Un Real Madrid de 10

Real Madrid- Granada

Real Madrid- Granada

El Real Madrid de Zidane se ha convertido en la apisonadora que cualquier aficionado blanco ha soñado alguna vez. Todo parece funcionar perfectamente y no se adivinan nubarrones en el horizonte.

Las dos goleadas consecutivas ante el Sevilla y el Granado han dejado la sensación de que estamos ante un equipo que puede dominar una época. Contra los hispalenses (que ayer ganaron 0-4 a la Real Sociedad) el Real Madrid hizo su mejor partido de la temporada, y contra el Granada remató la faena encarrilándolo desde el primer momento. Entre uno y otro partido Zidane cambió 4 piezas. En el primer partido aportó por James y el colombiano respondió con un partido y dos goles, y en el segundo fue Isco el afortunado y respondió con otros dos goles y otro partidazo.

Y entre medias, un mecano en el que todas las piezas funcionan al ritmo del mariscal de campo Modric y del Linebacker, Casemiro. Con el complemento imprescindible del resto de jugadores. Si se cae uno, aparece otro y parece ni notarse. No olvidemos que un jugador como Bale está fuera del equipo, siendo seguramente el jugador más determinante del equipo.

Y todo eso es mérito de Zidane, que ha logrado mediante sonrisas y palabras amables, que su equipo encarrile 39 partidos sin perder, y sobre todo, la sensación de que el equipo funciona y todos saben cuál es su labor. El baño táctico ante el Sevilla y el Atlético de Madrid el año pasado, nos han revelado que Zidane no es otro alineador más. También sus decisiones en pos de la meritocracia, quitando un día a Ramos o a Cristiano Ronaldo, demuestran que tiene personalidad.

Es cierto que el francés tiene a día de hoy una plantilla completísima, seguramente la mejor de la historia de este club. Pero también la tenía Benítez, y el equipo acabó desquiciado. No, el mérito de Zidane va  más allá de unos magníficos jugadores .

Si continúa esta dinámica, que sí parece, el Real Madrid acabará la temporada con uno o dos títulos, y quizá incluso con el ansiado triplete. No se ve un equipo tan completo, con tanta hambre como el Real Madrid ni tan bien gestionado, ni en España ni en Europa. Luego ya, el fútbol decidirá, pero yo apuesto porque Zidane repetirá títulos.

La flor de Zidane

El fútbol es un deporte tan sencillo que solo es necesario un poco de suerte para mantenerte invicto durante 37 partidos, liderar la liga española, ganar una Champion League, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes. Y eso en el club más difícil del mundo, inestable y exigente por naturaleza, el Real Madrid.

Flor lo llaman algunos que lo más redondo que han visto es su cabeza y que seguramente serían los mismos que decían que Zidane no encajaba como futbolista en el Real Madrid, y que no tenía sitio. Los mismos que ladraban aquellas barbaridades, ladran hoy otras, (audio muy recomendable) siempre con el mismo objetivo, minusvalorar los logros del Real Madrid.

Un mismo mantra repetido como una consigna: El Real Madrid no juega a nada. Lo he escuchado desde que tengo uso de razón. En los últimos 30 años se ha repetido hasta la saciedad, ganase o perdiese el equipo.

Ahora el club gana casi siempre y no pierde casi nunca. En una racha prácticamente sin precedentes a nivel mundial, Zidane ha logrado algo casi imposible, que el club no tenga sobresaltos, que el 95% de los futbolistas estén contentos y que la afición esté relajada.

Zidane

Zidane

Pero claro, ese remanso de paz no basta a muchos periodistas que creen que el Real Madrid debería ganar 5-0 todos los partidos, con un juego brillante. Se decía que el equipo se estrellaría contra los grandes y ahí apareció el mejor Real Madrid de la temporada con un 0-3 en el Calderón y un empate en el Camp Nou, con un partido en el que mereció más. Por si fuese poco, durante esta racha, Zidane ganó también 1-2 el año pasado en el feudo del Barcelona. Pero claro, el Real Madrid no juega nada.

Y yo niego la mayor, porque si he visto algún año al Real Madrid jugar a nada, de verdad, y no ganar. Y lo que veo ahora es un equipo con 17 o 18 jugadores con muchas rotaciones, por voluntad de Zidane, pero también por lesiones. Es más difícil que exista un mismo tipo de juego con 11 jugadores fijos que con 18 rotando. Pero con Zidane se juega con un 4-3-3 que a veces se modifica al 4-2-3-1 o al 4-4-2. Es un equipo capaz de jugar por bandas y dar profundidad con jugadores como Lucas y Bale o entre líneas con interiores como Isco o James.

