Santiago Bernabéu, presente 38 años después

Hoy, 2 de junio, hace 38 años que falleció Santiago Bernabéu, el auténtico creador del Real Madrid como club ganador y moderno, y el impulsor de la competición de fútbol anual más importante del mundo, la Champion League.

Santiago Bernabéu en la sala de trofeos

Santiago Bernabéu en la sala de trofeos

Ahora que el Real Madrid ha ganado su undécima Copa de Europa, podemos decir con tranquilidad que su legado sigue vivo. Aún así, con él de presidente el club blanco ganó una Copa de Europa más. Hasta seis. Las de blanco y negro. Las cinco siguientes se han jugado con todos los colores y calidad posibles.

Muchas gente y algunos madridistas no saben hasta qué punto la figura de Santiago Bernabéu fue gigantesca. Mucha propanganda en su contra ha podido dejar una idea diferente a la realidad.

Lo primero de todo que hay que decir es que Bernabéu fue jugador y entrenador antes de presidente. Y siempre entregado al club. Ese fue su común denominador durante muchos años; la defensa del club. Y lo hizo también por cierto contra la dictadura franquista, a la que se enfrentó en varias ocasiones.

Y luego está su capacidad visionaria. Esa con la que revolucionó el fútbol creando primero una competición intraclubes, y después fichando a los mejores jugadores y permitirles jugar en un gran estadio. Su visión iba más allá, y ya varias décadas antes que el actual presidente, Bernabéu pretendía la construcción de un nuevo estadio.

Su legado sigue muy vivo y hoy más que nunca.

Goleada del Real Madrid al Wolsfburgo

El Real Madrid ganó, remontó y pasó una eliminatoria que de ser la más fácil de las cuatro se ha convertido al final en todo una gesta. Se rompieron las estadísticas que hablaban de la dificultad de remontar un 2-0, aunque claro, esas estadísticas no tienen en cuenta factores como la debilidad del Wolsfburgo (solo 3 remates a puerta

En todo caso, el 3-0 deja al Real Madrid en las semifinales, pleno de moral, y con el mejor Cristiano Ronaldo de la temporada. Por haber, hay incluso posibilidades en liga tras los recientes pinchazos del Barcelona, y cabe incluso la posibilidad de encontrarse en semifinales a al Manchester City.

Será el factor Zidane, el factor suerte o simplemente fútbol. El análisis puede ser doble, y se puede tanta alabar al equipo por ganar 3-0 ayer como criticarlo duramente por perder 2-0 en Alemania. Y una de las conclusiones es que este Wolfsburgo es uno de los equipos más flojos que he visto en esta ronda de la Champion League. Apenas se salvaba Draxler, que ayer además salió lesionado del terreno de juego, durante la primera parte.

Varias pruebas del bajo nivel de los alemanes se constatan al comprobar las facilidades defensivas. El primer gol de Cristiano Ronaldo es una sucesión de errores, mientras que en el tercero se abre la barrera.

El partido de ayer me deja la sensación de que el equipo blanco no habría aguantado contra otro rival. A pesar del buen resultado y de la inactividad alemana, en muchos momentos del juego, los blancos se vieron como superados. Cumplieron al 100% Carvajal, excelente, Casemiro, impecable robando balones y Cristiano Ronaldo, en su papel de goleador para las citas importantes.

Lo positivo es que el Real Madrid está en semifinales por 6º año consecutivo, a solo tres partidos de volver a levantar la orejona y en un momento de moral óptimo tras esta victoria y la del Barcelona.

Ahora toca que Zidane actúe inteligentemente, rotando lo justo en la liga para ser competitivos y que algunos jugadores tengan descanso, y esperar lo que hacen los rivales y lo que depara el bombo.

 

Don Santiago Bernabéu: el creador del Real Madrid

Han pasado ya muchos años desde el fallecimiento de Santiago Bernabéu y muchos más desde que fuese jugador o directivo. Demasiados años como para que quede gente que recuerde realmente su figura y sus verdaderos logros y manera de pensar.

