El dedo de Villar elige a Lopetegui

Lopetegui con Thiago Alcántara

Lopetegui con Thiago Alcántara

Nos ha sorprendido a todos la noticia de la designación de Julen Lopetegui como nuevo seleccionador español. Sobre todo porque sonaba con muchísima fuerza Caparrós, un entrenador experimentado, que ha tenido muy buenas temporadas y que está curtido en el esto de los banquillos.

El bueno de Julen, sin embargo, es un entrenador que por ahora ha demostrado más bien poco. Su última experiencia en Oporto fue mala, y para el recuerdo queda su fichaje de Casillas como portero. Seguramente su peor decisión. Antes ha entrenado al Castilla y al Rayo Vallecano y también a las selecciones inferiores, esta vez sí con éxito.

Habría que determinar que parte del éxito de las selecciones le corresponde a él, o al excelente trabajo que se viene haciendo en esas categorías durante muchos años. Seguramente la gran ventaja de tener a Lopetegui como entrenador es que conoce muy bien a futbolistas como Thiago Alcántara, Morata o Koke, que son los llamados a regenerar la selección. Ese ha debido ser el factor que más ha debido influir,porque si algo parece claro es que se necesita una profunda regeneración. La misma que no hizo Del Bosque hace 2 años.

Así pues, bienvenido Lopetegui, esperemos que la presión no le pueda y pueda tomar las mejores decisiones, llevando a jugadores jóvenes y regenerando por completo una selección, que como se demostró durante el Europeo, está caduca tanto por el sistema como por muchos de los jugadores.

Los derechos televisivos en Inglaterra y la quiebra del modelo español

La noticia de la venta millonaria de los derechos televisivos del fútbol en Inglaterra ha hecho temblar a más de uno y es muy probable que sea el principio de grandes cambios por venir en el fútbol europeo y español. Y si esto no ha hecho temblar los cimientos del fútbol debería hacerlo porque a partir de este momento la competitvidad de  la exmejor liga del mundo se verá seriamente comprometida. Como si uno fuese la NBA y otro la ACB, un escenario inmediato supondría la fuga de los mejores futbolistas a la Premier League.

Logotipo de la Premier League inglesa

Logotipo de la Premier League inglesa

 Los que todos estos años han seguido llamando a la liga española la mejor liga del mundo o la liga de las estrellas, quizá se basen en otros tiempos, en los que el pelotazo inmobiliario también llevo a nuestro fútbol al máximo nivel. En aquella época, el Betis, un equipo modesto aspirante a jugar en un año bueno la Uefa, se podía permitir gastarse en la nueva perla brasileña Denilson, 4000 millones de pesetas. En ese modelo de crecimiento masivo y alocado, donde el dinero circulaba a espuertas, todo parecía optimismo, a imagen y semejanza de lo que vivía España.

 Pero, hete aquí, que la crisis llegó, y los equipos que antes tenían las arcas llenas se encontraron con inmensas deudas y hubo que recurrir a subvenciones públicas y a todo tipo de ardides para, no ya seguir compitiendo, sino sobreviviendo. Lo cierto es que desde hace años, muchísimos clubes de fútbol no son viables económicamente, sostenidos por ayuntamientos o comunidades, que tratan el fútbol como un bien público, y tolerados por unas Federaciones y poderes del estado mucho más permisivos que con cualquier otra empresa o un particular.

 Solamente la entrada de nuevos inversores extranjeros y las políticas aplicadas por los clubes viables económicamente, Real Madrid y Barcelona, principalmente, han logrado sostener una liga cada vez menos competitiva y abocada a una reforma profunda o un colapso inmediato. Y es que a final de cada año lo importante es que los clubes reciban suficientes ingresos para mantener su competitividad y para seguir pagando sus deudas.

 Y eso, es algo que en el fútbol requiere de un triple concepto: derechos televisivos, merchandising y explotación del estadio. Precisamente algo que si han logrado los ingleses y no solamente a través del primer concepto. Los clubes de la Premier y muchos de la Second Division se basan en aficiones numerosas y leales a su club. Eso, más un modelo de organización óptimo hace que los estadios se llenen cada fin de semana; los aficionados ayuden a sus clubes en la expansión de su modelo de negocio y a su vez, los dirigentes sean capaces año a año de configurar plantillas competitivas.

