Vinicius Junior reclama su sitio

En el Santiago Bernabéu hay tres tipos de sonidos que el aficionado habitual alienta y reconoce. Uno de ellos, el más desagradable, es el que sigue al gol del equipo contrario. Normalmente se escuchan leves gritos, como desgarros, que ensucian el silencio provocado por la anomalía del gol recibido. El segundo sonido es el que precede al gol del Real Madrid cuando parece claro que se va a producir. Es un sonido de expectación, anticipando el posterior aullido tan característico del fútbol. Y el tercer sonido, el menos habitual, pero quizá el más apreciado, es el de admiración, el rumor que levantan determinadas acciones de un futbolista merengue.

Es ese un sonido que se parece a una suerte de murmullo colectivo, una exclamación colectivizada. Como no se produce con frecuencia, el buen aficionado lo reconoce y aprecia, porque eso significa que hay un futbolista especial en el Real Madrid, capaz de provocarlo.

En los últimos meses se ha escuchado con frecuencia ese murmullo en el Santiago Bernabéu. Un jugador de tez morena, mirada juvenil pero humilde y actitud desenfada, se ha encargado de relevar a otros como Zidane, Nazario o Butragueño en esa tarea de levantar esos murmullos tan especiales. Es un crío de menos de 19 años, y supongo que como tantos otros futbolistas brasileños, salido bien de las chavelas o de entornos pobres. Y seguramente por eso él y la mayoría de sus compatriotas juega con esa alegría, dándole al fútbol su verdadera naturaleza de juego, y no de deporte super profesional y de élite, que mueve ingentes cantidades de dinero.

Porque el joven brasileño parece que jugase solo para divertirse, para regatear al contrario, como en el colegio, con el objetivo de marcar gol, sin importarle demasiado los centenares de focos. Pero no está en el patio del colegio con una docena de compañeros, si no que comparece ante 80.000 gargantas cada fin de semana, rodeado de algunos de los mejores jugadores del mundo y en el club más exigente del planeta, capaz de pitar sin dudarlo a estrellas como Bale o Cristiano Ronaldo.

Vinicius José Paixao de Oliveira Junior es el nombre de este futbolista que ha logrado ser el protagonista de las crónicas sobre el Real Madrid. Al menos de la mía. Y sí, ayer el Real Madrid ganó en un buen partido, recortó dos puntos al F.C.Barcelona y mostró signos de gran mejoría, además de los goles nuevamente de Benzema y la vuelta de Mariano. Pero cuando dentro de 10 años recordemos estas fechas, nos acordaremos de que durante estos meses empezó a despegar Vinicius.

Actualidad_350478202_104266463_1024x576

Y es que él es la principal noticia de este Real Madrid. Y la mejor, en un año en el que jugadores como Bale o Asensio estaban llamados a liderar al equipo. Pero en su lugar, ha emergido un chico al que se despreció demasiado pronto. Fue despreciado no por su origen sino por su pertenencia a un club y como fichaje de Florentino Pérez. No es el primero ni será el último, pero su nombre ya podemos decir que se une a otros como el de Modric o de Odergaard, que quizá el año que viene vuelva para demostrar lo mismo que el brasileño. Jugadores que la prensa, demasiado focalizada en sus objetivos personales, despreció demasiado pronto.

El fichaje de Vinicius se utilizó para criticar al presidente, al que tomaron por loco o inconsciente, en lo parece que fue una decisión acertadísima. Desconozco el valor actual del brasileño pero dudo mucho que nadie quisiera desprenderse de él por menos del doble de lo que costó. Ahora mismo es tanto lo demostrado y su potencial que resulta difícil no imaginarle triunfando de blanco.

La sonrisa perenne de Vinicius no es la muestra de su éxito en la élite, porque ya la mostraba cuando fue llevado al Castilla, a pegarse en campos de segunda B, en una decisión que no debió ser fácil para el joven brasileño. Escrutado por la prensa para detectar sus fallos y por una afición siempre difícil, Vinicius no tardó en reventar la puerta del Castilla con goles.

