James Rodríguez y Reimond Manco, vidas opuestas

La historia de hoy no es la historia de James Rodríguez. Es la historia de los que no pudieron o no quisieron ser como James Rodriguez, es decir, estrellas de fútbol, jugadores que pueden vivir de ese deporte, y que pueden aspirar a jugar en los mejores equipos del mundo.

Puede parecer un capricho del destino que un jugador como James acabe en el Real Madrid, aunque lo cierto es que detrás hay paciencia, esfuerzo, trabajo, talento pero también suerte. El que no reúne todas las condiciones se queda por el camino, olvidado, preguntándose qué habría sido de él si las circunstancias hubiesen sido diferentes.

Seguramente eso se plantea estos días Reimond Manco, un nombre que para el 100% del orbe, excepto para los seguidores peruanos, no representa nada. En Perú, representó una vez la ilusión de un jugador prometedor y representa hoy el fracaso de quien no pudo o no quiso convertirse en  un futbolista estrella.

Las vidas de Reimond Manco y James Rodríguez podían haber ido paralelas como las vidas de Oliver Aton y Marc Lender, los héroes del colombiano. El sudamericano Sub 17 de hace 7 años en Corea Ecuador consagró a Reimond como al mejor jugador del torneo, siendo James el segundo. Ambos eran jóvenes talentosos, de corte ofensivo, descarados y con todo el futuro por delante. Pero entre medias, el camino del peruano se torció, mientras que el colombiano decidió seguir el camino del éxito que tenía marcado.

En el 2008 James marchó a Banfield, un equipo argentino de media tabla, a foguearse, siendo el extranjero más joven en debutar, mientras que Reimond dio el paso a Europa, al PSV, en el que debutó dando un pase de gol para días después jugar en la Europa League contra el Liverpool. El destino de ambos estaba escrito y su suerte decidida.

Dos años después, en julio de 2010, sus caminos tomaban rumbos totalmente diferentes. James Rodríguez fichaba por el Oporto, que pagó por él 5 millones,en una apuesta de futuro, mientras que Raimond Manco hacia el camino de vuelta, fichando por un equipo de media tabla peruana, el Juan Aurich. 

Sus caminos tomaban rumbos tan opuestos que solamente tres años después uno se convertiría en una de las estrellas más prometedoras del orbe futbolístico y el otro en prácticamente un ex jugador a la temprana edad de 23 años.

La diferencia entre los dos nada tiene que ver con el talento. Ambos partían en igualdad de condiciones, con un talento similar, con la misma juventud. La diferencia fue la capacidad de uno y otro de seguir trabajando, de seguir mejorando, de no creer que con 17 años se ha conquistado el mundo.

El fútbol es un deporte ultracompetitivo, que requiere de la máxima profesionalidad. Con talento, trabajo, un entorno adecuado y la suerte necesaria para no lesionarse o para encontrar en el camino a entrenadores, jugadores y equipos adecuados, es posible llegar arriba. Pero son demasiados ingredientes como para jugártelo todo a la carta del talento individual.

Eso hizo Raymond, mal asesorado, excesivamente confiado de sí mismo, sin tener en cuenta que su carrera solamente acaba de empezar. Y lo contrario hizo James, que dio pequeños pasos, pero muchos. Primero para triunfar con el Banfield, después para adaptarse a Europa con el Oporto, luego en el Mónaco y finalmente para liderar a su país, sin la máxima estrella Falcao, asumiendo su rol de mejor jugador.

Y con todo, esto acaba de empezar para él, porque ahora le toca enfrentarse a un reto mayor que todos los anteriores juntos, triunfar en el Real Madrid. Al menos James Rodríguez tiene la posibilidad de hacerlo, Raymond Manco nunca la tendrá y vivirá siempre con la duda de qué habría pasado si sus decisiones hubiesen sido distintas.

El fichaje de James Rodríguez

En un mundo como el fútbol, que levanta pasiones y suscita envidias y recelos, el fichaje de James por cerca de 80 millones al Real Madrid, se convertirá rápidamente en debate. Vaya por delante mis dudas como aficionado de la necesidad de fichar a un jugador del perfil del colombiano. Pero, no obstante, procedo a tratar de analizar el fichaje desde un punto de vista distinto, que se le escapa al mero aficionado.

En primer lugar, conviene diferenciar el precio que ha costado el jugador, 70 millones más variables, con el valor que tiene en el mercado. Solamente si su valor es superior o inferior a ese precio, podemos hablar de un fichaje caro o barato. Y eso, ahora, porque es posible que si su rendimiento es muy elevado o muy bajo, pase de ser un fichaje caro a barato.

Dos ejemplos muy claros: Cristiano Ronaldo costó alrededor de 90 millones. Independientemente del valor que tuviese en el mercado, podemos asegurar sin equivocarnos que su rendimiento personal, en cuanto al aporte deportivo y económico en el equipo, ha hecho que haya sido un fichaje, sino barato, al menos si a buen precio. En el otro lado, un jugador como Sahin, que costó 12 millones de euros, que fue nombrado mejor jugador de la Bundesliga, ha resultado, a la vista de su rendimiento, un fichaje caro.

Por tanto, el fichaje de James y su precio actual ha de tener en cuenta tanto su valor actual como su posible rendimiento  y valor futuro. Su valor actual viene determinado por el coste de su traspaso del Oporto al Mónaco, 45 millones, y sobre todo por el impacto que ha tenido en el mundial su excepcional papel.

