El fútbol español se moderniza

nuevos_logos_copafutbol

Ayer se anunciaron cambios en el formato de la Copa del Rey y de la Supercopa. Ambas competiciones necesitaban una modificación para hacerlas más interesantes y para encajarlas dentro de un calendario sobrecargado de partidos.

Esta vez creo que Rubiales ha acertado por completo. En primer lugar, se propone una Copa del Rey a partido único en el campo del más débil, incluyendo a equipos no profesionales hasta división regional. El hecho de incluir a equipos muy modestos les da a todos esos clubes una gran oportunidad. Podrán hacer taquilla si se enfrentan a equipos de mayor categoría y avivar los sueños de sus aficionados. Es además una extraordinaria fuente de motivación para todos esos jugadores modestos que sueñan con destacar y tener una oportunidad.

Además, el formato de partido único aumenta las probabilidades de los equipos más modestos y elimina un partido a doble vuelta que no hace más que sobrecargar el calendario, especialmente para los equipos de primera división. La semifinal a doble partido tiene sentido para hacer taquilla ambos clubes y por el interés propio de esa ronda.

En cuanto a la Supercopa y su ubicación en enero al estilo de la Copa del Rey de baloncesto, lo considero también un acierto. En agosto, con la pretemporada todavía en marcha, se desluce un título al que muchos jugadores acuden fuera de forma. Y además impiden a los clubes participantes realizar una pretemporada ordenada. Su ubicación en enero garantiza que los equipos acudirán ya rodados.

El formato de Final Four trata también de copiar el formato del baloncesto y tiene sentido. Aunque hay que ver como afecta a los futbolistas jugar en tan poco tiempo. Habrá que observar como se planifica, aunque sería lógico que las semifinales se disputasen un jueves y la final en domingo, como el Mundialito de clubes.

La ubicación de la competición en países extranjeros tiene que ver con la globalización del fútbol y con la necesidad de hacer caja. Si se quiere hacer una competición que tenga sentido, ha de generar ingresos. Y disputar posibles partidos entre Real Madrid, F.C.Barcelona, Atlético de Madrid y Valencia, que serían los participantes de la próxima edición, será sin duda muy atractivo para los aficionados de otros países.

Personalmente soy partidario de llevar el fútbol español a otros países, de la misma manera que hace la NBA o la NFL con sus competiciones. Los aficionados de los principales clubes son españoles, pero también de otras muchas nacionalidades. Además del efecto económico ya mencionado.

El fútbol tiene que modernizarse y ya ha empezado a hacerlo con nuevas tecnologías como el VAR. Eso sí todavía muy mejorables y más en la liga española. Su uso casi modélico en la Champions es el espejo. Esperemos que el fútbol español no deje de seguir mejorando porque su futuro está en jugo y la Superliga Europa parece una realidad próxima. Todos estos cambios ayudarán a optimizar un deporte que ha pecado con demasiada frecuencia de conservadurismo.

El unicaja destroza al Real Madrid

El equipo de Joan Plaza se cobró una pieza de caza mayor al derrotar al campeón de todo del año pasado. A pesar de una ventaja inicial de los blancos de 7 puntos, rápidamente se repusieron para primero empatar el partido y después adquirir una ventaja paulatina hasta 20 puntos en el tercer cuarto.

A partir de ahí el equipo blanco intentó remontar sin mucha fe, asustado ante la intensidad y acierto desde la línea de 3 (48% de acierto) de los malagueños. Kuzminskas, Nedovic y Thomas lideraron a un equipo que, a pesar de tener a muchos jugadores nuevos, dio la impresión de estar más rodado.

Al equipo de Laso se le vio mucho más impreciso de lo habitual, blando en defensa y desacertado en ataque. Solamente Reyes (siempre Reyes), el Chacho intermitentemente y Carrol trataron de aguantar el embiste del Unicaja. Sin éxito, quizá porque la mitad del equipo está fuera de forma, por el cansancio acumulado o por la falta de Rudy Fernández, sin duda una pieza clave para el éxito blanco.

De los nuevos, a Thompinks se le vio poco, HernánGómez parece muy joven para grandes gestas y Luca Doncic tiene una pinta extraordinaria.

Es un título perdido, menor, pero siempre una derrota. Le vendrá bien al equipo un poco de descanso y recuperar fuerza porque esta temporada será muy larga y sigue siendo el equipo a batir.

