También sus posteos me recuerdan al genial base de los Lakers.

Quizá a alguno le parezca excesiva la comparación, pero lo cierto es que ni Magic Johnson ni ningún otro jugador a la misma edad actual que Doncic tenían un dominio tan grande del juego. No podemos olvidar que desde hace dos años, el esloveno lleva jugando en primera línea ante grandes jugadores y equipos europeos, algo que constatamos en el reciente Europeo.

No, lo de Doncic ni es casual ni es algo que no siga una evolución natural. En breve se le quedará pequeña la Euroliga y la Liga ACB y tendrá que dar un salto a la NBA para competir con los mejores, esta vez sí. Tiene todas las cualidades no solo para ello, sino para superarles y convertirse en un jugador de leyenda.

Si con 18 años maneja así los conceptos de juego, en 2 o 3 años tras 70 u 80 partidos de NBA, con los mejores técnicos y mejorando sus defectos, puede convertirse en un jugador histórico, al nivel de los mejores de siempre. Jugadores como Petrovic en la Cibona de Zagrev  o Kukoc en la Jugoplastika destacaron sobre todo en primera línea europea a partir de los 20 años, aunque en el caso de Petrovic ya era una estrella en la liga yugoslava con 18 años.

El genio de Sibenik es el mayor parecido a Doncic, al menos en cuanto a precocidad porque Petrovic era un anotador nato, un killer, mientras que Doncic es un jugador más de equipo, más completo. Ayer Doncic logró 16 puntos, 10 asistencias y 7 rebotes. De hecho, su superioridad es parecida a la del propio Petrovic que literalmente hacía lo que quería

Pinchazo del F.C.Barcelona y el R.Madrid se acerca

El fin de semana era propicio para el Real Madrid con una visita en un campo difícil pero asequible, mientras el F.C.Barcelona tenía una dura batalla contra el siempre rocoso Atlético de Madrid.

Los de Valverde salieron del Wanda con 1 punto, que pudieron ser 3, pero que también pudieron ser 0. Queda sobre todo la sensación de que ante un rival de entidad este F.C.Barcelona es frágil. Desde luego lo es defensivamente donde solo da la cara Umiti, pero también ofensivamente donde el único que la da es Messi, aunque ayer fuese Suárez el que consiguió el empate.

Sin Neymar, el trío ofensivo del F.C.Barcelona ha perdido algo más que a un jugador de ataque. Antes, el brasileño y el argentino generaban huecos para Luis Suárez porque ambos arrastraban a 2 o 3 jugadores. Ahora, todo el frente de ataque parece responsabilidad de Messi, que no siempre encuentra a rivales tan humanos como los de la selección de Ecuador. D10S a veces se viste de humano y falla goles, e incluso en ocasiones es capaz de no marcar ninguno como ayer o incluso apenas aparecer como durante los partidos claves de Champion League del Barcelona el año pasado.

Se puso de moda aquello de que cuando Messi quiere su equipo gana, aunque parece que no siempre quiere porque sufrió para clasificar a Argentina (y todavía para ganar un mundial), y tampoco pareció querer las  5 champion League de las últimas 6 disputadas. El, como Dios, es trino, y a veces se viste del hijo de Dios como humano que es, arrastrando eso sí para siempre al espíritu santo, que en este caso sería Maradona.

Y con Messi ocurre otra cosa, y es que como cualquier jugador su fuelle no es ilimitado y no puede rendir 11 meses al año. Hasta ahora lo jugó todo en liga (1.080 minutos) mas todos los minutos de los partidos clasificatorios de Argentina, es decir, casi 1500 minutos. Y apenas lleva dos meses de temporada y ya sabemos que lo importante es en marzo o abril.

Y por ahí es por donde Zidane parece siempre aventajar al lector poco avispado. Lo importante es llegar a esos meses, no solo con los titulares a punto si no con 5 o 6 suplentes que formen parte de la dinámica. Eso, y las lesiones, explica que ayer alinease sin pudor a 5 suplentes o no habituales como Achraf, Llorente, Casilla, Lucas Vázquez o Nacho. Y también la suplencia de jugadores como Modric o Isco, fundamentales para facilitar las victorias. Y de hecho, eso pasó con el malagueño que fue el instrumento preciso para desbloquear un partido que se le complicaba al Real Madrid.