James no solamente ha sido bota de oro del mundial, sino que ha dejado la sensación de que ha sido el líder de la selección colombiana. Un jugador joven, con personalidad, con gol y con un juego propio de los mediapuntas de más calidad del momento. Veloz, con regate, control orientado y gran pase.

Por sí mismo, 5 partidos no deberían bastar para casi duplicar su precio, de 45 a 80 millones. Pero resulta que hablamos del mundial, el evento con mayor repercusión del mundo y además, hablamos de un jugador latinoamericano, el continente que vive con más pasión este deporte. He comprobado en persona durante este campeonato, el impacto de tal evento en estos países.

El impacto mediático de fichar a uno de los mejores jugadores del mundial y  a un ídolo en su país, es algo que automáticamente incrementa el valor del jugador y por tanto también su precio. James no cuesta solamente por su valía deportiva, sino por su imagen de marca, por su capacidad para generarse contratos por publicidad (el Real Madrid se lleva el 50%) y para a la vez, incrementar a la vez la imagen de marca del Real Madrid. Todo suma, también la imagen de joven maduro (está estudiando una carrera y tiene un hijo), con cara de buena persona y un jugador que ha ido creciendo en distintos clubes, creciendo poco a poco.

James es la puerta de entrada  del Real Madrid al continente latino. Con él, el Real Madrid ficha a un jugador pero gana la afición de todo un país, Colombia. Un país entero, de 45 millones, que automáticamente seguirán al equipo blanco, con toda su pasión, por el mero hecho de contar en sus filas con el ídolo local.

Dicho esto, el jugador además tendrá que aportar deportivamente en el Real Madrid, y no durante 5 partidos, sino durante una temporada entera. Una tras otra, porque el equipo blanco es el más exigente del mundo. Si James tiene o no la capacidad mental para convertirse en uno de los mejores jugadores del mundo es algo que no sabemos. Aunque es un aspecto que habrán tenido que estudiar los dirigentes del Madrid para desembolsar tanto dinero por un jugador. Y ahí, variables como su madurez, su entorno, su pasado futbolístico, su capacidad de mejorar y progresar y su hambre de ser el mejor, son las que entran en juego

Desconociendo cuál será el rendimiento del colombiano, podemos estar ante un futuro supercrack, un muy buen jugador o una promesa que nunca se consagra. Con esa misma edad, jugadores como Zidane o Ronaldhino todavía no eran los mejores del mundo. Se convertirían en tales en la Juventus y en Barcelona respectivamente.

A ninguno se le conocía antes de dar el paso a un equipo grande, como a James hace un mes y medio. Pero la explosión de un jugador es algo que viene determinado por distintas características y es algo difícil de preveer.  

James Rodríguez llega al Real Madrid tras declarar su amor incondicional al equipo. Sin duda un rasgo que habla de las ideas claras del colombiano. Ni uno ni otro han querido desaprovechar una oportunidad que el tiempo dirá si es rentable para ambos.

Fichajes y más fichajes: Tony Kroos al Real Madrid

El Real Madrid ha abierto su mercado de fichajes con uno de los cromos más cotizados del momento, el alemán Tony Kroos. El mediocampista del Bayern de Munich ha sido sin lugar a dudas uno de los mejores jugadores del mundial y es tanto por su precio de adquisición como por su calidad y juventud un fichaje perfecto para el Real Madrid.

El alemán, que se destaca por la precisión en el pase, puede jugar como centrocampista, tanto en el puesto de interior en el 4-3-3 que ha venido practicando Ancelotti o en el 4-4-2, o incluso de media punta. Cuanto más cerca del área juegue más goles realizará gracias a su fabuloso golpeo, y cuanto más lejos lo haga, más se parecerá a su juego al de Xabi Alonso, repartiendo balones en largo.

Con el fichaje de Illarramendi el Real Madrid debía cubrir ese puesto, pero el primer año del vasco no ha sido esperanzador, y la presencia de un joven e inexperto Casemiro, no ha sido suficiente para garantizar un medio del campo de garantías.

Con Kroos el Real Madrid obtiene a un jugador internacional, de experiencia, que ha jugado en un club con la máxima exigencia y que además parece con la cabeza bien amueblada. Su presencia se debe complementar con los Modric, Xabi Alonso, Illarra, Khedira y Di María.

Puedo entender la necesidad del club de vender a jugadores que no quieran renovar y cumplan año de contrato, o bien que pidan elevadísimas subidas de salario que descompensan la plantilla. Pero lo que se debe tener en cuenta desde la presidencia, mas alá de salvaguardar las cuentas, es que esta temporada es la más larga de las últimas décadas para el madrid.Con 6 títulos en juego, la exigencia de competir en todos, y ganar todos los títulos, el equipo está ante una oportunidad histórica.

Ya en la campaña pasada, con varias lesiones en momentos claves más sanciones, como la de Xabi, en momentos puntuales, el equipo sufrió para mantener el ritmo. Se perdió la liga por ese motivo, pero se podían haber perdido más títulos.

Por eso, hay que intentar mantener al mayor número de jugadores de calidad contrastada, siendo labor del técnico el dosificarles a todos y lograr de todos ellos el máximo compromiso y motivación.

