España campeona del Eurobasket 2015

España campeona del Eurobasket 2015

La selección española levantado el trofeo de campeona del eurobasket 2015

España volvió a proclamarse campeona de Europa, tras las victorias en Polonia 2009 y Lituania 2011. Los factores en común son el entrenador, Scariolo, que ha estado en los tres campeonatos y Felipe Reyes y Pau Gasol, especialmente este último, santo y seña del equipo, auténtico líder y jugador generacional que ha cambiado absolutamente la historia baloncestística de España y de Europa.

Con los Junior de oro, hace más de 15 años, comenzó a fraguarse una generación de jugadores ganadores comandados por Navarro, Reyes y Raúl López, precisamente con Pau Gasol en un segundo término. Pero a partir de ahí, el relevo lo comandó él y prácticamente desde su llegada España no ha parado de ganar medallas, con muy pocas excepciones. A lo mencionado hay que añadir el inolvidable oro del Mundial de Japón 2006 y las platas olímpicas de 2013 de Pekin 2008 y Londres 2014, además de una plata en el primer Eurobasket de Gasol y otro bronce sin él en la plantilla.

Unos números que solamente pueden equipararse en el panorama europeo a la mejor Yugoslavia, aquella selección formada por alguno de los mejores baloncestistas europeos de siempre, con Petrovic, Divac, Kukoc o Radja.

La generación española ha contado con dos colosos como Gasol y Navarro y otros jugadores que han mostrado un rendimiento excepcional a lo largo de estos años como Reyes y ahora Llul, Chacho Rodríguez o Rudy. Y junto con todos los que han faltado: Marc Gasol o Calderón, más otros que ya no están como Jiménez o Garbajosa. Todos ellos han contribuido a años de éxitos y nos han acostumbrado a ver nuestro equipo casi siempre en el podio, compitiendo contra los mejores del momento.

Volver a ver a España como mejor selección europea en un campeonato en la que no partía de favorito con muchos de sus mejores jugadores fuera de la selección, demuestra que todavía queda parte del gen ganador que ha caracterizado a esta selección. A ello ha ayudado una mejora continua en el juego, incrementando el nivel defensivo desde el partido de Alemania y acertando más en ataque con la contribución de otros jugadores aparte de Gasol. Aunque finalmente ha sido el gigante de Sant Boi el auténtico motor, el jugador que ha recibido todos los “balones calientes” y el que desde su liderazgo y acierto ha hecho creer al resto de jugadores -apenas 8 en la rotación-, que era posible la victoria.

Estamos seguramente alguna ante el último gran campeonato de Gasol antes de su retirada, con la excepción de las Olimpiadas del año que viene en la que probablemente veremos a todos los veteranos acudiendo y a la mejor selección posible. Será esa nuestra última gran oportunidad de disfrutar de algo excepcional, un puñado de grandes jugadores en torno a una superestrella de nivel histórico a la altura de los más grandes de Europa de siempre.

Vendrán otros y veremos como algunos más jóvenes cogen su relevo, como su propio hermano, u otras nuevas estrellas, pero pasarán décadas hasta volver a ver a un jugador español de la talla-no solo física sino humana y técnica- de Gasol. Hemos asistido en este Europeo a la penúltima gran actuación de Pau, que con 35 años ha hecho su mejor campeonato, demostrando que sus ganas de representar y defender a esta selección siguen intactas.

Sirva su ejemplo para el resto de compañeros, tanto a nivel competitivo como profesional como de sentido común. El es nuestro mejor representante de la España deportiva y de la no deportiva. Y como él, el resto de jugadores que han demostrado su valía y entusiasmo como demostró en las emocionantes declaraciones finales Rudy Fernández  y como han demostrado siempre estos jugadores. Gente normal siendo deportistas de élite, sin más pretensiones que jugar al más alto nivel, competir e intentar ganar. El mejor ejemplo de los valores del deporte.

A todos ellos, gracias por hacernos sentir orgullosos de nuestro país y de nuestra selección.

La selección española de basket se complica

Si había algún equipo que parecía tener una medalla al alcance de la mano esa era la selección española de baloncesto. Con la segunda mejor plantilla de las Olimpiada, los españoles tienen una pléyade de jugadores de muchísimo nivel. Cuando rinden todos, es difícil parar a todas las estrellas. Ni Francia ni Argentina parecían rivales ni tampoco Rusia, a pesar de tener un buen equipo y de derrotarnos hace varios años en la final del Europeo.