Y ese es justamente el gran mérito de Zidane, ser coherente con un planteamiento que hasta ahora le ha funcionado, y que si bien le mantiene a 5 puntos del F.C.Barcelona tiene un objetivo más largoplacista.

Veo a la plantilla del Real Madrid y a la del F.C.Barcelona y donde en un sitio puedo imaginarme a 19 o 20 jugadores jugando unas semifinales de Champion League con garantías, en el otro veo solo a 11 0 12. Como siempre dice y se repite poco, la temporada es muy larga. Por ahora el Real Madrid va segundo y queda lo más importante.

El Atlético de Madrid ha sido el primer rival serio para el F.C.Barcelona esta temporada, sin contar a la Juventus y tampoco la Supercopa de España donde el Real Madrid fui infinitamente superior.

Zidane, Cristiano y Bale conquistan Dortmund

El Real Madrid lo volvió a hacer. Cuando más dudas surgían tras una victoria escasa y dubitativa en Vitoria, desplegó su mejor juego y ganó en una de las plazas más complicadas de Europa por un contundente 1-3, que pudo ser incluso más abultado.

 Llegaba el Real Madrid al Iduna Park, contra el líder de la liga alemana, que solo había recibido un gol en contra en liga y en un estadio en el que jamás había ganado previamente. La victoria, una más en la cuenta de Zidane, demuestra que este equipo es hegemónico, habiendo vencido a todos los grandes de Europa y en algunos de los campos más difíciles: Camp Nou, Calderón o Allianz Arena

 A estas alturas ya nadie se atreve a hablar de la flor de Zidane pero si a sembrar dudas sobre su capacidad de gestión y el rendimiento de los jugadores. Lo cierto es que nadie como Zidane ha sabido interpretar el estado de su plantilla y alinear a los más adecuados en cada momento. Decía un tuitero que el mérito del francés consiste en construir un equipo de futuro mientras sigue ganando títulos. Y es cierto, porque viendo el banquillo y más de la mitad de la plantilla del equipo, estamos ante un equipo joven, con muchos jugadores sub25 y varios sub21.

 Si lo de ayer sirvió de nueva bofetada de Zidane a sus críticos, también fue un tremendo puntapié en las costillas a los críticos de Bale y de Cristiano Ronaldo. En este segundo caso ha callado ya tantas veces la boca a sus críticas ( a mí una vez que se me ocurrió criticarle), que ya es costumbre. Dos goles de delantero pero la impresión de que se le ve fresco, participativo, generoso e involucrado con el equipo. Y como decía otro tuitero, Cristiano ya no está para marcarle goles al Getafe, solo para jugar grandes partidos. Y es cierto porque en estos partidos su rendimiento es absolutamente excepcional. Todavía habrá alguno que diga que no aparece en los partidos grandes. Sus 412 goles en 400 partidos es una cifra absolutamente increíble y le convierte en máximo goleador histórico del club.

1506460714007

 Con Bale sucede algo similar. Esas mismas dudas sobre su rendimiento han existido en años previos sobre Cristiano Ronaldo. Es el precio a pagar por jugar en el Real Madrid, ser extranjero y haber costado mucho dinero. Pero lo verdaderamente cierto es que a Bale lo único que se le puede reprochar es una fragilidad física que le ha hecho perder más partidos de la cuenta. Y entiendo que no la puede remediar y que habrá hecho todo lo que está en su mano para evitarla.

 El año pasado su lesión vino motivada por una entrada criminal y a partir de ahí arrastró molestias y luego le costó encontrar el ritmo. Una vez recuperado, Bale es un jugador absolutamente excepcional. Ayer abrió el marcador con un golazo, dio otro gol a Cristiano y creó mucho peligro por banda izquierda donde se desenvuelve mejor que por la derecha. Aún así, hay que recordar que desde esa posición también ha cuajado excelentes partidos. Bale, que es un tipo absolutamente profesional, que nunca ha levantado la voz ni creado polémica alguna, con un rendimiento deportivo indudable es un jugador que a muchos madridistas no les gusta. Es curioso.