Con el único fichaje confirmado del alemán, quedamos a la espera de nuevas salidas y llegadas, aunque por ahora, el pez más gordo del acuario se lo ha llevado el equipo blanco.

Di Stefano, leyenda y símbolo del Real Madrid

Falleció Di Stefano, un mito del deporte, el fútbol y del madridismo. Y por eso, aunque tarde, está página, que de alguna manera trata de representar las tres cosas, le rinde un pequeño homenaje.

El argentino fue el creador junto con Bernabeu del mito del Real Madrid. Dos personalidades únicas que cambiaron para siempre la historia del club y del fútbol. Es difícil entender la historia del club sin entender la historia de ambos personajes.

DI Stéfano llegó al Real Madrid con 27 años, ya consagrado como estrella en Latinoámerica pero por todo por demostrar en Europa, en una época en la que la información no fluía como ahora. Es difícil imaginarse un mundo en el que lo que pasaba a un lado del Atlántico no se conocía en el otro. Pero lo cierto es que Di Stéfano ya había hecho carrera en Argentina y más tarde en el Millonarios de Bogotá, que de alguna manera fue una especie de precursor del Real Madrid que vendría.

El equipo colombiano juntó en su plantilla a algunos de los mejores jugadores latinoamericanos de la época, aprovechando entre otras la circunstancia de la huelga de futbolistas en Argentina, que provocó el éxodo de sus mejores futbolistas. Y ahí, en el Millonarios, en un equipo que se denominó “Ballet Azul”, fue donde encandiló a los dirigentes madridistas tras un amistoso entre ambos clubes.

A partir de ahí, Bernabeu logró hacerse con la mitad de los derechos de Di Stéfano (los correspondientes al Millonarios) mientras que el Barcelona tenía los derechos de su club de origen, el River Plate. El resto de la historia llevó finalmente al jugador al Real Madrid, pero no por “maniobras franquistas” ni historias extrañas, sinio por circunstancias como que el Barcelona no quiso pagar la parte de los derechos al Millonarios, la recuperación de Kubala de su tuberculosis o la intervención y mediación de Muñoz Calero (el mismo que intervino en el fichaje de Kubala).

Lo cierto es que el astro argentino fue determinante en el devenir del Real Madrid, que pasó de ser un club más, y no precisamente el mejor, tras 15 años de época franquista en la que apenas conquistó títulos, a ser el mejor club de la historia.

Evidentemente no solamente ayudó Di Stefano, sino los buenas quehaceres de Bernabeu que fichó a otros cracks como Gento, Puskas, Rial o Kopa.

Pero el nombre de Di Stéfano y sobre todosu personalidad ganadora, su actitud futbolística y su personalidad, fueron los que crearon las bases de lo que hoy es el Real Madrid,

Sentimiento madridista

Una semana después de la décima todavía tengo en la cabeza el gol de Ramos y el sentimiento vivido. He repetido varias veces esa misma sensación tras ver vídeos que circulan por internet con las imágenes de decenas de personas celebrándolo. Gentes de todas las edades, razas y países gritan de la misma manera ante el gol de Ramos. 

Sí, la pasión  por el fútbol es un sentimiento irracional, quizá incluso primitivo, pero es un sentimiento puro, de ilusión, de lealtad y sufrimiento ante un club. Se dice frecuentemente aquello de que una persona puede cambiar de trabajo, casa, de marido o mujer y hasta de ideología, pero no de club de fútbol.

 Y cuando ese sentimiento se da en un club como el Real Madrid, enfrentado a su propia historia, a su propia exigencia, ese sentimiento es el mostrado en el vídeo. Seguramente el gol de Ramos, por el momento, el lugar  y la forma en que se produjo sea uno de los goles más celebrados de la historia. Miles de personas en el mundo gritaron al unísono un gol que le permitía al Real Madrid seguir vivo en la competición que creó.

 Ese gol, además de elevar a los altares del fútbol y de la historia al Real Madrid y a Ramos para siempre, ha hecho por el equipo blanco más que las últimas tres Champion League conseguidas por el Barcelona. El testarazo de Ramos y el gol de Bale han circulado por la televisión y las redes sociales a la velocidad del viento, repitiéndose una y otra vez, incrementando la leyenda del club. No solamente por la espectacularidad del gol sino por su importancia capital estamos ante un gol cuya importancia va mucho más allá del resultado final del partido.

 El gol de Ramos es para el Real Madrid el más importante de este siglo junto con el de Zidane, o quizá incluso más. Es un gol que valida el sentimiento de millones de madridistas y que crea nuevos adeptos de manera inmediata. No habrá niño que no quiera ser Ramos como no hay aficionado, madridista o no, que no quiera celebrar los goles de su equipo como los madridistas celebramos el gol de Ramos.

 Todavía hoy, muchas horas  después,tengo en la cabeza el grito y el sentimiento tras ese gol. La descarga inmensa de adrenalina y el agotamiento posterior. La liberación ante un gol que justifica muchos años de penalidades. Tras el partido me recordé a mi mismo con mi fiel amigo Juan, volviendo a casa abatido tras ver perder a nuestro equipo en semifinales ante el Bayern de Munich en penaltys.Ese gol fallado por el propio Ramos y por Cr7 y el sentimiento de que se perdía una oportunidad de oro. Recordé estas tres últimas semifinales en las que el equipo estuvo cerca de llegar pero no lo suficiente. Y recordé esos años de travesía en el desierto, viendo al equipo caer en octavos contra rivales menores.

