El Real Madrid completa su resucitación en el Wanda

Dice una famosa frase que los que no conocen la historia están condenados a repetirla. Con el Real Madrid también nos habíamos olvidado de la historia de las últimas temporadas, repitiendo nuevamente el menosprecio a una plantilla que parecía muerta.

Nos equivocamos todos, la plantilla y el Real Madrid siguen vivos. El Real Madrid no ha muerto todavía este año y ahora más que nunca parece vivo en todas las competiciones. Es cierto que sigue teniendo al F.C.Barcelona a 8 puntos, pero ya la percepción es distinta y no parece tan lejano.

El Real Madrid es el único club del mundo capaz de resucitar una y otra vez. Y hacerlo más fuerte que nunca. Eso que ahora se llama ADN madridista y que de toda la vida se ha llamado no dar los partidos por perdidos hasta el último segunda. Esa esencia tan madridista es la que parece volver una y otra vez.

Claro que para resucitar hay que haber muerto. O casi. En los últimos años el Real Madrid ha muerto tantas veces como ha revivido. Pero hay dos episodios especiales en los que parecía que no iba a revivir. El primero fue tras la destitución de Benítez, y el segundo tras la de Lopetegui.

Son en realidad dos guiones similares. Un entrenador con buena formación y prestigio que coge al grupo al principio de temporada y luego un desarrollo de la temporada muy por debajo de las expectativas.

Y como actores secundarios dos entrenadores del Castilla, ex-futbolistas de prestigio, Zidane y Solari. Uno más que otro, pero de corte similar en cuanto a experiencia como entrenador y expectativas para llevar al Madrid lejos: ninguna.

Si Zidane resucitó a su plantilla a base de poca improvisación, casi por arte de magia, Solari lo ha hecho recurriendo a recursos que no había utilizado Lopetegui. Con protagonismo a jugadores como Reguilón, Odriozola, Valverde, Javi Sánchez y por supuesto Vinicius.

Captura de pantalla 2019-02-10 a las 11.57.42

De la mano de Vinicius, el equipo ha pasado de ser pobre y triste en ataque a ser vertiginoso y goleador. No recuerdo en la historia reciente del Real Madrid un impacto similar de un jugador de menos de 21 años. El precedente más inmediato es Raúl pero el contexto es diferente porque aquel equipo no estaba anímicamente destrozado como este.

Raúl fue una pieza más del equipo, con momentos de gran protagonismo, pero su impacto no fue como el de Vinicius. Porque para narrar la historia de los últimos 2 meses del Real Madrid, de las victorias encadenadas, se hace necesario mencionar al brasileño.

Se le mencionó en el partido en el Camp Nou y se le mencionó ayer, en el Wanda. Vinicius es fundamental para explicar el empate y la victoria. Y eso sin marcar goles. Su influencia es tan grande que en tres jugadas es capaz de desarbolar a rivales de esa talla. 18 años y medio tiene, unos pocos meses en el Madrid.

El Real Madrid ha vuelto, más fuerte que antes incluso. Donde aparecían jugadores acabados vemos a los antaño campeones de la Champion League. Y donde aparecían chavales imberbes e inexpertos como Reguilón o Vinicius, observamos piezas fundamentales para el funcionamiento del equipo.

Llegan febrero y marzo, meses de Champion y claves para el devenir de todas las competiciones y el Real Madrid está en posición de competir por todo. No sabemos el resultado final, pero ahora mismo el Real Madrid vuelve a estar vivo y nadie se atrevería a darle por muerto. Al menos hasta la siguiente muerte.