Análisis de la política de jóvenes del Real Madrid

Desde hace varias temporadas, el Real Madrid prácticamente solo ficha a jugadores jóvenes, la mayoría de ellos desconocidos para el aficionado, sin consagrar, con apenas unos pocos partidos en las máximas categorías del fútbol.

Esta política está alejada de la que impuso al principio de sus mandatos Florentino de fichar a los mejores, a costes elevadísimos. Jugadores que venían en la mayor parte de las veces con el balón de oro debajo del brazo.

b481dc6686650560c2c7c018d4fd662e

El giro no es casual ni caprichoso y en diversas ocasiones ha sido explicado por el presidente del Real Madrid como una necesidad ante la nueva realidad del mercado. Con clubes con capital infinito como el PSG o el City y con el incremento de derechos de la Premier, la política de fichajes y de salarios ha sido una obsesión del Real Madrid.

A continuación dejo un análisis de todos los fichajes de jugadores menores de 22 años, efectuados en las últimas 12 temporadas. Se han incluido solamente aquellos cuyo coste superó 1 millón de euros y se han tomado datos aproximados de coste de la prensa  y de su valor en  la web Transferdemarkt.

Captura de pantalla 2018-12-29 a las 20.20.24Están marcado en azul jugadores que se ficharon en su día y que hoy siguen en la plantilla. Todos ellos menos Asensio, han sido pilares de los éxitos del Real Madrid de las 4 Champions en 5 años. Jugadores como Marcelo, Varane o Casemiro eran jóvenes semidesconocidos en su día, apuestas del Real Madrid, fichados a coste bajo comparado con el rendimiento tan extraordinario que han dado. Otros como Benzema o Isco si tenían mayor cartel y de ahí su coste en torno a 35 millones de euros. Y luego está el caso de Asensio, cuyo valor se ha multiplicado con respecto a su coste de apenas 3 millones.

A excepción de Asensio, ninguno de estos fichajes estaba enmarcado en la política de fichar a los mejores jóvenes, pero ponen de manifiesto que en estas ocasiones el Real Madrid acertó y compensó con creces el coste del fichaje. A estos casos habría que añadir jugadores como  Sergio Ramos o Robihno, fichados en la temporada anterior. El sevillano tuvo un coste  de 27 millones de euros y comparado con el rendimiento que ha dado en estas  temporadas parecería ridículo. Y por el brasileño se pagaron 24 millones de euros y se vendió al Manchester City casi por el doble.

robinhoysergioramos

En el gráfico están marcado en verde y en rojo los fichajes de jóvenes que ya no están en el club. Los primeros son jugadores que se vendieron a mayor precio del que costaron. Algunos como Ozil o Higuain dieron además de un buen rendimiento económico, rendimineto deportivo.  

El gráfico recoge el total de beneficios (precio de venta menos precio de compra) y las pérdidas o ganancias de todas esas operaciones, con dos cantidades: +62 y -55 respectivamente. Dentro de los fichajes que no resultaron, operaciones como la de Gago o Drenthe, jugadores que habían ya destacado en sus clubes pero que no cuajaron en el Real Madrid. Otros como Sergio Díaz, un joven delantero paraguayano tuvieron mala suerte con las lesiones y otros como Lucas Silva simplemente no eran para un club como el Real Madrid. En la mayoría de esos casos, el coste de venta incluido no es el total puesto que habría que incluir costes de cesión o de derechos futuros como con Garay.

He incluido en este campo el fichaje de Markannen, un delantero que se fichó para el Castilla por algo menos de 3 millones, y que además no cumple el requisito de menos de 21 años. Su fichaje contrasta con la política actual, de fichar talento claro, jugadores que sobresalgan claramente en sus categorías.

Por último, están los jugadores fichados  en las últimas tres temporadas. He señalado con el color naranja aquellos jugadores que ya no son promesas, con edades superiores a los 22 años, como son Ceballos, Odriozola y Kovacic. En estos tres casos, son jugadores que ya han demostrado su nivel para jugar con el Real Madrid.

