El fichaje de Illarramendi y la política del Real Madrid

Lo primero que diré sobre Illarramendi es que no le visto ni un solo partido. Evidentemente se cómo juega por lo que he leído e intuyo que es una especie de clon de Xabi Alonso, es decir, jugador que desplaza en largo, con buena posición táctica, que es capaz de defender y que es inteligente.

Ese perfil de jugador lo necesitaba el Real Madrid para reemplazar a un avejentado Xabi Alonso. Si además Illarramendi puede aprender durante un año de su ídolo, mucho mejor. Es un jugador joven, de 23 años, con poca experiencia en primera división, 53 partidos, aunque la última temporada ha jugado todos los partidos y por tanto es uno de los responsables de la buena campaña de la Real Sociedad.

Otro tema distinto es el precio pagado por el jugador. Como primera impresión y comparando por ejemplo la edad, internacionalides y experiencia con otros jugadores me resulta un fichaje caro. Es decir, se ha pago más dinero de la cuenta por lo que ofrece actualmente el jugador. Pero está el intangible o lo que se denominaría «potencial», que es la capacidad del futbolista de convertirse en un Xabi y ser un jugador bandera para los próximos 6 años. Igualmente hay un riesgo potencial de que el jugador se lesione o simplemente no rinda por le camino lo esperado. En uno u otro caso el riesgo se asume al fichar a un jugador más joven.

La otra vertiente del fichaje es la dificultad del Real Madrid para fichar jugadores españoles. A pesar de que es casi imposible por parte de los jugadores decirle que no a un club que ofrece además de mucho dinero, prestigio y la oportunidad de ganar títulos, todos los últimos fichajes del Real Madrid ahn sido auténticos quebraderos de cabezas.

Los que se han ejecutado, Ramos, Isco o Illarra han costado prácticamente el valor de su claúsula, y los que no, Villa o Silva porque estaban incluso por encmia de ese valor. ´Puede parecer por tanto lógico que el club prefiera fichar fuera. Los fichajes son en muchos casos igual de costosos como en el caso de Modric, Coentrao o Pepe, pero no hay esa resistencia tan feroz. Esa sensación de que parece que el Real Madrid está haciendo algo ilegítimo por intentar fichar a buenos jugadores.

No deja de sorprenderme como el Barcelona es capaz de afrontar los fichajes, como Villa, Alves o Alba sin crear esa polémica a pesar de que la política es la misma, fichar a golpe de talonaria, o lo que es lo mismo, «el pez grande se come al chico».

Quizá tendría que empezar por el propio Real Madrid y asumir como hacen Manchester United o Bayern de Munich que son más grandes que el resto y que tienen que fichar sin complejos. No tiene sentido andar haciendo pactos con «clubes amigos» ni andar con paños calientes. 

Al final, el Real Madrid tiene que buscar sus propios intereses, igual que hacen Valencia, Sevilla o Real Sociedad. Y el no fichar a jugadores que puedan mejorar la plantilla como era el caso de Aguero o Falcao por miedo a ser impopular o generar un conflicto, solamente debilita la posición de Real Madrid 

La rebelión de los campeones del mundo

Tanto tiempo sin ganar una competición importante ha creado en el país una nueva casta de seres intocables, los campeones del mundo. Campeones además de Europa por partida doble, los jugadores españoles han visto como cu caché subía hasta alcanzar el máximo rango.

Cada uno de ellos en sus clubes se ha convertido en un referente. Muchos ya lo eran, todos jugadores importantes, pero ahora además de patrimonio de sus clubes se han convertido en patrimonio de toda España, que les jalea y apoya aún cuando son los rivales de su equipo.

Los casos de conflictos entre jugadores de la selección española y sus entrenadores se han multiplicado en los últimos años. Como si fuesen pulsos entre dos partes iguales muchos jugadores se han atribuido un poder especial retando a sus respectivos técnicos.

El conflicto público entre Ramos y Mourinho que sucede a otro más soterrado entre Casillas y el propio Mourinho no es más que un ejemplo más de los numerosos conflictos producidos.

El año pasado se produjo un conflicto similar en la acera contraria, entre Guardiola y su central titular Gerard Piqué, que supuso que el central no fuese convocado en varios partidos. También este año Cesc ha levantado la voz ante su suplencia, esta vez con Tito de entrenador.

Pero quizá el caso del que más tiempo se ha hablado y que ha provocado más desgaste en su club ha sido el pulso entre Javi Martinez y Llorente. El primero lo resolvió poniendo rumbo a Munich mientras que el segundo todavía lidia con una situación en la que parte como perdedor ante el apoyo casi unánime de afición y directiva a su entrenador, Marcelo Bielsa.

También es llamativo el caso de los dos delanteros habituales de la selección española, Fernando Torres y David Villa, piezas claves en el europeo y el mundial, respectivamente. Ambos mostraron el año pasado su descontento con su situación por distintos motivos. En el caso de Torres no obtuvo la confianza de su técnico en muchos partidos importantes, mientras que Villa sufrió la omnipotencia de Messi desplazandole a un sector del campo donde no se encuentra a gusto.

La excepción la confirmaron los habituales en sus equipos como Alonso en el Real Madrid o Iniesta y Xavi en el Barcelona. Otros como Arbeloa llevaron su suplencia sin mayores aspavimientos.