El equipo es capaz de jugar al toque, dominando la posesión o realizar contragolpes fulgurantes, siempre al ritmo de Modric y Kroos. Por lo general suele realizar una presión alta, con las líneas muy adelantadas y la defensa cerca del centro del campo. Es un equipo ofensivo que a veces junta hasta 7 u 8 jugadores al ataque, dando mayor amplitud ambos laterales. Ese juego provoca que el equipo marque muchos goles pero también que reciba muchos.

El Real Madrid juega los primeros veinte minutos normalmente con gran intensidad aunque a lo largo del partido se muestra irregular, manejando mal los tiempos en ocasiones, permitiendo al rival que se juega, siendo demasiadas veces incapaz de cerrar el marcador.  Pocas veces el equipo ha sido capaz de realizar 90 minutos de manera uniforme, aunque siendo honrados, ¿que equipo lo logra siempre?

El equipo de Zidane tiene en las jugadas a balón parado una de sus fortalezas y ello gracias a sacadores excelsos como Modric, James o Kroos, pero también gracias a una serie de jugadores que van muy bien por alta.

Y finalmente es un equipo ganador, ultra competitivo que no da un partido por perdido y que lucha hasta el último instante aunque el equipo esté fundido o vaya perdiendo.

Ese es el estilo del Real Madrid de Zidane, que por el camino ha traído grandes goleadas, partidos espectaculares como el pasado ante el Borussia de Dormund, encuentros de una solidez y seriedad impresionantes como el 0-3 en el Calderón, partidos malos como el de la final del Mundial de clubes, el Sporting y épicos como la final de Champion, de la Supercopa de europa o el último derby del Camp Nou.

Eso ha logrado el técnico francés, que tarde o temprano perderá un partido e incluso dos, y seguramente un título, e incluso dos o tres. Pero hasta la fecha, ha logrado que un equipo en el que prácticamente sus 15 jugadores habituales se han lesionado en el último año, sea capaz de sacar los partidos adelante. Y sí, en algún partido ha llamado la suerte a la puerta, porque si no sería imposible mantener esa racha. Suerte tuvo el Manchester cuando ganó la Champion League en 3 minutos, o el F.C Barcelona con su triplete, con aquellos goles de Pedrito o el gol de Iniesta. Porque la suerte forma parte del deporte, pero apenas representa un 5% si no se da lo demás.

Así que para los que dicen que el equipo no juega nada o que Zidane tiene flor, que busquen un equipo que tenga un estilo defini

El balón de oro a Cristiano Ronaldo

Cristiano con su cuarto balón de oro

Cristiano con su cuarto balón de oro

El balón de oro ha vuelto a su formato clásico (del que nunca debió salir) y la revista France Footbal ha otorgado el premio a Cristiano Ronaldo, que se ha llevado ni más ni menos que el cuarto balón de oro.

El premio tiene en cuenta sobre todo la Eurocopa y la Champion League lograda por el portugués, pero también unos números individuales que le han llevado a marcar más de 50 goles por sexto año consecutivo y a ser pichichi de la Champion League

Para aquellos que sostienen que Messi es el mejor del mundo, pase lo que pase, en la última década, como el odiador Xavi, habrá que decirles que eso hay que demostrarlo año a año y temporada a temporada, y en la última Cristiano Ronaldo ha tenido mejores números. Luego la comparativa entre ambos arroja muchos datos interesantes, pero el hecho de que uno tenga 4 balones de oro y otro 5, habla de la proximidad entre ambos genios.

Cristiano Ronaldo entra por méritos propios en la leyenda del Real Madrid como el mejor jugador de la historia, todavía compitiendo con Don Alfredo Di Stefano, aunque ya muy cerca.

Pasarán décadas antes de volver a disfrutar de un jugador con la voracidad de Cristiano Ronaldo. Un animal del gol, insaciable, que tiene que demostrar ahora que la edad le va haciendo perder facultades físicas, si es capaz de seguir siendo el número 1 con más de 31 años. Lo que si ha demostrado es que a base de esfuerzo y de trabajo se pueden lograr todos los objetivos. Porque es indudable que el portugués no tiene el talento natural de Messi. El argentino juega con 29 años a lo mismo que jugaba con 14.