Y Solari apostó por esa sonrisa, que era la misma en campos de césped artificial que en el Bernabéu. Su sonrisa es su carta de presentación para demostrar que está capacitado para levantar a un estadio entero sin notar los sudores fríos y las palpitaciones de corazón que cualquier otro sufriría en su lugar. Su desparpajo y naturalidad en sus acciones, tengan o no buena ejecución y resultado, es impropia de un chico de su edad. Y eso es lo que llamó más la atención al principio, más allá de regates exitosos o remates a portería desafortunados. Un niño con apenas 1.000 minutos en el equipo se comportaba como un veterano vistiendo una elástica que a otros mucho más mayores ha hecho palidecer e incluso llorar.

Resultado de imagen de vinicius junior gol

Pero Vinicius no ha llorado ni ha parecido soportar la presión que un momento dado tuvo, cuando el Madrid era tan plano que solamente sus incursiones por la banda parecían darle sentido a la estrategia del club. Algo tan impropio como su rendimiento: 10 asistencias y 3 goles, y un buen puñado de buenas acciones, que han provocado goles, penaltis o jugadas espectaculares. Ya solo con esos pocos minutos se puede hacer un vídeo de Youtube de Highlights, que algunos profesionales tardarían lustros en conseguir.

Vinicius ha ayudado también a despertar a mejor Benzema, porque ambos parecen entenderse y buscarse. Y así, el francés a encontrado en el brasileño a su Cristiano, y viceversa.

El joven de Río de Janeiro ha sido durante las semanas de plomo, los días duros de un Madrid abatido y triste, la única ilusión y esperanza. Ahora es un motivo más para disfrutar del Real Madrid, junto con los habituales, pero un motivo especial. Vinicius provoca en la grada, como decía un tuitero, la ansiedad para que reciba el balón. Los espectadores, conscientes de su presencia y de que cuando reciba el balón levantará ese murmullo de admiración, le buscan con la mirada. Miran al balón y al brasileño a ver si coinciden para disfrutar de un regate, un encare, un pase filtrado o un eslalon.

Vinicius sin saberlo, con su sonrisa permanente, la ingenuidad del niño que es, se ha convertido en el ídolo del Bernabéu, sin saberlo él ni muchos de los que ahora todavía no le idolatran porque quizá no sean conscientes de que se viene un jugador tan especial, que su mera presencia ha revivido a todo un Real Madrid.

Un Real Madrid nuevo

La tarde lluviosa madrileña trajo al Real Madrid más luminoso de los últimos tiempos. Para quien acostumbra en este medio año post Zidane a ver ritualmente a un Madrid impreciso, fondón y aburrido, lo de ayer supuso una inesperada inyección de adrenalina.

Aunque no podemos decir que no estamos avisados, porque si algo ha demostrado el Real Madrid en las últimas temporadas es que reverdece a medida que pasa el otoño y el invierno, y se acerca la primavera. Y aunque quedan todavía dos meses para ese día, el Real Madrid enseñó ayer los primeros brotes verdes de la mano de unos imperiales Modric y Ramos. Ellos dos, y Casemiro por su importante gol, destacaron en un equipo que esta vez sí, tuvo gasolina para 90 minutos y mostró más ganas y calidad que el adversario para ganar el partido.

modric-sergio-ramos_15_970x597

Es curioso como cuando funciona Modrid funciona el Real Madrid. De hecho la única eliminatoria europea perdida en estos 5 años de éxitos, ha sido contra la Juventus sin el jugador croata. Y de igual manera, esa influencia decisiva se observa en otros jugadores que son conforman la columna vertebral del equipo. 

Ayer también contribuyeron al buen hacer del equipo los jóvenes que ha introducido Solari en detrimento de jugadores más veteranos como Isco o Marcelo. Tanto Reguilón como Ceballos hicieron bien su papel y aportaron al equipo ese plus de energía que dan jugadores que necesitan demostrar su valía.

En esa dinámica está también Vinicius Junior, una estrella emergente que ha llegado para quedarse. Si alguien tiene dudas de que es un jugador especial, que trate de recordar que otros jugadores fueron capaces de mostrar el desparpajo y naturalidad de Vinicius con menos de 19 años. Solo se me viene un nombre a la cabeza en la historia reciente del Real Madrid, y es Raúl.

