El VAR y la esencia del fútbol

Hasta que se instaure el denominado VAR -videoarbitraje-, seguiremos viendo lo que hemos visto toda la vida, partidos con multitud de jugadas polémicas, mal resueltas por los árbitros. Pero mientras será motivo de debate cada acción y veremos como la gente que rodea el fútbol se define.

Durante la eliminatoria Real Madrid-Bayern,vimos un ejercicio de lo que me refiero en el título del artículo. Thiago que primero se quejó amargamente de los errores arbitrales y después dijo que el VAR no le parecía una solución adecuada porque iba en contra de la esencia del fútbol.

Habría que detallar que entiende él por esencia del fútbol, pero lo que no forma parte de esa esencia son goles ilegales, fueras de juego mal pitados o jugadas injustas. Y tampoco protestas eternas de los jugadores y árbitros acorralados.

El VAR soluciona todos esos problemas porque de un plumazo le permite ver al árbitro y a su equipo lo que no pudo ver con claridad en primera instancia. Se disminuye el margen de error tremendamente, aunque algunas pocas jugadas seguirán creando cierta duda en el árbitro. Pero serán jugadas tan difíciles de ver y discernir que realmente la decisión que tome será buena en todo caso. Y así si, el fútbol podrá tener su esencia completa, que no es otra que los goles y demás jugadas relacionadas.

Resistirse al VAR y negar la mejora que supondría es lo mismo que negar hoy día la utilidad del spray para marcar la distancia. ¿Qué sentido tenía lo contrario? ¿Es la esencia del fútbol que los jugadores se adelante y pongan una barrera a una distancia que no es la legal? Si esa es la esencia del fútbol, menuda mierda de esencia.

Los que no son capaces de entender quizá nunca hayan disfrutado de los deportes en los que se aplican. Ya lo hemos comentado muchas veces, pero sucede en multitud y con gran éxito.

El fútbol ya no puede resistirse a la tecnología, primero porque ya se televisan todos los partidos y se repiten las imágenes una u otra vez, desde todos los ángulos, con mejoras tecnológicas espectaculares y segundo, porque hoy en día el fútbol ha evolucionado tanto que un solo árbitro no es capaz de ver lo que sucede en el campo. El fútbol del siglo XXI es vertiginoso, muy explosivo, y los reglamentos arbitrales castigan acciones que dos ojos no pueden ver.

Con el VAR, el Bayern de Munich tampoco habría pasado, que le informen a Thiago, pero al menos se podría haber ido a su casa tranquilo. A cambio se habrían perdido 4 o 5 minutos en total, para observar las jugadas, seguramente menos tiempo que se invirtió protestando las diversas acciones polémicas. A no ser claro, que Thiago también piensen que las protestas forman parte de la esencia del fútbol, en cuyo caso, propondré que se modifique esa esencia y se prohíba toda protesta, como en el baloncesto.

Tendremos un deporte más evolucionado, seguramente distinto y no tan puro como el que crearon los ingleses allá por el siglo pasado. Pero esa pureza ya se perdió cuando se introdujeron los cambios o la prohibición de pasar al portero y que este la cogiese. Y si queríamos pureza absoluta podríamos volver a los balones de trapo. Eso sí que era esencia y no las porquerías de balón de hoy en día.

La selección española de fútbol

imgres

Desde hace algún tiempo me he venido desconectando de la selección, coincidiendo sobre todo con la época central de Del Bosque, que no fue capaz de aportar casi nada a la selección y si de viciar algunos de los defectos ya existentes, como la permanencia de jugadores ya pasados o de un excesivo uso del toque sin efectividad.

Todo eso se vio reflejado en los dos últimos torneos que jugó España, y no fue hasta que ya era insostenible cuando se decidió el relevo de un seleccionador y de una parte de los jugadores, que ya debían dar paso a nuevas generaciones.