España gana hasta jugando mal

Ayer estuve en el Bernabeu  viendo a la selección española y pude comprobar en primer lugar la gran diferencia entre un público apasionado y uno acomodado. Normalmente tanto en los aledaños del Bernabeu como durante el partido el ambiente es frío, hay pocas banderas y bufandas y por supuesto apenas unos pocos visten el color del Real Madrid. Ayer no, al contrario, todo era bullicio y color rojo, y sobre todo una tremenda ilusión por ver a un equipo que por fin ha enamorado a un país. La relación amor -odio entre la roja y sus aficionados es larga, y ahora parece ser que gracias a los Xavi, Villa, Iniesta Casillas y compañía hemos conseguido alcanzar un grado de unión hasta desconocido, al menos por mi.

 Antes de entrar en. detalle del partido debe mencionar de nuevo la desilusión que tuve al ver que durante el himno de Turquía se pitó desde algún sector del campo. Debo decir que para mi fueron menos pitos que durante el último partido contra Inglaterra, lo cuál puede significar dos cosas: una que poco a poco la gente se va educando o dos que simplemente mi percepción es equivocada e igual se debió a la ubicación en el campo. En todo caso, mientras un solo aficionado español pite el himno rival todos los demás compatriotas nos deberíamos sentir avergonzados de que no sepamos respetar los símbolos del rival.

 Por lo demás, mi asistencia al campo<( y la de otras 75.000 personas) coincidió con la España más plana de los últimos dos años. A buen seguro influyó en ello la ausencia de Iniesta, el jugador más vertical del mundo después de Mecí y un verdadero «abrelatas» con sus diagonales imposibles. También eche de menos a Silva en la primera parte y a a un Villa a tope. Con estos 3 jugadores en forma España es otro equipo, mientras que sin ellos el resto de soluciones traicionan el estilo valiente de jugar con un único pivote (Senna). Es cierto también que el hispano-brasileño empieza su cuesta abajo y cada vez se le ve mas bajo físicamente. En este sentido Del bosque andabuscando al sustituto incorporando a Xavi Alonso, que sin embargo nunca ha jugado de único pivote  que seguramente tendría mas de un problema.

 En todo caso, son estos los problemas que debe ir resolviendo Del Bosque hasta el mundial. Yo soy de los que piensan que la mano de Luis fue clave, y que supo motivar a cada jugador en su momento justo, optando por los mejores y más en forma.

 Por ahora, la clasificación está casi asegurada y sólo falta pulir los detalles y configurar una lista lo más completa posible para afrontar una competición donde el más débil será tan correoso omás que Turquía, por no hablar de Argentina con los Messí,Agüero y compañía, o Brasil con Robihno o Kaká.

Detalles del España-Inglaterra

Como son varios los aspectos que quiero comentar del partido España-Inglaterra empezaré por lo malo:

1) He podido escuchar silbidos durante el himno inglés, cosa que también oi en el Bernabéu y seguramente casi siempre. Es lamentable que no se respete el himno del rival. Porque no representa a un equipo sino a todo un país.De la misma manera que Zapatero no se levantó con la bandera estadounidense y cometió un error de bulto, todos los que pitan el himno rival muestran un nulo respeto a  los países y a todos sus ciudadanos.

2) A nivel deportivo, España por fin tiene un estilo y es el mejor posible. Toque y velocidad, con las líneas juntas y primando siempre el juego de ataque con control en el medio del campo. Del Bosque es lo suficientemente listo para saber que tiene muy poco que tocar.

3) Mi reconocimiento desde este blog a dos jugadores. El primero Iniesta, ninguneado por algún motivo en todos los premios internacionales. Quizá no es lo suficientemente mediático, pero lo que está claro es que es lo suficientemente bueno para ser considerado uno de los 5 mejores del mundo. Básicamente porque solamente Messi es capaz de llevar el balón tan pegado al pie y muy pocos son capaces de hacer esos cambios de ritmo y esos pases increíbles. El otro, Xavi, si ha sido recocido, tarde en mi opinión. Juega como jugaba en el mundial sub 20 que ganó España en Japón. Domina el juego,no pierde balones y siempre juega la mejor opción, parece que juega en el patio de su casa.

4) Villa es hoy en día el mejor delantero español y uno de los mejores del mundo.Voraz como pocos, no falla en el área. Me da la sensación sin embargo de que faltan delanteros de garantías, porque ademas de Torres falta un tercer delantero de nivel consagrado.

5) Me ha alegrado sobremanera escuchar opiniones como la de Raúl que dice que España está por encima del Real Madrid, o a debutantes como Llorente que dicen que marcar un gol y jugar en España es lo máximo. Hace tiempo que la selección debería ser lo mas importante, porque es lo que nos une finalmente a todos los españoles. En Inglaterra, Brasil o Argentina los jugadores son antes de nada de su selección y el resto es secundario. A ver si aquí también se cumple y no sólo ahora que las cosas van de cara. También es cierto que no nos habían dado muchas alegrías pero países que apenas pasaban fases de clasificación estaban más identificados con su selección. Por fin podemos cantar el himno extraoficial puesto de moda en Austria. Todos conmigo: «Yo soy,español,español, español….»