Probablemente todos ellos irán incrementado paulatinamente su valor de mercado. Teniendo en cuenta que el tope suele ser a una edad comprendida entre los 28 y los 29 años, a los tres les queda mucho por crecer. Como en el resto de casos pueden ser jugadores que aporten un valor deportivo al club, o económico, a través de una venta. Pero en este caso, ya sabemos que con ellos el Real Madrid lejos de perder dinero, lo va a ganar.

Y por último están los jugadores en color amarillo; jugadores fichados jovencísimos y todavía hoy por debajo de los 21 años. Muchos de ellos muy destacados en su categoría pero a día de hoy por descubrir su rendimiento en un equipo de superélite como el Real Madrid.

Dentro de este grupo de jugadores fichados en edad juvenil hay tres jugadores cuyo coste no superó los 5 millones: Vallejo, Odergard y Valverde. En el caso del central aragonés las lesiones han impedido que pueda demostrar si tiene nivel o no para el club. Posiblemente tendrá que salir cedido y lo tendrá complicado para volver. Y en el caso del noruego y de Valverde son dos jugadores que ya han demostrado su talento y que aunque necesitan muchos minutos, probablemente se revaluarán mucho en los próximos años.

Actualidad_338727616_97501541_1024x576

Respecto a los dos brasileños, Rodrygo y Vinicius, su coste es muy superior al de otros fichajes parecidos por edad, teniendo en cuenta sobre todo su rendimiento, alejado de fichajes como Benzema o Isco que habían demostrado ya su nivel en equipos de primera. No obstante, ambos han sido titulares en sus equipos brasileños y su potencial para tan grande como para justificar en parte ese gasto.

Y aquí el gran problema es distinguir el talento antes de que esos jugadores exploten definitivamente en otros clubes y su valor se multiplique. El ejemplo más paradigmático es Mbappé, hoy con un valor de 200 millones y al que probablemente se podría haber fichado con 16 o 17 años por 50 millones. Pero hay más ejemplos de jugadores que jugaron 2 temporadas en Europa y rápidamente incrementaron su valor, como puede ser James.

Tanto en esos casos como en el de Lunin o Theo por los que también se han pagado cantidades superiores a los 5 millones, parece  complicado que el club vaya a perder mucho dinero. Son jugadores jóvenes, con mercado, que incluso en el caso de Theo, que ahora mismo no parece que valga los 30 millones pagados por él, si pueden hacerlo en el futuro.

En definitiva, es una política que en años pasados ha dado frutos y que se espera que se de en los próximos años en los cuáles el Real Madrid va a tener que afrontar un cambio de ciclo sin poder hacer los grandes dispendios económicos del pasado.

La renovación de Sergio Ramos

Si algo debía haber aprendido el Real Madrid y Florentino Pérez es que las renovaciones millonarias a jugadores ya veteranos son malos negocios. La experiencia de Guti y Raùl con sus contratos vitalicios y la reciente de Casillas demuestra que lo que se gana al principio a nivel social y de favor de la prensa, se pierde a nivel de estabilidad institucional cuando esos jugadores ya no tienen un nivel élite y hay que buscar soluciones para ellos.

La renovación de Ramos, innecesaria puesto que su contrato expira dentro de dos años todavía, en 2017, pone de manifiesto que Florentino Pérez es muy permeable a la presión de la prensa. La decisión de renovar al central, que ahora tiene 29 años, hasta 2020, supone tener a Ramos sí o sí hasta que cumpla los 34 años, independientemente de su rendimiento.

Investido como gran capitán y héroe de la décima, y con un salario desorbitado como central de un equipo de fútbol, la figura de Ramos ya proyecta la misma sombra que la de Casillas. Además ha ganado el pulso al Real Madrid tras ofrecerse al Manchester United y coquetear con el Barcelona, con el único fin de satisfacer su ego y de paso ganar unos buenos millones.