 Toda esa frustracción se liberó gracias al gol de Ramos. Y sí, gracias también al centro de Modric, actor absolutamente secundario pero necesario. Gracias al Real Madrid, la llama del fútbol que en algún momento se debilitó en mí, sigue viva, y lo hará me temo que para siempre.

El Real Madrid ha ganado mucho más que otra Copa de Europa, mucho más que la décima y mucho más que un inmenso poder de atracción a las masas. El Real Madrid ha visto revalidada su esencia y su identidad con el gol de Ramos y con la victoria final.

Esa identidad de antaño, de la época de Di Stéfano y de Bernabeu, y más tarde de Juanito y compañía, que significa nunca dar un partido por partido, luchar hasta el final,creer siempre en las propias posibilidades.

El gol de Ramos y el sufrimiento colectivo en el partido más importante del año, y de la década para el Real Madrid, valida esa identidad. En un escenario perfecto, el día D a la hora y minuto crítico llegó el gol clave. Y aunque al final, en el fútbol a veces se gana y otras se pierde, para el Real Madrid las únicas opciones siempre fueron o ganar o perder muriendo. Y eso es lo que hizo el Real Madrid en esos últimos 20 minutos, perder muriendo, hasta ganar…

En ese minuto 92 y 47 segundos, en el instante previo al saque de esquina de Modric, en la esperanza final del sacador del corner, de los rematadores, del entrenador,del banquillo, y de cientos de miles de aficionados madridistas de todo el mundo se resume lo que es ser del Real Madrid.

Rescoldos de la Décima

Durante los siguientes días y meses hasta lograr una verdad consolidada se escucharán muchas de las afirmaciones tramposas y mentirosas que dice hoy el antimadridismo. Cualquier excusa es buena para ensuciar la justa y épica victoria del Real Madrid. Como aquellos que siguen repitiendo lo de las Copas de Europa en blanco y negro (ya no tienen ese argumento) o el falso fuera de juego de MIjatovic o la victoria vergonzante en la novena de Relaño.

La realidad es muy distinta, y el Real Madrid no solo ganó bien sino que además fue un equipo ejemplar. Que no nos vendan lo contrario.

Pero como se trata de atacar al club a toda costa, aquí dejo los seis argumentos más recurrentes estos días:

1) “El pelotazo de Varanne”. El pase del joven, respetuoso y modélico central francés a la banda, no solamente no es un pelotazo sino que viene precedido por un gesto del Cholo Simeone, donde trata de perder tiempo. Aqui el documento gráfico

2) El periodismo es madridista. Los madridistas nos hemos cansado de ver el antimadridismo militante en medios de prensa relevante. Desde El Pais, pasando por Cuatro hasta llegar a TVE. El ejemplo “la celebración del gol” de Rivero, el principal locutor de TVE

Muy elocuente su “Nos queda la prórroga”

3) La utilización del presupuesto. Para estos les recomiendo que miren la viga en el ojo propio y no la paja en el ajeno. Uefa league del 2012, el Atlético de Madrid gana al Atletic de Bilbao. Diferencia de presupuesto: Atlethic de Bilbao tenia un presupuesto de 59 y el equipo rojiblanco de 139.

4) El descuento de 5 minutos. En la final del Sevilla de la Uefa League fueron esos mismo 5 minutos y nadie dijo nada, y tampoco lo escuché con esos mismos 5 minutos en el Camp Nou. Cualquier persona mínimamente neutral verá las constantes pérdidas de tiempo del Atlético de Madrid, casi desde que metieron el gol. Aquí un artículo hablando del tiempo perdido durante la segunda parte.

5) La celebración de Florentino Pérez. Que alguien me diga un solo madridista en el mundo que no lo haya celebrado, no como él que parece hasta poco, sino de manera absolutamente desmesurada. Si para algo está el protocolo es para romperlo y más en esas circunstancias. En todo caso, ya se ha disculpado, cosa que por cierto yo no haría.

Por otra parte, también parece que ha escocido que Florentino chocase la mano con Aznar, reviviendo aquello del equipo del gobierno y largos etc.. La memoria suele ser selectiva y por eso aquí os dejo dos imágenes para que encuentren las diferencias.

6) La celebración de Cristiano Ronaldo. Otra de las cosas que parece que escoció severamente fue el hecho de que Cristiano celebrase un gol. Algunos le quitan mérito porque era el cuarto, otros opinan que no debía haberse quitado la camiseta pero la mayoría no es capaz de entender o empatizar lo que pasaba por su cabeza. Aparte de lo mencionado respecto a una película, la celebración de Cr7 es una liberación de tensión y presión. Algo que asumió cuando dejó el Manchester para ir al Real Madrid a ganar Champion League. Han sido cinco años donde ha sido el blanco de todas las críticas y el foco de la presión y ese gol debió ser la liberación de todo eso.

Adicionalmente su gran temporada a nivel de goles podía haberse visto truncada por su mal partido, fruto de una lesión que le obligó a jugar lesionado. El que no entienda su celebración no entiende que los futbolistas, aunque ganen millones también están sometidos a infinidad de emociones.