El Real Madrid se lleva la Supercopa de Baloncesto

Por primera vez en muchos años este Real Madrid de Pablo Laso ha tenido continuidad. Es la misma base de primer año pero mejorando cada año. En este, se ha sumado definitivamente un pivot dominador,  con capacidad ofensiva y defensiva. Ambas cualidades las tiene el griego Bourousiss y las dos las ha demostrado tanto en la semifinal como en la final de ayer.

 La otra gran noticia para el equipo blanco es el definitivo paso adelante de Mirotic. El canterano ha de ser consciente de que tiene tanta o más capacidad que el mejor del equipo para liderar y anotar. Tiene excelentes movimientos dentro de la zona, buen tiro exterior, movilidad, rebote, capacidad de asistencia…Solamente le falta creerse el mejor y empezar a jugarse todas las pelotas calientes. El y Rudy junto con la aportación de un Carrol que ayer expulsaron las malas artes de Sada y la incompetencia arbitral.

 No es posible que en un partido de primer nivel y en un deporte tan profesionalizado como el baloncesto, sigamos asistiendo a esos borchornosos espectáculos. Los árbitros se pueden equivocar pero tienen que tener medios para no hacerlo tan a menudo. Y en el baloncesto tienen a su alcance la repetición de la jugada en cámara. Ayer, decidieron que tenían suficientes argumentos y expulsaorn injustamente a Carrol, un extraordinario jugador que contribuye al espectáculo y que además no es sospechoso de juego sucio.

 Ese incidente deja a la liga a la altura de lo que es, una liga retrasada, del siglo pasado, que al igual que el fútbol renuncia a las tecnologías para seguir mejorando. Veo todos los fin de semanas como en los partidos de fútbol americano los árbitros utilizan los mejores medios tecnológicos para hacer de ese deporte un espectáculo justo. Nosotros vamos muy por detrás.

 Pero retomando lo importante, el partido, el Real Madrid con la misma base del año pasado y las dos o tres mejoras es sin duda mejor equipo. Los Sergios siguen funcionando, Reyes aporta su experiencia del banquillo y otros jugadores como Darden, Slaughter, Draper tienen claro su rol y lo ejecutan a la perfección.

 Si los nuevos, Bourousis, Meiji y Dani Diez, como último hombre encajan bien, y parece que al menos el primero está en ello, este Real Madrid será competitivo y deberá aspirar como el año pasado a las tres competiciones.

El Real Madrid se lleva la Supercopa tras una gran primera parte

Escuchaba la radio cuando un periodista de Barcelona se vanagloriaba de que su equipo había mantenido en un partido más la posesión. Efectivamente así fue, pero por fortuna hoy el fútbol se resuelve por goles, y están vienen por oportunidades.

 Y estas llegaron a raudales en la primera parte por el Real Madrid, contra 11 y contra 10. Media docena de oportunidades muy claras, además de los dos goles, especialmente las de Higuain. Fue ese momento en el que por primera vez en mucho tiempo he visto al Barcelona grogui. Estaba en la lona y el Real Madrid no supo rematarlo. Curiosamente según Tito el Madrid llegó puntualmente en dos balones a la espalda. Las estadísticas son muy diferentes y lo que todos vimos también.

Y entonces apareció Messi…y Casillas…con un error en la barrera importante, que luego arregló sacándole una mano a Pedrito. Eso le dio aire al Barcelona y metió atrás al Real Madrid, exhausto ante el esfuerzo descomunal durante la primera parte. Salió en la segunda esperando al Barcelona, cediéndole el balón al equipo azulgrana pero no el dominio. Y eso fue así porque durante los primeros 18 minutos, hasta una ocasión clara de Pedrito, el Barcelona no arriesgó absolutamente nada, ni un balón. Confió en la genialidad de Messi mostrando su verdadero juego, esperar el error del rival.

 El problema del Real Madrid fue no ser capaz de manejar más el balón y arriesgar menos, justamente lo que hizo el Barcelona. Quizá no pueda o no quiera porque no creo que jugadores como Di Maria, Marcelo, Ozil o Cristiano no sean capaces de dar un pase más. SImplemente no quieren, prefieren arriesgar el balón con un pase o un regate. Algo que dinamiza el juego del equipo blanco pero que en ocasiones es un problema. Y ayer lo fue durante un tiempo.

 Después podemos hablar de la lesión de Alves, o del césped o de lo que sea, pero lo cierto es que en la ida con la mitad de ocasiones por parte del Barcelona se habló de baño. Dos maneras distintas de enfocar el fútbol pero la realidad es que la primera parte del Madrid fue impresionante y mereció irse con 5-0. Una oportunidad perdida que demuestra que al equipo le falta todavía un punto de madurez. Ya llegará.