Cristiano Ronaldo, ¿el mejor de la historia?

Cristiano Ronaldo ganó ayer su quinto balón de oro. No parece un logro menor. En la denominada era Messi, el portugués ha levantado tantos títulos individuales como el argentino y las mismas Champion League. Y desde luego ha sido tan determinante para el Real Madrid como Messi para el Barcelona.

Por eso, cuesta tanto entender cierta corriente entre prensa y aficionados por infravalorar al portugués y no ponerlo a la altura de los mejores. ¿Quién es el mejor de la historia? Miren, desde hace muchos años se discutía entre Maradona y Pelé. Comparaciones imposibles porque jugaron en épocas distintas, y con diferentes equipos. Uno, Pelé, ganó 3 mundiales y acumuló records de goles, pero nunca salió de Brasil. El otro, Maradona, ganó dos mundiales pero levantó el solo a un equipo que no era de élite como el Nápoles. Uno era un regateador nato, el otro un goleador. Imposible valorar sin tener criterios claros.

Pero es que por el camino se olvidaron de Alfredo Di Stefano, que por diversas circunstancias nunca ganó un mundial, fundamentalmente porque nunca participó en uno, pero a cambio fue decisivo para cambiar la historia del Real Madrid. Lo hizo participando en el triunfo en 5 Copas de Europa consecutivas y otros tanto títulos individuales, modificando para siempre la historia del Real Madrid.

Algunos metieron en esa terna a Cruyff, protagonista del Ajax de las tres Copas de Europa seguidas, pero que tampoco ganó nunca un mundial. Un jugador extraordinario que estuvo rodeado tanto en Holanda como en el Ajax de grandes jugadores. Y podríamos incluir a Zidane en ese grupo, que lideró a Francia a una Eurocopa y a un Mundial y fue también el artífice de la novena Copa de Europa del Real Madrid, con aquel gol inolvidable.

Por el camino, muchos más jugadores míticos como Ronaldo Nazario, Bobby Charlton, Eusebio, Van Basten, Puskas, Beckehbauer, Platini… Son muchos y es muy difícil colocarlos en una lista según sus méritos individuales y colectivos.

H1y-5MPWf_930x525

Pero si está claro que los datos objetivos es que Cristiano Ronaldo ha levantado 4 Champion League, siendo protagonista en todas ellas y ha acumulado 5 balones de oro y otros tantos premios FIFA, trofeos votados entre periodistas y futbolistas, que tienen algo de subjetivo pero que evidentemente no se conceden a cualquiera.

Se hace mucho hincapié en valorar a Cristiano Ronaldo por sus gestos y por su imagen extradeportiva, criticando su altanería y su manera de ser, como si eso influyese en su catalogación como un gran futbolista, y como si otros jugadores como por ejemplo Maradona, hubiesen sido un ejemplo de ello. Lo cierto es que Cristiano Ronaldo si algo es, es un modelo de jugador profesional. Alguien capaz de seguir competiendo con 32 años al máximo nivel, machacándose cada día sin descanso.

Para mí ese es el gran mérito de Cristiano Ronaldo, no rendirse nunca, mejorar constantemente desde sus inicios. Desde que tuvo que salir de su isla natal Madeira, solo, huyendo de la pobreza familiar y de un historial difícil con un padre alcohólico, Cristiano Ronaldo con 12 años empezó su periplo en el Sporting de Lisboa. Logró destacar lo suficiente en un entorno distinto, como para captar la atención del Manchester United, que lo fichó como promesa estrella.

n_real_madrid_cristiano_ronaldo-1393001

Hasta ahí, la historia ya difiere por ejemplo de la de Messi. Es necesario comparar ambas historias para entender un poco mejor la obsesión de Cristiano Ronaldo por ser considerado el mejor.

Si Messi lo tuvo difícil, lo de Cristiano Ronaldo es una historia de superación constante. Aunque ambos pertenecen a ambientes humildes -como casi todos los futbolistas, por otro lado-, Messi se fue al F.C.Barcelona acompañado por su familia con 14 años, fichado ya como joven promesa.