 Evidentemente, un modelo con un reparto equitativo de los derechos televisivos ayuda a esa viabilidad, pero eso es consecuencia previa de una excelente organización de la liga a todos los niveles. A modo de ejemplo, mientras que en Inglaterra se puede obtener una entrada para cualquier partido de fútbol sabiendo la fecha y hora exacta, en España se programan casi 15 días antes. Mientras que todos los estadios ingleses cumplen con las condiciones perfectas para jugar al fútbol, en muchos estadios españoles vemos como muchos céspedes no aguantan ni 45 minutos y cómo algunos estadios no cumplen las mínimas condiciones. De igual manera, mientras que por ejemplo una Federación ha implantado una mejora tecnológica para detectar los goles fantasma, otras a duras penas consigue lograr que los árbitros cumplan y hagan cumplir el reglamente.

 En definitiva, uno es un fútbol moderno, avanzado, con unas instituciones, a todos los niveles, preparadas para el máximo profesionalismo, el otro, es un fútbol improvisado, con estructuras caducas y dirigentes incapaces. Solamente hay que ver al presidente de la Federación, Villar, y su reacción en el caso de la muerte de un aficionado del Deportivo de la Coruña en los aledaños del Calderón. Como este señor, decenas de dirigentes igualmente incapaces pueblan los principales estamentos futbolistas, incluyendo también a los dirigentes de las plataformas televisivas.

 Serán estos señores los más perjudicados porque junto con la decadencia de los clubes irá la suya propia. Algo lógico de explicar tras comprobar como se cometían aberraciones como programar partidos para las once de la noche. Por no hablar del parón navideño, que implica que mientras en Inglaterra todos los aficionados pueden disfrutar del fútbol durante sus vacaciones, en España, los futbolistas, con su sindicato al frente, se consideran iguales que cualquier otro trabajador y demandan sus quince días de descanso, para desconsuelo de quienes finalmente les pagan el sueldo. Algo dantesco y absurdo que finalmente llevará a la ruina del fútbol español, o al menos de los clubes más débiles.

En la medida en que se logren rectificar estos aspectos (como se ha hecho este año con la liga en navidad), la liga podrá seguir siendo competitiva. Ahora mismo los equipos de la Premier tienen un poder económico que se puede ir incrementando año a año.

Godall desvela lo que sabíamos

Se ha levantado la España deportiva con el recuerdo de la gran victoria del Atlethic sobre el Manchester. Un rival de postín en un escenario inmejorable para cantar las virtudes del equipo vasco. Fundamentalmente la calidad y la juventud. Todo ello se resume en un jugador Javier Martinez, del que hablaré otro día porque hoy quiero hablar sobre la respuesta a los purqués de Mourinho.

 En plena campaña blaugrana contra el estamento arbitral y la federación, desde la prensa, el club y el entrenador nos hemos enterado gracias a las declaraciones del expresidente y amigo de Laporta, Godall de lo que realmente está pidiendo el Barcelona en la actualidad, un trato de favor.

Laporta y Alfons Godall

Laporta y Alfons Godall

 Llámese villarato o de cualquier otra manera, eso es lo que ha tenido el Barcelona durante todos estos años anteriores. Así lo ha dicho con claridad Godall, quizá con la intención de señalarle el camino a Rosell o de recordaRle lo bien que lo hicieron ellos.

 Sus declaraciones literales no llevan a engaño a nadie que no sea ciego y sordo o un zote integral:

  “Tenemos que estar al lado de las entidades en las que se ejerce el poder y no darles la espalda. Recuerdo que en su día Laporta lo tuvo clarísimo. ¿A qué presidente apoya Florentino? A Gerardo González. Entonces al Barça le conviene apoyar a Villar y tener una buena relación con la Federación, donde se cuecen los Comités de árbitros, la competición y la Liga de fútbol”. Creo que Laporta cultivó mucho y muy a fondo las buenas relaciones con estas instituciones, UEFA,FIFA.. y eso nos ayudó. Tuvo una actuación decisiva en el mandato de Villar. Se pretendía cambiar el Comité. Lo tenía clarísimo, no estar bien con la RFEF nos perjudica a nivel deportivo

 Ya se ha dicho en este foro y en muchos otros como Laporta apostó por Villar y obtuvo de manera reiterada su beneficio. Florentino equivocó la apuesta y en vez de cultivar las buenas relaciones simplemente dejó pasar el tiempo.