Santiago Bernabéu

Santiago Bernabéu enseñando el estadio

 Si alguien puede ser considerado a lo largo de la dilatada historia del Real Madrid como símbolo máximo del madridismo ese es Santiago Bernabéu. Y es así porque entrego su vida al club en todas sus facetas. Acabo distinguiéndose como presidente pero antes desempeñó todos los cargos posibles conociendo como ninguno la institución y los valores del Real Madrid.

 Por desgracia estos valores, los mismos que tenía Don Santiago, se utilizan demasiado a menudo por gente que ni conoce la historia del Madrid ni profesa madridismo alguno, como arma arrojadiza como el club.

Santiago Bernabéu tenía por encima de todo tres cualidades: honrado, trabajador y ganador. Son mil las anécdotas de su honradez pero se sabe que murió con poco dinero porque rechazó siempre cualquier dinero del club. También es conocida su dedicación al club. Además Bernabéu era una persona de carácter fuerte, pero noble. Una persona a la que le gustaba ganar y lo demostró como presidente, por ejemplo fichando siempre a los mejores, adelantándose a otros clubes.Y fue un gestor que defendió su gestión ante ataques parecidos a los que le dedican hoy en día al Real Madrid, como el coste de fichajes o la presencia de extranjeros.

 Son esas tres cualidades y algunas otras las que con el tiempo le debieron dar el título de señor, al Madrid de club señor y a la institución de club con señorío. Para entender esas palabras hay que entender primero los conceptos de nobleza, honradez, trabajo, esfuerzo, carácter… Valores que Bernabéu inculcó a los jugadores y trató de mantener en todos sus directivos y trabajadores del club.

 Pero esos valores no incluían la pusilanimidad o cobardía ni la falsa humildad ni la modestia mal entendida, ni tampoco la claudicación ante las injusticias. Son conocidas las declaraciones de Don Santiago Bernabéu batallando contra muchas de las injusticias que hoy se siguen produciendo.

La historia del Real Madrid la han contado en vez de los ganadores, como siempre pasa, otros, los perdedores, en este caso el Barcelona. No ya es solamente aquello del equipo del régimen sino sobre la propia figura de Don Santiago Bernabéu.

Aquí dejo una entrevista al completo que no tiene desperdicio. Adelanto tres preguntas y tres respuestas:

–Pero, ¿ha hecho alguna vez algo mal, don Santiago?.

–Una sola cosa: ser presidente del Real Madrid.

–La próxima temporada, ¿campeones otra vez?.

–Al ser España un país de envidiosos, todos nuestros males vienen de haber sido tantas veces campeones. Así que no voy a levantar la liebre y decir que vamos a serlo de nuevo, no sea cosa que nos cacen con escopetas en vez de con almohadillas.

–El público está disgustado, don Santiago…

–Es que el público del Madrid no se ha dado cuenta que hoy en día hay mucha competencia

Muchas de las cosas que dice están hoy de actualidad porque aquel Madrid no es distinto del que existe hoy en día. Si lo es por todo lo que le rodea en el mundo muy cambiante como pronosticó el propio Santiago Bernabéu. Esa era otra de las cualidades de Don Santiago, su capacidad de visionar el futuro

 Es triste, sin embargo, comprobar como hoy los que dan lecciones son o bien ex-futbolistas que no cumplían ni de lejos con esas cualidades de trabajo o honradez o bien un entorno antimadridista formado por una gran mayoría de periodistas que han convertido la palabra señorío en debilidad. Y si algo tenía Don Santiago era que no plegaba ante nadie. Era valiente e incluso osado y estoy convencido de que no toleraría muchas de las cosas que se dicen hoy en día contra el Madrid. Dejo un enlace a una excelente compilación de artículos y declaraciones de Don Santiago Bernabéu que sorprenderán a muchos. Más conocida es la frase que incluyo en la imagen de abajo.

Santiago-Bernabeu

Una frase mítica de Santiago Bernabéu

Leer la historia de Don Santiago Bernabéu, sus logros, sus actitudes y sus declaraciones sorprenden ante lo que se ha convertido hoy en día este equipo. Es posible que muchos aficionados de hoy no entendiesen a aquel genio que ayudó a construir un equipo con una identidad muy clara, hoy ya perdida.