Me sorprendió por ello ver el otro día a una selección de fútbol casi nueva, compuesta por la columna vertebral de una de las mejores sub 21 que hemos tenido, con jugadores como Morata, Thiago, De Egea y Koke. Apenas quedaban Silva y Busquets dentro de las viejas glorias, y la ausencia de Ramos y Piqué nos permitió ver a otros dos centrales, más frescos, menos vistos, como Nacho y Piqué.  Silva será reemplazado tarde o temprano por jugadores como Asensio o quizá Isco o algún otro. Lo de Busquets ya será más difícil porque encontrar un jugador de sus características no es sencillo.

El lateral derecho parece bien cubierto por Carvajal y Vitolo aporta frescura al equipo. Hay más piezas esperando para el futuro como el central del Real Madrid, Vallejo, cedido a un equipo alemán y algún otro jugador de la actual sub21.

Creo que ese es el camino que debe tomar Lopetegui y aunque la alineación del otro día estuviese marcada por las bajas de jugadores como Iniesta, Ramos, Piqué o Diego Costa, debe ser valiente, como lo fue Aragonés en su día, y apostar por los más jóvenes, algunos de ellos ya titulares de sus equipos y otros llamando con fuerza. Ello no quita que pueda apostar por 2 o 3 piezas de veteranos, pero siempre y cuando su nivel sea óptimo y no meramente por su nombre o por su pasado.

SI lo hace así, quizá podamos volver a disfrutar de una selección campeona.

La verdad de la Cantera (I): Barcelona

Por activa y por pasiva se nos ha hablado de Guardiola como alguien que apuesta por la cantera, como el gran artífice de este Barcelona repleto de canteranos. Para ello, se ha utilizado la dicotomía cantera vs cartera y se ha utilizado también un discurso poco claro en cuanto a que es la cantera. Es tan fuerte el discurso que nadie osa siquiera plantear los datos como son, y rebatirlos como lo que es, una gran mentira.

Quizá antes de nada habría que decir que entiendo yo por cantera. Para mi un canterano es alguien que se forma en las categorías inferiores de un club y se desarrolla futbolísticamente en el mismo hasta alcanzar una madurez suficiente. Y luego, si hay suerte y alcanza ya el primer equipo lo hace como canterano, siguiendo su proceso de formación pero ya en otro etapa.

Canteranos del Barcelona: Bojan, Iniesta, Puyol, Busquets y Piqué

Canteranos del Barcelona: Bojan, Iniesta, Puyol, Busquets y Piqué

 Es decir, que cualquier chico que entre en las categorías inferiores, digamos que entre los 7 y los 14 años, pendiente de desarrollarse futbolísticamente es susceptible de ser canterano si permanece en el club hasta que se convierte en un jugador ya con una base sólida y definida, normalmente hasta los 19 o 20 años.  La FIFA establece que será canterano aquel que haya estado de los 15 a los 21 en un club. Una definición como cualquier otra que solamente sirve de cara a los derechos de formación.

Para mi, por ejemplo Puyol o Busquets que llegaron al Barcelona con 17 años no son canteranos.  Y no lo son por edad aunque hayan jugado un año en el juvenil y otro en el B. Son jugadores que han se han desarrollado en otros clubes.  De la misma manera que Marcelo o Varanne nunca serán canteranos. ¿Qué diferencia hay entre jugar un año en el segundo equipo y aprender a hacerlo en el primer equipo de suplente? La diferencia no es solo que llegasen con 18 años sino quizá que sean extranjeros, porque al igual que los otros dos son jugadores formados en otro club o al igual que Negredo considerado siempre canterano del Real Madrid.

 Lo mismo es aplicable a aquellos jugadores que maduran futbolísticamente en otros clubes aunque parte de su formación inicial sea en el club de origen. El caso más llamativo es el de Cesc, canterano de 40 millones de euros que si no hubiese sido por su propio tesón y las oportunidades que Wenger le dio, quizá se habría quedado como otras decenas de canteranos, sin debutar jamás en primera.El, que emigró con 15 años, como Piqué que lo hizo con 16, se formaron en una primer etapa en el barcelona, alcanzaron gran parte de su madurez en el Arsenal y el Manchester United respectivamente. El fichaje de Cesc o el de Piqué son eso precisamente, fichajes a precio elevado el primero y no el retorno de un canterano. El retorno de un canterano sería el caso por ejemplo de Cuenca que ha jugado un año fuera pero se ha formado íntegramente en el club. Porque la cantera es por definición encontrar recursos propios sin necesidad de recurrir a fichajes. Y ambos han costado dinero, siendo fichados como jugadores formados en otros clubes.