Cristiano Ronaldo, sin embargo, ha evolucionado brutalmente y de hecho poco se parece su versión inglesa a la española. En el Real Madrid es cuando ha explotado como super goleador, con unos registros impensables, muy alejados de sus números en el Manchester United.

Esa capacidad de evolucionar y de seguir mejorando a base de trabajo, es el gran elemento diferencial de Cristiano Ronaldo y su gran mérito.

El corazón de Ramos y del Real Madrid

El Real Madrid ha vuelto a ser lo que fue durante muchos años, lo que construyó Don Santiago Bernábeu, especialmente, un equipo con pundonor y con garra, que además tenía talento, pero que sobre todo nunca se rendía y alimentaba el afán de victoria hasta el último segundo. Ese reflejo se vivió décadas más tarde con el Madrid de las remontadas, con jugadores míticos como Juanito, Santillana o Camacho, jugadores de carácter, ganadores hasta la médula.

Sergio Ramos celebrando el 3-2

Sergio Ramos celebrando el 3-2

Pues bien, ese Real Madrid empezó a volver con la décima, y previamente con la gesta en Munich, y parece haberse consolidado, gracias en parte a los goles de Ramos. El de Camas es su gran abanderado, y con todos sus errores previos o futuros, no cabe otra que plegarse a sus aciertos y a sus goles imposibles en los últimos instantes de los partidos. Porque Ramos tiene algo de ese Madrid de las remontadas, que primero la pifiaba en la ida y luego se rehacía para enmendar su error de manera épica.

Ayer, dos errores de Casemiro y del propio Ramos permitieron remonatar al Deportivo de la Coruña un partido que el Real Madrid había encarrilado con el 1-0. Es cierto que previamente habían tenido hasta dos ocasiones muy claras, con un paradón de Navas y un balón al palo. Pero al Real Madrid se le presupone la capacidad de mantener un 1-0 y la gestión de resultado. Esa es en realidad la gran tarea pendiente de Zidane, lograr que su equipo sepa gestionar el resultado sin sobresaltos y sin fallas clamorosas de concentración.

El 11 titular del Real Madrid de ayer apenas tenía a 4 titulares de la última final de la Champion, aunque en el campo jugaban el mejor jugador de Colombia; Isco y Asensio dos de los mejores talentos de España; el delantero titular de la selección española y otros jugadores contrastadísimos como Kroos, Ramos o Pepe. Así que aunque Zidane dejó a sus mejores hombres descansando, al equipo no le faltaba calidad para ganar el partido, incluso cómodamente.

Quizá le faltó equilibrio a un equipo que no tenía a sus mejores jugadores por banda. Con Lucas, Marcelo y Carvajal en el banquillo faltaban jugadores capaces de desbordar por las bandas. Ese ajuste lo hizo más tarde Zidane, y fue Lucas Vázquez el facilitador del segundo gol a Mariano, que salió también en la segunda parte. Así que el error primero fue rectificado por Zidane, aunque le pudo haber costado al Real Madrid la derrota.

Si el equipo no creyese como cree, se habrían perdido dos o tres puntos. Me pareció increíble la actitud con la que salió Mariano, un jugador con apenas minutos y sin caché todavía y que se comía el césped a bocados. Al dominicano le sobra gol, y lo marca hasta con el hombro, como ayer, convirtiéndose en un golazo. Le faltará la fineza de Benzema o la calidad de los grandes delanteros, pero es un goleador, un rematador puro, con el instinto de los mejores delanteros, y de eso no hay ninguna duda. Como no la hay en la capacidad de Morata para seguir creciendo, marcando ayer un gran gol.

Mariano celebrando su gol

Mariano celebrando su gol

Pero claro, todo eso queda opacado por el gol de Ramos. Otra vez Ramos. Siempre Ramos, pensarán los antimadridistas que como el entrenador del Deportivo, Garicano, ayer se quejaba en rueda de prensa por el descuento. El gol se marcó en el minuto 92, aunque el partido se debió jugar al menos hasta el 100 con todo el tiempo perdido por los gallegos. De hecho, el Deportivo de la Coruña sacó un córner en el minuto 96.

czzki38xgaaj0qv

Y sin embargo, solamente llegó el gol del Real Madrid, en el minuto noventa y Ramos. Al final solo queda eso en el recuerdo y cualquier análisis es inútil. Viva Ramos y viva el Real Madrid.