 Si Villar es el presidente de la Federación, si el presidente del Comité arbitral es nombrado por Villar y si este Comité es el encargado de clasificar a los árbitros parece claro que se trata de una dependencia jerárquica. En otras palabras, estar “bien” con Villar significa estar bien con los árbitros y viceversa.

 La clave de lo que sucede en la actualidad es por un lado la constatación por parte del Real Madrid de esta realidad, acercándose más a la Federación e igualando fuerzas con el Barcelona (no olvidemos que Gaspart es un peso pesado en la Federación).

 Por eso en Barcelona están tan molestos porque ya no tienen un trato de favor y a cambio tienen un trato normal que les lleva a estar 10 puntos de diferencia con el Real Madrid. Los blancos, que hicieron mal sus deberes federativos, no tuvieron en cuenta que en una lucha en el cuerpo a cuerpo contra el Barcelona con 1 o 2 puntos de diferencia era muy difícil salir airosos con esa desigualdad de base. Y más aún en la Champion League donde no olvidemos que Villar es vicepresidente.

Ahora que se igualan las fuerzas el Barcelona vuelven a su victimismo habitual. Utilizaran la presencia de Rajoy, como utilizaron la de Aznar, hablarán del centralismo o incluso de Franco si es menester.

Un país absurdo, una federación absurda

He cogido la palabra absurda porque es la primera que me ha venido a la cabeza pensando en Villar, pero lo mismo vale para corrupto, incapaz o incompetente. Quedaría por tanto de la siguiente manera: un país absurdo, corrupto, incapaz e incompetente y una federación absurda, corrupta, incapaz e incompetente. Cómo tiene que estar el fútbol para que un tipo como Angel Maria Villar, de demostrada incapacidad intelectual y demostrada capacidad de choricear repita nuevamente en el cargo y se convierta casi en presidente vitalicio tras más de 27 años como presidente. Nada ha cambiado desde que hace cuatro años escribiese acerca de la renovación de este individuo.

Villar representa en mi opinión todo lo malo de nuestro país. Villar representa el enchufismo frente a la meritocracia, algo que se ve en los nombramientos de entrenadores, directivos y en general todos los cargos de la federación, empezando por supuesto por él mismo cuyo único mérito para ser presidente por primera vez fue ser un ex jugador, licenciado en derecho, eso sí. Sus méritos posteriores tienen mucho que ver con su capacidad de comprar votos.

Villar representa la incapacidad y la ignorancia frente a la competencia y la inteligencia. Y representa como reflejo de ello la falta de modernidad y la caspa frente a la modernidad y la tecnología. Por supuesto también representa la opacidad frente a la transparencia. Nada de lo anterior deja de estar presente en este país en el que un tipo como Villar, con vicepresidentes imputados con corrupción y con una demostrado incapacidad repite sin cesar en el cargo año tras año, sin que nadie pueda hacer nada.Sin duda cuando esto pasa significa que el sistema falla. Un sistema quebrado por un ambiguo funcionamiento de una institución que no deja de representarnos a todos los españoles, a pesar de tratarse de una organización privada.

La guinda del pastel la pone Platini cuando dice que Villar es el dirigente deportivo más exitoso de Europa. Todavía habrá quien tras estas declaraciones no detecte una gran complicidad entre ambos dirigentes-dos mediocres-, que se acaba trasladando también al fútbol.

Lo he dicho una y mil veces, pero mientras estos tipos gobiernen el fútbol seguiremos con calendarios absurdos, injusticias arbitrales, decisiones arbitrarias y sobre todo la sensación de que este gran deporte apenas se ha modernizado a pesar de ser el más popular del mundo y uno de los más antiguos.