Mientras Messi era tratado convenientemente, entre otras cosas con la hormona del crecimiento, para facilitarle al máximo su desarrollo, Cristiano Ronaldo se operaba del corazón con 15 años.  Messi creció arropado siempre en el F.C. Barcelona hasta entrar en el primer equipo, Cristiano Ronaldo tuvo que ganarse la titularidad primero en el Sporting y después en el Manchester United y el cariño ahí y en el Real Madrid.

1475866048_085145_1475867019_sumario_normal

En el Manchester United, Cristiano United tuvo que enfrentarse a la presión de ser un fichaje caro y un joven ambicioso.

Sus comienzos no fueron sencillos como queda claro tras las declaraciones de Neville:

Cristiano fue machacado durante dos o tres años en el Manchester United. Él te podrá decir que ahí se hizo un hombre»

Lo cierto es que fichado con 19 años fue capaz de convertirse en titular indiscutible primero, en la estrella después y posteriormente en el mejor jugador del mundo, llevando al United a ser campeón de la Champion League. En esa época Cristiano Ronaldo ya fue balón de oro.

cristiano-ronaldo-manchester-united-champions-league-trophy_35cb6w5825fn1o5is05nuu2na

Al otro lado, en el continente, Messi se incorporó a un F.C.Barcelona liderado por Ronaldihno y Etoo, con Rijkaard incorporándolo paulatinamente. De esa fecha data la primera Champion del argentino, en la que participó poco. Se incorporó a un F.C.Barcelona campeón y fue asumiendo galones poco a poco hasta que entró en escena Guardiola. El de Sant Pedor tuvo claro que el equipo debía girar en torno a Messi construyó un F.C.Barcelona a su medida. Fue un acierto a raíz de los resultados, y Messi siempre tuvo el apoyo de su entrenador y de su club para estar acompañado siempre de los jugadores que mejorasen sus prestaciones. De esa época es el Messi más determinante con el triplete y el doblete.

Mientras tanto, Cristiano Ronaldo decidió renunciar al equipo que había apostado por él, al todopoderoso Manchester United e ídolo en aquella ciudad, para embarcarse en un proyecto retador pero lleno de certidumbres. Había llevado a su equipo a dos finales de Champion League consecutivas y era el equipo dominante en Inglaterra con tres Premier consecutivas.

Se marchaba al Real Madrid que en esos momentos pasaba por momentos de máxima dificultad. Fuera de las rondas claves de la Champion durante varias temporadas seguidas, con la hegemonía del Barcelona, Cristiano llegaba a un equipo en plena reconstrucción. Al otro lado, el F.C.Barcelona del triplete.

595e63fe043a9

No fueron unos primeros años sencillos, con la eliminación en octavos de Champion por el Lyon y ningún título en el primer año de Pelegrini y la llegada de Mou. A Cristiano Ronaldo no le pusieron precisamente una alfombra roja en España. Cierta xenofobia anti portugués se despertó, más la envidia natural de mucha parte de la afición española, igual que cuando se fichara a Beckham. El resultado, Cristiano Ronaldo era criticado por cualquier cosa, también entre el madridismo.

En esos años, con Mourinho especialmente, Cristiano Ronaldo creció aún más como futbolista, aumentando sus goles y convirtiéndose en un jugador total. Una potencia ofensiva por sí misma, logrando a partir de la temporada 2010/2011 casi una media de un gol por partido. Pero no llegaron todos los títulos deseados. Cristiano Ronaldo lideraba al Real Madrid en estadísticas y sus números eran mejores que antes, tan espectaculares como los de Messi. Pero sin títulos no era suficiente.