La nueva piel del Santiago Bernabeu

Santiago-bernabéu

Imagen posible del futuro estadio Santiago Bernabéu

Ayer viernes se presentó lo que debería ser el nuevo Bernabeu. Partiendo de la base de que yo siempre he defendido hacer un estadio nuevo, de cero, a las fueras, la alternativa propuesta por Florentino Pérez con este modelo, me resulta al menos atractivo.

El nuevo estadio tiene un diseño espectacular y algunas de las cosas que propone, como el video marcador 360, el hotel o el centro comercial, creo que mejorarán significativamente el estadio.

Si creo, en todo caso, que no es posible llevar adelante una reforma de ese calibre sin el consentimiento de todos los socios. Todo lo que no sea aprobar ese estadio, con el cambio de nombre-si se produce- me parecerá una burla a los dueños del club y un acto más de Florentino impropio de alguien que dice defender la identidad del club.

En otro orden de cosas, mañana juega el Real Madrid contra el Atlethic de Bilbao, comenzando el rally de partidos complicados de este mes de febrero. Será la oportunidad de ver si este equipo tiene o no la suficiente fortaleza para ganar en campos difíciles y contra rivales complicados

El renacer de Kaká

He visto tantas portadas con el título de este post que he querido hacer un pequeño homenaje a un debate que ya está agotado hace tiempo. El hat trick de ayer del brasileño reabrirá un debate viciado de origen. El problema con el caso Kaká es el enfoque. Y creo que por este problema se han magnificado muchas cosas.

Yo hace tiempo que di dos cosas por sentado:

1) Kaká desde que llegó al Real Marid nunca volverá a ser el del balón de oro. Y eso por la sencilla razón de que sus mejores años pasaron y ya incluso en sus últimos años en el Milán mostraba síntomas de agotamiento. Si a eso se le suman las lesiones enseguida me di cuenta de que ese jugador deslumbrante capaz de ganar él solo semifinales de Champion League no iba a aparecer nunca, o al menos prácticamente nunca limitándose a alguna acción de recuerdo.

2) Kaká es un muy buen jugador de fútbol. Y cuando digo muy bueno lo comparo con otros jugadores titulares en grandes equipos de fútbol. Este Kaká jugando minutos y con confianza es un jugador que puede aportar mucho al equipo, contra equipos más flojos y más fuertes.

 

Con estas consideraciones es mucho más fácil debatir acerca de Kaká, olvidando también su coste, por supuesto, porque si hablamos de calidad- precio Kaká jamás será un jugador rentable. Miremos en caso contrario, Callejón. Por 5 millones de euros su relación calidad-precio es bestial. Pensemosló a la inversa y pongamos que el Real Madrid pagó por el canterano 65 millones y por el brasileño 5 millones, ¿quién es mejor?

Este quizá sea el problema fundamental, la generación de expectativas. Si cada vez que coge el balón Kaká se espera que haga lo que hace Cristiano Ronaldo que no es ni más ni menos que lo hace un balón de oro, sosteniendo el equipo a las espaldas, entonces nos equivocamos.

Kaká puede hacer un buen pase, llevar bien un contraataque, marcar buenos goles y aportar muchas cosas que cientos de jugadores serían incapaces de hacer. Tanto es así que a veces se pasan por alto sus números. Hagamos la misma comparación que antes con Callejón, un jugador que todos consideran que da un buen rendimiento y que gusta en general.

La temporada pasada, Kaká jugó 2022 minutos, marcó 5 goles y dió en total 16 asistencias (10 primera división y 6 en Champion League). Callejón jugó mucho menos, casi 700 minutos menos, para un total de 1368. Sus números son muy superiores en goles 15 y menores en asistencias 2.

Comparemos la temporada 2010-2011. El brasileño esta vez jugó mucho menos, 991 minutos y logró 7 goles y 6 asistencias. José María Callejón fue el jugador revelación y jugó casi 3000 minutos, logrando 6 goles y 10 asistencias.

Pero ¿y la primera temporada de Kaká? El brasileño jugó 3270 minutos, marcó 10 goles y dio14 asistencias.

