Laso y RMB al borde de la eliminación

El Real Madrid de Laso está en la cuerda floja tras la derrota de ayer en la Fonteta. El Valencia BC, no solo fue mejor, como durante el segundo partido, sino que además esta vez, el equipo blanco transmitió la misma incapacidad que en la final de la Euroliga. La sensación de que el equipo es incapaz de reaccionar y de que va a caer irremediablemente.

Justo la gran virtud de los de Laso, la capacidad de competir hasta el final y de mostrar múltiples recursos, es lo que parece estar en juego. Por eso, las dudas van más allá de una derrota. Las dudas se ciernen ahora mismo sobre toda la plantilla, incluyendo a entrenador y estrellas.

Ayer, el Real Madrid completó un partido para olvidar, con un pésimo 7/30 en triples, un pobre 16/33 en tiros de 2 y 11/14 en tiros libres. Son solo porcentajes, 48%, 23% y 79%, pero que puestos en el contexto de un partido de máxima exigencia, con el rival muy por encima: 59%, 46% y 100%, indican que el equipo está sufriendo mucho en este final de temporada. Son de largo los peores porcentaje de la serie, aunque el Madrid tampoco estuvo fino en el anterior, con un 6/21 en triples (29%), lejos del 39% del primer partido(12 /31).

Pareciera como si la derrota contra el Fenerbahce hubiese activado el mismo mecanismo que hizo que el Real Madrid perdiese la liga como en 2014, cuando el equipo de Laso venía de perder la final de Milán. Como en aquella ocasión, el equipo parece psicológicamente hundido, incapaz de reaccionar ante el estímulo de lograr una nueva ACB. Si en aquella ocasión fue el efecto mental de la dura la prórroga contra el Maccabi, ahora parece que el efecto es similar con la durísima derrota contra un Fenerbahce que no dio opciones al campeón de la liguilla previa.

parte-del-vestuario-del-madrid-de-baloncesto-molesto-por-el-trato-de-real-madrid-tv

El Real Madrid se dejó remontar un 2-1 con aquel triple de Marcelihno, después de haberse mostrado superior. Y en esta ocasión las sensaciones son parecidas aunque en el contexto es el contrario, con el equipo jugándose el 4 partido a domicilio.

Pero no seré yo quien de por muerto a este equipo. A diferencia de 2014, ahora, es un equipo con una Euroliga, que domina España hace varios años, que ha demostrado a lo largo del año su competitividad, y que tiene en la plantilla un inmenso talento individual.

Si el Real Madrid es capaz de ser el mejor Real Madrid de la Euroliga, no tengo dudas de que podrá empatar la eliminatoria y sentenciarla en Madrid. Si no reacciona, contra un Valencia Basket, en su mejor momento, e hipermotivado, será muy difícil, por no decir imposible.

Es la hora de ver si esta plantilla es capaz de superarse aún más o si hay que dar este magnífico ciclo por acabado. Yo, sigo apostando por Laso y por este equipo que ha resucitado la sección de baloncesto del Real Madrid. Espero no equivocarme.

La puta épica

La épica le debe mucho al Real Madrid. En los últimos tiempos cuesta no identificar esa palabra con el Real Madrid, pero con partidos como el de hoy es imposible no hacerlo.

Tanto están asociados, que el eterno rival, el F.C. Barcelona ha querido incorporar este concepto, ganando el otro día en el minuto 92 en el Bernabéu y remontando antes al PSG en la Champion. Ahora bien, cuando se gana contra 10 como contra el Real Madrid o cuando la remontada sirve para caer más tarde contra la Juventus por 3-0, entonces la épica pierde su significado.

La épica del Real Madrid seguramente haya provocado entre sus millones de aficionados, varias decenas de infartos, o como mínimo habrá hecho que miles de sus aficionados hayan envejecido con rapidez. Con partidos como el de la final de la décima, ligas como la de Capello o con temporadas como la actual de Zidane, el aficionado blanco envejece más rápido. Pero al mismo tiempo disfruta el doble las victorias de su equipo.

La épica tiene que tener ciertos elementos de infortunio, como el penalti fallado por Cristiano Ronaldo ante el que seguramente sea el mejor parapenaltys de la historia, Diego Alves. La mitad más uno del estadio sabíamos que se fallaría ese penalti y que ese fallo supondría que el equipo sufriese hasta el penalti.