En esta época en el Real Madrid, Cristiano Ronaldo a pesar de convertirse en mejor jugador, solo ve como Messi domina el fútbol mundial con cuatro balones de oro consecutivos. En títulos, la liga de los records no parece suficiente ante el dominio blaugrana. Y aunque al final de este periodo se logró romper la hegemonía del F.C.Barcelona, a nivel individual la apuesta de Cristiano Ronaldo de irse al Real Madrid para convertirse en el mejor del mundo no le había salido nada bien.

Mientras tanto Messi renovaba año tras año, prácticamente, mimado y cuidado hasta el infinito.  Cada nuevo entrenador y el club configuraba el equipo en torno al astro. Con el mejor F.C Barcelona de la historia, Messi disfrutaba con una hornada de futbolistas que incluían varias generaciones de canteranos y grandes jugadores internacionales. Cristiano Ronaldo siempre dentro de la máxima exigencia en el Real Madrid veía como el proyecto de reconstrucción de Florentino Pérez no alcanzaba su cenit con Mourinho.

Durante esta época se llegó a poner en duda el rendimiento de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid. Se dijo que no marcaba en los partidos importantes, y se le achacaba al equipo que no hubiese ganado ninguna Champions con él. A pesar de que los goles y los datos estaban ahí:

Fue ahí cuando llegó Ancelotti primero y después Zidane. Tres Champions en cuatro años, dos de ellas consecutivas y dos dobletes liga y Champion y copa y Champion, con la participación casi siempre de Cristiano Ronaldo como jugador clave. En ese periodo, su mejor temporada, la  2014-2015 registró sus mejores números, con 1.13 goles por partido aunque fue precisamente la única en la que el club no logró ninguno de los títulos importantes. Pero fue Cristiano Ronaldo el jugador clave en la Champion League.

ronaldo-decima

De hecho, para entender los últimos 4 balones de oro a Cristiano hay que analizar sus estadísticas en Champion League, la competición en la que verdaderamente se mide a los grandes jugadores, junto con el mundial. En la comparativa, Cristiano Ronaldo marca casi el doble de goles que Messi en rondas finales

Captura de pantalla 2017-12-08 a las 18.31.53

Los números de Cristiano Ronaldo se confirman con Portugal, con logros sorprendentes, habiendo sido capaz de llevar a su selección a una Eurocopa. Primer jugador que disputa dos finales con doce años de diferencia, máximo goleador de las fases finales empatado con Platini, primer jugador en marcar en cuatro Eurocopas y jugador con más partidos en las fases finales son parte de sus registros.

Esos números y el hecho de haber ganado  sus balones de oro en dos equipos distintos, en un periodo comprendido entre 2008 (el primero con el Manchester United) y 2017 (el quinto), hablan de un jugador que ha mantenido su competitividad durante todo este tiempo. Messi por ejemplo, ganó 4 consecutivos del 2009 al 2012, coincidiendo con el mejor Barcelona de su historia.

¿Quien es el mejor de la historia? Como el debate entre Maradona o Pelé NO se sabrá porque nunca habrá criterios objetivos. Pero desde luego Cristiano Ronaldo se ha ganado el derecho a formar parte de ese debate. Es imposible entender a Cristiano Ronaldo sin Messi, y viceversa; ambos se han hecho mejores gracias a la exigencia del otro. Pero desde luego, Cristiano está a la altura de Messi y sus títulos individuales, colectivos y sus números así lo atestiguan.

Mbappé, el elegido

mbi_2

Mbappé ha irrumpido en el mundo del fútbol con una fuerza y unas expectativas que no se veían en mucho tiempo. Quizá sea uno de los llamados a suceder a Messi y Cristiano Ronaldo, dos jugadores que han monopolizado todos los triunfos y premios individuales y muchos colectivos desde hace una década.

Los sucesores a ser los mejores jugadores del mundo del futuro son ahora mismo jóvenes como Mbappé, de solo 18 años o jugadores como  el delantero de la Juventus, Dybala (23 años) o el jugador del Borussia de Dormunt (19 años).

