Remontada del Real Madrid ante el Villareal

1488141152_571317_1488145323_noticia_normal

El Real Madrid ganó tres puntos dificilísimos contra el Villarreal, en un campo donde ni el Atlético de Madrid, ni Sevilla ni F.C Barcelona había logrado ganar. Y hasta 20 minutos antes del final parecía que iba a ser igual para el Real Madrid.

 En la primera parte ya se vio a un Villarreal que dominó el juego, con más y mejores ocasiones, pero sobre todo haciendo al Real Madrid correr mucho. Aún así, el 0-0 se mantuvo durante 45 minutos en los que el equipo de Zidane no encontró su juego. La segunda parte se pareció a los primeros minutos del partido en Mestalla, y en 9 minutos el Villarreal marcó hasta dos goles. Parecía que habría una avalancha, visto el juego previo.

 Pero el fútbol es imprevisible y mucho más cuando está este Real Madrid en el campo, muy inferior al Villarreal durante los 65 minutos previos, e infinitamente superior en los siguientes 25 minutos, coincidiendo especialmente con el cambio de Casemiro por Isco. Lo cierto es que el medio de campo del Real Madrid estaba naufragando, mal acompañado por la BBC.

 Pero a partir de ese cambio, un gol de Bale reactivó al equipo con el 2-1, después un 2-2 con un penalty de Cristiano Ronaldo y finalmente Morata para poner el 2-3, en la enésima remontada del Real Madrid.

 El mérito del resultado final se entiende no solamente por el dato inicial, sino también por el hecho de que este Villareal había recibido solamente 15 goles  en toda la temporada y ayer recibió 3.

El partido de ayer reabre dudas entorno a Benzema, inspirado en uno de cada 5 partidos y que ayer falló dos ocasiones clarísimas, de esas que un delantero del Real Madrid no puede fallar. Tampoco compareció como debería Cristiano Ronaldo, que si bien marcó el gol de penalty (es el jugador de la historia de la liga con más penaltys marcados), y tuvo también un bonito tiro al palo, durante el resto del encuentro perdió muchos balones y tampoco ayudó a un colapsado medio del campo. También sufrió ayer la defensa, que junto con el medio del campo y la delantera no fue capaz de presionar al rival ni de robar balones.

Al Real Madrid le esperan semanas complicadas con partidos cada 3 días y Zidane debe estar ágil con la alineación. De lo contrario esta liga, que parecía más que encarrilada hace dos meses, se puede escapar de las manos.

Derrota del Real Madrid en Villarreal

La jornada era perfecta para el Real Madrid. Un abultado resultado contra el Malmoe que daba moral al equipo y en especial a los goleados Benzema y Cristiano Ronaldo; un empate de última hora del Barcelona y un rival como el Villarreal que había jugado el jueves en Europa.

 Esos mimbres, más el hambre propia que tiene que tener un club como el Real Madrid para salir a por el partido y volverse a meter en la liga debía bastar para apostar fuertemente por los de Benítez.

 Pero nada de eso sirvió y después de 90 minutos más 4 de descuento el Real Madrid fue incapaz de marcarle un solo gol al Villarreal, el quinto en la tabla, pero un equipo que al lado de los grandes de Europa, ni duraría ni dos asaltos. Tampoco el Real Madrid.

Gol de Soldado ante el Real Madrid

Gol de Soldado ante el Real Madrid. Fuente: EFE

 Este equipo construido o destruido por Benítez, ya no lo sé, ni marca demasiados goles ni sabe defender. Es triste, pero la realidad de los números constata que este Real Madrid después de 15 jornadas es el menos goleador de los últimos 9 años. Concretamente 32 goles, frente a los 55 o 44 de las dos temporadas anteriores o los 53 de la segunda temporada de Mourinho.

 El equipo tampoco defiende bien. El gol de Villarreal fue un error de Modric, pero son continuos los errores de prácticamente todos los defensas. Evidentemente el problema es de conjunto, e involucro a delanteros y medios.

 Me cuesta mucho imaginar un Real Madrid mucho mejor que el visto durante el partido de hoy, porque hasta ahora, fuera de los partidos verdaderamente sencillos, como el 5-0 al Betis, 4-1 al Getafe o 8-0 al Malmoe no hemos visto a un Real Madrid verdaderamente competitivo durante 45 minutos y mucho menos durante 90.

 Y así, en los partidos verdaderamente complicados no hemos logrado ver al Real Madrid competitivo que deberíamos. Ni en el Calderón (1-1), ni en Sevilla (3-2), Barcelona (0-4) ni por supuesto contra el Villarreal. En Europa, los dos partidos contra el PSG han mostrado caras ambivalentes del equipo, con momentos buenos y muy malos. Algo de eso también se vió en el 1-3 contra el Celta de Vigo.

 Sencillamente el equipo es incapaz de estar concentrado durante 90 minutos, como bien ha confesado hoy Pepe. Y eso es lo preocupante, que un partido como el de hoy, tan propicio para acercarse al objetivo de poder competir por la liga hasta mayo, el equipo no se ha dejado el alma.

 Solamente responde este equipo ante toros no bravíos, contra equipos que se muestran ya derrotados, impresionados por el pasado blanco y por las nombres de los jugadores. Pero la realidad es que con eso ni se va a ganar la liga ni se va a ganar la Champion League. Y es muy probable que se haga el ridículo de esta noche.

 Suficiente tenemos con el ridículo de los despachos como para ver también este ridículo espantoso en el campo. Y ahí, quedan todos señalados, los 11 jugadores, los 3 suplentes, el entrenador y el presidente.