Breve relato de la historia arbitral del Barcelona y Real Madrid

El año pasado Mourinho en una memorable rueda de prensa que respondía precisamente a las quejas de Guardiola por la posibilidad de que pitase un árbitro portugués, definió a 3 tipos de entrenadores: los que se quejan cuando se sienten perjudicados, los que no se quejan y aquellos que se habían quejado aún acertando el árbitro. Hacia referencia así a las declaraciones de Guardiola hablando de la buena vista del linier acertando por 2 centímetros.

 Pues bien, en ese mismo grupo podemos también meter a los que dicen que no se quejan pero que en realidad si lo hacen. En este bloque seguiría estando Guardiola acompañado de toda su plantilla. Una filosofía, la del Barcelona consistente en no quejarse nunca, excepto cuando lo hacen o cuando les perjudican como hemos visto ayer mismo con las declaraciones de Xavi. Este incomparable amante del ‘fupbol’ del tiki-taka, fascista del mismo por no permitir ni reconocer otra expresión futbolística, respondió ayer que este año si les estaban perjudicando los árbitros, pero que otros años les habían beneficiado. Lo curioso es que otros años no le oímos decirlo y ahora en cambio si vamos escuchando este tipo de comentarios que de manera sutil dejan caer al primer agravio producido.

 La política del Barcelona de no criticar supuestamente a los árbitros tiene básicamente dos pilares. Por un lado, la no necesidad puesto que durante esta etapa de Guardiola se pueden contar con los dedos de una mano los partidos en los que ha sido perjudicado, siendo en cambio multitud las veces que ha sido favorecido. Y por otro, una labor de zapa interna, entre despachos, heredada de Laporta.

 La historia pone a cada uno en su sitio y si examinamos a uno y a otro, el Barcelona lleva cincuenta años quejándose. Sus quejas han llegado tan lejos que se han convertido de actos de fe a hechos contrastados gracias a una magnífica labor de propaganda. La minusvaloración de las copas de Europa en blanco y negro pero no de los títulos en blanco y negro del Barcelona, el supuesto favoritismo de Franco, el “robo de Di Stefano” y un largo etc…

 La historia en cambio revela como el Real Madrid perdió dos ligas en Tenerife, gracias a su propia incompetencia pero sobre todo gracias a la nefasta labor arbitral. Uno de ellos en una de las actuaciones más bochornosas de un árbitro que se recuerda en la historia de la liga española. Aquello tenía un tufo tan grande que más tarde salió incluso Milla, ex jugador del Barcelona  entonces medio centro del Madrid, hablando de una llamada telefónica de un antiguo compañero ofreciéndole un soborno. Está todo grabado, no me invento nada.

Sigue leyendo

Análisis después de los clásicos

Si a finales de noviembre, después de aquel doloroso 5-0 nos dijesen que el Real Madrid le iba a plantar cara al Barcelona, superándole incluso en muchos aspectos futbolísticos, muchos habrían creido que era una locura. Hoy, muchos se quejan por no haber ganado al Barcelona y se permiten el lujo de criticar a Mourinho y sus planteamientos obviando algunos datos que conviene señalar.

El Real Madrid en los últimos 20 años ha llegado solamente a 6 semifinales y ha ganado tres Copas De Europa. Eso significa que muchos años el equipo blanco ni rozó la gloria. Este año sin embargo, se ha caido en sefiminales, es cierto, pero se ha hecho contra un gran equipo y contra una serie de adversidades que explicaré más adelante. Conviene por tanto tener perspectiva, porque ni todos los años se gana la Copa de Europa, ni todos los años se llega a semifinales.

Lo que se le debe exigir a un entrenador y a un equipo es que sean competitivos. Y eso es lo que ha logrado esta joven plantilla, entrenado por el mejor entrenador del mundo. El Real Madrid fue competitivo en la Copa del rey eliminado al Sevilla y al Atlético de Madrid y ganando al Barcelona en un excelso partido. También ha sido competitivo durante toda la Champion League, donde solamente ha perdido un partido.

En liga, los resultados son peores, aunque en los partidos importantes el equipo ha desmostrado esa competitividad que se le reclama. Ha perdido algunos puntos, es cierto, pero lo ha hecho por el desgaste de las competiciones. Los que se llenan la boca hablando de Vicente del Bosque, que miren los resultados del Madrid campeón de Europa en liga. En una de aquellas ligas se perdieron 10 partidos y se empataron 9. Ese fue el precio que pagó el equipo blanco por disputar la final (y ganarla). Además se cayó en la Copa del rey con un ridículo importante.

Así pues, el resultado de esta campaña pase lo que pase es positivo, habiendo llegado a las semifinales de Champion League ocho años después y habiendo logrado la Copa del rey tras muchos años sin poder levantarla. Además se está construyendo un equipo joven con media docena de jugadores de primer nivel por debajo de los 25 años.

Pero volviendo al principio, no podemos ovbiar el problema del Real Madrid con las instituciones. Ahora mismo, en un deporte tan igualado es importante contar con esos pequeños detalles que ayudan a las victorias. Lo hemos visto en esta eliminatoria. Dos errores puntuales han marcado la diferencia. En estos 4 partidos, con 11 contra 11 el Barcelona ha sido incapaz de ganar al Real Madrid, y es más, su juego, otrora profundo y más vertical, ha derivado hacia una posesión inútil. Mientras ellos tenían el balón,y por tanto el dominio de la posesión, el Real Madrid tenía la posición y por tanto el dominio de los espacios.