 Igual de curioso que veamos como tanto el británico como otros jugadores (últimamente Benzema) reciben constantes críticas, comparando su rendimiento con otros jugadores. Pero han sido ellos los que han logrado dos Champion League consecutivas, 3 en 4 años y batir numerosos récords. Como equipo y a nivel individual toda esta plantilla es excepcional.

 Como decía al principio, un equipo hegemónico con algunos de los mejores jugadores del mundo en varias posiciones. De otra manera resulta imposible explicar el dominio del Real Madrid en Europa durante estos años. Bien haría la afición en disfrutar de este equipo y estos jugadores. Mediocampistas como Kroos y Modric, auténticas leyendas vivas que dominan el medio como pocos; centrales como Ramos, un jugador en su versión más madura, absolutamente crucial, tipos como Casemiro o Varanne, o Carvajal, por citar solo a algunos titulares. Pero ellos más el resto, como Isco, más los suplentes conforman esta plantilla, al mando de Zidane, un tipo tranquilo, que sabe de fútbol, y mucho, más que cualquier aficionado tuitero en 120 años de vida, y que sabe además lo que quiere del equipo y de cada jugador.

Dos realidad distintas: Real Madrid y F.C.Barcelona

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una nueva jornada de liga y la sensación de que el F.C.Barcelona gana con una facilidad asombrosa y que el Real Madrid no termina de arrancar. Aparte de los 7 puntos, claro, que para ser comienzo de una liga ya son bastantes.

Un observador imparcial, que no supiese las realidades de uno y otro equipo, podría pensar que el Real Madrid va cuesta abajo y el F.C.Barcelona hacia arriba. Yo pienso exactamente lo contrario, a pesar de los resultados.

Zidane está metiendo en la dinámica a las 4 nuevas incorporaciones: Theo, Ceballos, Llorente y Mayoral, y esperemos que pronto Vallejo. Son todos sub21 y ya hemos visto que van entrando poco a poco en la dinámica. Es una apuesta de futuro que ya se ha visto en años anteriores con Asensio, o con el propio Isco, que llegó joven y que varios años después ya es una pieza importantísima.

La apuesta del F.C.Barcelona es paradigmáticamente la contraria, jugadores ya veteranos como Paulihno (29 años) o extranjeros como Dembele(20), un jugador muy joven, aunque por ahora con mala suerte. No se vislumbra en la plantilla del Barcelona un claro relevo generacional. Mientras que con el Real Madrid se podría hacer una alineación con casi 11 jugadores de nivel y de futuro en el F.C.Barcelona es mucho más difícil hacerlo.

Captura de pantalla 2017-09-02 a las 23.55.08 Captura de pantalla 2017-09-02 a las 23.54.57

Si en tiempos pasados era el F.C.Barcelona el que tiraba de cantera y contaba con jugadores de futuro, ahora es el Real Madrid. Ayer destacó especialmente Daniel Ceballos en su primer partido como titular. Dos goles, pero sobre todo la sensación de que no le asusta el reto de ser titular en el Real Madrid. Una actitud muy parecida a la de Asensio  y a la de Theo que también ha dejado buenas impresiones.

Con respecto a la liga, estamos solo a finales de septiembre y los títulos se empiezan a jugar en marzo y abril y para entonces ambos equipos necesitan a sus mejores efectivos frescos y en forma. Esa actitud es lo que justifica las rotaciones de Zidane, que se permitió el lujo de dejar a Modric y a Bale en el banquillo, dos de sus mejores jugadores.

Me da la sensación de que Valverde ha decidido esprintar ahora para coger carrerilla y confianza. Messi y los pesados pesados son los que más minutos y partidos están jugando. Y esto es solo el inicio. Cuando haya dos partidos por semana con eliminatorias de Champion entre medias, necesitará a toda su plantilla.

Vuelve el mejor Real Madrid

848527326_20170917222333-k0HG--980x554@MundoDeportivo-Web

Solamente ha hecho falta un partido de alta exigencia en un momento complicado contra un rival como la Real Sociedad, para que apareciese el mejor Real Madrid de Zidane. Con un juego que combinó posesión, control de balón y verticalidad junto con contraataques letales, el equipo blanco desactivó al equipo vasco. Fue más mérito blanco que demérito donostiarra.