Y por último, para celebraciones las de este vídeo:

 

Y por último para el resentimiento, un divertido artículo de uno de los mejores blogs de madridismo.

Balance de la temporada del Real Madrid 2013-1014

Queda un partido para que acabe la temporada para el Real Madrid y he considerado que no hay mejor momento para analizar el desempeño del equipo. Si bien es cierto que los resultados en el fútbol son determinantes, 90 minutos no pueden decidir una temporada. Un partido, aunque sea el más importante del Real Madrid en los últimos 12 años, no puede decidir los anteriores 59 partidos.

Hasta ahora le había reclamado al equipo la capacidad para competir en todas las competiciones. Y el equipo de Ancelotti por unas circunstancias o por otras ha sido capaz de competir hasta hace dos semanas en todas las competiciones. Si es cierto que queda la sensación de que el equipo pudo hacer mucho más en liga. Los principales rivales pincharon y el equipo se dejó llevar. Pero no es menos cierto que el equipo ha sufrido el desgaste de competir en todos los frentes. Lesiones de largo plazo como Khedira o Jesé, lesiones importantes en determinados momentos como Bale o Cristiano Ronaldo, más otras como las de Arbeloa, Varanne, Marcelo, etc… han influido para lograr competir y poder aspirar hasta el último momento al triplete.

Para lograr esa hazaña que nunca ha logrado el club se necesita además de ser competitivo, tener esa pizca de suerte en forma de lesiones o arbitrajes. Y sí, otros clubes lo han logrado recientemente como el Bayer de Munich, el Barcelona o el Inter de Milán, pero no podemos olvidar que este Real Madrid viene de un periodo muy oscuro en el que no se competía en la Copa del Rey, quedaba eliminado en octavos de la Champion League y solamente ganaba la liga por incomparecencia del rival.

Este Real Madrid lleva siendo competitivo los últimos cuatro años. Todos los títulos se han podido ganar excepto la liga del año pasado que se tiró a principios del año. El equipo ha aprendido a competir con la máxima exigencia en todos los frentes que era algo que reclamábamos al club. Gran mérito tiene Mourinho que obligó al equipo a competir en la Copa del rey todos los partidos y que llevó al equipo a semifinales de la Champion League, además de ser capaz de exprimir al equipo en liga hasta lograr 100 puntos.

Este año, Ancelotti ha heredado ese equipo y si bien en las últimas jornadas el equipo ha desfallecido en liga, no se puede obviar que esta liga se ha perdió contra el Barcelona en casa. Y a partir de ahí solamente los sucesivos pinchazos del rival han permitido seguir en la puja.

En la Copa del Rey el Real Madrid ganó el título venciendo en todos los partidos. Los únicos partidos de real exigencia, que fueron el Atlético de Madrid y el Barcelona, se ganaron. Contra los colchoneros que venían de una buena racha de victorias, se consiguió un contundente triunfo por 3-0 en casa y 0-2 fuera. Y contra el Barcelona se logró una trabajada victoria culminado por aquel tremendo gol de Bale.

En la Champion League, independientemente del resultado del sábado, el equipo logró un triunfo histórico ante el rival más fuerte de Europa, el Bayern de Munich. El resto de la competición se lograron victorias como el 1-6 contra el Shalke y en fase de grupos se pasó con comodidad. Queda el borrón del 2-0 contra el Borussia de Dormuntd pero no se puede pedir que un equipo que aspira a ser campeón no tenga un día malo.

En resumidas cuentas, de tres títulos posibles en dos se han competido de manera excelente y en uno de manera intermitente. El Real Madrid estuvo líder durante 5 jornadas y tuvo la oportunidad de sentenciar la liga, pero la dejó abierta. A partir de ahí, con otras competiciones en juego, fue incapaz de seguir compitiéndola. Eso, unido a las derrotas contra rivales importantes hace que el balance del título de liga no sea bueno.

A pesar de todo, si el Real Madrid gana el sábado, será su primer doblete en muchos años. Y si no lo hace será igualmente su primera final europea en los últimos 12 años.

Así que a pesar de la desilusión que me ha producido ver al equipo sin fuerza en liga, y ante la posible eventualidad de una derrota el sábado, creo que el balance global es bueno.

P.D: Este post fue escrito antes de la final del sábado

La Décima ya está en casa: el Real Madrid campeón de Europa

Hasta el minuto 93 el Real Madrid tenía perdida la Champion League para la que había esperado 12 años. Muchos años de espera para ver al equipo jugar sin demasiada fuerza ni convicción, superado por momentos por un rival rocoso e intenso, con las ideas más claras. Demasiadas años como para ver a tu equipo perder una final sin marcar un solo gol y con la sensación de que se podía haber hecho mucho más.

Quizá fuesen las bajas de Pepe o Xabi Alonso o el mal estado de forma al que llegaron al partido Cristiano Ronaldo y Benzema, o quizá la propia tensión del partido superó a un equipo al que en los minutos finales dejé de creer. Con escasas oportunidades y tiros a puerta ya parecía el canto del cisne, el triste final del equipo que pierde lentamente, minuto a minuto hasta el pitido final. Con balones colgados al área, con todo el Atlético de Madrid y su afición defendiendo todos juntos en el área, y con un portero excepcional que transmitía una total seguridad, el jovencísimo Courtois, parecía que la historia se iba a cambiar para siempre.

