El adiós de Pepe

Se marcha Pepe del Real Madrid, uno de los mejores centrales del mundo durante la última década y el jugador que puso fin a la maldición de los centrales desde la retirada de Hierro. Antes que él, pasaron con más pena que gloria jugadores como Woodgate o Samuel e incluso canteranos como Mejías o Raúl Bravo.

Pero fue con Pepe cuando Real Madrid adquirió por un precio muy criticado entonces (30 millones de euros) a un central rapidísimo, impecable y agresivo al corte y con facilidad para jugar en un equipo que  tiene más poder ofensivo que defensivo. Luego ya, el ajuste con Ramos creó durante varios años la mejor pareja de Europa.

Durante todo este tiempo Pepe logró sobrevivir a la maldición de los centrales, al alto coste de su fichaje y a las suspicacias de la prensa, al famoso taconeado a Casquero e incluso a la guerra con Mourinho, con un abrupto final ante su principal valedor. A lo que no ha conseguido sobrevivir Pepe es a la competitividad extrema del Real Madrid y a su política de renovaciones.

pepemanosalto2017_O

Para no engañar a nadie, diremos que Pepe no ha renovado con el Real Madrid porque no ha querido. Tampoco ha querido el club aceptar la propuesta del portugués que rompía con su modelo de renovaciones a partir de una determinada edad. Con 35 años por cumplir, el club en el que ha estado los últimos 10 años le ofrecía a Pepe la oportunidad de estar un año más y otro opcional. Una propuesta lógica teniendo en cuenta la edad del jugador, su proclividad a lesionarse y la competencia feroz en un puesto como el del central en el Real Madrid.

Su negativa ratifica a Varanne y a Ramos como la pareja titular, aúpa al tercer puesto a Nacho, aunque ha tenido un rendimiento como para considerarle titular, y abre la puerta a un cuarto central que con casi toda probabilidad será Vallejo, un prometedor chaval de Zaragoza que ha rendido de maravilla en Alemania.

La carrera de Pepe en el Real Madrid merecía otra despedida. Como la de Raúl o Casillas. Pero visto lo de Noccioni o Arbeloa, queda claro que son los jugadores los responsables de cómo se despiden. Como en cualquier otra empresa, uno puede salir bien o mal. Pepe ha decidido hacerlo por la puerta de atrás, sin la grandeza que demostró como mejor central del mundo. Y es una lástima, pero el Real Madrid no espera a nadie.