Si en el último partido Zidane no acertó con la alineación conjunta de Theo y Marcelo, ayer se apuntó un gran tanto apostando por Borja Mayoral, protagonista de los dos primeros goles. El canterano muestra de esta manera sus credenciales y demuestra que algo tenía cuando Zidane y el club apostaron por él. No sabemos como saldrá la apuesta pero no debemos olvidar que es un chico de 20 años y que no deja de estar en edad formativa. Y ese e el problema del Real Madrid que exige a todos los jugadores como si tuviesen 28 años y llevasen toda la vida en la élite.

Algo así ocurrió en el debut de Theo, con mucha gente decepcionada, ignorando que el chico tiene 19 años y era su primer partido con el Real Madrid, que no es poco. Ayer. sin embargo, en su posición natural, el canterano rojiblanco cuajó un buen partido, demostrando todas sus fortalezas. Es un jugador con gran despliegue físico y una gran potencia y velocidad. Recuerda casi al primer Bale jugando de lateral izquierdo.

Fue precisamente el galés otro de los que salió reforzado ayer. Marcó un gol de la casa, mostrando sus mejores virtudes: potencia, velocidad y gol. No hizo falta más que una larga carrera, un control y un remate para rematar el partido. El gol de Bale está al alcance de muy poco en el mundo. Y a esa velocidad y con esa calidad seguramente nadie. Ya sabíamos que Bale es muy bueno y también que no estaba atravesando su mejor racha, pero en vez de recordar que es un jugador de super élite que no ha dado un problema, super profesional, parte de la prensa y afición ha preferido echarse encima del galés.

Zidane, ajeno increíblemente a los debates externos ha seguido apostando por él, como apostó el año pasado por Benzema y por Cristiano Ronaldo en su peor momento. Al final tuvo razón. Va a resultar que el francés, que solamente ha sido balón de oro y uno de los mejores jugadores de la historia sabe algo más que nosotros, aficionados expertísimos. 

Ayer resultó especialmente atractivo ver moverse y jugar a Luka Modric, Isco y Asensio. Un trío que junto con Kroos, Kovacic y dentro de nada Ceballos, conforma un centro del campo de ensueño. Especialmente llamativa es la calidad de Asensio. Ayer le anularon un gol maravilloso, tuvo varias jugadas de nivel y no hizo nada mal. Otro chaval de 21 añitos que sin embargo, él sí, se comporta y actúa como un futbolista de 32. Pero de estos no salen más que unos pocos en la década y ha tenido la suerte de ser el Real Madrid y con Zidane, que gestiona perfectamente su evolución.

En definitiva, un partido para volver a recuperar sensaciones después de dos empates frustrantes por la falta de acierto de cara al gol. Y aún así, el Real Madrid empata el record  del Santos de partidos consecutivos marcando, 73. Un dato que por sí mismo no sirve, pero que junto con las dos Champion consecutivas y el doblete del año pasado demuestran que este equipo es histórico.

Segundo tropiezo del Real Madrid

59b3edb8298c0El Real Madrid suma su segundo tropiezo consecutivo en liga tras el empate contra el Levante en un partido bastante flojo de los de Zidane. Así lo reconocía el técnico, que arriesgó con la alienación rotando a prácticamente la mitad del equipo y experimentado con una inédita banda izquierda con Theo y Marcelo.

 No faltan los que critican ahora a Zidane por las mismas rotaciones que fueron claves el año pasado ni tampoco los que atizan sin piedad a algunos jugadores. Nada nuevo bajo el sol, ya hemos visto en años anteriores como el madridismo a veces se devora a sí mismo, a pesar de venir de un doblete histórico, de venir de ganar dos títulos y de contar con una de las mejores plantillas de siempre.

 Lo cierto es que un equipo sin Modric, Isco y Cristiano Ronaldo se nota bastante aunque los suplentes intenten hacer su mejor trabajo. Tampoco ayudó el árbitro que le escamoteó otro penalty al equipo blanco. Aunque el problema del equipo en estos dos empates tienen más que ver con la falta de acierto y la concesión de goles fáciles, con despistes defensivos graves.