Quizá alguno habría preferido hoy que se marcase ese penalti, con un 2-0 tranquilo y sosegado o quizá un partido mecánico del Real Madrid, una contundente goleada, sin ir más lejos como el 2-6 del otro día ante el Deportivo de la Coruña. Uno de esos partidos rutinarios, sin gracia, en el que los goles caen uno detrás de otro y a partir del 3º apenas se disfrutan y se aplauden por inercia.

La otra opción es lo de hoy y lo de gran parte de la temporada (hasta 8 goles ha marcado el Real Madrid en los últimos 10 minutos) el gol de la épica, con sufrimiento previo, con el 1-1. Un empate del Valencia como marcan los cánones, con gol de un ex.canterano, tras una falta absurda de Casemiro y con Keylor Navas menos “gatuno” de lo que debería.

Cuando eso pasa a poco menos de 8 minutos del final ya se sabe lo que toca en el Bernabéu: toque de corneta. De pronto, donde antes había un equipo de ritmo lento y cansino, aparece un equipo dinámico, con una vitalidad propia de chavales de 18 años, jugando cada balón como si fuese la última jugada de sus vidas

Mientras eso ocurre, el aficionado tiene un ojo en el videomarcador, comprobando como ahora el tiempo pasa más rápido, y otro ojo en el terreno de juego, esperando que el balón pase rápidamente a los pies de los jugadores madridistas. Entre medias, muchos nervios y la sensación de que la épica nunca llegará. Por eso es épica, porque no se espera.

Y así es como ha llegado el gol de Marcelo, después de una buena jugada de Morata. Un 2-1 que mantiene al Real Madrid en la lucha por la liga, y que acentúa el mito de la flor de Zidane. Hoy, el técnico francés apostó con James, que le devolvió la confianza con un gran partido, al contrario que Benzema. Pero llegados a este punto, los destinos de Zidane son inescrutables y sus decisiones deben tener la lógica de quien fue antes un jugador de super élite. Sobre todo no habrá discusión mientras lleguen las victorias y los títulos. Aunque sean por la vía de la épica.

 

El RMB va como un avión

El RMB dio ayer una muestra de lo que puede ser capaz con esta nueva plantilla, profundísima y repleta de calidad. En una plaza habitualmente complicada, como la Fonteta, el feudo del Valencia-uno de los mejores equipos del año pasado-, los de Laso ganaron por 19 puntos, sin aparente esfuerzo.

Hay varias noticias que hacen que este Real Madrid pueda aspirar a todo. Sergio Llul ha cogido definitivamente los mandos, aún más que el año pasado. Sin Sergio Rodríguez es el líder total, ahora mismo uno de los mejores jugadores de Europa. También se observa al mejor Rudy Fernández, un jugador que en forma y sin lesiones es tan determinante como Llul.

Y luego están los fichajes, que han reforzado sobremanera el juego interior. Anthony Randolph parece compenetrarse con Ayon y es un jugador que aporta prácticamente de todo y sobre todo muchísima calidad en el tiro. La fuerza la pone Otello Hunter, el típico pivot fajador debajo del aro, muy duro en ambas canastas.

Y la última gran noticia para el Real Madrid (y la NBA) es el crecimiento de Doncic. Un jugador que con muy poco hace muchísimo. Ayer, en apenas 12 minutos en cancha hizo de todo: metió un triple, una entrada a canasta, hizo dos tapones, logró 3 rebotes, dio 2 asistencias y forzó varias faltas, con un total de 8 puntos a favor y 16 de valoración (el segundo mejor del equipo). Cifras de supercrack, que demuestra el jugador que es. Un jugador completísimo a pesar de que es apenas un chaval, sin cumplir todavía la mayoría de edad.

Estamos, por tanto, ante un equipo que lo puede ganar todo. Es una temporada muy larga con una Euroliga recargada y hay varios equipos que también aspiran a todo.

Os dejo el vídeo de las cinco mejores jugadas

captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-21-45-34

Play-offs liga ACB

161avid

Las semifinales de los Play-offs de baloncesto están siendo enormemente atractivas con dos eliminatorias muy parejas y que por ahora siguen el mismo ritmo: victorias locales y un tercer partido con prórroga y con dos canastones finales imposibles.

Ante la previsible final de un Barcelona Lassa-Real Madrid, el Laboral y el Valencia quieren poner un poco de emoción y han conseguido ganar el tercer partido, aunque sea a base de un gran sufrimiento.