Un empate que sabe a poco, pero que es bueno

Benzema marcando un gol

Benzema marcando un gol

El Bernabéu asistió ayer al mejor partido de lo que llevamos de temporada, con un Real Madrid que jugó muchos de sus mejores minutos y un Borusia de Dormund que demostró que es un equipo potente y temible y también una de las bestias negras de los blancos en los últimos años.

Es curioso que los mejores partidos y minutos del equipo de Zidane han sido precisamente contra los equipos más potentes. Contra el Atlético de Madrid se completó el mejor partido de la temporada, en el Camp Nou el Madrid ofreció también muy buenos minutos y tanto ayer como en la ida en Dormund, se vio una versión optimizada de este equipo. Es cierto que el equipo no ha mantenido durante los 90 minutos la regularidad necesaria para llevarse la victoria y eso en el fútbo lde élite se penaliza.

Pero sin lugar a dudas ayer se vio durante muchos minutos a un Real Madrid espectacular. Los primeros 25 minutos el equipo asfixió al Dormund, como pocas veces he visto. Comandados en la presión por Modric, que sabía que tenía detrás al ‘barredor’ Casemiro, pero con todo el equipo volcado, incluidos Cristiano, Benzema y James, el Real Madrid borró del mapa a los alemanes. Y coincidió esa presión con algunas combinaciones en las que se vio un fútbol rápido, vertical y efectivo.

El primer gol llegó fruto de ese juego en el minuto 28 y el segundo lo hizo en la segunda parte, en el minuto 58, demostrando el Real Madrid durante todo ese tiempo una superioridad manifiesta. Ambos goles llegaron de las botas de Benzema, que ayer si compareció, como en sus mejores noches, al igual que James, que le puso el segundo gol en bandeja. Los dos son jugadores de talento indudable, que tienen sitio en el equipo, pero que necesitan interiorizar que esta plantilla es muy amplia, repleta de talento, y se necesita jugar siempre al 100% para ganarse la titularidad.

Lo que siguió a ese guión después, fue la lógica reacción del Borussia de Dormund, un equipo con juventud y desparpajo y también con calidad. El 2-1 de Aubemayang volvió a despertar al Real Madrid, pero metió definitivamente en el partido a los alemanes, cuyo técnico Tuchel reaccionó antes y mejor que Zidane, metiendo a Emre Mor, un jugador pequeño pero muy habilidoso, y a Reus, talento descomunal que tiene además la característica de marcar casi siempre al Real Madrid.

Con esos dos jugadores en el campo el Real Madrid empezó a sufrir, especialmente por las bandas, con Marcelo ya cansado, pero también con los mediocentros más lentos, a pesar de la entrada de Kroos. Zidane tardó mucho en meter el segundo cambio, Morata en el 85, para ver como tres minutos después el Borussia empataba definitivamente el partido.

Entre medias, el Real Madrid tuvo el 3-1 en varios ocasiones, como un balón al poste de Cristiano Ronaldo o varias jugadas fruto de los buenos centros de James y Lucas. Me voy a parar un instante para analizar el partido del canterano. Tiene capacidad de sacrificio, y de hecho no paró de correr y defender durante los 90 minutos, pero también ayuda en la salida del balón y del juego, y es capaz de poner centros precisos y de dar asistencias.Una pieza imprescindible para que el equipo no pierda su dinamismo.

La conclusión del partido de ayer es que el Real Madrid necesita ser capaz de encontrar el equilibrio entre su mejor juego y los minutos en los que se desfonda y más sufre. Y ahí entra la concentración para evitar goles y la capacidad de manejar el tempo del partido para dormirlo o para rematarlo, una faceta en la que el Real Madrid ha sufrido este año especialmente.Aún así el resultado es pero que las sensaciones que deja el equipo, y lo que se vislumbra es la mano de Zidane, siendo capaz de involucrar a todos los jugadores.

Ahora toca esperar al sorteo, cerrar el sábado la liga por este 2016 y acudir al mundialito de clubes para ganarlo

Real Madrid -Borussia de Dormund: ganar o perder

germany_soccer_champions_league-c3972_20160927205343-kcd-u41607545816cze-980x554mundodeportivo-web

El Real Madrid se juega hoy ante el Borussia de Dormund el liderato del grupo H de la Champion League, y su futuro cruce en la siguiente ronda de octavos. Mucho se ha especulado con la posibilidad de que el equipo no busque la victoria y se conforme con un empate que le evitaría enfrentarse con ciertos equipos.

