Nadal está de vuelta

Nadal está de vuelta, al menos en lo que se refiera a la temporada de tierra de batida. Con dos títulos en el último mes, el prestigioso Master 1.000 de Montecarlo y la victoria de ayer en el Conde Godó se confirma que el de Manacor ya vuelve a parecerse al jugador que conquistó innumerables trofeos.

Nadal saluda a Nishikori

Nadal saluda a Nishikori

Tres años después vuelve a levantar el Conde de Godó, precisamente ante el campeón de los últimos años, Nishikori, sexto jugador del ranking. Y dos años después también logró volver a levantar un Master 1.000 y lo hizo eliminando a algunos de los mejores jugadores del ranking, como Wawringa(4) , Murray (2) y Monfils (14).

Con ambos registros iguala el récord de títulos en tierra de batida de Guillermo Villas, uno de los grandes jugadores de la historia en esta superficie. Aunque la gran diferencia entre los dos ha sido que Nadal ha logrado adaptarse a otras superficies y ganar Gran Slams en todas ellas.

Le queda pendiente eliminar a su bestia negra de los últimos tiempos, el serbio, Djokovic, prácticamente intratable, aunque algo más vulnerable sobre tierra batida. Si Nadal había perdida el año anterior contra casi cualquier jugador del top 10, ahora se le ve una solidez que hace pensar que únicamente el serbio y quizá Federer, le pueden ganar.

Queda el Roland Garros en junio y previamente los Master 1.000 de Madrid y de Roma, otros dos trofeos de arcilla donde podemos comprobar la mejoría de Nadal. Sin duda su aspecto de ayer y del último mes se parece mucho a su mejor versión. Incisivo en los golpes, bien físicamente, pero sobre todo con la mentalidad de gran campeón que le hizo grande.

Confiemos en volver a disfrutar del mejor Nadal. Pasarán muchos años y varias décadas antes de volver a tener un jugador español entre los más grandes del tenis, con la capacidad de Nadal.

 

 

 

Nadal, el mejor tenista de la historia en tierra batida

Siempre es difícil afirmar que tal o cuál deportista es el mejor en algo. Se requiere para ello un deportista que haya demostrado una superioridad aplastante e incontestable y que además en la comparación con otros, tanto de la misma época como de otras resulta igualmente ganador.

El caso de Nadal es quizá de los más claros, sobre todo teniendo en cuenta su edad, 24 años, con seguramente todavía 4 o 5 años de gran nivel si le respetan las lesiones y no ocurre nada anómalo. Aún así, todavía es pronto para afirmarlo, teniendo en cuenta los números de tenistas como Guillermo Villas o Borg, auténticos monstruos del tenis, sobre todo el segundo, quizá el mejor tenista de la historia. Al menos hasta la llegada de otros dos monstruos: Federer y Nadal

Mientras tanto, Nadal acumula ya algunos números que permiten afirmar que es el mejor de la historia en la superficie de tierra batida. Por un lado iguala con Orantes y Borg los 30 torneos en tierra batida a 16 títulos del que logró más títulos que fue Guillermo Villas. A cambio, el balear ha superado al argentino en el número de victorias consecutivas en esta superficie. El tercer dato importante son el número de Roland Garros, cinco por solamente uno de Villas, y eso sí, uno por debajo de Borj que logró 6.

Así pues, es posible que en un par de años, Nadal logre el record de victorias en torneos y de torneos de Roland Garros si mantiene su nivel actual. Teniendo en cuenta que ayer logró su séptimo título de Montecarlo consecutivo, no parece descabellado pensar que siga acumulando victorias si Djokovic o cualquier otro no logran impedirlo.