Sergio Ramos celebrando el gol de la décima

Sergio Ramos celebrando el gol de la décima

Ramos le va a costar al Real Madrid algo menos de 20 millones de euros cada año (cobrará entre 8 y 10 millones según diversas fuentes), 100 hasta su jubilación si por el camino no pasa nada extraño. Una cantidad que habría que preguntarse si tiene un retorno año a año con el rendimiento del central. ¿Lo ha tenido durante la temporada 2014-2015?

La política salarial de Florentino tenía hasta ahora un sentido pragmático en el cuál los jugadores que más generaban a nivel deportivo y publicitario eran los que tenían un sueldo más alto. En lo más alto de la cadena estaba indiscutiblemente Cristiano Ronaldo y un peldaño por debajo Bale. Y de la misma manera, desembolsos como el de James se justifican con la oportunidad que ese tipo de jugadores ofrecía en mercados como el propio de Colombia, o incluso el chino, donde hemos visto como se volvían locos con James.

Ningún jugador vale deportivamente 20 millones netos a excepción quizá de Messi o Cristiano Ronaldo. Jugadores que por sí solos te ganaban títulos. Y desde luego, en ningún caso un portero o un defensa. Pero si desde el Real Madrid se han pagado esos sueldos y esas claúsulas vertiginosas se ha hecho desde la doble perspectiva deportiva y económica. Incorporar a los jugadores citados es lo que ha hecho que el Real Madrid sea el club más rico del mundo.

Así pues, Ramos, que seguramente no venda muchas más camisetas que Illarramendi, tendrá que demostrar cada partido y cada año que vale esos 20 millones al año. Si ya hasta ahora, su sueldo, no pequeño precisamente, justifica a duras penas su rendimiento absolutamente irregular, ahora tendrá que ser durante todos los partidos el héroe de la décima. No más expulsiones (es el jugador de la historia del Madrid con más expulsiones), ni tarjetas tontas ni fallos defensivos ni por supuesto gestos en contra del entrenador ni motines a bordo. Ramos deberá ser el central perfecto y por ese dinero deberá dedicarse en cuerpo y alma al Real Madrid y olvidar otros placeres rutinarios. Deberá ser en definitiva el otro Cristiano Ronaldo del equipo, es decir, un tipo que cuida cada detalle de su cuerpo, cada detalle de su preparación física.

Como hasta ahora es sabido que no lo ha hecho, tengo mis dudas de que lo haga ahora, precisamente que sabe que su futuro está más que resuelto. Veremos si Ramos, con sus 29 años y con la cuesta abajo física a la vuelta de la esquina, es capaz de reconvertirse como central inteligente. Nunca ha sido su fuerte la inteligencia, y así lo atestigua su récord de tarjetas rojas.

La falta de inteligencia de Sergio Ramos

Sergio Ramos ya no es un chiquillo sin experiencia. Es un jugador de 27 años, instalado en la élite futbolística casi desde que llegó al Real Madrid, siendo además uno de los capitanes del equipo, lo que le debiera conferir una madurez especial.

A pesar de todo, Ramos sigue transmitiendo la sensación de ser un jugador inmaduro en sus decisiones: las de fuera y las de dentro del campo. Normalmente ambas actitudes van unidas, aunque el verdadero problema para los aficionados es cuando se refleja en el campo.

Lo de Ramos no es un error puntual ni un fallo de un día, se trata ya de una premisa que se viene repitiendo con demasiada frecuencia. La prueba de ello son sus 17 tarjetas rojas en toda su carrera con el Real Madrid, un récord en el club, que seguramente será ampliado hasta que termine su carrera.