Hay muchos motivos para argumentar en contra de esta suerte de ‘biscoto’. El primero de ellos es que los equipos que han quedado segundos de su grupo son peores que los primeros. O al menos han sido menos capaces en esta fase de la competición. Tanto el PSG como el Manchester City y el Bayern de Munich han perdido puntos en sus respectivos grupos en partidos contra equipos mucho peores que el Real Madrid. Es cierto que tienen grandes figuras en sus equipos, y mucho nombre, más que otros equipos como el Arsenal o en Nápoles, pero con todo ello no han conseguido ser primeros.

Además, se pueden dar otras combinaciones, como un posible enfrentamientos con la Juventus, que posiblemente si quede primero de su grupo. Los italianos son tan competitivos como cualquier de esos equipos, y el Real Madrid ha sufrido especialmente en los duelos con los italianos.

En segundo lugar, si el Real Madrid queda primero demostrará que es el mejor equipo del grupo, meterá miedo a sus rivales y tendrá ventaja de campo. Aunque ya no tengo tan claro que hoy en día eso sea un factor determinante.

Sí es determinante a nivel psicológico saberse mejor que un equipo como el Borussia de Dormund. Poco se ha hablado de la rivalidad contra un equipo que en los últimos años ha vencido en varias ocasiones a los blancos, eliminándolo en aquellas semifinales en las que humilló al equipo de Mourinho en la ida.

El Borussia hoy marcha sexto en la clasificación, a 9 puntos del sorprendente RB Leizpiz, aunque es un equipo plagado de talento y de mucha juventud. Destacan especialmente Gotze, hoy lesionado, Aubameyang, un delantero todo terreno y sobre todo Reus, uno de los mejores jugadores del continente pero también de los más maltratados por las lesiones. Es una nueva versión de Robben, con la misma calidad, con gol y con muchísimo talento.

Así pues, la decisión es clara, ir a ganar el partido, evitando además adulterar la competición y de paso buscando el beneficio económico para el club, que de ganar se embolsará un millón y medio de euros.

Luego ya, el sorteo decidirá y a la vuelta, en 2017 veremos.

Luka Doncic vuela hacia el estrellato

1516_dbb-rmb-17-620x349

No hay muchos jugadores capaces de anotar 23 puntos y repartir 11 asistencias, y muchos menos capaces de hacerlo con tan solo 17 años. Seguramente, apenas un puñado en la historia, entre los que está Luka Doncic. Y en concreto apenas siete jugadores en toda la historia de la liga española.

Entre ellos se cuela un nombre, el de Drazen Petrovic, uno de los pocos nombres que se puede nombrar si queremos buscar una comparativa razonable de Doncic con cualquier otro talento europeo. Bien es cierto, que hace no tanto tenemos el caso de Ricky Rubio, tan precoz como Doncic, y que luego por diversas razones no fue el super crack anunciado. Y algo antes, habría que remontarse en España a Pau Gasol. El blaugrana hizo su aparición, ya como jugador importante, con 20 años. Con un año más emprendió el vuelo hacia la NBA, tras una última temporada espectacular en la ACB.

Pero claro, es que Doncic se ha convertido con 17 años ya en ese jugador que fue Gasol. O al menos, podríamos decir que está cerca, dominando los partidos. Es solamente cuestión de minutos, en una posición como la de base, en la que el joven esloveno compite nada más y nada menos con Llul, uno de los mejores jugadores de Europa ahora mismo.

Los números de hoy de Doncic dejan un partido casi perfecto: 8 de 10 en tiros de dos, 2 de 4 en tiros de 3, 11 asistencias,1 de 1 en tiros libres y 4 rebotes, para un total de 34 de valoración. Números de crack total.

Hasta la fecha, el Real Madrid y su técnico, Pablo Laso, han gestionado la evolución de Luka Doncic con calma, sabiendo lo importante que es en esas edades la formación y un crecimiento sostenible. Pero es que ahora mismo, es ya imposible seguir conteniendo a este fenómeno, que pide no solo minutos, sino casi todos ellos, para destacar y liderar a todo un Real Madrid. Le hemos visto hacer grandes partidos en Euroliga, contra los mejores rivales posibles, demostrando su enorme madurez personal.

No sabemos hasta donde puede llegar este jugador. Es imposible de predecir, aunque si sabemos que de joven dominaba de una manera tan abrumadora el juego, que parece que eso se vaya a consolidar en edad adulta, al menos en Europa. La NBA ya es otro cantar, aunque Doncic no es elegible hasta el draft del año 2018. Y a este paso, cuando llegue ese momento quizá hablemos ya de otro jugador, vista su evolución meteórica.