 Zidane tiene que hacer varios ajustes y lo sabe, y el equipo ha de empezar a apretar los dientes si no quiere que la temporada se le haga muy larga en liga. No obstante no tiene un gravedad significativa si analizamos años pretéritos e incluso al propio Real Madrid del técnico galo. Lo importante es llegar a abril y mayo con el equipo en su mejor momento y con las opciones de ganarlos, con el equipo sano. Por eso el objetivo de Zidane es meter en estos partidos a los nuevos, aunque ahora el resultado no sea el deseado. En abril lo agradecerá el equipo porque los más titulares estarán más frescos y los teóricos suplentes estarán más rodados, preparados para jugar en cualquier momento.

 Conviene por tanto analizar el resultado con perspectiva y no caer en un histerismo fácil, lamentándose por la falta de un delantero o por la falta de gol de equipo, que es cierto que ahora mismo no está en su mejor momento goleador. La ausencia del mejor jugador del mundo se está notando demasiado, como preludio de lo que pasará cuando se retire un jugador absolutamente determinante como Cristiano Ronaldo.

la realidad es que el mes de septiembre es históricamente malo para el Real Madrid, y este equipo todavía tiene hambre aunque le está cogiendo el pulso a esta temporada 2017-2018. Sigamos confiando en Zinedine Zidane.

Mbappé el monstruo que viene

1490741841_062673_1490773635_noticia_normal

Parece que finalmente la guerra por fichar al próximo crack del futuro se ha resuelto a favor del PSG. En la puja entró con fuerza el Real Madrid que pese al acuerdo con el Mónaco no quiso rebasar su política salarial. Hay una gran diferencia entre pagarle a un jugador 7 millones de euros netos o 14. Tanta como romper la política salarial y hacer que ese jugador gane más que el resto, a excepción de Cristiano Ronaldo.

De la misma manera que se descartó el fichaje de Pogba se ha hecho con Mbappé, a pesar de que el francés siempre fue seguidor del equipo blanco desde pequeño, como atestiguan sus fotos y su admiración por Cristiano Ronaldo.

La pregunta es si el Real Madrid ha hecho bien o no. Para mí, sin ninguna duda, Mbappé es el próximo crack del futuro. Lo que ha demostrado con 18 años no lo ha demostrado ningún otro jugador. Deportivamente es un jugador con unas cualidades únicas. Su nivel deportivo no va a bajar por el mero hecho de que haya hecho solamente media gran temporada debido a su edad. Más bien al contrario, su tendencia será alcista hasta explotar como crack mundial.

Queda por tanto la duda de si el Real Madrid ha hecho bien no trayendo al jugador francés, sobre todo sabiendo que la BBC, por edad está más próxima a su final que a su mejor rendimiento. 

La otra reflexión es que este equipo sin Mbappé logró el año pasado un doblete histórico, un hecho en el que seguro que tiene gran influencia el equilibrio que existe en el vestuario. Sin el mismo habría sido imposible mantener la política de rotaciones de Zidane y el rendimiento de prácticamente toda la plantilla.

También es cierto que el club debe ser capaz de planificar tanto el corto como el medio y largo plazo, y en el mercado no había un jugador con más futuro y proyección que Mbappé.

Evidentemente el jugador ha optado por un destino más apetecible económicamente, quizá ignorando que a largo plazo el mero hecho de jugar en el Real Madrid genera unos ingresos por derechos de imagen que pueden equiparar al salario, en el caso de los grandes cracks, como es el caso de Cristiano Ronaldo. Y evidentemente la repercución mediática, a todos los niveles, tanto deportiva como económica, siempre será mucho mayor en el Real Madrid que en cualquier otro equipo.

Aún así, hay otro factor que ha podido decantar la balanza y es el requerimiento del chico de jugar el máximo minutos. Se entiende que tanto Mbappé como Neymar parten como titulares indiscutibles, mientras que en el Real Madrid el francés habría tenido que compartir su rol con la BBC más Asensio e Isco. Ni siquiera el factor Zidane ha servido como aliciente.