Breve relato de la historia arbitral del Barcelona y Real Madrid

El año pasado Mourinho en una memorable rueda de prensa que respondía precisamente a las quejas de Guardiola por la posibilidad de que pitase un árbitro portugués, definió a 3 tipos de entrenadores: los que se quejan cuando se sienten perjudicados, los que no se quejan y aquellos que se habían quejado aún acertando el árbitro. Hacia referencia así a las declaraciones de Guardiola hablando de la buena vista del linier acertando por 2 centímetros.

 Pues bien, en ese mismo grupo podemos también meter a los que dicen que no se quejan pero que en realidad si lo hacen. En este bloque seguiría estando Guardiola acompañado de toda su plantilla. Una filosofía, la del Barcelona consistente en no quejarse nunca, excepto cuando lo hacen o cuando les perjudican como hemos visto ayer mismo con las declaraciones de Xavi. Este incomparable amante del ‘fupbol’ del tiki-taka, fascista del mismo por no permitir ni reconocer otra expresión futbolística, respondió ayer que este año si les estaban perjudicando los árbitros, pero que otros años les habían beneficiado. Lo curioso es que otros años no le oímos decirlo y ahora en cambio si vamos escuchando este tipo de comentarios que de manera sutil dejan caer al primer agravio producido.

 La política del Barcelona de no criticar supuestamente a los árbitros tiene básicamente dos pilares. Por un lado, la no necesidad puesto que durante esta etapa de Guardiola se pueden contar con los dedos de una mano los partidos en los que ha sido perjudicado, siendo en cambio multitud las veces que ha sido favorecido. Y por otro, una labor de zapa interna, entre despachos, heredada de Laporta.

 La historia pone a cada uno en su sitio y si examinamos a uno y a otro, el Barcelona lleva cincuenta años quejándose. Sus quejas han llegado tan lejos que se han convertido de actos de fe a hechos contrastados gracias a una magnífica labor de propaganda. La minusvaloración de las copas de Europa en blanco y negro pero no de los títulos en blanco y negro del Barcelona, el supuesto favoritismo de Franco, el “robo de Di Stefano” y un largo etc…

 La historia en cambio revela como el Real Madrid perdió dos ligas en Tenerife, gracias a su propia incompetencia pero sobre todo gracias a la nefasta labor arbitral. Uno de ellos en una de las actuaciones más bochornosas de un árbitro que se recuerda en la historia de la liga española. Aquello tenía un tufo tan grande que más tarde salió incluso Milla, ex jugador del Barcelona  entonces medio centro del Madrid, hablando de una llamada telefónica de un antiguo compañero ofreciéndole un soborno. Está todo grabado, no me invento nada.

Sigue leyendo

El Real Madrid en blanco y negro: el equipo del régimen

Forma parte del manual de la propaganda la famosa frase dicha por Goebles: “una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una realidad”. También el mundo del fútbol está sujeto a esta premisa y así lo vemos diario. Sin embargo, hay dos afirmaciones que se dicen sin rubor referidas al Real Madrid que no por repetirse más adquieren carácter de verdad. Una afirma que el Real Madrid fue el equipo del régimen y la otra trata de negar el mérito del equipo blanco por haber ganado sobre todo títulos “en blanco y negro”.

Voy a refutar ambas teorías con datos, contrastando los títulos con los de su gran rival, el Barcelona, para comprobar como estas dos afirmaciones por más que se repitan no se sostienen. Para ello voy a considerar dos tiempos históricos: el primero del 39 al 75 por motivos obvios, un periodo de 36 años y el resto del 75 a la actualidad, es decir otros 36 años.

De los años previos simplemente diré que el Real Madrid había logrado dos ligas (31-32 y 32-33) y 7 Copas del Rey (1904-05, 05-06, 06-07, 07-08, 16-17, 33-34, 35-36) mientras que el Barcelona había logrado una liga (28-29) y 8 copas del Rey (1909-10, 1911-12, 1912-13, 1919-20, 1921-22, 1924-25, 1925-26, 1927-28). Es decir, al comienzo de las fechas que vamos a analizar ambos equipos tenían el mismo numero de títulos.