Por no saberse, no sabemos todavía siquiera cuál será la altura de este fenómeno. Ha crecido varios centímetros durante el último año, hasta el 2,01, pero quizá pueda crecer algo más. El hecho de jugar de base con esa altura y ese talento tiene una explicación formativa y será, como dice el artículo, determinante para su evolución como jugador. Magic Johnson era un base de 2,06 y Bodiroga de 2,05, por trazar una comparación en altura.

El futuro de Doncic pasará por su ambición personal y su madurez, que es ejemplar. A ello quizá contribuyan sus padres, ambos antiguos deportistas, y desde luego el Real Madrid, que hasta la fecha ha realizado un trabajo espectacular.

Pero ya es insostenible, como decía más arriba, y Doncic tiene que volar antes de que se vaya a la NBA. Los aficionados queremos disfrutar de su gigantesco talento antes de tener que verlo por la televisión a kilómetros de distancia.

 

 

 

El Real Madrid empata en el Camp Nou

0_sf5vncls

El derby de ayer dejó la misma situación que al inicio del partido, liderato del Real Madrid, comentarios de la prensa acerca del poco juego del equipo blanco, un F.C Barcelona que sigue pareciendo frágil y a Ramos nuevamente de protagonista. Nada nuevo bajo el sol, pero sí un partido más en el que el equipo de Zidane no pierde, y son ya muchos (33), y la sensación de que el equipo azulgrana seguirá dejándose más puntos que el Real Madrid.

 No hay que olvidar que el equipo blanco afrontaba un partido clave sin tres jugadores titulares, como son Bale, Kroos y Casemiro. Por parte del Barcelona solo faltaba Iniesta, pero para haber igualado las tornas tendría que haber faltado Neymar y Rakitic, que podrían ser de alguna manera el equivalente a las bajas del Real Madrid.

 Además, los tres puntos eran mucho más necesarios para el F.C Barcelona, que de perder en el Bernabeu, tendría también en contra el goal average. Pero por ahora son 6 puntos de desventaja y eso sí, muchísima liga por delante. Como madridista, no me olvido de la liga de Carlo Ancelotti, en la que el Real Madrid aventajaba después de las navidades, en 7 puntos al F.C Barcelona, habiéndole ganado además por 3-1 en el Bernabéu, con sensaciones inmejorables, con una increíble racha de victorias.

 Con todo, el partido de ayer dejó dos tiempos muy diferentes. En la primera parte el Real Madrid dominó el partido y transmitió sensación de ser mejor. Le faltó gol, pero controló el partido al ritmo de un Luka Modric que si ya lleva siendo varios años siendo el mejor centrocampista del mundo, ayer lo volvió a demostrar. Nuevamente me acuerdo de la liga de Ancelotti, en la que todo se empezó a derrumbar cuando el croata se lesionó. Ayer, dio un clinic tremendo de pase y robo, de inteligencia ofensiva y defensiva. A su lado, Kovacic e Isco no desentonaron demasiado, aprendiendo del gran maestro Luka.

 El F.C Barcelona estuvo perdido todo ese tiempo y los primeros 15 minutos de la segunda parte, hasta que llegó el gol a balón parado. Hasta entonces no daba ninguna muestra de peligro, con su tridente ofensivo desconectado, con Busquets desbordado por el medio del campo madridista, con un inoperante Andre Gómes (70 millones de euros) y con la sensación de que si Bale hubiese estado en el campo Sergi Roberto no habría salido vivo del encuentro.

 Pero los goles tienen un terrible capacidad para cambiar los partidos, y el de Suárez hundió al Real Madrid durante 20 largos minutos en los que Neymar y Messi se soltaron un poco y el equipo blanco sintió un temblor de piernas. Otro Real Madrid habría perdido el partido por tres o cuatro a cero. Y otro Barcelona habría visto sangre y habría rematado un partido que al equipo blanco se le empezó a hacer muy largo.

 Y sin embargo, el resultado fue el contrario, y en los últimos cinco minutos, casi coincidiendo con la aparición de Mariano, el partido se le empezó a hacer larguísimo al F.C Barcelona, interminable, a medida que se acercaba la zona Ramos. Y así, una tonta falta en el lateral derecho del F.C Barcelona, le daba al Real Madrid la penúltima oportunidad de un partido que hacía no tanto tenía perdido, y casi rematado con una oportunidad clarísima de Neymar y otra de Suárez. Modric centró el balón esperando que lo rematasen alguno de los habituales: Cristiano, Varanne, Casemiro o incluso el novato Mariano, pero sabiendo que sería Ramos, el que lo volvería hacer. Y así, algunos de los que hemos criticado al sevillano tenemos que tragarnos nuestras palabras, ante la enésima demostración de Ramos de que en estos partidos tiene que jugar.