Ahora mismo hablamos de los cuatro mejores equipos de la liga con una enorme diferencia. Cuatro equipos entre los que hay pocas diferencias y ello se ha visto en sus enfrentamientos personales y en su trayectoria en las competiciones.

El Valencia empezó el curso intratable, con una racha de victorias impresionantes para al final de curso empezar a desinflarse. Por su parte, el Laboral fue el único capaz de meterse en la Final Four, demostrando su altísima capacidad competitiva. El Real Madrid ha tenido un empujón final en liga, mientras que el Barcelona ha mantenido cierta regularidad.

Hasta ahora el nivel de los cuatro equipos es muy alto y su baloncesto está siendo de lo mejor de la temporada. Veremos como acaba todo esto y si la final la juegan el primero y el segundo, o si se cuela algún invitado.

El Real Madrid se deja dos puntos en Valencia

El Real Madrid empató a dos en Mestalla perdiendo de nuevo la oportunidad de recortarle puntos al Barcelona. Los azulgrana se han dejado 6 puntos en sus últimos 5 partidos (tres empates y uno aplazado), mientras que el Real Madrid se ha dejado 5, coincidiendo ambos partidos con visitas difíciles.

 Primero fue la derrota por 1-0 contra el Villareal y ayer un empate que deja sensaciones agridulces. Empezó el Real Madrid serio, presionante, jugando mucho mejor que el Valencia. El gran gol de Benzema con una preciosa jugada parecía el comienzo de un partido cómodo.

Benzema celebrando el 0-1 ante el Valencia

Benzema celebrando el 0-1 ante el Valencia

 Pero a partir de ahí llegó la siesta, primero con el Valencia apretando, después con el empate en el último minuto de la primera parte y finalmente con la justa expulsión de Kovacic que dejaba al Real Madrid ante el reto de ganar con 10 jugadores. Casi lo logra con el gol de Bale, pero solo 1 minuto después la defensa del Real Madrid permitió un gol demasiado fácil. No es la primera vez que Ramos, Pepe y Marcelo conceden este tipo de situaciones. Y tampoco será la primera vez que nos olvidamos de ello.

 Lo cierto es que el Real Madrid pudo perder tras un mano a mano de Negredo con Navas. El empate deja la sensación de que el equipo no puede contra los grandes. Ayer tampoco marcó Cristiano Ronaldo y ya son muchos partidos exigentes en los que no aparece. Sirven de excusa los dos claros penaltis no pitados y el jugar con 10 jugadores, pero la realidad es que al equipo le falta empaque. Benítez pareció no encontrar soluciones y solo movió una vez el banquillo dejando sin jugar a Isco y James.

 Si la liga estuviese realmente preparada como dijo Simeone al comienzo de año, entendería la táctica de Benítez. Se trata solamente de esperar…Pero mucho me temo que la espera solamente llevará al técnico madrileño al paro. Algunos cuentan los minutos y las horas, entre ellos varios jugadores. La verdad está ahí fuera, pero no se cuál es y siento que Florentino tampoco la sabe.

La hora de Benítez

Llega Benítez al Real Madrid con la difícil misión de contentar a la prensa, aficionados y presidentes, y sobre todo con la misión de ganar títulos. Ese será su gran aval para aguantar como entrenador tras las destituciones de Ancelotti, Mourinho y Pelegrini, todos acusados del mismo delito: no ganar un título grande en su año de cese. Con un vestuario descontento por la marcha de Ancelotti, una prensa siempre en pie de guerra y una afición desconcertada con el rumbo de acontecimientos, es la hora de Rafael Benítez.

El técnico puede emular a Camacho, que sustituyó a Queiroz, la apuesta después de Del Bosque, o puede intentar parecerse a Mourinho y aguantar 3 años en el equipo blanco, hasta ahora el máximo tiempo que le han durado los entrenadores a Florentino Pérez (y al resto de presidentes del Real Madrid desde 1970). No lo tendrá fácil en ningún caso, y aunque algunos precedentes no le avalan, quién sabe si con la mejor plantilla del Real Madrid en mucho tiempo puede el técnico madrileño triunfar.