 Sin embargo, esto es deporte y los partidos hay que jugarlos. Hay que competir al máximo cada segundo y si un equipo tiene en su plantilla a jugadores como Kirilenko o Kryapa no es difícil que jugando al máximo te puedan acabar ganando.

 Y eso es justamente lo que sucedió ayer, con una selección española que acabó perdiendo un partido que empezó ganando en la primera parte por más de quince puntos. Parecía que iba a ser un paseo militar al más puro estilo Estados Unidos. Nigeria. Pero los españoles bajaron el ritmo y los rusos aumentaron el suyo hasta igualar un partido y tener que resolverlo en los segundos finales.

 Y ahí hasta jugadores como Pau Gasol pueden fallar. Y eso pasó, fallando un tiro libre mortal de necesidad y colocando a España en la difícil tesitura de acabar probablmente segundo de grupo y cruzarse en las semifinales a la todopoderosa selección norteamericana. En tal caso, sería casi imposible la plata y también se complicaría el bronce ante cualquier selección, con la nuestra ya hundida.

 Pero como esto es deporte, más aún, baloncesto, todo puede pasar y España puede incluso quedar tercera o pudiera hasta perder Estados Unidos…

 Ya veremos, pero lo que es claro es que los de Scariolo, que no estuvo fino en los segundos finales, se han complicado mucho las medallas.

La selección española quiere revalidar su último oro

Comienza mañana el Eurobasket 2011, una nueva oportunidad para la selección española y la penúltima para la mejor generación de la historia del baloncesto español, los juniors de oro, antes de su más que posible última cita, las Olimpiadas del año que viene.

Tiene como siempre este año el aliciente de ver juntos a un equipo formado con NBAs consagrados como los Gasol, jugones como Navarro o Rudy, veteranos como Reyes o jóvenes como Ricky y Claver que han de demostrar que son capaces de tomar el relevo. Además este año veremos a un nuevo jugador en la rotación, al nacionalizado Ibaka, un jugador interior que puede aportar mucha defensa e intimidación más la dosis necesaria de novedad conveniente en los grupos cerrados para aportar aire fresco.

Y como toda selección por el camino se han tenido que quedar grandes jugadores. El caso más llamativo ha sido el de Suárez, jugador que por sus características específicas y por su buena temporada parecía llamado a formar esta vez sí parte de los 12. Después de varios años de descarte este año parecía que llegaba por delante de los otros descartables. Especialmente claro parecía el caso de Sada, jugador que por su rol de base parece que va a disputar pocos minutos, siempre por detrás de Ricky y de Calderón. Más dudosa estaba la competencia con otros meritorios como San Emeterio o Claver. Finalmente el madridista fue el descartado en una decisión tomada por Scariolo para sorpresa de muchos o al menos para sorpresa propia, que pensaba que Suárez podía ser una especie de nuevo Jiménez.

En todo caso, suya es la decisión y suya la responsabilidad como entrenador, tomada claro está con mayor conocimiento de causa y con la garantía que te da el saber que los otros no descartados harán tan buen papel o mejor que Suárez. Resulta chocante , eso sí, las declaraciones de Suárez. Si efectivamente Scariolo le prometió algo mal hizo en primer lugar por garantizar algo por adelantado y en segundo lugar por no cumplir la promesa. Si se trata solamente de un calentón de Suárez alejado de la realidad, mal también por el jugador que no es capaz de asumir una decisión técnica.

Anécdotas al margen lo cierto es que este Europeo tiene como no como máximo favorito a España. No podía ser de otra manera teniendo en sus filas a jugadores de ese talento a pesar de que el papel durante el último mundial no fue todo lo bueno que debería.

Conviene no osbtante no relajarse porque en el baloncesto un minuto de relajación pueden ser 3 triples en contra, sobre todo cuando hay buenos jugadores en la pista. Faltarán algunos pero acudirán otros como el ruso Kirilenko liderando a su selección, el alemán Nowitski que quiere consagrarse como el mejor jugadore europeo de la historia ganando con la siempre débil Alemania, el turco Turcoglu, veterano pero guerrero o los italianos Bellinelli o Bargnani, dos NBA con suficiente talento como para resolver por sí mismos un partido. Todos ellos junto con otros grandes jugadores europeos, especialmente los croatas o los serbios, siempre competitivos y que contarán en sus filas con los Tomic, Teodosic, Krstic y compañía…

En definitiva, un espectáculo digno de mención que comienza mañana y que se podrá seguir por la televisión.