Ese es la verdadera carrera hacia la que se han lanzado los clubes más potentes de Europa desde hace un par de años, identificar el relevo entre los jóvenes de dos supercracks como Messi y Cristiano Ronaldo que con 29 y 32 años,respectivamente, dentro de poco dejarán su trono vacante, produciéndose un extraño vacío.

Por eso el Real Madrid se ha gastado una verdadera fortuna por un chaval brasileño de 16 años, Vinicus Junior y por ese mismo motivo el Barcelona acometió un fichaje multimillonario con Neymar varios años atrás. Ese ímpetu justifica fichajes como el de Anthony Martial, Sterling o Kevin De Bruyne, muy buenos jugadores, con un elevado precio en su momento

Se trata de predecir el futuro. Y es precisamente mirando al pasado donde quizá podamos encontrar la respuesta. Mbappé me parece el mejor proyecto de supercrack que ha aparecido en la última década. Con esa edad, no recuerdo a ningún jugador destacar tanto como este. Solamente Nazario, que reventó estadísticas en el PSV, casi a gol por partido, por encima de cualquier otro jugador en la historia con esa edad, solo quizá a excepción de Pelé.

Ronaldo Nazario fue el precursor de Messi y Cristiano Ronaldo, quizá incluso una mezcla entre ambos, con la voracidad y potencia del luso y el dribling y técnica del argentino. Fue Ronaldo quien le marcó el camino a ambos, con cifras y goles asombrosos. Su evolución pasando a ser un joven super prometedor a ser el mejor del mundo fue clara. ¿Es comparable con Mabppé?

 Mbappé tiene que demostrar lo mismo que el joven Ronaldo Nazario en el PSV, pero el camino ya lo tiene marcado. Física y técnicamente tiene algo de Ronaldo y algo de Henry, como bien dice Anelka. Y su futuro puede ser uno y otro, siendo interesante la reflexión de Anelka sobre el camino que puede tomar. Antes de entrar en la comparativa estadística definitiva, dejo un par de vídeos, uno de Mbappé y otro maravilloso del joven Ronaldo Nazario:

 

https://www.youtube.com/watch?v=J10M9D-OxjU

 

Hay varios vídeos en Youtube con el desempeño de Mbappé durante sus partidos, pero dejo este por su definición en el gol, con una asombrosa facilidad (minuto 2), al más puro estilo Ronaldo Nazario.

Si comparamos la evolución de Mbappé con otros cracks precoces del fútbol, podemos entender porque el francés ha suscitado tantas expectativas. Cristiano Ronaldo con esa edad marcó 4 goles en 29 partidos en 1.500 minutos y Messi  6 goles en 1.000 minutos en 17 partidos.

Henry, con quien se le compara, no había llegado todavía y  jugadores precoces como por ejemplo Raul, con 18 años marcó 9 goles en 28 partidos para un total de 1.666 minutos. Rooney, otro jugador precoz, con 19 años marcó  9 goles en 34 partidos durante 2.442 minutos. Neymar marcó 17 goles en 31 partidos en más de 2.000 minutos., en la liga brasileña.

Mbappé ya había debutado con 17 años en primera división, el año pasado, con apenas 300 minutos en liga, repartidos entre una decena de partidos.  Ha sido durante la presente temporada cuando ha dado el salto, y especialmente desde enero del 2017, su progresión en goles y participación ha sido gigantesca (24 goles y 12 asistencias en 2.280 minutos)

Sus números se acrecientan cuando se observa su rendimiento en la máxima competición, ya contra los mejores equipos y jugadores: 5 goles en 8 partidos de Champion League (446 minutos jugados) . 

Datos que hay que complementar con su participación en el resto de competiciones, en las que deja también una gran impacto: en la liga francesa, 14 goles y 9 asistencia en  26 partidos, para un total de 1.236 (compárese con los jugadores arriba mencionados) y 5 goles y 3 asistencias, en 6 partidos en la Copa de Francia y la Copa francesa.