El brasileño tiene cualidades innatas que no pueden entrenar ni adquirir. Potencia, velocidad y regate que muestra en todas y cada una de sus acciones. El chico recibe el balón siempre en verticalidad, con la única intención de hacer daño al rival. Y lo hace sin que le pese un gramo la camiseta, como si llevase vistiéndola toda la vida y no apenas 500 minutos. No, definitivamente Vinicius no ha venido al Madrid para pasar desapercibido y sí para hacerse el hueco en la titularidad que otros no se atrevieron a reclamar, como Asensio. Le puede faltar precisión y desde luego tiene mucho que mejorar en el remate a portería, pero son aspectos del juego que se mejoran con la edad y con los entrenamientos.

Otro punto positivo del partido de ayer fue la capacidad defensiva del equipo. Por primera en prácticamente toda la temporada, el Real Madrid sufrió poco y Courtois tuvo poco trabajo. Apenas un par de contras del Sevilla y un par de tiros a puerta.

Captura de pantalla 2019-01-20 a las 14.02.08

La parte negativa es que al equipo le sigue faltando gol y hubo que esperar casi hasta el final del partido. Y esa necesidad de marcar pronto y de marcar fácil, es lo que separa normalmente a los equipos de los grandes títulos. El Real Madrid había vivido durante todos estos últimos sin ese problema. La solución era Cristiano Ronaldo que garantizaba casi ese gol por partido. Sin él en el campo las dificultades son mucho mayores y eso se nota.

En esa búsqueda compensatoria anda desde septiembre el equipo, sin encontrar ni el juego que propicie una avalancha de ocasiones ni demasiados goleadores. Por eso es importante que aparezcan otros jugadores como Modric o Casemiro. El Madrid necesita que al menos los jugadores de ataque y los centrocampistas vivan con cierta obsesión con el gol.

De otra manera, los partidos se harán muy largas y el equipo sufrirá como hasta ahora. Dentro de esa configuración ofensiva probablemente jugadores como Bale o Asensio, en su mejor versión, ayudarían sin duda. Habría que sacrificar a Lucas Vázquez y la solidez defensiva que aporta, pero a cambio el equipo tendría más gol.

En esas y otras variantes tendrá que trabajar Solari para seguir mejorando al equipo y tenerlo a punto para los idus de marzo, las verdaderas fechas claves de la temporada y donde el Real Madrid se juega la temporada.

Real Madrid sub 21: el futuro

Son tiempos de cierta dificultad para el Real Madrid y Zinedine Zidane. Con un bajón evidente en juego y resultados, este comienzo de temporada está dejando dudas sobre la planificación de la plantilla. Las lesiones han contribuido a generar esas dudas sobre las incorporaciones y sobre el proyecto de futuro del equipo.

Lo cierto es que ni la lesión de Bale ni el bajo rendimiento de Cristiano Ronaldo o Benzema ni otras ausencias significativas como la de Carvajal o Kovacic, así como la falta de fichajes de relumbrón e impacto como el de Mbappé, deben dejar dudas sobre la planificación.

El Real Madrid lleva haciendo desde hace años algo que prácticamente no había hecho antes: planificar la plantilla a 3 o 4 años vista. Y así, a pesar de seguir ganando títulos con un bloque titular, el equipo ha seguido incorporando a jóvenes muy prometedores al proyecto futuro.

A continuación una imagen con lo que sería un actual Real Madrid Sub 21, compuesto por jugadores todos pertenecientes al club, bien cedidos, en la cantera o en el primer equipo.

Captura de pantalla 2017-11-12 a las 14.06.12

Todos los jugadores arriba indicados tienen potencial para ser futuros titulares del Real Madrid, con las dudas de Belman, portero actual del Castilla y de Lienhart, un central al que quizá le faltaría algo de nivel.

Del resto, el único ya asentado en el primer equipo es Asensio, que cumplirá 22 años el año que viene, y que sin duda ha venido para quedarse, no solo como titular sino como futura estrella.

Vallejo, Theo y Ceballos son 3 de las nuevas incorporaciones de este año, venidos de fuera. Jugadores todos ellos con partidos en primera división y que con 30 o 40 partidos más, podrán optar a ser titulares. Algo similar ocurre con Achraf, juvenil del Castilla que ya ha debutado en primera división y en Champion League.