Ramos-Real-Madrid

Sergio Ramos en un entrenamiento. Fuente: realmadrid.com

Un defensa central que se considere uno de los mejores del mundo debe demostrar ante todo inteligencia. Saber cuando hacer una falta, cuando pegar duro al delantero rival, cuando achicar, cuando tirar el fuera de juego, cuando jugarse una tarjeta amarilla e incluso una roja, etc… Son decisiones que determinan un partido y campeonatos.

Sergio Ramos sea seguramente el defensa con las mejores cualidades físicas que yo haya visto: rápido, fuerte, contundente, con altura, técnica y con potencia. Sus cualidades nada envidian a las de Maldini, con el que fue comparado. Sin embargo, el italiano tenía inteligencia y saber estar, desde que debutó con el Milán hasta que se retiró. Esa fue su gran cualidad.

Mucho tiene Ramos que aprender de sus compañeros de club y de selección, Xabi Alonso y Arbeloa. El segundo tremendamente criticado con demasiada frecuente, y sin embargo, un jugador que con peores condiciones físicas ha demostrado mucha más inteligencia que Ramos. Quizá al de Camas le falte un curso acelerado en el extranjero, algo que te fuerza a aprender, sin la protección de tu entorno. Todos estos jugadores españoles han vivido en Madrid demasiado cómodos, exentos de críticas, protegidos y mimados.

Es hora de tener jugadores inteligentes. Tipos como Varanne, Xabi o Arbeloa, o como los nuevos Isco e Illarra, que también parecen listos. Jugadores como Ramos o Pepe o incluso Marcelo, poco inteligentes para el fútbol de alta competición, en el que cualquier error de concentración te cuesta un partido, son peligrosos para un club como el Real Madrid.

La polémica de los Ramos

Entre Ramos anda el juego. Como si del domingo de Ramos se tratase ayer asistimos a dos nuevas polémicas generadas por o sobre  Sergio Ramos y Juande Ramos.

El primero se fue a los toros en la segunda parte del Real Madrid – Valladolid a ver a su amigo Talavante. Seguramente es lo que teniamos que haber hecho todos los espectadores a la vista del espectáculo tan aburrido que nos ofreció el Real Madrid. Los toros, el cine, teatro, o simplemente tomar una caña o dormir la siesta.Definitivamente cualquier plan era mejor.Ahora bien, cuando eres  un juagador de un equipo de fútbol que te paga mas de 3 millones de euros y tu equipo se juega el campeonato (o al menos mantenerse vivo) parece lógico renunciar a los placeres a cambio de las obligaciones. O al menos, eso entiendo yo.Los futbollistas parece que sólo tienen la obligación de jugar, y si entrenan bien o mal o firman o no autógrafos o no dan ruedas de prensa parece que  no es parte de su trabajo. Con lo cual ganarían ese dinero por trabajar 360 minutos al mes (4 partidos, y alguno mas quiza).

Esto me sirve para enlazar el tema con la otra polémica.La de Juande Ramos. Se veía venir que esta vez jugaría Guti en lo que es para mi el gran error de Juande. Si después de negarse a calentar se le “premia” con jugar aunque sea un rato, estamos dando por hecho que Guti no cometió ningun error.  Y dado que no ha habido sanción económica que menos que una sanción deportiva. Pero no, lo suyo a la vista también del buen recibimiento de Guti en el Bernabeu es aplaudir a Guti, y perdonarle otra vez más sus desplantes al club, a sus compañeros y a todos los aficionados

Desde luego Guti no ha matado a nadie, pero está a punto de cargarse “deportivamente” a un Juande que ha resucitado el debate de Guti al darle de nuevo minutos.  Y es que, que Guti juegue de nuevo significa que da igual si entrenas bien o mal, o si corres o no durante los partidos, o si te vas a ver a los toros mientras tus compañeros se juegan la liga.

Lamentablemente en vez de acercarmos al modelo inglés de tener un horario de 8 horas y vivir en la ciudad deportiva, cada vez nos acercamos mas al modelo “español”, donde los jugadores son vedettes que únicamente muestran su compromiso a la hora de renovar.