En todo caso, veremos el rendimiento de Mbappé, si es que no acaba fichando por el Real Madrid en 6 años, cuando ya sea una estrella consolidada, y esperaremos a la próxima gran estrella.

 

 

El Valencia para al Real Madrid de Asensio

Real-Madrids-midfielder-Marco-Asensio-c

El partido de ayer sirvió para reivindicar la figura de Asensio como presente y futuro del Real Madrid. Con Cristiano Ronaldo sancionado y con Bale y Benzema buscando su sitio, es el mallorquín el que está tirando del equipo. Una responsabilidad que parece asumir fácilmente un chico de solo 21 años. Ayer lo hizo con dos goles, demostrando esa capacidad apareciendo por todo el frente de ataque. Especialmente brillante fue el primer gol y una galopada por banda izquierda, con un control sublime, para acabar pisando área y poner un pase de la muerta que finalmente no se concretó. Estamos hablando de un jugador superlativo llamado a todo, que es posible que ayer jugase su mejor partido con el Real Madrid. Apenas lleva una temporada, ya tiene casi categoría de titular y varios goles claves para ganar títulos o partidos. Casi nada.

 Esa es la  noticia positiva, la negativa es que ayer seguimos sin ver la mejor versión de Bale, puesto en la picota por la prensa, y que parece haber adoptado esas mismas dudas. El otro jugador que ayer no salió reforzado en su papel de delantero fue Benzema. El francés ha demostrado en numerosas ocasiones que no es el típico delantero killer, pero también ha demostrado que es un jugador de juego asociativo fundamental para este Madrid.

 El problema es que ayer el Real Madrid haciendo un buen partido no fue capaz de materializar las ocasiones de gol. Tuvo muchas más que el Valencia, que no obstante aprovechó sus oportunidades e incluso pudo haber ganado el partido en el correcalles que se convirtió en la segunda parte. Ahí se notó la falta de Casemiro como tapón. Sin Ramos y Cristiano el Real Madrid pierde mucho pero aún así el partido se empató ayer por falta de definición en la portería y eso es algo que este Real Madrid, sin Morata, ni James ni Mariano, va a necesitar solventar. Cristiano no va a aparecer en todos los partidos.

 El empate en estas primeras jornadas no debería ser en absoluto preocupante pero sirve para que el equipo entienda sus carencias y para que Zidane busque soluciones ofensivas. No hay que olvidar tampoco que el Valencia jugó un buen partido. Seguro que esta temporada harán mejor papel que la pasada porque no es sencillo sacar un punto del Bernabéu a un Madrid, que no lo olvidemos venía de darle un baño al F.C.Barcelona y de ganar al Manchester en la Supercopa.

 Pero esto es el fútbol y si el Real Madrid quiere lograr el ansiado triplete (y sextete) deberá cuadrar todas las piezas y no permitirse relajaciones como las de ayer en defensa o una alarmante falta de puntería.

Real Madrid: ¡Supercampeón de todo!

5994d438e61a1

El Real Madrid se proclamó ayer de forma muy superior Supercampeón de España, un nuevo título más tras el logrado contra el Manchester. Dos supercampeonatos para mitigar la durísima derrota en la Champion League del verano…

Ayer el Real Madrid bailó como pocas veces al F.C.Barcelona en la primera parte. Fueron 45 minutos de una superioridad tan aplastante en todos los terrenos que ni los más viejos del lugar recuerdan algo similar. Y se logró sin jugadores como Isco, Casemiro, Bale o Cristiano Ronaldo, lo que da muestras de la superioridad de la plantilla blanca.

 Es Zidane el principal artífice de esa armonía, que permite que cualquier jugador que entra, aunque sea un teórico suplente, se sienta titular. Prácticamente ninguno desentona, y prueba de ello es que ayer Kovacic y Asensio fueron dos de los mejores. Es difícil delimitar una línea entre titulares y suplentes y si Zidane no lo hace, tampoco deberían hacerlo los aficionados. Que el francés ponga a los que considere, con toda una temporada por planificar, sabiendo estados físicos, mentales, y expectativas de unos y otros. Nadie como él ha gestionado tan bien una plantilla de tantísimo talento como la del Real Madrid.