Del primer periodo, la primera liga se disputó en el 39-40 y su primer ganador fue el Atlético de Madrid (Atlético Aviación por entonces). En  estos primeros años de dictadura el Barcelona ganaría 5 ligas, el Atlético de Madrid ganaría 4 títulos, el Valencia 2 y el Sevilla y el Atlethic de Bilbao una cada una. Durante estos años de gobierno franquista el Real Madrid ganaría solamente un título de liga, precisamente 15 años después de la llegada de Franco al poder, en el año 1953/1954.

Copa-Generalísimo-barcelona

Franco con el capitán del Barcelona tras levantar la Copa del Generalísimo

En la otra competición, la Copa del Generalísimo por entonces, el reparto no cambia demasiado y fue el Barcelona el equipo que logró más títulos (4), seguido del Athletic de Bilbao y Valencia con 3, Real Madrid con dos y finalmente Español y Sevilla con un título cada uno.

Así pues, si la intención de Franco o de cualquier otro miembro del gobierno era darle preponderancia al Real Madrid podemos decir que fracasaron estrepitosamente tras 15 años de gobierno. Y es aquí, justamente en el año 1953 cuando la llegada de Di Stéfano al Real Madrid cambia la historia del club. Son muchos lo que utilizan este fichaje para justificar la teoría del Real Madrid como equipo del régimen. Parece nuevamente un pobre argumento basarlo todo en un fichaje, polémico ciertamente más por su complejidad que otra cosa. Pero nuevamente lo que ha llegado a nuestros días se parece más bien a la fábula del robo de Zeus que a una situación muchísimo más compleja, con clubes con distintos derechos, huelgas y dinero de por medio. Recomiendo pues la lectura del siguiente artículo para conocer realmente que sucedió con este fichaje.

La llegada de Di Stéfano pero también de jugadores como Gento, Puskas o Rial lanzó al Real Madrid, que logró quince años después de la llegada de Franco al poder, convertir al equipo blanco en el auténtico dominador de la liga. El Real Madrid logró 15 ligas y 6 Copas del Rey mientras que su rival logró 8 ligas y 9 copas del Rey. Pero la gran diferencia fue precisamente el torneo que ayudó a crear el Real Madrid, la Copa de Europa, con el resultado que ya conocemos de 6 Copas de Europa y una Intercontinental a favor del Real Madrid. Durante este periodo, sin embargo, el Barcelona logró 3 Copas de Feria y 2 Copas Latinas (se enfrentaban equipos de Francia, Italia, Portugal y España)

Real-Madrid-blanco-y-negro

Raymond Kopa, Héctor ‘Pibe’ Rial, Alfredo Di Stéfano, Ferenc Puskas y Gento

Si tenemos en cuenta el balance de los primeros 36 años, los que he calificado como “blanco y negro”,  el Barcelona logró un total de 9 ligas, 17 Copas del Rey y 5 trofeos europeos mientras que el Real Madrid logró 17 ligas, 13 Copas del Rey y 9 trofeos europeos(contando dos Copas Latinas).

Si confrontamos estos datos con los siguientes 36 años, es decir de 1975 hasta la actualidad nos encontramos con que el Real Madrid ha ganado 15 ligas, 4 Copas del Rey, 5 títulos europeos (3 Champion League y 2 UEFA). El Barcelona por el contrario ha logrado 13 ligas, 8 Copas del Rey, 7 títulos europeos (3 Champion League y 4 Recopas).

Lo que arrojan los datos son unos números parejos en cuanto a número de títulos, sin tener en cuenta el rendimiento de ambos equipos en la Copa de Europa. Es llamativo también que el Barcelona, el equipo récord en Copas del Rey haya logrado casi el doble en los años de blanco y negro, así como de igual manera el 40% de sus ligas son logradas en esta misma época. Lo mismo se puede aplicar al Real Madrid sin duda.