Fueron esos últimos 3 minutos de descuento los minutos en los que más claro tuve que el Real Madrid no ganaría ese partido y que de verdad el Atlético de Madrid mandaría en la capital. La historia se cambiaría para siempre con un doblete histórico. Por fin el Atlético de Madrid, el tercer equipo de España por presupuesto, pero un equipo no acostumbrado a ganar, sería el campeón de Europa, doblegando a un Real Madrid romo, espeso, con pocas ideas.

Ya leía las portadas con titulares que dirían que había vencido la humildad a la prepotencia, el sacrificio a la dejadez, el esfuerzo contra la pereza, el trabajo contra el dinero. Cientos de tópicos, cantidades ingentes de demagogia y sobre muchas ganas de que el Real Madrid perdiese una final a la que había llegado por méritos propios, eliminado al campeón de Europa en una semifinal sublime, goleando 1-6 al Shalke a domicilio y sufriendo en Dormunt  a solo un gol de perder de nuevo otra eliminatoria contra Klopp.

Como si los jugadores del Real Madrid jugasen sin que su corazón lata a las mismas revoluciones que los del Atlético, como si jugasen sobrados con un motor de gasolina, simplemente porque costaron más dinero o ganan más dinero, como si su esfuerzo fuese menor que el de otros jugadores por pertenecer al equipo con más presupuesto, se pretendía vender la idea de que el Atlético de Madrid sí merecía ganar la Champion League.

Hasta que llegó en el minuto 92 y 48 segundos, en el tiempo añadido que tanta amargura le dio al Cholo Simeone, que se quejó, dejando junto con sus amenazas finales a Varanne, la impresión de que su comportamiento barribajero no era propio de una final. Pues bien,en ese preciso instante la cabeza de Sergio Ramos impactó un centro de Modric, para lograr un cabezado perfecto, futbolísticamente impecable, marcando todos los movimientos, y estéticamente precioso. Para culminar un final de temporada digno casi de balón de oro, Sergio Ramos justificó el dinero que se pagó en su día por él, y todos estos años en los que muchos hemos pensado que tenía todas las condiciones del mundo para marcar una época, pero que le faltaba cabeza y serenidad.

Pues bien, ese cabezazo, con el Real Madrid volcado en los minutos 20 minutos contra la portería de Courtois, contra el muro Atlético, en un sufrimiento de ambos equipos y aficiones, justificó esa espera de 12 años y tiró a la basura decenas de artículos periodísticos en los que se loaban una y otra vez al Atlético y su justa victoria contra un Real Madrid que a pesar de sus millones no había ganado.

Y lo cierto es que el Atlético de Madrid a pesar de su excelente campaña, no había merecido ganar hasta ese minuto 93. Ganaba porque ganan los que marcan goles y estos se definen bien por una genialidad del equipo o bien por un fallo de concentración. El 1-0 fue la cantada perfecta de un portero, el mayor error que ha cometido Iker Casillas en su historia y el argumento perfecto para un Atlético de Madrid que además de esa oportunidad no ofreció nada más. Tampoco lo hizo el Real Madrid, más allá de tres cabalgadas de Bale.

El empate de Ramos, como mínimo justificó el demérito de ambos por ganar un partido, abriendo la puerta para una segunda oportunidad en la que ambos equipos debían, esta vez sí, demostrar quien merecía de verdad levantar una copa que representa lo más bonito del fútbol.

La prórroga determinó que el ganador fuese el equipo al que le quedaba más energía y también más calidad. El Atlético de Madrid estaba programado para jugar 90 minutos a muerte, pero no 120. No ayudó el cambio tempranero de Costa que le privó al equipo de un jugador de refresco, fundamental para esos minutos. Esa aportación si se vió en el equipo blanco, en el que Isco, Marcelo e incluso Morata, aprovecharon su vitalidad para dar aire al equipo.

El Atlético pagó su partido de liga hace una semana, con la máxima intensidad, pero también una temporada en la que el mayor argumento ha sido precisamente ofrecer más energía e intensidad que el rival. Esta vez no ofreció esa cualidad ni tampoco ninguna otra. Simplemente se derrumbó ante los 30 minutos más largos de la temporada y de su historia, ante un Real Madrid resucitado en el tiempo de descuento.

El equipo de Carlo Anceloti sufrió tanto durante el partido que la prórroga fue una bendición. El único momento de disfrute tras 93 minutos de impotencia e inseguridad. El 0-4 contra el Bayern de Munich quedaba a años luz, y el juego combinativo y la calidad de los jugadores parecía también desaparecido. Solamente Di María apareció en ataque, con su estilo de juego caótico, en el que unas veces hace eslalons de 15 metros y otras pierde el balón a la primera de cambio. Pero siempre intentándolo. Y Modric, limpiando primera líneas defensivas para luego no encontrar a nadie que le apoyase. Ellos dos, más un Carvajal con más oficio del que dice su edad, más Ramos, que se ha erigido en el capitán moral del equipo, sostuvieron al equipo en esos minutos.