Los números hablan de un jugador útil, como cualquier otro y si hablamos de números casi tan útil como Callejón y mucho más que otros como Granero, Khedira, Lass y un largo etc… Y si rascamos aún más es más útil si de números hablamos que jugadores como Iniesta o Xavi.

A Kaká hay que juzgarle, gastados los 65 millones, ya no por lo que costó sino por lo que puede aportar al equipo. Como en la bolsa, una vez descontando del valor de la acción el precio hay que analizar ese valor en neto.

Y Kaká, insisto, es un jugador apto, que desde el banquillo puede ayudar al equipo, que todavía tiene calidad, destellos a veces y que tiene esa experiencia de quién ha sido el mejor del mundo. ¿El precio de su ficha? Eso ya es otro tema…

Descafeinado Trofeo Santiago Bernabeu

El Trofeo Santiago Bernabeu lleva el nombre del mejor presidente en la historia del Real Madrid, del presidente que ganó las Copas de Europa( y las organizó) y de la persona que trajo a algunos de los mejores futbolistas del mundo, en especial, a Alfredo Di Stéfano.

 El partido de esta noche contra el Millonarios pretende homenajear todo aquello, pero desgraciadamente ni la fecha, ni tampoco otras circunstancias como el apagón en Vallecas, o incluso el tiempo, acompañan.

 Se ha convertido así, un partido que en otro tiempo tenía cierta solera e interés en ver a los jugadores en un auténtico pegote en mitad de una temporada trufada de partidos. A nadie se le escapa que el partido le viene fatal a José Mourinho y a la parte de la plantilla que es titular. Jugadores que disputaron un partido hace poco más de 48 horas y que disputan nuevamente el fin de semana un nuevo partido junto con los partidos semanales de Champion League.

 Parece difícil por tanto que se vayan a alinear más de 30 minutos a los jugadores que más nos gustan. En contra veremos a jugadores fuera de forma y poco motivados. O quizá me equivoque y los suplentes quieran demostrar su valía. Jugadores como Kaká que no ha disputado ningún motivo, Albiol con pocos minutos también y sobre todo canteranos que quieran hacer méritos, especialmente Morata y Jessé.

 Nada de ello quita para verter una crítica importante sobre el club, incapaz de ubicar el partido en una fecha de pretemporada que es donde corresponde este partido. Acabará el trofeo Santiago Bernabeu como el trofeo de navidad de baloncesto. Un prestiosísimo evento que está venido a menos, ya sin importancia, más un problema que otra cosa.

Nuevos estadios frente a remodelación de estadios

A comienzos del siglo XX no existían los estadios de fútbol como tales y apenas se levantaban unas gradas como las que se ven hoy en día en los campos de equipos regionales, para ver un deporte que entonces no era el deporte rey que hoy conocemos. Fue precisamente el éxito del deporte entre la afición y la popularidad del mismo lo que ayudó a construir estadios cada vez mayores. Así por ejemplo el Real Madrid, a mediados de los años 20, tenía un estadio con apenas 25.000 localidades, un número que pronto fue insuficiente para la demanda.

6 viejo estadio chamartin madridistassc.blogspot.com fin años 20

El viejo estadio de Chamartin

Fue precisamente Santiago Bernabeu un visionario que entendió la necesidad de atraer al aficionado al fútbol. Por eso se metió en un proyecto calificado de faraónico por la época consistente en construir un estadio con más de 100.000 localidades. Lo conseguiría en 1953. Más tarde, el Barcelona imitaría su ejemplo en 1957. Estos estadios ,como muchos otros construidos a lo largo de Europa y de otros países han ido remodelándose con el paso de los años, ajustándose a las nuevas necesidades.

Sin embargo, el paso del tiempo y las nuevas necesidades han hecho que muchos equipos de fútbol hayan aprovechado para construir nuevos estadios. Estadios como el del Bayern de Munich, el Ajax Arena o recientemente el de la Juventus, por señalar algunos de los clubes más importantes. Todos ellos estadios que cuentan con los últimos avances y que han sido construido con los materiales más modernos para asegurar asimismo la máxima rentabilidad de sus espacios.