WhatsApp Image 2017-08-17 at 01.44.02

 Zidane lo ha ganado prácticamente todo desde que llegó y tiene pinta de que el ciclo se puede alargar muchos años. A nivel internacional equipos como el City, el Manchester United o el PSG parecen los únicos capaces de disputar esta hegemonía, aunque todavía están a 1 o 2 años. A nivel nacional, el rival a batir suele ser el F.C.Barcelona, pero visto lo de ayer y años anteriores, mucho tienen que cambiar las cosas.

 El club culé tiene por delante un camino en el desierto muy largo. Casi tanto como el vivido por el Real Madrid. El equipo blanco estuvo más de un lustro cayendo en octavos de Champion. Con un par de ligas, eso sí, pero sin un proyecto definido. Con varios jugadores jóvenes, no fue hasta el primer año de Pelegrini, en la vuelta de Florentino, cuando se empezó a construir el proyecto actual. De aquellos fichajes de hace casi 8 años solamente quedan Benzema y Cristiano Ronaldo, más Ramos y Marcelo, que habían sido fichado antes.

 A partir de ahí, el Real Madrid empezó a mutar en un equipo competitivo capaz de alcanzar las semifinales de Champion, competir contra el mejor Barcelona, lograr el doblete con Ancelotti  Champion y Copa, y finalmente encontrar el modelo ideal con Zidane, gracias a la combinación de todo lo anterior; con jugadores que fueron llegando como Modric o Kroos; la consagración de gente como Varanne o Carvajal y las últimas incorporaciones de otros como Asensio o Kovacic.

Pero ese camino hasta la felicidad total actual, en la que todo parece color de rosas, fueron muchos años de inestabilidad, de fichajes más o menos fallidos, salidas de posibles y futuras estrellas como Robihno, Sneijder o Ozil, y cambio de entrenadores.

Viendo al F.C.Barcelona ahora mismo, que ya el año pasado, tras el 4-0 del PSG y el aplastamiento de la Juventus, necesitaba 3 o 4 refuerzos, ahora sin Neymar necesita además otra estrella. Serían por lo menos 2 o 3 titulares y 4 o 5 suplentes, porque ahora mismo ni su 11 titular ni su banquillo están a la altura de un equipo campeón.

La comparativa con el Real Madrid es sangrante y mientras que los blancos cuentan con media docena de jugadores sub 25 que pueden ser titulares perfectamente en el Real Madrid ahora mismo o en un par de años, en el F.C.Barcelona, la única excepción es Umiti (23 años). Mientras, Zidane tiene que hacer malabarismos con Kovacic (23), Asensio (21), Theo (19), Ceballos (21) o Llorente (22). Todos ellos jugadores que serían titulares en cualquier grande de Europa. Sin contar con el problema de tener que combinar la BBC con Isco o la suplencia de Nacho, un jugador notable.

En cambio los sub 25 del F.C. Barcelona, canteranos como Rafihna (24) Suárez (23), Delofeu (23), Samper (22), Munir (21) o fichajes como Alcácer (23) o André Gómes (24) parecen lejos del nivel de élite que exige ese club. Alguno, quizá con tiempo y muchos minutos podría alcanzar el nivel, pero no parece que ahora mismo ninguno esté en fase de derribar ese muro.

Y mientras que el Real Madrid ha encontrado en Asensio una estrella fulgurante, el Barcelona ha perdido la suya (Neymar) y no le queda más remedio que supeditarse a la creación de su gran genio Messi y su escudero, Suárez. Ayer el uruguayo se llevó la mano a la rodilla tras un golpe. ¿Y si se lesionase el charrúa? ¿ O Messi? De pronto ambos son jugadores absolutamente imprescindibles. El Madrid en cambio le dio un baño al Barcelona sin sus dos máximas estrellas, Bale y Cristiano Ronaldo.

El presente y el futuro es del Real Madrid mientras que el F.C.Barcelona tendrá que fichar muy bien y construir un equipo a 5 años vista, sabiendo que le toca ir muy por detrás del equipo blanco. Hace no tanto fue al revés, pero ahora sí que sí vivimos un cambio de ciclo y no se si Bartomeu es el ideal para pilotar esa transición blaugrana.