Luego la prórroga trajo a Bale, para justificar esos 90 millones, que tras dos goles cruciales en dos finales, parecen cada vez mejor invertidos, y más tarde Marcelo y por fin Cristiano Ronaldo. Un Cristiano que marcó su gol y se quitó la camiseta no por la importancia del gol sino como un signo de liberación. Una gesto liberador para un jugador que hizo una mala final, seguramente por estar lesionado, y quien sin embargo lleva toda la temporada remando como el que más para llevar al equipo a esa décima Champion League. Cristiano Ronaldo necesitaba ese gol y ese título para justificar su pichichi en la Champion y en la liga, y también su balón y bota de oro.

Ganó el Real Madrid y ganó Ancelotti, siempre a la sombra, discutido a veces, pero siempre tranquilo, incluso con el gol de Ramos. Ganó el equipo que finalmente hizo una mejor competición a pesar de una final poco brillante por parte de ambos contendientes.

Y ganó también el sufrimiento, la épica y el fútbol, porque este deporte ha demostrado muchas veces que todo puede pasar. Que cuando menos crees tu equipo marca un gol, que cuando más favorito eres de repente caes. El fútbol es marcar un gol en el minuto 93 y ver como el sueño de toda afición se desvanece, y al contrario.

Siento pena por los atléticos pero más pena habría sufrido por los madridistas. Pero tanto ellos como nosotros sabemos que esto es fútbol. El Atlético ha llegado a una final, 40 años después, ha disfrutado con un equipo al que prácticamente de la nada el Cholo Simeone lo ha convertido en candidato a ganar la Champion League y en campeón de liga.

Enhorabuena a ellos por su temporada y también al Real Madrid, por lograr un doblete, muchísimos años después. Un doblete que le permitirá a este cuerpo técnico y a estos jugadores disfrutar de confianza y poder seguir creciendo, con la tranquilidad del trabajo bien hecho.

Análisis de la Final de Champion 2013/2014: Real Madrid – Atlético de Madrid

La final de la Champion League se presenta como todas las finales al 50%. Son muchos los factores que condicionan el resultado final. Pero aún así, trataré de analizar a ambos equipos desde distintas perspectivas:

A nivel de estado anímico, sin duda el Atlético de Madrid sería favorito. Acaban de ganar la liga es un partido dificilísimo en el Camp Nou y sus jugadores creen ciegamente en sus posibilidades después de una excelente temporada. Se trata de un equipo motivadísimo que ha demostrado que cree en sí mismo. Por el otro lado, el Real Madrid ha hecho una temporada irregular aunque el final de la misma, con la victoria en en la final de la Copa del Rey y en Munich ha demostrado que el equipo cree en sus posibilidades.

A nivel de estado físico,  a priori el Atlético de Madrid llega con los titulares con muchisimos más minutos. De hecho, de los diez jugadores de liga con más minutos, la mayoría son atléticos: 

1º Courtois 4.140

2º Gabi 4.111

3º Juanfran 4.095

4º Godín 3.780

5º Miranda 3.780

6º Koke 3.780

7º Pepe 3.708

8º Iñigo Martínez 3.706

9º Cristiano 3.684

10º Diego Costa 3.600

Ahora bien, en este apartado conviene hablar de las bajas de un equipo y de otro. A falta de confirmar alineaciones definitivas la única baja segura para el Real Madrid es la de Xabi Alonso. El tolosarra además de experiencia en finales es el eje del mediocampo del equipo. Si además se confirman las bajas de Pepe y Benzema, el equipo blanco tendrá afectado prácticamente todo su eje central. Pepe venía haciendo unos partidos excelentes y Benzema es un jugador básico para darle pausa al equipo.

 En el lado del Atlético de Madrid, las únicas posibles bajas serían Costa y Arda Turan. El desempeño de Costa es fundamental para el equipo rojiblanco, tanto por sus goles como por el tipo de juego que despliega el equipo con él. Y Arda Turan también es importante para filtrar pases y aportar al equipo, al igual que Benzema en otro lado, la pausa y calidad necesaria. Si juegan, al igual que Cristiano Ronaldo, lo harán no al 100% físico, algo que en una final de Champion League puede influir.

 Respecto al análisis táctico, el partido se juega en el medio del campo. El Atlético de Madrid intentará robar el balón e imprimir un fuerte ritmo físico, mientras que el equipo blanco intentará controlar el balón sin renunciar a transicciones rápidas. La presencia de un jugador como Illarramendi, en el punto de mira, puede ser clave. Si supera la presión del partido y se impone, junto con el aporte de Di Maria y Modric, pueden hacer frente al medio campo atlético. De lo contrario, Ancelotti necesitaría buscar soluciones ante el empuje atlético muy fuerte en esa faceta.

La otra gran clave del partido son los balones parados. En ese apartado los del “Cholo” son poderosos, y es una de sus grandes bazas para abrir o cerrar partidos. Con 15 goles en Liga en jugadas de estrategia, el Real Madrid deberá vigilar a Godín, Miranda, Raúl García, Tiago y Diego Costa si juega. El equipo blanco también ha demostrado fortaleza aérea, pero su juego no depende tanto de ese tipo de balones, aunque si puede tener la oportunidad con Cristiano Ronaldo en una falta .

 Respecto a los resultados previos, el balance esta temporada es de dos victorias, un empate y una derrota a favor del Real Madrid. El partido más cercano a la fecha de mañana fue el último empate a 2 en el Calderón. En ese partido al Atlético de Madrid le faltó aire en los momentos finales y el Real Madrid sufrió en determinados momentos con la presión rojiblanca. De los anteriores partidos, el primero parece demasiado lejano en el tiempo y los de la Copa del Rey se corresponden con una eliminatoria a doble partido.