El Real Madrid y el Barcelona, con estadios urbanos, bastante céntricos, especialmente el Bernabéu, han ido renovando el estadio, y de hecho en sus planes futuros figuran nuevas remodelaciones, creando un concepto que apenas existe en Europa, de estadios urbanos ubicados en el centro de la ciudad pero con las comodidades de un nuevo estadio. De la misma manera el Barcelona se plantea ampliar el aforo.

¿Realmente merece la pena invertir de manera sucedida en un estadio para renovarlo? La pregunta se puede plantear por ejemplo en el caso del Santiago Bernabeu, remodelado varias veces y con la vista puesta en una nueva obra que alcanzará también una importante cifra.

La alternativa es aprovechar por ejemplo los terrenos de Valdebebas y por el dinero obtenido con la venta de un terreno tan céntrico como el Bernabéu construir un estadio sin parangón, como lo fue en su día el Bernabéu. Mantener el actual significa para muchas ser fiel con la historia de un estadio mitológico, pero significaría también traicionar la memoria de Santiago Bernabéu, el visionario inconformista que siempre quiso que su club estuviera a la vanguardia.

¿Debería el Real Madrid construir un estadio para los próximos 50 años con una mayor capacidad y la última tecnología y comodidades? o ¿Debería mantener un estadio que le ha dado muchos éxitos?

 

Acontecimientos que cambiaron la historia del fútbol

El  fútbol tiene numerosos ejemplos de acontecimientos que hicieron cambiar su historia. Algunos negativos, como el terrible accidente del Manchester United en 1958,  y otros, la mayoría, positivos como la aparición de futbolistas, entrenadores o incluso presidentes que cambiaron el concepto del fútbol.

Fue precisamente un presidente, Santiago Bernabeu, quien realizó el mayor cambio en la historia del fútbol. Aparte de contribuir en la creación de la Copa de Europa fue el primero que divisó el negocio que había detrás del fútbol, ampliando el estadio e incorporando a las grandes figuras mundiales. Muchos años más tarde Florentino Pérez le emuló, llevando al fútbol a una dimensión más mercantilista aún. Pero la semilla la plantó Santiago Bernabeu juntando en un mismo equipo a Kopa, Di Stéfano y Puskas.

Kopa, Di Stefano y Santiago Bernabeu

Pero si de fútbol hablamos no pueden faltan los entrenadores ni los futbolistas. Entre los primeros entrenadores como Helenio Herrera, Bill Shankly, Arrigo Sachi o Johan Cruyff cambiaron la historia de sus clubes, dotándoles de una identidad que antes no tenían.

Pero han sido los futbolistas, como es lógico, los que mayor impacto han causado en la historia del fútbol y de sus respectivos clubes. El primer futbolista que cambió para siempre la historia de su club y la historia también del fútbol fue Alfredo Di Stefano. Con él como protagonista el Real Madrid ganó 5 Copas de Europa (56-60). Tras él, otros grandes de la historia harían lo propio con sus clubes, como Eusebio con el Benfica (Copa de Europa 60-61,61-62),  Cruyff con el Ajax de Amsterdam (Copas de Europa 70-71,71-72 y 72-73) o Benhebauer con el Bayern de Munich (73-74,74-75,75-76).

Otras veces fue un grupo de jugadores, como aquel maravillosos tridente holandes que recaló en el Milán: Van Vasten, Rijkaard y Gullit. Un equipo, que junto a otros futbolistas como Baresi o Maldini impidió a otra fabulosa generación de futbolistas, la quinta del Buitre, alcanzar el premio máximo, la Copa de Europa. Y otras veces, la mayoría, la coincidencia de buenos entrenadores y buenos jugadores ha llevado a los clubes al éxito.

Pero esto no es cosa del pasado. Continuamente aparecen futbolistas que cambian en uno u otro sentido el futuro de sus clubes. Tenemos ejemplos recientes de jugadores que cambiaron la historia de sus clubes y de los clubes rivales. A la inversa que en el caso Di Stefano, la llegada de Ronaldihno al F.C Barcelona cambió buena parte de la historia de este club. Estando el brasileño ya fichado por Florentino Pérez, el equipo blanco se decantó por Beckham, esperando contratar a Ronaldihno un año después. El brasileño no quiso esperar y se embarcó en un proyecto que pretendió renovar profundamente al Barcelona. Acompañado por Deco y por Etoo, Ronaldihno guió al Barcelona a la élite europea muchos años después.