En resumen, el Real Madrid ha ganado más títulos en liga en ambos periodos, menos Copas del Rey en ambos periodos y en cuanto a los títulos europeos mucho más en el primer periodo pero los mismos en el segundo. Eso sí, el Barcelona tiene 4 Recopas y el Real Madrid dos Copas UEFA. Considerando que este torneo lo jugaban antes los mismos que ahora juegan la Champion League (menos el primero obviamente) parecen a mi entender títulos más relevantes.

Del resto de títulos, el Barcelona ha levantado 9 Supercopas de España por 7 del Real Madrid y 3 Supercopas de Europa por solamente una del equipo blanco. Por el contrario el equipo blanco ganó 2 Intercontinentales y el Barcelona un Mundialito de clubes. Conviene señalar como conclusión al artículo que como es lógico no he contabilizado los torneos regionales como Copas de Cataluña o trofeos amistosos.

Así pues, los datos desmontan esta teoría que responde en realidad a un intento de propaganda para minimizar los éxitos del Real Madrid. Lo cierto es que ni el régimen ayudó al equipo blanco a ganar más títulos ni el color ha impedido que el Real Madrid siguiese siendo uno de los mejores del mundo.

Lo único verídico es que los éxitos europeos del Real Madrid en Europa fueron utilizados por el régimen para crear un sentimiento de euforia y unidad en España. Pero más allá de la utilización política de estos éxitos (como de cualquier otro éxito en otra modalidad), lo cierto es que el Real Madrid no obtuvo un trato de favor, distinto al de cualquier otro club grande.

La otra gran verdad es que el Real Madrid ha vivido sus años más gloriosos gracias a la visión única de Santiago Bernabeu y a la llegada de Di Stéfano junto con un grupo de jugadores irrepetibles. Hasta la fecha se han visto grandes equipos y delanteras pero difícilmente se volverá a repetir un ataque como aquel formado por Di Stefano, Puskas, Rial, Kopa y Gento

La pereza de las selecciones

Semana de selecciones, semana de no fútbol. Es lo más parecido a un coitus interruptus, y más cuando sabemos de las nefastas consecuencias que tienen estos partidos para los clubes cedentes de los jugadores. Todos vuelven cansados y algunos lesionados. Un golpe, una patada o una mala pisada puede suponer para muchos clubes perder a su mejor jugador o a un jugador importante.

Dirán algunos que es necesario estos partidos para que las selecciones puedan practicar sus sistemas y sus tácticas, pero en realidad de lo que se trata es de que las respectivas federaciones se embolsen unos cuantos miles de euros para seguir financiando sus actividades. Si alguien quiere emprender que aprenda de este modelo de negocio. A ver si eres capaz de convencer a una empresa para que te preste gratis a sus trabajadores para que trabajen en su proyecto mientras tu les explotas. De los beneficios que saques le das un puñado de euros, y eso sí, que no pidan luego responsabilidades si esos trabajadores no rinden de vuelta o incluso alguno acaba con depresión.

Ese es el modelo de negocio que ha montado la FIFA con la ayuda indispensable de las respectivas federaciones. Alguno dirá que gracias a ello el fútbol es mas moderno, más estructurado o incluso genera más ingresos. Pero lo único cierto es que al frente de todos estos organismos están quizá los mayores gañanes del mundo del fútbol. Con gentes como Villar o Platini, da igual si fueron buenos o malos futbolistas, lo que les une es la incompetencia para lograr que el fútbol avance y se modernice.

Entre todos ellos han logrado crear un deporte con calendarios caóticos, donde los jugadores están sobrecargados de partidos y en el que la palabra tecnología es considerada tabú. Porque claro, la gracia del fútbol es ver como miles de aficionados claman contra una injusticia arbitral. Mientras deportes tan ancestrales como el fútbol o más aún como el rugby, avanzan en la adopción de nuevas tecnologías y unificación de calendarios, en el fútbol tenemos que seguir viendo a los árbitros equivocarse fin de semana tras fin de semana con la sola ayuda de sus vistas prodigiosas.

Pero en fin, al menos podremos disfrutar de un intensísimo partido entre España y Colombia, donde ninguno de los dos equipos se juega nada. Los latinoamericanos confían en meterle otros 4 goles al equipo de Del Bosque para seguir la norma de los últimos partidos. Y los muchachos españoles confían en no lesionarse para poder seguir jugado en sus ligas.