Captura de pantalla 2017-05-09 a las 12.39.14

Me parecen números más que relevantes, pero sobre todo es la calidad que se le observa en todas las acciones y su velocidad, desborde e inteligencia. Es verdad que solamente ha jugado unos pocos partidos, pero su calidad y capacidad goleada es real, ya testada ante jugadores profesionales de primer nivel, y no en ligas inferiores, como se ha visto en la Champion League.

Captura de pantalla 2017-04-20 a las 23.19.46

Y vuelvo a preguntar, ¿es Mbappé comparable a Ronaldo Nazario? Y me refiero a la comparación entre el joven Mbappe de 18 años con el joven Ronaldo de 18, porque no sabemos cómo va a evolucionar el francés. Pero ahora mismo me atrevería a decir que numéricamente desde luego que son comparables, teniendo en cuenta que el brasileño debutó en Europa con el PSV y Mbappe con el Mónaco, dos ligas y equipos equiparables.

  • RONALDO NAZARIO : 18 /19 años 94-95: 3.090 min / 33 goles: 1 gol cada 93,63 minutos. Ninguna asistencia.
  • MBAPPE: 18/19 años: 16-17: 2.280 min / 24 goles: 1 gol cada 95 minutos. Si sumamos las 12 asistencias, su incidencia en el juego del Mónaco es de una intervención de gol cada 63,33 minutos.*A falta de 2 partidos en Liga más el partido pendiente de Champion League.

Contra la Juventus en la ida, en Mónaco, su incidencia en el juego fue muy pequeña, apenas media docena de balones tocados. Pero en todos ellos creó peligro y dejó la sensación de que era algo más que una joven promesa y si un peligro para la mejor del mundo en la actualidad. Veremos como evoluciona y si incluso esta noche, en Turín puede demostrar su calidad y gol,  pero si tuviese que apostar, diría que será el próximo gran crack del futuro.

Lomu: uno de los grandes del rugby

Lomu es el primer recuerdo que tengo del rugby. Nunca me llegué a conectar completamente a ese deporte, quizá por falta de medios que lo diesen en ese momento, pero siempre he asociado la imagen del jugador neozelandés al mismo.

 


El anuncio de su fallecimiento a los 40 años es una triste noticia para todos los amantes del deporte. Pocas veces fallece un deportista de manera tan temprana, aunque Jonah Lomu arrasta ya graves problemas renales que le habían obligado a retirarse.

Suyas fueron las primeras grandes galopadas para el recuerdo televisivo actual. A imagen y semejanza de otro gran fenómeno de la época, Ronaldo Nazario, su figura potente y habilidosa corriendo quedará para siempre grabada. El fenómeno Lomu no se puede entender sin conocer que era capaz de correr los 100 metros en menos de 11 segundos, midiendo 1,96 y pesando bastante más de 100 kilos. Un portento físico sin duda.

Manchester United- Real Madrid: Un partido para la historia

Los duelos entre ambos equipos como dos de los mejores equipos del continente han tenido siempre bonitos partidos y una historia de respeto mutuo. Es el respeto hacia el enemigo que te obliga a jugar al límite.

Real Madrid y Manchester United

Real Madrid y Manchester United

 Para el madridista, estos duelos tienen una historia reciente que engarza con los mejores momentos del Real Madrid en la última década. Con jugadores como Redondo, Raúl o Ronaldo de protagonistas, el Real Madrid firmó soberbias actuaciones en el teatro de los sueños pero también buenos partidos en el Bernabeu.

 En mi caso, aparte del recuerdo del taconazo de Redondo y de la exhibición de Ronaldo tengo muy vivo el partido de ida. Se jugaba el Real Madrid la eliminatoria contra el favorito. Un Manchester que era fijo en Europa contra un Real Madrid inestable e irregular. El 0-0 de aquel partido nos decepcionó a muchos. El equipo blanco atacó bien pero no logró ningún gol. Los ingleses se sabían ganadores. Eran favoritos, se creían mejores y la vuelta era en Old Traford. Eso me dijo un inglés mientras me tomaba una hamburguesa en el Burger King enfrente del Bernabeu.