Su presencia le permitió al Barcelona ganar una Copa de Europa (2005-2006) y varias ligas, pero sobre todo le permitió cambiar de mentalidad.  De aquel legado salió después un Barcelona aún más potente, cambiando al gaucho por Messi y a Rijkaard y a un puñado de jugadores por Guardiola y varios fichajes y canteranos. El resultado ya lo conocemos, el famoso sextete y la liga del año pasado.

En el club rival el Real Madrid, la llegada de Zidane tuvo un efecto similar. El francés quedó inmortalizado para la historia del fútbol con aquella volea fabulosa que a la postre le daría al equipo blanco su novena Copa de Europa.

Hoy en día, casi todas las cartas están sobre la mesa. Messi es el santo y seña del Barcelona y Cr7 es el nuevo ídolo del madridismo. Y sin embargo la historia nos dice que algo o alguién tiene que llegar para cambiar una vez más el destino de los clubes. El caso más reciente de fichaje disputado por ambos clubes ha sido Ozil, ¿será el alemán el elegido para cambiar el curso de la historia? ¿O será otro?¿Quién será el siguiente entrenador, futbolista o presidente dispuesto a cambiar la historia de su club y del fútbol? Mi apuesta es Mourihno.

El público estulto y borreguil del Bernabeu

Me decía el otro día alguien que dos pitos se oyen más que diez aplausos. Tan cierto como que los que pitan lo hacen con más ganas y con más rabia que los restantes. Digo esto a colación de mi nueva decepción el pasado sábado en el estadio Santiago Bernabéu, aunque ya llueve sobre mojado y no me sorprende. Solamente me indigna. La que algunos llaman una afición “entendida”, es para mí, la afición más estulta y mediocre que hay en el mundo, porque no creo que haya una peor.

Una afición que pita a un equipo en la segunda jornada de liga, mediado el partido, no es una afición digna de llamarse como tal. Cuando lo lógico es estar ilusionados ante un proyecto nuevo, con un entrenador que casi de por sí asegura títulos, y con seis jugadores nuevos, todos ellos jóvenes y prometedores, llega la afición del Madrid y pita a las primeras de cambio. Pita a determinados jugadores pero también lo hace al resto del equipo, a pesar de que el máximo rival haya perdido y a pesar de que el equipo esté en construcción claramente. Nada sirve para aplacar los ánimos de esta afición tan “entendida”.

GRA335. MADRID, 21/11/2015.- Aficionados del Real Madrid muestran pañuelos en señal de protesta al final del partido de liga de Primera División de la jornada 12º que les ha enfrentado al FC Barcelona en el Estadio Santiago Bernabéu. El FC Barcelona venció al Real Madrid por 0-4. EFE/Chema Moya

GRA335. MADRID, 21/11/2015.- Aficionados del Real Madrid muestran pañuelos en señal de protesta al final del partido de liga de Primera División de la jornada 12º que les ha enfrentado al FC Barcelona en el Estadio Santiago Bernabéu. El FC Barcelona venció al Real Madrid por 0-4. EFE/Chema Moya

Algunos dicen que la afición es así porque por el Real Madrid han pasado grandes jugadores y se han ganado importantes títulos. Los que hablan de esta manera pasan por alto que Manchester o Livepool, por poner dos ejemplos de grandes clubes con historia de títulos y grandes jugadores, son equipos donde los aficionados solamente conocen la palabra animar.

Van los aficionados a animar y apoyar a su equipo. Su propósito es ejercer de jugador número doce, y arrastrar con sus aplausos y sus gritos de ánimo a su equipo. Y lo hacen porque disfrutan haciéndolo y porque es la manera más inteligente de lograr que su equipo gane. Si está perdiendo, animándoles lograran motivar a los jugadores, y si están ganando les darán seguridad. En el caso de una goleada les animarán para que levanten la cabeza y defiendan su escudo con orgullo. Esa es la afición inglesa en general y por eso la mayoría de los jugadores no quieren irse de allí.