El partido acababa con empate a uno, con la sensación por parte de ambos de que el resultado era relativamente justo, con un equipo pensando que había tenido al rival en la lona, y con el otro, el Real Madrid, pensando que se había perdido una oportunidad de oro para noquear al rival, en la primera parte.. Si bien, el F.C Barcelona tuva un 56% de posesión, el Real Madrid disparó más.

Estadísticas del partido

Estadísticas del partido

 En todo este análisis he dejado fuera, intencionadamente, la labor del árbitro. Porque si analizó su actuación es un partido tan diferente que necesitaría otra entrada para analizarla. Lo de ayer fue un esperpento arbitral de dimensiones siderales. Es cierto que el madridismo ha claudicado viendo como la prensa, una jornada sí y otra también, juzga con un rasero absolutamente distinto un caso y otro. El Real Madrid se ha convertido en el malo de las películas, que aún cuando hace las cosas bien es criticado.

 Pero lo de ayer debería denunciarse desde el club de manera rotunda y no permitir ni la equidistancia ni el buenismo. Lo contrario puede provocar una suerte de síndrome de Estocolmo donde las tonterías de alguna prensa catalana al final nos parezcan hasta bien.

 Ayer se dejaron de señalar dos penaltys clarísimos, de manual, uno a Lucas Vázquez en el minuto 2 y otro a Cristiano Ronaldo varios minutos más tarde. Ambos provocados por el mismo, Mascherano. Ambas situaciones habrían cambiado el partido radicalmente. También lo cambió en cierta manera, una amarilla injustísima a Isco, en un piscinazo de Neymar, que luego provocó su cambio por parte de Zidane.

 Además de esos penaltys clarísimos hubo otras tres jugadas muy polémicas: una mano de Carvajal y dos manos en el área del Barcelona de Rakitic y otra de Piqué en los minutos finales. Como la producción del partido estaba claramente sesgada, solo vimos repetida una y otra vez la del lateral madridista, desde todos los puntos de vista, en 360, 180, a cámara lenta y rápida. Las otras dos manos no. También vimos repetido el gol de Suárez, en fuera de juego y precedido de una falta más que dudosa de Varane a Neymar.

 Como digo, demasiadas acciones, demasiada incidencia arbitral de un árbitro, Clos Gómez, que ya sabíamos que siempre favorece al F.C Barcelona.

 

 

F.C. Barcelona-Real Madrid: más que 3 puntos

cristiano-ronaldo-567-in-camp-nou-packed-for-a-clasico-between-barcelona-and-real-madrid-for-la-liga-2012-2013

El derby de hoy son mucho más que tres puntos. A lo largo de los últimos años se ha demostrado que el goalaverage particular entre los equipos es muy relevante al final de la temporada. Son por tanto tres puntos que se ganan, tres que deja de ganar el rival y uno más en caso de que el goalaverage global sea favorable. Un mundo.

En este caso además, y casi siempre, existe un importante factor anímico. Ganar al rival siempre sume al equipo contrario en una pequeña crisis, coherente con el flujo anímico que discurre entre el Real Madrid y el Barcelona. En otras palabras, cuando a uno le va bien al otro le va mal.

La distancia actual de 6 puntos, que son las dos derrotas de más que tienen los de Luis Enrique, es una ventaja aceptable pero que si se eleva a 9 puntos, puede parecer un abismo para el equipo azulgrana. Y viceversa, una victoria del F.C. Barcelona bajaría la distancia a solamente tres puntos, demasiado poco para la cantidad de partidos que quedan.

Así pues, el Real Madrid tiene una oportunidad de oro para noquear al rival, dejarle a 9 puntos, afianzar su moral, de por sí alta, y encarar el invierno y el resto de las competiciones con mucha calma. Viene el mundialito de clubes y cierto relajo con las navidades, que siempre puede provocar algún tropiezo.

Para Zidane, además, sería la constatación de que su equipo funciona cuando tiene que funcionar. Ya el año pasado, el equipo fue capaz de ganar 1-2, cuando casi todos le dábamos por desahuciados. Aquella victoria fue importantísima y relanzó enormemente la moral del equipo, siendo seguramente el momento clave para la posterior consecución de la Champion League.