Del resto de jugadores hay tres jugadores cedidos a otros equipos de primera división, con un gran rendimiento actual y con gran futuro. Son jugadores en edad juvenil que ya están preparados para ser titulares en un equipo de primero división.

El noruego Odergaard, después de comienzos difíciles en el Castilla, cuando aún le falta cuerpo y madurez, ya destaca en un equipo de la primera división holandesa. Su clase y visión de juego se aprecian rápidamente y solo necesitará confianza para asentarse el año que viene en el Real Madrid.

Federico Valverde es otro jugador llamado a volver al Real Madrid. Ya tiene su hueco en el Deportivo de la Coruña. Es un jugador de tremenda personalidad, con mucha calidad también y que puede formar parte del medio del campo del futuro del Real Madrid.

Vinicius Junior es de los tres el que menos minutos ha disputado. También es el más joven, todavía con 17 años, pero ya varios goles e intervenciones en el Flamengo, uno de los grandes de Brasil. Al carioca le falta todavía el temple necesario, a veces pasado de revoluciones, pero se le intuye una gran capacidad física, gol, potencia y calidad.

Del resto del 11 de la imagen e incluido a Oscar Rodríguez, una debilidad personal y un jugador que creo y espero que llegará al primer equipo. Es otro de los juveniles de Guti, de una hornada de jugadores que lo ganaron todo el año pasado y que ya despuntan en el Castilla.

En el caso de Oscar, tiene sin duda un guante en su pierna, que lo demuestran todas las faltas que ha marcado. Tiene una calidad infinita, un golpe espectacular, gol y le falta lo que a muchos jóvenes, más cuerpo y madurez.

Incluyo como otros jugadores futuribles, bien para llegar al Real Madrid algún día o bien para jugar en algún equipo de primera, a los siguientes jugadores;  Febas (21) en  segunda en el Zaragoza, o los canteranos Hernando (19), Franchu (19), Dani Gómez (19) o Antonio Segura, los 4 provenientes del Juvenil junto con Oscar Rodríguez, tienen potencial para jugar en primera.

 

 

Mbappé, el elegido

mbi_2

Mbappé ha irrumpido en el mundo del fútbol con una fuerza y unas expectativas que no se veían en mucho tiempo. Quizá sea uno de los llamados a suceder a Messi y Cristiano Ronaldo, dos jugadores que han monopolizado todos los triunfos y premios individuales y muchos colectivos desde hace una década.

Los sucesores a ser los mejores jugadores del mundo del futuro son ahora mismo jóvenes como Mbappé, de solo 18 años o jugadores como  el delantero de la Juventus, Dybala (23 años) o el jugador del Borussia de Dormunt (19 años).

Ese es la verdadera carrera hacia la que se han lanzado los clubes más potentes de Europa desde hace un par de años, identificar el relevo entre los jóvenes de dos supercracks como Messi y Cristiano Ronaldo que con 29 y 32 años,respectivamente, dentro de poco dejarán su trono vacante, produciéndose un extraño vacío.

Por eso el Real Madrid se ha gastado una verdadera fortuna por un chaval brasileño de 16 años, Vinicus Junior y por ese mismo motivo el Barcelona acometió un fichaje multimillonario con Neymar varios años atrás. Ese ímpetu justifica fichajes como el de Anthony Martial, Sterling o Kevin De Bruyne, muy buenos jugadores, con un elevado precio en su momento

Se trata de predecir el futuro. Y es precisamente mirando al pasado donde quizá podamos encontrar la respuesta. Mbappé me parece el mejor proyecto de supercrack que ha aparecido en la última década. Con esa edad, no recuerdo a ningún jugador destacar tanto como este. Solamente Nazario, que reventó estadísticas en el PSV, casi a gol por partido, por encima de cualquier otro jugador en la historia con esa edad, solo quizá a excepción de Pelé.

Ronaldo Nazario fue el precursor de Messi y Cristiano Ronaldo, quizá incluso una mezcla entre ambos, con la voracidad y potencia del luso y el dribling y técnica del argentino. Fue Ronaldo quien le marcó el camino a ambos, con cifras y goles asombrosos. Su evolución pasando a ser un joven super prometedor a ser el mejor del mundo fue clara. ¿Es comparable con Mabppé?