En el Madrid, y también hay que decirlo, en otros sitios de España, la afición va al campo a expulsar su rabia y sus frustraciones con los jugadores. Como han pagado la entrada se despachan a gusto con el primero que comete errores, siendo incapaces de entender que cuando más se pita a un jugador peor es su rendimiento, y peor por tanto el rendimiento de su equipo. Es una ecuación sencilla, pero por lo visto demasiado compleja para los “entendidos”.

Pañolada

La afición mediocre y estulta del Madrid no son por desgracia cuatro que pitan, ni veinte cafres revoltosos, son una gran mayoría, por lo menos un 70%. Una multitud que dice que los de ahora son peores que los Zidane, Ronaldo y compañía, pero que entonces decía que esos eran peores que los Di Stéfano,Gento y demás. Y así toda una vida. He escuchando como pitaban a jugadores precisamente como Zidane cuando estaba recién llegado y apenas se había habituado, y a muchos otros como Butragueño en sus últimos años, Redondo, Ronaldo, Makelele, Roberto Carlos y un largo etcétera.

Estos mismos que pitan, son luego los que crean mitos, incapaces de disfrutar del presente, acordándose siempre del pasado. Cualquier pasado fue mejor dicen. No hay lugar en sus podridos corazones para los nuevos jugadores. Nunca serán como los antiguos y más aún si son extranjeros de nombres raros. El canterano, el español, es el que tiene lugar en sus corazones obviando de nuevo que cualquier jugador con calidad da gloria y títulos a su equipo, que es finalmente el objetivo.

Y así, los que hoy pitan a Higuaín por fallar tres ocasiones no tienen en cuenta sus muchos goles del año pasado. Estos mismos visten con orgullo la camiseta del Shalke con el 7 a la espalda, o la del Besiktas con el 14, repudiando cualquier camiseta de los jugadores actuales porque no dan la talla según su selectivo criterio.

Son éstos también los que pitan a jugadores como Marcelo, considerándolo no válido para su equipo, cuando es posiblemente de los mejores laterales ofensivos del mundo, sino el mejor. Incapaces de ver que la defensa se puede mejorar, deciden pitar a un fabuloso jugador, todavía joven y con muchísima proyección. Incapaces de considerarle de la casa aunque llegase al Madrid con 18 años. Con 14 llegó Raúl González y para algunos es el paradigma de madridismo.

Una afición, en definitiva indigna del equipo que tiene. Una afición indigna del estadio y de la historia de un club como el Real Madrid. Una afición capaz de pitar a su equipo cuando está ganando uno o dos a cero porque el equipo no toca como les gusta o como creen que es el ideal futbolístico.

Es esta misma gente la que sigue los dictados de la prensa, sin tener en cuenta sus propios pensamientos y la realidad del momento. Son forofos que no saben apreciar el fútbol por sí mismo, y necesitan que otros les expliquen como juega su equipo. Son adoctrinados en el más rancio concepto del fútbol. Son gentes más pendientes de tomar sus bocadillos y comer sus pipas que de animar a su equipo. Tipos que esperan impacientes el primer error del jugador al que tienen manía para pitarle sonoramente, volcando así sus frustraciones diarias en un futbolista porque cobra mucho.

No entienden que un jugador, aunque sea del Real Madrid, y deba ser de los mejores del mundo, necesita como cualquier otro empleado el cariño de su gente, en este caso del público. Un cariño y un aprecio que no pueden sustituir todos los millones del mundo, porque finalmente los jugadores, y más si son jóvenes, lo que quieren es el reconocimiento de su afición. La necesitan tanto o más que los que apenas cobran cientos de euros.

Siempre será buena la excusa de que los futbolistas cobran mucho y por eso se les puede y se les debe pitar. Algo, que como he explicado no beneficia a nadie. Ni siquiera el jugador que no vale para el Real Madrid debería ser pitado porque eso le crea una inseguridad que al final  provoca un rendimiento menor y a la postre una devaluación de su valor en el mercado.