Ese ha sido el planteamiento de Mourinho durante los 3 partidos, evitar los espacios y disminuir el riesgo de gol. El Barcelona ha propuesto también un planteamiento diferente y ha evitado las pérdidas de balón con la consecuente disminución del riesgo de contaataque. Así pues, esta lucha entre dos estilos no ha tenido un ganador, puesto que los azulgrana también han renunciado a su estilo, pero lo han hecho gracias al trabajo del Real Madrid. Ese estilo del que ahora hablan orgullosos como si fuese una religión no es el único estilo posible. El gol de Pedrito de ayer viene de un contraataque cuando el Real Madrid se volcaba en el ataque. Justamente lo que han criticado del equipo blanco…

Los blancos en cambio, renunciaron a su estilo el día que perdieron 5-0 en el Camp Nou. Aquella derrota cambió algo en la estrucutura del equipo y en el entrenador. Y es lógico. El Real Madrid con un equipo joven y en construcción todavía no tiene un juego definitido para jugarle al Barcelona como quiere. Pero ni los blancos ni ningún otro, y de ahí los cambios tácticos. De hecho se vió ayer como con un sistema con menos ayudas defensivas el Barcelona llegaba mucho más. Ayer llegó más en la primera parte que el resto de partidos. Una prueba de que el planteamiento de Mourinho ha sido el correcto. Otra prueba es que con el 0-0 en la ida ayer el 1-1 habría clasificado al equipo blanco.

La otra prueba de que ha sido un planteamiento correcto es que todo el Barcelonismo en bloque ha criticado ese sistema. Son los mismos que interpretan los valores del Real Madrid. Los mismos que han hecho una campaña contra el jugador clave del Real Madrid, Pepe. Los mismos que no hablaban de los árbitros excepto cuando si lo hacen. Una doble moral que hn acabado denunciado dos personas tan neutras y moderadas como Xabi Alonso y Casillas, ambos muy criticos ayer con los árbitros.

Llegados a este punto hay que analizar que factores han decantado la eliminatoria y para mi y para muchos otros seguidores(madridistas o no) el árbitro ha tenido una influencia excesiva. Algunos hablarán de conspiraciones, de complots o de simples errores arbitrales. Lo único claro es que los errores ahí están a la vista de todos. No se trata de no ver un penalty o pitar o no un fuera de juego, se trata simplemente de interpretar jugadas idénticas de distinta manera. Es una manera sibilina de decantar la balanza. Pero si voy más allá y me pregunto porqué, entiendo que en el fútbol como en la vida existen flujos de poder e intereses. El Barcelona ha sabido, y es su mérito, posicionarse en las instituciones y adquirir poder e influencia. Y lo ha hecho vendiendo una imagen de marca que habla de valores, de humildad, de humanidad, con el paraguas de UNICEF.

Un posicionamiento como cualquier otro en el que prima más el marketing que otra cosa. Más que nada porque cualquier otro vestuario es tan humano y tan humilde y trabajador como el del Barcelona. En cuanto a UNICEF, es una marca más, como podría ser Coca-Cola o Nike. Simplemente un medio de vender una imagen.

Y como decía arriba eso es mérito del Barcelona y demérito del Real Madrid, no saber situarse en los lugares claves para ejercer una influencia en cualquier sentido. Influencia que perdió el Real Madrid el día que Florentino Pérez votó en las elecciones en contra de Villar con la traición conocida de Laporta, e influencia que perdió el Real Madrid en Europa, el día que lideró el G-14 y después lo disolvió sin obtener grandes favores. Eso explica algunas cosas como no admitir a trámite los vídeos de las jugadas antideportivas del Barcelona cuando a Dida le sancionaron dos partidos por simular una agresión, o explica que se cambie a un árbitro a petición de un entrenador, o explica que un árbitro como el de ayer pite un partido como premio por su jubilación.

Se explica por sí solo viendo que personajes relacionados con el Barcelona están en los organismos de la FIFA:

Comité ejecutivo:

Platini, presidente
Şenes Erzik, 1º vicepresidente
Angel Villar, 3º vicepresidente

Sobre angel Villar no hace falta decir mucho, Erzik es director de proyectos de UNICEF (patrocinador del Barça).

Comité de arbitros:(designan los árbitros)
Angel Villar, presidente
Şenes Erzik, vicepresidente

Comité jurídico y de disciplina:(admiten las denuncias)

Angel Villar, presidente adjunto
García Silvero, miembro
Vilaseca Guasch, expresidente y asesor permanente (exdirectivo del Barcelona).

Comité médico:

Helena Herrero, miembro (la jefe de los Servicios Médicos de la Mutualidad de Futbolistas Españoles vínculada a la RFEF)

Comité de competiciones:

Joan Gaspart, miembro. (declarado antimadridista)

Comité de responsabilidad social y juego limpio:
Şenes Erzik, presidente

Comité de licencias de clubes:
Şenes Erzik, presidente

Consejo de estrategia del fútbol profesional (representante del comité ejecutivo):
Angel Villar
Şenes Erzik
Joan Laporta(ex-presidente del Barcelona)