 Respecto a la experiencia de los jugadores, los únicos jugadores que han disputado una final de Champion League han sido Cristiano Ronaldo y Casillas. Además, los internacionales españoles más Pepe y el propio Cristiano Ronaldo han jugado finales de Europeos. Ramos, Casillas, Arbeloa y Juanfran tienen también un mundial a sus espaldas.

En el lado atlético, la experiencia en finales se corresponde sobre todo con la Uefa League y con las últimas finales de Copa del Rey.  Un puñado de jugadores han jugado finales de torneos en selecciones inferiores.

En este apartado, la diferencia real quizá sea la mayor experiencia del Real Madrid en partidos difíciles, por haber estado disputando más tiempo partidos de Champion League, aunque este Atlético de Madrid demostró fuerza mental y capacidad en partidos difíciles como contra el Chelsea o el Barcelona.

El pronóstico por tanto incierto, una final realmente al 50%, con una serie de bajas y jugadores con mal estado físico que le restará calidad al choque pero no emoción. Es difícil predecir lo que va a suceder aunque hay escenarios plausibles como por ejemplo un gol rojiblanco que haga que los del Cholo se replieguen con el Real Madrid buscando el empate contra un muro, o quizá un gol tempranero de uno u otro equipo que obligue al rival a llevar las líneas más arriba y provocar ajustes defensivos.

Es decir, lo que puede suceder en cualquier partido. Los detalles, cualquier fallo de concentración, nervios, o una mala decisión arbitral pueden condicionar un choque que en solo 90 minutos separa a ambos equipos del éxito o del fracaso.

¿Quién sustituye a Xabi Alonso?

El debate número uno en torno a la final de la Champion League parece que es  quién sustituirá a Xabi Alonso. Ha habido incluso más tristeza por su baja que alegría por una victoria inmensa en en Allianz Arena

 No es la primera vez ni será la última que un jugador importante se piede una final por culpa de la absurda regal de la acumulación de amarillas. Y aunque es evidente que Xabi es un pieza importante, no creo que lo sea menos que Modric, Bale, Cr7 o Benzema, por citar algunos nombres.

 Así que la tarea de Ancelotti es poner el mejor recambio posible. Acertará únicamente si ese jugador lo hace bien, y por supuesto si el equipo gana. Pero los aficionados olvidamos que es él el que lleva casi un año viendo a todos sus jugadores entrenar. Y en este caso, olvidamos también que el técnico también jugó finales en esa posición y que fue uno de los mejores jugadores de Europa de medio centro.

 Por tanto, debería ser tan simple como esperar a la decisión de un técnico que algo debe saber. Aún así analicemos las opciones para “ayudar” a Carlo a decidir entre sus candidatos. Los elegidos sería:n Khedira, Illarra y Casemiro. Voy a descartar la opción de que rompa la pareja de centrales entre Pepe y Ramos y de que incorpore a Isco como tercer centrocampista, porque no me parecen probables.

 Y antes de realizar el pequeño análisis voy a señalar dos fortalezar del Atlético de Madrid que pueden influir en el juego blanco: un medio del campo fuerte e intenso y una gran capacidad para marcar goles de balón parado.

 Para las características del tipo de equipo descrito arriba serían más acordes seguramente Khedira y Cassemiro. Los dos tienen más presencia física que el vasco y e balones aéreos pueden aportar más solvencia.

 Illarra puede ofrecer a cambio una mejor salida de balón ante la presión Atética. Teniendo en cuenta un escenario en el que el Real Madrid tenga más posesión de balón puede necesitar a un jugador de su perfil para repartir juego. A cambio,tiene menos llegada que los dos anteriores. Illarra tiene mejor tecnica de balon y mas vision

 A nivel táctico al jugador que pero veo es a Casemiro. Tacticamente Khedira e illarra, especialmente el primero son buenos jugadores.

 En lo que respecta a la experiencia, sin duda el panzar alemán es el jugador más preparado. Con muchos partidos en Champion League y en la final incluso del Mundial, sería a priori el jugadormás fiable.

 En cuanto a minutos y partidos, Illarramendi es el jugador que más ha jugado claramente. Mientras que por el momento de forma Casemiro presenta más garantía, con Illarra desmoralizado tras jugar poco y mal y con Khedira cogiendo la forma.

 

 Illarra debería jugar el mismo rol quetiene actualmente Xabi Alonso. Muchos de los partidos que ha jugado lo ha hecho en otra posición. Su rol en la Real Sociedad y en la Sub21 era el mismo, distinto es q en el real madrid no tenga la confianza o calidad mental para hacerlo. Voy a aprovechar para insertar un vídeo suyo para conocer sus cualidades, que creo que ha habido demasiados comentarios ignorantes como si Illarra fuese un juvenil o un completo paquete:


 

Khedira cuando ha jugado lo ha hecho como acompañante de Xabi Alonso, incorporándose más en ataque, y Casemiro no ha jugado suficiente como para valorar su mejor posición.

 Quien tenga que jugar tendrásus ventajas y desventajas pero lo mejor será que lo decida Ancelotti y quelo haga bien.