La cantera es en todo caso una apuesta prioritaria por gente de las categorías inferiores. Una apuesta por chavales cuyo rendimiento no se sabe cuál va a ser con la ventaja de que el coste es muy pequeño. Obviamente ni el fichaje de Cesc ni el de Piqué entran en esta definición.

Por tanto, un club que apuesta específicamente por la cantera es aquel que apuesta mayoritariamente y prioritariamente por gente de las categorías inferiores. Ello se hace, bien por política de club o bien porque es necesario económicamente. Son exponentes claros de esta política el Ajax, el Bilbao o el Espanyol.

Si comparamos a estos equipos con el Barcelona de Guardiola veremos la diferencia. Guardiola se encontró un equipo con 5 canteranos: Xavi, Iniesta, Messi, Valdés y Puyol (que no lo es como hemos visto). La columna vertebral del equipo actual que fueron los mismos que un año antes perdieron 4-1 en el Bernabeu haciendo pasillo al campeón de liga.

 A esos les añadió a Busquets y Pedrito, que tampoco son exponentes claros de la cantera ya que ambos se incorporaron al club con 17 años. Este es sin duda el gran mérito de Guardiola, sacar el máximo rendimiento de estos dos chavales. Su gran aportación, pero no una apuesta clara y sistemática por la cantera. Un mérito que no olvidemos que es casual porque se incorporaron a ambos jugadores porque el Barcelona no tenía ya mas dinero para fichar. Un fruto casual como lo es en muchas ocasiones la aparición de jugadores de categorías inferiores. Prima la necesidad por encima del concepto.

 Y aquí vienen los datos. Desde la temporada 2008/2009 Guardiola ha fichado a 17 jugadores por un valor total de 341 millones de euros. Una cifra superior a cualquier otro club menos el Real Madrid, que ya se sabe que es el equipo por excelencia de la política de la cartera. Curioso que mientras el club “carterista” por definición sea el primero que más gasta, el segundo que más gasta sea un club “canterista” por definición.  Ya digo, es cuestión de conceptos y de discursos.

 Como canteranos puros (no cuento a Busquets ni Pedrito) Guardiola subió al primer equipo durante su segundo año a Jefren, que jugó 404 y 304 en sus dos temporadas en primera división antes de que le vendiesen. También contó Guardiola con Fontás que el año pasado jugó 460 minutos y este 78 minutos a pesar de que el Barcelona ha tenido importantes bajas en el puesto de central.

De los jugadores canteranos por los que ha apostado Guardiola, que de verdad es canterano y se está asentando en el primer equipo es Thiago. En el debe de Guardiola está el vender a otro canterano prometedor como Bojan a cambio de fichar a delanteros no canteranos.

 Esta es la realidad del Barcelona más allá de los minutos disputados por jugadores de la cantera en partidillos de Copa del Rey y Champion League donde el Barcelona no se juega nada, no tan distinto a lo que ha hecho Mourinho en el Real Madrid. Porque a la ahora de la verdad, a excepción de los no canteranos, Busquets y Pedrito, el único canterano significativo es Thiago, eso sí, tras gastar 341 millones y fichar a 17 jugadores.

 En el club vecino, el Español, otro club de cantera, se han gastado en esos mismos 4 años 36 millones de euros, 10 veces menos que el Barcelona, y se han incorporado al primer equipo 11 canteranos, que han jugado regularmente. Once jugadores los cuáles muchos son titulares y otros son suplentes pero que juegan minutos de verdad y no ratos muertos entre partidos. Un equipo, el Español, canterano son mayúsculas, muy alejado del modelo de la cartera de los grandes, con Real Madrid y Barcelona a la cabeza, y que sin embargo, no tenía la prensa y el discurso bien formado e hilado de otros.