 Curiosamente él estaba tranquilo pero yo también, porque confiaba en aquel equipo que todavía no había ganado nada y que todavía tenía como losa histórica esos 32 años sin ganar la máxima competición.

 La vuelta me dio la razón y ahí se volvió a respetar la historia europea del Real Madrid hasta hoy, con un equipo que lleva ya 11 años sin ganar la Copa de Europa y muchos de esos años de gran ridículo. No así durante los últimos dos años.

 Por eso es un partido tan importante para el Real Madrid. Esta eliminatoria tiene además muchos de los ingredientes de aquellas dos míticas. Los dos entrenadores, astutos como pocos, se respetan y los dos equipos gustan de jugar un fútbol directo, sin especular. Lo estrecho y abierto del resultado de ida no permite aventurar un resultado.

 Un partido de Copa de Europa entre dos grandes equipos con algunos de los mejores jugadores del momento. Esperemos que no decepcione.

Cristiano Ronaldo, el insaciable

Decía el gran Ronaldo Nazario que se cansaba más en los entrenamientos que en los partidos. A la vista de lo poco que corría parece lógica tal afirmación. Sin embargo, detrás de aquel mensaje se escondía una personalidad específica de un jugador que disfrutaba jugando al fútbol. Un jugador que necesitaba partidos para sonreir. Cuando Ronaldo saltaba al césped seguramente jugaba como si lo hiciese en las calles de su Brasil natal, con una pelota tan gastada que debía parecer más bien un trapo. Ronaldo necesitaba jugar y marcar goles para sonreir.

Su tocayo de nombre, otro gran jugador, Cristiano Ronaldo, también necesita jugar para sonreir pero por motivos totalmente diferentes. A Cristiano le desgasta más mentalmente ser suplente que ser titular. El desgaste físico para un jugador de su capacidad física podríamos decir que es menor. El portugués necesita jugar todos los minutos porque piensa que el tiempo se le agota. Tiene una necesidad tan grande de competir que siente que cada minuto que no lo hace es un minuto perdido. Quizá haya visto como jugadores tan competitivos como Raúl pierden chispa con la edad, y gran parte de su competitividad. Y aunque Ronaldo es joven cree que el tiempo se le echa encima, y por eso ha decidido echarle un pulso que está perdido de antemano.

Ese es Cristiano, un tipo que pretende luchar contra el único elemento que en esta vida no se puede superar, el tiempo. Por eso juega con tanta tensión, a veces crispado, porque sabe que cada minuto jugado es un minuto perdido.

Todos esto lo sabe Mourinho, que le conoce bien y que tiene un carácter similar, y por eso le pone en todos los partidos, porque sabe que la única manera de tener a Cristiano concentrado al 100% es dándole todos los partidos posibles. Para ambos es un riesgo que hay que asumir. Diría incluso que es un riesgo necesario para estar sano mentalmente.

Para mí, y para mucha gente es un riesgo innecesario. Cristiano Ronaldo representa en el Real Madrid la chispa necesaria para prender cualquier fuego. Sin él, el equipo blanco pierde esa capacidad de prender un partido en cualquier momento. Es de los pocos jugadores insustituibles, tanto por calidad, potencia y velocidad como por carácter. Por eso, no tiene sentido arriesgarle en estos partidos, a pesar de que para él sea una cuestión casi de vida o muerte. Es labor de Mourinho convencerle de que es mejor estar ansioso, pero físicamente al 100%, que lo contrario. Porque si algo está demostrado en el fútbol es que un gesto feo o una patada mal dadapueden hacer que un jugador se pierda toda una temporada.

Aunque entiendo a Mourinho y creo entender las necesidades de Cristiano, creo que lo más inteligente en estos casos es reservar al jugador, pero no porque se vaya a cansar, sino por mera precaución. Cuantos más minutos innecesarios juegue más probabilidades tiene de lesionarse. Es pura matemática.