Mejor que el F.C.Barcelona y los árbitros

El partido de ayer entre Real Madrid y F.C.Barcelona muestra la actual diferencia entre dos equipos y dos clubes. En todas sus dimensiones posibles, incluyendo la arbitral. El resultado, 1-3 se antoja incluso corto a la vista de lo ocurrido. Zidane volvió a apostar por un 4-4-2, con Kovacic haciendo la función de Modric, resultando durante todo el partido una pieza clave para ayudar a Casemiro a parar a Messi. Arriba, el Real Madrid no encontró toda el potencial ofensivo de Bale y Benzema, pero el medio del campo es tan potente que puede con eso y con cierta fragilidad defensiva mostrada, especialmente por la banda de Carvajal.

 Pero lo que más asombra de este Real Madrid es su capacidad competitiva. Serán las 3 Champions en 4 años o la madurez de la mayoría de sus jugadores, pero este Real Madrid controla los partidos en casi todas sus fases. Incluso en la fase final, ya con 10 jugadores y con el Barcelona volcado para intentar empatar el partido. Ahí aparecieron dos suplentes de lujo, Marcos Asensio y Lucas Vázquez para dibujar un contraataque que finalizó el primero de forma maravillosa.

Pocas veces un jugador de su edad ha irrumpido con tal fuerza. Su potencial parece ilimitado, y lo mejor es que parece llevarlo con naturalidad, sin prisas. Estamos ante el próximo crack del futuro. Un jugador indescifrable, sin la potencia y exhubencia de Cristiano ni la habilidad de Messi, aparentemente, pero con la magia de ambos.

 Sabe Zidane y sabe su plantilla que la temporada es muy larga, que algunos jugadores ya tienen cierta edad y que habrá oportunidad para todos. Por eso creo que toca disfrutar de esta plantilla al completo, que como bloque es el mejor del mundo y que tiene además a algunas de las mejores individualidades. Y una de ellas es indudablemente Cristiano Ronaldo.

AFP_RK228_20170814001010-ksYB-U43559292954TeD-992x558@LaVanguardia-Web

 El 7 salió y en 15 minutos e hizo de todo. Un gol anulado, bastante dudoso, otro marcado de factura espectacular, que suponía el 1-2 y una acción que pasará a la historia de la vergüenza arbitral española en la que fue amonestado con una amarilla. La norma habla de simular un penalty, básicamente lo que hizo en el otro área Luis Suárez, al que ni tocó Navas, restregándose en el suelo, dolido, en una imagen que no se ha repetido lo suficiente de uno de los futbolistas más tramposos y sucios del fútbol. Un intento de engañar al árbitro que tuvo su efecto.

 Lo que ocurrió en el otro área fue el intento de Cristiano Ronaldo de alcanzar un balón y la caída típica y propia del esfuerzo y del contacto físico con Umiti en una carga. No creo que esa acción fuese penalty a pesar del contacto, pero desde luego, lo que nunca es es penalty.

 Lo que ocurre después con Cristiano Ronaldo empujando levemente al árbitro (así se describe en el acta) es un error del portugués, que será sancionado con 5 partidos. Un error humano, todo hay que decirlo, de impotencia, de rabia ante una injusticia bestial. De nada servirá indicar que Messi no fue sancionado hace varios años por un gesto similar.

Lo que toca por parte del Real Madrid es presionar para que ese árbitro no vuelva a arbitrar nunca, y garantizar que la Federación y la organización de árbitros, promuevan de una vez por todas a lso árbitros más competentes y por supuesto el VAR. Todo lo demás originará este tipo de situaciones que a todas luces desprestigian nuestra liga.

 Pero a pesar de la nefasta y pésima actuación arbitral, el Real Madrid ganó con suficiencia, con un resultado que permite pensar que en la vuelta los de Zidane puedan rematar. Sería un nuevo título para el francés que sigue acumulando récords. Otra victoria en el Camp Nou, son 2 de 3, otro partido marcando de manera consecutiva, son ya 66 y otra demostración de que con él al mando el equipo funciona.