Historial de Benítez

Historial de Benítez

En sus anteriores etapas en clubes de exigencias parecidas al Real Madrid, el Inter de Milán del triplete o el Chelsea, salió mucho antes de la cuenta enfrentado con los pesados pesados. Zanetti y Materazzi y Lampard y Terry respectivamente lideraron una rebelión que dio con el técnico español en la calle. Aquí le esperan Casillas y Ramos, ambos idolatrados por la prensa y afición (gran parte), con más de un precedente de expulsión de un entrenador y de pulso al presidente y con el apoyo silente de unos y ruidoso de otros. Jugadores como Marcelo o Pepe, segundos capitanes o Cristiano Ronaldo es fácil que no acepten los corsés tácticos y las imposiciones de un técnico obsesivo y controlador.

El mejor momento de Benítez como técnico coincide precisamente con sus primeros años en un equipo de élite, el Valencia F.C al que entrenó después de lograr un ascenso con el Tenerife, con el handicap de motivar a unos jugadores que venían de perder dos finales de Champion League. En esos 3 años ganó dos ligas, siendo el resultado en eliminatorias agridulce, cayendo eliminado en 2ª ronda en la copa del rey además de una descalificación, pero compitiendo en Europa hasta conseguir la Uefa League en su último año, logrando un doblete histórico para el equipo che.

Curiosamente, de las tres temporadas, la segunda fue la peor, cayendo el equipo en una relajación, en palabras del propio técnico, siendo en ese momento incapaz de motivar a unos jugadores que venían de ganar la primera liga del Valencia en décadas.

Después se hizo con las riendas de un Liverpool sin demasiadas exigencias y sin estrellas, más allá de un imberbe Xabi Alonso, del eterno capitán Gerard y del mejor Torres. Con aquel Liverpool consiguió la Champion League, con una remontada histórica, precisamente ante el Milán de Ancelotti, pero nunca logró ganar una liga, con resultados más bien discretos.

Rafa Benítez es ante todo un estudioso del fútbol, alguien que entiende el deporte como multitud de factores donde el talento y la creatividad son solo uno más, y quizá no los más importantes. El aspecto táctico o el físico son detallados al milímetro por todo su equipo, debidamente preparado y concienciado.

La concepción del madrileño del fútbol se resume en las siguientes palabras publicadas  en ‘El País’ en 2010:

A veces, tengo la sensación de que se confunde la calidad técnica con el talento y jugar bien con tener mucha posesión del balón. Para mí, cuando un futbolista juega bien es cuando hace lo que tiene que hacer en cada momento, cuando elige la mejor opción. A veces, un despeje en una situación comprometida es la única solución y, por tanto, tomar esa decisión demuestra calidad. Dominar el balón muy bien, regatear o pasar muy bien puede resultar erróneo si se hace cuando no se debe. Evidentemente, la calidad técnica ayuda a ejecutar mejor lo que el jugador ha pensado, pero la clave está en pensar, en entender el juego, y elegir bien. Por eso me gusta hacer razonar a los jugadores para que comprendan ellos mismos por qué hacemos las cosas de una manera u otra

Conjugar esos criterios con las demandas de parte de la afición y prensa, que reclaman, por ejemplo, la presencia de jugadores ofensivos sin tener en cuenta las necesidades defensivas del equipo, va a ser una de sus grandes tareas. Sus equipos se empiezan por atrás y es un entrenador que antepone el equilibrio y la solidez por encima del resto de conceptos. Quizá por eso sorprenda que en último año en el Nápoles su equipo haya recibido 50 goles, la peor cifra encajada por todos sus equipos.

Desde el punto de vista de manejo de vestuario y relación con los jugadores se parecería más a Mourinho que a Ancelotti aunque no tiene la mano izquierda del primero con los jugadores. Mientras que Mou era para muchos una especie de padre-líder-amigo, Benítez mantiene la distancia siempre como entrenador, siendo quizá ese su principal defecto. Si Ancelotti ha sido un entrenador condescendiente en exceso, Benítez es rígido en exceso.

Para Benítez los jugadores son como soldados, que tienen que cumplir un papel y un guión. Y eso, es algo factible en clubes sin estrellas como eran el Valencia o el Liverpool, sus dos mejores equipos, pero difícil en el Real Madrid. En el equipo blanco son más las estrellas que los gregarios. Y existe además cierta tendencia a la autogestión y autocomplacencia. Algo que se ha visto por ejemplo este año con jugadores acostumbrados a jugar lesionados si lo consideraban, a no cuidar su peso, a reprochar a un compañero que marque un gol, a desórdenes tácticos…Nada de eso lo va a tolerar Benítez. Y tampoco las imposiciones de un presidente al que le gustan demasiado los mediapuntas y fichar a la estrella de turno.