Y todo bajo la atenta mirada de Villar, ese amante de las cosas bien hechas. ¡Que viva no el deporte, sino el FURBOL!

Guardiola al volante del ridículo

Aunque deberíamos estar hablando de fútbol y  de deporte, debemos ser conscientes de que nos hayamos en un mundo absolutamente mediatizado, donde cada expresión, declaración o acto puede influir en el desarrollo de los acontecimientos. Tanto es así, que ayer lo más importante a nivel deportivo y futbolístico fue la llegada del Barcelona a Pamplona a contrarreloj.

Si fuese un título de película se habría llamada ‘Speed’, con Guardiola en el papel de Keanu Reeves, y en el papel de los malos la federación por “hacerles el lío”. Al menos esa sería la película que contarían los medios relacionados con el Barcelona, porque la verdadera película se llamaría “El diablo sobre ruedas” y estaría representada nuevamente por Guardiola como actor principal, apoyado por toda una cúpula que se cree omnipotente y que se sabe ayudada por las instituciones, concretamente Villar, por el favor que le hizo el Barcelona votándole en las elecciones.

1306150499_0

Como es algo muy sencillo lo explicaré rápidamente. El Barcelona se cree con más derecho que cualquier otro club e intentó convencer a la federación para aplazar su partido. Se podían desplazar como hicieron todos los equipos pero resulta que Guardiola, por encima del bien y del mal, quiso echar un pulso. Al principio le salió bien porque la Federación -ese ente oscuro tomado por los orcos de Mordor-, nuevamente cedió como muchas otras veces en la última década. Más tarde se dieron cuenta de que se les iba  a echar encima media España futbolística y rectificaron.

Es entonces cuando comenzó una delirante cuenta atrás en la que el Barcelona tenía que llegar al estadio del Osasuna para estar ya jugando a las ocho y media. No “sobre las ocho y media” o “alrededor de las ocho y media”, sino a las ocho y media, como dicta el reglamento, teniendo en cuenta media hora de cortesía. Pues bien, el Barcelona llegó apurado, aunque eso sí Guardiola, también conocido como Mr Nandrolona, apuró cinco minutos para poner el vídeo de Gladiator mientras les decía a sus chicos que un país llamado España les había obligado a jugar, qué injusticia (me lo imagino pero no dudo de su realidad a raíz de sus declaraciones). En resumen, el partido empezó finalmente a las ocho y cuarenta y cinco, quince minutos más tarde de lo reglamentado. ¿Creéis que alguien va a intervenir?¿Se entenderá que el F.C Barcelona no ha respetado el reglamento y habrá consecuencia?

Así que ya sabéis, cuando os digan que los blancos son prepotentes y el equipo del gobierno, y el diablo y el mal, acordaos mínimamente de esta secuencia de los hechos y de las otras barrabasadas perpetuadas por un Barcelona, que si bien futbolísticamente ha ganado la batalla-por ahora-, propagandísticamente la empezó a perder ayer.

Esperpéntico final de la candidatura Ibérica

No hay menos estimulante que escuchar una presentación de Villar. Pues bien, ese fue el reclamo de la poco publicitada candidatura ibérica. Y por lo visto, lo hizo, para mayor dificultad, improvisando. Todo un espectáculo para el que muchos deseosos de unas buenas risas habrían pagado.

En todo caso, dudo mucho que ese discusro mal trazado y lleno de “fúrboles” y otras lindezas incidiese en el resultado final, pero si muestra a las claras quienes son nuestros dirigentes.

Hace ya mucho tiempo venimos reclamando un cambio radical. Y digo venimos, porque todavía no me he topado con una sola persona que piense que Villar es la persona adecuada para dirigir el fútbol. Y sin embargo, ahí sigue, con muchos años a cuestas manejando el fútbol español en plan cacique.

Alguno dirá ahora que gracias a él ganamos el mundial o la eurocopa. Hasta ese punto llega la motivación de las personas. Como el señor Del Bosque, nuestro insigne entrenador, que decía hace poco en una entrevista que Villar era un líder moral.