 Mbappé tiene que demostrar lo mismo que el joven Ronaldo Nazario en el PSV, pero el camino ya lo tiene marcado. Física y técnicamente tiene algo de Ronaldo y algo de Henry, como bien dice Anelka. Y su futuro puede ser uno y otro, siendo interesante la reflexión de Anelka sobre el camino que puede tomar. Antes de entrar en la comparativa estadística definitiva, dejo un par de vídeos, uno de Mbappé y otro maravilloso del joven Ronaldo Nazario:

 

 

Hay varios vídeos en Youtube con el desempeño de Mbappé durante sus partidos, pero dejo este por su definición en el gol, con una asombrosa facilidad (minuto 2), al más puro estilo Ronaldo Nazario.

Si comparamos la evolución de Mbappé con otros cracks precoces del fútbol, podemos entender porque el francés ha suscitado tantas expectativas. Cristiano Ronaldo con esa edad marcó 4 goles en 29 partidos en 1.500 minutos y Messi  6 goles en 1.000 minutos en 17 partidos.

Henry, con quien se le compara, no había llegado todavía y  jugadores precoces como por ejemplo Raul, con 18 años marcó 9 goles en 28 partidos para un total de 1.666 minutos. Rooney, otro jugador precoz, con 19 años marcó  9 goles en 34 partidos durante 2.442 minutos. Neymar marcó 17 goles en 31 partidos en más de 2.000 minutos., en la liga brasileña.

Mbappé ya había debutado con 17 años en primera división, el año pasado, con apenas 300 minutos en liga, repartidos entre una decena de partidos.  Ha sido durante la presente temporada cuando ha dado el salto, y especialmente desde enero del 2017, su progresión en goles y participación ha sido gigantesca (24 goles y 12 asistencias en 2.280 minutos)

Sus números se acrecientan cuando se observa su rendimiento en la máxima competición, ya contra los mejores equipos y jugadores: 5 goles en 8 partidos de Champion League (446 minutos jugados) . 

Datos que hay que complementar con su participación en el resto de competiciones, en las que deja también una gran impacto: en la liga francesa, 14 goles y 9 asistencia en  26 partidos, para un total de 1.236 (compárese con los jugadores arriba mencionados) y 5 goles y 3 asistencias, en 6 partidos en la Copa de Francia y la Copa francesa.

Captura de pantalla 2017-05-09 a las 12.39.14

Me parecen números más que relevantes, pero sobre todo es la calidad que se le observa en todas las acciones y su velocidad, desborde e inteligencia. Es verdad que solamente ha jugado unos pocos partidos, pero su calidad y capacidad goleada es real, ya testada ante jugadores profesionales de primer nivel, y no en ligas inferiores, como se ha visto en la Champion League.

Captura de pantalla 2017-04-20 a las 23.19.46

Y vuelvo a preguntar, ¿es Mbappé comparable a Ronaldo Nazario? Y me refiero a la comparación entre el joven Mbappe de 18 años con el joven Ronaldo de 18, porque no sabemos cómo va a evolucionar el francés. Pero ahora mismo me atrevería a decir que numéricamente desde luego que son comparables, teniendo en cuenta que el brasileño debutó en Europa con el PSV y Mbappe con el Mónaco, dos ligas y equipos equiparables.

  • RONALDO NAZARIO : 18 /19 años 94-95: 3.090 min / 33 goles: 1 gol cada 93,63 minutos. Ninguna asistencia.
  • MBAPPE: 18/19 años: 16-17: 2.280 min / 24 goles: 1 gol cada 95 minutos. Si sumamos las 12 asistencias, su incidencia en el juego del Mónaco es de una intervención de gol cada 63,33 minutos.*A falta de 2 partidos en Liga más el partido pendiente de Champion League.

Contra la Juventus en la ida, en Mónaco, su incidencia en el juego fue muy pequeña, apenas media docena de balones tocados. Pero en todos ellos creó peligro y dejó la sensación de que era algo más que una joven promesa y si un peligro para la mejor del mundo en la actualidad. Veremos como evoluciona y si incluso esta noche, en Turín puede demostrar su calidad y gol,  pero si tuviese que apostar, diría que será el próximo gran crack del futuro.