Esa cuádruple gestión de vestuario, presidente, prensa y afición es el gran reto de Benítez. Avalado por el todopoderoso Jose Ángel Sánchez (JAS), auténtica mano derecha de Florentino Pérez, tiene ante sí conseguir rentabilizar deportivamente una plantilla de ensueño, más todos los fichajes que pueda pedir. Ahora bien, en el momento en que la balanza se desconfigure y alguno de esos 4 elementos se descompense, Rafael Benítez puede seguir el mismo destino que el resto de entrenadores: salir por la puerta de atrás del mejor club del mundo.

Lo cierto es que es la oportunidad deseada para un entrenador que empezó su carrera en el Real Madrid B. Quizá por eso y ya curtido con las experiencias de Inter y Chelsea; conocedor de las exigencias propias del Real Madrid , sobre todo a nivel de juego y con el apoyo total de un presidente al que no le quedan más cartuchos, sea capaz de adaptar sus múltiples conocimientos futbolísticos y lograr muchos títulos.

 

 

Debut liguero ante el Valencia

Comienza el Real Madrid en liga con la visita del Valencia. A estas alturas la incógnita es saber si el equipo blanco tendrá el ritmo suficiente para imponerse con calidad al equipo del Turia o si será un partido duro y trabajado.

Mientras  que el Real Madrid se presenta sin cambios de ningún tipo, a la espera de la llegada de Modric, el Valencia presenta varias altas interesantes. Guardado le puede dar un plus en el medio del campo y Valdez arriba es un delantero competitivo. Más dudas me presenta Gago, que no ha triunfado realmente allá donde ha estado(Real Madrid, Roma). En el Valencia no tiene la competencia de Banega, absurdamente lesionado, y en mi opinión mucho mejor jugador. En el lateral derecho un portugués nuevo, Joao Pereira y a futuro Canales si llega a recuperarse y Jonathan Viera, fichado de las Palmas.

Las primeras jornadas sirven para comprobar si los equipos  han aprovechado su pretemporada o están todavía de vacaciones y para coger algún punto de ventaja que a larga nunca vienen mal. En el caso de muchos equipos sirven para comprobar como se adaptan los nuevos fichajes y especular con sus nuevas posiciones.

Por primera vez en mucho tiempo, el Real Madrid comienza la liga sin fichajes y con la misma alineación tipo. También el año pasado es cierto que hizo pocos fichajes importantes. En mi opinión una noticia muy positiva. Muchos cambios es sinónimo de caos y de mala organización.

Mi pronóstico una victoria fácil del Real Madrid con goles de los tres delanteros: Cr7, Benzema y Ronaldo.

Pinta mal para el Valencia

Solamente un dia después de la intervención de Rossel, no lo olvidemos el presidente de la institución, el Barcelona se vio favorecido claramente durante el partido contra el Valencia. Corría el minuto diecinueve cuando una clara mano de Pinto fuera del área desactivó una oportunidad  de gol para Soldado. Mano y expulsión y el resto del partido a remar con 10 en un exigente partido físico.

 Al menos ese debería haber sido el guión que no se cumplió. El árbitro no vio o no quiso ver la mano. Ni tampoco el linier. Si vieron los dos seguramente el penalti a Thiago, más parecido al piscinazo de Iniesta que al empujón por detrás de Puyol a Benzema.

 Relación causa-efecto o casualidad lo cierto es que las quejas del Barcelona han surtido efecto. Todo ello a pesar de que el Barcelona oficialmente no se queja, o al menos eso dice su entrenador. La realidad es bien diferente y bien parece una estrategia consistente en presentar una cara amable y otra menos amable. Además no parece coincidencia que en apenas unos días se hayan quejado los máximos representantes del club. Capitán, jugador estrella, presidente y entrenador. Este último después de utilizar con una demagogia muy propia de él a cinco millones de parados.

 La única realidad del fútbol es que los equipos se quejan por los perjuicios de unos árbitros que además de ser humanos son muy malos. Ambos aspectos hacen que tomen decisiones erróneas. Unas decisiones que afectan a miles de aficionados y a los clubes. Hablamos de un deporte que genera muchísimo dinero y por tanto al decisión del juez no puede pasar desapercibida.