La España de Scariolo se rompe

Ayer tuvimos dos malisimas noticias en lo que respeta a nuestra admirada selección española de baloncesto.La primera mala noticia es que España no está fina, y ya no es aquél equipo que mostraba una superioridad insultante. La segunda mala noticia es que el equipo además no muestra signos de mejoría y es más, parece existir una falta de unidad.

Esta falta de unidad lo demuestran no sólo las palabras de Marc Gasol, las posteriores de Pau, de Scariolo, de Reyes, sino también los gestos. He visto demasiados gestos de desaprobación ante pérdidas de balón o malas posiciones de tiros.Quizá también existían antes pero desde luego yo no lo percibi. El problema de esta mala situación es que puede provocar que en el futuro nuestros mejores jugadores, y particularmente los NBA, no estén dispuestos a ir a la selección contra el criterio de sus clubes. Hacen un gran esfuerzo, y hasta ahora les compensaba por el gran ambiente que había.

Un ambiente que sin duda ya no existe, ya sea por el mando de Scariolo o porque los jugadores han llegado al europeo con menos ambición que otros años. Particularmente echo de menos la intensidad que tenía España, y que se mostraba en cada canasta, en cada balón robado y en cada acción positiva de la selección. También falta el espíritu colectivo, quizá por la mala elección en las rotaciones. En ambos factores tenía una influencia más que notable el añorado Calderón, que es sin duda el más intenso del equipo, el más positivo y el que hace más equipo. Todo ello que vemos a través de sus retransmisiones es justamente lo que le falta a España.

Mucho me temo que ganemos o perdamos, entremos o no en las medallas, este europeo va a significar un antes y un después para una de las mejores selecciones en la historia de España, junto con la magnífica selección de waterpolo.

.Ojalá me equivoque

¿A que juega la España de Scariolo?

Más allá de la derrota, lo que más preocupa es que no se cuál es el juego que quiere plantear Scariolo. Sabemos que Aito y Pepu querían que el equipo corriese continuamente, con rotaciones y una defensa férrea. Y creíamos que el técnico italiano apostaba a lo mismo.

Pero por lo visto en este primer partido, y por lo intuido en la pretemporada Scariolo no sabe realmente lo que quiere. Primer problema, quienes son los 5 jugadores que van a jugar los momentos decisivos. Me refiero al quinteto que sacaría faltando un minuto en la final con el resultado empatado. Aqui va otra pregunta, ¿cuales son las primeras rotaciones? ¿y los pivots titulares? ¿Prevalece el juego interior o el exterior?

Tengo demasiadas preguntas.No entiendo por ejemplo que después de ver a Claver jugando muchísimos minutos, de repente no juegue casi nada y en su lugar veamos a un lamentable Mumbrú, que es bueno a favor de corriente pero que cuando las cosas están difíciles no aparece. Tampoco entiendo que Reyes no sea titular o al menos juegue mucho más a la vista de su rendimiento.Porque si tiene un mal día igual no mete demasiados puntos pero rebotes y defensa garantiza siempre. Me cuesta también entender la predilección de los entrenadores por Garbajosa. ¿Cuando fue su útlimo gran partido? Me refiero a ese partido completo en el que un jugador lo enchufa todo. Seguro que hace mucho grupo pero su aportación en el campo no es nada positiva.

En fin, desde luego ayer vimos la peor versión de todos y cada uno de los jugadores, pero mi gran preocupación es que también vimos la peor verisón de Scariolo. Perdido, no quitó a Marc cuando se veía que era el día de las manos de mantequilla.No puso a tiempo a Reyes, y tampoco quitó a un Navarro que falló prácticamente todo lo que tiró. Mareó al equipo con cambios a destiempo, y cuando España tuvo un conato de reacción, en vez de llevar al equipo a rpesionar al rival en todo la cancha, lo apoltronó a la espera de los triples serbios. A pesar de ir en contra no vi en ningun sólo momento a España ejercer una defensa presionante.Defensa que por cierto si utilizó Aito muchas veces, e incluso Serbia ayer, ahogándonos en nuestro propio campo.

Asi que efectivamente el partido de ayer, más allá de tratarse de una  dura derrota, vislumbra un equipo dubitativo que necesita la mejor versión de todos para ganar un oro que parecía más fácil de lo que es. Yo sigo confiando pero hay que ponerse las pilas!