A nivel deportivo, el F.C Barcelona me causa muchísimas dudas en defensa. Es un equipo que todo lo que tiene arriba, con tres super cracks, lo pierde abajo. Messi, Neymar y Suárez, especialmente los dos primeros, son delanteros natos, con poco trabajo defensivo. Si a eso se le suma una defensa y un mediocampo frágil, este Barcelona es vulnerable.

El Real Madrid, por su parte, viene de demostrar dos semanas atrás en el Calderón una gran solidez, aunque su juego ha sido más bien romo en la mayoría de los partidos. Pero prácticamente siempre con victoria y encontrando soluciones en muchísimos jugadores, cosa que no está logrando el Barcelona.

En cuanto al resultado final, dependerá mucho de la actitud del Real Madrid. Si sale  a firmar el empate o relajados por la distancia actual, se llevará una derrota, quizá incluso abultada. Si sale como el año pasado, el empate como mínimo es factible. Porque en realidad, todo lo anterior no afecta a nivel estadístico y lo hemos visto en multitud de derbys.

Veremos ambas alineaciones, siendo más previsible la de Luis Enrique. Zidane podría optar por la que le dio la victoria en el Calderón, aunque la baja de Bale y la vuelta de Ramos cambiaría seguramente ese 11.

 

Las lesiones del Real Madrid

Real Madrid s Gareth Bale reacts as he holds his leg during the Champions League Group F soccer match between Sporting CP and Real Madrid at the Alvalade stadium in Lisbon  Tuesday  Nov  22  2016   AP Photo Armando Franca

Real Madrid s Gareth Bale reacts as he holds his leg during the Champions League Group F soccer match between Sporting CP and Real Madrid at the Alvalade stadium in Lisbon Tuesday Nov 22 2016 AP Photo Armando Franca

La lesión de Gareth Bale supone otro inconveniente para el Real Madrid, o quizá sea una suerte de ventaja para que Zidane pueda rotar sin problemas y tenga a toda su plantilla a punto. Aunque a este paso, si se repiten lesiones de los jugadores más importantes cada pocas semanas, no creo que sea capaz de alinear a su mejor once nunca.

Cuando Modric empezaba a volver se lesionó Kroos, y antes Casemiro y Ramos, con alternancia de lesiones en Benzema. Tanto Keylor Navas como Cristiano Ronaldo no empezaron la temporada tras importantes lesiones y recuperación durante el verano.

Desde el comienzo se han lesionado prácticamente todos los jugadores, y de los importantes prácticamente todos. Apenas se libran unos pocos, como Nacho, Lucas Vázquez, Asensio o Mariano. El resto, o han sufrido lesiones pequeñas  de alguna semana o incluso de varios meses.

Hoy nos levantamos con la duda de Varane pero realmente ningún jugador parece libre de esta suerte de plaga bíblica, que asola al Real Madrid pero también a otros grandes clubes. Evidentemente, el nivel actual del fútbol es muy alto, hay muchos partidos y desplazamientos y la exigencia es extrema.

Y por eso, los grandes equipos que aspiran a todos los títulos tienen que tener plantillas amplias, con dos futbolistas por puesto, y siempre con competitividad entre ellos para en el caso de que falte alguno, el otro esté preparado para entrar.

Yo creo que este año la plantilla del Real Madrid cumple esas exigencias y lo demuestra el buen rendimiento del equipo a pesar de contar cada semana con 3 o 4 lesiones de jugadores que estaban aportando al equipo.

Puede ser que algún momento de la temporada, el entrenador cuento con 22 jugadores sanos y listos para jugar, y existan dificultades para gestionar los egos y el 11 titular. Pero a lo largo de los años se ha demostrado que eso ocurre pocas veces, y compensa ese problema a cambio de saber que en caso de una baja importante, habrá otro jugador de categoría suficiente preparado.

Ahora falta Bale, seguramente el jugador más desequilibrante del Real Madrid ahora mismo. Pues bien, es un momento perfecto para que James de un paso hacia adelante, o para consolidar a Lucas en la izquierda, compartiendo delantera con Cristiano y Benzema, o para incluir a Asensio o trasladar a Isco a la delantera y meter en el medio del campo a Casemiro. Las opciones son múltiples y permite a Zidane involucrar al mayor número de jugadores, todos ellos de primer nivel y con ganas de jugar y triunfar en el Real Madrid