 En torno a la misma se generan muchos intereses y a eso tampoco escapa el Barcelona. Un club que en estos años se quejó poco pero lo hizo cuando se vio perjudicado pero ahora cuando gana menos se queja más. Nada que no hayamos visto antes.

 Lo que nunca habíamos visto era un discurso tan hipócrita diciendo una cosa y haciendo la contrario de una manera tan notoria que a veces resulta vergonzoso. Lo malo de esto es que muchas se tragan esta pantomima y todavía hablan de Guardiola y del Barcelona como de un club ejemplar.

El Valencia ataca de nuevo

Desde hace un tiempo las relaciones entre el Valencia y el Real Madrid no son buenas. Lo más curioso de todo es que se trata de una relación en la que una parte, el Valencia, es la única que hace realmente algo por seguir manteniendo esas malas relaciones, mientras que el club blanco asiste indiferente, sabiendo que el rencor de los pequeños es algo ya habitual.

La enésima prueba de ello son las declaraciones de su presidente LLorente hablando de los entresijos sobre el no fichaje de Silva por el Real Madrid. Es curioso que lo hace en forma de crítica como si hubiese preferido que Silva acabase en el Real Madrid. Lo cierto es que un año antes el mismo equipo y el mismo presidente hicieron todo lo posible para evitar el fichaje de Villa por el Real Madrid.

Cabe por tanto pensar que las dificultades serían similares para el fichaje de Silva. Entre elegir a un jugadorazo como Silva por 40 millones u otro jugadorza como Ozil por 10(+ Di Maria por 30) el Real Madrid optó por esta segunda opción. No parece a la vista del rendimiento de ambos un error, aunque desde luego la incorporación de Silva habría también aportado muchas cosas.

Me llamo la atención en todo este asunto como Llorente desvela los pormenores de un fichaje no respetando una norma no escrita de confidencialidad. De lo contrario, si el Madrid hiciese lo propio podría dejar en muy mal lugar no solo a este presidente sino a otros, también dados a hablar más de la cuenta. Se podría contar por ejemplo como estos presidentes muchas veces dicen unas cosas a la prensa y luego hacen otras, pero eso sería entrar en un juego absurdo.

Lucha contra el ciclo del fútbol: antimadridismo del Valencia

Dicen los más antiguos del lugar que hubo un tiempo en el que se veían banderas y bufandas del Real Madrid en Mestalla, el estadio del Valencia. Tan difícil de creer como que también existían en los campos del Sevilla y del Deportivo de la Coruña, plazas ambas, sobre todo la segunda, más que difíciles para el equipo blanco.

El debate se centra en estos días, en determinar si el Madrid es más odiado por la presencia de Cristiano Ronaldo o Mourinho, obviando no ya la historia reciente, sino la de los años ochenta con jugadores del Real Madrid tan polémicos como Hugo Sanchez o Juanito, que no eran recibidos precisamente con abrazos.

Algunos piensan que el comienzo de todo es la llegada de los galácticos y la osadía madridista de intentar tener en su equipo a los mejores. Para algunos era intolerable que en un mismo equipo jugasen Zidane, Ronaldo y Figo, en un alarde de imperialismo impropio de un equipo señor como el Real Madrid.

¿Que diría Don Santiago Bernabéu?, preguntan los más audaces, supuestos conocedores del carácter del dirigente madridista y de la historia madridista. La respuesta está en los libros y sobre todo en las cinco primeras Copas de Europa. El Madrid nace como ente ganador, sobre todo con la llegada de grandes jugadores. Por obra y gracia de Don Santiago Bernabeu llegan al equipo blanco jugadores como Di Stéfano, Puskas, DiDí o Kopa. Todos ellos jugadores punteros de la época.

Pero no quiero desviarme del debate. Decía ,que antes había muchos más madridistas en los campos de España. Es posible que así fuese, provocado más que nada por la presencia del Real Madrid en Europa como representante de España. No olvidemos que antes solamente accedía un equipo a la Copa de Europa y varios a la UEFA. El Real Madrid representaba para muchos a España, como lo hacían otros clubes cuando ganaban la liga. Aunque al ser el Real Madrid el que más ligas ganaba era casi siempre el que jugaba la Copa de Europa.

