El caso Amstrong o como investigar de verdad el dopaje

No pensaba volver hablar de Amstrong o detenerme un segundo en explicar lo evidente: Amstrong se dopaba y mucho, como lo hace el resto del pelotón y como lo hacen muchos otros deportistas.

 Sin embargo, el mensaje de un amigo mostrandome su incredulidad y varios comentarios en facebook me han demostrado de nuevo que la gente no sabe realmente de que va la historia, o no quiere saberlo, o le da miedo saberlo o directamente le falta información. Lo cuál, tampoco me extraña porque la prensa española no informa adecuadamente.

 Pongamos por tanto los datos blanco sobre negro y resumamos en tres o cuatro párrafos lo que realmente ha sucedido con este caso. A Lance Amstrong no solamente se le acusa de dopaje sino de inducir al dopaje como jefe de filas y sobre todo a ocultar pruebas mediante la coacción y soborno. Por tanto, y evidentemente hay muchos más culpables, desde sus propios compañeros de equipo hasta todos los que se dejaron sobornar.

 Algunos compañeros de equipo declararon sobre ello y fueron tachados como locos envidiosos mientras Amstrong seguía ganando y seguía protegido y otros no lo hicieron. Pero lo que hace la USADA, a diferencia por ejemplo de nuestra Organización antidopaje es abrir una comisión, con una investigación seria relacionando todos los aspectos. Como puede ocurrir en un asesinato no se tienen todas las pruebas y faltan conexiones pero aún así se puede saber fácilmente si existen otras pruebas.

 Las pruebas contra Amstrong son muchas y evidentes. No se trata solo de declaraciones de personas que podrían tener algo en contra del norteamericano, existen también numerosos mails y comprobantes por ejemplos de ingresos a médicos sancionados por dopaje, colaboradores durante años con el americano, en especial el conocido Ferrari. El y otros dos, por cierto con dos médicos españoles, Del Moral y Marti sancionados por practicas relacionadas con el dopaje. En este intercambio de mails se observa la relación de Amstrong con Ferrari, el médico italiano.

Pero esto es algo que ya sabíamos, lo que sorprenden son las pequeñas historias, la capacidad del texano para amedrentrar a sus amigos y compañeros de equipo. Los enlaces que añado a continuación son de  Elizabet Betsy Andreu, novia y luego esposa de uno de los ayudantes de Amstrong. Su relato por sí mismo debería valer aunque voy a a añadir un intercambio de mails entre Amstrong, Frankie Andreu y su mujer. Realmente en este intercambio se observa al Amstrong más mafioso, más amenazante.

Hay 1000 páginas como estas en el informe de la USADA. Y para concluir, los que duden de los testimonios contra Amstrong, deben saber que todos ellos declaran bajo pena de perjurio. Que no es precisamente algo menor en Estados Unidos. Marion Jones fue a la cárcel precisamente por eso y no por doparse. Su error fue decir que no se dopaba y luego descubrirse que sí lo hacia. Amstrong al menos no ha cometido ese error.

 ** Si realmente os interesan los detalles del dopaje, el mejor blog en español que existe es este. La verdad (dura verdad), sin paños calientes, con información anticipada que otros ni buscan y con claridad.

Amstrong, ¿el fin de una era dopaje?

La diferencia entre un país serio, Estados Unidos, y un país que no lo es, España, bien podría ser la actuación de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos(USADA) contra un deportista símbolo de un país, mediático como pocos y profundamente admirado como es Lance Amstrong

 Para los organismos de aquel país,  y la justicia americana, hay dos cosas intolerables: la mentira y los tramposos. Más allá de estos dos elementos cruciales para entender muchas de las cosas que han pasado en Estados Unidos puede existir una amplia escala de grises.

 Esto explica la acusación contra un corredor del que se viene sospechando casi desde el mismo momento en el que empezó a ganar Tours. Su cáncer previo sirvió como cortina de humo para tapar aquello, aprovechando una enfermedad, que fue real, para implantar un modelo de dopaje sistémico, no ya en un corredor, si no en todo un equipo.

 De eso se le acusa a Amstrong y no del uso puntual de una sustancia dopante, que también sería grave. Se le acusa de hacer trampas sistemáticamente durante todos estos años y de poner también en riesgo su vida y la de muchos de los integrantes de su equipo. Porque tal y como narraban algunos ciclistas altamente denostados por sus declaraciones en contra de Amstrong, si formaban parte de su equipo tenías que acatar sus reglas. Y entre estas reglas figuraban un complejo procedimiento de dopaje que incluía médicos, directores, compañeros. Y por supuesto, muchos de ellos españoles. Los mismos que seguramente en España se irán de rositas por no contar con organismos con la fuerza suficiente y el coraje para hacer lo que ha hecho la USADA.

 Pero a Amstrong también se le acusa de utilizar su influencia( y dinero) para ocultar positivos y otras pruebas que demostrarían que se dopó de manera reiterada durante varios Tours. Nada por cierto que no se supiera.

 Este organismo se basa en múltiples pruebas, entre las que figurarían análisis de sangre del deportista pero también múltiples testimonios. Testimonios de ciclistas estadounidenses ante un organismo oficial. Eso significa, como sucedió en el caso de Marion Jones, que una declaración entrañaría graves consecuencias en caso de ser falsa. Comprobamos con Clinton, la falsedad en las declaraciones es algo gravemente castigado en aquel país.

 Así pues, con estos ingredientes, Amstrong ha decidido tirar la toalla. Todo baja una sarta de acusaciones y cantos al sol, hablando de caza de brujas, envidias y otras lindezas. Lo verdaderamente triste de todo este caso es que trece años después tenga que llegar un organismo, en principio ajeno al ciclismo, para hacer lo que se debería haber realizado hace mucho tiempo, sancionar a Amstrong.

 Como ya es tarde, solo queda el recurso de retirarle todos sus logros conseguidos y condenarle de por vida, deportivamente hablando. Hablamos pues de medidas ejemplerizantes, necesarias para lanzar un mensaje claro y único, el dopaje se castiga severamente.

 Todo lo que no sea conducente a este tipo de medidas, con tibiezas como las de nuestros políticos y dirigentes deportivos, en el caso de Contador, por ejemplo, significa mandar un mensaje erróneo a la sociedad y a los deportistas.

 Dicen que cuando el río suena es que agua lleva. Con Amstrong lleva sonando demasiado tiempo pero también con otros deportistas. Quizá no haya que irse tan lejos para empezar a ver la luz… También hay otro refrán que dice que a todo cerdo le llega su San Martin (every dog has his day)