Igual se expresó mal y en vez de lider quería decir caradura, porque este es el mismo tipo que viaja gratis a expensas de todos los españoles. Una vergüenza, aunque menor que la deberían tener nuestros dirigentes políticos por mantener a un especimen así en un puesto de tanta visibilidad como la Federación Española, ese inte indeterminado, que sin embargo utilza los símbolos españoles y parte de los presupuestos públicos.

Podemos decir, eso si, que Villarr también a engañado a las instituciones europeas siendo el vicepresidente de la FIFA y vicepresidente tercero de la UEFA, aunque por lo que se ve de poco ha servido a la hora de las elecciones.

Todo un paripé al que ha ido desde Casillas hasta el presidente del Gobierno, pero al que podíamos haber mandado a Belen Esteban y Naranjito. Como cantan los gaditanos “hemos venido a emborracharnos, el resultado nos da igual”. Pues eso, ellos fueron allí a decir sus discursos y a volverse a casa. Por el camino, supongo que verían a las rusas preparadas para los miembros del comité y los maletines de dólares provenientes de los dirigentes de Qatar.

Porque de eso tratan estas elecciones, de dinero y de poder, ya sean olímpicas, europeas o mundiales, da igual el deporte.Y por desgracia hoy en España tenemos poco dinero y menos poder. Eso sí, siempre nos quedará el furbol.

La FIFA, las tecnologías y la estulticia

No me gusta la UEFA. Como todos estos organismos que actúan de intermediarios en los deportes está lleno de incompetentes y chupatintas, como diría Jose María García. A imagen y semejanza de la Federación española de fútbol , la UEFA está regida por un ex-futbolista cuyo único mérito para convertirse en gestor fue ser buen futbolista y sobre todo ser un trepa. La misma descripción que en el caso de Villar.

Logotipos de la FIFA y la UEFA

Logotipos de la FIFA y la UEFA

¿Que podemos esperar por tanto de estos tipos? Ayer dijo el vicepresidente de la FIFA, un tal Jerome Valcke, que no se va a incorporar la tecnología al fútbol. No se el curriculum de este personaje pero tampoco me interesa. Sólo con escuchar que hay que dejar el fútbol tal cuál es me vale.  Fantástico pues, dejomosló tal cuál, con goles fantasma cada fin de semana, barreras a 5 metros, multitud de penaltis no pitados, árbitros bochornosos y fueras de juego horriblemente pitados. Esta es la salsa del fútbol que diría uno de estos catetos.

Para mi la salsa del fútbol son los goles, el juego, la competitividad y no los errores arbitrales. Todo lo que esté encaminado a hacer el fútbol más justo es positivo.Como lo es en otros muchos deportes. No creo que el tenis haya perdido un ápice de autenticidad con el ojo de halcón. Más bien al contrario.

Renunciar a las nuevas tecnologías solamente se explica desde la perspectiva del control absoluto de lo que pasa en el terreno de juego. Sin ella, los árbitros seguirán siendo claves en el devenir del encuentro. Y los árbitros son controlados por sus organizaciones. Léase, FIFAS, UEFAS y demás putrefactas conglomeraciones de incompetentes.

No digo que la tecnología sea la solución de todo, pero si al menos la solución de problemas tan cotidianos en el fútbol como los mencionados arriba. ¿Acaso no se puede establecer una barrera en su sitio y poder disfrutar de más goles de falta? ¿Tan difícil es pitar correctamente los fueras de juego y ver más “mano a mano” de los delanteros contra el portero? Todo esto es la salsa del fútbol y cada fin de semana nos privan de ello.

Si al menos estos tipejos hiciesen su labor gratis pensaría que son unos inútiles con buena intención. Pero resulta que estos tipos además de recibir buenos sueldos, asisten a los partidos gratis con sus banquetes, viajan por el mundo, participan en actos y se promocionan.Algunos como Villar no tienen suficiente y llevan a esposas, hijos, amigos, esbirros,conocidos o lo que sea. Como ellos no pagan.

Pero no cambiemos nada no vayamos a adulterar un deporte tan puro como el fútbol. ¡Que viva la salsa del fútbol!