También existía una dicotomía entre Barcelona y Real Madrid que se abrió con la apertura de las competiciones europeas a más clubes y con la llegada de los derechos de televisión. Equipos como el Deportivo de la Coruña o el Valencia lograron unir a sus aficiones en torno a equipos competitivos con presencia en Europa. Y ello provocó choques contra los grandes. Choques en los que un valencianista que antes fuese madridista tenía que elegir.

Por poner un ejemplo bastante absurdo, es como si se abriese la NBA a un equipo como el Real Madrid. Mi afición por los Lakers disminuiría significativamente, y en la medida que el equipo blanco fuese competitivo (utópico) yo iría rechazando cada vez más mi afición por los Angeles Lakers.

Pues eso mismo ha pasado con la mayoría de equipos de España que han subido un escalón su capacidad de competir. Y de entre todos, el que más ha sido el Valencia F.C, que llegó a dos finales de Champion y ganó un par de ligas. Y sin embargo,la semilla que hace explotar el sentimiento antimadridista actual se remonta a algunos años antes con el fichaje de Pedja Mijatovic. Era el montenegrino un jugador clave en aquel Valencia. Un jugador que hizo allí su mejor temporada, marcando golazos y diendo asistencias, convirtiéndose en el verdadero líder del equipo.

Mijatovic con la camiseta del Valencia

Mijatovic con la camiseta del Valencia

Pero como todo jugador ambicioso, Mijatovic quiso escalar un poquito más, a la vista de que al Valencia le faltaban todavía varios puntos para ser como el Real Madrid. Decidió buscar la gloria deportiva y económica en un proyecto apasionante, liderado por Fabio Capello. Se beneficiaba el Real Madrid y Mijatovic, pero no el Valencia, que perdía a un jugador diferencial. Su único beneficio fue económico, creo recordar que unos 1225 millones de pesetas de la época. Siempre tendré en el recuerdo varios fichajes de aquel año: Suker por unos 650 millones; Seedorf por 600: Roberto Carlos por 800 millones y también Panucci e Illner.

Aquel fichaje le permitió al Real Madrid ganar un año más tarde la deseada séptima, y le permitió al montenegrino pasar a la historia, que supongo que es lo que todo futbolista desea. También paso a la historia del Valencia pero como mercenario, al igual que el Real Madrid como un equipo imperialista y opresor. Supongo que eso mismo pensarán del Valencia los directivos de equipos pequeños de la Comunidad Valenciana que ven como sus alevines, cadetes y mejores jugadores van a las categorías inferiores del Valencia.

Y supongo que eso es lo que piensa todo club que ve como sus mejores jugadores son comprados por el club superior. Es como la vida misma, en la que el pez grande se como al pequeño. Pasa en todos los ámbitos de la vida porque es una ley de la naturaleza.  Se puede luchar para evitar ser tragado por el más grande pero al final es imposible luchar contra el círculo natural.

Y eso, es justamente lo que ha intentado el Valencia desde aquel “fichaje maldito”. Y lo ha intentado tratando al Real Madrid como el pez más grande de todos, negando el curso natural del fútbol y evitando todos los fichajes posibles.   El Valencia pretendió alterar el esta ley natural vendiendo a sus mejores jugadores no al pez más grande sino a otros peces. Lo hizo con Mendieta, vendido a la Lazio, y lo intentó con otros como Ayala o Vicente.

Otros, como el Sevilla se beneficiaban del sistema, vendiendo a sus piezas más cotizadas como Alves, Baptista o Sergio Ramos, denunciando a su vez el sistema de opresión al que eran sometidos en un acto de hipocresía.  El Valencia por el el contrario, directamente denuncia al Real Madrid por ser un club opresor y sin embargo cínicamente hacen lo contrario con el Barcelona, por ejemplo, a quienes vendieron a Villa con mucho gusto, perdiendo dinero por cierto.

La historia es tozuda y los hechos también y lo que hoy denuncia el Valencia lo hacen ellos jugadores como Soldado por ejemplo. El pez pequeño, el Getafe, tiene que vender al pez grande, el Valencia, a su mejor jugador. Por el camino todos ganan: el Getafe dinero para sobrevivir; Soldado gana más dinero y posiblemente títulos y el Valencia tiene a mejores jugadores. Eso es algo que ha entendido muy bien Angel Torres, el círculo natural del fútbol, algo que en Valencia todavía no han entendido o que al menos todavía simula no entender.