Seguirán diciendo muchos que la afición es soberana para expresar su opinión, y  así es, porque la libertad de expresión es por fortuna un derecho en nuestro país. Pero mientras los silbidos sean mayoría en el estadio Santiago Bernabeu, no experimentaremos el derecho de disfrutar  de nuestro equipo sin que muchos estultos y paletos piten al equipo que supuestamente está en el fondo de sus corazones.

Si de verdad sienten amor a su club deberían apoyar al club, que lo representan sobre todo los jugadores. No concibo querer a alguien y maltratarle al primer error. Si es esa la manera de motivar, algo falla a nivel psicológico. En cualquier manual de psicología se explica cómo la mejor manera de tratar a un empleado es motivándole pero exigiéndole. Y ahí es donde se confunde la parte del público no rabiosa del Real Madrid que pita, creyendo que los pitos son un signo de exigencia cuando en realidad lo que son claramente es una reprobación por un mal control, un mal pase o un mal partido.

Si quieren exigir que lo hagan al final del partido cuando ya no hay nada en juego, y cuando se transmite el mensaje de que los jugadores no han dado la talla, pero nunca durante el partido. Y ni siquiera este método me parece el mejor. Al menos por la experiencia de los clubes ingleses donde los jugadores parecen más felices con sus fieles aficiones, siempre cantando, aplaudiendo y en definitiva, disfrutando de lo que debería ser un espectáculo de fútbol y no de teatro.

Mientras el respetable -por decir algo- siga más pendiente de las pipas, adoctrinados por las columnas de periodistas interesados, que de animar, serán piperos (para más información sobre el nombre véase el siguiente blog) y no aficionados de verdad que lo único que pretenden es animar a su equipo por encima de todo.

Kaká y el circo

Algunos pensarán que la presentación de  Kaká es como aquellos circos que anunciaban a mujeres barbudas y otras “maravillas” para enganchar al mayor número de personas, y al final resultaban un fraude.

Pero lo cierto es que la puesta de largo del astro brasileño, como todo lo que rodea la política de marketing y comunicación del Real Madrid está perfectamente estudiada. Lejos de pretender que sea un circo, lo que los dirigentes del equipo blanco pretenden es empezar a amortizar los 65 millones de euros.

Y que mejor manera de ver por primera vez a Kaká vestido de blanco en todo el continente sudamericano, en Japón y Asia, y por supuesta en España en prime time. A las 20:30 mucha gente verá en sus respectivos telediarios a Kaká que hace poco estaba allá en Milán mas aburrido que otra cosa (he oído incluso a aficionados que decían que estaba acabado), deslumbrado y anunciando nuevos días de gloria para el Real Madrid.

kaka

Presentación de Kaká en el estadio Santiago Bernabeu

 Así pues, para empezar se activará la maquinaria de marketing, que no son sólo camisetas como algunos creen, teniendo en cuenta además que de los 85 euros que cuesta, el Madrid recibe más bien poco, sino todos los posibles contenidos audiovisuales y derechos que puedan tener. Por ejemplo, ¿cuanto puede valer la publicidad que salga hoy en la presentación de Kaká? Cuanto pagaría Audi, Nike o Coca-Cola por aparecer en exclusiva en todos los soportes del estadio: micrófonos,letreros, carteles,etc… Esta noche las compañías verán a un jugador con un potencial publicitario brutal respaldado por un club entero que le da soporte y le aumenta más si cabe el caché.

Lo de menos son las 20.000 personas que vayan a la presentación, lo importante es que detrás del evento de hoy hay toda una estrategia para volver a convertir a Kaká en un icono mundial. Y todo eso sin haber jugado un partido todavía.

¿Cuál creeis que será la camiseta mas vendida en Brasil, el país con más seguidores de fútbol por metro cuadrado? Hablamos de un país con más casi 200 millones de habitantes. Todos ellos estarán deseando ver a su icono nacional por la televisión, móvil o internet. Y algunos estarán dispuestos a pagar por esos contenidos. Con que sea un 1% el Real Madrid ya habrá hecho un gran negocio.

Y esto, como aperitivo de la presentación de Cristiano.Y ahí ya no voy a tener palabras…